El FMI aprobó la segunda revisión del acuerdo con Argentina

El FMI aprobó la segunda revisión del acuerdo con Argentina

TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

Tras una sumatoria de medidas, Argentina logró cumplir los requisitos del Fondo. El “Dólar soja”, un ajuste sobre los sectores populares y un mayor control fiscal se complementaron para alcanzar las metas impuestas por el FMI.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), informó que su personal técnico llegó a un acuerdo con las autoridades argentinas para la aprobación de la segunda revisión del organismo, a las metas fijadas para el período correspondiente al mes de septiembre.

Tras la aprobación de la entidad a la primera revisión realizada en el mes de junio, el contexto socio económico que atravesó el país, no fue ni por cerca el más favorable de cara a la segunda revisión. La fuerte corrida cambiaria del mes de julio, junto con la anterior renuncia del -ahora- ex ministro de Economía, Martín Guzmán, provocaron un clima de desesperación en el cuál los tipos de cambio de dólar blue y contado con liqui subieron de forma abrupta.

No obstante, la llegada de Sergio Massa al mando de la cartera económica, en consecuencia con sus medidas, lograron cambiar el rumbo de este desorden económico y llegar a la aprobación de esta segunda revisión.

Se puede destacar la presión del ministro de Economía sobre el control de la evasión fiscal, o la medida del “dólar soja”, que logró que los grandes productores (que especulaban con una devaluación) liquidaran la soja que tenían guardada en silo bolsas a la espera del momento mas oportuno, y que fue uno de los disparadores de la crisis cambiaria.

Tras la aprobación del Fondo, el presidente de la nación, Alberto Fernández, se reunió en el consulado argentino de Nueva York, con la directora ejecutiva del Fondo, Kristalina Georgieva, para conversar sobre algunas inquietudes que llevaba el mandatario argentino: los sobrecargos, los derechos especiales de giro, y la posibilidad de generar un acuerdo de resilencia y sostenibilidad.

En líneas generales, el Fondo, a través de declaraciones de Georgieva, anunció que el encuentro con Alberto Fernández fue “excelente”, y destacó la capacidad de recaudación de Sergio Massa, tanto con la medida del dólar soja, que superó con creces las expectativas del gobierno, como con la insistencia en el control sobre la evasión fiscal, un eje sobre el que el flamante Ministro está posado desde que asumió”, explicó para Radio Trinchera el analista Ignacio Albanesi.

Según lo recabado por Albanesi, Alberto le manifestó a la titular del Fondo la necesidad de que el FMI tenga cuenta la influencia del contexto económico internacional a la hora de consensuar en las negociaciones, a lo que Georgieva escuchó con atención y se comprometió a tratarlo en lo inmediato.

Lo cierto es que esta segunda aprobación por parte del Fondo es clave, ya que su director ejecutivo se reunirá el próximo 7 de octubre, para que una vez completados los detalles de esta segunda revisión, vote si decide otorgarle a la Argentina la cuota de 3.900 millones de dólares, correspondiente al crédito solicitado por Guzmán a principios de este año, que serán destinados al pago de la cuota del crédito otorgado en 2018 a la gestión de Mauricio Macri”, destacó el analista.

Por su parte, desde el FMI, manifestaron que la mayoría de los objetivos del programa hasta junio de 2022 se cumplieron, a excepción del piso de reservas internacionales netas, ya que la Argentina necesitó importar más de lo que estaba pautado. “El vocero aseguró que las metas no iban a ser modificadas por lo que resta del año, a pesar de haber reconocido que el contexto macroeconómico global es difícil para cumplir con las metas”, explicó Albanesi, quien agregó que la comprensión que mostró Georgieva con Fernández en su reunión, solo quedó en el plano verbal.

El gobierno espera enérgicamente que el Derecho Especial de Giro sea aprobado, lo cual, no sería algo descabellado si se comprende que las medidas de Massa prácticamente responden a las pretensiones de la entidad internacional.

Además, Albanesi sostuvo que “el Fondo prevé que crezca el precio internacional de los granos, lo cual situará al país en una mejor posición de aumento en las divisas, sumado al ya estipulado crecimiento del PBI”.

El panorama es la crónica de una muerte anunciada: ilegal e ilegítima decisión de contraer deuda con el Fondo Monetario Internacional por parte del gobierno de Mauricio Macri golpea y requebraja a las clases populares y pese a las medidas llevadas adelante por el gobierno de Fernández, el panorama pinta cada vez más feo.

Inflación de agosto y Presupuesto 2023 dos temas de preocupación

Inflación de agosto y Presupuesto 2023 dos temas de preocupación

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

En una semana movida para la economía argentina el INDEC dio a conocer que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de agosto fue del 7% y en los primeros ocho meses del año acumula una suba de 56,4%.

En el marco de una semana movida para la economía del país el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) dio a conocer la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de agosto la cual se ubicó en el 7%. En los primeros ocho meses del año, el IPC acumula una suba de 56,4%, y marcó una ligera disminución respecto al 7,4% de julio pasado. Este jueves 15 de septiembre (cumpliendo con lo que contempla la ley) el Ministerio de Economía envió al Congreso el Presupuesto 2023 que buscará reducir el déficit fiscal desde el 2,5% (previsto para este año) al 1,9%.

Respecto a la inflación, el sector que mayor alza registró en agosto fue el de “Prendas de vestir y calzado” (9,9%) y la de menor suba “Comunicación” (4,1%). En tanto, “Alimentos y bebidas no alcohólicas” (7,1%) aportó la mayor incidencia sobre la variación mensual en todas las regiones del país. La incidencia de los alimentos en el incremento de los precios mes a mes es un fenómeno global (a causa de la pandemia del COVID19 y del conflicto en Ucrania), pero con una particular aceleración en nuestro país. 

Asimismo, se destaca la suba en medicina prepaga, que incidió en el sector “Salud” (5,7%). También se registraron subas servicios como agua y electricidad en algunas regiones del país, e impactaron en “Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles” (5,5%). Según el organismo oficial, el mayor impacto fue en el Noreste y Noroeste del país con un 7,6%, en tanto la Patagonia registró la menor suba con 6,4%. 

