Cerruti descartó un “festival de importaciones”

Cerruti descartó un “festival de importaciones”

TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

La portavoz del Gobieno rechazó la frase pronunciada por la vicepresidenta Cristina Fernández en el marco del plenario de la CTA.

La portavoz del gobierno, Gabriela Cerruti, descartó esta mañana en una conferencia de prensa oficial en Casa Rosada la posibilidad de que suceda un “festival de importaciones” que drene las reservas del Banco Central, en referencia a lo expuesto por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La frase pronunciada por Cristina se dio en el marco del plenario de la CTA el Día de la Bandera. Allí, la ex presidenta enfatizó nuevamente sobre la necesidad de “usar la lapicera”, y vaticinó que, producto del mal uso o desuso del elemento que hace alegoría a la toma de decisiones, se podría producir un desbalance de ingresos y egresos producto del ya citado “festival de importaciones”.

En este sentido, la vocera del Gobierno comenzó por aclarar que “todas las opiniones y sugerencias para mejorar la gestión en el gobierno son bienvenidas, sobre todo cuando viene de la vicepresidenta, que ejerció la presidencia de este país durante 8 años”.

“No hay ningún festival de importaciones en Argentina, simplemente los últimos números indican que la actividad industrial creció el 8,1% en mayo y un 4,1% por encima del mismo mes en 2019, lo cual hace que crezca la necesidad de importar”, prosiguió Cerruti en su explicación.

“Lo que tenemos es, efectivamente, una tirantez con respecto a la necesidad que tienen algunos rubros industriales que están aumentando su producción por el crecimiento económico de algún tipo de importaciones”, añadió la vocera, que además sumó como argumento el record de exportaciones.

En referencia a lo expuesto, la portavoz aseguró que el Ministerio de Desarrollo Productivo y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) realizarán un férreo control sobre dichas importaciones para confirmar que las mismas “sean referidas al régimen productivo que se quiere promover en el país”. Para ello, explicó que es de vital importancia “ordenar y ver de qué manera se puede dar la posibilidad de que se importe aquello para que la industria siga desarrollándose y que espere más aquello que no tiene necesidad de ser importado”.

Para finalizar, Cerruti destacó que la actividad económica del año corriente alcanzó los niveles previos a la crisis de 2018 en la gestión de Cambiemos, y concluyó que “en este momento, la balanza entre importaciones y exportaciones sigue siendo muy favorable”.

La interna dentro del Frente de Todos se volvió a agitar –como casi siempre– luego del discurso de Cristina Fernández, que deja en claro su postura respecto de la política económica como cada vez que le toca expresarse: desde hace un tiempo no comparte las decisiones tomadas por el gabinete económico y productivo.

Además, este miércoles publicó en sus redes sociales una nota periodística del año 2011, donde se informaba sobre la imposición de su entonces gobierno para que las empresas exporten una determinada cantidad de productos que equiparen la balanza comercial, con el objetivo de evitar el “festival de importaciones”. Junto a la nota, aseveró que ese era un claro ejemplo de “usar la lapicera”.

 

 

El precio internacional de los granos y cómo desacoplar el precio de los alimentos en la Argentina de hoy

El precio internacional de los granos y cómo desacoplar el precio de los alimentos en la Argentina de hoy

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

Como consecuencia de la pandemia primero, y de la guerra entre Rusia y Ucrania después, el precio internacional de los granos está alcanzando niveles record, frente a este panorama continúa el debate fronteras adentro sobre cómo desacoplar el precio de los alimentos en el país sin confrontar con el sector agropecuario. Propongo analizar el margen de acción que tiene el gobierno y los desafíos que tiene por delante Guillermo Hang, el nuevo secretario de comercio interior.

El nuevo secretario de comercio interior está teniendo en sus primeros días de gestión la difícil tarea de reunirse con los principales productores de alimentos para fijar un tope a los nuevos aumentos de precios. En este sentido ya se reunió con los representantes de la industria aceitera y del sector molinero, que son dos de los sectores más afectados por el alza de precios internacional que se desató a partir de la guerra en Ucrania.

Particularmente con el sector aceitero, había cierta urgencia en tratar el tema porque el 1 de junio es cuando deben actualizarse los precios del fideicomiso aceitero. Recordemos que la herramienta del fideicomiso fue implementada en diciembre de 2020, y consiste en la creación de un fondo cuyo objetivo es el de sostener el abastecimiento dentro del mercado interno a un precio accesible para los consumidores. Los aportes a este fideicomiso son calculados según las Declaraciones Juradas de ventas al exterior de aquellos productos sujetos a retenciones. 

