El odio prevalece ante una economía que avanza

El odio prevalece ante una economía que avanza

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

Por Nasim Iusef Venturini*

“…Se montan en sus motos, se suben a sus camionetas, se agrupan en sus fraternidades carnavaleras y universidades privadas y salen a la caza de indios alzados que se atrevieron a quitarles el poder”

Álvaro García Linera
Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia

Que en Bolivia hay un golpe de Estado no hay dudas. El día 21 de noviembre luego de que el día anterior sucediera la Masacre de Senkata, las fuerzas represivas reprimieron la procesión funeraria, una muestra más de la brutalidad de estos gobiernos títeres del imperialismo yankie.

Como sucedió en otros momentos, el control territorial de los recursos naturales por parte del imperio, requirió de aliados locales para imponer modelos económicos que permitan el control y la disposición de los recursos a sus intereses.

Lo que está sucediendo en Bolivia, es muestra fiel de que cuando las riquezas y recursos de un país empiezan a administrarse de manera soberana y con dirección contraria a los intereses de los más poderosos de adentro y de afuera, hay motivos suficientes para voltear al Gobierno y emprender la feroz represión que están ejerciendo contra el pueblo, que ya carga con 32 muertos[1] desde que comenzaron las protestas en repudio al Golpe de Estado consumado por las Fuerzas Armadas y de Seguridad al presidente Evo Morales.

El reciente uso masivo del litio para la industria y las energías renovables, muestra a Bolivia (junto a Chile y Argentina) como la mayor reserva mundial de este mineral estratégico bajo una administración soberana del recurso, y que puede poner en problemas los intereses de los poderosos de siempre que sólo ven en estas materias primas, suculentos negocios bajo la expoliación a los pueblos: la razón de sus fortunas.

Durante la gestión de Evo Morales, la desigualdad y la pobreza en Bolivia bajaron considerablemente. La nacionalización de los hidrocarburos sentó precedente para avanzar en una distribución de la riqueza que logró que el país más pobre de Nuestra América, tenga los mejores indicadores macroeconómicos en los últimos 5 años, sumando un proceso de integración sociocultural y ciudadana, con reconocimiento de derechos y comunidades que dignificó al pueblo boliviano.

Mientras las últimas proyecciones del FMI, proponen una caída de la economía argentina en el orden del 3.1% del PBI, en Bolivia se proyectaba un crecimiento del 3.9%. La desocupación en el año 2005 alcanzaba al 8.1% de la población y en el 2018 llegó a 4.27% siendo la más baja del continente. Otro de los logros de la economía boliviana durante la gestión del MAS, es la reducción de la pobreza.

En 2005, más de la mitad de Bolivia se encontraba por debajo de la línea de la pobreza. En 13 años de gestión del Movimiento Al Socialismo pasó de 59.6% a 34.6% en 2018. Los números son fríos y la pobreza sigue siendo alta, sin embargo, el avance en la integración e infraestructura muestran que cuando se utilizan los recursos del Estado para construir dignidad, la sociedad empieza a ser un poquito más igualitaria y eso provoca urticaria en los privilegiados de siempre.

En términos de Producto Bruto Interno (PBI), Bolivia viene teniendo una performance mejor que la de los países industrializados, el crecimiento del PBI promedio desde 2004 a 2018 fue de 4.78%. Sólo en el 2009 cuando casi todas las economías no crecían, la boliviana creció al 3.36%, y el resto de los años superó el 4%. Esto significa que durante casi 14 años se mantuvo un crecimiento sostenido, con grandes avances en la distribución de los ingresos y sin desatar procesos inflacionarios. Por lo tanto la gestión económica con intervención estatal permite desarrollos virtuosos y distribución de la riqueza, en contraposición a lo que nos venden los espejitos de colores de las teorías neoliberales que generan concentración y desigualdad.

Los sectores reaccionarios de la sociedad cuestionan la continuidad de Evo al frente del gobierno, pero no cuestionan la continuidad de gobernantes en países europeos que también gestionan períodos largos como la Alemania de Merkel: la legitimidad está dada porque son países “serios”.

Tensiones y disputas hay, como en todos los procesos, sin embargo no se puede ser obsecuentes con el golpe que se está llevando a cabo y se debe poner en claro que la ejecución de un plan generalizado a nivel regional para coartar la posibilidad de construcción de políticas soberanas está en marcha, poniendo en jaque los logros alcanzados en materia de distribución de la riqueza e integración, tomando formas particulares en cada país, con el denominador común del odio y el racismo para confrontar con la otredad popular.

De estos hechos tendrán que surgir aprendizajes, para poder evitar que a futuro, las conquistas populares terminen con represiones y quita de derechos para todas y todos.


* Lic en Economía, integrante del colectivo "Economía a pata", Co-conductor de “Promocionando la Salud” (Radio Futura – FM 90.5), responsable de la sección Economía de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Trinchera.