En diálogo con Radio Trinchera, la economista y docente universitaria, Clara Razu, señaló: “Ahora todo el mundo va a hablar de la fórmula para bajar la inflación, pero ya se viene aplicando reducción del déficit fiscal, contracción monetaria, aumento de la tasa de interés y acumulación de reservas y los Precios Cuidados, y no se estaría notando el resultado, ¿No es hora de aplicar otros métodos? Es hora de probar con otros, sobre todo yendo por el lado de los formadores de precios (sin bajar el poder adquisitivo de los trabajadores y que tienen ingresos fijos)“.

Además, la economista remarcó: “Molinos Río de La Plata, Ledesma, Aduar y Arcor facturaron 18% más en dólares que el año pasado. Entonces la inflación que hay no se dará por la formación de precios que generan estas empresas con poder concentrado. En el mismo periodo el costo laboral es del 16,7% y no aumentó, ese es el porcentaje del costo, entonces no son los salarios, son los costos“.

Hasta el momento, tras la asunción del ministro de Economía, Sergio Massa y la unificación de la Secretaría de Comercio, no se logró desacelerar la remarcación de precios impuesta por las grandes empresas de alimentos y solo se le pidió “compromiso, colaboración y un esfuerzo con cumplir con el abastecimiento“. Al respecto, Razu sostuvo que “no se está atacando a los formadores, que según sus datos trimestrales (que al cotizar en bolsa se publican), marcan que en ocho meses sus facturaciones menos costos en ocho meses fue mayor que en siete años“.

Además de buscar ordenar las variables macroeconómicas, el gobierno procurará relanzar el programa “Precios Cuidados” como una herramienta ordenadora de las góndolas. Con ese fin el secretario de Comercio, Matías Tombolini, mantuvo reuniones con referentes de las principales cadenas alimenticias para acordar una nueva lista a partir de octubre. En esa línea, hace dos semanas se renovó hasta el 30 de septiembre el programa “Cortés Cuidados” que mantiene los precios de siete cortes populares.

De acuerdo con las últimas evaluaciones, el programa Precios Cuidados tiene un abastecimiento apenas superior al 60% y será uno de los puntos a reforzar para mejorar su efectividad. La idea es que haya una especie de trazabilidad de precios ya que se trabaja para que sean publicados los de salida de fábrica, los mayoristas y los de venta al público.

Por otra parte, sobre el gran aumento que hay en el sector de ropa y calzado, Razu señaló: “Hay una evidente toma de ganancias, por todos los periodos que vienen perdiendo. Es un sector protegido y que siempre es ayudado por el Estado en todo lo que es su industria y producción. También tiene que ver con los insumos que aumentan sus precios a partir de la demanda internacional, pero los precios a nivel internacional bajaron, realmente los economistas no pueden explicar y cuando no se explica es por alguien se la está llevando. El Estado debería pedirle que le muestre sus costos, si quieren seguir con ciertas ayudas, y que justifique este aumento que en un año lleva un 109%“.

Analistas privados sostienen que, de acuerdo a la tendencia con la que se inició septiembre, la inflación acumulada de 2022 ya está en valores cercanos al 100%. Según el INDEC, en la comparación de agosto contra el mismo mes de 2021, ya hay dos rubros ubicados en ese nivel de incremento: Prendas de vestir y calzado (109,0%) y Restaurantes y hoteles (97,5%). 

Con respecto al proyecto de Presupuesto 2023, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, aseguró que se mantiene “el compromiso con el pueblo argentino de aumentar la inversión en cuestiones estratégicas” en áreas como la obra pública, la educación, la ciencia y la tecnología, y le pidió a la oposición debatirlo con una “visión constructiva“.

Cabe destacar que el ministro de Economía, Sergio Massa, planteó en su asunción que en materia de orden fiscal se van a “cumplir con la meta del 2,5% de déficit primario del sistema público nacional, establecida por el presupuesto que tuvimos que sacar por DNU tras el rechazo del Congreso“. “Vamos a hacer todas las correcciones necesarias para honrar nuestra palabra empeñada” en el acuerdo suscripto en marzo con el Fondo Monetario Internacional, que establece un 1,9% de déficit público para el 2023“, sostuvo el ministro.

Al respecto Razu enfatizó que “es un Presupuesto bajo la tónica del ajuste, no le pongan otro nombre, mantendrá cifras de crecimientos en los rubros de inversión de ciencia y tecnología, y Obras Públicas. Lo que se prevé para sostener estas actividades, más que la emisión de dinero, es la financiación externa que se recibió de los organismos multilaterales en esta última visita de Massa a EE.UU“.

Por su parte, la Liga de los Gobernadores, con Jorge Capitanich como interlocutor, dio a conocer un escrito al que suscribieron 19 de los 23 jefes provinciales, con un duro mensaje al gobierno y una serie de condicionamientos al jefe de Gabinete, Juan Manzur, en la previa de la presentación del Presupuesto 2023. Exigieron llegar al consenso necesario con las distintas fuerzas políticas que permita federalizar los subsidios de transporte, el tratamiento diferencial en lo subsidios energéticos por zonas, la reducción de la inflación y que evite la injerencia externa en las decisiones del país, en clara referencia al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por último, remarcaron su desacuerdo con la política de reajuste de que lleva adelante Massa y pidieron incentivar la economía del conocimiento y el cumplimiento de la meta fijada del 1,02 % del PIB para el presupuesto de ciencia, tecnología e innovación productiva.

Dólar soja y más fondos ¿Cuáles son los costos?

Dólar soja y más fondos ¿Cuáles son los costos?

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

El ministro de Economía, Sergio Massa, sigue con su agenda en Estados Unidos. Con la meta de llegar en condiciones de aprobar la segunda revisión del FMI, consolidó lazos con el Banco Mundial y mira de cerca la liquidación sojera.

El ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa, sigue con su agenda en Estados Unidos. Con la meta de llegar en condiciones de aprobar la segunda revisión del FMI, consolidó lazos con el Banco Mundial y mira de cerca la liquidación sojera. Esta última, tuvo un impacto fuerte y positivo para las reservas del Banco Central de la República Argentina (BCRA) y a 72 horas de vigencia, el “dólar soja” precipitó un ingreso de divisas por US $1.075 millones y ventas diarias de 500 mil toneladas.

La Cámara de la Industria Aceitera y del Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC) informó, que en los primeros tres días de vigencia del Decreto 576/2022, el complejo sojero ingreso US$1.075 millones, un sobrecumplimiento de la meta de mil millones de dólares establecida por Massa, cuando anunció la puesta en marcha del Programa de Incremento Exportador. En el mismo sentido, se expresó el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Juan José Bahillo, quien aseguró que “el dólar soja superó las expectativas“, motivo por el cual ve superable el ingreso de cinco mil millones de dólares durante septiembre.

En diálogo con Radio Trinchera la economista, docente e investigadora, Clara Razu, señaló: “Cuando asumió Massa se planteó conseguir cinco mil millones de dólares extras para fines de septiembre para acumular en reservas. Para eso necesitó aumentar la liquidación de los dólares de exportación. Anteriormente, Silvina Batakis estableció la medida de liquidar un 70% en plazo fijo liquidado al dólar y un 30% se vendía al mercado libre, como le dicen ellos. Eso no tuvo resultado porque ellos querían que en el tipo de cambio se les pague 200 pesos por dólar“.

En la misma línea la economista subrayó que “antes se les pagaba con el tipo de cambio de dólar oficial, o sea, había que ir de $146 a $200; es un billete. Entonces lo que se hizo es establecer solamente para la soja un tipo de cambio de 200 pesos por dólar. De esa manera los exportadores en vez de recibir 146 reciben 200 por cada dólar que liquidan de exportación, eso implica un ingreso muchísimo mayor para ellos, que además ven licuado lo que pagan de retenciones sólo para la soja“. 

Si bien la medida sirvió para la industria agroalimentaria, no lo hizo para los productores rurales, ya que “ellos quieren el mismo régimen para el trigo y el maíz, lo que es complejo porque eso repercute en la inflación“, subrayó la economista. Sin embargo, los granos de soja están destinados a la industria aceitera que no tiene aumento porque existe el fideicomiso del aceite, logra poner en funcionamiento una alta capacidad ociosa que tenían por la baja liquidación de los granos. Pero el maíz y el trigo tienen repercusión directa en el nivel de precios.

Sin dudas el sector “sojero”, que es un espacio con gran poder, utilizó la necesidad del Estado de conseguir dólares, para ganar la pulseada e implementar este tipo de cambio y obtener mayores beneficios. En este sentido, Razu resaltó que “sabían que las reservas eran bajas entonces ahí presionan. Claramente fue una disputa de poder y el Gobierno sintió la presión“.

Por otro lado, tras una reunión que mantuvieron en Washington el ministro de Economía y el Director Gerente de Operaciones, Axel van Trotsenburg, el Banco Mundial (BM) confirmó que en los próximos seis meses, Argentina recibirá un préstamo de US $900 millones, que se sumarán a otros US$ 1.100 millones que ya aprobó para este 2022.

Durante el encuentro, Massa presentó el programa que implementará el Gobierno para construir reservas internacionales y estabilizar las condiciones macroeconómicas, mientras van Trotsenburg reconoció “la importancia de tales esfuerzos“, según se detalla en un comunicado emitido por la entidad monetaria.

Por el lado de Argentina, además de Massa, estuvieron presentes el viceministro de Economía, Gabriel Rubinstein; el titular del Indec, Marco Lavagna -que tiene un rol como asesor de organismo internacionales-; y la directora de Argentina ante el Banco Mundial, Cecilia Nahón. En tanto, por el BM participaron el Vicepresidente del Banco Mundial, América Latina y el Caribe, Felipe Jaramillo; el director del Banco Mundial para la Argentina, Jordan Schwartz; y Van Trotsenburg (de manera virtual). 

El Banco Mundial destacó que “el Gobierno de Argentina ha indicado que estima desembolsar unos US $500 millones de proyectos financiados por el Banco Mundial durante los próximos cuatro meses“. Los fondos que otorga la entidad demandan una contrapartida de parte del Gobierno, y el desembolso de los mismos son en la medida en la que avanzan los proyectos para los que fueron acordados los préstamos.

Con respecto a los préstamos, Razu destacó: “No se utilizan para pagar deudas sino que son para lanzar programas de desarrollo de infraestructura. Ahora, lo distinto de este préstamo es que el Banco Interamericano de Desarrollo presta 1.200 millones que son dólares de libre disponibilidad, son lo que integrarán las reservas. Los 1.800 restantes junto con los 900 del Banco Mundial están destinados a dichos programas. Es decir, estos últimos no se utilizan para pagar pero si se cuentan como reservas“.

De esta manera, el equipo económico de Argentina estaría en condiciones de aprobar la segunda revisión. “Vamos a aprobar, porque están ajustando fuerte, ya que se ajustaron 128 mil millones de pesos dentro del presupuesto en lo que eran las partidas excedentes y ahora 1300 millones de pesos lo que resultó de las auditorías de Potenciar Trabajo“, concluyó la economista. 

Massa hace pleno

Massa hace pleno

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

Algunas reflexiones respecto del relanzamiento (¿?) del Frente de Todos en la vertiginosa jornada del jueves 28 de julio. ¿Se endereza el barco? Las personas son según su circunstancia y sus acciones, habrá que ver para donde dispara Sergio Tomás.

Mientras se escriben estas líneas (pasadas las 22hs del jueves 28 de julio), el presidente Alberto Fernández ha llevado adelante la primera jugada fuerte de todo su mandato: le acaba de dar la llave de gestión económica a Sergio Tomás Massa, convirtiendo el ministerio de economía en un ministerio que englobará a Economía, Planificación Estratégica y las áreas de Producción Industrial y Agropecuaria, así como el diálogo con los entes multilaterales (FMI).