Para estas negociaciones el pedido de Martín Guzmán a Hang fue que ningún aumento supere la inflación que viene publicando el INDEC por medio del IPC (Índice de precios al consumidor), el cual se espera que en mayo se encuentre alrededor del 5%. Con este panorama se espera que al menos para el sector aceitero, se autorice un aumento de un 4%.

Dentro de lo que fueron por otra parte, las negociaciones con la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM), la situación es un poco más delicada. Por un lado el sector que aglomera a los productores de trigo no quieren seguir formando parte del fideicomiso de trigo, ya que debido al alza en el precio internacional, y según el acuerdo vigente, correspondería aplicar más de un 10% de aumento, algo a lo que el gobierno se niega ya que va en contra del objetivo de Guzmán de no autorizar aumentos del más del 5%. Vale recordar que el acuerdo por el fideicomiso del trigo tiene vigencia hasta el 31 de enero de 2024, y qué este fondo es el que se nutre por las retenciones a los subproductos derivados de la soja).

En los próximos días habrá nuevas reuniones, esta vez con los representantes de las grandes empresas productoras de alimentos, nucleadas en la Copal (Coordinadora de Productos de Alimentos, debido a que el 7 de junio vence el acuerdo trimestral de precios cuidados. Allí seguramente se revean los precios del listado de artículos que componen este programa, ya que hay un desfasaje de hasta un 40% en algunos productos entre los que se encuentran en precios cuidados y los que no. Esta diferencia en los precios hace que las propias empresas pongan en riesgo el abastecimiento al no entregar los productos, o colocar los mismos por fuera de los grandes supermercados para obtener mayores ganancias.

¿Retenciones si o retenciones no?

Lo que entra en juego en este contexto es si aplicar o no la herramienta del impuesto a la exportación, o las llamadas retenciones. Actualmente el gobierno podría subir unos puntos más las retenciones, sin la necesidad de pasar por el congreso, pero esto es algo en lo que al menos hasta el momento no se ha decidido avanzar. Este hecho recordemos, fue uno de los que causó días atrás la renuncia de Roberto Feletti al cargo de Secretario de Comercio Interior.

Ahora bien, reflexionemos por un momento acerca de la situación, los precios internacionales de los granos han aumentado considerablemente, y en el país se hace difícil la tarea de desacoplar los precios de los alimentos a los precios internacionales, lo que hace que la comida sea cada vez más cara. El gobierno, pudiendo aumentar dos puntos de retenciones sin pasar por el congreso, se niega a hacerlo, quizás suponiendo el costo político que esto pueda tener en relación con los beneficios que significarían esos 2 puntos de retenciones. Alberto sabe que para obtener mayores beneficios por derechos de exportación debe enviar un proyecto de ley al poder Legislativo, que permita aumentar el porcentaje de retenciones, y a la vez sabe que es muy difícil conseguir apoyo para que esto salga, personalmente dudo también que esté en su génesis llevar esto adelante.

A su vez, está el planteo de fondo de la oposición y el sector agrario, quienes sostienen que para bajar los precios es necesario producir más. El problema acá, es que casi la totalidad de la superficie cultivable del país, se encuentra en estado productivo. Se estima que de 36 millones de hectáreas disponibles para el cultivo en la Argentina 6 millones están destinadas al trigo, lo que representa un 18%, mientras que un 47% se destina a la soja, un 25% al maíz y el 10% restante se divide en partes iguales en girasol, cebada y centeno.

Entonces cuando el planteo es que se debe producir más trigo, las preguntas que surgen son, ¿Más trigo en detrimento de qué? ¿Más trigo en dónde?. El punto no es un problema acerca de la cantidad que se debe producir para poder bajar el costo dentro del país, el punto es cómo hacer para que todos y todas podamos tener alimentos a un precio razonable.

Teniendo en cuenta que el 53% del área sembrada en la Argentina está en manos de solo el 10% de los productores, creo que no sería alocada la idea de proponer retenciones segmentadas de acuerdo a la cantidad que se produce. Otra medida, teniendo en cuenta que la cosecha de trigo de diciembre 2021 alcanzó un record de 22 millones de toneladas, y que el consumo interno en Argentina es de 4,3 millones de toneladas, son los cupos que pueden ser destinados al mercado interno y no pueden ser exportados. 

Más allá de estas herramientas, a la vez es necesario mejorar la ecuación entre precios y salarios para lograr un mayor y mejor acceso a los bienes de consumo, no sólo los bienes alimenticios. El margen de maniobra según se expresa desde el gobierno parece ajustado, y el tema precios parece necesitar no solo soluciones más creativas, sino también de determinación y convicción política para llevarlas adelante, dando las peleas que haya que dar en los diferentes espacios de disputa.

