Éxodo migrante: les desplazades del neoliberalismo en Centro América

Éxodo migrante: les desplazades del neoliberalismo en Centro América

TIEMPO DE LECTURA: 7 min.

 

Por Melany De Juana y Nicolás Sampedro

En esta entrevista a Wendy Cruz, militante de la Vía Campesina – Honduras, con urgencia se ponen arriba de la mesa los motivos que empujan a miles de personas a migrar en condiciones precarias e inciertas hacia destinos hostiles. De la tierra de Berta Cáceres, hondureñes huyen a diario de las consecuencias de un modelo de saqueo y concentración voraz de los bienes comunes impuesto desde el norte con un títere en el gobierno. Cualquier coincidencia con la Argentina, no es coincidencia. La exclusión y persecución como políticas de Estado.

AFP_1AD25I_20181027171349409-k5cC-U452557025342kIC-992x558@LaVanguardia-Web

 

¿Cómo ves el clima social que se está viviendo en Honduras? ¿Cómo recibe la gente de a pie lo que está pasando con las migraciones masivas?

La verdad es que hay toda una preocupación en la población. Con esta situación del éxodo, donde hay de miles y miles de hondureños hacia Estados Unidos, la estamos pasando bastante mal. Mucho más ellos (los migrantes), porque en estos momentos hemos seguido las noticias y nos hemos dado cuenta de que la están pasando mal. Algunos mexicanos están bastante molestos, porque dicen que no quieren más centroamericanos.

Es lamentable que nuestros compatriotas tengan que huir de nuestro país por una cantidad de condiciones: por no tener acceso al trabajo, por el tema del acceso a los recursos productivos. Realmente es una situación lamentable la que vivimos en Honduras y no vemos ninguna víspera de mejoras, sino que cada día está más deteriorado todo nuestro sistema democrático.

En el 2009 sufrimos el golpe de Estado (a Mel Zelaya), sufrimos un segundo golpe de Estado cuando nos volvieron a robar las elecciones el año pasado, y eso ha marcado la desesperanza de miles y miles de hondureños.

 

”Las políticas neoliberales han venido a explotar nuestros recursos y están generando violencia, militarización de los territorios, asesinatos, persecuciones

 

Recién nombrabas algunas razones por las que se exilian de honduras ¿Podrías profundizar sobre el tema?

Por ejemplo, en Honduras somos más de 8 millones de personas, tenemos el 67% de la población en la pobreza y un 47% en extrema pobreza. Esto significa altos niveles de concentración de la riqueza del país. Por ejemplo, de cada 100 personas que viven en el área rural 86 no tienen acceso a la tierra.

¿Qué significa esto? Significa expulsarte del territorio prácticamente. Y en Honduras, el 51% de la población es rural. Al no tener acceso a los recursos productivos como la tierra, el crédito, la asistencia técnica, implica que prácticamente te están expulsando de tu tierra.

Por otra parte, las políticas neoliberales han venido a explotar nuestros recursos y están generando violencia, militarización de los territorios, asesinatos, persecuciones. A raíz de toda esa situación, se vive un tema de desesperanza. No tienen alternativa alguna porque tenemos un Estado que no se ocupa del desarrollo rural, o sea del 50% de la población. En Honduras, del presupuesto general de la república, sólo se invierte (para el sector) el 1,14%. Sin embargo, para la militarización se utiliza 5 veces más.

De la aplicación de todas las políticas neoliberales en nuestro país, ahora estamos sufriendo las consecuencias porque, si miramos, estos son los efectos, pero las causas son que nos han robado la democracia, nos están robando todos nuestros recursos naturales, hay un tema con la concentración de la tierra, concentración del poder. Todo eso ha generado una desesperanza en la población en general.

 

”Como siempre, nos llevamos la peor parte los niños, las niñas y las mujeres

 

¿Cuál es la respuesta del gobierno ante la situación?

Ninguna. No hay ninguna respuesta del gobierno. Todas son respuestas tibias que realmente no profundizan en las causas del desplazamiento de miles de hondureños.

Para que tengan una idea, en Honduras, al día, se van más de 300 personas, huyen del país. Así que vamos a seguir viendo, lamentablemente, este éxodo de personas. Lo más lamentable son las condiciones que tienen aparejadas todas las consecuencias que tienen que pagar. Ya hemos visto compatriotas que han regresado muertos por accidentes, por temas de salud, otros que se han quedado en el camino con sus hijas e hijos, las mujeres la están pasando mal porque algunas han declarado que han sido violadas en el proceso, han sido maltratadas. Como siempre nos llevamos la peor parte los niños, las niñas y las mujeres.

Nosotros, desde la Vía Campesina, hemos estado, durante los últimos 8 años, haciendo propuestas para que discutamos en el país una política de desarrollo rural que nos permita, nos garantice vivir con grados de desarrollo, desarrollo que realmente cambie la vida. Porque lo que hay en el país son muchos programas asistencialistas que están endeudando a la población y desestabilizándonos social y económicamente.

 

”Cuando escuchamos a Trump diciendo que no va a permitir ingresar más inmigrantes, nosotros le decimos: que dejen todos nuestros recursos y todas nuestras riquezas y que se vayan con sus bases militares a sus países

 

¿Qué rol crees que tienen los EE.UU. en lo que está sucediendo?

El papel que han venido jugando las políticas de los Estados Unidos han sido nefastas. Estados Unidos es el que ha colocado los últimos presidentes en este país. Ellos son cómplices de toda la situación. Ellos les han dado el respaldo total, además de recursos económicos para militarizar el territorio a nivel nacional. Y eso se acredita porque hay miles y miles de bases militares en nuestro territorio. Ellos quieren tener una hegemonía a nivel de la región centroamericana.

Nosotros, como hondureños y hondureñas, estamos claros de que ellos juegan a su política, ellos son los que ponen y quitan presidentes en este país, porque tienen intereses para un control de la región centroamericana y tienen, también, un control territorial con sus bases militares. Por eso, cuando escuchamos a Trump diciendo que no va a permitir ingresar más inmigrantes, nosotros le decimos: que dejen todos nuestros recursos y todas nuestras riquezas y que se vayan con sus bases militares a sus países y podamos nosotros hacer nuestras propias políticas de desarrollo. Pero mientras tengamos una intervención y un control de los EE.UU. sobre nuestra soberanía poco o nada vamos a tener aspiraciones de cambiar el sistema realmente, que nos está oprimiendo. Nos está oprimiendo a través de las políticas de Estado que benefician a las grandes transnacionales, pero que ahogan a miles y miles de campesinos a nivel nacional.

En Honduras, ser un disidente de este gobernante, Juan Orlando Hernández, es un peligro. Muchos, miles y miles de hondureños que somos militantes por generar nuevos cambios en el país, tenemos que tener mucho cuidado. Aparte tenemos que cuidar mucho nuestras familias y aparte de ello, algunos de nuestros compañeros y compañeras han tenido que huir del país para no ser asesinados.

Y de toda esa política que estamos viviendo aquí en Honduras, los EE.UU. son cómplices.

 

”Aquí (los medios) normalizan lo que es malo como si fuera bueno y la lucha que hacemos como organizaciones sociales la satanizan

 

¿Cuál es el rol que juegan los medios de comunicación en esta situación?

En Honduras tenemos un cerco mediático. Tienen el control total de los medios de comunicación. Aquí no hay ninguna vos disidente que le cuestione al gobierno sus hechos, e incluso han dicho que todos esos miles de hondureños se van porque huyen de las responsabilidades, de delincuencia y que aquí hay oportunidades, pero, en realidad, en Honduras el 50% de los más de 3 millones de la población económicamente activa, se encuentra desempleada. Entonces la gente no encuentra, realmente, alternativa. Pero los medios de comunicación son cómplices de este régimen y es por eso que no tenemos ningún avance como sociedad hondureña.

El control que ejercen los grupos de poder sobre los medios de comunicación es perverso y realmente nos someten. La población en general no tiene acceso a los medios de comunicación de nivel nacional alternativos. Hay algunos esfuerzos pero que no son suficientes y lógicamente tienen mucho más llegada los grupos de poder que han controlado los medios por más de 100 años en este país.

Así que debemos de llamarnos a la reflexión como ciudadanos a nivel mundial sobre el tema del control, del papel que juegan los medios de comunicación, para someter a los pueblos, para criminalizarlos. Aquí normalizan lo que es malo como si fuera bueno y la lucha que hacemos como organizaciones sociales la satanizan. Tenemos un cerco mediático, estamos estigmatizados como organizaciones. Las organizaciones sociales estamos en la asfixia total por un régimen, a través de leyes a nivel judicial, y estigmatizados a nivel de la comunicacional.

Wendy, te agradecemos por el tiempo y te enviamos un fraternal abrazo.

Gracias. Nosotros hemos hecho seguimiento de todo lo que está pasando en Argentina, los asesinatos de líderes en la lucha por la tierra. Así que igualmente solidarizarnos. Creo que sólo la unidad, la organización y la resistencia de los pueblos pueden generar la esperanza de cambio. Si no nos unimos y no somos solidarios a nivel internacional, a nivel de nuestros pueblos, y no seguimos resistiendo ante estas políticas, poco o nada vamos a tener esperanza de que nuestras generaciones tengan nuevas oportunidades de vivir en países libres y en paz.

 

5bd0caa608f3d985128b4567

Encuentro por la Estatización de la Línea 144 | Entrevista a Guadalupe Rodríguez, delegada de ATE Verde y Blanca

Encuentro por la Estatización de la Línea 144 | Entrevista a Guadalupe Rodríguez, delegada de ATE Verde y Blanca

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

*Entrevista realizada en el programa radial La Marea de Radio Futura FM 90.5 

35362271_2038678249706053_3417998372169056256_n.jpg

 

¿Cuál es la situación en general y cómo se plantean este encuentro por la Estatización de la Línea 144?

Desde el 2016 la situación general es que las compañeras que están atendiendo en la línea están tercerizadas bajo la modalidad de “contratadas” por una empresa que es Provincia Net, están como empleadas de comercio.
Lo que venimos sosteniendo es que como trabajadoras que llevan adelante una política pública deben ser trabajadoras estatales y por ende tener todos los derechos que tenemos los trabajadores estatales. Este es el marco donde empieza esta pelea que estamos dando.
En el mes de marzo echaron a 5 compañeras, justamente, por pelear por sus derechos, y con esa lucha que venimos dando ya se pudo reincorporar a 2 compañeras. Ahora, en el marco del 25 de noviembre vamos a llevar a cabo una jornada que tiene como eje la estatización de la Línea 144 y la reincorporación de las compañeras despedidas. 

¿Es impresionante que un gobierno que se llena la boca hablando de la cuestión de género, de la cuestión de la violencia hacia las mujeres, tenga tercerizadas a las compañeras que se encargan de tomar todas esas denuncias no?

