Plaini: “Lo más importante es que se terminó ganando por un muy buen margen y en primera vuelta”

Plaini: “Lo más importante es que se terminó ganando por un muy buen margen y en primera vuelta”

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

Dialogamos con el Secretario General de Canillitas y Senador electo de la Provincia de Buenos Aires, Omar Plaini, con quien analizamos el resultado de las elecciones y las posibles políticas públicas para mejorar la situación de les trabajadores.


¿Cual crees que fue el rol del sindicalismo en la construcción del Frente de Todos?

Fuimos parte sustancial, sobre todo son las luchas que dimos todos los gremios que anidamos allí (alrededor de 70/80 regionales de CGT), dentro de ese frente está también la Corriente Federal, y dimos una lucha durante cuatro años contra las políticas de ajuste; contra la represión del gobierno actual; contra las decenas de miles de puestos de trabajo que se perdieron; contra el aumento de la pobreza y los tarifazos; reclamando por los jubilados, por las PyMEs y por las economías regionales.

Creo que el sector sindical fue uno de los que horadó esas piedras del gobierno de Cambiemos que después nos permitió ser protagonistas cuando se conformó la Comisión de Acción Política del PJ, donde varios de los hombres nuestros -incluido quien les habla- estuvimos en ese camino, muy fuerte, para generar la unidad. Inclusive en la recomposición de la relación entre Cristina Fernández de Kirchner y Hugo Moyano.

Hubo un largo camino del frente en esa construcción y eso ahora, con la representación de alguno de nosotros en el plano nacional o en listas provinciales, convencidos que fuimos, primero, grandes articuladores de esta gran unidad que se ha dado en el marco del campo nacional y popular con eje en el peronismo, y también de haber confrontado pese a la persecución, las intervenciones, los procesamientos y las multas que nos infringió el actual gobierno nacional.

¿Cuál crees que será la tarea de les legisladores obreres a la hora de la construcción legislativa en el marco de un gobierno de reconstrucción nacional?

Seguramente será como hicimos siempre: vamos a acompañar las políticas públicas que manden desde el Ejecutio y también las leyes propias que seguramente cada uno de nosotros va a presentar, siempre en el sentido de la defensa de la producción y del trabajo. Este círculo virtuoso que siempre elogiamos y que ha sido la base de sustentación del peronismo que es la producción, el empleo, el salario y el consumo.

Hacia allí irá direccionada nuestra legislación y allí ira direccionado nuestro accionar, ese es el rol que nosotros vamos a cumplir además de otras cuestiones que son más propias del sindicalismo que seguramente resolveremos de aquí para adelante.

Fuiste candidato del Frente de Todos aquí en la ciudad de La Plata donde hubo un vuelco en el resultado en relación a las PASO ¿Cómo analizás lo que pasó?

Ocurrió en La Plata, ocurrió en Mar del Plata, ocurrió en Tres de Febrero, ocurrió en Lanús, ocurrió en Bahía Blanca. Hicimos una gran elección en las PASO con 5 listas, con 10 puntos de ventaja sobre el candidato local y después eso se transformó 8 puntos de diferencia hacia abajo, o un poco más, todavía faltan contar algunas urnas más, pero esa es la tendencia.

Un vuelco muy grande a partir del accionar que tomó el presidente Macri y La Plata es una ciudad que se ha caracterizado siempre incluso por su corte de boleta. Si se fijan en las distintas categorías no son los mismos resultados ni las mismas diferencias a Presidente, a Gobernador, a Senadores y a Intendenta. En ésta última es donde más la sufrimos -evidentemente-, es donde más grande ha sido ese corte.

Utilizaron una estrategia (desde Cambiemos) que les funcionó. Uno puede hacer un montón de análisis de porqué razones pasó. En general hubo una tendencia, después están las particularidades de cada municipio. Claramente a ellos les funcionó ese mecanismo y también es bueno decirlo. La alianza Cambiemos recuperó 2.359.000 votos con respecto a las PASO. Nosotros sumamos 250 mil.

Si lo mirás a nivel nacional en las PASO estábamos en una diferencia entre 16 y 18 puntos, y terminamos con poco más de 8 puntos de diferencia; y en la provincia lo mismo, de 18-19 puntos pasamos a 14. Aunque en provincia fue muy contundente pero tiene que ver con esa acertada campaña de Juntos Por el Cambio con respecto al Frente de Todos.

Lo más importante es que se terminó ganando por un muy buen margen y en primera vuelta, no es mejor sacar más del 45% de los votos. Ganamos en primera vuelta la nación y la provincia de Buenos Aires. Después habrá que ver la particularidad de cada distrito y nosotros los platenses tendremos que analizar las razones que llevaron la resultado, pero eso, como corresponde, será tomando un tiempo prudencial y hacia adentro.

Los desafíos para el Frente de Todos

Los desafíos para el Frente de Todos

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

Por Nicolás De La Iglesia*

A partir del 10 de diciembre los desafíos que deberá enfrentar el nuevo gobierno no serán nada fáciles. Cambiemos, muy por el contrario a lo que se creía, logró un caudal de votos importante sumando aproximadamente 2 millones de votos a los que había hecho en la paso. Este hecho complica un más un panorama desalentador, ya que contaría, en principio con un mayor número de bancas en la cámara de diputados, aunque aún resta saber cuáles son los porcentajes que arroja el escrutinio definitivo.


La cuestión económica

El primer desafío para Alberto Fernández y su equipo es, sin dudas, el problema de la deuda generada durante estos cuatro años. Sin ir más lejos, en el primer trimestre del 2020 se vencen 27 mil millones de dólares. Dentro del entorno del presidente electo se habla de una restructuración de esa deuda, una salida “a la uruguaya” que implicaría correr los vencimientos pero sin quita y manteniendo los mismos intereses. Este modelo le permitió al país vecino tener un crecimiento económico sostenido. Sin embargo, la situación Argentina es más compleja ya que la matriz productiva del país está en una de las peores crisis de su historia, de la que se desprenden el desempleo más alto en décadas y un proceso inflacionario nunca visto desde la hiperinflación de finales de los años 80’.

Alberto ha planteado en varias entrevistas que uno de sus primeros objetivos va a ser lograr un pacto social que involucra al sector empresario, a las PyMEs y a los gremios. De esta manera pretende empezar a componer la situación productiva, generar empleo de calidad y comenzar a hacer que la rueda del mercado interno gire. Es un plan ambicioso que cuenta, en principio, con la buena voluntad de un sector que apoyó y financió el modelo económico de Cambiemos y que en su cosmovisión el problema son los costos laborales, insistiendo en la necesidad de una reforma laboral como solución. Cuestión que incluso para algunos sectores dentro del Frente de Todos no se ve con malos ojos. El presidente electo deberá tener la suficiente cintura política como para articular políticas con este sector que no impliquen una reducción en los derechos laborales de los y las trabajadoras.

La deuda argentina ya alcanzó el 100% del PBI (era de 38% en 2015) y el panorama económico internacional no es para nada alentador. Se estima que, producto de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, la economía global entrara en un periodo de estancamiento y de recesión. Los primeros signos de ello se pueden ver, por ejemplo, en la economía alemana que tras décadas de crecimiento, actualmente esta entrado en recesión.

A ello se le suman las proyecciones para el 2020 que suponen una caída del PBI del 2,2%, un rebote de la caída de 1,5% que se sufrirá este año. La gestión de Alberto Fernández se enfrentará con una gran deuda, argentina es el país emergente que más se endeudo, y con estancamiento económico. Tal vez, la peor combinación de todas.

Situación social

Uno de los peores efectos del neoliberalismo se da dentro del entramado social con la destrucción de lazos sociales que son vitales para el funcionamiento de la vida en sociedad. Este modelo económico individualiza al sujeto, lo carga de culpa, reforzando el egoísmo por sobre la construcción colectiva. Si a esto se le suman mensajes de odio constantes, el resultado es una sociedad polarizada y llena de resentimiento.

El gobierno de Cambiemos durante cuatro años fomentó discursos de odio muy profundos: negando la última dictadura y fomentando el racismo y el clasismo en las capas medias de la sociedad. No hay que olvidarse del papel que jugaron en la desaparición de Santiago Maldonado, el asesinato de Rafael Nahuel o cómo fomentaron e “institucionalizaron” la “doctrina Chocobar”.

El pueblo argentino estuvo frente a un gobierno que se dedico pura y exclusivamente a la quita de derechos y a señalar a las capas más postergadas como las culpables de todo. Se apuntó constantemente -desde lo discursivo- a ningunear a la política como instrumento de transformación social. Esto ahondó en una polarización de la sociedad y puede traducirse en un marco social aún más complejo y por demás inestable.

