Inteligencia artificial para estudiar el autismo 

Inteligencia artificial para estudiar el autismo 

TIEMPO DE LECTURA: 2 min.

El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas junto a un instituto de la Universidad del Litoral progresan en una investigación a partir de una red de neuronas artificiales.

El laboratorio del Instituto de Investigación en Señales, Sistemas e Inteligencia Computacional SINC(i), de la Universidad Nacional del Litoral, junto al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), han tenido grandes avancen en el trabajo con inteligencia artificial para identificar coincidencias entre procesos fisiológicos y perceptuales que tendrían lugar en los Trastornos del Espectro Autista (TEA). El avance fue realizado por un grupo de científicos en una investigación realizada con una red de neuronas artificiales.

En este trabajo, los científicos lograron adaptar una red neuronal artificial con el comportamiento de la corteza visual primaria de una persona con autismo, cuya percepción suele priorizar levemente la información coyuntural recibida del entorno por sobre la información previa adquirida en base a la experiencia. La mencionada red neuronal fue desarrollada previamente con el aporte del doctor en Ciencias Naturales por la Universidad Goethe de Frankfurt e investigador del CONICET, Rodrigo Echeveste durante su postdoctorado en Reino Unido.

Por esa razón gran parte de las personas con autismo suele presentar hipersensibilidad ante ciertos estímulos, como las luces brillantes o los ruidos intensos. Cabe destacar que los tipos de redes artificiales, utilizadas en el proyecto, son modelos computacionales que emulan el funcionamiento de las sinapsis neuronales en el cerebro a través del uso de algoritmos y distintas fórmulas matemáticas. 

En este sentido, Echeveste destacó: “Lo que nosotros mostramos con este modelo es que cuando uno genera cambios fisiológicos del tipo que se han observado en autismo la red también empieza a percibir el mundo de esta manera, sobrepasando los estímulos sensoriales y siendo mucho más reactiva a estímulos intensos. Lo que podemos hacer es mostrar que estas dos observaciones (una fisiológica y una teoría perceptual) son consistentes o bien podrían tener una relación causal entre ambas”.

Asimismo, el investigador consideró que el aporte de este trabajo es “tender puentes” entre la fisiología y la percepción, dos formas muy diferentes de describir el TEA, “para ir completando un rompecabezas muy complejo, que es el autismo, del cual todavía hay muchas cosas que no sabemos”.

El Conicet entre las mejores instituciones científicas del mundo

El Conicet entre las mejores instituciones científicas del mundo

TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

El organismo escaló 54 lugares en el nuevo ranking SCImago 2022 y se ubica en el puesto 141 entre 8.084 instituciones académicas, científicas y gubernamentales dedicadas a la investigación a nivel mundial.

El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) escaló 54 posiciones en el ranking SCImago 2022 y ya se ubica en el puesto 141 entre las 8.084 instituciones académicas, científicas y gubernamentales dedicadas a la investigación a nivel mundial.

El organismo se ubicó en el puesto 17 en el ranking de instituciones SCImago (SIR) 2022, que mide la evolución de 1.745 organismos gubernamentales especializados en la investigación a nivel global. De esta manera mantiene la primera posición como la mejor institución gubernamental de ciencia de Nuestra América.

Cabe destacar que el SCImago Institutions Ranking es un ranking de instituciones de educación superior y centros de investigación que se realiza desde 2009 y centra su investigación a escala mundial, utilizando como fuente la base de datos científica Scopus.

En tal sentido desde el Conicet indicaron que “entre los criterios de medición, SCImago considera como factor más relevante lo relacionado a la Investigación, que se basa en el total de publicaciones, el factor de impacto, el liderazgo científico adquirido a nivel institucional, la colaboración internacional, la calidad de las publicaciones (Q1 a Q4) y el porcentaje de documentos publicados en revistas de Acceso Abierto, que en su conjunto tienen una valoración del 50%“.

La segunda consideración más valorada es el conocimiento innovador y el impacto tecnológico, variables en las que el Conicet avanzó 10 posiciones, pasando del puesto 86 al 76. Le sigue el factor social, que analiza indicadores relacionados a las menciones de la producción científico-tecnológica realizadas en redes sociales, el número de páginas asociadas a la web del organismo y de enlaces entrantes al dominio, en el que el organismo nacional escalo 13 posiciones respecto a la edición anterior.

De esta manera el puesto obtenido en el 2022 es el mejor lugar alcanzado por la institución desde que comenzaron las mediciones del SIR en 2009. En tal sentido, la presidenta del Conicet, Ana Franchi, remarcó: “Estamos muy contentos y contentas, es el producto del trabajo y esfuerzo de nuestros investigadores e investigadoras, becarios y becarias, del personal técnico y administrativo”.

Asimismo, el presidente Alberto Fernández, celebró el logro del Conicet en sus redes sociales, y enfatizó que “este es el resultado de poner a la ciencia en el lugar que corresponde“. En sintonía con el mandatario, el embajador argentino en España, Ricardo Alfonsín, destacó que “no es casualidad, es producto de la decisión política y la comprensión de la íntima relación que hay entre ciencia y progreso económico social“, a lo cual agregó que “aún en tiempos difíciles, el gobierno aumentará la inversión en ciencia“.

De igual modo, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus, manifestó que “el prestigio del Conicet a nivel global y regional es el reflejo de todos los esfuerzos que han hecho nuestras y nuestros científicos y que van a impactar, sin lugar a dudas, a corto, mediano y largo plazo, como lo están haciendo los barbijos con tecnología y los kits serológicos, y como lo hará la primera vacuna nacional contra la Covid-19”.

Hacerle frente a la pandemia: un ministerio de respuesta inmediata

Hacerle frente a la pandemia: un ministerio de respuesta inmediata

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

POR JONATAN PÉREZ*

La ciencia de nuestro país ha sabido responder de la mejor manera el azote de la pandemia: en las últimas semanas diversos avances de científiques argentines dieron que hablar a nivel mundial. Tal es así que nuestro país se sumó al reducido grupo de países que están en la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus.

La semana pasada a estos avances se sumaron dos que no solo demuestran que los organismos públicos de nuestro país están a nivel de las potencias mundiales, sino que el invertir en nuestra ciencia da muy buenos resultados en cortos periodos de tiempo.

Por un lado, uno de los proyectos seleccionados por la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación en la convocatoria “Ideas Proyecto Covid-19” de la Unidad Coronavirus, creada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación e integrada por el CONICET, comienza a dar muy buenos resultados: un equipo de investigadores argentines desarrollaron un suero terapéutico que, en pruebas de laboratorio, neutralizó al virus SARS-CoV-2.