Nacho Albanesi
Nacho Albanesi

Colaborador de Revista Trinchera y columnista de la sección Economía en el programa 526 al Fondo.
Instagram: @nacho.albanesi | Twitter: @nch_albanesi

Situación de la economía en Estados Unidos: se encienden las primeras luces de alarma

Situación de la economía en Estados Unidos: se encienden las primeras luces de alarma

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

Habrá que ver cómo repercute todo esto en el panorama nacional, por el momento el Banco Central siguiendo lo pautado con el FMI, ya compró 600 millones de dólares en lo que va del mes de mayo, con el objetivo de fortalecer sus reservas y lograr reducir el porcentaje de inflación.

Durante una nota con la CNN el pasado domingo, Bill Gates se mostró preocupado frente a la situación que está atravesando la economía estadounidense, ya que, según su visión, a la inflación originada durante la pandemia de covid 19, y a la actual situación bélica entre Rusia y Ucrania que impactó fuertemente en los precios de alimentos y combustibles, se sumaba un nuevo elemento que podría complicar las cosas. Gates hacía referencia así al aumento de las tasas de interés anunciado por el Sistema de la Reserva Federal (Banco Central de EEUU), pronosticando que esto podría traer aparejada una desaceleración de la economía a nivel mundial, o una nueva crisis dentro del sistema financiero.

Y el pronóstico de Bill no falló, este lunes los principales índices de la bolsa de valores de Nueva York, registraron caídas de entre un 2 y un 4,3% en lo que se dio a llamar con el cinematográfico título de “el lunes negro”, a lo sucedido en la principal bolsa de valores del mundo. De esta manera Wall Street ya suma seis semanas consecutivas de caída y convierte a este 2022 en el peor comienzo de año desde 1939. Cuando hablamos de caídas en los índices, nos referimos a valores como los de Dow Jones, el Nasdaq, y el S&P 500, que son índices que reflejan la capitalización bursátil de las empresas que cotizan en las bolsas norteamericanas. Cada uno de estos índices mide distintos segmentos de mercado y empresas, por ejemplo;

-El Nasdaq está compuesto por la cotización de empresas principalmente de electrónica. El lunes cayó un 4,3% y acumula una caída anual del 24%

-El índice Dow Jones se basa en las proyecciones de las 30 empresas con mayor capitalización en la Bolsa de valores de New York. El lunes cayó un 1,99% y acumula una caída anual del 10%

-El S&P 500 se conforma por la cotización de las 500 empresas más representativas de la Bolsa de Nueva York. El lunes cayó un 3,2% y acumula una caída anual del 16%.

El motivo de que esto sucediera tal como lo predijera Bill Gates, es que el miércoles de la semana pasada la Reserva Federal, anunció un aumentó las tasas de interés con el fin de atraer mayores inversiones en líquido hacia su país para de esta manera concentrar dólares y lograr así frenar la inflación que en marzo dio un interanual acumulado para los Estados Unidos de un 8,5%, el peor índice en 40 años.

A su vez se anunció también una “reducción en su hoja de balance”, esto quiere decir que, a partir del mes de junio, con el objetivo de reducir la tenencia de bonos del tesoro, y de activos respaldados por hipotecas, saldrán a la venta mensualmente más de $30.000 millones de dólares en bonos del tesoro por mes, y $17.000 millones en activos respaldados por hipotecas.

Este escenario configura un panorama desalentador para aquellos inversionistas que poseen estos bonos ya que, al aumentar su oferta, disminuirá significativamente también su valor, es por esto que los actores del mundo de las finanzas se anticipan a lo que ven que pronto sucederá y ya comienzan a vender estos bonos atraídos por la nueva tasa de interés fijada por la Reserva Federal. De este modo se produce un corrimiento de las inversiones, haciendo que los bonos y las tenencias de acciones sean menos atractivas, perjudicando a las bolsas de comercio, pero favoreciendo la acumulación de dólares.

Podemos hablar de una maniobra o una serie de medidas de carácter contractivo, que busca retirar dólares del mercado de capitales, y de algún modo enfriar la economía para tratar de reducir la ola inflacionaria. Además, un aumento en la tasa de interés tiene consecuencias inmediatas para los ciudadanos y las empresas ya que aumenta el costo de contraer créditos, o el financiamiento para realizar inversiones o renegociar deudas, así tasas más altas en el interés podrían servir para desacelerar la inflación, pero al mismo tiempo también se reduce el crecimiento económico. Los pronósticos no prometen ser muy alentadores ya que además la Reserva Federal pretende reducir capital en bonos pasando de unos 9 a unos 6,5 billones hacia fines de 2023.

Hay algunos analistas que avecinan que comienza una época de “dinero más caro”, y con el conflicto entre Rusia y Ucrania todavía sin vistas de posible solución, todo apunta a que este será un año de un aumento progresivo de las tasas de interés de varios países del mundo.