La incertidumbre económica que se puede ver en los niveles de desempleo, en los constantes aumentos de tarifas y en una inflación que no da respiro, tiene fuertes repercusiones en el ánimo de las personas. No hay perspectivas de un futuro mejor, por lo que se cae en un desanimo generalizado que luego se traduce en bronca. La elección de Alberto Fernández fue un respiro en medio de tanta desazón y eso se pudo ver en los rostros de miles personas que rompieron en llanto el domingo 27 en las inmediaciones del bunker del Frente de Todos.. Sin embargo, no es una tarea fácil construir lazos sociales y reponer la sensación de desanimo generalizada.

De hecho, esa sensación de alivio tiene otro grado de análisis más si se mira la situación que está viviendo hoy el pueblo chileno. La violencia que manifestó la sociedad trasandina fue producto de décadas de abusos por parte de gobiernos conservadores. Al no tener una alternativa política para salir de esa situación, el clima social funcionó como una olla a presión, en donde en el caso de chile el aumento de transporte llevó esa olla a ebullición. El peronismo funcionó como un faro de esperanza que bajó el fuego, es decir, la presión que sentían los sectores populares. La política surge en los inicios de la sociedad moderna como mediadora, para imponer al lenguaje por sobre la violencia física. Las cuentas en ese sentido son simples, si se quita la política como medio de transformación social, emerge la violencia como respuesta.

No hay dudas de que el panorama que le espera al gobierno entrante es por demás complejo y en donde, en palabras del presidente electo, se tomaran medidas económicas ortodoxas y heterodoxas. La articulación de un bloque de gobierno amplio y en donde habitan visiones políticas contrapuestas, mantener la unidad lograda debe ser el principal sostén del Frente de Todos. Una unidad que es trascendental para gobernar en una Argentina donde Cambiemos sigue teniendo una fuerte presencia en la cámara de diputados y que configurará una oposición que hará lo posible para que el modelo propuesto para los próximos cuatro años fracase.


*Periodista, columnista sobre Europa del programa Marcha de Gigantes (Radio UNLP - AM 1390) responsable de redes de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.
Forster: “Los pueblos le han dicho basta a la lógica del ajuste”

Forster: “Los pueblos le han dicho basta a la lógica del ajuste”

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

Dialogamos con el filósofo y docente de la Universidad de Buenos Aires, Ricardo Forster, con quien analizamos el resultado de las elecciones generales en Argentina.


¿Estás de acuerdo con que el peronismo en sus mejores versiones integró reclamos de la izquierda y de la centro-izquierda en su acción de gobierno?

Si uno mira la historia, efectivamente el primer peronismo construyó el Estado Social (que en otros lados se llama el Estado de Bienestar), que implicó recuperar viejas demandas de la izquierda de aquellos tiempos, sobre todo de los socialistas, de los comunistas y demás y las convirtió en derechos sociales. Obviamente con una impronta muy propia que tiene que ver con esa modulación que diferencia a una tradición más puramente de izquierda con una tradición nacional-popular.

El peronismo de los años 60 y 70, obviamente que tuvo un muy fuerte componente de izquierda. Pensemos en hombres como John William Cooke, como Rodolfo Walsh, la experiencia de la Juventud Peronista, los propios Montoneros o las organizaciones como el FAP o el Peronismo de Base. Obviamente en esa época el peronismo estuvo impregnado de teoría marxista. Podríamos decir que la izquierda se peronizó y el peronismo se izquierdizó.

Después tuvimos los años de Néstor y Cristina Kirchner donde claramente en la mirada que tenían hubo una relación fuerte con una tradición que podríamos llamar de un progresismo que no aceptaba los límites del progresismo sea sólo luchar por derechos civiles, sino que se rebeló contra la tradición del progresismo de los 90 y creyó fuertemente en la idea de recuperar el Estado Social, de una disputa por la distribución de la renta, por la igualdad.

Los momentos más intensos y de mayor disputa y los que definieron el raso de “maldito” en nuestro país tuvieron que ver, justamente, con esos momentos de disputa con los poderes reales, con los poderes establecidos. El kirchnerismo en este sentido es un gran heredero de esa tradición.

Esa tradición plebeya ¿no?

Sin dudas. Ese rasgo es fundamental para entender el prejuicio, el rechazo, lo que los argentinos con una palabra tan polisémica hemos tratado de definir el gorilismo. El gorilismo es una mezcla de racismo, de urticaria frente al goce del pobre y aquello de “estos vagos que no trabajan”, y colocar en la clase media, el núcleo del gran esfuerzo, de los sectores que construyen el país, etc.; mientras que los otros, los cabecitas negras, los que viven del Estado Social, que vendrían a ser los que gozan mientras ellos sufren.

El gorilismo, de alguna manera, proyectó sobre ese peronismo todo su resentimiento. Y hoy lo volver a ver. Claramente hoy descubrimos un tipo de resentimiento de esa naturaleza. Cada uno tiene en su oído esa música un tanto disfónica de un sector de la clase media que cada vez que quiere hablar sobre los otros utiliza los descalificativos más absolutos: vagos, choriplaneros, los tipos lo único que quieren es que el Estado les siga dando de la teta…

Si, el famoso “Con la mía no”

“Con la mía no”, “yo pago mis impuestos” o “yo me deslomé trabajando” o “mi abuelo vino de Italia o de España y con su esfuerzo construyó ladrillo sobre ladrillo”… Hay un ejercicio que suelo hacer que es bastante infalible: vos te parás en la calle, en cualquier ciudad, y tenés a uno de estos personajes que argumenta que los únicos que trabajan son ellos y le decís “pará, discúlpame ¿Quién construyó esta casa de enfrente, este edificio? ¿Quién pavimentó esta calle? ¿Vos, el arquitecto, el ingeniero o el comerciante, o el peón de albañil, el boliviano, el tucumano, el paraguayo, el santiagueño? Esos que vos llamas “negros vagos” o que no trabajan de sol a sol y han puesto el cuerpo para que vos vivas en “tu casa”.

¿Esta vuelta del peronismo a su cauce más histórico -que es integrando- tiene que ver con esta derecha gorila que saca un 40% de los votos en estas elecciones? ¿Se vuelen a configurar estos dos polos históricos?

No me cabe la menor duda. Mi querido amigo Nicolás Casullo decía que cuando el peronismo toca los poderes reales (que lo hizo 3 veces en la historia de nuestro país: con el primer peronismo, en esa fugaz primavera camporista y en los años de Néstor y Cristina), inmediatamente se desatan el odio, la persecución, la descalificación y se construye políticamente un gorilismo muy fuerte.

Cuando el peronismo deviene conciliador o neoliberal como en los 90, termina aliado con la UCD como hizo Menem con Alsogaray. Obviamente que hay un peronismo plebeyo, disruptivo, rebelde, que pone en cuestión un dispositivo que en Argentina intentó mantener el status quo y nunca lo logró. Finalmente porque, precisamente, el peronismo les pateó el tablero y generó una disputa nunca terminada en torno a la distribución de la renta.

Hoy estamos festejando con la rebelión extraordinaria del pueblo chileno que empieza a sacarse de encima décadas y décadas de vasallaje, de aceptación de que si naces pobre serás pobre toda la vida, que es como la lluvia. Y ahora vemos que, sin embargo, los hermanos y hermanas chilenas están disputando por otro modelo de organización de la sociedad.

Entre nosotros, eso lo generó esa rebelión originaria del peronismo con sus idas y vueltas, sus tensiones y contradicciones, agachadas y traiciones. Porque el peronismo tiene también todo eso y lo hemos experimentado.

Después de las experiencias de Néstor y Cristina vuelve un proyecto como el del Frente de Todos, reaparece fuertemente esa derecha que se organiza alrededor de una trama de valores que son los valores del macrismo.

Veo mucha gente sorprendida por el caudal de votos, ese 39/40%. Pero cuando uno mira lo que sucedió -por ejemplo- en el 2003 después de la peor crisis social que fue la de los estallidos de 2001, la suma de Menem y López Murphy llegaba al 43% de los votos. O Angeloz en el final tremendo del gobierno de Alfonsín -con hiperinflación incluida- llegó casi al 40% de los votos. En Argentina hay un núcleo de derecha que según las circunstancias o disminuye su caudal o alcanza esas cifras, y si logra parasitar algún partido que tenga algún resabio de tradición popular, mejor todavía.

En este caso tomando algo del radicalismo, o un Rodríguez Larreta que le permite hacer la elección que hizo en la Ciudad de Buenos Aires. Eso también es parte de la historia de nuestro país.

¿Qué crees que podemos esperar de este nuevo gobierno peronista?

Primero, digámoslo con todas las letras, la inmensa alegría y felicidad por el triunfo del domingo. Si hace algún tiempo atrás nos hubiesen preguntado “¿Firmas que ganamos en primera vuelta con más del 48% de los votos?” habríamos firmado con las manos que no tenemos, y sin embargo hay cierta desazón porque no fueron 15 puntos.

Me parece que en el contexto actual es casi milagroso que la mitad de la sociedad, defienda un proyecto completamente alternativo al del neoliberalismo, y que la mayoría abrumadora de esos votantes provengan de sectores populares.