Justamente lo que buscan es no tener que hacerse cargo de algunas decisiones que vienen tomando. Entonces ellos -y ellas en este caso la directora del instituto, Agustina León-, dicen que en su momento tuvieron que tercerizarla para que línea siga adelante. Nosotros decimos que es mentira, porque en esa tercerización, al contratar una empresa, el estado paga muchísimo más para que ésta se haga cargo de su tarea. Creemos que desde el estado se pueden manejar muchísimo mejor esos presupuestos si las trabajadoras pertenecieran al plantel. Tiene que ver con los negocios que tienen y la forma en que entienden a la política y al estado, a través de las ONG´s, a través de organizaciones que tienen otros objetivos.

Ni hablar, que deberían estar ahí para contribuir y no para cumplir el rol del estado. Justamente en las cuestiones de género pasa mucho, acá hay una organización que debes conocer -las Mirabal-, que está donde el estado no llega, porque muchas veces en las leyes y demás cuestiones está todo muy bien, todo muy interesante, todo muy bien planteado en cuanto a cuáles son los pasos a seguir para ayudar a las mujeres víctimas de la violencia de género pero en la práctica no se cumplen, y ahí están estos organismos que no se tienen que hacer cargo de ninguna de estas cuestiones y sin embargo le ponen el pecho…

Totalmente. Pasó lo mismo en los 90. Ciertas formas y organizaciones que fueron toman las mujeres más “autónomas”, frente a la ausencia del estado, comenzaron a organizarse. Esto también pasa ahora. Pero esto que te decía tiene más que ver con que este Estado utiliza organizaciones que, por ejemplo: La anterior directora venía de Avón (empresa de cosméticos), entonces son de perfil empresarial la gestión que piensan para el estado. Lo piensan siempre en términos de costo-beneficio, de estadísticas y a veces en eso se pierde la calidad, se pierden los derechos de las trabajadoras

Queda demostrado, claramente, que ese es el rol que cumplen y que manejan el estado como manejan los peajes, por ejemplo, tercerizándolos o cosas por el estilo en esta lógica de costo-beneficio o con una racionalidad muy instrumental de medios-fines, y en el medio las personas, sobre todo nosotras como mujeres que somos las que sufrimos tanta violencia y particularmente estas mujeres que sufren violencia de género, que es una cuestión muy extrema, muy difícil y muy dolorosa, a ellas no les importa y en lo discursivo se hacen cargo, pero en la práctica echan a compañeras que tienen que ser restituidas por organización de las mujeres…

Claramente… Vos fijate que el hecho de haber despedido a nuestras compañeras fue meramente aleccionador porque buscaban ese disciplinamiento de bajar los niveles de conflictividad que había.
Ni bien despidieron a esas 5, contrataron a más compañeras y ahora, por ejemplo, están pidiendo, están haciendo una búsqueda interna de trabajadoras sociales y las compañeras despedidas, por las que nosotros estamos pidiendo la reincorporación son trabajadoras sociales. Entonces es hasta sarcástico ¿No?

Como remarcás, esa lógica aleccionadora se ha visto desde el inicio del gobierno con declaraciones (que quizás no tengan que ver puntualmente con esto) de Prat Gay como “preocúpense por conservar los puestos de trabajo y no por aumentar los salarios” o cosa por el estilo. Vienen con una política de meter miedo y de avasallar todas las cuestiones que tienen que ver con ayudar a la gente en cualquier ámbito.

La línea está ahora bajo la dirección de la Secretaría de Derechos Humanos. Nosotros somos delegados de la Secretaría de Derechos Humanos y somos delegadas de la línea porque está bajo la gestión de la secretaría, pero al ser contratadas por una empresa las respuestas de ellos es que no tiene que ver con ellos porque pertenecemos a una empresa, sin embargo son los que llevan adelante la línea política de trabajo.

Para cerrar, recordanos la cuestión del encuentro que van a estar realizando el 22 de noviembre…

El 22 de noviembre vamos a hacer una charla/panel con 2 mesas. Va a ser en 6 y 51, donde funciona el instituto y va a haber una muestra fotográfica que da cuenta -también- de esta lucha que venimos llevando adelante.
El panel va a empezar a las 10 hs y va a haber una mesa en donde se va a charlar sobre las cuestiones específicas que tienen que ver con la línea 144 y van a estar presentes compañeras de la línea de nación, de provincia y de CABA, porque también se da que todas las líneas tienen ciertas características que se repiten en cuanto a la precarización laboral, de organización del trabajo, etc.

Después va a haber otra mesa donde van a estar compañeras referentes que tienen que ver más con la lucha feminista (que va a ser a las 12hs), por ejemplo Estela Díaz, Laurana Malacanza y una compañera del “Ni una menos” y que también es delegada del sindicato de Aeronavegantes.

 

46144581_300401890812160_1192744475735097344_n.jpg

Link del evento: https://www.facebook.com/events/368526283893992/

______________________________

Escuchá la entrevista acá:

Maximiliano Cabrera, delegado de ARS: “El gobierno nos sigue ajustando, achicó el presupuesto en 400 millones y no hay perspectivas laborales al corto plazo.”

Maximiliano Cabrera, delegado de ARS: “El gobierno nos sigue ajustando, achicó el presupuesto en 400 millones y no hay perspectivas laborales al corto plazo.”

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

Astillero-Rio-Santiago.jpg

*Entrevista realizada en el programa radial La Marea de Radio Futura FM 90.5 

En principio nos interesaría que nos comentes cual es la situación actual del Astillero y lo que dejó la última reunión paritaria que tuvieron esta semana.

– La situación hoy sigue siendo la misma. En lo que respecta al trabajo la situación es la misma. Estamos a 16 días de entrar en una multa, de hasta 20 mil dólares por día, por los barcos que hay que entregar a Venezuela. Por ello se está llevando a cabo una negociación, o un intercambio entre la embajada de Venezuela, la empresa, ATE y la CTA de los Trabajadores; que está siendo el nexo con Venezuela, como para poder restablecer los contratos nuevamente y poder estirarlo en el tiempo.

Obviamente Venezuela y PDVSA -que es la que encarga los barcos- saben la cual es situación de Astillero y la situación del país, por eso se ponen a disposición de los trabajadores, para poder charlar y ver los tiempos de la nueva entrega del barco. Realmente nosotros dependemos de la decisión de la empresa y la decisión del gobierno provincial, de que lo quieran hacer.

También hay que comprender que para terminar esto nos falta insumos y equipamientos que la empresa los tiene desde el mes de julio en la aduana, que acumuló una multa de más de un millón de pesos. Y va a continuar así hasta que lo retiren.

Claro, la cuestión es que ustedes no pueden llegar con las entregas porque están desfinanciando totalmente el Astillero…

– Estamos en esa situación, totalmente desfinanciados, y seguimos en el mismo marco. Estamos en un marco de negociación constante con la mesa de concertación y la mesa paritaria pero no se está avanzando.

Ayer hubo paritarias, hoy cuerpo de delegados, y lo que están ofreciendo es un aumento del 27% para la menor categoría, que es el ayudante, y un 18% para los de mayor categoría; y suma fija, remunerativa. Obviamente que esto no es lo que queríamos, porque estamos pidiendo un 40% de aumento salarial, producto de la inflación y demás. No llega a esos porcentajes porque en promedio no da un 18 o 19% de aumento salarial, y a la vez, esta propuesta salarial nos saca compañeros, porque sólo da un aumento a un cierto rango de compañeros que cobran hasta un cierto monto.

Esto está llevando a una situación compleja, más allá de que la decisión final la tienen los compañeros, hoy se hicieron reuniones de cuerpo de delegados y asamblea de sectores -35 sectores tiene Astilleros- y el martes se va a hacer la asamblea general donde se convoque a todos y se ponga y debate la propuesta delante de todos.

Estamos en una situación compleja porque el gobierno nos sigue ajustando. Como se sabe, nos achicó el presupuesto en 400 millones de pesos y no hay perspectivas laborales al corto plazo.

Pudimos ver unas fotos, donde se encontraron con representantes de PDVSA, de la Embajada de Venezuela y con Diputados de la Asamblea Nacional, con los cuales pudieron intercambiar algunas opiniones ¿Con respecto a este conflicto ellos qué posición les plantean?

– Mirá, desde el momento en que tuvimos una reunión en la Embajada (de Venezuela) hace 15 días atrás, nos manifestaron la total solidaridad con los trabajadores. Ellos entienden el momento que está pasando la Argentina y el de Astilleros donde el gobierno provincial va por el Astillero y nos manifestaron que van a poner todos los mecanismos necesarios para poder terminar el barco, porque faltan 50 millones de pesos. Ellos están dispuestos a poner el dinero, pero lo que quieren es que el dinero vaya directo a los proveedores para la compra de los insumos.

Claro, sin intermediarios…

– Claro, la compra tiene que ser directa.

Es muy importante todo esto que mencionás porque, habrás escuchado que están instalando el discurso de que “en Astilleros son todos ñoquis” o que “no hacen nada”, y claramente nos estás relatando la situación que están pasando y de que una de las entregas de un barco para Venezuela, no se puede terminar, justamente, porque no se quiere, porque está la decisión política de no hacerlo.

– Claro. Nosotros tenemos el equipamiento para terminar la construcción 79, que están en la aduana hace más de 6 meses y ya genera gastos de un millón y medio de pesos que tiene que pagar la provincia, o sea que tenemos que pagar todos nosotros. Ellos hablan de que al Astillero lo bancan todos los ciudadanos y demás, cuando están dejando una deuda de más de un millón y medio de pesos por equipamiento que ya tendrían que haber retirado hace 6 meses. Están generando deudas y más deudas sobre diferentes equipos. No se compran los insumos, lo único que tenemos es gas y oxígeno, que se termina y compran en una semana, porque compran pocas cantidades, lo que nos deja en la misma situación.

Por eso, más allá de que hoy no estemos en la calle, las mesas de concertación y demás, hoy en día, están teniendo un avance muy lento, entonces el martes también se va a poner en consideración toda esta situación porque al gobierno ya le dimos tiempo de negociación y muestra de querer negociar…

Y no se ve un avance o un interés real del otro lado de querer que la cuestión funcione…

– Tal cual. No se está viendo la decisión del gobierno provincial de querer que esto salga hacia adelante.

Y en cuestión a los puestos de trabajo ¿Hubo muchos despedidos?

– Lo que pudimos lograr producto de la movilización y demás, es que las bajas sean por jubilaciones. Hemos tenido más de 200 jubilaciones. De 3350 que éramos, hoy somos 3150. Antes por cada baja o jubilación que sucedía, entraban 2 compañeros. Obviamente que con este gobierno no se puede hacer. Nos achican el presupuesto, nos achican el plantel, no tenemos trabajos.