[1] Dato provisto en la página de la Defensoría del Pueblo de Bolivia. 22/11/19

Eva Sacco: “Necesitamos un plan de estabilización”

Eva Sacco: “Necesitamos un plan de estabilización”

TIEMPO DE LECTURA: 7 min.

Dialogamos con la economista e integrante del Centro CEPA, Eva Sacco, con quien analizamos lo que se puede venir en materia económica de aquí al 10 de diciembre y luego de la asunción de Alberto Fernández.


¿Qué es lo que están viendo a la hora de analizar los números de la Argentina con respecto a lo que podemos esperar para después de la transición?

Podemos hacer un análisis en distintas dimensiones. Por un lado lo que tiene que ver con las familias y los hogares que están en una situación muy complicada por la pérdida del poder adquisitivo de los salarios. Casi todo lo que entra a la casa se gasta en alimentos, en transporte, en vivienda y tarifas. No queda mucho resto para nada más y muchas familias, sobre todo la de sectores más humildes, ni siquiera llegan a eso y muchas han acudido a endeudarse con la tarjeta de crédito, con créditos personales, con créditos con financieras oficiales o no, los jubilados y beneficiarios de la AUH con ANSES. En muchos casos esos hogares tienen múltiples deudas y terminan debiendo el equivalente a dos o tres ingresos familiares. Con lo cual están en una situación bastante sofocada.

Por otro lado tenemos la situación de las empresas, que también están en una situación difícil. Básicamente por la brutal caída de la demanda que han tenido. A esto se le suma el tema financiero donde la tasa de interés y el reperfilamiento de la deuda que han hecho donde había empresas que tenían la plata en Fondos Comunes de Inversión. Las dificultades para el acceso al crédito que significa una tasa de interés alta, hace que muchas hayan cerrado. Estos últimos meses hemos tenido cataratas de noticias que en principio eran despidos pero últimamente son de cierres de empresas. No sólo se achican, sino que cierran sucursales y despiden empleados. Esto implica que la capacidad productiva de la Argentina se achique y es difícil volver a poner todo eso en pie.

Este es un tema que va a tener que tomar en cuenta el nuevo gobierno: sobreendeudamiento de los hogares y la difícil situación de financiera que están atravesando muchas empresas. No alcanza con bajar la tasa de interés y hacer líneas de créditos preferenciales, sino que ya ni siquiera son objeto de crédito, necesitan muchas moratorias impositivas, necesitan algún sistema de garantías para que puedan acceder al crédito porque realmente están en una situación hasta morosas o tienen una mala calificación.

Sumado a esto la situación del Estado. El gobierno además de que por la difícil situación económica han caído los recursos del Estado por el círculo vicioso del ajuste (caída de recaudación, más ajuste), esto en paralelo con el proceso de endeudamiento que hizo que gran parte de los recursos se hayan tenido que destinar al pago de la deuda a partir de 2020 y 2021. A esto se suma que el gobierno actual ha puesto todas las bombas posibles para que estallen a partir del 10 de diciembre: tendrán que hacer frente al vencimiento de deuda, resolver este problema que acarreó la quita de retenciones, la baja en el impuesto a las ganancias que son todos impuestos coparticipables y que ya la Corte Suprema de Justicia dijo que ese dinero se le estaría debiendo el Estaco nacional a las provincias. Por lo que la situación para el año que viene es muy compleja.

En estos días Axel Kicillof habló directamente de “tierra arrasada”

Para el 6 de diciembre estaba previsto el pago de un bono al Banco Provincia y se dio a conocer que no se lo van a pagar. Le transfieren el costo al BaPro porque sino esa plata no va a estar para pagar los sueldos. Vidal estuvo durante cuatro años diciendo que no llegaba y que no había plata para pagar los sueldos, termina siendo una realidad. Cuando ella se va termina transfiriendo al Banco Provincia que ya viene muy golpeado.

Deuda soberana, deuda de las provincias donde también entraron las familias, empresas que están funcionando porque no pagan sus obligaciones fiscales…

Dejan de pagar sus obligaciones fiscales porque se sabe que el Estado probablemente te ponga una moratoria o te dan la posibilidad de renegociar. Ahora cuando dejas de pagarle al banco o a los acreedores estás en quiebra.

Todo esto configura un nivel de deuda que si se suma toda, es muy difícil de sostener. Si se prende la economía como dice Alberto (Fernández) ¿Cómo se hace para que la economía empiece a funcionar y ese nivel de deuda caiga como un dominó arriba de nuestras cabezas?

Necesitamos un plan de estabilización. La deuda es un derecho sobre un activo que tiene otro pero que a vos te corresponde que te paguen. Cuando vos emitiste más deuda (más papeles) de los activos que realmente hay en la economía estás en un problema de sobre endeudamiento. Acá tenemos un problema de endeudamiento externo, de endeudamiento privado, endeudamiento de familias  y de empresas, un problema de endeudamiento interno del Estado. Básicamente lo que hay que hacer es resolver eso, porque con soluciones parciales no vas a reactivar la economía.