La expresión lógica es Súper ministro, aunque por el recuerdo de Cavallo en el corto gobierno delarruista, desde el oficialismo se intenta conjurar esa palabra tanto como desde la oposición imponerla. Justo cuando desde las usinas de la alianza opositora estaban instalando la renuncia a lo De La Rúa, esta comparación parece caída del cielo.

La centralización de la economía parece una medida correcta, aunque tal vez tardía. Si tenemos en cuenta que el liberalismo, en su convicción de que la economía se dirige sola, dividió la cartera en dos, se puede concluir fácilmente que concentrarla es una buena idea. Además, tiene mucho de gesto de fuerza en un momento de crisis, de refundación, pero también de último truco.

La apuesta del gobierno es mostrar capacidad de decisión, fortaleza y control del rumbo en el momento de mayor debilidad, pero el gesto se deberá completar con una gestión que muestre resultados. Hasta ahora, la dinámica que ha ganado en todos los intentos de refrescar al gabinete con el cambio de nombres ha sido la falta de dinámica.

Desde que comenzó a circular la posibilidad del desembarco de Massa al frente de un superministerio (circulación que muchos sostienen que puso a rodar el mismo tigrense), la comparación que la acompañó fue la de Fernando Henrique Cardoso en Brasil. El sociólogo brasileño accedió a la presidencia en 1994, luego de haber acompañado a Itamar Franco y logrado ordenar una economía desquiciada e inflacionaria con el Plan Real, que puso al gigante sudamericano en la senda del neoliberalismo (senda que lo llevaría a la crisis conocida como “Caipirinha”).

La comparación parece correcta, porque Massa nunca ocultó su voluntad de poder y su intención de ocupar el sillón de Rivadavia, y si esta es la última oportunidad de un gobierno que no logra enderezar el barco, también puede ser la bala en la recámara de un político que surge como salvador indiscutido e indiscutible llevando a buen puerto al gobierno del Frente de Todos o se hunde irremediablemente con el experimento que pergeñó Cristina Fernández.

Massa asume con la responsabilidad de revertir un período de concentración de la riqueza (según los números de CIFRA-CTA) inédito que comenzó con el gobierno macrista, pero se no se interrumpió con la gestión de Guzmán, bajo el gobierno de Alberto Fernández.

La segunda quincena de agosto (en unos días) se debería convocar el Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil para discutir la adecuación del salario de referencia (un salario social complementario es medio salario mínimo) a la evolución de la inflación, y ahí tendremos una probadita de hacia dónde piensa Sergio Tomás que hay que virar el barco. Esta responsabilidad (única posibilidad de poner al Frente de Todos en carrera para una reelección) se solapa con bajar la inflación, dar señales a los “mercados”, intentar negociar con un sector productor agrícola que se considera desenganchado de los destinos de la Nación, renegociar con un FMI que tiene la otra gran llave de los dólares y puede dar oxígeno así como sacarlo, y continuar (con ese escenario de falta de divisas verdes) con un sendero de crecimiento que puede ser el único legado de los idos Guzmán y Kulfas.

Para describirlo gráficamente: Massa debe avanzar repartiendo pesos, haciendo que esos mismos pesos valgan más o menos lo mismo de una semana a la otra, sacarle dólares a “el campo” (obligándolo a liquidar, aunque no tenga ninguna herramienta para hacerlo) y sonreírle al FMI para que los mercados se queden mosca y no generen una nueva corrida, pero también para que el mismo organismo le crea que el plan es sustentable o, al menos, lo suficientemente delirante para funcionar. Todo esto lo debe concretar mientras intenta que los otros socios del frente electoral (Alberto y Cristina Fernández) sigan hablando entre sí para mantener unido el aparato.

Tal vez sea esperar un milagro, pero el convencimiento del movimiento popular es que, aunque nada de todo esto sea parte de los sueños que intentamos construir, es lo que hay que defender para no perder en 2023, porque eso es condición de posibilidad para darle continuidad histórica a un proceso que tenga apenitas un germen de lo que la Patria necesita para ser justa, libre y soberana.

Gabriel Kudric
Gabriel Kudric

Padre de tres, militante, nacionalista, convencido de que al mundo le damos forma con nuestras manos. Gozosamente absorbido por la música, el cine, la ciencia ficción, los juegos de mesa y lo geek en general.

Reorganizan el Gabinete: ¿se afianza el rumbo?

Reorganizan el Gabinete: ¿se afianza el rumbo?

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

Luego de los cambios producidos a raíz de la salida de Martín Guzmán y los siguientes desórdenes cambiarnos, el Frente De Todos le da una nueva vuelta de tuerca al gabinete.

Tras intensos días de planificación, el Frente de Todos finalmente puso en marcha una reorganización estructural de su gabinete, que tiene como principal actor a Sergio Tomás Massa, quien pasará a ocupar el cargo de “súper ministro” de Economía, la cartera que se aglutinará con las de Desarrollo Productivo, y Agricultura, Ganadería y Pesca.

Quien ocupó hasta este desenlace el cargo de presidente de la Cámara de Diputados, fue elegido para tomar las riendas del nuevo orden político con un altísimo, y casi unánime quórum entre los gobernadores, ministros y dirigentes que conforman al Frente De Todos.

En este contexto, incluso existieron actores que exigieron el anexo del ex intendente de Tigre al poder Ejecutivo Nacional, como fue el Jefe de Gabinete bonaerense, Martín Insaurralde, quien lo pidió para “apuntalar la reconstrucción del Frente De Todos”.

Sin más medidas oficiales que las propias redirecciones de algunes funcionaries, como las transferencia de la ex ministra de Economía, Silvina Batakis, a la dirección del Banco Central; o la de Cecilia Moreau, que ocuparía la presidencia de la Cámara de Diputados, Sergio Massa comenzó su gestión con un “visto bueno” por parte del mercado: este viernes el índice Merval subió el 6,3%, las acciones que cotizan en Wall Street el 5%, los bonos en dólares entre el 7 y el 11%, el riesgo país bajó casi 400 puntos y el dólar blue cayó 12 pesos.