En un trabajo de articulación pública-privada encabezado por el laboratorio Inmunova y el Instituto Biológico Argentino (BIOL), la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos G. Malbrán” (Anlis), con la colaboración de la Fundación Instituto Leloir (FIL), Mabxience, Conicet y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), este equipo ha logrado desarrollar un suero a partir de anticuerpos de caballos que logró impedir el ingreso del coronavirus a las células en pruebas de laboratorio, dando resultados por demás alentadores.

El suero desarrollado se basa en anticuerpos policlonales equinos, que se obtienen mediante la inyección de una proteína recombinante del SARS-CoV-2 en estos animales, inocua para ellos, y así tienen la capacidad de generar gran cantidad de anticuerpos capaces de neutralizar el virus. “Estos anticuerpos que se extraen del suero de los caballos reciben luego un tratamiento biotecnológico en el que se le quita lo que se llama ‘dominio constante’, que es una parte del anticuerpo que puede provocar reacciones alérgicas y que se sospecha que es lo que provoca también reacciones inflamatorias”, explicó el director científico de Inmunova, jefe del Laboratorio de Inmunología y Microbiología Molecular en la Fundación Instituto Leloir, Fernando Goldbaum, quien además es investigador del CONICET.

Este tratamiento se denomina inmunización pasiva y consiste en administrar sueros con anticuerpos a los pacientes para que bloqueen y eviten la propagación del agente infeccioso.

Un tratamiento muy similar a este y que también está siendo evaluado, es el uso del plasma de los pacientes que se recuperaron del coronavirus. El plasma contiene los anticuerpos que generaron quienes atravesaron la enfermedad, aunque la gran diferencia es que el suero con plasma de equinos inmunizados tiene como ventaja que puede ser producido a gran escala, además de que en el laboratorio demostró gran poder neutralizante.

Goldbaum señaló que el grupo de trabajo “estaría en condiciones de escalar la producción para abastecer a todo el país mientras que la situación pandémica sea controlada, es decir, tenemos capacidad de producir varios miles de dosis en los próximos meses”.

Para desarrollar el suero terapéutico anti-SARS-CoV-2, Inmunova y el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (INEI-ANLIS) realizaron pruebas en sus laboratorios. El INEI- ANLIS aisló el virus y midió la capacidad del suero de neutralizarlo.

A su vez la Fundación Instituto Leloir, Mabxience e investigadores de la Universidad Nacional de San Martín desarrollaron cantidad suficiente de proteína recombinante para las primeras pruebas.

Una vez confirmada la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (ANMAT), se espera que durante julio se inicie un ensayo clínico para probarlo en pacientes con enfermedad moderada a severa. Este ensayo evaluará cómo evolucionan los pacientes que reciben este suero en relación a otros de una rama control a los que se le va a administrar el estándar de tratamiento.

Por otra parte, el segundo gran avance en la lucha contra el coronavirus se dio en la capital bonaerense, ya que un equipo de científicas de la Universidad Tecnológica de La Plata logró desarrollar un producto químico que impide que este virus se adhiera a las distintas superficies y objetos de uso diario en centros de salud.

Estas investigadoras retomaron un proyecto que la misma casa de estudios había realizado tiempo atrás, el cual fue adaptado con el propósito de cuidado sanitario, que también es financiado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación en el marco de la pandemia.

Este proyecto se denomina “Recubrimiento biocida para elementos de protección para personal sanitario”, e intenta trasladar lo que se hizo en maderas (para evitar su deterioro biológico) a todos los objetos utilizados, fundamentalmente telas y otros elementos de uso cotidiano durante la atención de pacientes.

El decano de la institución, Carlos Fantini, explicó que “las doctoras Guadalupe Canosa y Paula Alfieri, junto a un gran equipo perteneciente al Centro de Investigación y Desarrollo en Ciencia y Tecnología de Materiales de la UTN, fueron las encargadas de tamaño descubrimiento que, sin dudas, brindará un avance significativo en evitar la propagación de los contagios por coronavirus”.

Por su parte, una de las responsables del hallazgo, la ingeniera química y doctora en ingeniería Guadalupe Canosa, señaló que “esto interpondrá una barrera de protección física entre el virus y el personal sanitario que se expone cotidianamente. Es una fórmula química que desactiva la partícula viral que genera el Covid-19” indicó.

Estos nuevos avances son dos claros ejemplos de que esa misma ciencia que fue infravalorada y degrada por el macrismo durante su gestión puede lograr grandes cosas, pero que solo son posibles si el estado invierte y le presta la atención necesaria que esta requiere. Volver a ser Ministerio no es solo un cambio de categoría, es devolverle el prestigio a todes eses que mediante acciones responden y ayudan a que nuestro país y el mundo se vuelvan a poner de pie. Es volver para ser mejores, por nosotres y por todes.


De humor ácido, bastante particular. Un poco friki, un poco otaku. Le dicen "Chino" desde siempre y 
eso no lo cambia por nada. Apuesta por la comunicación popular, por eso intenta ser productor de la
gloriosa No Se Mancha, columnista en Columna
Vertebral, y escritor de la Trinchera. Un colgado que
deja siempre todo para
ultimo momento, lo único que puede llegar a garantizar es que va a llegar
tarde así sea en la esquina de su casa.

Fuentes:
https://www.telam.com.ar/notas/202006/477846-investigadores-argentinos-logran-neutralizar–coronavirus–laboratorio–suero–caballos.html
– https://www.telam.com.ar/notas/202006/478818-cientificas-bonaerenses-desarrollan-sustancia-que-impide-que-el-coronavirus-se-adhiera.html

Ciencia, Tecnología e Innovación con perspectiva de género

Ciencia, Tecnología e Innovación con perspectiva de género

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

POR JONATAN PEREZ*

El pasado jueves 4 de junio se oficializó la creación del Programa Nacional Para la Igualdad de Géneros. Este programa, creado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación en colaboración con el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad y el Observatorio de Violencia Laboral y de Género, busca terminar con una realidad: si bien la mayoría de las investigadoras son mujeres, son minoría dentro de los espacios mejor valorados, con altos rangos y posiciones jerárquicas.