Si vos le querés resolver el problema a las empresas pero no resolves el problema de las familias y no aumentas los salarios, esas empresas después no pueden vender. Si aumentas los salarios pero no desahogas a las empresas para que puedan producir más terminan aumentando los precios. Se necesita un acuerdo de precios y salarios, repartir los costos porque básicamente lo que significa el sobreendeudamiento es que no se van a terminar pagando todas esas deudas.

Claramente esto no tiene que recaer sobre los sectores que ya han sido los más ajustados y a los que se les viene continuamente ajustando. Cuando a nosotros nos devalúan de un mes a otro un 30% nuestro salario valen un 30% menos. Básicamente nos vienen ajustando a los trabajadores esto afecta a las PyMEs pero también hay situaciones que afecta a las empresas más grandes. Hay que repartir los costos de manera equitativa, sobre todo de una manera justa y que permita reactivar la economía.

Ahora, todo esto, que necesita de mucha voluntad política y de poder político (que ya no lo puede hacer Macri). Esto no se va a poder resolver si a la vez no se resuelve el tema del endeudamiento externo. Vamos a tener que observar con mucho detalle qué es lo que está pasando con la renegociación de la deuda, fundamentalmente en términos de conseguir dólares, porque si podés resolver el problema interno pero no podés resolver que necesitáis muchos más dólares que los que generas para poder reactivar la economía y al mismo tiempo poder cumplir con los vencimientos de deuda, te vas a encontrar con que no hay demasiadas alternativas para que funcione un plan de estabilización.

Durante la campaña hubo una mala palabra que fue “CEPO” que en realidad es una denominación del control de cambio…

En realidad tenemos que preguntarnos por qué llegamos a esta situación. Una economía sana y estable no necesita de controles de cambio estrictos. Si necesita de lo que se llaman mecanismos macroprudenciales porque es como dejar la puerta de tu casa abierta. Si tenés una tormenta en la calle, el agua entra en tu casa, inclusive en los países neoliberales tienen medidas macroprudenciales como que los capitales que entran tienen que quedarse un mínimo de dos años en el país (eso desincentiva el Carry Trade), compras inferiores a 2 millones de dólares por mes. Medidas que este gobierno levantó todas y que fueron las que terminaron generando, con una tasa de interés altísima que fomentaba la bicicleta financiera, armaron la tormenta perfecta que terminó en 2018 con que el gobierno en lugar de cambiar por un modelo y cambiar los dólares cuando había, acudieron al FMI.

Ellos llegan a las primarias y después de ellas tiene que, de una manera muy desordenada porque primero defoultiaron deuda en pesos, el famoso reperfilamiento y terminando con un  cepo de 10 mil dólares que es un límite muy alto y que terminó con una sangría de reservas muy grande en las últimas semanas.

Hicimos el cálculo de cuántas reservas netas quedan y nos da 13.500 millones que equivale a dos meses de importaciones o un poco más. Como para darles una idea de que es muy poco lo que hay de reservas en el Banco Central hoy en día ¿Es suficiente? Sí, pero no podemos perder un dólar más, hay que cuidarlos, por eso uno tendría que ver con buenos ojos este establecimiento de un control de cambios mucho más estricto. Sin embargo no hay que dejar de decir y de llamar la atención de que un control tan estricto no es sostenible en el largo plazo.

Si cuando teníamos como tope 10 mil dólares y eso generó un mercado paralelo que incentivaba que se compre en el oficial y se venda en el blue o paralelo, eso se cortó, pero van a seguir saliendo reservas porque genera incentivo a la sobrefacturación de importaciones, eso genera que cada vez tengas que mirar con más detalle que se importa y que no, y se empieza a tener que intervenir demasiado en la economía, y las capacidades Estatales son finitas. Mucho más cuando estás recibiendo un gobierno desmontado, con áreas que son las encargadas de controlar, totalmente desarticuladas.

Los desafíos para el Frente de Todos

Los desafíos para el Frente de Todos

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

Por Nicolás De La Iglesia*

A partir del 10 de diciembre los desafíos que deberá enfrentar el nuevo gobierno no serán nada fáciles. Cambiemos, muy por el contrario a lo que se creía, logró un caudal de votos importante sumando aproximadamente 2 millones de votos a los que había hecho en la paso. Este hecho complica un más un panorama desalentador, ya que contaría, en principio con un mayor número de bancas en la cámara de diputados, aunque aún resta saber cuáles son los porcentajes que arroja el escrutinio definitivo.