___________________________

Escuchá la entrevista completa acá:

Los enredos de la pseudo-democracia actual

Los enredos de la pseudo-democracia actual

TIEMPO DE LECTURA: 7 min.

trump-macri-bolsonaro

Por Nicolás Sampedro

La periodista, investigadora y militante, Stella Calloni, reflexionaba en una reciente entrevista publicada en el portal Misión Verdad, acerca de las nuevas formas de intromisión de los EEUU en la política de los países de Nuestra América, y la imperiosa necesidad de sentarse a pensar cómo adelantarse a tales políticas para lograr salir del lugar de sumisión a los designios imperiales.

Calloni habla de las “Democracias de Seguridad Nacional” en clara alusión a la Doctrina de Seguridad Nacional implementada por los EEUU durante los años 70 mediante las diferentes dictaduras militares del Cono Sur, el Plan Colombia y el Plan Mérida, entre otras políticas de intervención.

Hoy la formación no es a militares en la Escuela de las Américas, sino que “se crearon escuelas de justicias y La Academia Internacional Para el Cumplimiento de la Ley en El Salvador con el mismo criterio de captación y formación de funcionarios judiciales y policiales”.

Éste es uno de los pilares para comprender los procesos de desestabilización judicial o “Lawfare” de los que son víctimas les ex presidentes Lula Da Silva, Cristina Fernández de Kirchner, Rafael Correa y Gustavo Petro, como reflexiona el sociólogo y científico político brasileño, coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estatal de Rio de Janeiro, Emir Sader. Algo similar que lo sucedió (y con éxito comprobable) con Mel Zelaya, Fernando Lugo y Dilma Rousseff, anteriormente.

Incluso si se presta atención en las recientes elecciones de Brasil, el juez de primera instancia Sergio Moro, manda a encarcelar a Lula sin tener una sola prueba en su contra, pero “con la firme convicción” de que era responsable de lo que se lo acusaba, fundamentalmente en la prensa, porque jurídicamente no había nada.

La victoria de Bolsonaro, al igual que la de Donald Trump en los EEUU, representa el segundo gran pilar de este enredo: el manejo de las redes sociales digitales. Tanto Facebook, como Twitter, Instagram y en este caso también WhatsApp (propiedad de Facebook), sirvieron para realizar una campaña de desprestigio -sin precedentes- contra el candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad.

No es casual que el discurso reaccionario de Bolsonaro haya prendido en grandes sectores de la población brasileña. Según Sally Burch, periodista británica-ecuatoriana y directora ejecutiva de la Agencia Latinoamericana de Información: “las emociones negativas conllevan a tendencias de acción en línea más fuertes que las emociones positivas; por lo tanto, ciertos algoritmos terminan priorizando aquellos contenidos que provocan reacciones de ira u odio en el usuario. También, cuando un usuario muestra interés en contenidos con posiciones político-sociales extremistas, el algoritmo le ofrece nuevos contenidos aún más extremos.  Con ello, estos sistemas contribuyen a radicalizar posturas y a agudizar antagonismos existentes en la sociedad, al punto que, en contextos de fuerte conflictividad, han llegado a catalizar acciones colectivas (offline) de violencia física e incluso casos de linchamiento. Como consecuencia, se estrecha el espacio para el debate político y la confrontación de ideas, programas, tesis y la búsqueda de consensos mínimos entre puntos de visto divergentes que son fundamentales para la convivencia democrática”.

De este dato/afirmación se puede extraer que: las redes no sólo son un arma de desinformación, que van segmentando a los distintos grupos por intereses, sino que refuerzan las contradicciones y la división social. La descomposición social, el no diálogo y consenso mínimo, la deslegitimación de la política como instrumento de transformación, y del estado como ente regulador de la sociedad, entre otras.

En Argentina esto mismo se puede ver con los equipos de trolls de Peña Brown bombardeando con Fake News las redes, estigmatizando a quienes enfrentan las decisiones del gobierno de Cambiemos, con la clara complicidad mediática que desde hace años que viene estigmatizando a los sectores populares, a los sindicatos, a les colectives feministas y a la expresión política realmente opositora al macrismo, que es el kirchnerismo.

El colega Mariano Molina afirma en un artículo recientemente publicado en Agencia Paco Urondo que “es tiempo, entonces, de volver a aclarar -una vez más- que la identidad y la representación política no la otorga la autodefinición individual o colectiva, sino la percepción de la sociedad y la consideración que tenga el enemigo. De este modo, no sirve de nada definirse de tal o cual ideología si el conjunto de la sociedad y el enemigo no te valoran como tal. Hay quienes piensan que los gobiernos populares de las últimas décadas son puro cotillón, pero esa consideración pierde valor frente a los enemigos que tienen y han tenido esas experiencias. Cuando las grandes corporaciones económicas y los intereses del Departamento de Estado estiman al PT, el kirchnerismo, el chavismo, el Frente Amplio uruguayo, el MAS boliviano o el correismo sus enemigos reales, toda otra discusión es pura chapucería”.

Como tercer eslabón de esta cadena de herramientas del impero para controlar los procesos políticos en la región, se puede ubicar a dos fenómenos disímiles pero que cumplen el mismo objetivo: Las iglesias evangélicas o pentecostales y las Organizaciones No Gubernamentales.

Ambas expresiones tienen por tarea la imposibilidad de que las organizaciones populares crezcan, se reproduzcan y acumulen poder territorial. Las iglesias ligadas teledirigidas a acaparar fuerza en los sectores populares de menores recursos, vendiendo la falsa ilusión de que dios todo lo puede y que sólo evangelizando al pueblo se podrá salir de las garras del demonio (pónganle el nombre de cualquiera de les ex presidentes antes mencionades). No es casual que tanto Heidi Vidal como Mameluco Olmedo (entre otros) hayan salido a su búsqueda, dada la gran efectividad que mostró en Brasil.

Lo preocupante de este escenario es que las iglesias evangélicas en argentina, no sólo se reprodujeron con una velocidad atroz, cooptaron a gran parte de la población carcelaria (no sólo a quienes están privados de su libertad, sino también a una importante cantidad de efectivos del sistema penitenciario) y que ya cuentan con ejércitos propios. Recientemente se pudo observar en las redes un video donde se vanaglorian de tal hazaña.

En éste marco, las declaraciones de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, cobran aún más relevancia y se vuelven más peligrosas. “El que quiera estar armado, que ande armado; el que no quiera estar armado, que no ande armado. La Argentina es un país libre”. No sólo es irresponsable porque según nuestra legislación no cualquiera puede portar armas, sino porque está estadísticamente comprobado que el aumento de armas en las calles incrementa los niveles de asesinatos, muertes por accidentes o las masacres como sucede en los EEUU.

Las ONG´s, por otro lado, apuntan a sectores medios que van a hacer ayuda social (voluntarismo) y terminan lavando sus culpas sin involucrarse en un proceso de organización que busque la real transformación del status quo y de las realidades de nuestros pueblos. Aparecerán Caritas, Un techo para mi país u otras; al tiempo que también florecerán expresiones como Poder Ciudadano (de donde salió Laurita Alonso, hoy a cargo de la Agencia Anticorrupción), desde donde se denunciaran casos de corrupción direccionados a sólo efecto de que las corporaciones mediáticas y judiciales tengan elementos para operar sobre la realidad política del país.

En tal sentido, Stella Calloni historizaba y reflexionaba al respecto afirmando que las ONG´s “invadieron silenciosamente América Latina en los años 80 y ya para el 2000 se reproducían por miles, preparando el terreno para el proyecto geoestrátegico de Estados Unidos de recolonización de la región”.

Como se podrá observar, el panorama que se avecina no sólo es complejo de analizar, sino también de abordar. Como sostiene Calloni, los pueblos de Nuestra América nos debemos una reflexión profunda para actuar contra estos mecanismos ya instalados en nuestras sociedades, que necesariamente deberán partir de algunas de las apreciaciones que realizaba recientemente el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera.

Linera enumera 5 consideraciones de las derrotas que vienen sufriendo los procesos populares en la región:

1- Se puede hacer cualquier concesión, se puede dialogar con quien sea que permita ayudar al crecimiento económico, pero siempre garantizando el poder político en manos de los trabajadores y los revolucionarios. Y no se puede adoptar medidas que afecten al bloque revolucionario, potenciando al bloque conservador.

2- Si la ampliación de capacidad de consumo, de ampliación de la capacidad de justicia social no viene acompañada con politización social, no estamos ganando el sentido común. Hemos creado una nueva clase media, con capacidad de consumo, con capacidad de satisfacción, pero portadora del viejo sentido común conservador.

3- Una débil reforma moral. La corrupción característica del capitalismo y los neoliberales, termina siendo su bandera contra nuestros gobiernos.

4- La imposibilidad de la continuidad de los liderazgos producto de los cepos demo-liberales.

5- La débil articulación e integración real comercial, económica y productiva.

Concluye este artículo citando nuevamente al colega Mariano Molina: “Las horas que vivimos son trágicas y de una gravedad que todavía no logramos dimensionar. A ese enemigo (o esos poderosos enemigos) deben apuntar los cañones de las fuerzas populares, de izquierda y progresista. Todo lo demás es fuerza desperdiciada o cómplice del fascismo que azota en una versión modernizante. Está en juego la vida y cierta forma de la libertad y la participación política, como bien lo sabemos (y sufrimos) en nuestro país desde el 10 de diciembre de 2015. No son épocas de debate abstractos, porque se juegan formas de sobrevivir para poder volver a generar opciones políticas que nos permitan una vida mejor”.

Bibliografía

”Internet, derivaciones y paradojas”, por Osvaldo León (01/11/2018)

”Redes sociales digitales: un gran negocio”, por Sally Burch (31/10/2018)

”Stella Calloni: ‘La democracia de seguridad nacional es la nueva forma de intervención estadounidense”’, por Bruno Sgarzini (29/07/2018)

El rock expresa problemáticas sociales, si nuestra sociedad es machista el rock lo expresará

El rock expresa problemáticas sociales, si nuestra sociedad es machista el rock lo expresará

TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

Por Zulema Capella

c8935151-0bea-41a8-a739-c1516107aaa0

El rock nacional nació como una contracultura y como denuncia a la opresión militar, impulsado por jóvenes en los años ’60. Desde esos años las bandas tuvieron que inventarse y reinventarse para seguir con su línea fundadora, romper con todo orden establecido. Pero a lo largo del tiempo salieron a la luz otras caras sobre este género, por ejemplo, el machismo.
El rock siempre ha sido un género donde la mujer y las disidencias no han tenido mucho lugar, o un lugar destacado, aunque existieron voces femeninas que lucharon por ese lugar y fueron la influencia de muchas otras. La progresión de las mujeres ha sido lenta, una de las problemáticas que tenían estás para ser aceptadas en ese ámbito, era la potencia y energía de las voces.
Con la implementación del debate sobre el Aborto Legal Seguro y gratuito, un grupo de músicas empezó a unirse. Esta unión las llevo a darse cuenta del poco lugar que tenían en los eventos musicales: en 46 recitales tuvieron una presencia menor al 20% en los escenarios, uno de los más bajos de la región.

