TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

Con el objetivo de combatir la inflación, el presidente de la Nación apuesta por un bono de fin de año. Por su parte la vicepresidenta y un sector del sindicalismo se inclinan por una suma fija que permita recomponer el poder adquisitivo de les trabajadores, más allá de las paritarias acordadas en los últimos meses.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, manifestó su postura y apuesta por un bono de fin de año. En paralelo, la vicepresidenta y un sector del sindicalismo se inclinan por una suma fija que permita recomponer el poder adquisitivo y contraponerse a la creciente inflación, más allá de las paritarias acordadas en los últimos meses.

Por el momento, están en debate tres alternativas: un bono, un monto igual para todos pero que se pagaría por única vez; un monto fijo, que se incorporaría al salario más allá de los acuerdos paritarios; o mantener el esquema de aumentos en paritarias. Cabe destacar, que ninguna de estas tres alternativas son excluyentes entre sí, ya que en caso de otorgar un aumento con una suma fija eso no invalida las negociaciones paritarias. 

Los gremios de la Confederación General del Trabajo (CGT) agrupados en el Frente Sindical por el Modelo Nacional (Camioneros, SMATA y otros), la CTA de los Trabajadores y la Corriente Federal de Trabajadores (Bancarios, Gráficos, Judiciales y otros), se manifestaron en conferencia de prensa e insistieron en el pedido de una suma fija como complemento de las negociaciones sectoriales.

Otras de las característica de la suma fija es que sería un monto igual para todes y eso generaría un impacto en dos niveles: por un lado beneficiar a las personas de menores ingresos en cada uno de los convenios; y por otro beneficia a los sindicatos más débiles, que no tienen tanto poder de fuego en sus negociaciones paritarias.

Por su parte, la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández, señaló en el acto organizado por la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) que “estamos diciendo que es necesario una suma fija que vuelva a darle capacidad al salario de los trabajadores y que esto no va en detrimento de las paritarias“, a lo cual agregó: “¡Por favor! ¿Cómo vamos a ir en detrimento de las paritarias justamente nosotros que fuimos, como lo señaló Abel (Furlán), los que volvimos a introducir la cuestión paritaria en la cuestión económica?“. 

El titular de la CTA de los Trabajadores y diputado por el Frente de Todes, Hugo Yasky, y en referencia a “los gordos” que avalan la postura del presidente, remarco: “El Presidente en tándem con un sector de la CGT obturan la suma fija“, señaló. “Nosotros hace seis meses venimos reclamando una suma fija y no lo hacemos por un capricho, gente que tiene trabajo estable está por debajo de la línea de pobreza“, enfatizó. 

Ante el debate abierto al interior del gobierno, el Centro de Estudios de Economía Política Argentina (CEPA) publicó un informe donde calculó que un monto de $25 mil podría mejorar el salario real en un 16,7%. “Se lograría superar en 7,1% el poder adquisitivo que dejó Mauricio Macri en 2019. Si el monto se elevará a $46.500 se podría mejorar el salario real en un 31,1% y se equipararía el poder adquisitivo con los niveles de 2015. En los primeros meses de 2020“, revela el documento.

En este sentido, desde el centro de estudios señalaron que si la suma fuese de $46.500, se podría mejorar el salario un 31,1%. Además, el CEPA resaltó que en el momento que Alberto Fernández aplicó una suma fija por decreto, de cuatro mil pesos, el poder de compra dio un salto del 7% en promedio.

En diálogo con Radio Trinchera, la contadora pública y economista del CEPA, Luciana Bilbao, destacó: “Largamos el dossier hace un mes, pero hace unas semanas empezamos con la campaña que se llama “Porque te sirve la Suma Fija”. Planteamos que la suma fija debe implementarse a partir de dos argumentos: el primero es que hoy el mercado de trabajo tiene una brecha en la que el salario promedio del trabajador se encuentra diferenciado de lo que es la mediana del salario del obrero, quiere decir que hay laburantes que están bien y tuvieron paritarias, pero son cada vez más los que se encuentran bajo la mitad“.

El segundo argumento esgrimido por Bilbao es que “esta política de suma fija se implementó en 2020 y eso tuvo como impacto una recuperación inmediata de 9% real si uno compara enero, febrero y marzo, respecto a diciembre de 2019”. Frente a los comentarios de algunos sindicalistas de que esto distorsiona la paritaria, la economista sostuvo que “esto funcionó y se recuperó el poder adquisitivo real y no afectó la dinámica de la paritaria“.

En paralelo, el titular del CEPA, Hernán Letcher, explicó que en aquel momento “se mantuvo solo tres meses y después se lo comió la pandemia, pero fue el único momento donde los salarios no corrían por detrás de la inflación. Se tomaban el ascensor, digamos“. “El bono es por única vez, mientras que la suma fija se incorpora al salario. La ventaja es que permite que los salarios más bajos reduzcan la brecha con los más altos“, sostuvo.

Por otra parte, el triunviro de la CGT, Pablo Moyano afirmó tras una reunión con la ministra de Trabajo, Kelly Olmos, que “el bono o suma fija debería ser para fin de año” y exceptuarse de Ganancias. Además resaltó: “Hemos reiterado un pedido que llevamos adelante desde hace tiempo que es un bono o suma fija de forma urgente para aquellas organizaciones gremiales que no pueden llegar a cubrir la canasta básica”.

Según el documento del CEPA, las grandes empresas no tendrían mayores dificultades para afrontar el pago de una suma fija “considerando que las ganancias de 2022 han sido significativas”. De hecho, algunas de las empresas más importantes tuvieron márgenes de ganancia altísimos este año, en comparación con 2021.

En el listado de compañías con mejores margen de ganancias aparecen desde alimenticias como Arcor, hasta Tecpetrol, la subsidiaria de Techint que en la primera mitad de 2022 registró un 44,5 % de aumento en sus ganancias en dólares, en comparación con el mismo período de 2021.

Con respecto a las rentabilidades de las empresas y como viene siendo la productividad del mercado, Bilbao remarcó que “estas registra incrementos extraordinarios, por ejemplo: en el primer semestre del 2022 ya tenían facturados alrededor del 75% de lo que facturaron en 2021, solo en ese semestre. Si analizamos la productividad hoy se tiene una suba de 25 puntos, esto demuestra que hay una mejora de la producción pero no demuestra una mejora del salario, evidencia que hay una crecimiento económico pero no se ve reflejado en los sueldos, este crecimiento se está yendo para un sector“.

Diversos sectores sostienen que la suma fija es una política fundamental y que buscan que salga en el corto plazo. Además, más allá de las declaraciones del presidente de la Nación o del Ministerio de Economía no dan, al momento, por cerrada la discusión. “No tenemos aún una definición al respecto”, afirman desde el entorno de Sergio Massa, que se sumó a la comitiva del Presidente en su parada en Bali, donde se realizó la cumbre de líderes del G20.

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!