Por otra parte, mencionar que esto es algo que podría afectar al bloque de las economías de América Latina, ya que si nada más ni nada menos desde Estados Unidos se sale a ofrecer una mejor tasa de interés, es muy probable que los inversores, o los llamados capitales golondrinas, o especuladores financieros, decidan retirar sus capitales de los países del cono sur para ir a hacer negocios directamente a tierras norteamericanas en busca de mayor rentabilidad, entonces se invierte menos en los países de la región o se compran bonos de deuda pero a intereses más altos.

De hecho, el denominado lunes negro se encargó de castigar a la Argentina y algunas de sus principales empresas estrellas, o los unicornios tecnológicos, que son aquellas empresas con una valuación de 1.000 millones de dólares, como los son el caso de Mercado Libre, que cayó un 17% en Wall Street y perdió casi USD 8.000 millones de capitalización bursátil en un día. La compañía de Marcos Galperin perdió valor por el equivalente a $28.000 millones de dólares desde fines de 2021 cuando estaba valuada en $67.000 millones. Otros casos son los de Despegar que ayer cayó un 7,8% o Gobant que registró una caída de 9,9%, pasando de valer $13.000 millones de dólares a fines de 2021 a valer $7.300 millones al día de hoy.

Finalmente, también los bonos de deuda argentinos registraron bajas cayendo entre 1,8 y 2,1% en promedio, alcanzando pérdidas de entre un 30 y un 40% desde que salieron a cotizar tras el canje de deuda.

Habrá que ver cómo repercute todo esto en el panorama nacional, por el momento el Banco Central siguiendo lo pautado con el FMI, ya compró 600 millones de dólares en lo que va del mes de mayo, con el objetivo de fortalecer sus reservas y lograr reducir el porcentaje de inflación. En el medio, las acusaciones cruzadas entre Cristina y Guzmán, el debate por una negociación paritaria que por ahora le cuesta ganarle al mal de la inflación y por delante el tema de las tarifas energéticas, la recuperación económica y la redistribución del ingreso. Debates que habrá que tomar con responsabilidad y con conciencia histórica, para aliviar el porvenir de un sector de la sociedad que necesita respuestas concretas e inmediatas acorde a los tiempos que corren.

Nacho Albanesi
Nacho Albanesi

Colaborador de Revista Trinchera y columnista de la sección Economía en el programa 526 al Fondo.
Instagram: @nacho.albanesi | Twitter: @nch_albanesi

En febrero la actividad económica creció un 9,1% interanual

En febrero la actividad económica creció un 9,1% interanual

TIEMPO DE LECTURA: 2 min.

El nuevo informe del Indec mostró el crecimiento en comparación con febrero del año pasado. A su vez el Estimador Mensual de la Actividad Económica registró en el mismo mes un aumento del 1,8% en relación a enero.

La actividad económica de febrero creció 9,1 por ciento en febrero respecto de igual mes del año pasado, según informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). A su vez, el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) registró en el mismo mes un aumento del 1,8% en relación a enero y acumuló en el primer bimestre del año una mejora del 7%, superando por noveno mes consecutivo el nivel de actividad previo al estallido del coronavirus en febrero de 2020.

En el segundo mes del 2021 el rubro que lideró el crecimiento fue Hoteles y Restaurantes, con una mejora del 31,9%. Según el informe, en febrero de este año se observó un alza de forma interanual en casi todos los sectores que integran el indicador, con excepción del agropecuario, el único que registró una caída interanual (0,8% ).

Con respecto al aumento en tasas de dos dígitos estuvieron Transporte y Comunicaciones con un 14,5% interanual; Minas y Canteras con el 14,1%; y Comercio, con un 11,7%. Este último, junto al crecimiento de 9,8% que mostró la Industria, fueron los que más contribuyeron al crecimiento del 9,1% que remarcó el EMAE durante febrero. Por último, en la lista se encuentran los Impuestos que crecieron 11,5% interanual.

Cabe destacar que esta semana, durante la presentación del World Economic Outlook, el Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó las proyecciones de crecimiento para Argentina hasta el 4 por ciento en 2022, un punto porcentual más de lo previsto en enero último, incluso en un contexto en el que el organismo bajó las estimaciones de desempeño de la economía mundial debido a las consecuencias del conflicto entre Rusia y Ucrania.

El Indec también precisó que el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) de febrero creció 1,8% mensual en la serie sin estacionalidad, rebasando por noveno mes consecutivo el nivel que había antes de la pandemia de febrero de 2020 (+6,2%) y ubicándose a un 2,2% del máximo que se registró en noviembre de 2017. 

En el informe, el EMAE reflejó el crecimiento mensual de la actividad económica del conjunto de los sectores productivos a nivel nacional lo que permitió anticipar las tasas de variación del Producto Interno Bruto (PIB) trimestral.

