TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

El gobierno Nacional se encuentra entre la espada y la pared desde comienzos de su gestión. Este año, el sector del agro apretó el acelerador a sabiendas de que cada vez que quiera aumentar sus ingresos, solo necesita amenazar con no liquidar.

El Dólar Soja, implementado en una de las primeras medidas del ministro de Economía, Sergio Massa, llegó como solución ante la negativa de los sectores productores/exportadores de esta oleaginosa de liquidar su cosecha a la espera de una mejor rentabilidad luego de que los precios de los alimentos se incrementaran a nivel mundial producto del conflicto entre OTAN y Rusia.

Esta decisión cargada de especulación frenó el flujo de ingresos mensuales en dólares que el gobierno estimaba que ingresarían y provocó un desequilibrio en la balanza comercial, que derivó en la falta la moneda extranjera. La falta de ingreso de dólares sumado a una sobre demanda de dólares en el mercado ilegal, elevó el tipo de cambio y provocó una suba de precios y una corrida cambiaria.

Para frenar la corrida y normalizar las expectativas desde el oficialismo se analizó que era necesario cortarla de raíz. Para revertir la situación en ese momento se ofreció un tipo de cambio a 200 pesos por dólar para la liquidación de soja y -momentáneamente- se resolvió el problema.

A partir de esta medida, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) pudo comprar 3.600 millones de dólares y la situación se controló. Sin embargo, a los grandes productores le dio la pauta de que especulando (medidas que perjudican al pueblo en general) podían negociar distintas pretensiones con el Gobierno Nacional. Ante una nueva especulación del sector, el oficialismo volverá a ceder ante el capricho de quienes reciben mayores ingresos reciben en el país e implementará una segunda versión del “Dólar Soja”, ahora en un piso estimado de 230 pesos por dólar.

Si cada vez que un sector que reclame va a obtener un tipo de cambio especial, estamos en el horno; porque mañana van a pedir un nuevo tipo de cambio a 250 pesos, porque si no no te liquidan, y así funciona el dólar ‘te amenazo’“, señaló Revista Trinchera la economista, investigadora y docente universitaria, Clara Razu.

Es una manera de recuperar reservas que se perdieron cuando frenó el Dólar Soja anterior e ingresarían 4 mil millones de dólares al Banco Central“, explicó la economista sobre esta medida, que tiene su trasfondo lógico, a pesar de someterse nuevamente a los intereses de un sector concentrador de riquezas. El Banco Central perdió mil millones de dólares de los 8.500 millones que obtuvo en septiembre y la medida que había sido propuesta como extraordinaria, volverá a aplicarse para recuperar esa pérdidas.

Según Razu, la vuelta de tuerca puede darse en contemplación de otras alterativas: “Me parece que tienen que poner un freno a la salida y esto viene por el Banco Central en cuanto a la compra de dólares baratos para pagar deuda anterior, que sigue existiendo, y no tanto con tipo de cambio diferencial“.

El tema es cerrar la compuerta de salida, en lugar de crear este tipo de cambio. Por otro lado, me parece que si se ponen incentivos hay que exigir algo a cambio, que deberían ser las retenciones, porque si no nunca vamos a frenar el aumento de los precios“, sentenció la economista.

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!