La cuestión económica

El primer desafío para Alberto Fernández y su equipo es, sin dudas, el problema de la deuda generada durante estos cuatro años. Sin ir más lejos, en el primer trimestre del 2020 se vencen 27 mil millones de dólares. Dentro del entorno del presidente electo se habla de una restructuración de esa deuda, una salida “a la uruguaya” que implicaría correr los vencimientos pero sin quita y manteniendo los mismos intereses. Este modelo le permitió al país vecino tener un crecimiento económico sostenido. Sin embargo, la situación Argentina es más compleja ya que la matriz productiva del país está en una de las peores crisis de su historia, de la que se desprenden el desempleo más alto en décadas y un proceso inflacionario nunca visto desde la hiperinflación de finales de los años 80’.

Alberto ha planteado en varias entrevistas que uno de sus primeros objetivos va a ser lograr un pacto social que involucra al sector empresario, a las PyMEs y a los gremios. De esta manera pretende empezar a componer la situación productiva, generar empleo de calidad y comenzar a hacer que la rueda del mercado interno gire. Es un plan ambicioso que cuenta, en principio, con la buena voluntad de un sector que apoyó y financió el modelo económico de Cambiemos y que en su cosmovisión el problema son los costos laborales, insistiendo en la necesidad de una reforma laboral como solución. Cuestión que incluso para algunos sectores dentro del Frente de Todos no se ve con malos ojos. El presidente electo deberá tener la suficiente cintura política como para articular políticas con este sector que no impliquen una reducción en los derechos laborales de los y las trabajadoras.

La deuda argentina ya alcanzó el 100% del PBI (era de 38% en 2015) y el panorama económico internacional no es para nada alentador. Se estima que, producto de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, la economía global entrara en un periodo de estancamiento y de recesión. Los primeros signos de ello se pueden ver, por ejemplo, en la economía alemana que tras décadas de crecimiento, actualmente esta entrado en recesión.

A ello se le suman las proyecciones para el 2020 que suponen una caída del PBI del 2,2%, un rebote de la caída de 1,5% que se sufrirá este año. La gestión de Alberto Fernández se enfrentará con una gran deuda, argentina es el país emergente que más se endeudo, y con estancamiento económico. Tal vez, la peor combinación de todas.

Situación social

Uno de los peores efectos del neoliberalismo se da dentro del entramado social con la destrucción de lazos sociales que son vitales para el funcionamiento de la vida en sociedad. Este modelo económico individualiza al sujeto, lo carga de culpa, reforzando el egoísmo por sobre la construcción colectiva. Si a esto se le suman mensajes de odio constantes, el resultado es una sociedad polarizada y llena de resentimiento.

El gobierno de Cambiemos durante cuatro años fomentó discursos de odio muy profundos: negando la última dictadura y fomentando el racismo y el clasismo en las capas medias de la sociedad. No hay que olvidarse del papel que jugaron en la desaparición de Santiago Maldonado, el asesinato de Rafael Nahuel o cómo fomentaron e “institucionalizaron” la “doctrina Chocobar”.

El pueblo argentino estuvo frente a un gobierno que se dedico pura y exclusivamente a la quita de derechos y a señalar a las capas más postergadas como las culpables de todo. Se apuntó constantemente -desde lo discursivo- a ningunear a la política como instrumento de transformación social. Esto ahondó en una polarización de la sociedad y puede traducirse en un marco social aún más complejo y por demás inestable.

La incertidumbre económica que se puede ver en los niveles de desempleo, en los constantes aumentos de tarifas y en una inflación que no da respiro, tiene fuertes repercusiones en el ánimo de las personas. No hay perspectivas de un futuro mejor, por lo que se cae en un desanimo generalizado que luego se traduce en bronca. La elección de Alberto Fernández fue un respiro en medio de tanta desazón y eso se pudo ver en los rostros de miles personas que rompieron en llanto el domingo 27 en las inmediaciones del bunker del Frente de Todos.. Sin embargo, no es una tarea fácil construir lazos sociales y reponer la sensación de desanimo generalizada.

De hecho, esa sensación de alivio tiene otro grado de análisis más si se mira la situación que está viviendo hoy el pueblo chileno. La violencia que manifestó la sociedad trasandina fue producto de décadas de abusos por parte de gobiernos conservadores. Al no tener una alternativa política para salir de esa situación, el clima social funcionó como una olla a presión, en donde en el caso de chile el aumento de transporte llevó esa olla a ebullición. El peronismo funcionó como un faro de esperanza que bajó el fuego, es decir, la presión que sentían los sectores populares. La política surge en los inicios de la sociedad moderna como mediadora, para imponer al lenguaje por sobre la violencia física. Las cuentas en ese sentido son simples, si se quita la política como medio de transformación social, emerge la violencia como respuesta.