Estas estadísticas surgen del diagnóstico nacional del sistema científico y tecnológico realizado en los últimos años, en el que se concluyó que si bien las mujeres que trabajan en el sector de CTI son mayoría, se profundiza la brecha de género en posiciones jerárquicas, en el acceso al financiamiento y en la producción científica y tecnológica, entre otras. A su vez, el diagnóstico echa luz sobre la participación desigual en algunas disciplinas científicas y especialidades en STEM en las que hay escasa representación femenina.

Cabe destacar que dichas estadísticas no han diagnosticado la situación de otras identidades de género ya que aún no se dispone de registros que logren superar el binarismo.

Fuente: Estadísticas de Género en Ciencia, Tecnología e Innovación

Ahí es cuando entra en juego el Programa Nacional Para la Igualdad de Géneros, el cual tiene como objetivos garantizar la participación igualitaria de las mujeres y la población LGTBIQ+ en todos los niveles y ámbitos del sistema científico-tecnológico y promover la incorporación de la perspectiva de género en los procesos de investigación, desarrollo e innovación desde su propio diseño. También, propone hacer de las instituciones de ciencia, tecnología e innovación, ambientes propicios para el desempeño y el progreso con igualdad.

En su presentación, la Secretaria Ejecutiva del Programa, María Victoria Tignino, consideró que “la puesta en marcha de este proyecto es parte del trabajo que venimos realizando al interior del Ministerio, generando indicadores y un diagnóstico de la situación de los géneros en el sistema científico-tecnológico. Tener un programa no es un punto de llegada sino de partida, una expresión del compromiso del Estado con la política de género y un desafío para generar proyectos para reducir la brecha de género en todos los sectores, mejorar las políticas de cuidado y ofrecer espacios libres de violencia”.

Para la presidenta del CONICET, Ana Franchi, “la creación del Programa Nacional por la Igualdad de Géneros en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación es el resultado de muchos años de lucha por la equidad en nuestras instituciones de ciencia y tecnología. Este programa permitirá reforzar la búsqueda de igualdad en la participación y promoción de los distintos géneros dentro del sistema científico tecnológico”.

Por otra parte y también referido a que las desigualdades de género atraviesan todos los ámbitos laborales, la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i) del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCYT) lanzó ese mismo jueves 4 de junio el área de Política Transversal de Género y Diversidad Sexual de la Agencia.

La presentación virtual estuvo a cargo de Paula Lenguita, responsable del área de Género; Dora Barrancos, ex integrante del directorio del CONICET y referente en materia de ciencia y género; Fernando Peirano, presidente de la Agencia; María Alejandra Zinni, representante del Directorio de la Agencia; y Laura Toledo, directora del Fondo Argentino Sectorial (FONARSEC) del MINCYT.

En esta presentación, Paula Lenguita contó que la tarea de la Agencia se enfocará en tres aspectos clave: “En primer lugar, tener un compromiso en la valorización de las capacidades de las mujeres en todos los terrenos de la ciencia, tecnología e innovación. Un segundo elemento es la cuestión de las tareas reproductivas y de cuidado. Esta pandemia hizo que, forzosamente, las instituciones empiecen a asumir los compromisos que requiere enfrentar la desigual distribución de esas tareas. En tercer lugar, fortalecer y promover los liderazgos femeninos a la hora de formar equipos de trabajo”

El cierre estuvo a cargo de Dora Barracos quien declaró que “en el ámbito científico muchas veces se ve una autoimpugnación, donde a las mujeres les cuesta manifestar una situación reivindicativa, subjetiva, ante la desigualdad de género, porque consideran que eso significa herir la objetividad de la ciencia. Por eso, auguro que esta iniciativa sea un programa vigoroso y vertebral. La no democracia derivada de las circunstancias de género en ciencia no es solamente un problema de moral, sino que la ciencia y la tecnología se pierden extraordinarias oportunidades de creatividad”.

Este accionar del hoy Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación que viene a revalorizar la ciencia de nuestro país y el trabajo de muchas de las investigadoras no es nada nuevo ya que la igualdad fue uno de los ideales principales desde el inicio de la gestión. La designación de Carolina Vera como Jefa de Gabinete del MINCYT y la de Ana Franchi como Presidenta del CONICET fueron los primeros pasos, en conjunto con el proyecto de modificación de la Ley N°25.467 de Ciencia, Tecnología e Innovación que obtuvo media sanción a fines del año pasado. Tal parece que a 6 meses del cambio de categoría de Secretaría a Ministerio, vamos camino a reconstruir un país y una ciencia para todes.


De humor ácido, bastante particular. Un poco friki, un poco otaku. Le dicen "Chino"
desde siempre y eso no lo cambia por nada. Apuesta por la comunicación popular,
por eso intenta ser productor de la gloriosa No Se Mancha, columnista en Columna
Vertebral, y escritor de la Trinchera. Un colgado que deja siempre todo para
ultimo momento, lo único que puede llegar a garantizar es que va a llegar
tarde así sea en la esquina de su casa.

Links: 
https://revistatrinchera.com/2019/11/17/conicet-camino-a-reconstruir-un-pais-de-todxs/
https://revistatrinchera.com/2019/12/18/ciencia-tecnologia-e-innovacion-del-abandono-a-la-recuperacion-del-ministerio/
https://www.argentina.gob.ar/noticias/el-ministerio-de-ciencia-tecnologia-e-innovacion-creo-el-programa-nacional-para-la-igualdad
http://www.unsam.edu.ar/tss/politica-para-la-igualdad-de-genero-en-ciencia/

No hay infectaduras si hay ciencia para todes

No hay infectaduras si hay ciencia para todes

TIEMPO DE LECTURA: 7 min.

POR JONATAN PEREZ*

En medio de la pandemia que azota al mundo, alrededor de 300 personalidades de diversos espacios como el científico, el político y el mundo del espectáculo compartieron un comunicado titulado “La democracia está en peligro”, afirmando que vivimos una “infectadura”, haciendo referencia a una dictadura por el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) dispuesto por el gobierno de Alberto Fernández para combatir el coronavirus.

En este comunicado -firmado por figuras de renombre como la investigadora Sandra Pitta, el actor Luis Brandoni, el escritor Juan José Sebreli, y el periodista Baby Etchecopar, entre otros- se repudian las acciones tomadas por el Gobierno a la hora de lidiar con el enemigo invisible que tiene al mundo bajo sus pies, criticando el accionar a la hora de decretar el ASPO de manera improvisada y sin ningún tipo de plan, ni una fecha posible de finalización, “a pesar de las advertencias de un sector independiente de la comunidad científica y de la política”.  