A grandes rasgos, estos movimientos y las declaraciones de respaldo de distintes actores de la coalición de gobierno, pueden leerse como un acuerdo de fuerza interno que inicie a Massa con mayor peso dentro del Frente de Todxs y una imagen externa lo más positiva posible.

En este sentido, los gobernadores Omar Perotti, de Santa Fe; Gustavo Bordet, de Entre Ríos; y Mariano Arcioni, de Chubut, respaldaron mediante sus redes sociales al nuevo Ministro. “Es fundamental que en estos momentos complejos todos sumemos para superar esta situación. Sergio Massa fortalecería la gestión, sumando la experiencia y la capacidad”, expresó Perotti en su cuenta de Twitter.

Respecto a la reorganización del Frente de Todos y a la respuesta de los mercados, el economista de Motor Económico, Héctor Sosa, compartió su análisis en diálogo con Revista Trinchera: “Los cambios que se produjeron en los últimos días son más profundos que en términos económicos: responden a una cuestión estructural de gestión, en tanto fueron acordados por los tres principales pilares del Frente De Todos, es decir, Alberto Fernández, Cristina Fernández y Sergio Massa”, apuntó.

“Los medios están sobredimensionando el poder que va a tener Massa. Si uno se fija en gobiernos anteriores, lo que ahora son ministerios fueron secretarías. Así sucedió con Néstor, Alfonsín, e incluso en la primera etapa de Macri. Algunas se convirtieron en ministerios para darles un peso de importancia, pero en realidad Massa se va a hacer cargo de lo que siempre fue el Ministerio de Economía”, explicó el analista de Motor Económico.

Para Sosa, estos cambios no consisten en concentrar poder en una persona. “Si miramos las áreas que controlan las fugas de capitales, contrabando y evasión, como ARBA, AFIP o Gendarmería, siguen al mando de dirigentes más cercanos a la vicepresidente”, consideró.

“Lo que se está haciendo es una reestructuración del poder dentro del frente, que cuenta con una anomalía como es el apoyo de todos los gobernadores e intendentes afines al gobierno. Y lo más importante es que en este camino hacia las elecciones de 2023 los principales espacios del frente están en la conducción real del gobierno. Hoy ya nadie puede estar mandando cartas para decir qué está bien y qué está mal, Acá hay un acuerdo político que logró estos cambios”, sostuvo el economista.

En relación a los cambios reales que podría acercar la figura de Massa como ministro, Sosa reiteró que no tiene que ver con la mera designación del ex intendente de Tigre: “Si hay unidad política, y unidad conceptual en lo que se va a hacer económicamente este año, podemos estar hablando de otra cosa”. Para el analista, los ejes van a seguir siendo los mismos, pero se puede avanzar en un emprolijamiento del aspecto fiscal, reforzando ademas el apoyo a los sectores mas vulnerables, y “consolidando, por ejemplo, el bloque de los BRICS al que Alberto Fernández pidió sumarse y que, según me informaron de Cancillería, se consolidaría el año que viene”.

Corrida cambiaria, devaluación y dólar blue: Una nueva película de terror en las salas del país

Corrida cambiaria, devaluación y dólar blue: Una nueva película de terror en las salas del país

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

¿Por dónde comenzar a explicar lo que está sucediendo en las últimas semanas con la economía argentina? La situación ya era compleja desde antes de la salida de Guzmán, y con la llegada al ministerio de Silvina Batakis, la cosa tampoco parece estar mejorando. Escuchamos hablar mucho durante los últimos días acerca de una corrida cambiaria, de presiones devaluatorias, de manipulación mediante el valor del dólar blue. Proponemos parar la pelota para analizar e intentar entender los motivos de estas semanas turbulentas.

Para comenzar podemos detenernos a reflexionar sobre por qué ocurre una corrida cambiaria y que implicancias tiene sobre la macroeconomía. Podemos decir entonces a grueso modo, que una corrida cambiaria se da cuando se produce un desprecio de la moneda local, al tiempo que aumenta el nivel de cotización de una divisa extranjera, en este caso el dólar. Entonces los inversionistas buscan comprar dólares que serán pagados con moneda local es decir con pesos.

Si bien es difícil atribuir esta situación a una sola causa, sino que por el contrario hablamos de un fenómeno multicausal, en donde las expectativas acerca de lo que se cree que ocurrirá toma una peso trascendental, hablamos de que una corrida cambiaria puede ocurrir cuando: se producen desequilibrios macroeconómicos, o un déficit en la balanza de pagos, cuando se acumula una alta inflación a nivel local, o cuando el déficit fiscal es financiado mediante la emisión monetaria. Cartón llenó para la Argentina.

Sumemos a todo esto el agravante de la escasez de dólares que viene atravesando una economía bimonetaria como la argentina, en este contexto si el Banco Central decide intervenir para mantener el valor del peso, lo hace utilizando reservas en dólares, es decir vendiendo dólares al mercado, bajo el viejo axioma del capitalismo de fijar los precios de los bienes mediante la relación entre la oferta y la demanda. Entonces si aumenta la oferta de dólares, es decir la cantidad de dólares que están a disposición de los inversionistas para la compra, bajará la demanda, pero si esta venta perdura en el tiempo, y los mercados detectan que las reservas se van agotando, estos intentarán desprenderse de la moneda local antes de que la misma pierda más valor.

Durante 2018, el crédito de más de 50 mil millones de dólares que el FMI le otorgó al gobierno del por entonces presidente Mauricio Macri, teóricamente estaba destinado a acumular reservas y de ese modo poder hacer frente a la amenaza de corridas bancarias, o presiones devaluatorias por contar con los dólares necesarios que respalden y sustenten el tipo de cambio. Nada de eso pasó. A principios de mayo de 2018 la cotización del dólar era de $22 pesos. Un años después, en mayo de 2019, el FMI ya le había desembolsado a la Argentina más de 40 mil millones de dólares, se habían colocado un monto similar en bonos de deuda, pero un dólar equivalía a $45 pesos, y se estimaba que ya se habían fugado del país 45 mil millones de dólares.