No hay dudas de que el panorama que le espera al gobierno entrante es por demás complejo y en donde, en palabras del presidente electo, se tomaran medidas económicas ortodoxas y heterodoxas. La articulación de un bloque de gobierno amplio y en donde habitan visiones políticas contrapuestas, mantener la unidad lograda debe ser el principal sostén del Frente de Todos. Una unidad que es trascendental para gobernar en una Argentina donde Cambiemos sigue teniendo una fuerte presencia en la cámara de diputados y que configurará una oposición que hará lo posible para que el modelo propuesto para los próximos cuatro años fracase.


*Periodista, columnista sobre Europa del programa Marcha de Gigantes (Radio UNLP - AM 1390) responsable de redes de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.
La leyenda del Águila y el Cóndor

La leyenda del Águila y el Cóndor

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

Por Nicolás Sampedro*

Hace apenas algunas horas se conoció que el “halcón” republicano, amante de la guerra, John Bolton sería relevado de su cargo como asesor de seguridad nacional del Gobierno de los Estados Unidos[1]. Un personaje que sin dudar se puede calificar como despreciable, arrogante, profundamente supremacista blanco y con un desprecio por el prójimo que pocos superaron a lo largo de la historia norteamericana.

En un artículo publicado recientemente en el Washington Post el periodista especializado en Seguridad Nacional (fundamentalmente en la política del Departamento de Estado y en la diplomacia yanqui), John Hudson, sostiene que la enemistad entre Bolton y Trump tiene larga data y que el primero terminaba siendo un obstáculo al segundo para imponer su visión sobre lo que debía hacer su administración[2].

La ola de fracasos del asesor de la Casa Blanca (fundamentalmente en los casos de Siria, Irán, Rusia, Corea del Norte y Venezuela) y su afinidad y actitud lobbista del Deep State (amos y señores de la guerra y fieles reproductores de la doctrina Rumsfeld/Cebrowski que plantea la destrucción de las estructuras de los estados enemigos) parecen haber sido el fundamento de tal decisión.

Según afirma el analista francés y fundador de la Red Voltaire, Thierry Meyssan, Trump pretende imponer la aplicación de la doctrina “Trump/Pompeo, que tiene el apoyo de la Casa Blanca, ‎de la CIA y del Departamente de Estado[3].

Meyssan se pregunta en el título de su nota si Trump traerá la paz. Es que la doctrina Trump/Pompeo abandonaría la idea de destrucción de las estructuras del Estado nacional del enemigo, lógica impuesta por las administraciones de Bush hijo y Obama y hasta hoy implementadas (en Afganistán, Libia y Yemen, y parcialmente en Irak), por una donde el dominio económico sea el factor determinante. Según afirma el analista, los casos fallidos de Siria, Irán y Venezuela habrían sido determinantes.

Ahora sí el petróleo vuelve a ser el factor clave para entender la lógica de funcionamiento de la política exterior norteamericana. La delicada situación diplomática de EEUU a la que lo ha llevado la doctrina Rumsfeld/Cebrowski (enemistándolos hasta con sus aliados históricos) seguramente ha sido determinante para que se abra paso la lógica del magnate gringo.

Ese giro explicaría de alguna manera los acercamientos frustrados (por ahora) con los gobiernos de Hassan Rohani de Irán, Kim Jong Un de la República Popular Democrática de Corea, la renuncia a quitar del medio a Bashar Al Assad en Siria, y el diálogo (por el momento negado) con el gobierno de Nicolás Maduro.

Si les lectores analizan algunos de los hechos recientes como el desplazamiento del Daesh hacia Sri Lanka, las guerras en Siria y Yemen, o incluso las disputas por el Mar de China Meridional (con Vietnam, Filipinas, Malasia y Brunei) todos dan cuenta de la disputa petrolera. Cierto es que también son parte de la trayectoria marítima de la Nueva Ruta de la Seda del gigante asiático.

La imposición de la doctrina Trump (control mundial de los recursos energéticos y por consiguiente económicos), según Meyssan, podría apreciarse en el próximo 19 de septiembre cuando se realice la apertura del 73º periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU y podría traer paz a Afganistán, Irak, Libia, Siria, Yemen, Venezuela y Nicaragua.

Pese a su factibilidad, cuesta ver que en el corto plazo tal situación suceda. Fundamentalmente por lo que señala el analista mexicano Ángel Guerra: “El mundo está en tal situación de peligro de guerra que hasta un cambio de matiz es invaluable. Observemos, pero sin bajar la guardia. Por el momento lo que veo es un grupo en la OEA capitaneado por Estados Unidos en el intento de aplicar el TIAR contra Venezuela, a lo que es un deber latinoamericanista oponerse enérgicamente[4].

Ahora bien, más allá de las políticas exteriores de los norteamericanos y de los constantes tejes y manejes a nivel planetario, lo que evidentemente urge en este planeta (que es la casa común de todes) es un cambio radical. Eso que Fernando Buen Abad destaca como una “emancipación revolucionando las relaciones sociales”, un humanismo que “está llamado a ser fuerza emergente superadora de una etapa histórica mayormente “deshumanizada”, vergonzosa y macabra[5].