El rock siempre ha sido un género donde la mujer y las disidencias no han tenido mucho lugar, o un lugar destacado, aunque existieron voces femeninas que lucharon por ese lugar y fueron la influencia de muchas otras. La progresión de las mujeres ha sido lenta, una de las problemáticas que tenían estás para ser aceptadas en ese ámbito, era la potencia y energía de las voces.

Celsa Mel Gowland, ex-vicepresidenta del INAMU – Instituto Nacional de Música- impulsó un debate a partir de los reclamos y demandas de paridad que venían manifestando las mujeres músicas. En ese debate, comenzó un proceso de identificación de las desigualdades que existen en este ámbito, lo cual evidenció que la presencia femenina y de disidencias es una deuda histórica pendiente.
El debate impulsado por Gowland llevó a la presentación de un proyecto de ley de cupo femenino para festivales y ciclos musicales, ya que en estos -en la actualidad- hay sólo un 13% de representación femenina. Las músicas fueron acompañadas por la Senadora Anabel Fernández (del bloque FPV-PJ) y se espera que el proyecto sea votado por unanimidad en noviembre de 2018.
La ley establece un cupo como mínimo del 30% para bandas de mujeres o bandas compuestas -mínimamente- por un 30% de mujeres, en la grilla de todos los festivales. El INAMU será el organismo que regule la implementación de la ley, multando a las productoras que no cumplan con esta normativa.

gráficasinvestigacióntortaSR-02-1-700x700
Fuente: https://somosruidosa.com/lee/cuantas-mujeres-tocan-en-festivales-latinoamericanos-hoy/

Este género musical, que llevamos dentro muchas generaciones y que se sigue propagando, tiene una serie de valores que como sociedad hemos naturalizado, por ejemplo, la figura del rockstar y la de “las grupie”. Este último utilizado para calificar a las fanáticas que quieren intimidad emocional y sexual con los músicos, pero que nunca son tomadas en serio por estos; de hecho, cuántas más haya mejor para ellos. Esto nos habilita a pensar que muchos rockeros aprovechan su fama y poder para abusar de mujeres que en muchos casos son menores de edad.
En el contexto del #NiUnaMenos es necesario problematizar sobre el lugar del ídolo: un lugar que muchas veces le da impunidad de hacer lo que quiere, que le permite abusar de ese poder para sobrepasarse con las pibas que lo sigue. Como las mujeres ya no nos callamos más, empezamos a romper el muñequito del “rockstar” y comenzamos a denunciar a aquellos que por estar arriba de un escenario se creen con el poder de hacernos cualquier cosa sin nuestro consentimiento, aprovechándose de su lugar de “admirados”.

Lucio V. Mansilla y José Martí: lecturas que traman modernidad, Estado, frontera, revolución y desierto.

TIEMPO DE LECTURA: 7 min.
44692593_1372159069584777_1771966539822530560_n.jpg
Juan Duizeide, Carlos Bernatek, María Pia López y Mariana Santángelo en la presenteción de Lenguas, el 11 de noviembre de 2017 en librería Caburé

Entrevista al editor José Hage a propósito de la aparición de Estados, el segundo tomo de la Colección DESIERTO Y NACIÓN. Por Agustín Arzac

“Creemos que en el cruce entre desierto y nación se traman varios problemas filosóficos, políticos y culturales a modo de invariantes -en palabras Martínezestradianas-, es decir, que recorren toda nuestra historia y justamente, por su potencia, por su plasticidad conjuran los problemas por venir, en cada nueva lectura…”

***

¿Por qué el nombre de la colección Desierto y Nación? ¿Cuáles han sido las búsquedas para crear este enfoque cruzado?

El momento original -de emergencia- de esta colección, es una serie de seminarios y talleres que junto a Gustavo Míguez -amigo y co-director del proyecto editorial- dimos en la Biblioteca Nacional Mariano Moreno bajo la dirección de Horacio González, el primero en el año 2013. En el 2014 insistimos en un nuevo seminario taller que contuvo un ciclo de conferencias. En ese marco asistieron como conferencistas invitadas/os: Guillermo Korn, Diego Caramés, María Pia López, Gabriel D´ Iorio y Guillermo David. Las/os invitamos a propósito de lo que veníamos trabajando en las clases, principalmente, una serie de problemas y autores del siglo XIX argentino. Nos encontramos con un material maravilloso que cada una/o de ellas/os preparó para esas conferencias y nuestra primera intuición fue armar una compilación de artículos, capítulos, y publicarlos en un libro. En ese momento inicial -y esto da cuenta de que lo primero que tuvimos fue el nombre: Desierto y nación– bajo ese título nos imaginábamos un “bodoque”, un libro con 10 capítulos más o menos, con alrededor de 600 páginas. Luego de varias conversaciones -y de librarnos de nuestra mirada decimonónica y romántica del proyecto-, y también de intentos fallidos en la búsqueda de sello editorial, nos empezó a convencer la idea de armar una serie de publicaciones que contengan conversaciones a destiempo, es decir, retomar una de las conferencias y de esos temas trabajados en las clases y encontrarles una voz que funcione de contrapunto. Nos interesaba la idea porque no es un formato muy explorado: un libro, dos ensayos. Más aún con lo que significa la tradición ensayística en nuestro país. Esta fue una de las ideas iniciales y que sostuvimos y todavía sostenemos: las/os dos autoras/es que escriben en cada uno de los tomos de la colección no se leen hasta que el libro está materializado, es decir, es una conversación a destiempo realmente, que se arma en la lectura integral del libro. Los únicos que sabemos por dónde va la cosa somos nosotros. Por eso, lo único que saben las/os autoras/es del proyecto durante el proceso de escritura está mediado por nosotros y lo único que tienen de antemano es el tema del libro, expresado de un modo muy sintético en los títulos: el primero lenguas y el segundo que ya está en la última cocina: estados.

El nombre de la colección emerge de esa experiencia anclada en la Biblioteca Nacional Mariano Moreno y también de las inquietudes que compartimos desde hace más de diez años con Gustavo Míguez. Inquietudes que fueron emergiendo de lecturas comunes y principalmente de la cursada con Oscar Terán en el año 2007 de la materia Pensamiento Argentino y Latinoamericano. Cursar esa materia ofició de momento fundamental dentro de nuestras formaciones. Siempre intentamos -porque todo es un intento a tientas- de conversar críticamente con la teoría de las ideas -materializada en ese maravilloso libro de clases Historia de las ideas en la Argentina-, por eso otras lecturas fueron alimentado esa mirada que buscábamos construir para adentrarnos en el siglo XIX argentino. Por un lado, Una nación para el desierto argentino de Halperín Donghi y por otro, Un desierto para la nación de Fermín Rodríguez. Y allí se tramaban caóticamente la historiografía y la crítica literaria. También Restos pampeanos de Horacio González. En ese remolino, de un modo muy intuitivo, en esas clases hacíamos un rastreo -también muy inacabado- de esos dos conceptos que atraviesan toda la historia de la cultura argentina, pero que encuentran su cruce más intenso en el siglo XIX. El nombre de esta colección se conjura entre estas lecturas y estas experiencias. Creemos que en el cruce entre desierto y nación se traman varios problemas filosóficos, políticos y culturales a modo de invariantes -en palabras Martínezestradianas-, es decir, que recorren toda nuestra historia y justamente, por su potencia, por su plasticidad conjuran los problemas por venir, en cada nueva lectura… Tenemos un ex Ministro de Educación que hace un año nomás inició una “nueva campaña del desierto”, pero claro, decía, “esta vez con la educación…” Pfff. Si se pudiera poner en palabras lo que buscamos con esta colección, diría, rápidamente, que nos interesa nombrar las distintas expresiones de anudamiento que emergen del cruce entre estos dos conceptos.

¿Cómo se dio el pasaje de las notas, quizás más breves, en la revista El río sin orillas a pensar libros para una editorial como Caterva? ¿Qué preguntas se hicieron antes del pasaje? ¿Hay lineas prefijadas de antemano?

La experiencia de la Revista de Filosofía, cultura y política El río sin orillas fue fundamental sin dudas para mí. Venía participando del colectivo editorial desde el año 2008 y me permitió acceder a un montón de discusiones y lecturas que la carrera de filosofía en la universidad no lo hacía. El pasaje de la revista al proyecto editorial no fue del todo fácil, encontrar el tono que escape de la experiencia revisteril de reunión de artículos -aunque había temáticas comunes que articulaban cada una de las secciones-, había que darle una vuelta, había que salir de ese formato. Creo que la decisión de reunir dos ensayos, ahora sí, más largos y antecederles un prólogo que intentaba ser una primera mirada que oriente el abordaje común de los textos, de lecturas cruzadas, fue el modo que encontramos -ya en el proyecto editorial de la colección- de salir de ese formato con el que particularmente venía trabajando.

Hay algunas líneas prefijadas de ante mano en el proyecto, como te decía, sostenemos la idea de que las/os futuras/os autoras/es que participen de la colección no se lean mientras producen. También ciertos temas que conversamos con las/os que escriben. Por otro lado, es muy difícil sostener un proyecto editorial dadas las condiciones en las que vivimos. Sin embargo, este es un proyecto colectivo y nos vamos sosteniendo entre todos, como podemos: una cuestión fundamental, el deseo común. Detrás de cada libro hay un trabajo fundamental que hacen las/os autoras/es, claro, y los muchachos de Caterva Editorial. Una de las líneas que buscamos sostener a lo largo del proyecto la habilitó Fabiana Di Luca con sus fotografías. En cada tomo hizo el arte de tapa y las cuatro postales que lo acompañan. Postales que a su vez, tienen detrás de la fotografía una breve invitación que hicieron las/os primeras/os lectores y que también nos acompañan en cada salida, eso es maravilloso, digo, el trabajo comunitario.

EL primer libro de llamó Lenguas y se compone de los ensayos de María Pia López y Juan Bautista Duizeide ¿Qué vamos a encontrarnos en Estados?