Cuando uno mira el mapa de la Argentina o el mapa de la Provincia de Buenos Aires, se da cuenta que los que “mejor votan” en la Argentina, son precisamente los que han perdido demasiado con estas políticas neoliberales.

A Alberto (Fernández) le toca un gobierno difícil, dejan a la Argentina muy destrozada. Creo que lo que está sucediendo en Chile es una enseñanza: los pueblos le han dicho basta a la lógica del ajuste. El pueblo argentino demostró mucha sabiduría y mucha racionalidad al postergar sus demandas, porque sabía que su acción política decisiva era el voto, ganar las elecciones y gobernar de nuevo a partir de diciembre. Ello significa que esas demandas postergadas van a aparecer fuertemente al momento en que asuma el nuevo gobierno, y ese gobierno va a tener que estar a la altura de esas demandas.

Al mismo tiempo el nuevo gobierno va a tener que disputar -como siempre- con los sectores del poder económico que intentarán ningunear, debilitar. Quizás den unos meses de gracia porque la legitimidad electoral es importante, pero sabiendo que esos meses se acaban y que la disputa por la distribución y por la igualdad seguirá siendo un núcleo clave de la política argentina.

De todas maneras creo que hay con qué dar esa disputa y lo primero es sentir que hay una energía que ha nacido. El domingo fue una fiesta increíble en el barrio de la Chacarita, con cientos de miles de personas, sobre todo muy jóvenes, que eso es lo más notable,  junto con los movimientos del feminismo contemporáneo. Hay un núcleo muy joven que hoy se está desprendiendo de lo que las generaciones previas no habían logrado hacer que es que todo ese veneno de egoísmo, de falta de solidaridad y del sálvese quien pueda. Sobre eso hay que apostar.

Fraude: Smartmatic en el ojo de la tormenta

Fraude: Smartmatic en el ojo de la tormenta

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

Por Jonatan Pérez*

Las elecciones generales del pasado domingo 27 de octubre consagraron a Alberto Fernández presidente electo por una diferencia de alrededor de 8 puntos. A su vez reafirmaron las sospechas sobre la empresa estadounidense encargada del escrutinio por los números que obtuvo el oficialismo a nivel nacional en comparación con las PASO.


La historia negra detrás de la empresa estadounidense Smartmatic, junto a las múltiples fallas que presentó en las pasadas PASO sembraron nuevamente las sospechas de fraude en la semana posterior a que les argentines elegiría a les nueves mandataries.

Con las elecciones generales en el camino y pese al contundente triunfo de la fórmula Fernandez-Fernandez en primera vuelta, las sospechas no han cesado. Smartmatic sigue dando que hablar y, pese a que esta vez dio los resultados en el horario pautado, los números no cierran en comparación al resultado obtenido en las PASO.

El perito informático de la Justicia Federal Ariel Garbarz, afirmó a través de su cuenta de Twitter que “Según Smartmatic desde las PASO a las GENERALES por cada 9 votos nuevos a Macri hubo sólo 1 voto para Alberto”, catalogando a esto como casi imposible e indicando que en el escrutinio definitivo será del cual se sabrá, efectivamente, cuántos votos de más sacó el Frente de Todos.

Garbarz adjunta un cuadro en el cual se ven las marcadas diferencias entre las PASO y las elecciones generales, junto con la cantidad de votos que han sumado o restado cada partido. Lo sorpresivo de esto es la cantidad de votos que ha sumado Juntos por el Cambio en comparación al Frente de Todos: la cantidad de votos perdidos por Consenso Federal, el FIT, el Frente NOS y UNITE, sumados a los nuevos electores y los votos que no fueron en blanco.

Juntos Por el Cambio sumó un total de 10.470.607, con 2.348.918 nuevos votos en comparación a las PASO; mientras que el Frente de Todos obtuvo un total de  12.473.709 con sólo 267.771 nuevos votos. Concenso Federal, sindicado como una tercera fuerza, perdió 481.608 electores, lo que representa casi el mismo número de electores que cambió su voto de blanco al de alguno de los dos partidos que encabezaban las encuestas. En cuanto a los demás partidos, el FIT perdió 161.933, el Frente NOS 266.655 y UNITE 167.773. Los votos nulos pasaron de 318.009 a 232.208, mientras que la cantidad de votantes aumentó de 25.861.050 a 26.595.460.

Sumado a este hecho, la empresa no entregó el código fuente del programa con la excusa de que fue alquilado, lo que levantó sospechas dentro del Frente de Todos. Este ya presentó una denuncia por adulteración en los padrones, en la cual figura que muchos de sus votantes no pudieron participar de estas elecciones porque en el padrón figuraba una versión posterior al Documento Único que poseían, siendo que muchos de ellos habían votado con total normalidad en las PASO.

Las denuncias fueron cruzadas: Alejandro Finocchiaro y Guillermo Dietrich acusaron de fraude a los fiscales del Frente de Todos. Por un lado, el ministro de Educación y candidato a intendente de La Matanza, Alejandro Finocchiaro, contó en diálogo con TN que hubo irregularidades en distintas dependencias y, tras esto, buscarían impugnar el voto de distintas escuelas del distrito.

Por su parte, Guillermo Dietrich denunció vía Twitter que “algunas autoridades de mesa y delegados electorales están violando la ley habilitando el voto con DNI anterior”, alegando que ya estaban realizadas las denuncias ante la junta electoral de la Provincia de Buenos Aires.

Como dato de color, una de las situaciones más inauditas se vivió en Escobar, donde un militante de Cambiemos impugnó al histórico apoderado del PJ Jorge Landeau. Este había ido a votar con un DNI anterior y no lo dejaba cumplir con su deber ciudadano. Finalmente se lo permitieron. Desde la Cámara Electoral afirmaron que hay alrededor de 400 denuncias por fraude. Mientras que desde el FdT aseguran que es una estrategia para ensuciar la campaña, JxC afirma que tiene que ver con la preparación de sus fiscales.

El escrutinio definitivo será clave no sólo para aclarar cuál fue la diferencia real de votos entre JxC y el FdT a nivel nacional, sino que definirá distritos en los cuales se podrían revertir las elecciones. Por un lado, la diferencia a favor del oficialismo en las provincias de Entre Ríos y Santa Fe, la cual definirá las bancas en el senado; mientras que en la provincia de Buenos Aires las elecciones en 5 municipios se definirán en el escrutinio definitivo por las mínimas diferencias. En Roque Pérez, hay una diferencia de 8 votos a favor del candidato de JxC. En Ramallo sucede algo similar, con una diferencia de 44 votos. En Saliqueló, el candidato del FdT sacó una diferencia de 51 votos. En Maipú la diferencia entre el intendente de cambiemita y el candidato de Todos es de 62 votos. Y en Patagones hay ciertas similitudes con una diferencia de 103 votos.

Tras el bochorno de Smartmatic, no quedará más que esperar los números reales que arroje el escrutinio definitivo en la provincia, los cuales, según los dichos del prosecretario electoral Leandro Luppi a Telam, podrían tardar alrededor de un mes por la cantidad de votos y de categorías elegidas en la misma.


* Periodista, columnista en “No Se Mancha” y “Columna Vertebral” (ambos en Radio Estación Sur – FM 91,7), responsable de la sección Ciencia y Tecnología de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.


Bibliografía:
https://www.clarin.com/politica/arranca-escrutinio-definitivo-expectativa-distritos-extrema-paridad_0_vQjcBpyA.html
https://noticias.perfil.com/noticias/politica/juntos-por-el-cambio-denuncia-fraude-en-la-matanza.phtml
https://www.infobae.com/politica/2019/10/30/el-frente-de-todos-denuncio-que-hubo-adulteracion-de-padrones-electorales-en-la-provincia-de-buenos-aires/
https://twitter.com/Guillodietrich/status/1188513941833601024?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1188513941833601024&ref_url=https%3A%2F%2Fnoticias.perfil.com%2Fnoticias%2Fpolitica%2Fjuntos-por-el-cambio-denuncia-fraude-en-la-matanza.phtml
https://revistatrinchera.com/2019/10/23/en-manos-de-quien-esta-nuestra-seguridad-a-la-hora-de-votar/
https://www.conclusion.com.ar/politica/un-especialista-afirmo-que-es-imposible-que-macri-haya-obtenido-9-de-cada-10-votos-nuevos/10/2019/
https://www.perfil.com/noticias/politica/denuncias-cruzadas-de-fraude-entre-oficialismo-y-oposicion.phtml
– https://www.lanacion.com.ar/politica/resultados-elecciones-2019-argentina-nid2300580

¿En manos de quien está nuestra seguridad a la hora de votar?

¿En manos de quien está nuestra seguridad a la hora de votar?

TIEMPO DE LECTURA: 8 min.

Por Jonatan Pérez*

El próximo domingo 27 de octubre serán las elecciones generales que determinarán quién será el próximo presidente. Mandatario que deberá sacar a la Argentina de una crisis económico-social generada por la gestión de Cambiemos. Pero ¿En manos de quién quedarán nuestros votos luego de ir a las urnas?