Según algunes estudioses del tema entre los pueblos originarios de Nuestra América existe la Leyenda del Águila y el Cóndor. Ésta relata que desde tiempos inmemoriables, las sociedades humanas optaron entre dos caminos: los pueblos del Águila orientados a lo intelectual, a lo industrial y con energías relacionadas a lo masculino (los explotadores, colonizadores y agresores). Actitudes que se podrían vincular a la cultura occidental.

Por otro lado, los pueblos que optaron por el camino del Cóndor, donde prima lo intuitivo, lo creativo, la sensibilidad y están relacionados con la energía femenina. Camino que puede asociarse con las cosmovisiones originarias, donde lo espiritual, lo místico y el respeto y vida en armonía con la naturaleza priman por sobre lo racional y material.

Según el relato los caminos de éstos pueblos no se cruzarían hasta el Quinto Pachacuti o Pachacutec (que habría comenzado en la década del ´90 como el tiempo de la Comunidad Universal). En este tiempo el Águila sería tan fuerte que prácticamente llevaría al Cóndor a la extinción. Pero también abriría la puerta para que ambos se reencuentren y uniéndose puedan volar bajo el mismo cielo y dar nacimiento a una nueva cría representada por el quetzal de Centroamérica, ave maya que simboliza la unión del corazón y la mente, del arte y la ciencia, de lo masculino y lo femenino, incluso de lo individual y lo colectivo.

Más allá de que la actualidad del mundo lleve a pensar en lo complejo, cuasi imposible, de que se cumpla esta profecía, quizás depositar la esperanza de la especie humana (y del mundo en general) en ese nivel superior de conciencia que pregona la leyenda sea la razón para no bajar los brazos y seguir luchando por un mundo mejor, uno donde se pueda vivir dignamente y en armonía con la Pachamama. Ese Humanismo del que habla Buen Abad, pero que podría tener otros muchos nombres.

Será tarea de todes que la Leyenda del Águila y el Cóndor, no quede sólo en eso, una leyenda.


* Periodista especializado en temas internacionales, conductor del programa Marcha de Gigantes (AM 1390 Radio UNLP), productor del programa Columna Vertebral (Radio Estación Sur - FM 91.7), columnista del programa La Marea (Radio Futura – FM 90.5) editor de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.

Bibliografía:
[1] http://misionverdad.com/la-guerra-en-venezuela/good-bye-john-bolton-claves-sobre-la-caida-del-halcon-mas-peligroso
[2] https://beta.washingtonpost.com/world/national-security/diverging-world-views-long-haunted-trump-bolton-relationship/2019/09/10/298049d0-f210-4209-af2f-68f92eb62fda_story.html#comments-wrapper?hpid=hp_no-name_bolton-bullets-1255pm%3Ahomepage%2Fstory-ans
[3] https://www.voltairenet.org/article207505.html#nb2
[4] https://www.telesurtv.net/bloggers/Venezuela-tumbo-a-Bolton-20190912-0001.html
[5] https://www.telesurtv.net/bloggers/Humanismo-Urgente-20190909-0002.html

La otra cara de la economía

La otra cara de la economía

TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

por nasim iusef venturini*

Al ritmo que se destruyen empleos, empresas y fábricas que cierran. La incertidumbre que se manifiesta en no tener que comer, un Estado que aparece en forma de balas y represión por parte de las Fuerzas de Seguridad sobre los sectores populares; tarifazos y aumentos de precios que empobrecen. Ante este escenario surgen estrategias para ver cómo llevar algo para comer y poder sobrevivir a la casa.

Así de crudo se manifiesta el neoliberalismo impulsado por la Alianza Cambiemos, que en 4 años de gestión destruyó una parte importante del tejido industrial y social del país. Utilizando un discurso de odio entre las personas, permite la brutal concentración de la riqueza, al tiempo que se expande la miseria, se desguazan las funciones sociales del Estado y se rifa la soberanía económica a los designios imperiales.

Estas estrategias de supervivencia, se basan en comerciar/trocar lo que se tiene, lo que sobra, buscar más trabajo en un contexto adverso, donde más de un tercio de la población vive bajo la línea de la pobreza y donde cada día hay más gente que no puede afrontar los gastos básicos de vivienda y recurre al abrigo de la calle.

En lo que va de gestión macrista, según un estudio del Centro de Estudio Económicos de Política Argentina (CEPA) las ferias populares aumentaron Gran Buenos Aires, mostrando la grave situación a la que se enfrentan miles de argentinas (porque en mayoría son mujeres) a la hora de conseguir el pan para sus hijos.

