Sandra y Rubén, un dolor irreparable

Por Guillermo Doffo*

El 2 de agosto 2018 a las 8:06 hs una explosión en la primaria 49 del distrito de Moreno provocaba la muerte de dos personas. Podría haber sido una tragedia mayor si la explosión ocurría minutos más tarde. Esto decían las primeras noticias que nos llegaban.

Luego supimos que esas personas se llamaban Sandra Calamano (docente y vicedirectora) y Rubén Orlando Rodríguez (Auxiliar de Educación).

Y también supimos que sus muertes no fueron producto de un accidente, sino de la desidia.

El distrito de Moreno tiene sus escuelas en estado deplorable. Perdida de gas, falta de agua, caída de mampostería son términos recurrentes en los cientos de reclamos presentados al Consejo Escolar del Municipio. Cientos de reclamos y ninguna respuesta.  

Esta situación se repite a lo largo y ancho de la provincia de Buenos Aires, donde miles de escuelas están en situaciones desastrosas.

Sin embargo, luego de la muerte de Sandra y Rubén, algo cambio. A la perdida de gas se responde con el cierre del servicio o la anulación de la estufa o cocina que pierde. Si el problema es el agua, también se anula y se llevan bidones, si la directora tiene suerte se los alcanza el Consejo Escolar, sino los paga la Cooperadora.

Acto seguido, es el “apriete” a los equipos de conducción para que se de clase como sea y donde sea. “No hay gas o agua, fíjate como haces, pero no podes suspender las clases”. Sumado a la estigmatización de las organizaciones sindicales y a las acciones que se llevan a cabo para reclamar.

Esta es la perversidad del Gobierno de Vidal y sus ministros; presionar hacia abajo. Enfrentar entre si a las comunidades, que la pelea sea entre Trabajadores. Entre madres y padres con los docentes sus hijos e hijas. Entre los docentes entre si y con los auxiliares.

Esto es lo que buscan, romper los lazos de solidaridad para dividirnos. Saben que divididos perdemos fuerza en los reclamos.

Mientras tanto, los millones de pesos que se deberían usar para poner en condiciones nuestras escuelas, no aparecen. No están. Mejor dicho, están para la “timba financiera” pero no para la Educación Publica.

Por eso, a un año de la muerte de Sandra y Rubén, seguimos reclamando justicia y Escuelas seguras.

Sabemos muy bien, que esto lo vamos a lograr con Unidad. Unidad en las Aulas, Unidad de las Comunidades Educativas, Unidad Sindical y Unidad Política.

* Secretario de Cultura y Educación de SUTEBA La Plata, docente secundario y universitario

Deja un comentario