Migrar

Por Flor Luengo*

Todavía huelo la espuma del mar que me hicieron atravesar.
La noche, no puedo recordarla.
Ni el océano podría recordarlo.
Pero no olvido al primer alcatraz que divisé.
Altas, las nubes, como inocentes testigos presenciales.
Acaso no he olvidado ni mi costa perdida, ni mi lengua
ancestral.
(…)
Anduve.
Esta es la tierra donde padecí bocabajos y azotes.
Bogué a lo largo de todos sus ríos.
Bajo su sol sembré, recolecté y las cosechas no comí.
(…)
Me sublevé.
En esta misma tierra toqué la sangre húmeda
y los huesos podridos de muchos otros,
traídos a ella, o no, igual que yo.
Ya nunca más imagine el camino a Guinea.
¿Era a Guinea? A Benín? ¿Era a Madagascar? ¿O a Cabo Verde?
Trabaje mucho más.
(…)
Ahora soy: Sólo hoy tenemos y creamos.
Nada nos es ajeno.
Nuestra la tierra.
Nuestro el mar y el cielo.
Nuestras la magia y la quimera.
Iguales míos, aquí los veo bailar
alrededor del árbol que plantamos para el comunismo.
Su prodiga madera ya resuena.

Mujer negra. Nancy Morejón (La Habana, 1944)

Nancy Morejón, es poeta afrocubana; escribió este poema llamado  Mujer Negra como forma de llevar adelante la lucha de la feminización de la migración afro. Lo que refleja en el escrito es que, en la vida de las personas migrantes, parece ser que el vínculo entre trabajo y rebelión siempre fue muy cercano.

Llegar a migrar es vivir el exilio. Pueden pensarse como personas que se movilizan en la búsqueda de que los “Estados Nación”- ideados por la sed del imperialismo político y cultural en el siglo XIX en Nuestra América-, puedan brindar la restringida ciudadanía que se requiere para vivir en sociedades del sistema capitalista. Es decir, buscan legitimar los derechos humanos y políticos que le han sido arrebatados. Escapar para sobrevivir, dejar todo lo cotidiano para extrañarse incluso de una misma. Dejando atrás historias, familiares, amistades y experiencias de vida. Es la decisión política más profunda que atraviesa quien pretende cambiar su lugar en el mundo.

Para el Banco Mundial (2018) en cambio, la migración mundial puede ser una herramienta potente para combatir y poner fin a la pobreza en todo el mundo. Para la entidad imperialista, una persona emigra porque va en la búsqueda de la prosperidad. Luego, adjudica que las personas migrantes triplican sus salarios luego de trasladarse a otro país. Así funciona la ideología de mercado, desde una forma de pensar a las personas migrantes como mercancías, desde un flujo económico mundial que realiza transferencias de bienes e intereses, como así también de personas destinadas a ser la nueva fuerza de trabajo de un país extraño.

Informe Sintético de Migraciones Laborales de abril de 2017

Según el Informe Sintético de Migraciones Laborales del año 2017, en la región el 62% de los inmigrantes trabaja en 4 ramas: servicio doméstico, comercio, construcción e industria textil, confecciones y calzado. Todas actividades que requieren de explotación de cuerpos, haciendo que cooperen para un sistema social en el cual ellxs no se ven beneficiadxs. Un 37% de las mujeres, en este rubro, se encuentra trabajando en el ámbito del servicio doméstico y un 36% de los varones inmigrantes trabajan en la construcción.

Servir, atender, no responder, no cuestionar, no exigir de más, sentirse inhabilitada, ser sumisx frente a abusos sexuales y violencias sobre sus identidades, no quejarse del trabajo, ¿Cuáles son sus voces? ¿Qué tienen para decir?

Toda una vida de esfuerzo. Y este sistema cultural meritocratico exige que se deban esforzar aún más. La Argentina es un país de inmigrantes internacionales, desde que es país y creó un sistema social por encima de otros preexistentes. La necesidad de pensar en la estructura del Estado Nación, trajo consigo los cuerpos políticos de las personas migrantes. Marcar fronteras es delimitar dónde tu identidad tiene más valor. Delimitar separaciones políticas, es dar forma coherente en las ciudadanías que se pretenden. En ese nuevo Estado, antes que derechos, las personas en sociedad nacen con obligaciones.

Como desde aquellos tiempos y con las alianzas de gobiernos neoliberales en la región, la Argentina ha desarrollado medidas que restringen los derechos de las personas migrantes en un marco en el cual el gobierno intenta vincular la migración con el delito y fomentar así la discriminación y la xenofobia. Concretamente, en el año 2017 el gobierno de la Alianza Cambiemos adoptó el Decreto de Necesidad y Urgencia 70/2017 que modifica la Ley de Migraciones (25.871) y su Decreto Reglamentario. El resultado de tal implementación, ha sido demostrado en los últimos años siendo que el Estado ha incrementado la persecución hacia la migración irregular y a las personas migrantes con antecedentes penales, con operativos de control de la permanencia.

Empatizar con la figura de ese Otro, Otra, Otrx  es el gran gesto político de las personas de aquí y de allí. Lograr captar la experiencia de esa otra persona diferente que habita nuestro cotidiano, que trae interminables historias de resistencia, de escabullidas terrestres y marítimas, de búsqueda constante y de interminable andar. Ayudar, respaldar, complacer; todos sinónimos de una tarea fundamentar que es desarticular toda construcción de sentido que obstruya la incorporación plena de las personas migrantes a nuestra sociedad.


* Periodista, conductora del programa La Marea (Radio Futura FM 90.5), redactora de Revista Trinchera, editora del portal Luchelatinoamérica y colaboradora de Agencia Timón.

FUENTES: 
– Comisión Interamericana de Derechos Humanos  (2019) Ref: Graves medidas regresivas en materia de derechos de las personas migrantes en la Argentina. Informe – Sintético de Migraciones Laborales (2017) Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. Subsecretaría de políticas, estadísticas y estudios laborales.

Deja un comentario