Productos regulados para comercios de proximidad

TIEMPO DE LECTURA: 2 min.

Desde la Secretaria de Comercio Interior pondrán en vigencia una medida que establece 60 productos a precios regulados para comercios de proximidad. 

El Gobierno nacional lanzó un programa que se efectivizará dentro de 15 días, que establece una canasta básica de 60 productos de consumo esencial que se encontrará disponible en los comercios de proximidad, como almacenes o supermercados chinos. 

Así lo afirmó el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, quien además aseguró que, en su mayoría, los productos se desprenden del programa precios cuidados; en tanto, otros fueron incorporados por las alimenticias a raíz de las negociaciones que mantuvieron con dicho ente. 

La canasta estará vigente a partir del 7 de abril, misma fecha en que se actualizaran los precios cuidados. La misma se podrá encontrar en almacenes, autoservicios, supermercados barriales y otros comercios de proximidad. 

En ese sentido, la medida tiene como finalidad contener la suba de los precios de los principales productos de consumo masivo que percibieron un aumento excesivo entre febrero y marzo de este año. Ante esta situación, Feletti afirmó que los aumentos de los precios fueron “ataques especulativos infundados, no tolerables porque son contra los argentinos”.

Asimismo, el titular de la cartera aseguró que la medida se da en el marco de una brecha muy grande entre comercios de proximidad y las grandes cadenas de supermercados, ya que estas son las que cuentan con la política de precios cuidados. 

Al respecto, sostuvo que en febrero impactaron los aumentos de precios del rubro de las verduras y de los comercios de proximidad a causa de “una política de algunas empresas alimenticias de canalizar por lugares menos controlados y regulados ciertos desvíos de precios mayores”.

Con el fin de poder contener la situación, subrayó: “Se está elaborando un acuerdo para una canasta de frutas y verduras a precios regulados, en línea con los mercados concentradores para completar la canasta de cortes de carnes”. 

Calore: “Para romper con el piso de la inflación se requiere una política inflacionaria integral”

Calore: “Para romper con el piso de la inflación se requiere una política inflacionaria integral”

TIEMPO DE LECTURA: 2 min.

En diálogo con el programa 526 al fondo, la economista e integrante del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz, Celina Calore, analizó el contexto económico que atraviesa Argentina.

La economista Celina Calore analizó las posibles consecuencias del acuerdo con el FMI y el panorama actual del país. En ese sentido sostuvo que “desde el CESO no creemos que este acuerdo pueda resolver aquellas necesidades que estamos teniendo en el día a día: cuestión de precios, escasez de divisas; que si bien estamos en un sendero de recuperación económica en términos de generación de empleo, esto todavía no llega a drenar al resto de la economía por la situación inflacionaria“.

La economista agregó que “el acuerdo del fondo no va a solucionar el problema inflacionario y tampoco abre un panorama sobre cómo se va a enfrentar la cuestión de precios que es el principal problema que tenemos“. En el mismo sentido, sostuvo que “las revisiones que se plantean en el acuerdo, de forma trimestral, van a hacer que nosotros cada tres meses, y ante un nuevo desembolso, estemos sometidos a revisiones de los compromisos que vamos a asumir: las metas fiscales, las metas monetarias y la meta de acumulación de reservas“.

Respecto de las posibles medidas del gobierno para contener la situación económica, señaló: “Esto de tener algún efecto, lo tendría en el rubro alimentos que es el que hay que atacar para enfrentar la suba de precios de manera urgente. El rubro alimentos tuvo una evolución del 7,5% en febrero donde todavía no había impactado de lleno el conflicto bélico“, en alusión al conflicto entre Ucrania y Rusia.

Establecer una estrategia para controlar los precios de los alimentos no es una política anti-inflacionaria, no creo que eso venga a frenar la inflación“.

Celina Calore

En línea con lo anterior, Calore destacó que desde el CESO “venimos insistiendo con el concepto de inercia inflacionaria, que es ese piso de inflación que no podemos romper y que cada vez es más alto, el cual no se rompe solamente con acuerdos de precios sectoriales, o con un ancla en el tipo de cambio, sino que requiere una política inflacionaria integral que tenga en cuenta todos los sectores“.

En cuanto a las retenciones la economista consideró que “si la estrategia de subir retenciones a un sector para recaudar, y subsidiar cruzadamente y llega esa distribución, es algo que puede andar“. Respecto del conflicto en Ucrania Calore enfatizó en que “nos esta impactando en los precios de nuestras exportaciones pero también en las importaciones, principalmente en el precio del gas que nos va a impactar internamente en el uso de la energía“.