También se mencionan cuestiones como la suspensión de clases, la crisis económica, a les argentines varades alrededor del mundo como víctimas del mal manejo del Presidente, a quien elles describen como “el que ha concentrado todo el poder para eludir cualquier tipo de control institucional”, y a los expertos que lo acompañan en la salud pública, quienes fueron catalogados como “ignorantes de las consecuencias sociales de sus decisiones”.  Una frase cargada de cinismo, si pensamos que estas figuras que firman el comunicado son las mismas que apoyaron a la gestión cambiemita, que en sus cuatro años de gobierno se encargó de desguazar a nuestro país, dejando solamente pobreza, hambre y deudas.

Sin embargo, este comunicado lanzado con un alto contenido político de la mínima oposición mediática, no hace más que alimentar el odio de les inconscientes que solo miran sus narices, sin tener noción de la magnitud del problema que ha generado el coronavirus y de cómo estas acciones “improvisadas” han logrado evitar una verdadera catástrofe como la que viven hoy muchos de los países de Nuestra América.

Ante este hecho hubo dos respuestas directas, concretas y rápidas. Por una lado, la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) lanzó un comunicado de repudio ante “la desgraciada referencia a la ‘dictadura de la infectología’ que se hiciera pública en los últimos días”. Allí se expresa que “aún cuando hubiera tenido la supuesta intención de promover el debate, aun cuando se hubiera dicho en sentido simbólico, los argentinos bien sabemos que ningún rótulo es inocente, y el daño que producen el estigma y la discriminación.”

Por otra parte, el segundo hecho fue una carta firmada por distintes intelectuales como  los asesores presidenciales Ricardo Forster y Alejandro Grimson , el biólogo e investigador Alberto Kornblihtt , el matemático Adrián Paenza, entre otros, a favor de las medidas tomadas por el Gobierno, alegando que “en comparación con los demás países latinoamericanos con grandes metrópolis, Argentina es el que obtuvo mejores resultados en el control de la pandemia”, y cómo el disminuir la movilidad de la población, ha dado grandes resultados alrededor del mundo.

Pero si de respuestas hablamos no hay más que ir a los hechos concretos, ya que la ciencia argentina sigue siendo reconocida a nivel mundial y todo gracias a la revalorización de les cientifiques argentines.

El CONICET no solo ha logrado crear NEOKIT-COVID-19, el test rápido de diagnóstico molecular para detectar el coronavirus, sino que en los últimos días un equipo conformado por diez científicas y un científico ganó un subsidio de 100 mil dólares otorgado por la Unidad Coronavirus, una Agencia de Investigación que depende del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, para desarrollar una vacuna, convirtiéndose así en el primer país latinoamericano en sumarse a los 126 proyectos que hay de desarrollo de vacunas a nivel mundial, en lo que hoy es catalogado como “la nueva carrera espacial”.

Este equipo interdisciplinario compuesto por virólogas, inmunólogas y especialistas en el análisis de estructura de proteínas, está liderado por la doctora Juliana Cassataro, quien es investigadora del CONICET en el Instituto de Investigaciones Biotecnológicas (IIB-INTECH) de la Universidad de San Martín (UNSAM) y especialista en inmunología, enfermedades infecciosas y desarrollo de vacunas. Al mismo, lo complementan les investigadores Karina Pasquevich, Lorena Coria, Diego Álvarez, Eliana Castro, Claudia Filomatori y Lucía Chemes y las becarias Celeste Pueblas, Laura Darriba, Laura Bruno y Eugenia Bardossay.

El equipo de investigadores argentines que ganó el subsidio para desarrollar una vacuna contra el coronavirus.

La líder de este equipo declaro qué “China y EEUU corren una competencia por ver quien llega primero a la vacuna. Para nosotras, está bueno que ello suceda porque cuanto antes esté la respuesta mucho mejor. No queremos ser las primeras pero sí desarrollar las capacidades y las experiencias suficientes para poder generar nuestras propias tecnologías y no tener que andar esperando si los poderosos se deciden a hacer las cantidades de dosis necesarias para mandar aquí”.

Este no es un dato menor ya que si tenemos en cuenta los últimos acontecimientos, el estallido social en Estados Unidos ha servido de contracara para lo que viene ocurriendo en el país asiático. En China, la compañía de biotecnología Sinovac está “99% segura” de haber desarrollado una vacuna contra el coronavirus. La vacuna, bautizada CoronaVac, ya fue testeada en monos con éxito y actualmente se encuentra en ensayos de etapa 2 con la participación de más de 1000 voluntarios, pero tras la baja tasa de contagios actuales, la compañía está dialogando con varios países europeos para llevar a cabo los ensayos de etapa 3, la parte final del proceso de ensayos.

Es aquí donde las palabras de Juliana Cassataro toman mucha más importancia, ya que la investigadora afirma que “si bien afortunadamente no se observan grandes cambios ni mutaciones muy rotundas del coronavirus, para el diseño de la vacuna nos concentramos en las cepas que circulan en Argentina”. “Aunque nuestro país no logre el podio en la competencia la experiencia es muy provechosa porque es la única manera que tenemos para ir desplegando las capacidades para fabricar nuestras propias tecnologías. El desarrollo tecnológico sirve para esta ocasión y para otras infecciones virales que vengan en el futuro”, puntualizó.

Además del desarrollo de esta vacuna, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación suma otros 8 proyectos de investigación científico-tecnológica que tienen por finalidad aportar conocimiento para paliar los efectos de la pandemia del COVID-19, que serán cofinanciados entre la Agencia y la Fundación Bunge y Born con un acuerdo de más de 37 millones de pesos.