A la delicadísima situación que dejó Mauricio Macri, se le sumó una pandemia, y luego una guerra. Este combo explosivo del cual venimos hablando a lo largo de estas columnas es lo que está haciendo que la situación actual sea tan inestable. El contexto mundial no ayuda para nada a una economía golpeada y tan necesitada de dólares.

A todo esto le sumamos el hecho de que tanto la Reserva Federal de los Estados Unidos como el Banco Central Europeo han decidido aumentar las tasas de interés, lo que provoca que un mayor número de inversionistas, y un mayor volumen de capital se vuelque a una moneda más segura, o con más garantías como puede ser el dólar.

Volviendo a la máxima capitalista en donde la mano invisible del mercado regula los precios en función de la oferta y la demanda de un bien, en el caso de los dólares en argentina, podemos decir que se cumplen todas las premisas para que su precio aumente. Hablamos de una oferta escasa para un bien sumamente demandado, como consecuencia, aumenta su precio. Si bien el Estado argentino pone a disposición de la industria, y de los sectores productivos, la venta de dólares a un precio oficial, que se encuentra por debajo de la cotización del dólar paralelo, estos no alcanzan para cubrir la totalidad de la demanda, por lo que el mismo aumenta.

Si bien es cierto que los volúmenes de divisas que se manejan en el mercado paralelo no deberían ser parámetro, puesto que los bienes que cotidianamente consumimos están cotizados o sujetos al valor de un dólar oficial, desde los medios hegemónicos, se está utilizando esta cotización del dólar paralelo para contribuir a la situación de desconfianza y descreimiento, no solo del peso como moneda nacional, sino también de un gobierno y de su forma de gestionar una situación de crisis.

Otro de los sectores que en las últimas semanas ha presionado fuertemente con la idea de una devaluación es el sector agropecuario junto a algunos sectores empresarios, que son quienes en la práctica se disputan los pocos dólares que se encuentran disponibles. Es que más allá de que el gobierno en sus dos últimos años haya tenido superávit, y de que se haya podido renegociar la deuda externa tanto con acreedores privados como con el FMI, la realidad es que logró acumular dólares en las reservas internacionales. Además se empezaron a aplicar desde el Banco Central medidas restrictivas a la salida de divisas,  primero con la venta de dólares a ahorristas minoristas, y luego con el acceso de dólares a las corporaciones empresarias y las limitaciones a la venta de divisas para importaciones.

Es en este contexto que la ausencia de dólares comienza a sentirse en la economía real, y por eso el sector del campo pide a gritos una devaluación casi como condición para liquidar los más de 20 mil millones de dólares que se estima se encuentran en silobolsas. Es que una posible devaluación haría saltar más aún el tipo de cambio, haciendo que cuando se liquiden las cosechas se obtengan más pesos para pagar gran parte de los insumos para la producción, insumos que se pagan en pesos. Esto posibilita entonces que una eventual devaluación haga crecer las ganancias del sector.

Estamos hablando como dijimos, de una situación de una particularidad pocas veces vista, en donde el margen de acción del gobierno se ve fuertemente limitado tanto desde lo económico como desde lo político, ya que se sabe que una devaluación en los términos que la están planteando, dinamitaría el poder adquisitivo del grueso de la población, y sería darse un tiro en el pie. Es en este contexto que Silvina Batakis viajó a los Estados Unidos a encontrarse con la directora del FMI, Kristalina Georgieva, y otros funcionarios de peso para tratar el problema de conjunto.

Según la directora del FMI en la reunión que mantuvo con Batakis coincidieron en la importancia de la implementación decisiva de un programa para abordar los desafíos económicos y sociales de la Argentina. Al menos en las declaraciones sus definiciones tuvieron sabor a poco y habrá que ver qué posibilidades se abren para el país y cómo continuará influyendo el contexto internacional sobre la actual situación nacional.

Lo cierto es que para salir del pozo se va a necesitar de perspicacia y audacia, de ser políticamente capaz de adoptar medidas que beneficien al grueso de la población, y que sirvan para lograr un crecimiento sólido, sostenido y con redistribución. Para esto, habrá que tener los pantalones bien puestos, y hacerle frente a quien corresponda, porque en esta lucha y en la disputa por construir una Argentina grande, libre, justa y soberana con algún enemigo hay que pelearse, algún interés hay que tocar y alguna medida hay que firmar.

Nacho Albanesi
Nacho Albanesi

Colaborador de Revista Trinchera y columnista de la sección Economía en el programa 526 al Fondo.
Instagram: @nacho.albanesi | Twitter: @nch_albanesi

Entró en vigencia la prohibición de contrataciones en el sector público

Entró en vigencia la prohibición de contrataciones en el sector público

TIEMPO DE LECTURA: 2 min.

El documento fue firmado por el presidente de la Nación, Alberto Fernandez, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y la ministra de Economía, Silvina Batakis.

El Gobierno Nacional publicó este viernes en el boletín oficial, el decreto 426/2022 que congela las contrataciones en entidades y jurisdicciones del Estado, con excepciones en los sectores de Ciencia y Tecnología, el cuerpo diplomático, guardaparques y Sistema Nacional de Manejo del Fuego, profesionales de hospitales, personal penitenciario, Fuerzas Armadas y de Seguridad, entre otras.

Lo argumentado en el documento señala que “resulta adecuado adoptar diversas medidas con miras a garantizar un ejercicio eficiente y responsable del presupuesto nacional, en lo que hace a la contratación de personal“. El mismo lleva la firma del presidente de la Nación, Alberto Fernandez; el jefe de Gabinete, Juan Manzur; y la ministra de Economía, Silvina Batakis.

El decreto explicita que dentro del sector público “no podrán efectuar designaciones ni contrataciones de personal de cualquier naturaleza; como designaciones a término en planta transitoria, contrataciones por tiempo determinado para prestar servicios de carácter transitorio o estacional, y contrataciones por tiempo indeterminado, a plazo fijo, a tiempo parcial y trabajo eventual“.

