El sueño de Bolívar ¿una utopía?

El sueño de Bolívar ¿una utopía?

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

 “La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.”

Eduardo Galeano

Este 24 de julio se cumplieron 238 años del nacimiento de uno de los patriotas revolucionarios más emblemáticos para Nuestra América, el Libertador Simón Bolívar. Como era de esperarse hubo actos conmemorativos en diversas latitudes de nuestro continente, pero este aniversario vino con sorpresas.

Quizás la más relevante y alentadora fue la propuesta realizada por el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, en el marco de la XXI Reunión de Cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Aunque por sus características y posicionamientos políticos no sorprendiera el homenaje de AMLO al libertador (aunque a muchos oligarcas se les revolvieran las tripas), el presidente mexicano arrojó una invitación que como mínimo genera esperanza e ilusiones en los pueblos que luchan contra la opresión en todo el continente.

En parte de su discurso Andrés Manuel sostuvo que “es ya inaceptable la política de los últimos dos siglos, caracterizada por invasiones para poner o quitar gobernantes, al antojo de la superpotencia. Digamos adiós a las imposiciones, las injerencias, las sanciones, las exclusiones y los bloqueos. Apliquemos en cambio, los principios de no intervención, autodeterminación de los pueblos y solución pacífica de las controversias”, a lo cual agregó “iniciemos en nuestro continente una relación bajo la premisa de George Washington según la cual las naciones no deben aprovecharse del infortunio de otros pueblos”.

El presidente mexicano afirmó ser consciente de los desafíos que esta propuesta significa, dado que invitó a los cancilleres allí presentes a construir “algo semejante a la Unión Europea, pero apegado a nuestra historia, a nuestra realidad y a nuestras identidades”. Está más que claro que el llamado de López Obrador retoma la propuesta que Simón Bolívar realizara en 1826 en el Congreso Anfictiónico de Panamá en el que se convocaba a los países de América Latina y el Caribe a conformar una Unión o Confederación de Naciones Americanas.

Es que incluso con esa impronta nació la CELAC, allá por 2010. El contexto era otro: Chávez, Fidel y Néstor estaban vivos; Lula Da Silva, Evo Morales, Rafael Correa, Fernando Lugo y Pepe Mujica, entre otros, gobernaban sus respectivos países; los gobiernos de derecha en el continente eran minoría, y los Estados Unidos de Obama parecían más focalizados en el Medio Oriente e intentaba recomponer relaciones con Cuba.

La realidad actual dista mucho de aquella: Chávez, Fidel y Néstor ya no están físicamente; las agresiones norteamericanas contra Cuba, Nicaragua y Venezuela recrudecieron; los gobiernos neoliberales hicieron destrozos significativos en un breve período de tiempo; y la pandemia agravó un escenario ya de por sí complejo.

Pero en estos últimos años también hubo victorias populares: se derrotó el golpe en Bolivia, llegaron AMLO y el Frente de Todos a los gobiernos de México y Argentina; en Perú ganó un maestro rural que promete cambios significativos en ese país; los pueblos de Colombia y Chile están haciendo trinar las anquilosadas estructuras político partidarias; Lula volvió al ruedo y hay grandes esperanzas puestas de cara a 2022; y los norteamericanos no pudieron derrotar ni a Cuba, ni a Nicaragua, ni a Venezuela.

El presidente mexicano, incluso, propuso que este organismo suplante a la tristemente célebre Organización de Estados Americanos, estructura internacional creada por EEUU a fin de controlar el continente e imponerle sus ideas. Veamos sino de qué ha servido esta organización desde su creación. Al respecto, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, sostuvo en diálogo con TeleSur que “la CELAC fue fundada en un espíritu profundamente rebelde, bolivariano, sanmartiniano, martiano. Fue fundada para construir desde América Latina y el Caribe nuestro propio camino, una comunidad de Estados, una comunidad de pueblos”.

No son pocos los y las analistas que afirman que la complejidad del mundo es cada vez mayor y que la geopolítica terminará confluyendo en grandes bloques de poder. EEUU, Rusia y China son pesos pesados por sus propias capacidades, pero la Unión Europea no sería lo que es si no fuese un bloque. De igual modo, observemos la vinculación de las grandes potencias con otros países: OTAN si miramos a occidente; Organización de Cooperación de Shangai o Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) si miramos hacia Rusia y China, a la cual podría agregarse el BRICS.

La política ejercida por la administración Trump y la falta de proyecto colectivo de las derechas en Nuestra América, pero fundamentalmente la aparición del Covid-19, dieron cuenta de las dificultades que tuvo nuestro continente para enfrentar la pandemia. Piensen ustedes qué diferente habría sido si la CELAC o UNASUR hubiesen estado fuertes y articuladas para, como bloque, haber adoptado políticas integrales para defendernos de virus.