Los proyectos seleccionados son:

  • Desarrollo de un método diagnóstico que permita predecir, en fases tempranas de COVID-19, complicaciones pulmonares severas. Ricardo Dewey de Rad Bio S.A.S. / CONICET.
  • Tomografía por bioimpedancia para monitorización pulmonar en pacientes ventilados mecánicamente en unidades de cuidados críticos. Daniel Omar Badagnani de Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur (UNTDF).
  • Desarrollo de recubrimientos antivirales para textiles de uso en elementos de protección personal. Leandro Nicolás Monsalve del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) — Departamento de Nanomateriales Funcionales — Centro de Micro y Nanotecnologías.
  • Utilización de la plataforma basada en SPR (Biacore) para la determinación de la presencia y avidez/afinidad de anticuerpos anti-SARSCoV-2 en sueros de pacientes. Marisa M. Fernández de Cátedra de Inmunología, Facultad de Farmacia y Bioquímica, e Instituto de Estudios de la Inmunidad Humoral Profesor Ricardo A. Margni (IDEHU), UBA-CONICET;
  • Nueva estrategia terapéutica basada en compuestos tiodigalactósidos capaces de inhibir la infectividad del virus SARS-CoV-2 y la respuesta inflamatoria desencadenada. Gabriel Rabinovich del Instituto de Biología y Medicina Experimental, IBYME-CONICET;
  • Análisis de la actividad biológica de los anticuerpos anti- SARS-CoV-2: implicancia en el curso de la enfermedad y en su empleo terapéutico. Matías Ostrowski del Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA (INBIRS / HOSPITAL FRANCISCO MUÑIZ);
  • Tablero de monitoreo, pronóstico y control epidemiológico. Pablo A. Lotito de CONICET y PLADEMA – Fac. de Cs. Exactas – UNCPBA;
  • Ingeniería de control e instrumentación aplicada al modelado y estimación de parámetros del sistema pulmonar bajo respiración asistida. Carolina A. Evangelista del Instituto LEICI, Facultad Ingeniería, UNLP-CONICET.

En el medio de una pandemia que ya tiene casi 6,5 millones de infectados y más 500 mil muertos  a nivel mundial, vemos que mientras unos pocos escupen rabia y bronca contra un Estado que prioriza la salud por sobre la economía, ese Estado no baja los brazos y sigue brindando las herramientas para que poco a poco todes juntes salgamos de esta. Al igual que el año pasado, el CONICET sigue estando varios puestos por encima de la NASA entre los mejores organismos gubernamentales en el ranking Scimago, el más importante a nivel mundial, aunque hoy con un mayor financiamiento y con la valoración que se merece. Tal vez no encontremos la cura para el coronavirus, pero siguiendo esta línea siempre vamos a tener la cura contra el gorilismo por más infectaduras que nos tiren.


* De humor ácido, bastante particular. Un poco friki, un poco otaku. Le dicen "Chino" desde siempre y eso no lo cambia por nada. Apuesta por la comunicación popular, por eso intenta ser productor de la gloriosa No Se Mancha, columnista en Columna Vertebral, y escritor de la Trinchera. Un colgado que deja siempre todo para último momento; lo único que puede llegar a garantizar es que va a llegar tarde así sea a la esquina de su casa.

Referencia:
https://www.sadi.org.ar/novedades/item/1099-nosotros-los-infectologos
https://www.scimagoir.com/rankings.php?sector=Government
https://www.pagina12.com.ar/270091-coronavirus-cientificas-argentinas-desarrollan-una-vacuna-y-
https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/coronavirus-empresa-china-esta-99-segura-su-nid2371888
https://www.argentina.gob.ar/noticias/se-anunciaron-los-proyectos-seleccionados-en-el-marco-del-acuerdo-con-la-fundacion-bunge-y

Entre desafíos y certezas: construyendo soberanía científica

Entre desafíos y certezas: construyendo soberanía científica

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

Por Melina Cianis* y Victoria Rodríguez Zanchín**

Vivimos en una sociedad en la que la ciencia y la tecnología forman parte esencial de todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana: desde nuestras formas de producción, nuestras prácticas en salud, alimentación y educación, hasta nuestra propia comunicación. La construcción de ese conocimiento científico es crucial para el funcionamiento de cualquier país, ya que permite desarrollar tecnologías para afrontar las diversas problemáticas territoriales.

Sabemos también que el desarrollo científico-tecnológico no es algo que se encuentra librado al azar, ni constituye un ente autónomo y autogestionado. Por el contrario, está relacionado directamente con decisiones políticas que se toman, dependiendo de las circunstancias e intereses puestos en juego, desde los gobiernos, instituciones, ministerios, y otra infinidad de entidades -y personas- involucradas.

Es ahí donde radica la importancia de poner en un primer plano la producción de conocimiento científico desde la estructura del Estado, no solo a través de su financiamiento como materia de inversión, sino también constituyendo al sector como una herramienta para la producción de políticas públicas que impliquen definiciones soberanas e independientes sobre cuáles son nuestras prioridades en temas de desarrollo tecnológico, algo fundamental para trazar el camino en la búsqueda de la sociedad que queremos construir y de un buen vivir para nuestros pueblos.

Hoy, el mundo se encuentra en medio de un imperativo ético y moral, en donde la definición de priorizar la economía o la vida de las personas está en manos de los gobiernos de los diferentes países. Nos encontramos atravesando una pandemia donde el fortalecimiento de las políticas de salud pública se torna crucial para enfrentar la situación de emergencia sanitaria. Nuestras defensas son bajas, y corremos a contrarreloj ya que el virus no anunció su llegada. En Argentina, les trabajadores de la salud, científiques, docentes y comerciantes están en la cancha jugando un partido que aún no hemos ganando. Las direcciones políticas son claras, y gracias a ellas estamos en una de las situaciones más controladas a nivel mundial, donde además de contener la enfermedad, le damos batalla ¿Pero quién es el equipo contrincante? ¿El virus? ¿A qué nos enfrentamos realmente?

Dos modelos de país salen a la superficie en este contexto de emergencia sanitaria: el de un país oprimido y a su vez opresor con su propio pueblo, dependiente del imperio y que aplica la misma fórmula de privatizaciones como moneda corriente y el ajuste como método de gobierno, que detiene hospitales y abre puertas a empresas multinacionales, que define la economía por sobre las vidas, un país de ricos para ricos; y en la contracara, un país con su propio horizonte de desarrollo, que apuesta a lo público como base de contención social, que construye un Estado presente y co-participativo, y que sin titubear prioriza las vidas por sobre la economía.

Ahora no es tan solo el virus, sino la obligación de que con él también enterremos al neoliberalismo que tantas vidas se ha llevado. La batalla es contra aquello que hace poco más de cuatro años tomaba el poder en Argentina y desmantelaba ministerios, reduciéndolos a Secretarías y dejando en una situación de extrema vulnerabilidad a todos los sectores que estaban bajo sus alas. El intento de privatización de ARSAT y la suspensión del ARSAT III, los hospitales parados y los insumos de salud estancados en depósitos, las tarifas cada vez más altas y los salarios cada vez más bajos, los recortes al CONICET y el desmantelamiento del sector científico-tecnológico, las graves condiciones edilicias de instituciones educativas, el desfinanciamiento a programas como Conectar Igualdad, y tantas otras cosas más, hoy nos dejan en una fuerte desventaja para combatir el virus. El enemigo, más que invisible, es tangible: lo enfrentamos cuando nos proponemos nuestra propia independencia, la que alcanzamos luchando por construir un país soberano.