El primer tomo, como decía, se llama Lenguas y se compone de dos ensayos que giran en torno a una multiplicidad de voces o mapas; uno de María Pia López titulado “Banquetes, cautivas y revoluciones” que explora en la literatura nacional y sudamericana la voz del indio; el otro, “Escrito sobre el agua” de Juan Bautista Duizeide que recorre a lo largo de la literatura argentina, su relación con lo otro del desierto, el agua, los ríos y el mar. El de próxima aparición contiene un ensayo de Matías Farías que se llama “Nuestra América: una modernidad alternativa. Poesía y revolución en Martí” y otro intitulado “Mansillescas” de Guillermo Korn, el tomo II lleva por título: Estados. Contiene también un potente Prólogo de Verónica Stedile Luna, además de las postales de Fabiana Di Luca escritas por Lucía Cytryn, Alejandra Pistacchi, Juan Abate y Javier De Angelis. Es interesante lo que se va armando en el devenir, no sólo en el contrapunto o conversación entre los ensayos que componen cada libro, sino, entre cada tomo. En el primero las/os autoras/es desplegaron mapas con sus escrituras y ubicaron una serie de problemas vinculados a lo otro del desierto y la nación para los proyectos hegemónicos, el indio y el mar. En esta nueva entrega los autores se centraron en dos personajes increíbles, Lucio V. Mansilla y José Martí y a partir de ellos desplegaron una serie lecturas que traman modernidad, Estado, frontera, revolución y desierto.

44740276_767050027000649_3381109293200703488_n
El 30 de abril, con Horacio Sonzález en la Feria Internacional del libro de Buenos Aires

 

 

Sebastián Salgado: ‘‘Yemen está viviendo, según las Naciones Unidas, la mayor catástrofe humanitaria del planeta tierra en este momento’’

Sebastián Salgado: ‘‘Yemen está viviendo, según las Naciones Unidas, la mayor catástrofe humanitaria del planeta tierra en este momento’’

TIEMPO DE LECTURA: 16 min.

La desaparición del periodista saudí, Jamal Khashoggi; los intereses cruzados entre quienes se veían denunciados por este cronista de The Washington Post; los actores de Medio Oriente (Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, etc) y Occidente (Estados Unidos, Alemania, Francia, etc) que sostienen negocios millonarios mediante crímenes de lesa humanidad a plena luz del día y sin que la comunidad internacional siquiera se indigne; y la resistencia heróica que el pueblo yemení viene sosteniendo desde hace años, son los tópicos por donde se movió el agudo análisis de Sebastián Salgado, periodista, responsable del portal Data Urgente y docente universitario, en esta entrevista en los pisos de Radio Universidad de La Plata, durante el programa Marcha de Gigantes.

Entrevista Sebastián Salgado (20.10.2018) 2

–El dos de octubre desaparece un periodista, Jamal Khashoggi, de una familia de mucho poder, de mucho peso, no solamente en la región sino a nivel mundial, que en occidente no se conoce prácticamente, pero con vínculos de mucho peso. De hecho, lo que se cree es que llega a la embajada de Arabia Saudí en Estambul, Turquía, como engañado de que le iban a dar sus nuevos papeles porque se va a casar con una ciudadana turca. En definitiva, desde el dos de octubre no hay noticias hasta estos últimos días que reconocen que había estado en ese lugar y se empieza a especular con quién lo asesinó, cómo. Arabia Saudí, acá no se conoce, pero es una de las siete monarquías del Golfo, una de las más violentas y que, no solamente está asesinando a los yemeníes, sino, tuvo conflictos con Qatar, Bahrein. ¿Cuál es tu primera lectura de este hecho?

–Primero entender el nivel de censura que existe hoy en Arabia Saudita. Khashoggi, como vos bien decías, viene de una familia que manejaba muchos de los medios comerciales de Oriente Medio en idioma árabe, y era –pensando que es una persona que ya no está viva– un columnista importante The Washington Post. Entonces, por un lado, no es casual que una persona de esa influencia económica termine siendo un columnista The Washington Post y que, desde esa tribuna, era una persona muy crítica a esta –vamos a decir– gestión de la realeza saudí que, a todas luces, es un gobierno represor, genocida, que tiene una trayectoria impensada para una mente de occidente como la nuestra, al punto que el nombre mismo de Arabia Saudí responde a la familia Al Saúd, a la Casa de Saúd. Ellos mismos están viviendo un proceso de transición, donde el príncipe Mohámed bin Salmán, que tiene 30 años, está tratando –de a poco– tomar las riendas del país. Un país donde –para que imaginemos– hace pocos meses que las mujeres apenas tienen permitido manejar, un país donde no existe ningún tipo de representación democrática y un país que, a todas luces, quiere disputarle el liderazgo regional-político a la República Islámica de Irán. Entonces, por eso muchas veces se enfrenta a estos países cuando, en realidad, no son enemigos naturales.

“Arabia Saudita es la representación israelí en el mundo árabe. Arabia Saudita es, a la vez, la representación estadounidense en el mundo árabe

Arabia Saudita es la representación israelí en el mundo árabe. Arabia Saudita es, a la vez, la representación estadounidense en el mundo árabe. Entonces, cuando pasan este tipo de cosas, es importante saber que en ningún momento debemos tomar el caso del gobierno turco, y sobre todo a través de la presidencia de Recep Tayyip Erdoğan, como un gobierno democrático. El mismo gobierno de Erdoğan asesinó a decenas de periodistas, en este mismo momento, tiene encarcelados por ese falso golpe de Estado que inventaron el año pasado y que, sin ir más lejos y a título personal, asesinaron a mi compañera y ex-colega Serena Shim del canal Press TV, la señal iraní en inglés. En el año 2014, Serena Shim estaba haciendo un trabajo importantísimo en la frontera turco-siria y fue la primera que señaló, con imágenes de video, que supuestos camiones de ayuda humanitaria que iban hacia Kurdistán eran, en realidad, mercenarios pagados por el gobierno turco para pelear contra los kurdos sirios. Ella los vio, les tomó imágenes y les conoce la fisonomía, y esos camiones no eran de ayuda humanitaria. El día después que hace ese reporte para Press TV, denunció que la estaban siguiendo los servicios de inteligencia turcos y que ya la habían amenazado. A la mañana siguiente vuelve a la zona donde estaba grabando y un camión la embiste y la mata. Ese es el gobierno de Tayyip Erdoğan y es el gobierno que está denunciando a la familia Al Saúd porque realizaron el asesinato de un periodista en su territorio. Eso es lo que a ellos les interesa demostrar, una cierta cercanía a los derechos humanos, a occidente y, evidentemente, asesinar un periodista The Washington Post no tiene el mismo precio que asesinar a una chica del canal iraní Press TV.

–En Red Voltaire aparece la información que el gobierno turco había logrado meter micrófonos dentro de la embajada de Arabia Saudí en Estambul, por lo cual, tenía mucha información a raíz de las torturas que había sufrido este periodista, ciudadano saudí, pero que no las podía hacer públicas porque sería un escándalo diplomático. También, lo que mencionas, habla de la complejidad que tiene Medio Oriente y que en Occidente se desconoce por completo, incluso es muy difícil para aquellos que intentamos comprender esa parte del mundo porque está atravesado por un montón de no sólo intereses geopolíticos, sino, también, tradiciones culturales, religiosas, de formas de cómo comprender el mundo y porque hay tanto monarquías como gobiernos democráticos. En esto, también, el rol de la prensa de cómo mostrar, porque siempre el enemigo es Irán. De Arabia Saudí casi no se habla y, en el medio, está el giro que hizo Turquía al empezar a vincularse con Rusia, China e, incluso, Irán. Y sumado las amenazas del gobierno saudí que dice si nos sancionan, subimos el precio del petróleo y nos aliamos con los rusos e iraníes. Todo esto complejiza la lectura para tratar de entender hechos como este que no es, ni más ni menos, un asesinato pero que tiene ribetes y lecturas que son interminables.

–La familia Saúd tiene pánico de que esta mal llamada Primavera Árabe, que se inició hace unos diez años, siga siendo un caldo de cultivo que ponga en amenaza que esta gente siga en el poder y, cuando hay una transición de poder, ellos se sienten más vulnerables. El príncipe bin Salmán tiene, por toda la descendencia de los reyes, decenas de primos, hermanos y demás, pero como ganó la confianza de su padre tuvo la posibilidad de mandar, hace aproximadamente seis meses, a encerrar a todos los que serían su propia línea sanguínea en un hotel cinco estrellas en Riad y no dejarlos salir durante meses. De ahí es que se habla, específicamente, que tuvo el poder para torturarlos a todos esos que son su propia familia, para que firmaran y abdicaran en favor de él para el trono real de Arabia Saudita. Estamos hablando de gente muy poderosa, incluso más poderosa que este hombre periodista y de medios como es Khashoggi. De ese tipo de gente estamos hablando.

”(Khashoggievidenciaba el trabajo de lobby que estaba haciendo el príncipe bin Salmán con el gobierno de Donald Trump

En ese contexto, no debería extrañar que, si el príncipe bin Salmán está gastando muchísimo dinero en crear una imagen positiva en Occidente sobre su gestión y preparando las cosas para que desde Europa y América se le tenga una visión positiva sobre lo que esta realeza puede hacer con su propio pueblo. Bueno, este periodista era la piedra en el zapato porque desde The Washington Post, conociendo las entrañas de la Casa Al Saúd, contaba y evidenciaba el trabajo de lobby que estaba haciendo el príncipe bin Salmán con el gobierno de Donald Trump. En realidad, no debería tener ningún contexto más allá de intentar, por un lado, perpetuarse en el poder y, por otro, ser un apéndice de Estados Unidos en Oriente Medio, porque en el momento que Estados Unidos presiona un poco para que la Casa Al Saúd diga realmente lo que había pasado en la embajada de Arabia Saudí en Estambul, salieron con voceros a decir no se metan ‘tanto’ con nosotros, porque si dejamos de producir los siete mil barriles diarios que estamos enviando, el precio del crudo puede irse entre cien y doscientos dólares. A eso, Estados Unidos, no tiene cómo enfrentarlo. Entonces, los saudíes tienen una serie de herramientas y de beneficios por los cuales se mantienen en el poder pero también obtienen muchos privilegios. Parte de eso, es la compra de armamentos, Estados Unidos le vende armamento a los saudíes, quienes tienen dinero para pagarlo y seguir, de alguna manera, lo que se conoce como la guerra contra Yemen.

Entrevista Sebastián Salgado (20.10.2018) 4
Sebastián Salgado junto a parte del equipo de Marcha de Gigantes en los estudios de Radio Universidad Nacional de La Plata

–Parece una desprolijidad lo del asesinato al periodista, ¿fue realmente Arabia Saudita? Parece que los que quedan peor parados son ellos y es, realmente, una locura, ya que, habiendo tantos métodos para asesinar a un periodista de manera como que parezca un accidente, por decirlo de manera mafiosa, lo maten cuando va a la embajada, parece burdo.