Finalmente, analizó el aumento del 45% del Salario Mínimo, Vital y Móvil, y sostivo que “estamos viendo, ante esta necesidad de desacoplar precios internacionales y atender la inflación, que es necesario que todo esto sea acompañado con políticas de ingreso, el aumento del salario mínimo es muy importante pero se queda corto ante una inflación que viene siendo del 52% interanual“.

Geopolítica del clima y economías sustentables

Geopolítica del clima y economías sustentables

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

Un estudio publicado en la revista Environmental Research Letters estimó que los costos económicos de la crisis climática serán unas seis veces más de lo que se preveía hasta ahora para fines de este siglo. Según el informe, el producto bruto interno (PBI) mundial podría llegar a ser un 27% más bajo para el 2100. Anteriormente, se estimaba una caída del 6% pero nunca se habían tenido en cuenta los impactos ambientales duraderos provocados por la crisis climática.

Las consecuencias de la crisis están presentes día a día en todas partes del mundo y para cuando termine el siglo aumentarán exponencialmente. Economistas que realizaron el estudio mencionado sostienen que es poco probable que las economías se recuperen de forma inmediata de fenómenos meteorológicos extremos como las sequías, inundaciones, variaciones extremas de temperatura y otros escenarios que pueden generar pérdidas en la productividad. Luego, se encuentran las consecuencias indirectas para toda la población con respecto a la generación de riquezas tanto en niveles pequeños y medianos como para el Estado.

Al mismo tiempo, se desprenden otras consecuencias como la vida cotidiana que será -y es- sumamente afectada por los efectos en sus trabajos y condiciones de vida. Principalmente, les más perjudicades son las personas enmarcadas dentro de la economía popular en donde se encuentran tanto trabajadores rurales como pescadores artesanales, entre otros trabajos ligados directamente a los territorios. 

La economía se verá afectada por ser el Estado el organismo que debe resguardar a la sociedad cuando ésta se encuentra desamparada. Los impactos con respecto a las inundaciones y distintas condiciones climáticas que rompen los ecosistemas, inevitablemente generarán cambios de la mano de la planificación urbana. Garantizar condiciones de vida básicas como el acceso a una vivienda serán sumamente necesarias. 

Una cadena sin fin de consecuencias que si no es analizada adecuadamente podrá ser cada vez peor. Por lo general, la agenda climática no suele tratarse de forma interseccional, pero estudios como este demuestran que no hay escapatoria. Mediciones y proyecciones de este tenor permitirán que los gobiernos y organismos a fines calculen costos y beneficios relativos a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y otros residuos que aceleran el proceso del calentamiento global.

Deuda externa

Entonces, entendiendo la problemática desde la interseccionalidad, si hay crisis climática, hay crisis económica y financiera; pero también sucede a la inversa. Se necesitan economías fuertes y estables para poder generar avances en el ámbito ambiental y cambiar la matriz productiva tradicional que perjudica a los territorios. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el 60% de las exportaciones regionales están destinadas al pago de servicios de la deuda externa, que representa alrededor del 76% del PBI.

Reducir la deuda externa resulta fundamental para poder direccionar recursos hacia proyectos e iniciativas de acción climática, además de la recuperación económica propia de cada territorio para paliar las consecuencias mencionadas en la productividad y las condiciones de vida de la población.

El pasado miércoles 8, se realizó la Cumbre Latinoamericana sobre el Cambio Climático liderada por la Argentina. Dio inicio al acto el presidente Alberto Fernández y realizó un recorrido por algunas políticas empleadas para reducir la crisis climática como la implementación del Plan Nacional de Adaptación y Mitigación del Cambio Climático y la puesta en marcha de una mesa de transición para la promoción de las energías renovables, entre otras. Pero tal vez, uno de los puntos más importantes que mencionó fue el de los canje de deuda por acción climática.

Establecer nuevos términos de pago de las deudas externas para fomentar proyectos y políticas en relación a las problemáticas ambientales, puede fortalecer las economías de la región y permitir un desarrollo sano de cada país. En este punto, también entran en juego los Derechos Especiales de Giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional (FMI) que liberaron la emisión de 600.000 millones de dólares y puede generar una oportunidad de abrir mejores condiciones de financiamiento para América Latina.

Multilateralismo ambiental

En la desigualdad de economías en la región existen barreras que discriminan a países que no pueden acceder a ciertos avances tecnológicos ambientales, allí entra en juego el término de multilateralismo ambiental. El 80% de la emisión de préstamos ambientales está concentrada en los países “desarrollados” del Norte global, y América Latina apenas cuenta con un 3,8%. 