El día 22 de julio en la Ciudad de La Plata, nuevamente la respuesta fue represión. Represión a la voluntad de salir a feriar para parar la olla, detenciones a quienes se manifestaban en contra de tal aberración. Porque que la policía impida desarrollar estrategias de supervivencia como lo es feriar, para conseguir un mango para comer, es aberrante. La policía impidiendo que las personas se ganen el mango respondiendo a los intereses del poder, que día a día deja a miles excluidos es la cruda cara del neoliberalismo a la que estamos expuestos.

Ante esta desesperación y la urgencia surge lo que ellos llaman inseguridad, que se llama desamparo, desesperanza y violencia sobre sectores populares que se transforma en más violencia, no contra el régimen sino contra lo próximo.

El localcito de doña Rosa, la casa de les jubilades que terminan cagados a palos. Porque hay que decir todo, pese a que este gobierno se vanaglorió de combatir la “inseguridad”, en el año 2018 en Provincia de Buenos Aires, aumentaron 63% los robos, 55,4% las estafas y 50% los secuestros.

Será que, como dice la Comisión Provincial de la Memoria “las políticas represivas son altamente inefectivas para combatir el delito” y que la estrategia de la represión sólo permite instaurar un régimen injusto, que es violento contra las personas y construye la inseguridad de no tener que llevar a comer a tu casa.

La mejor forma de construir una sociedad sin violencia e inseguridad, es garantizando la seguridad de tener educación, salud y dignidad, cosas que el neoliberalismo del siglo XXI nos intenta arrebatar y ante eso no queda más que juntarse y reforzar la solidaridad, arma fundamental que tenemos les de este lado para construir una sociedad más justa.


* Lic en Economía, integrante del colectivo "Economía a pata", Co-conductor de “Promocionando la Salud” (Radio Futura - FM 90.5), Redactor de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Trinchera.
Alfredo Zaiat: “Este es un gobierno que ha construido el relato en base a la confusión y a la mentira”

Alfredo Zaiat: “Este es un gobierno que ha construido el relato en base a la confusión y a la mentira”

TIEMPO DE LECTURA: 7 min.
Alfredo Zaiat
Foto: Agencia Cadena del Sur

Dialogamos con el economista y periodista Alfredo Zaiat, para analizar la realidad económica de la Argentina y los posibles escenarios derivados de las próximas elecciones generales que vivirá el país.


En estas semanas salieron los números de la UCA con guarismos muy graves, pero antes meternos a analizarlos queremos saber hasta donde los números de la UCA son atendibles, porque esto fue una discusión muy importante dentro del movimiento popular.

Bueno, son números elaborados por el Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina. La pregunta es compleja de responder porque tiene aceptación de los grandes medios de comunicación, de los analistas conocidos. Entrar en debates metodológicos, personalmente me resulta engorroso y más aún le va a resultar engorroso a los oyentes.

En lo personal prefiero analizar los datos oficiales y en todo caso, estos números, tenerlos como referencia y no como valores absolutos. Porque incluso los números oficiales, uno también puede plantear ciertas controversias metodológicas, pero en última instancia son los que existen.

Más que los numeritos, y esto lo decía antes, durante el ciclo del kirchnerismo y ahora durante este ciclo del macrismo, lo importante son las tendencias sociales de las variables sociales y económicas y qué es lo que pasa con el bienestar general. Y en última instancia lo que uno puede tener como conclusión es que la calidad de vida de la mayoría de la población y afectando mucho más a los sectores de medios y bajos recursos, han empeorado sustancialmente en estos 3 años y medio de macrismo.

Fuente: Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino

El miércoles pasado estuvimos en un encuentro que organizaron ENAC y APYME en Capital Federal, que tiene que ver con el mundo de las PyMEs, donde se denunciaba el quiebre de 1500 PyMEs industriales en lo que va del año, de 50 PyMEs que cierran por día, de 50 mil empleos perdidos en ese rubro. Sin embargo Dante Sica (Ministro de Producción y Trabajo de la Nación) dice que estamos cada vez más cerca de la recuperación ¿Por dónde tenemos que leer esto?

Empecemos por lo último que son las declaraciones del funcionario. Es el reflejo claro de lo que es el gobierno de Cambiemos. Un gobierno que ha construido el relato en base a la confusión y a la mentira. Y lo repiten, puede ser Sica, Dujovne, Sandleris, Peña, Bulrich o Aguad. Si haces todo el recorrido y te das cuenta que con cada uno de los temas críticos tienen esa estrategia. Y es una estrategia que puede ser convalidada porque tienen a los grandes medios de comunicación, a los grandes voceros del establishment, que lo legitiman. Entonces así van construyendo el relato que se aleja de los datos duros de la realidad. Esos datos duros son los que vos mencionabas sobre qué es lo que pasa en la industria y específicamente en las PyMEs.