La empresa estadounidense Smartmatic será la encargada de realizar el recuento de votos en nuestro país en estas elecciones generales como ya lo hizo en las P.A.S.O., en las cuales demostró no contar con la capacidad y dejar muchas dudas en cuanto a la filtración de información.

El año 2017 fue un año crítico para el Correo Argentino, y la empresa INDRA fue una de las primeras víctimas de la gestión de cambiemos. Con la idea de llegar al “déficit cero” para el año 2019, el Correo lanzó la licitación para los postulantes al recuento de votos provisorios. En abril este año se abrieron los sobres con las ofertas de las tres finalistas: INDRA u$s 19.235.000(España); SCYTL u$s 17899.042 (España); y Smartmatic u$s 17.093.888 (Estados Unidos). Esta última fue la ganadora de la licitación ya que tras haber enfrentado un déficit de más de $2.230 millones en el año 2018, para el Correo Argentino “cualquier cosa que sea para bajar el precio es bienvenida”.

El cambio de empresa viene acompañado de un cambio de sistema. Con el anterior, que llevaba adelante la empresa española INDRA (desde 1997), una vez terminada la votación, el presidente y vicepresidente de mesa procedían al recuento de votos frente a los fiscales. Luego se firmaban las actas de escrutinio y se entregaban a personal del Correo Argentino y éstos viajaban en camionetas hasta el Centro de Transmisión de Datos para ser escaneadas y enviadas al Centro de Cómputos. De esta forma se llevaba la cuenta de los resultados provisorios, estos eran los porcentajes que variaban minuto a minuto y que mostraban los medios de comunicación.

Estos cambios no vinieron bien para el correo ya que esta reducción de costo no resultó como esperaba. No sólo no se tuvo en consideración que INDRA contaba con un conteo provisorio que marcaba menos de 1% de error en las elecciones del año 2017, sino que tampoco fueron considerados algunas cuestiones como la llegada de la empresa a nuestro país o los antecedentes que tenía la empresa estadounidense en el recuento de votos en otros países. Ante esto, la empresa española no se quedó de brazos cruzados y denunció en el Correo Argentino que Smartmatic no estaba capacitada para llevar a cabo estos procedimientos.

INDRA no estaba tan equivocada ya que la empresa estadounidense cuenta con diversos antecedentes. Primero, el origen de Smartmatic en nuestro país es muy raro. El registro de la empresa figura desde el día 26 de enero de 2015 bajo el nombre “Smartmatic Internacional Holding Bv Sucursal Argentina” bajo el rubro “Construcción” y tiene como principal actividad la “instalación, ejecución y mantenimiento de instalaciones eléctricas, electromecánicas y electrónicas”, que incluye “la instalación de antenas, pararrayos, sistemas de alarmas contra incendios y robos, etc.”, y que cuenta con un sólo empleado verificado.

Si bien en su página web, Smartmatic se anuncia como una empresa íntegra que con el uso adecuado de la tecnología “ha ayudado a millones de electores a contar electrónicamente más de 4.000 millones de votos en unas 3.500 elecciones alrededor del mundo”, la estadounidense tiene algunas manchas negras en su historial, entre los que figuran una docena de cables de Wikileaks. Esta organización, que para algunos es la máxima expresión de la libertad de prensa y periodismo, mientras que para las empresas y gobernantes del mundo es una amenaza, no excluyó de sus publicaciones a la empresa estadounidense.

Entre las publicaciones se encuentran algunas que indagan en su origen y de cómo paso de ser una pequeña empresa de tecnología a una de las más influyentes del mercado mundial. Esta investigación comenzó en 2006 luego de que la diputada demócrata estadounidense Carolyn Maloney señalara irregularidades y retrasos en las elecciones de Chicago. Esto también fue denunciado en países como El Salvador, ya que tras un supuesto “error” en un script contabilizó mal las preferencias a favor de ciertos candidatos; en Filipinas hubo denuncias por fraude; y en Lombardía (Italia), donde se había contratado para un referéndum en el año 2017, se filtró el sistema que iban a usar dos días antes del proceso y mucha información sensible, contraseñas, nombres de usuario y claves, quedaron al alcance de cualquiera.

En otro de los cables filtrados por el medio que dirige Julian Assange, no sólo se da cuenta de cómo Smartmatic “pasó de ser una pequeña empresa de tecnología a convertirse en un actor del mercado en pocos años”, sino que además se detalla que “sus verdaderos dueños permanecen ocultos detrás de una red de compañías holding en los Países Bajos y Barbados”.

Este crecimiento llevó a Smartmatic a quedarse con el escrutinio de votos en Venezuela desde el año 2004 al 2017. Sorpresivamente en ese año se retiró del país denunciando que no podían garantizar los resultados de la elección a la Asamblea Constituyente, cosa por demás sospechosa siendo que la misma empresa declara que su sistema es inviolable.

Las PASO le jugaron una muy mala pasada a la firma estadounidense y al actual gobierno argentino, al punto de que fue denunciada por presunto fraude contra el Estado. Que el 11 de agosto a las 21 horas, la página haya colapsado al momento de entregar los datos provisorios, tardando poco más de una hora y media en volver a funcionar, y que en dicho lapso el actual presidente Mauricio Macri haya salido a reconocer la derrota y que mandara a sus seguidores “a dormir”, despertó las sospechas del ex-precandidato a Jefe de Gobierno porteño, Leonardo Martínez Herrero. Este denunció a los responsables de Smartmatic SA y a funcionarios públicos de la Jefatura de Gabinete de Ministros, del Ministerio del Interior y del Correo Oficial de la República Argentina. La jueza federal con competencia electoral María Romilda Servini, será quien lleve adelante el caso, siendo esta la misma que declaró la incompetencia de la Justicia Electoral para investigar de la denuncia.

Ahora y de cara a las elecciones generales deberemos prestar mucha atención al software “Smart Tally” y el nuevo sistema de conteo provisional. En el nuevo sistema, las actas ya no serán enviadas al Centro de Transmisión de Datos, sino que, tras un arreglo entre el Ministerio de Educación y la empresa estadounidense Smartmatic, serán escaneadas en netbooks distribuidas en las escuelas y enviadas al Centro de Cómputos a través del software creado específicamente para estas elecciones.

Esto podría ayudar a modificar el resultado provisorio, puesto que al tener los resultados de manera directa sería más fácil para el oficialismo mostrar primero los resultados de los distritos en los cuales resultaron ganadores y poner la balanza a su favor, de cara a revertir la derrota sufrida ante la formula Fernández-Fernández en las P.A.S.O. El problema más grande de esto es que si el resultado del domingo a la noche es muy diferente al que vayamos conociendo a lo largo de la semana, la elección podría impugnarse y pedir que se abran las urnas, lo cual no sólo sería un escándalo, sino que sembrarían la desconfianza en el resultado final, podrían buscar el desconocimiento de las elecciones y el apoyo de países a los que esta gestión ha ayudado a enriquecer.

Claramente este tipo de irregularidades parece pasar de largo para los medios de comunicación que no hacen eco de esto, mientras que la gestión de Cambiemos sigue enfocándose en las pequeñas piedras en su camino. El pasado 8 de octubre y en un acto casi inaudito, el especialista en seguridad informática y uno de los principales opositores al voto electrónico y a la empresa Smartmatic, Javier Smaldone, fue detenido por un presunto hackeo a la Policía Federal. Smaldone no sólo fue detenido sino que será investigado por el ministerio de seguridad que encabeza por Patricia Bullrich.

Pero ¿Qué es lo que llevó a que Bullrich a perseguir a Smaldone? Javier retweeteo desde su cuenta (@misdoscentavos) un tweet de @lagorraleaks. Este usuario, en enero de 2017, publicó documentos secretos del Ministerio de Seguridad y este año se encargó de viralizar 700 GB de información de la Policía Federal y de la Policía de la Ciudad. La causa junto con la denuncia, no eran más que fotocopias de distintos tweets desde su cuenta, lo que demuestra que Javier Smaldone es uno más de los apuntados en la “persecución de twitteros” que realiza desde el ministerio que comanda Bullrich.

Mientras Smartmatic llega de la nada, con muchas irregularidades y pasa los datos por debajo de la mesa a la gestión de Mauricio Macri, el actual presidente de la Nación saca pecho en las marchas del “Si se puede”, llama a sus votantes a realizar convocatorias de apoyo (las cuales casualmente no molestan a pesar de ser realizadas en pleno microcentro), el Ministerio de Bullrich se encarga de perseguir a twetteros, manteros y vendedores ambulantes, sumando un condicionante más para pensar dos veces antes de meter las boletas en las urnas.

Sabiendo en manos de quienes queda el recuentro provisorio de votos en estas elecciones, sabiendo del antecedente de las PASO en el que entregaron tarde el software y sin el Código Fuente y la caída del sistema en las primeras horas, el manto de sospechas sobre la posibilidad de tergiversación de la información suministrada pude generar situaciones de descontento, de desorientación y un deterioro aún mayor sobre la credibilidad de las instituciones. Un hecho que no puede descartarse, conociendo el historial que tienen las derechas continentales.