Una transición justa, integral e igualitaria hacia políticas de esta índole es necesaria, un ejemplo podría ser la liberación de las patentes de las vacunas contra el COVID-19 para que todos los países puedan acceder a ellas sin importar las lógicas de la geopolítica dominante. Algunas de las discusiones dentro de esta temática son la declaración de las tecnologías limpias como bienes públicos globales y la moratoria de patentes de avances decisivos en el proceso de descarbonización.

La economía y el ambiente tienen que comenzar a ser analizados en conjunto para poder realizar cambios que enfrenten a la crisis climática de forma adecuada. El contexto sociopolítico es fundamental para entender los hilos que hay por detrás en toda disputa de poder. Por ejemplo, el ambiente no es afectado de la misma forma por nuestro país como por Estados Unidos, uno de los países que genera más gases de efecto invernadero.

El plan oficial de financiamiento internacional del clima de Estados Unidos busca establecer una base conceptual para ayudar a otros países de forma financiera. Sin embargo, no se habla en ningún punto sobre el canje de deuda por acción climática.

El Norte global y las disputas de la geopolítica del clima tienen que deconstruirse para poder realizar políticas que no afecten negativamente la economía de regiones donde la injerencia de países extranjeros es plena. La soberanía de los pueblos y sus territorios resulta necesaria para dar la discusión y que los Estados fomenten una economía sustentable y estable que enfrente la crisis climática.


Agustina Flores
Agustina Flores

Soy hija de los vientos patagónicos. Compañera (in)esperada de la militancia para la liberación. Entusiasta del puño y la letra. Lo personal es político, el periodismo también.

Hablemos con números

Hablemos con números

TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

El miércoles 22 de julio el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires anunció el programa Acompañar, que básicamente le otorga un incentivo económico mínimo a quien tiene síntomas leves o está en proceso de recuperación de la infección por el COVID-19.

Lo primero que se me vino a la cabeza cuando me enteré de la noticia, fue el ejercito de trolls que buscan generar impacto con un discurso odiante a partir de sostener que son planes, que la emisión genera inflación en fin; un discurso liberal que mira para otro lado ante el derrumbe del mundo como lo conocíamos o creíamos conocerlo.

El impacto fiscal de la medida hay que tomarlo con los números sobre la mesa.

Al día de la fecha, 22 de julio y con los datos de la cantidad de casos confirmados de COVID-19 para la Provincia de Buenos Aires al día 21 de julio, hay un total de 12,541 personas en situación de cuidados mínimos. Esta sería la población blanco de dicha medida, que representa el 16.32% del total de los casos (76,817 al 21/07/20).

La cantidad de personas en cuidados intermedios en PBA son 2,882, siendo esto el 3.75% del total de casos confirmados, y en cuidados intensivos hay 3,735 personas, que representan el 4.8%. Hay un total de 37,254 personas recuperadas y 1.229 fallecieron al 21 de julio del corriente.

Si tomamos a las 12,541 personas que atraviesan los cuidados mínimos, el costo de la medida anunciada, que le otorga $500 a quienes transitan esta etapa, es de $6,270,500, con un aumento diario del 4.5%, lo que permite una recuperación monitoreada.

En este caso se estaría destinando diariamente alrededor de $6,500,000 para reducir la mitigación del COVID, que tiene parada la economía mundial. Aproximadamente el 0.0000012% del PBG anual (Producto bruto geográfico de la PBA), o lo que es lo mismo, el 0,00046 % de PBG diario.

Si pagarle a las personas en cuidados mínimos opera en función de mitigar la propagación del virus y encima le brinda un apoyo económico a aquellas personas que sí o sí tienen que conseguir el mango día a día, se podrán retomar las actividades antes de que si no se hiciera nada, evitando que el sistema de salud colapse. La irreversibilidad del daño sobre la vida es incalculable y aún mayor que sobre la economía, que igual como funcionaba, sumergía a gran parte de la población a la miseria.

Es verdad que la provincia no está siendo prolija en un montón de aspectos: el no reconocimiento de la labor de les trabajadores de la economía popular que a diario paran las ollas, trabajadores esenciales que no son respetades en sus derechos, policías que desaparecen o fusilan gente y no hay justicia cuando la bala mata a une pobre. Eso no hay que dejar de verlo, ni denunciarlo.

Eso sí, no soy de los que piensan que haya que volver a la vieja normalidad, ya que lo que desnudó esta crisis global es que si no modificamos los modos de vivir, consumir, producir y relacionarnos con el medio, si no revertimos las desigualdades y violencias que genera el sistema de distribución actual, volverán a aparecer nuevas pestes para matar a la pandemia más destructiva que le tocó albergar a nuestra madre tierra, el ser humano.

Aparición con vida de Facundo Astudillo Castro.


Los números vertidos en esta nota, son cálculos propios en base a información oficial de la PBA, Ministerio de Salud y de Economía.