Lo que hay es una catástrofe. No hay día que no se presenten en convocatoria de acreedores de grandes y medianas empresas, que hay despidos o suspensiones de personal, pedidos de procedimientos preventivos de crisis. Hay un deterioro acelerado y constante de la actividad productiva.

Después lo que digan los funcionarios, va en línea con (de forma resumida) la estrategia de la mentira planificada, coordinada desde la Jefatura de Gabinete, cuyo líder es Marcos Peña.

Estamos en una situación en la que el dólar parece estar medianamente estable y siendo ese uno de los precios de la economía, el gobierno está tratando de plantea que se está empezando a estabilizar ¿Puede ser que estemos a las puertas de un rebote como están diciendo?

Dos cosas. Una es que el dólar se mantiene estable con variables financieras que son dramáticas: Tasas de interés arriba del 70% en la tasa de referencia, porque las tasas de descuento de PyMEs son del 85%, las tasas del financiamiento de tarjetas de crédito llegan hasta el 120% anual. Es una situación dramática vinculada con el tema financiero.

Después ¿qué es lo que va a pasar con los números macro? Las comparaciones a partir de junio/julio, y obviamente los meses siguientes, van a ser contra esos mismos meses del año pasado cuando comenzó la debacle. Estas variaciones tan negativas que estuvimos viendo en estos últimos meses (de caídas del 6, 7, 8%) van a ser menores, porque si se mantuviese ese nivel querría decir que ya no estás en recesión sino que caíste en depresión económica.

Lo que vas a tener es una ilusión estadística donde, el gobierno en línea con lo que mencionaba de esa estrategia de mentira planificada, va a difundir que se está desacelerando el crecimiento y por consiguiente comenzó el rebote y la mejora de la economía. Lo que pasa es que se está comparando con meses que eran ya  muy malos. No hay economía que esté cayendo permanentemente todos los meses al ritmo del 8%, salvo en las grandes depresiones. Y todavía, por suerte, la Argentina no ha ingresado en ese sendero. Sí en un sendero de estancamiento y de destrucción del aparato productivo.

Foto: Minuto Uno

Como decía Manuel Vázquez Montalbán, te queremos plantear un ejercicio de “política ficción”. La idea es que nos des tu opinión ante 2 escenarios. Una es que después de las elecciones vuelva a ganar el gobierno de Cambiemos ¿Qué es lo que podemos esperar como plan económico? Teniendo en cuenta que no están diciendo nada en ese sentido. El otro escenario es qué es lo que podemos esperar de triunfo de una oposición que sin duda a estas alturas, va a estar conducida por la dupla Fernández-Fernández.

Lo planteas desde esa posición de ciencia ficción y me llevas a que participe del juego, sino te diría que los economistas no saben que es lo que puede pasar. Solamente como partícipe de ese juego planteo escenarios probables, no seguros.

El 2020 va a ser muy complejo y muy difícil. Ahora bien ¿Qué tan difícil va a ser con uno o con otro gobierno? Con un segundo mandato del gobierno de Mauricio Macri la propuesta es de profundizar el ajuste. Esto es lo que, en última instancia, dejan trascender Dijovne en conjunto con el Fondo Monetario Internacional y que Macri ha abalado. Eso significa: avanzar en las reformas laboral, previsional e impositiva. Todas reformas regresivas.

La consecuencia sería una profundización del ajuste y de la caída económica. Entonces van a aparecer con que “se estaba recuperando la economía en la comparación con los muy malos meses del 2018 y que el 2020 -como no es un año electoral-, van a hacer ese ajuste”. Que incluso lo dicen, es el mismo esquema del 2017: contienen los aumentos de tarifas y en el 2020 van a venir con tarifazos fenomenales. Te vienen con que “están conteniendo el dólar con las tasas tan altas”, entonces habría una fuerte devaluación y tratar de bajar la tasa de interés.

Está claro que un segundo mandato comienza con un fuertísimo ajuste, una agudización de la distribución regresiva del ingreso y una nueva estafa electoral.

Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET)

Con un eventual gobierno de Fernández-Fernández, se van a enfrentar con las tensiones que va a plantear el poder económico global internacional sobre cuál va a ser el sendero. Ahí es donde va a haber esa tensión de: la presión para que hagan un ajuste frente al mandato electoral obtenido en un triunfo de octubre o de noviembre, ya sea en primera o en segunda vuelta.

Pero más importante aún va a ser la fenomenal restricción que van a enfrentar en, por un lado, la negociación con el Fondo Monetario Internacional, y por otro, con los acreedores externos o los vencimientos de deuda. Entonces ahí es donde se les va a platear la duda o el dilema de avanzar en un plan con el FMI, para tratar de garantizar los pagos de la deuda; o van a tener que hacer por las buenas, una reestructuración de los vencimientos de capital e intereses; o por las malas, lamentablemente, la declaración de una cesación de pagos porque no va a haber dólares para poder hacer frente a los pagos de la deuda.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!