* Periodista, columnista en "No Se Mancha" y "Columna Vertebral" (ambos en Radio Estación Sur - FM 91,7), responsable de la sección Ciencia y Tecnología de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.

Bibliografía:
https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-40808557
https://www.tiempoar.com.ar/nota/smartmatic-sera-investigada-penalmente-por-presunto-fraude-contra-el-estado
https://www.pagina12.com.ar/224115-detuvieron-a-javier-smaldone-el-denunciante-de-smartmatic
https://www.pagina12.com.ar/211807-hackeo-a-la-policia-federal-y-de-la-ciudad
https://www.politicargentina.com/notas/201910/30777-grave-detuvieron-a-uno-de-los-principales-opositores-al-voto-electronico-y-smartmatic.html
https://www.pagina12.com.ar/156730-bullrich-sigue-persiguiendo-tuiteros
https://www.bigbangnews.com/politica/hackeos-y-fraude-el-oscuro-prontuario-de-smartmatic-la-empresa-que-transmitira-los-datos-de-las-elecciones-2019-1-22-11-5-0
https://www.cronista.com/elecciones2017/PASO-2017-como-sera-el-recuento-provisorio-que-promete-menos-de-1-de-error-20170804-0108.html
https://www.cronista.com/economiapolitica/Como-le-fue-a-Smartmatic-en-otros-paises-20190808-0008.html
https://www.cronista.com/economiapolitica/Por-primera-vez-desde-1997-la-empresa-Indra-no-realizara-el-recuento-provisorio-de-votos-20190412-0040.html
https://www.cronista.com/economiapolitica/La-licitacion-del-escrutinio-de-las-elecciones-ingresa-en-etapa-de-definiciones-20190331-0023.html
https://www.smartmatic.com/es/nosotros/historia/
https://www.lanacion.com.ar/politica/la-estrategia-del-gobierno-salvar-al-correo-nid2208459

Campaña PRO: racismo y clasismo a la orden del día

Campaña PRO: racismo y clasismo a la orden del día

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

Por Nicolás De La Iglesia*

Hace ya poco más de una semana que Cambiemos, con Mauricio Macri a la cabeza, comenzó una gira maratónica de 30 ciudades en 30 días. Una medida que lejos de buscar “dar vuelta” una elección, a lo que apunta es a reforzar el núcleo de seguidores y así evitar debilitar demasiado su posición como oposición para los años que vienen. Dejando de lado análisis cuantitativos, es necesario analizar en profundidad las características de este sector que aún hoy apoyan al oficialismo.

En las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias el macrismo cosechó un 32,09%. El primero de este mes, se dieron a conocer los datos de pobreza brindados por el INDEC, la cual llegó a un 35,4%. Este último indicador, que debería ser 0 si se leen las promesas de campaña de Macri del 2015, muestra que hay más pobres que votantes cambiemitas.

Ahora bien, ¿qué es lo que lleva a ese núcleo del 30% a continuar apoyando a un gobierno, que claramente va en contra de sus intereses de clase? Yendo aún más lejos, es posible afirmar -objetivamente- que no hay un sólo indicador que haya mejorado. Lo que sí mejoro es el presupuesto destinado al pago de deuda o la gestión del INDEC. Si a esto se le suma la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, la dolarización de los servicios y el consecuente aumento de productos de primera necesidad, no hay motivos evidentes para que personas que subsisten gracias a sus salarios apoyen a este gobierno.

Pedro Saborido, guionista del famoso programa de “Peter Capusotto y sus videos”, afirma “macristas ya había, sólo estaban esperando que apareciera Macri”. Por su parte Alejandro Grimson, antropólogo y autor del libro “¿Qué es el Peronismo?”, explica como ya había antiperonistas esperando que apareciera Perón. Grimnson ancla este concepto en la fuerte estructura racista y clasista que tiene la sociedad argentina. Una característica que no es ampliamente reconocida por la mayoría de las personas. Sin embargo, en las declaraciones de los asistentes a las marchas de “sí se puede” se observa con claridad esa matriz. Si bien esos dichos son recortes, demuestran cabalmente lo que afirma el escritor cuando, por ejemplo, una señora dice sin tapujos “yo toque un pobre”.

Es entonces el odio al pobre, al negro, lo que mueve a este sector que siempre va a ir en contra de cualquier intento de emancipación popular en el país. Abriendo aún más el debate habría que preguntarse si hay lugar en la democracia para estos sectores. Es decir, ¿se puede permitir que se propaguen estos mensajes de odio? ¿Es necesario repensar las democracias liberales tal y como se nos presentan hoy en día? ¿Son posibles nuevas formas democráticas que permitan no sólo la ampliación de derechos sino también una mayor participación de les ciudadanes?

Las propuestas

Después de la corrida cambiaria que se dio los días siguientes de las PASO, hecho que está siendo investigado por la justicia, el gobierno nacional lazó una batería de medidas que apuntaban a calmar el impacto de lo sucedido: eliminación del IVA de productos de la canasta básica (hecho que fue presentado ante la Corte Suprema de Justicia por quince provincias por afectar fondos coparticipables); la suba del piso del impuesto a las ganancias; el pago de un “bono” de cinco mil pesos a empleados estatales (esto a cuenta de futuras paritarias) y el cuantioso aumento de mil pesos por dos meses para aquellos que cobran asignaciones.

Queda a criterio del lector cuan efectivas consideran estas medidas, lo cierto es que junto a la gira del “sí se puede” el oficialismo comenzó a lanzar una serie de propuestas de campaña[1]. Puntualmente son hasta ahora ocho propuestas. La primera de ellas es la reducción del impuesto al trabajo, medida que busca mitigar una de las crisis de desempleo más grande de los últimos años. En su página Cambiemos manifiesta que junto con la ley que modifica las ART (que ya recibió un revés en la justicia), olvidándose de José Bulacio (el obrero muerto en Ezeiza y tantos otros que pagan con su cuerpo las locuras de empresarios inescrupulosos), buscaran modificar la carga tributaria que tienen los empleadores a la hora de contratar nuevo personal. No hay datos en la propuesta sobre cómo combatir los altos índices de trabajo no registrado, o simplemente algo que signifique una mejora en las condiciones laborales de aquellos que consigan esos nuevos empleos.

La segunda propuesta apunta a mejorar la situación de las pymes a través de una rebaja de impuestos y planes para incentivar la inversión. Este plan no apunta a controlar las importaciones y revertir la dolarización de las tarifas, las dos situaciones que más golpearon a las pymes. Si se tiene en cuenta que cerraron veinte mil empresas en estos cuatro años[2] y que los entre motivos por los que cerraron se encuentra la caída del consumo, lo cual no se ve abordado en la propuesta, se puede pensar que no tiene sentido.

La tercer propuesta se titula “violencia contra las mujeres: protección desde la primera alerta” y es la más cínica de las ocho. Omitiendo que en estos cuatro años de gestión las trabajadoras de la línea 144 estuvieron en una lucha permanente contra el desguace de Cambiemos[3] (en busca de privatizar la línea) que bajó salarios y despidió a trabajadoras. Esta cuestión es aún peor si se trae a colación el recorte de 67 millones de pesos en el año 2017, asignados al Consejo Nacional de las Mujeres (CNM) y a la implementación del Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres (PNA)[4]. Como golpe de gracia, no hay que olvidar que hasta fines del año pasado el gobierno había construido 9 de los 36 refugios para mujeres víctimas de violencia de género[5].

En fin, se podría hacer un análisis propuesta por propuesta pero todos redundarían en lo mismo y es que parten de un supuesto de la realidad socio-económica argentina que es, por lo menos, perverso. Además de cargar con una cuota grande de cinismo, sobre todo porque parecen hechas por personas que no fueron gobierno durante cuatro años, sin hacerse cargo de la situación crítica en la que dejarán a los 40 millones de argentines.

Nuevamente la campaña parece hecha sin compromiso, por un partido que sabe perdidas las elecciones pero que sigue intentando convencer a las personas de que lo sucedido fue una cuestión de mala praxis, cuando lo que hubo fue un plan de miseria. En todas y cada una de las medidas que tomaron se puede ver esa matriz de la que habla Grimson, dejando en claro que no fue un accidente sino producto de esa cosmovisión del mundo. Finalmente, lo más valioso que nos enseño Cambiemos es que llega un momento en donde el coaching y las frases de Osho dejan de servir.


*Periodista, columnista sobre Europa del programa Marcha de Gigantes (Radio UNLP - AM 1390) responsable de redes de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.