Otras modalidades de empleo que quedan restringidas son “las contrataciones para la prestación de servicios profesionales autónomos, las designaciones transitorias en cargos simples de planta permanente y las contrataciones de personal con o sin relación de dependencia”.

La medida regirá hasta el 31 de diciembre de 2023, lo que aseguraría que la gestión de Alberto Fernández finalizaría su mandato con este decreto en vigencia. Según datos relevados por la Dirección de presupuesto y Evaluación de Gastos en Personal del Ministerio de Economía, de mayo de 2018 al mismo mes del año corriente, la gestión pública aumentó un 5,8%, y no crecería mucho en lo que resta de gestión.

Sin embargo, se estima que aumentará un porcentaje minúsculo, ya que, el documento aclara que “no deben ir en desmedro de la posibilidad de realizar designaciones y contrataciones de personal cuando se cumplan las condiciones de criticidad o necesidad estratégica para el funcionamiento de áreas esenciales”.

Además, se asegura que “no estarán alcanzadas por las disposiciones del presente decreto las tramitaciones de designaciones y contrataciones de personal que se hubieren iniciado con anterioridad al 11 de Julio de 2022 y aún no estuvieran concluidas”.

Batakis anunció sus primeras medidas

Batakis anunció sus primeras medidas

TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

La consigna es “buscar el equilibrio fiscal”, mediante un ajuste en el presupuesto a la caja real de los organismos.

La ministra de Economía, Silvina Batakis, brindó su primera conferencia de prensa oficial en el Palacio de Hacienda durante la mañana del lunes, donde dio a conocer las primeras medidas oficiales con las que avanzará su gestión.

Desde las 9, Batakis fue acompañada por los ministros Daniel Scioli (Desarrollo Productivo), Julián Domínguez (Agricultura), Matías Lammens (Turismo), Miguel Pesce (Banco Central), Mercedes Marcó del Pont (AFIP). 

La principal consigna volcada por la Ministra es la de “buscar el equilibrio fiscal”, mediante un ajuste en el presupuesto a la caja real de los organismos, una modificación de la ley de administración financiera, y el congelamiento del ingreso del personal para toda la administración pública nacional.

“Necesitamos darle orden y equilibrio a las finanzas públicas. Las medidas tienen que ver con garantizar el equilibrio fiscal” explicó la flamante Ministra en sentido a la consigna planteada, y aseguró que “no se va a gastar mas de lo que se tiene”, por lo que las proyecciones de presupuesto se harán “de acuerdo a la caja real”.

En cuanto al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, un pilar importantísimo dentro de la cartera económica, Batakis confirmó que se mantiene todo lo acordado previamente por su antecesor, Martín Guzmán, y que ya abrió el diálogo con la titular de la entidad prestamista, Kristalina Georgieva.

En este sentido, Batakis recordó que el endeudamiento fue debido a una manera especuladora de llevar la gestión económica por parte del gobierno de Mauricio Macri, y que por lo mismo se creará “un comité asesor de deuda que haga recomendaciones sobre deuda soberana en pesos”.

“Este acuerdo es consecuencia de una llegada del FMI a la Argentina en un momento de máxima especulación. Se emitieron 100.000 millones de dólares (de deuda) y se emitió deuda a 10 años”, desarrolló la Ministra.

Algunos economista de Juntos Por el Cambio plantearon durante la conferencia inquietudes sobre la sostenibilidad de la deuda en pesos, a lo que la titular del Palacio de la Hacienda respondió que “de ninguna manera está en duda que no podamos cumplir nuestras obligaciones en pesos”, y tildó la maniobra de instalar esos rumores como “una malicia muy fuerte en contra de un gobierno que fue elegido por el voto popular”.

“Tengamos en cuenta que hubo un gobierno que defaulteó su deuda en pesos. No estamos dispuestos a hacer eso, y tenemos mecanismos para que eso no suceda”, sentenció Batakis en torno al tema.

Silvina Batakis realizó su primera conferencia de prensa luego de una semana que constó de una agenda casi prendida fuego: después de la salida de Guzmán, se disparó el dolar ilegal producto de la ya tradicional especulación financiera, y también el riesgo país. 

La repentina renuncia de Martín Guzmán fue reconocida como irresponsable por distintas voces del gobierno, en tanto no se comunicó con antelación, ni existía un plan para suplir dicha ausencia. 

Esto puede explicar en gran parte la rápida reorganización del poder y la comunicación entre el presidente de la Nación, Alberto Fernández, y la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, quienes, según es conocido públicamente, no tenían intercambios desde principios de año. A esta mesa se sumó el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, que había sido un eje clave en el nuevo funcionamiento.

Silvina Batakis: sus primeras definiciones

Silvina Batakis: sus primeras definiciones

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

Cualquiera que nos esté leyendo, seguramente si recuerda su primer día en algún trabajo nuevo, seguro recuerde el entusiasmo, las ganas de emprender algo nuevo, de desafiarse a uno mismo, y también seguro los miedos, la incertidumbres, la ansiedad por aprender lo desconocido, el temor a equivocarse. Personalmente creo que lo que Silvina Batakis vivió en el día de ayer, difícilmente un ser humano promedio lo viva en su vida aunque tenga más de cien trabajos. Es todo eso y más, porque el cargo de ministro de economía de la argentina, debe estar entre uno de los trabajos más exigentes del mundo.

Después de la renuncia de Martín Guzmán el sábado por la tarde, se empezó a instalar un panorama oscuro y catastrófico, se empezó a instalar esa sensación de que todo está por estallar, de que nadie va a poder controlar la situación, de que el dólar va a salir volando, que van a bloquear todas las importaciones y que hasta podría llegar a haber escasez de determinados productos. El establishment a  full, metiendo presión para ver si se podía acomodar alguna figurita conocida, o un poco más cercana ideológicamente a ellos, en el medio de una situación de confusión y hasta un tanto inesperada para el gobierno.