La victoria de la fórmula Fernandez-Fernandez, demostró que el pueblo argentino trazaba un horizonte distinto, y evidenció la necesidad de construir espacios para el fortalecimiento y la consolidación de derechos humanos básicos para nuestra sociedad. Los ministerios de Ciencia, Tecnología e Innovación, de Salud, de las Mujeres, Géneros y Diversidad y de Educación, hoy se tornan imprescindibles para abordar esta emergencia sanitaria. 

El desarrollo de los respiradores artificiales, la impresión de máscaras 3D, los análisis del impacto social del aislamiento obligatorio, el diseño de modelos matemáticos de propagación de enfermedades son, entre tantos otros proyectos que se están llevando adelante, muestras concretas de que existe una decisión política de superar el mito liberal de la concepción meritocrática e individualista de la “libre investigación”, para poner de manifiesto la calidad de les intelectuales argentines y su disposición frente a las problemáticas sociales.

Tenemos la posibilidad de proyectar y fortalecer las bases estructurales necesarias para garantizar el cuidado de la población frente a cualquier adversidad. Argentina posee profesionales que se encuentran a la altura de llevar adelante soluciones concretas frente a las problemáticas territoriales. Tal es así, que nos encontramos según la Organización Mundial de la Salud, dentro de los países que pueden desarrollar una vacuna para darle fin a esta terrible pandemia. Nuestro desarrollo científico debe estar ligado, y tener como único horizonte, aportar a la construcción de un conocimiento situado. Roberto Salvarezza, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, nos propone este camino, y puso a toda la comunidad científica a trabajar frente a la contención del COVID-19.

“Es una crisis tremenda, un desastre sanitario que ha venido a ponernos ante el desafío de refundar el compromiso de la ciencia con la sociedad, y nos está dando la oportunidad de devolverle a ésta, aunque sea mínimamente, todo lo que ha invertido en nosotros. Se trata de un compromiso que se puso de manifiesto en la respuesta inmediata y eficiente de las científicas y los científicos de todo el espectro de disciplinas, derribando las falsas dicotomías que se quisieron instaurar o profundizar tiempo atrás, como la de ciencia útil y ciencia inútil, ciencias básicas y aplicadas, o duras y blandas. Hoy están todas al unísono respondiendo con celeridad para ocupar el lugar que les corresponde, al servicio que le debemos a la sociedad” afirmó Gloria Chicote, directora del CONICET La Plata.

Algunos días atrás, Roberto Salvarezza anunciaba el desarrollo, por parte de un equipo de científiques argentines encabezado por la viróloga Andrea Gamarnik, del primer test serológico para el coronavirus SARS-Co-V-2, un producto 100% nacional, el COVIDAR IgG. Este avance nos permite librarnos de la dependencia de los kits provenientes de Estados Unidos o de Europa, que poseen un costo mayor y limitan la capacidad de aplicaciones por semana. El desarrollo científico soberano se consolida como un pilar fundamental para llevar adelante la construcción de políticas que hagan a una mejora sustancial de la calidad de vida de nuestro pueblo.

Asimismo, se anunció un aporte relevante para las estrategias de control de la pandemia: la construcción del nuevo kit de testeo rápido para detectar el coronavirus SARS-Co-V-2, en un desarrollo exclusivamente nacional, con una producción sencilla y de bajo costo, que permite realizar hasta cincuenta mil testeos por semana. El NEOKIT-COVID-19, primer test molecular argentino para la identificación del virus, se constituye como un logro más de la producción científico-tecnológica, para combatir la pandemia y responder a una demanda mundial. “Que Argentina pueda realizar sus propios test es una muestra de soberanía sanitaria, de soberanía científico-tecnológica y un ejemplo de la capacidad que tienen los científicos de nuestro país, que en 45 días pudieron desarrollar un producto 100% nacional. Esta situación pone de relieve que con buenas políticas es posible hacer foco, articular y estructurar el sistema de ciencia en torno a la resolución o a la atención de problemas que puede tener nuestro país” destacó Salvarezza.

Hoy en día, el primer objetivo de la Ciencia y la Tecnología se centra en responder de manera inmediata a la emergencia social, poniendo de manifiesto el rol político protagónico que tiene este sector, llevando adelante en conjunto con el Gobierno nacional, políticas estatales que emerjan frente a problemáticas sociales. Este contexto tan adverso, nos abre la posibilidad de redimensionar al desarrollo científico-tecnológico como política de Estado, debiendo resignificar el rol social y económico del conocimiento situado, acompañado por un proyecto de país que busque consolidar las herramientas necesarias para pasar de ser trinchera, a ser un faro en la constitución de los pueblos libres y soberanos de Nuestramérica.


* Estudiante de Botánica de la FCNyM, UNLP y militante del campo nacional y popular
** Estudiante de Zoología de la FCNyM, UNLP y militante del campo nacional y popular.
CONICET : Camino a reconstruir un país de Todxs

CONICET : Camino a reconstruir un país de Todxs

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

Por Jonatan Pérez*

A principios de este mes y luego de la victoria del Frente de Todxs, los medios que apostaban a una nueva victoria de la gestión cambiemita (y que claramente tenían grandes intereses en juego) se hicieron un festín criticando los distintos carteles en los cuales aparecía el logo del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), bajo el lema “Ahora el país de Todxs”. Pero ¿Qué fue del CONICET en estos 4 años de gestión de Mauricio Macri?

La victoria de la fórmula Fernández-Fernández fue un duro revés para los medios hegemónicos de nuestro país, los cuales se agarraron de lo que pudieron para desprestigiar y deslegitimar el triunfo del Frente de Todxs. Uno de los puntos claves en los cuales hicieron un gran enfoque fue en la propaganda distribuida tras la victoria, específicamente en el cartel en el cual aparecía el logo delCONICET. Con la idea de mantener a este como algo apolítico (cosa imposible siendo que es uno de los organismos más importantes del Estado), tanto los medios como distintos científicxs partidarixs salieron a criticar indignadxs.

Una de las opiniones que más revuelo generó fue la de la científica Sandra Pitta a través de Twitter. Pitta no solo es reconocida por su apoyo a la gestión de Cambiemos sino también por haber tenido un fuerte cruce con Alberto Fernández a través de esta red social.