Bibliografía:
[1] https://jxc.com.ar/propuestas-2019/
[2] https://www.ambito.com/en-4-anos-cerraron-casi-20000-empresas-la-argentina-segun-un-informe-privado-n5046946
[3] http://www.laizquierdadiario.com/MiraComoNosPonemos-trabajadoras-de-la-Linea-144-denuncian-la-precarizacion-laboral-de-Vidal
[4] https://www.minutouno.com/notas/1536979-el-gobierno-recorto-67-millones-los-programas-contra-la-violencia-genero
[5] https://chequeado.com/el-explicador/el-gobierno-hizo-nueve-de-los-36-refugios-para-mujeres-victimas-de-violencia-de-genero-que-planifico/

Elecciones en Bolivia: las maniobras de la derecha para desgastar al gobierno de Evo Morales

Elecciones en Bolivia: las maniobras de la derecha para desgastar al gobierno de Evo Morales

TIEMPO DE LECTURA: 7 min.

Por Miranda Cerdá Campano*

A diferencia de otros procesos electorales en la región donde la participación yanqui ha sido más pronunciada, en Bolivia el intervencionismo norteamericano al menos parece más silencioso. Sin embargo, la campaña made in USA para acabar con Evo Morales comenzó en 2006, con su arribo a la presidencia.

Desde aquel día, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas inglés) ha operado por su cese a la cabeza del gobierno y la situación llegó a un punto de quiebre en 2008, cuando Bolivia expulsó del país al embajador yanqui, Phillip Goldberg, y al agregado de seguridad, Vincent Cooper, acusados de promover el separatismo de los departamentos de la “Media Luna”, la rica región de los llanos orientales junto a Chuquisaca. El día previo a la salida de Goldberg, Eva Golinger y Jeremy Bigwood –investigadores de políticas de intervención en América– habían revelado 14 documentos desclasificados con los detalles del trabajo de la USAID y de la DEA en Santa Cruz, “bastión de la extrema derecha, el neofascismo y los movimientos separatistas violentos de Bolivia”.

Escenario electoral

El desempeño de la economía boliviana durante la última década ha sido por lo menos envidiable y, sin embargo y pese a haber sorteado de la mejor manera posible la coyuntura adversa en la región desde 2015, también ha sufrido el impacto del contexto internacional. La crisis económica en Argentina, país con el que Bolivia está fuertemente ligado en el comercio internacional, generan nuevos desafíos externos. Y a la interna, el mayor riesgo viene motivado, precisamente, por la previsible fijación del foco internacional, con EEUU a la cabeza, para embarrar la cancha de modo similar a lo ocurrido con otros gobiernos progresistas en la región. Y en este sentido, los incendios en la Chiquitanía le han venido como anillo al dedo a los secuaces de Washington en el país.

Es en este complejo contexto regional que la restauración conservadora procura ganar el pulso geopolítico regional con el “no hay alternativa” como bandera. Pero el caso boliviano contradice todo su relato. La gestión de Evo Morales supo entender que la demanda interna era la base sólida del crecimiento económico y la que permitiría tener capacidad de amortiguar cualquier shock externo adverso. Las políticas redistributivas en materia de derechos sociales son las que se lograron financiar con recursos que antes se iban del país. La nacionalización de sectores estratégicos evitó la fuga y demostró, además, que lo estatal es capaz de presentar un funcionamiento eficaz y eficiente en clave económica.

Bolivia demostró que se puede tener una inserción soberana contra la restricción interna, que se puede desdolarizar la economía sin dejar de tener un sistema financiero sólido, que se puede tener estable el nivel de precios, al mismo tiempo que el consumo crece, y que se pueden reducir las desigualdades y la pobreza mientras la economía sigue creciendo a un ritmo récord en Nuestra América.

Sin embargo, por primera vez, Evo, que busca su tercera reelección, no tiene asegurada la victoria. El 12 de octubre de 2014 se realizaban las más recientes elecciones generales en Bolivia, donde el Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales conseguía 61 por ciento de los votos. Sin embargo, menos de un año y medio después, el 21 de febrero de 2016, la opción por la repostulación de Evo Morales obtenía 48.7 por ciento de los votos, frente a la opción opositora en defensa del “no”, que obtenía 51.3 por ciento de los sufragios.

Hay 2 motivos que pueden explicar ese 49 por ciento obtenido por Evo y el MAS. Por un lado, y a semejanza de la mayoría de procesos latinoamericanos que han superado la barrera de los 10 años, hay por lo menos una pérdida de la mística del proceso y de la capacidad de seducción a algunos sectores. Por otro lado, y también de manera similar a lo sucedido en otros países, la guerra mediática contra la figura de Evo, representada en el Caso Zapata, tuvo una incidencia importante sobre el imaginario de los votantes, especialmente en las clases medias urbanas.

El Caso Zapata no pudo tener mejor timing: tres semanas antes del referéndum del 21 de febrero, y esa fue sólo la primera parte de la conspiración. El actor escogido para dar inicio a la segunda fase fue Carlos Valverde, un paramilitar de extrema derecha, ex Jefe de Inteligencia del Gobierno de Paz Zamora, que acusó a Evo por tráfico de influencias. Detrás de Valverde, como no podía ser de otra manera, estaba el Encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, Peter Brennan. Casualmente, con la denuncia a Evo, se encontraban bajo ataque las inversiones chinas y rusas en el país.

Entendiendo que esas personas que votaron por el “no” en el referéndum no votarían por la fórmula de Morales y García Linera, existen probabilidades de que, de concretarse una segunda vuelta, el Movimiento al Socialismo no gane, pese a que Evo sea el candidato con mayor intención de voto de cara a las elecciones generales del 20 de octubre.

Las huellas del Imperio

A principios de agosto llegó a Bolivia un enviado de Donald Trump, Michael O Reilly, Secretario Adjunto para el Hemisferio Occidental, para “observar” la situación boliviana. A esto hay que sumarle que mientras Evo Morales ha manifestado su rechazo a cualquier injerencia imperialista en Bolivia defendiendo la soberanía y la dignidad nacionales, Oscar Ortiz y Carlos Mesa, los principales candidatos opositores, se han pronunciado por la inmediata reanudación de relaciones diplomáticas entre La Paz y Washington. Incluso, en abril de este año, los parlamentarios del partido de Ortiz le habían pedido a Trump intervenir en Bolivia para impedir la candidatura de Evo, y Mesa tiene antecedentes de haber gestionado la inmunidad para que tropas norteamericanas ingresaran a Bolivia cuando fue presidente interino en 2004.

De igual manera, frente a los gobiernos de Cuba y Venezuela, Mesa y Ortiz aborrecen las relaciones de apoyo mutuo y manifiestan críticas a los gobiernos de estos países en convergencia con la administración de Trump, al mismo tiempo que respaldan las políticas de Mauricio Macri en Argentina y Jair Bolsonaro en Brasil.

Los incendios en el bosque de Chiquitanía le permitieron a una débil oposición responsabilizar a Evo por la quema de 500 mil hectáreas en el departamento de Santa Cruz. Inmediatamente se dio paso a una agresiva campaña en redes sociales y medios de comunicación contra el presidente, acusando que el decreto 3973 y la Ley 741 son los que permiten la desforestación y la quema controlada para actividades orientadas a la agricultura y la ganadería.

Se llama a que el gobierno decrete desastre nacional y se convoca a un paro indefinido a partir del 10 de octubre para que los vocales del Tribunal Supremo Electoral renuncien, pero estos sólo son los pretextos; la verdadera causa es que Evo se encamina a conquistar un nuevo periodo de gobierno.

Respondiendo al pedido de algunos comités cívicos, Adriana Salvatierra, presidente el Senado, afirmó que se decreta desastre “cuando ya el Estado no tiene la capacidad económica ni técnica para resolver el conflicto”. En este sentido, desde el mes de febrero existe una declaratoria de emergencia en el país, aún vigente, que ha permitido el movimiento presupuestario y el ingreso de la cooperación internacional. Además, datos oficiales indican que el gobierno boliviano empleó unos 15 millones de dólares para atender la emergencia de manera inmediata, con despliegue humano y logísticos, y el presidente declaró pausa en su campaña electoral para destinar todos los esfuerzos a la atención de la emergencia en la Chiquitanía, al mismo tiempo que determinó “pausa ecológica” para atender los incendios.

Golpes de efecto de este tipo, inciden en los sondeos: hoy, ninguna encuesta acerca al Movimiento al Socialismo a las cifras que le permitieron ganar tres veces de manera consecutiva en primera vuelta. La intención es clara: sentar las bases para un proceso de deslegitimación en su contra.

La singularidad de Bolivia al día de hoy es que integra el bloque regional de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), en la que tres de sus principales integrantes, Cuba, Nicaragua y Venezuela, son considerados por Estados Unidos como la “troika tiránica”. Los fallidos intentos de desestabilizar a los gobiernos de Venezuela y Nicaragua han llevado a Estados Unidos a poner en marcha nuevas formas de guerra que incluyen sanciones, y en el caso venezolano la promoción de un gobierno paralelo.

En este contexto, Bolivia puede estar en la antesala de un proceso similar de ablandamiento que permita atacar la principal fuente de estabilidad política: la economía. El proceso electoral boliviano, se enmarca en un contexto regional en el que Estados Unidos ha optado por criminalizar y perseguir a sus adversarios geopolíticos regionales hasta verlos caer.