Los motivos de la salida de Guzmán creo que se explican solos con lo que fue su decisión, de hacer pública su renuncia por medio de las redes sociales justo en el preciso momento en que Cristina realizaba su exposición en el acto en Ensenada, junto a Mario Secco y Juan José Mussi por los 60 años de la muerte de Perón. Acto en el que además estaban presentes desde Axel Kicilliof, Máximo Kirchner, hasta Hebe de Bonafini, digamos la línea más cristinista, no tan albertista.

Ahora bien, volvamos a Batakis, en un primer día de trabajo donde el dólar paralelo llegó a los $274 y el Banco Central tuvo que salir a vender 100 millones de dólares para frenar la suba de la divisa verde, la nueva ministra se reunió con los personajes de mayor peso del gobierno: llamada de Cristina, reunión con Alberto y Guzmán, con Massa y con Cafiero, y para cerrar, visita a Gustavo Silvestre a C5N para dar algunos indicios de por dónde irá su gestión y cuáles son los mayores desafíos que tiene por delante.

En casi 40 minutos de entrevista, Silvina Batakis dio un panorama general de la situación que atraviesa el país. Allí hizo mención al nivel de inflación que se ha generado en el último año a nivel mundial, producto de la situación que están atravesando Rusia y Ucrania pero que afecta al mundo entero y en particular a la Argentina por la situación que ya se vivía con un 57% de inflación en 2019 un 42% en 2020, un 52% en 2021 y un 24% de inflación acumulado de enero a mayo de este año. Sobre este punto remarcó que la inflación es un mal que carcome la vida de los argentinos y que es algo que no le permite planificar ni a las personas, ni a las empresas ni al Estado, y aseguró que va a dar la batalla por reducir la inflación atacando varios puntos en simultáneo y buscando llegar al famoso el equilibrio fiscal.

Sobre los puntos en los que deberá trabajar remarcó que los acuerdos de precios son importantes, pero que a su vez deben complementarse con programas que permitan lograr un equilibrio y que de alguna manera ayuden a planificar la oferta y la demanda de dólares que se necesitan. Por otra parte también habló sobre la necesidad de salir de la pérdida de poder adquisitivo que están atravesando los trabajadores, para lo que será necesario subir tasas de interés y aplicar otros instrumentos de control de la economía que permitan cerrar los números pero con la gente adentro.

En cuanto a la consulta por la “feliz bienvenida” que le dieron los mercados, Batakis mencionó que estas situaciones suelen suceder cuando hay cambios de ministros de economía por la desconfianza que se genera, a eso se le suma que en el día de ayer por ser día de la independencia de Estados Unidos, no hubo operaciones bursátiles en aquel país, lo que hace que no se tenga referencia de la percepción de la situación en el exterior, y de algún modo se pierda la brújula en términos de mercado. Sin embargo explicó que lo que se iba a hacer es monitorear el mercado cambiario hora por hora, y salir a intervenir fuertemente en caso de que se necesite frenar una corrida o un golpe especulativo.

Respecto a las medidas implementadas por el Banco Central días atrás, la nueva ministra mencionó que los dólares que estén disponibles serán puestos a disposición del crecimiento del país, aunque reconoció que el Estado debe ser asertivo para poder planificar, incluso junto a los empresarios a dónde es necesario destinar esos fondos. Incluso habló de la necesidad de entablar un ida y vuelta fluido con el sector empresarial para tratar de manejar las tensiones que puedan ocurrir cuando se intentan administrar bienes que son escasos y demandados al mismo tiempo que es lo que sucede básicamente hoy con el tema del dólar.

Sobre el tema energético aseguró que se va a mantener el esquema de segmentación de tarifas anunciado por el ex ministro Guzmán, y habló de la oportunidad que tiene el país para comenzar a exportar determinados tipo de energía como el hidrógeno, el litio o el gas de vaca muerta, para lo que es necesaria la construcción del Gasoducto Néstor Kirchner. También se refirió al tema de los cuellos de botella que existen actualmente en cuanto al suministro de determinado tipo de energía en el país, y en este sentido llevó calma a algunos sectores al adelantar que esto estaría solucionado en menos de un mes.

En tanto a las paritarias se refiere, Batakis aclaró que para ella el motor de crecimiento de la economía debe ser el consumo, y que el mismo consumo es el que genera mayores puestos de trabajo. Para lograr esto se debe contar con una mayor redistribución del ingreso, que permita negociar mejores salarios.

Al ser consultada por el periodista Juan Amorín sobre su postura en relación al ingreso universal, la nueva ministra mencionó que incluso en países más desarrollados y con mayores ingresos que el nuestro esto es algo que aún no se ha podido resolver, pero que sin embargo se debe seguir discutiendo, y recalcó que el FMI no sería un impedimento para avanzar en una medida de este tipo, aunque con ellos habrá que revisar las metas fijadas para lograr un trabajo coordinado.

También se expresó sobre el proyecto de ley a las ganancias inesperadas, producto de la guerra, manifestando su apoyo a esta medida ya que considera que es necesaria para apuntar hacia una redistribución del ingreso que sea más justa y equitativa. Finalmente recalcó que en la Argentina hoy por hoy se están creando puestos de trabajo, y  aunque los salarios no llenen las expectativas de los trabajadores, se genera empleo todos los días producto del crecimiento económico que a la vez demanda dólares para seguir creciendo.

Batakis quien contó con un gran respaldo de los gobernadores peronistas, habló de reforzar el trabajo que se viene haciendo en las provincias para potenciar el trabajo de los gobernadores y así poder impulsar un cambio en la matriz productiva que permita hacerla más compleja, más diversa y más amplia, esto es en palabras de la ministra, exportar trabajo argentino, y valorizar al peso como divisa de cambio.

Desde acá desearle el mayor de los éxitos en esta etapa, ya que sin duda su éxito seguramente se traduzca en un bienestar para el pueblo argentino que a esta altura lo está necesitando, y mucho.

Nacho Albanesi
Nacho Albanesi

Colaborador de Revista Trinchera y columnista de la sección Economía en el programa 526 al Fondo.
Instagram: @nacho.albanesi | Twitter: @nch_albanesi

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!