La XXI Reunión de Cancilleres de la CELAC realizada estos días en México consolidó un paso importante en la integración regional: La firma de un acuerdo para la creación de la Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio. Algo que a simple vista podría parecer que no es significativo para los pueblos de la región, pero imagínense cómo puede impactar una política conjunta de los 33 países del continente en esta materia ¿Cuánto se podría avanzar en materia comunicacional, en materia satelital, en desarrollo tecnológico conjunto?

En línea con lo anterior, cuánto se podría hacer por los pueblos del continente si se aúnan esfuerzos para mejorar las infraestructuras de cada país, las telecomunicaciones, el fomento a la complementaridad de nuestras economías, en materia sanitaria, en ciencia y tecnología, o en la materia que ustedes imaginen. Las posibilidades se vuelven ilimitadas.

Está más que claro que habrá quienes pretendan boicotear la propuesta arrojada por López Obrador. También habrá muchos escépticos de que tamaña tarea se pueda concretar, pero como se preguntaba Galeano, para qué sirven sino las utopías. “Sirve para eso, para caminar”.

Nicolás Sampedro
Nicolás Sampedro

Prefiero escuchar antes que hablar. Ser esquemático y metódico en el trabajo me ha dado algún resultado. Intento encontrar y compartir ideas y conceptos que hagan pensar. Me irritan las injusticias, perder el tiempo y fallarle en algo a les demás.

La bestialidad capitalista nunca descansa

La bestialidad capitalista nunca descansa

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

La semana pasada hacíamos mención de las tramoyas que está realizando el gobierno de derecha que encabeza Sebastián Piñera en Chile. Todo un andamiaje puesto al servicio de seguir beneficiando a los ricos de siempre (y los nuevos), a costa del sufrimiento, el hambre y la desesperación del pueblo chileno.

Víctimas de la violencia uribista

Esta semana los laureles del Olimpo se los llevó Iván Duque Márquez, presidente de la República de Colombia y un fiel lacayo de su padrino político, el genocida Álvaro Uribe Vélez. Si bien el uso desmedido de la fuerza en el país sudamericano no es nueva, la brutalidad de las represiones y el asesinato de más de una treintena de personas se volvieron virales en las redes sociales.

Está claro que la viralización de los videos fue lo que motivó a que los medios masivos de comunicación tomaran el tema como noticia y que -posteriormente- por la notoriedad pública que tomó el caso, organismos o instituciones e incluso gobiernos de otros países se hicieran eco de lo que sucedía al norte de nuestra América del Sur.

Por lo demás, lo que se vio son actos criminales a los que nos tiene acostumbrado el gobierno colombiano en un país históricamente gobernado por la derecha (más o menos bestial según el presidente) y que sólo durante la administración de Álvaro Uribe Vélez tiene el lamentable récord de más de 6.400 casos de falsos positivos. Una marca registrada del uribismo.

Cabe recordar que desde la firma de los Acuerdos de Paz de La Habana (firmados en 2016), la matanza de líderes y lideresas sociales y de ex guerrilleros firmantes del acuerdo, no han cesado. Desde la firma de los acuerdos hasta la fecha las cifras de asesinatos son superiores a los mil, en tanto en lo que va del año ya se registran más de 50.

El punto es que para el uribismo y su lógica de exterminio, la única manera de solucionar el conflicto con las guerrillas o con la protesta social es exterminándolas. Pese a que los Acuerdos de Paz son un compromiso del Estado, para Duque y compañía es lo mismo que papel mojado.

Bukele y su particular forma de gobernar

Tal como ha sucedido con otras experiencias de derecha que llegaron al poder mediante los votos, el caso de Nayib Bukele en El Salvador termina siendo de manual. La última jugarreta del presidente milenial fue ordenar a sus congresistas que destituyeran a cinco magistrados titulares y cuatro suplentes de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema y al fiscal general por supuestas arbitrariedades, aunque todes saben que es porque eran un freno a su lógica autoritaria.

El caso fue tan escandaloso que hasta Bachellet y la propia Kamala Harris (entre otres) salieron al cruce de la medida adoptada por el empresario que es recordado por sacarse una selfie en su primera intervención ante la Asamblea General de Naciones Unidas, pero en pleno discurso.