*Periodista especializada en Sudamérica, redactora de Revista Trinchera y columnista del programa Marcha de Gigantes (AM 1390 Radio Universidad Nacional de La Plata) y colaboradora de Agencia Timón
El virrey está desnudo: ¿Fin del experimento oligárquico?

El virrey está desnudo: ¿Fin del experimento oligárquico?

TIEMPO DE LECTURA: 7 min.

Por Nicolás Sampedro*

Mauricio Macri en la conferencia de prensa del lunes 12 de agosto.

En la semana que transcurrió, se ha habló hasta el hartazgo acerca de la paliza que se comió Cambiemos en las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias del domingo pasado.

Ahora son chorros de tinta y horas de micrófono y pantalla relatando lo mal que está el país, donde hasta los comunicadores, hasta el viernes a la noche oficialistas, tuvieron que salir a pegarle al macrismo por la situación económica y social. Parece una banda de mitómanos que se cayeron del catre y de repente se despabilaron, aunque sabemos que no es así.

Pese a lo que digan y busquen la vuelta que busquen, los hechos sucedidos el lunes no fueron más que la actualización de un “dólar atrasado” como había señalado incluso Alberto Fernández y algunos de los supuesto referentes económicos de su espacio, por ejemplo el ex viceministro de economía Emmanuel Álvarez Agis.

Pero (siempre hay un “pero”) como analizaba hoy por la mañana el economista, magister en Relaciones Internacionales e investigador docente en la Universidad Nacional de General Sarmiento, Ricardo Aronskind: “un dólar a $60 es un dólar de equilibrio macroeconómico del sector externo, de largo plazo -y está muy bien- pero no es un dólar de equilibrio social. Si no se toman un conjunto de medidas para compensar el mazazo sobre el salario real (que ya estaba deteriorado), tenemos un problema social que se va a expresar –nos guste o no- y no va a respetar estrategias de gobernabilidad[1].

Ricardo Aronskind – 17/08/2019 – Marca de Radio – AM910

El daño del lunes (La devaluacion provocada) es de una gravedad pocas veces vista El mejor escenario es adelantamiento de las elecciones

Origen: Ricardo Aronskind – 17/08/2019 – Marca de Radio – AM910

La escalada del dólar que vivió argentina este lunes, tendrá un impacto sobre el bolsillo de las personas de a pié que efectivamente hará insignificante las medidas hasta ahora anunciadas por el ejecutivo. Lo peor es que estas medidas contradicen todo el repertorio oligárquico tradicional. Si fue paliza, y a medida que se conocen los resultados finales la diferencia se estira, todo indicaría que en octubre sería aún más contundente la derrota para Cambiemos.

Lo que no habrá que perder de vista (como señala la economista Clara Razu) es la discusión que tendrá que dar el congreso argentino respecto al presupuesto 2020[2]. Este determinará donde podrá poner el ojo la nueva gestión y donde no. Lo concreto es que así como viene la cosa, en ningún escenario la resolución será sencilla.

Sin lugar a duda el experimento oligárquico del cipayage criollo y el FMI que representa la lógica imperial (versión Trump) está terminado. Al menos en términos de la democracia burguesa liberal supuestamente representativa. Ahora quedará ver si entregan el poder pacífica y civilizadamente, o, como lo hicieron a lo largo de la historia, lo hacen con una chorrera de sangre de por medio (nunca olvidemos que son los mismo que bombardearon la plaza en el 55, los del etnocidio de la “campaña del desierto” y el costado civil de la última dictadura cívico-eclesiástico-militar).

Como afirma el investigador del Centro de Estudios Humanistas de Córdoba y comunicador de la Agencia Internacional de Noticias Pressenza, Javier Tolcachier, “Es de esperar que múltiples operaciones periodísticas, judiciales y de inteligencia intenten impedir el seguro triunfo de la oposición. Dichas operaciones podrían no solamente repetir mediáticamente hasta el cansancio el remanido pero aún efectivo sonsonete de la “corrupción” sino escalar a ribetes criminales. No pueden descartarse algún autoatentado – similar al que supuestamente sufrió Bolsonaro en la campaña en Brasil – contra alguna de las figuras oficialistas (incluido el presidente), operaciones de bandera falsa en el campo delictivo incriminando a principales dirigentes opositores, montajes judiciales de última hora o incluso la posibilidad de suspender las elecciones ante algún evento violento programado[3]

Unidad política ante el derrumbe social, la clave del contundente triunfo progresista en Argentina

Unidad política ante el derrumbe social

Origen: Unidad política ante el derrumbe social, la clave del contundente triunfo progresista en Argentina

Las PASO argentinas son una luz de esperanza no sólo para les argentines que habitamos esta patria, también lo son para el resto del continente. Mucho se ha hablado en la semana sobre las expectativas que tenía todo el continente respecto del proceso electoral del domingo pasado. Quizás la muestra más contundente de las implicancias que tendrá para la región se trasluce en las declaraciones del misógino, fascista, racista y cipayo que hoy gobierna la hermana República Federativa del Brasil.

Bolsonaro se metió innumerable cantidad de veces en la campaña para intentar torcer la balanza para el lado de Macri. Habrá que ver si sus palabras lo ayudaron o lo perjudicaron, dado que hasta sectores de la alianza oficialista repudian la imagen de un Bolsonaro abiertamente admirador de los Carapintada argentinos que se alzaron en el 87, incluso de los torturadores de Dilma Rousseff, a quienes dedicó su voto en el golpe parlamentario contra la ex presidenta.

Detalle no menor fueron las palabras de Alberto Fernández y su pedido (o desafío a Jair Bolsonaro) de libertad para Luiz Ignacio Lula Da Silva y el llamado a nuevas elecciones[4]. Está claro que el candidato del Frente de Todos sabe que con un Brasil enfrentado la recuperación argentina puede ser mucho más traumática.

En perspectiva geopolítica, el cuadro argentino fue el que permitió una nueva profundización en las relaciones entre el FMI y los países nuestroamericanos. Primero la Argentina con Macri, luego Ecuador con Lenin Moreno y la desfachatada idea de la derecha venezolana de ir por ese mismo camino.

Como afirma el colega Franco Vilma en un artículo recientemente publicado en el portal Misión Verdad, “Así lo han determinado factores de la derecha venezolana y sus gendarmes en el entramado financiero estadounidense, mediante la redacción de un documento a cargo de Ricardo Haussman (Banco Interamericano de Desarrollo), Alejandro Grisanti Capriles (agente de la firma Barclays) y Lee Buchheit (afamado sicario financiero experto en “renegociación” de deuda de países sometidos a Estados Unidos). Este último fue uno de los artífices del reencuentro del gobierno argentino con el FMI y otros capitales buitre en la era Macri[5].

Habrá que ver qué lugar ocupa Argentina en un posible gobierno de la fórmula Fernández-Fernández. Si bien el discurso utilizado por el Frente de Todos respecto a Venezuela marca una postura más parecida a la de Uruguay o de México, apostando por la no intervención en un conflicto que les venezolanes deben resolver soberanamente, las presiones regionales estarán signadas a blanco o negro: o se está con el gobierno legítimamente electo de Nicolás Maduro o se está con el golpista Guai-dog.

Retomando las palabras del colega Vilma “Lo que está en disputa en la región, de manera perenne, es la persistencia de los Estados-nación frente al avasallamiento que Washington ha orquestado de manera afinada y precisa”[6].

Retomando a Tolcachier, “el gobierno de Macri ha sido un cuadro funcional a la reacción de los Estados Unidos a la ola de integración emancipadora que avanzó en América Latina y el Caribe desde comienzos del siglo XXI, ayudando a quebrar todo espíritu de solidaridad y soberanía intrarregional. Por eso, esta derrota representa un quiebre en el mosaico latinoamericano de virreyes neocoloniales montado por la estrategia de la otrora potencia única. Quiebre que es todavía simbólico, dado el carácter preliminar de esta elección, pero que infunde un enorme ánimo a los movimientos sociales y políticos que trabajan en sentido emancipador”.

Está claro que lo que suceda en Argentina condicionará y reconfigurará la situación regional. Los ojos de todos los pueblos del continente están puestos sobre lo que acontezca tanto en octubre como en diciembre. El tiempo de los gobiernos populares no acabó como pretendieron hacernos creer desde la prensa hegemónica y los discursos de las derechas recalcitrantes pro yanquis.

Para finalizar, y coincidiendo con el compañero Facundo Garavano, señalar que “es sabido que, tanto Macri como su círculo más íntimo, vienen de una burguesía parasitaria y decadente, que en su proceso de acumulación no pretende generar empleo, reactivar el consumo interno ni mucho menos invertir en salud y educación pública; pero sobre todas las cosas no pretenden entregar el gobierno y en su desesperación pueden llegar a mostrar su verdadera cara fascista y autoritaria. En este sentido, debemos sortear las mejores acciones de lucha para no permitir más el pisoteo y el sufrimiento del pueblo[7].