–Poniéndonos en la mentalidad de alguien que pertenece al gobierno saudí: la palabra de una mujer vale lo mismo que nada. Además, se olvidaron que Khashoggi había ido a pedir sus trámites para casarse con una ciudadana turca que lo había acompañado a la embajada en ese mismo momento. Él había estado un día antes, viendo cuáles eran los trámites que necesitaba para casarse con ella –por algún motivo, evidentemente, no quería entrar a Arabia Saudita ya que, tal vez, ahí le hubiesen resultado más fáciles los trámites–, le dijeron que regresara y cuando regresó ya tenía la trampa tendida. Pero fue con su prometida, entonces, ella esperó durante horas ahí y el tipo no salía. Salió un hombre de la embajada a decirle este hombre ya se fue, no sé por qué usted está esperando acá, y la mujer empezó a hacer las denuncias. Trascendió, evidentemente hubo un montón de medios interesados en cubrir la historia y el gobierno turco también interesado en decir ojo, que nosotros podemos matar un montón de gente pero, con este, no tuvimos nada que ver y pusieron ahí sus servicios de inteligencia a disposición. Tal vez, el príncipe bin Salmán y sus secuaces –porque de eso participaron unos cuantos– no tuvieron en cuenta la dimensión mediática que esto podía llegar a tener.

”¿Dónde está el cuerpo de Khashoggi? Es un misterio que todavía no hemos logrado develar

Primero negaron que el periodista había estado dentro de la embajada. Después, cuando las historias empezaron a ser como una película de terror, porque hablaban que el hombre fue descuartizado y empezaron a aparecer los videos de servicios de inteligencia turcos, que grabaron, incluso, cómo servicios de limpieza entraron –como quince personas– horas después que el tipo había estado ahí, y dos aviones –pertenecientes al gobierno de Arabia Saudita– partieron desde Estambul hacia Arabia Saudita donde se supone que también podrían haber escondido el cuerpo de este periodista. Bueno, no les quedó otra que inventar una historia para que la prensa tuviera algo de qué atenerse. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, vio que esto podía repercutir más allá de la política, ya que, en el ámbito económico en definitiva Arabia tiene el dinero. Ahora le compra las armas a Estados Unidos, pero se las puede comprar a Rusia o a China, y si el barril de petróleo se va a doscientos dólares esto puede salirle muy caro a los Estados Unidos. Donald Trump manda a Mike Pompeo para que inventen una historia –esto es increíble porque podés ir siguiendo la historia día por día– que la prensa pueda contar. ¿Cuál es la historia de ayer? Que el periodista entró y se peleó a golpes de puño en la embajada contra catorce personas que estaban allí y murió en esa pelea. Aunque parezca ridícula, es la historia más verídica que pudieron inventar entre el gobierno de Estados Unidos y el de Arabia Saudita. ¿Dónde está el cuerpo del periodista Khashoggi? Es un misterio que todavía no hemos logrado develar. Hablaban de que puede estar disuelto en ácido porque hubo un médico forense que estaba ahí y que perfectamente podría haber desmembrado el cuerpo o hacerlo desaparecer. Otra de las personas, que aparentemente presenció todo, un alto mando de los servicios de inteligencia de Arabia Saudita, murió en un accidente muy extraño hace dos días y había estado presente en la embajada.

–Todo parte de la complejidad de la región, pero Arabia Saudí no es solamente este hecho, sino que también podemos hablar de Siria como de Yemen. Hace pocos días, en algunos portales, salió la noticia de que alrededor de trece millones de yemeníes corren riesgo de morir por inanición producto de la guerra y la cuestión inhumana –al margen de que la guerra siempre es inhumana– de ensañamiento del gobierno saudí con los yemeníes. Sea una persona o miles debería dolernos lo mismo, pero, de todas maneras, son trece millones de personas, además de las diez mil que ya murieron en el conflicto armado. Recientemente fuiste, intentaste volver a Yemen. ¿Cómo fue esa experiencia?

–Yemen está viviendo, según las Naciones Unidas, la mayor catástrofe humanitaria del planeta tierra en este momento. Esto está pasando porque Yemen es un país que, hasta hace unos veinte años, estaba dividido en dos regiones, que tiene dos grupos étnicos-culturales bastante definidos y que, hasta hace tres años que estalló esta especia de guerra o revolución –como queramos llamarla–, tenía un gobierno que aceptaba que Yemen sea el patio trasero de Arabia Saudita. Entonces, Yemen, como el país más pobre del mundo árabe, no podía esperar demasiado teniendo en cuenta la relación que tenía con su vecino, relación parecida a la de México y Estados Unidos. En el norte de Yemen hay un grupo que son los hutíes, un grupo étnico muy importante que tenía el control de la capital y que son musulmanes chiítas, esa es la base de este grupo de gente que decidió dejar de estar bajo la bota de Arabia Saudí e iniciaron un proceso revolucionario que, desde hace tres años, tiene tomado más de medio país. Para que esta revolución popular de los hutíes no trascienda hacia Arabia Saudita, y que Yemen siga siendo un país dominado por la Casa Al Saúd, Arabia Saudita puso a disposición todo su arsenal, que es uno de los más importantes del mundo, y formó una coalición militar con Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Qatar participó en un principio y después se retiró y Bahréin, que es la otra realeza del Golfo, también participa de alguna manera.

No esperaban encontrarse con semejante resistencia. Ese pueblo que está decidido a ser libre y no dejarse dominar por una monarquía, está dispuesto a morir en pos de su propia revolución. Hasta hace seis meses, si bien el país y toda la periferia estaba tomada y la capital cercada –que sigue estando en poder de los hutíes–, tenían el puerto de Al Hudayda por donde podían comerciar, por lo menos, alimentos. Obviamente no armas y demás porque todo eso estaba cercado. Lo que hizo Arabia Saudita en los últimos tres meses, que empeoró muchísimo la situación, fue invadir el puerto de Al Hudayda. Entonces, toda esa población, entre unos trece y dieciocho millones de personas están cercadas, sin ningún tipo de contacto comercial con algún otro países, de recibir alimentos, el clima es desértico y no se pueden producir muchas cosas y están viviendo, desde hace muchísimo tiempo, una situación de hambruna muy difícil. A esto se suma una explosión de cólera que está muy presente, sobre todo en los chicos porque se deshidratan muy fácil con el calor de ahí. Entonces se disparó esta alarma por parte de las Naciones Unidos. Lo cierto es que la situación persiste, pero como no hay una lógica de por qué Arabia Saudita puede llegar a mantener una guerra contra un país que simplemente está llevando un proceso de liberación interno. Es muy difícil encontrar información en los medios de comunicación. Es en este afán de querer hacer un aporte comunicacional, que nos hemos dado a la tarea de intentar entrar a Yemen y contarlo de nuestra propia voz, pero hasta el momento, por ahora, como decía el comandante Chávez, no hemos tenido éxito.

–Viendo el mapa, hay una cuestión en Yemen con el estrecho que conecta el Mar Rojo con el Golfo de Adén, también, es uno de los lugares por donde más tránsito de barcos que llevan hidrocarburos desde Arabia Saudí hacia Estados Unidos. Como recién charlabamos, Arabia Saudí es uno de los principales proveedores de petróleo o de derivados de fósiles hacia Estados Unidos, esto jugaba en la situación considerando los puertos que tenían controlados.

 

–Totalmente. Los hutíes no solamente se limitaron a la defensa de su territorio y han hecho pasar una vergüenza muy grande a los invasores saudíes, sobre todo a nivel territorial.

–Sería la Vietnam de Estados Unidos.

”Aranco –la empresa más grande del mundo en ese sentido– tuvo que reorganizar toda la distribución del petróleo porque un grupo de rebeldes está dispuesto a defender su territorio

–Es algo así porque ellos tienen un armamento muy básico, pero tienen la convicción de liberar a su país y defienden su territorio utilizando la sorpresa, como de alguna manera hacían los vietnamitas. Si bien Arabia Saudita bombardeó la capital el catorce de octubre –hace seis días–, Saná, y bombardeó un ómnibus donde había civiles, los hutíes que están en Yemen lograron desarrollar o conseguir armamento que llegó hasta las cercanías de Riad. Es una manera de demostrarles a los saudíes que ellos no sólo están en capacidad de defenderse, sino, también llegado el caso, de contraatacar. Ese ejemplo sirve también para una embarcación de Aranco, compañía petrolera saudí que se encarga del traslado del petróleo, que lograron interceptar y bombardear un barco petrolero-carguero de esta compañía. Por lo cual, Aranco –la empresa más grande del mundo en ese sentido– tuvo que reorganizar toda la distribución del petróleo porque un grupo de rebeldes está dispuesto a defender su territorio. Realmente Arabia Saudí, en la situación que se encuentra ahora, si llega a perder el apoyo de Estados Unidos a nivel político, tal vez Yemen le empiece a quedar un poco grande, porque si durante cuatro años no pudieron contra esa insurgencia, quedando solo a nivel político sin el apoyo de Estados Unidos, las cosas sólo pueden empeorar para ellos.

–También el apoyo de toda la Unión Europea: Francia, Reino Unido, España, son países que han vendido muchísima cantidad de armas, millones de dólares en armas, y eso empieza a ser cuestionado puertas adentro de la Unión Europea, tal vez desde lo discursivo. Esa venta se sigue dando pero no sé cuánto más en el tiempo se pueda extender.

–De hecho, por el conflicto del periodista saudí asesinado, Alemania, Francia y Reino Unido hicieron un comunicado muy tibio instando a las Naciones Unidas por la libertad de expresión pero no se posicionaron.

–Ahora, estamos en una situación en la cual la bota no puede aplastar a Yemen, Yemen no gana y es una situación que no se puede extender en el tiempo porque la imagen de Arabia Saudita es cada vez peor. ¿Cómo ves que se pueda llegar a resolver esto?

–En el mundo del S.XXI, ninguna monarquía tiene futuro, ni la saudita ni ninguna. Ese es el ejemplo más claro. Se habló en algún momento si Rusia podía llegar a intervenir como lo hicieron en Siria, pero hasta ahora esa posibilidad no se ha manejado como cierta. Pero es interesante para pensar de qué manera esto nos afecta, ustedes saben que el último día de noviembre y el primero de diciembre se hace la Cumbre del G20 en Argentina, que tiene una representatividad un poco extraña de cuáles son los países del mundo que pertenecen a eso y cuáles no, se supone que son los más desarrollados, y ¿cuál es el único país de Oriente Medio que va a tener representación en la Cumbre del G20 en Argentina? Arabia Saudita. Se supone que acá va a tener que estar el príncipe bin Salmán tratando de decir lo moderno, maravilloso y pujante que es su país junto con el presidente Mauricio Macri. Me parece un punto de inflexión interesante cuál es el modelo de mundo que nos quieren llegar a imponer, cómo una monarquía como esta puede llegar a ser parte de los grupos de países que se supone son modelo para los que no pertenecen, y nos da –a las claras– una situación que cada vez nos toca más de cerca, que esa barrera comunicacional que existe entre Oriente y Occidente no se da tanto a nivel político. Las relaciones son muy fluidas, lo que pasa en Oriente Medio tiene una influencia directa sobre Occidente y es importante hacer estos esfuerzos porque las repercusiones de lo que pasa allá evidentemente cada vez van a tener más peso en América Latina.