Nasim Iusef Venturini
Nasim Iusef Venturini

Habitando la tarea de generar ciencia, con los pies en el barro y a partir de la acción, para construir justicia social. Me formo permanentemente en los campos de la economía y la salud, y considero que lo más importante es cuidarnos y cuidar nuestra tierra.

La crisis económica es inevitable, la sanitaria no

La crisis económica es inevitable, la sanitaria no

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

*POR NASIM IUSEF VENTURINI

Estamos atravesando la crisis económica más grande de la que tenemos registro en la modernidad (últimos 250 años), en la cuál es evidente que el modo de acumulación capitalista que se consolidó en los últimos 40 años, no es viable en términos humanitarios.

Ya se sabía que el año 2020 iba a ser un año con alta probabilidad de que la burbuja financiera especulativa de la economía occidental estalle, hundiendo al mundo en una profunda recesión. El origen de la misma es que el capital en su forma actual se reproduce a partir de la especulación con productos financieros que no tienen su correlato en la creación de valor adicional, sino que se reproduce a partir de la diseminación de los riesgos, y en consecuencia, la venta de algo que supuestamente va a tener cierto valor futuro. He aquí el problema grande, ya que luego de 40 años de economía neoliberal la concentración de la riqueza en pocas manos y la destrucción del medio han llevado a la humanidad a niveles de desigualdad y despojo de los medios de reproducción de la vida, antes desconocidos.

El capital transnacionalizado hoy tiene más poder que muchos Estados nación, e impone sus formas y sus reglas para la realización del valor, destruyendo el medio de forma brutal. Despojando a poblaciones de sus hábitats, envenenando el suelo, el aire y el agua, solo por el afán de creer que se tiene la libertad de consumir. Y creando circuitos de acumulación del capital en donde la riqueza de los países termina en guaridas fiscales, a nombre de las grandes corporaciones que exprimen a los pueblos.

Hoy nos encontramos en una encrucijada global, donde todas las economías del mundo están atravesando procesos de caída muy grande de la producción, aumento del desempleo y por consiguiente una profundización de la desigualdad social.

La pandemia profundiza la recesión global y la opción de los gobiernos de mitigar la circulación ciudadana para contener la transmisión del virus del Covid-19 tiene un fuerte impacto en la reducción de las muertes, ya que países que tuvieron medidas de aislamiento menos severas o estrictas no solo vieron caídas muy grandes en sus economías, sino que padecieron una gran cantidad de muertes. La crisis económica es global, la crisis sanitaria es manejable si hay voluntad política.

Fuente: Informe “Crisis económica local y global: ¿es la pandemia o la cuarentena?” Centro CEPA julio 2020

La crisis global nos lleva a preguntarnos acerca de los modos en que vivimos y habitamos, dado que la disputa por el sentido es tangible y quienes ondulan las banderas de la “libertad” son quienes construyeron y fortalecieron los puentes de la dependencia a ese dios dinero que no produce más que miseria y desigualdad.

No creo que se trate de capitalismo sí o no, sino que se trata de dimensionar que el capitalismo actual se alimenta de muerte y destrucción. Las vidas que se pierden por el modo de acumulación capitalista en la actualidad son parte del alimento de esa maquinaria de destrucción masiva, que vende felicidad efímera para unos pocos mientras condena a las mayorías.

Aquí el ejercicio me parece que es pensar más allá de las categorías que conocemos, que discutimos y aun así no nos ponemos de acuerdo. Se trata de pensarnos y pensar cómo vamos a seguir reproduciéndonos como especie: si con ese afán destructor donde no importa nada más que el placer inmediato que nos vende el capitalismo actual, o si pensamos y habitamos modos de vida más relacionados al cuidado entre las personas y el medio.

Las acciones por los modos de vida que queremos construir colectivamente son las que van a ir construyendo ese sentido más solidario y humano que nos permitirá combatir el sentido del odio y el resentimiento que proliferan los poderosos para mantener sus privilegios.

Hoy la naturaleza nos está hablando, negarlo es de una necedad absoluta. Negar que somos tan destructivos al punto que engendramos las mismas enfermedades que nos aniquilan es no reconocer que el modo de vida que llevamos debe ser transformado para construir esa ansiada libertad y dignidad para todos y todas.

Experiencias hay, dignidad también. Rescatar aquellos procesos comunitarios que ponen como valor fundamental el compartir, el aprender y el contener, son los caminos para fortalecer esa visión de que los otros mundos que queremos, son posibles.

Construir los puentes para el diálogo entre los pueblos y la consolidación de la ansiada independencia, es tarea cotidiana.


* Lic en Economía, integrante del colectivo "Economía a pata", Co-conductor de “Promocionando 
la Salud” (Radio Futura – FM 90.5), responsable de la sección Economía de Revista Trinchera.
¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!