El escenario está abierto pero si algo quedó claro es que, como decía San Martín: “Los interventores habrán visto que los argentinos no son empanadas que se comen sin más trabajo que abrir la boca”.


* Periodista especializado en política internacionales, conductor del programa Marcha de Gigantes (AM 1390 - Radio UNLP), columnista del programa La Marea (Radio Futura - FM 90.5) y de Mirada Crítica (Realpolitik FM), productor del programa Columna Vertebral (Estación Sur - FM 91.7), editor de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.

Bibliografía:
[1] https://radiocut.fm/audiocut/ricardo-aronskind-17-08-2019-marca-radio-am910/
[2] https://revistatrinchera.com/2019/08/15/clara-razu-echarle-la-culpa-de-la-crisis-o-el-tsunami-del-lunes-a-los-votantes-es-una-irresponsabilidad-politica/
[3] https://www.alainet.org/es/articulo/201519
[4] https://www.tiempoar.com.ar/nota/la-respuesta-de-alberto-a-bolsonaro-le-pido-que-deje-libre-a-lula
[5] http://misionverdad.com/columnistas/argentina-el-dia-despues-de-las-elecciones-primarias
[6] Idem 5
[7] https://revistatrinchera.com/2019/08/16/el-autoritarismo-despues-de-la-paliza/

Héctor Recalde: “Los jueces no tienen que representar al Poder Ejecutivo Nacional, esa es la verdad desnuca de Macri”

Héctor Recalde: “Los jueces no tienen que representar al Poder Ejecutivo Nacional, esa es la verdad desnuca de Macri”

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.
Héctor Recalde, Abogado Laboralista

Dialogamos con el abogado laboralista y ex jefe de bloque de diputados por el FPV-PJ, Héctor Recalde,  para analizar las políticas laborales del macrismo, la sumisión a las políticas del FMI y los desafíos de la fórmula Fernández-Fernández en caso de salir victoriosos.


En principio ¿cómo estás viendo las intenciones del gobierno de avanzar con la Reforma Laboral?

Es una intención permanente, buscando vías oblicuas porque las lineales son más difíciles. La forma lineal sería el parlamento de la nación, pero si el Poder Ejecutivo manda un proyecto con la reforma laboral sería el parlamento el que la tendría que tratar. Se ve que no tienen plafón político y ese es el miedo que tengo, porque hay antecedentes.

No sería aventurado pensar que lo omita. Si el presidente nombró por decreto a dos miembros para integrar la Corte Suprema de justicia de la Nación, por qué no un decreto para “reglamentar” la ley de contrato de trabajo, introduciendo la flexibilización laboral. Ante todo esto, como decía el General Perón, hay que estar “atento y vigilante”.

Se está dando una situación que es que están presionando mucho, sobre todo a los sindicatos de ramas que no están en su mejor momento (a los que les pega más la crisis), para avanzar en determinadas cuestiones, que tienen que ver con un articulado posible de la ley, pero avanzar de hecho.

Si es cierto, es la precarización laboral de facto, que se está dando. También están intentando introducir algunas de estas modalidades flexibilizadoras en la discusión de los Convenios Colectivos de Trabajo.

Quiero advertir que un Convenio Colectivo de Trabajo no podría degradar los derechos hoy vigentes. Eso no sólo va a generar inseguridad jurídica sino reclamos judiciales. El trabajador no tiene por qué tolerar que le arrebaten derechos adquiridos.

Ahí se dan dos situaciones complejas: Una es la situación general del fuero laboral al cual están agrediendo en su totalidad.

El Fuero Laboral está siendo atacado por el Presidente de forma manifiesta. Macri dijo que “necesitamos jueces que nos representen”. Los jueces no tienen que representar al Poder Ejecutivo Nacional, esa es la verdad desnuca de Macri.

Nosotros tenemos que oponernos frente a esto con la Constitución Nacional en la mano. Enrique Arias Gibert, Héctor Rodríguez Brunengo, fueron jueces de la cámara de la Capital Federal que fueron atacados por este gobierno. Ahora, también los abogados laboralistas sufrimos el embate. Todo el fuero laboral lo ha sufrido.

Bueno, a los abogados laboralistas los acusó de ser parte de una “asociación ilícita” que dirigís vos.

Si, la verdad que me da risa. Justamente lo dice un presidente que asumió el poder ejecutivo estando procesado. La verdad es que a veces pienso que “el ladrón piensa que todos son de su condición”.

Es muy difícil, sobre todo viviendo en democracia. Quienes padecimos dictaduras y no nos agachamos, vimos mucho menos (ataque) que ahora que se supone que rige el estado de derecho.

Estoy convencido que el parlamento no va a dictar una ley y si el ejecutivo se anima a hacer algo por decreto, evidentemente va a ser inconstitucional y haremos los reclamos judiciales pertinentes.

Héctor y con respecto a este nuevo convenio colectivo con la empresa Mercado Libre ¿Tiene mucho que ver…?

Eso es una barbaridad. Es un convenio que no entiendo cómo la secretaría de trabajo pudo haberlo homologado, porque son todas condiciones flexibilizadoras y retrógradas. Es un “mercado libre y trabajadores presos” ¿no?

Una de las cosas que llama mucho la atención es que retoma el banco de horas y la disponibilidad con que el empleador puede manejar a gusto y piacere el banco de horas del trabajador…

Eso no sólo termina con la limitación de la jornada de trabajo, sino con la dignidad del trabajador ¿Cómo es posible que se piense que un trabajador está esclavizado al horario que le exige alternativamente, a piacere, el empleador? ¿Cómo dispone para regular su tiempo libre en actividades culturales, religiosas, deportivas, emocionales? Es decir, está todo el día a disposición del empleador, que una semana le podemos dar a este, a la siguiente a otro. Afrenta no solamente los derechos positivos vigentes sino los derechos humanos del trabajador.

En este marco en el que el G7 está pensando ponerle impuestos a las empresas que prestan servicios digitales, acá se está favoreciendo el sistema de trabajo por plataformas e incluso se lo piensa poner por fuera de lo que son los convenios…

Hubo un fallo muy interesante en la Juzgado del Trabajo, creo que es el caso Rojas, de la Doctora Vulcano, que es jueza del juzgado Nº 40 de trabajo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde es muy meduloso el fallo y demuestra la improcedencia de pensar que el empleador puede hacer cualquier cosa con los trabajadores de plataforma. Hay que levantar esos fallos para que los puedan seguir otros jueces.

Del peronismo recibimos como uno de sus legados al sindicato por rama y hay sectores del sindicalismo que están planteando terminar con esa forma, argumentando que tiene que haber mayor libertad sindical ¿Qué opinás?

Creo que eso son voces del ayer. La discusión sobre el modelo sindical pertenece a otra época. Hoy en día es al revés: vemos como las CTA´s están planteando una posible unificación con la CGT. Nadie quiere dejar sin efecto el principio general que es el sindicato por actividad. Además la ley lo consagra.

Creo que una de las cosas difíciles que le ha tocado a este gobierno es la ley de asociaciones sindicales de los trabajadores. Es más, te puedo asegurar que durante mi mandato como diputado nacional tenía algunas cosas que podía haber mejorado, pero por prudencia preferí no tocar para evitar que surja alguna cosa rara en la discusión.

Por supuesto que es perfectible, pero es una ley que garantiza libertad sindical y la democracia sindical interna que es lo importante.

Las comisiones internas, como modelo, para que incluso haya representaciones que tengan que ver con las situaciones concretas de cada lugar.

Pero además la ley va más allá en la protección. El artículo 47 protege a todo trabajador. Va a proteger al activista sindical. Empieza diciendo “Todo trabajador merece la protección,  tutela de esta ley”. Aunque parezca mentira preexistía a la ley De La Rúa (Ley Banelco), es una ley antidiscriminatoria. Esto los laboralistas lo utilizamos antes de la sanción de la ley sindical como una defensa cuando había persecución contra un activista sindical. El artículo 47 de la Ley 23.559 es muy claro en este sentido.

Foto: Infobae

Héctor y respecto de la fórmula Fernández-Fernández, y en caso de que se recupere el gobierno ¿Cuáles son las proyecciones que se pueden llegar a hacer respecto los trabajadores, de la defensa de los sindicatos?

Creo que con el cambio de políticas, que sería con la fórmula Fernández-Fernández y que va a reactivar el mercado interno, obviamente va a haber mayor ocupación, mayor empleo. Comenzamos a cumplir con lo virtuoso con las primeras medidas que tome el gobierno. No va a hacer falta tocar ninguna ley, basta con que el nuevo gobierno aplique las leyes vigentes.

Por supuesto que más adelante uno puede plantear otras cosas, pero ahora con mucha prudencia porque hay que evitar cualquier cosa que pueda restarle votos a la fórmula. Avancemos con prudencia, en el camino indicado pero con prudencia.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!