Los Medios, el Festín y la Pedagogía de la Crueldad

Por Adrián Berrozpe*

“No es que el ojo del público sea cruel y rapiñador, sino que se lo enseña a despojar, a rapiñar, a usar los cuerpos hasta que queden solo restos; es una pedagogía porque ese público está siendo enseñado”

Rita Segato, Entrevista en la Fac de PyCS-UNLP de La Plata.[i]

¿Será que cuando un/a docente condena a un/a estudiante se está condenando a sí misma/o? ¿Será que al no reconocer a las/os estudiantes como sujetos capaces está negando su propia capacidad?

Carla Wainstock Congreso Pedagógico de UTE [ii]

A Fernando Baez lo mataron. Lo mataron porque podían, porque tenían más poder que él, porque hasta podría decirse que lo hicieron por creerse impunes. A Fernando lo mataron y no queda otra posibilidad. Fue, es y será un asesinato por parte de un grupo de jóvenes adultos, que mostraron manejarse con saña y con la cobardía de una manada deshumanizada.

A Fernando lo mataron, pero si se transforma un pedido real de justicia en venganza, a Fernando lo habrán matado dos veces: la primera por un grupo que lo molió a palos y la segunda por la ceguedad inculcada por los medios de (in) comunicación que buscan aferrarse a la susceptibilidad de la masividad para seguir inculcando, con la pedagogía de la crueldad, que sólo con venganza habrá justicia.

Los medios pergeñan desde su concentración y monopolización la agenda diaria, cuentan con recursos humanos y tecnológicos para ello, y desde ese punto de partida adoctrinan a la masa. Golpean fuerte a la misma contra el yunque, porque a través del odio y la venganza la manipularán frente a sus intereses. Como cuando Blumberg inflado por éstos y frente a una multitud, atacaba a través de su discurso, la política de derechos humanos y resaltaba los ya conocidos argumentos contra las clases populares por su condición de pobres.

Ser rugbier no te convierte en asesino, vivir en una barriada popular, barrio precario (abandonado por el Estado) o “villa” tampoco. “Todos los rugbieres son chetos impunes” o “gorilas” también son conceptos que se han ocupado de acuñar ciertos sectores que se autodenominan “progresistas”, que estigmatizan tanto como el que encasilla al otro por procedencia social.

Los linchamientos son prácticas que replican una violencia arcaica, machista y capitalista; aunque el otro nos genere aversión o miedo, porque en definitiva es el miedo el que conduce al otro y el linchamiento, aunque sea mediático, es la extrapolación de ese odio que nos daña individualmente y que daña al conjunto. A Pablo Ventura lo lincharon mediáticamente, hasta que él y su familia pudieron demostrar su inocencia, pero Pablo quedará marcado de por vida y los culpables de esto son los que dieron su nombre para “zafar” y de aquellos que por miedos se subieron a la manada que los persiguió por las redes con insultos y evocaciones a que sufran para poder saciar su miedo (su odio). Pablo es otra víctima, pero no sólo de la “Manada de Rugbiers Asesinos” sino de la sociedad del linchamiento.

La venganza no es sinónimo de justicia, sino posiblemente su antónimo. Tiene una fuerte connotación violenta de imposición de poder frente al otro. Estela de Carlotto dice «Ni odio, ni venganza, ni revancha, sólo queremos Justicia”[iii] entendiendo que la justicia no es una respuesta violenta frente a un crimen. No se puede pretender que en la venganza haya justicia porque cuando se construye a la justicia, se está hablando de un acto de amor y de restauración. Si se piensa que al ejercer poder violentamente se está realizando justicia por Fernando, se está actuando como aquellos que lo mataron.

La sociedad hace eco de los medios, quienes plantean como “justicia” a la cárcel. Una institución que se ha convertido en instrumento de venganza colectiva -aceptado popularmente- que hoy explota: más de un 80% de su población privada de su libertad sin un juicio o proceso judicial correcto. Esta venganza o instrumento del poder violento, del odio clasista (por centro, derecha o del progresismo blanco), del cual se ha apropiado la pedagogía de la crueldad para aplicar sus recetas, siendo estas retroalimentadas desde los bunkers mediáticos.

La cárcel como herramienta de castigo, es parte de un pensamiento que no permite fisura. El periodista Tuny Kollman en el aire de C5N enunció: “A mí me hace mucho ruido que manden a alguien preso 35 años por lo que pasó aquí”. Acto seguido se lo empieza a linchar mediáticamente, se busca su fisura y se lo ataca, pero este redobló la apuesta y relanzó con más fuerza: “Mirá si voy a defender a esos patoteros del orto, sólo digo que merecen penas de cárcel, pero no perpetua[iv], cuestionando un pensamiento hegemónico y mediático que pretende viciar, manipular y direccionar desde el titulo de un diario o de un graf en una pantalla televisiva.

La especialista penal Claudia Cesaroni, también señala a la situación carcelaria exponiéndola como parte de la Pedagogía y doctrina de la crueldad. Ella señala que “cuando alguien dice que tal «se pudra en la cárcel», está pidiendo tortura. Cuando justifican «linchamientos» están pidiendo tortura. Desterrar la idea de que, en determinados casos, la tortura es aceptable, es para mí el mayor desafío del Estado democrático”[v]. En otro post Cesaroni redobla la apuesta acerca de ser cruel con quien fue cruel: “Si los adolescentes imputados por la muerte de otro adolescente son condenados a prisión perpetua, deberían pasar la vida entera presos. No hay -con la legislación actual- ni siquiera posibilidad de libertad condicional a los 35 años. Eso a mí me parece una locura”[vi].

Para poder cerrar esta nota, es fundamental que la relean en carácter de cuestionamiento profundo para buscar preguntas que permitan desasnar los discursos mediáticos. Por ejemplo: ¿Qué es justicia? y ¿Qué es ser cruel?

Por último plantearles la siguiente pregunta ¿No será que hay mucho cordero atado al que visten de lobo, come pescado podrido y lo alimenta su verdugo?

Nota de página: como dicen los amigos de Alma Ombú “en vos recuerdo quien soy” y la chilena Anita Tijoux “Creo en lo imposible, creo que es posible, hacer de este mundo, un mundo sensible”.

Justicia por Ferando Baez, pero no venganza.


* Productor periodístico del programa de radio "Cabezas de Radio" que se emite los sábados de 9 a 12 hs en radio Ahijuna (FM 94.7). Trabajador de la Dirección General de Responsabilidad Penal Juvenil de CABA y colaborador de Revista Trinchera y Agencia Timón.

Bibliografía:
[i] https://perio.unlp.edu.ar/node/4602
[ii] http://congresoute2014.blogspot.com/2014/09/denombres-y-pedagogias-por-carla.html
[iii] https://www.latecla.info/5/81829-estela-de-carlotto-en-diputados-ni-odio-ni-venganza-ni-
[iv] https://twitter.com/tunykollmann/status/1220021018183467009
[v] https://www.facebook.com/claudia.cesaroni.94/posts/10157673557797870
[vi] https://www.facebook.com/claudia.cesaroni.94/posts/10157680630222870

Deja un comentario