–Va a ser un ejercicio interesante prestarle atención a qué es lo que diga la prensa argentina cuando suceda el G20 y venga el monarca saudí o alguno en representación, incluso para ver cómo se construye esa idea en términos mediáticos y, también, habrá que ver qué tipo de instancias hay en términos de manifestaciones populares en rechazo a la visita no solamente de este señor, sino de muchísimos otros que van a estar presente y que tanto daño le están haciendo a sus propios países y al mundo entero.

–Para quienes les interese estos temas, les comento que estamos preparando una charla en la Facultad de Periodismo de La Plata para el jueves ocho de noviembre a las siete de la tarde. Con la presencia de Stella Calloni, Fernando Buen Abad, Carlos Aznarez para hablar de la relación entre América Latina y el G20, con la realidad de los tres países que la componen –Argentina, Brasil y México– y el rol que nos hacen jugar. En este contexto político, es importante, de una buena vez por todas, pensar la política nacional a partir de un contexto un poco más global. No pensando en el mercantilismo de la globalización pero sí en la geopolítica de la realidad, que hace que lo que pasa en otras regiones repercuta directamente en la nuestra.

Entrevista Sebastián Salgado (20.10.2018) 3

Juana Antieco: “Es un camino que recién estamos iniciando, nos debemos un espacio dentro de este movimiento”

Juana Antieco: “Es un camino que recién estamos iniciando, nos debemos un espacio dentro de este movimiento”

TIEMPO DE LECTURA: 10 min.

El pasado 13, 14 y 15 de octubre más de 50 mil mujeres, lesbianas, trans y travestis se encontraron en Chubut en lo que fue el 33° Encuentro Nacional de Mujeres, desde ahora en más declarado Plurinacional y por ello, conversamos con Juana Antieco del Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir.

Captura de pantalla completa 21102018 012100 a.m..bmp
Juana Antieco, del Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir

*Entrevista realizada en el programa radial La Marea de Radio Futura FM 90.5 por Viviana Yopasa Ramírez

 

En este proceso de volver a recuperar, las mujeres indígenas, como portadoras de la voz del territorio, como una concepción particular donde son ellas las encargadas de la trasmisión de su cultura, han desarrollado varias secuelas de lo que es importante hablar. Y han iniciado varias campañas que tienen como el “Sin nosotras no hay país” que fue liderado, básicamente, por la Weichafe Moira Millán, y que hoy hace parte del Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir, y que están llevando a cabo la proclama de la consigna “nos queremos plurinacional” dentro del marco del Encuentro Nacional de Mujeres. Y quisiera que fuera Juana Antieco, mujer mapuche de la comunidad de la costa de Lepa y miembro del Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir, que nos contara cómo ha sido este proceso que han librado durante estos últimos años, por dar una presencia, principalmente, en el reconocimiento de sus derechos.

– Mari Mari kom pu zomo, kom pu wenuy, kom pu che.. Inche ta juana Antieco, ñeguimain pingen, mapuche tehuelche ta inche. Ñi tuwun costa de Lepa mapu mi. Ñi ruca Rawson warria meu. Kume fachiantu. Buenas tardes a todos, a los amigos y a las amigas, a las hermanas. Soy Juana Antieco, soy Mapuche-Tehuelche. Mi origen territorial es Costa del Lepa en la provincia de Chubut y vivo en la ciudad de Rawson.

Estaba haciendo una pequeña introducción sobre las implicaciones de lo que ha sido la lucha de las mujeres indígenas por la participación política y la visibilidad de sus espacios y escenarios de participación ¿no? Narrar cuáles han sido sus experiencias y sus liderazgos dentro de los territorios. Y les estaba comentando a les compañeres y al público, cómo ha sido ese proceso que han iniciado desde el Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir, por empezar a marcar esos escenarios y nos gustaría que nos contaras sobre el taller N° 42 que se realizó el pasado fin de semana en el ENM, donde hablaban de “Mujeres y autodeterminación de los pueblos” como parte de la campaña de “Nos queremos plurinacionales”. Me gustaría que nos cuentes cómo ha sido esa experiencia, cuáles son los retos y los desafíos que marcaron este proceso.

– Hubo todo un camino para llegar al taller que estás mencionando. Un camino de querer estar, porque consideramos que era necesario poder estar. No casualmente el ENM se había votado en Chaco para que venga a Chubut, porque querían conocer la Patagonia, sino que todos los motivos se relacionaban, exclusivamente, con nuestro pueblo ancestral Mapuche, que está siendo perseguido, sus voces están siendo silenciadas, está habiendo quita masiva de territorios ancestrales. Uno de los motivos más profundos que nos movilizó socialmente, no sólo al pueblo Mapuche sino a todo el país, fue la desaparición y posterior muerte de Santiago Maldonado en territorio ancestral Mapuche; y de Genaro y Cristian Calfullanca, dos jornaleros Mapuches de Cholila, que ha esta el día de hoy no sabemos qué pasó. Por la quita de territorios y por la trata. La trata no afecta sólo a la sociedad no Mapuche, nos afecta y atraviesa a todos, a todas las clases. Y por ahí la clase más empobrecida es la que está más afectada.

Esos fueron los motivos. Empezamos a participar de las plenarias que se hacían cuando empiezan las reuniones acá. Decidimos participar activamente teniendo en cuenta varias cuestiones: hicimos un chequeo 32 años para atrás para ver la participación real y efectiva de las mujeres originarias. Recordemos que el Encuentro pasó por muchas provincias donde hay mujeres indígenas. Una de las provincias donde pasó también fueron Río Negro y Neuquén donde también hay hermanas mapuches. Y realmente nos encontramos con que no había habido participación concreta y efectiva, no hay una agenda de trabajo que nos de la pauta de que se haya venido trabajando.

Sí sabemos, y lo pudimos corroborar, que existe desde hace mucho tiempo el Taller de Mujeres de Pueblos Originarios. Pero teniendo en cuenta una historia de mucho tiempo de despojo, de estar invisibilizadas, de estar perseguidas, de que las mujeres indígenas nunca podemos estar en estos espacios grandes de debate. Y no es una cuestión de que no tengamos capacidad de estar, de parlamentar, de discutir y de proponer, sino que tiene que ver con lo empobrecidos que estamos en las comunidades. Básicamente eso nos impide ser parte de estos encuentros y de estos movimientos.

En base a ello dijimos que no íbamos a permitir que el encuentro venga a nuestro territorio y que nosotras no estemos. Convencidas de ello, empezamos a meternos en las plenarias. Yo, aparte de ser Mapuche, de ser parte de una comunidad Mapuche que es Costa del Lepá a 350 km de acá, pertenezco al Movimiento de Mujeres Indígenas desde que se empezó con el relevamiento de naciones originarias que hay, hicimos un relevamiento de aproximadamente 36 naciones originarias. Así que con ese compromiso de poder llevar la voz y ser la voz de las hermanas que no pueden llegar, que no pueden hablar, que a veces no pueden hablar porque algunas no son hispanoparlantes y eso también es una barrera a la hora de estar en un evento así y no poder parlamentar porque no saben hablar el castellano.

Llegamos a este encuentro con una alta tasa de femicidio indígena, que eso no figura en ningún dato estadístico de ninguna institución. De niñas indígenas que son violadas pero como la cuestión indígena ”no vende”, tampoco se difunde en los medios. Estaba viendo la imagen, y me quedó muy grabado el caso de la niñita esta Sheila, que por sus rasgos característicos pertenece a algún pueblo originario que está viviendo en los barrios. Y realmente me impactó porque cuando nosotros planteamos esto de que necesitamos estar porque necesitamos poner en agenda los temas que a nosotros nos preocupan y son -por ahí- problemas críticos. Hubo todo un camino duro que se recorrió, hubo sectores conservadores que vienen manejando desde hace muchos años las comisiones organizadoras de los sucesivos encuentros, que se resisten, como toda cuestión nueva que se plantea en general. Pero, convencidas de que no estamos equivocadas en lo que planteábamos, porque planteábamos esto como una construcción colectiva, como un aporte que iba a enriquecer los Encuentros de Mujeres. Planteamos la Plurinacionalidad en febrero en Lago Pueblo.

“Llegamos a este encuentro con una alta tasa de femicidio indígena, que eso no figura en ningún dato estadístico de ninguna institución. De niñas indígenas que son violadas pero como la cuestión indígena “no vende”, tampoco se difunde en los medios.”

Si bien, es cierto, primero nos encontramos con una férrea negativa y abucheos y un montón de cosas más, seguimos el camino. Necesitábamos tener un espacio propio de discusión, de poder trabajar la plurinacionalidad, explicar y fundamentar por qué nosotros entendíamos que era necesario. La otra cuestión fue propiciar este taller, el número 42, que va a debate por las sucesivas plenarias y demás hasta que lo aprobaron. Cuando eso sucedió, era el lugar y el espacio físico que íbamos a manejar nosotros como para poder decirle a las 2500 mujeres que pasaron por nuestro taller, nosotros planteamos la plurinacionalidad por esta cuestión en particular, no estamos pidiendo nada del otro mundo, simplemente a través de la plurinacionalidad estamos pidiendo derechos.

Y por ahí nos van a decir “pero ustedes tienen derechos, porque está la Constitución Nacional que figuran los derechos, está el convenio 169 de la OIT que también es la ley internacional de mayor relevancia” Pero en la práctica esos derechos no se visualizan, no se ejecutan. Claro ejemplo es cuando nosotros elegimos no tratar las enfermedades con la medicina occidental y cruzamos al otro lado de la cordillera en busca de nuestras machis que son las sanadoras. Las veces que tenemos que cruzar la frontera es toda una barrera, un desafío…

Precisamente en esto que mencionas de las fronteras es importante empezar a comprender eso: cuales son nuestros procesos rituales, nuestras cosmogonías y cómo están anclados fuertemente nuestros territorios, y como parte de la lucha es precisamente esa lucha territorial que está anclado en fuertes procesos de memora históricos e interpelados por fuertes momentos de genocidio y de violencia que aún están presentes. Entender la concepción de la plurinacionalidad para romper con la concepción del Estado Nación, que reconoce las múltiples nacionalidades que incorpora.