En dichos tweets, la científica lanzó frases muy fuertes en contra tanto del Frente de Todxs como de lo que supo ser el Kirchnerismo, alegando que había una “flagrante violación a la libertad de expresión”.

“CONICET es un organismo de excelencia y ustedes nos están arrastrando en el lodo. Los responsabilizo”. Expresaba Pitta a través de esta red social, en donde las críticas fueron tanto al Frente de Todxs como a sus compañerxs Kirchneristas.

Este descargo queda muy chico y hace foco en algo que no es tan grave como lo que le hizo la gestión de Mauricio Macri a lxs científicxs argentinxs que formaban parte de este organismo, los cuales podemos resumir en dos puntos clave para el desfinanciamiento que sufrieron las ciencias en nuestro país: el fuerte recorte presupuestario y el paso del hoy ex Ministerio de Ciencia y Tecnología a Secretaría.

En términos reales, el recorte presupuestario durante esta gestión fue de un 40% donde los más afectados fueron los administrativos y los becarios. El empobrecimiento de los estipendios de estos últimos, la escasez de subsidios a los grupos de investigación y el hecho de que no cuentan con los derechos laborales básicos (están prácticamente precarizados) desencadenaron un gran retroceso para la ciencia. Tras las dificultades para obtener un doctorado o postdoctorado muchos optan por buscar opciones por fuera de nuestro país, causando así una nueva fuga de cerebros.

El paso de Ministerio a Secretaría de Ciencia y Tecnología denota el poco interés que la gestión de Mauricio Macri le da a lxs cientificxs argentinxs, pero no hizo que la lucha cese. Dos de los puntos fuertes de ésta fueron la toma del hoy ex Ministerio, por los recortes al CONICET en el año 2016, y el acampe de lxs trabajadorxs del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) por los despidos masivos a principios de 2018.

Por un lado, en la toma del Ministerio de Ciencia y Tecnología se logró un triunfo de manera parcial ya que lxs investigadores expulsadxs fueron incorporadxs a distintas universidades nacionales; mientras que el acampe del INTI no logró más que algunas reincorporaciones aisladas por la vía judicial.

Un dato no menor a tener en cuenta es el hecho de que en el año 2017 las elecciones legislativas dejaron mejor posicionada a la gestión de Cambiemos. Esto fue clave para que el oficialismo pudiera llevar adelante estas políticas de ajuste y precarización.

Estas fueron algunas de las formas en las que lxs científicxs argentinxs lucharon por los derechos adquiridos durante la década ganada, en la cual las ciencias tuvieron un papel por demás importante no sólo en la repatriación de científicxs sino también en lo que supo serel lanzamiento de los ARSAT I y II, algo histórico a nivel latinoamericano. Hecho que el macrismo también se encargó de destruir.

La comunidad científica que fue participe en esta lucha no se mantuvo al margen de las críticas al Frente de Todxs, mucho menos luego de que, tras la derrota en las elecciones, la gestión de Mauricio Macri no haya cesado en su accionar suspendiendo hasta fin de año los proyectos de cooperación e intercambio científico con otros países.

Por un lado para la vicedirectora de CONICET Rosario, Cristina Carrillo, el triunfo del Frente de Todxs genera esperanza para la comunidad científica. “En el gobierno anterior la ciencia y la técnica fue la nave insignia, con la creación del Ministerio. Esperamos que eso vuelva a ser así, con mejores proyectos y planes. Es una esperanza que tenemos y en la que trabajaremos todxs juntxs. Sabemos que ciencia y técnica no es lo más urgente en el contexto de crisis pero creemos que se puede trabajar en revertir todo lo que se ha perdido en estos casi 4 años”, y agregó que “es muy difícil remontar en ciencia porque el vacío se va a sentir varios años. Son muchas investigaciones que quedaron paradas y equipos que se desarmaron. La formación de recursos humanos va a ser mucho más lenta”.

Mientras que el ex director del Centro Científico Tecnológico del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CCT) Roberto Rivarola, resaltó que desde la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva en el año 2007 ingresaron al CONICET un promedio de 600 investigadores por año.

Para el año 2015 eran un total de 900, pero la asunción de Cambiemos arrasó con este avance llevando en el año 2016 las vacantes a 600, para finalizar con un recorte a 300 ingresantes este año.

Sin dudas, los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri sólo significaron un retroceso para una comunidad científica que solo le significaba un gasto. Pero que se mantuvo en lucha ante el panorama adverso para demostrarle que esto no es así. A nivel internacional, el CONICET logró que a principios de este año el reconocido ranking global Scimago lo ubicara dentro de las mejores instituciones públicas de investigación científica del mundo, en el puesto número 21, un escalafón por encima de la NASA.

La comunidad científica ve hoy con buenos ojos a la futura gestión del Frente de Todxs, que buscará recomponer las situaciones adversas que enfrentan hoy lxs científicxs argentinxs, construyendo así un país para todxs.


* Periodista, columnista en "No Se Mancha" y "Columna Vertebral" (ambos en Radio Estación Sur - FM 91,7), responsable de la sección Ciencia y Tecnología de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.

Bibliografía:
https://www.pagina12.com.ar/186499-mientras-macri-desfinancia-al-conicet-el-mundo-lo-reconoce
https://elintransigente.com/politica/2019/10/31/el-frente-de-todos-lanzo-un-afiche-del-conicet-y-genero-polemica-en-redes/
https://elintransigente.com/politica/2019/11/01/mauricio-macri-continua-con-el-ajuste-en-el-conicet/
https://elintransigente.com/politica/2019/11/02/hubo-un-desfinanciamiento-en-la-ciencia-durante-la-gestion-de-cambiemos-aseguro-diego-golombek/
https://www.elciudadanoweb.com/fuerte-polemica-por-carteles-que-aparecieron-del-conicet/
https://notasperiodismopopular.com.ar/2019/10/28/que-pasa-ciencia-tecnologia-despues-mauricio-macri/
https://www.telam.com.ar/notas/201805/283416-organizan-un-acampe-de-96-horas-en-el-inti-para-reclamar-una-mesa-de-dialogo.html
https://www.ambito.com/cientificos-realizaron-toma-pacifica-del-ministerio-ciencia-y-tecnologia-n3965852

Sinceramente, las vaquitas son ajenas…

Sinceramente, las vaquitas son ajenas…

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

Por Flor Luengo* y Nicolás Sampedro**

La producción y el desarrollo de la ciencia y la tecnología, son parte fundamental de un proyecto político que pretenda la soberanía económica y territorial, la autosuficiencia y el consumo equilibrado, así como considerarse un competidor ágil bajo las reglas de juego del mercado internacional.