 – A lo que me refiero y queda de manifiesto, es que la nación Mapuche, siempre ocupó ambos lados de la cordillera, entonces frecuentemente nosotros nos cruzamos a Chile, nuestras machis vienen a Puel Mapu a curarnos y son detenidas en las fronteras, son manoseadas. Personal de las fuerzas de seguridad las manosean, las detienen injustamente, les sacan sus medicinas tradicionales.

Hace menos de 15 días ocurrió con la machi María que había venido, porque tiene varios hermanos que está curando con su medicina ancestral. Del lado de la frontera Argentina, Gendarmería la detiene, la manosea, le sacó la medicina que llevaba. No es que llevaba droga, es medicina que se recolecta de lo que da la madre naturaleza. Fue una situación de mucha angustia para nosotros. Te imaginarás que una Machi, una autoridad espiritual ya es una persona mayor. Es una persona que no está acostumbrada a ese tipo de situaciones. Realmente para nosotros fue súper angustiante. Entonces plantear la plurinacionalidad del derecho, tener el derecho de cruzar la frontera con mi medicina porque soy Mapuche, es algo que lo tenemos que poner necesariamente en agenda.

No voy a desmerecer todo lo que se ha generado desde los Encuentros Nacionales de Mujeres, porque salió de ahí la Ley del Matrimonio Igualitario, lo que se está peleando hoy es la Ley por el Aborto Legal y Seguro. O sea, se han generado cosas muy importantes que han significado y han forzado leyes hacia las mujeres. Entonces creemos que es un movimiento en el que nosotras tenemos que estar, porque en algún momento que generar conciencia colectiva como para que nuestros temas que hoy nos preocupan y que nos están matando, sean puestos en la agenda política de este país y se puedan convertir en leyes.

“Creemos que es un movimiento en el que nosotras tenemos que estar, porque en algún momento que generar conciencia colectiva como para que nuestros temas que hoy nos preocupan y que nos están matando, sean puestos en la agenda política de este país y se puedan convertir en leyes.”

Te imaginas que es imposible articular leyes con los partidos políticos, leyes que nos favorezcan. Nunca lo vamos a obtener porque los territorios de las comunidades indígenas, de las naciones indígenas, hoy por hoy son territorios en disputa por el capitalismo, por las grandes empresas multinacionales, que en complicidad con los gobiernos de turno nos siguen quitando espacio territorial.

Creo que esta es precisamente la tarea que está pendiente para el próximo encuentro que se realizará aquí en la ciudad de La Plata el próximo año. Son muchos los temas pendientes de los que acabas de decir y espero que en esta columna podamos empezar a hablar, precisamente de las autoridades espirituales, que merece un programa importante, de qué tiene que ver con las fronteras, de cuáles son las violencias, de cuál es la situación de vulneración de derechos humanos que están enfrentando las comunidades indígenas en el territorio argentino, y qué significa también hablar de plurinacionalidad en un contexto como el que se está viviendo ahora en la región, y con el actual gobierno de Cambiemos. Son muchos los retos y desafíos que están pendientes.
La Marea creo que precisamente va a ser un espacio para hacer visible esto que tu cuentas, de esos escenarios de violencia que están presentes en los territorios y que muchas veces los medios hegemónicos no comentan y que es necesario, precisamente, salir de ese escenario de silencio, de generar espacios colectivos donde las mujeres y los pueblos invisibilizados puedan generar procesos de participación y empoderamiento.

– Muchas gracias y como dijimos en el Taller 42 de Mujeres por la Libre Determinación, es un camino que estamos surcando. Es un camino que recién estamos iniciando. Es un desafío enorme y necesitamos, realmente, de la comprensión, de la solidaridad y del acompañamiento, ya no de las mujeres indígenas sino de las mujeres en general. Porque por historia, nos debemos un espacio dentro de este movimiento. Y creo que vamos a lograr el objetivo de la plurinacionalidad porque es una batalla cultural que se ganó en las calles de Trelew. Creo que en La Plata va a ser nada más que un trámite. Nuestro objetivo es seguir trabajando con el Taller 42 porque es la semilla que sembramos acá las mujeres Mapuches en el sur y seguir fortaleciéndolo, y seguir acompañando a las hermanas de pueblos originarios donde caiga el Encuentro Plurinacional de Mujeres , de ahora en más. Ese es un compromiso que asumimos las mujeres Mapuches que fuimos anfitrionas, que nos tocó todo el trabajo de logística y de organizar y pelear por estar, por este espacio, porque este taller se apruebe. Es todo un trabajo, significó mucho tiempo invertido, muchas cosas que nos pasaron en el camino. Nuestro compromiso es seguir trabajando y seguir generando conciencia.

Como decía la consigna “Nos queremos vivas, libres y autodeterminadas” Te mando un abrazo y muchas gracias por todo este proceso colectivo importante para la visibilización de nuestras luchas.

– Un abrazo enorme para todos.

_____________________________

Escuchá la entrevista acá:

EL SHOCK ROOM ARGENTINO

EL SHOCK ROOM ARGENTINO

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

Por Nicolás Sampedro*

El martes de esta semana, el exjuez Carlos Rozanski declaró en el programa de Gustavo Sylvestre, que en la historia democrática no hay antecedentes de un momento judicial como este, donde hay gente presa por fotocopias. Lo cual lo llevó a decir que actualmente “no hay vigencia del estado de derecho

Rozanski continua su alegato sosteniendo que nada de lo que lleva adelante el modelo que encabeza Mauricio Macri, se podría sostener sin la complicidad del aparato judicial y los medios de comunicación.

En artículos anteriores se han arrojado algunos elementos y algunas características del momento histórico, de quienes nos gobiernan y de cómo llegaron al control del Estado, por los cuales -efectivamente- puede afirmarse que no hay estado de derecho en Argentina.

La oligarquía mafiosa argentina llega al poder luego de una clara operación en un marco de Guerra de 4ta Generación: La denuncia de Nisman por el memorándum de entendimiento con Irán (el manifiesto político), la muerte del Fisca (el mártir), el escenario callejero (la marcha del 18F) y la proyección política (la conformación de Cambiemos).

Está claro que esta operación no es propia de la mente brillante de algunos de los que hoy están en la función pública, ni mucho menos. La Operación Nisman tuvo repercusiones a escala global y respondía a intereses concretos en la disputa geopolítica de los EEUU y su cambio de posición respecto al país persa. Un viraje, además, en un momento de decadencia del imperio, que lejos de ser más benévolo (como ha sucedido históricamente), se vuelve más bestial.

Nada es casual, ni un error, ni nada que se le parezca. La mafiocracia financierista y oligarca que nos gobierna vino a hacer lo que está haciendo: a hacer ese viraje geopolítico hacia EEUU (para que recuperen su influencia sobre la región); vino a debilitar el mercado interno para que las grandes corporaciones multinacionales puedan, a posteriori, comprar por migajas la capacidad instalada ociosa que dejará el gobierno; vino a implantar al Fondo Monetario Internacional para que el pueblo argentino pague parte de la crisis internacional; vino a entregar nuestras Malvinas a los piratas británicos, a entregar la cordillera a la Barrick Gold, a entregar el litio del norte, a entregar el petróleo patagónico, a entregar el agua del Acuífero Guaraní. Esa es su finalidad, no otra.

En lo concreto, el experimento mafioso que vive Argentina, lejos de ser perdurable en el tiempo, tiene crecientes problemas para sostenerse. Incluso para llegar a las elecciones de 2019 con cierta tranquilidad. Las cuentas no cierran para gran parte de la población y el gobierno parece no estar dispuesto siquiera a juntarse a charlar con los opositores a charlar. Ni hablar de cambiar su matriz económica.

El nuevo acuerdo con el FMI y los posibles incrementos futuros que adelantaba Verbitsky esta semana, sólo tienen por objetivo calmar las aguas hasta después de la cumbre del G20 que se sesionará en Buenos Aires en noviembre. No es casual que en los últimos meses hayan pasado por nuestro país, tres altos cargos de las Fuerzas Armadas de los EEUU: el secretario de Defensa, general James Mattis; el jefe del Comando Sur, almirante Kurt Tidd, y el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Mark Milley.

Los poderes reales a escala planetaria, de los cuales gran parte hacen lobbie en EEUU, han venido aplicando desde los años 70, una política de shock ante situaciones de crisis. Hechos analizados por la periodista canadiense Naomi Klein en “La Doctrina del Shock” y recientemente en su último libro “Decir no, no basta”, donde analiza la llegada al poder de Donald Trump y su accionar desde entonces.

Maquiavelo aconsejaba al príncipe que “las injurias deben perpetrarse todas a la vez, a fin de que sintiéndolas menos ofendan menos”. Klein analiza cómo se implementaron las políticas neoliberales de Milton Fridman y sus Chicago Boys tras el golpe en Chile y las demás dictaduras en Nuestra América durante los 70; tras la invasión a Irak de 2003; tras el tsunami que arrasó Asia en 2004; tras el paso de Katrina por el propio EEUU en 2005. Estas mismas políticas fueron aplicadas tras los golpes a Mel Zelaya en Honduras (2009), a Fernando Lugo en Paraguay (2012), a Dilma Rousseff en Brasil (2016), y tras la llegada de Mauricio Macri en Argentina y Lenin Moreno en Ecuador. La cola del diablo siempre estuvo presente.

El reciente twitt del presidente argentino, citando dos frases del libro “Mi lucha” de Adolf Hitler, sumado a los halagos al genocida alemán del asesor estrella, Durán Barba, dan cuenta del costado fascista que se suma a la larga lista de hechos bochornosos descriptos, pero que dan cuenta de las dimensiones de lo que enfrenta el pueblo argentino: un grupo de mafiosos en el poder, que van como perros falderos tras las políticas diseñadas por Trump, Netanyahu y el FMI, y que están dispuestos a obedecer a sus amos, por más que ello implique el asesinato en masa ya sea mediante políticas de hambre o la represión ante el creciente descontento social.

El momento histórico requiere de cabeza fría, de mucha serenidad y de paciencia, lo cual no significa no luchar sino todo lo contrario. Hay que seguir organizándose, cuidarnos les unes a les otres, hermanarnos y solidarizarnos con cada agredide, pero fundamentalmente nunca dejar de luchar. La disputa contra este modelo hay que darla en todos los planos y el objetivo que persiguen estas líneas editoriales intenta realizar su aporte en ese camino. Las cartas están echadas sobre la mesa… Salir del shock room es tarea de todes…


* Periodista especializado en temas internacionales, conductor del programa Marcha de Gigantes (AM 1390 Radio UNLP), productor del programa Columna Vertebral (Radio Estación Sur - FM 91.7), columnista del programa La Marea (Radio Futura – FM 90.5) editor de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.
¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!