Cambiemos, en toda su campaña electoral y durante los más de 3 años de gestión, expresó la necesidad de pertenecer al “primer mundo”. El gobierno nacional y su lógica de libertad de mercado, ha despotricado contra la participación del Estado en esta materia, considerando un obstáculo que se interpone en el camino a todo aquello que represente el espíritu de lo público y soberano del territorio argentino.

Desde el comienzo de su campaña presidencial, Mauricio Macri ha reforzado una y otra vez las intenciones dirigidas a cumplir un primerísimo objetivo: dejar de lado el “aislacionismo” que mantenía a la Argentina en el atraso permanente, para pasar a relacionarse con las grandes potencias económicas y aprovechar nuestras ventajas.

El atraso, representa una condición de dependencia económica, política, social y/o cultural que deja grandes huellas -y durante largo tiempo- en el tejido social. Para evitar este hecho político, los países planifican estratégicamente las políticas públicas que cooperarán con los ejes centrales del proyecto que se pretende.

En relación a lo último, el Consejo Nacional de Ciencia (NSB por sus siglas en inglés), publica cada dos años un informe sobre el estado de la ciencia y la ingeniería a nivel mundial. El informe de 2018 muestra que Estados Unidos es el país que más invierte en investigación y desarrollo con un monto de 496 mil millones de dólares (26% del total mundial), seguido por China con 408 mil millones de dólares (lo que equivale a un 21%).

Lo que atrae más capital de riesgo, otorga los títulos más avanzados, proporciona la mayor cantidad de negocios, servicios financieros y de información, y es el mayor productor en sectores manufactureros de alta tecnología. La industria de conocimiento y tecnología de estos países, constituyen una parte importante de la economía mundial. Quienes más producen, tienen más posibilidades de ofrecer sus productos al resto del mundo.

Ahora bien ¿cómo pretende el proyecto político de la Alianza Cambiemos ahondar por el camino del conocimiento? ¿Qué tipo de prioridad política le otorga si a eso es a lo que aspira?

Por lo pronto, la inversión en Ciencia y Tecnología no fue prioridad y difícilmente lo será bajo este gobierno. El pasado 7 de mayo, en un programa de televisión, una investigadora y trabajadora del CONICET, dio un claro mensaje de la situación que viven quienes trabajan para investigar en pos de mejorar la calidad de vida de las personas. Se inscribió en ¿Quién quiere ser millonario? a sólo efecto de poder financiar las investigaciones que hacen con su equipo.

En lo que respecta a la inversión en Ciencia y la Tecnología, en Argentina hoy sólo se invierte el 0,6% del PBI en Investigación y Desarrollo, lo que equivale a una cuarta parte de lo que destinan los países más desarrollados para poder ser competitivos en el mundo. Aun así, aunque es crucial para la expansión de la economía -ya que permite la optimización de recursos y una mayor productividad-, el Ministro de Interior, Rogelio Frigerio, enfatizó en que es muy importante ponerse de acuerdo en cuáles son las prioridades de la Argentina

Les trabajadores, los sindicatos y casi toda la comunidad universitaria, científica y tecnológica, se manifestaron en reiteradas oportunidades contra las políticas de ajuste que lleva adelante el gobierno nacional. Se encuentran en las calles denunciando la vulneración de derechos, organizando asambleas y debatiendo aguerridamente para visibilizar la problemática y generar una profunda reflexión en la sociedad.

Como se expuso anteriormente, las potencias mundiales hoy se disputan el primer lugar en una carrera acelerada por ver quién conquista primero la hegemonía en materia de inteligencia artificial, y la aplicación y el uso masivo del 5G, una tecnología que podría cambiar radicalmente y modificar de forma abrumadora el mundo que hoy conocemos.

Si las aspiraciones del gobierno de Cambiemos era “volver al mundo” y plegarse a competir con las economías más desarrolladas ¿Por qué desfinanció un sector estratégico como el de la Ciencia y la Tecnología? ¿Por qué desfinancia sistemáticamente la educación pública, motor fundamental para potenciar las capacidades de les ciudadanes?

Trabajadores y trabajadoras de la ciencia y tecnología realizaron una marcha de antorchas

Las respuestas a estos interrogantes son muy sencillas: Su trabajo en la administración del estado era, es y será, destruir al estado; llevarlo a la mínima expresión, dejando vía libre a las grandes multinacionales que no sólo ocupan posiciones que antes tenía el estado y sus instituciones, sino que muches de les cientifiques que apostaban al sector público se ven tentades y/o forzades a tener que pasarse al sector privado.

Macri, Vidal, Larreta y el resto de la horda camiemita mintieron, mienten y van a seguir mintiendo con tal de garantizar los designios del FMI y de quienes realmente gobiernan hoy nuestro país: el imperio yanqui a través de las multinacionales y los organismos multilaterales surgidos de los acuerdos Bretton Wood.

El jardinero Blanco Villegas es un mero inquilino en la Casa Rosada. Un títere que bailó cual pinocho en el balcón de la rosada. Un virus que infectó a nuestro pueblo de mentiras y odio, que se está carcomiendo los cimientos del estado y que dejará una estructura cuasi raquítica que será muy difícil reconstruir.

El malestar argentino para con las políticas que ha implementado y el destino al que nos vamos acercando, han dejado en claro que se van. Y con ellos se tendrían que ir muchos de sus socios, esos que se cagaron en el pueblo argentino y se enriquecieron a 2 manos durante estos casi 4 años. Para muestra alcanza un botón: La presentación del libro de Cristina Fernández de Kirchner, reunió en la casa de la oligarquía argentina a más gente que la que ellos pueden juntar en varios años de exposiciones de vaquitas.

Como decía el gran Atahualpa Yupanqui:

Las penas y las vaquitas 
Se van par la misma senda
Las penas son de nosotros
Las vaquitas son ajenas

– – –

* Periodista especializada en cuestiones de género e historia, columnista del programa La Marea (Radio Futura FM 90.5), redactora de Revista Trinchera, del portal Luchelatinoamérica y colaboradora de Agencia Timón.
** Periodista especializado en temas internacionales, conductor del programa Marcha de Gigantes (AM 1390 Radio Universidad Nacional de La Plata), productor general del programa La Marea (FM 90.5 Radio Futura), redactor de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.
¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!