El autoritarismo de la familia Bukele parece haberse consolidado luego de que resultara victorioso en las elecciones legislativas del pasado 28 de febrero. El presidente salvadoreño termina así de cerrar el círculo y de no dejar poder del Estado que no responda a sus delirios. En el “mientras tanto”, el hermano pueblo de El Salvador queda en la total indefensión ante los abusos de quien es sindicado como cómplice de las diferentes organizaciones criminales como la Mara Salvatrucha (MS-13) o la Mara Barrio 18.

Bukele y su gobierno están literalmente cavando el lecho de muerte no sólo de la democracia salvadoreña, sino además de esa república.

¿Dónde está Lichita?

El caso es que las derechas siempre se autocalifican como republicanas, como honestas o como defensoras de la democracia, pero en los papeles son todo lo contrario. Está claro que con el aparato estatal construido a sus anchas en tiempos de antaño, y con el apoyo de las grandes corporaciones mediáticas y la ayudita del imperio, muchas veces logran imponer sus ideas y formas de ver la realidad.

Otro ejemplo emblemático es el caso paraguayo donde recientemente la Fuerza de Tareas Conjunta (TPC) asesinó a dos niñas de nacionalidad argentina que estaban visitando a sus familiares en el país vecino. María Carmen Villalba y a Lilian Mariana Villalba (ambas de 11 años) fueron secuestradas en un operativo de este grupo de las Fuerzas Armadas Paraguayas y luego ejecutadas. Para el gobierno paraguayo eran guerrilleras del Ejército del Pueblo Paraguayo, pero en realidad eran solo niñas.

Al atroz asesinato de estas niñas debe sumarse la desaparición de su prima Carmen Elizabeth Oviedo Villalba (de 15 años). “Lichita fue herida e intentó huir junto a Anita, Laura y dos adolescentes más. Luego de unos días, Anita y las adolescentes lograron escapar, Laura fue detenida y Lichita desapareció el 30 de noviembre de 2020”. Hasta el día de hoy se desconoce su paradero.

La situación represiva en de parte del gobierno paraguayo no es nueva. Cabe recordar que el país vecino es uno de los más inequitativos en cuanto a la repartición de la tierra: grandes terratenientes propietarios (por usurpación) de gran cantidad de tierras productivas y con las fuerzas del Estado a su favor para “defenderlos” del peligroso pueblo paraguayo.

Fuerte denuncia de AMLO

Por otra parte es por demás sabido que la llegada de Andrés Manuel López Obrador a México significó un duro revés para los EEUU. Con AMLO los norteamericanos perdían a un país lacayo, al narcoestado que habían construido durante más de tres décadas y era obvio que la administración Biden no se iba a quedar de brazos cruzados viendo como este presidente ponía de pie al país azteca.

Fieles a su lógica intervencionista, los norteamericanos continuaron financiando y patrocinando no sólo a las estructuras del narcotráfico (controladas por la DEA), sino a las cientos de ONG´s que se dicen “pro-democracia” o a los partidos tradicionales como el PRI o el PAN. De eso dio cuenta el presidente mexicano en su habitual mañanera.

“Nuestro amo juega al esclavo”

En tanto mientras todo esto sucedía, en estos días también tenía lugar un encuentro de distintos referentes de la derecha continental en Miami (EEUU). Organizado por el Instituto Interamericano para la Democracia (IID), el pasado miércoles 5 de mayo se llevó adelante el foro “Defensa de la Democracia en las Américas” que contó con la participación de figuritas como Mauricio Macri (Argentina), Lenin Moreno (Ecuador), Andrés Pastrana (Colombia), Luis Guillermo Solís (Costa Rica), Osvaldo Hurtado (Ecuador) y el tristemente célebre Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro.

El programa del encuentro tuvo títulos rimbombantes como “Agresión a la Democracia en las Américas”, “Dictaduras en las Américas”, “Democracia y dictaduras de crimen organizado” o “Defensa de la Democracia” y cerró con un panel con los presidentes y ex presidentes. Incluso el actual mandatario ecuatoriano (al menos por unos días más) se dio el lujo de decir que a él le hubiese gustado tener “un mejor pueblo”.

Es evidente que el imperio y los gobiernos de derecha serviles a los intereses del norte, están nerviosos por el gran nivel de movilización popular que comienza a verse -nuevamente- en muchas regiones de Nuestra América. Utilizarán todos sus recursos y más para intentar acallar a los pueblos que reclaman sus derechos y denuncian los atropellos de cada uno de esos gobiernos y del imperio.

La derecha, el imperio y su bestialidad nunca descansa.

Nicolás Sampedro
Nicolás Sampedro

Prefiero escuchar antes que hablar. Ser esquemático y metódico en el trabajo me ha dado algún resultado. Intento encontrar y compartir ideas y conceptos que hagan pensar. Me irritan las injusticias, perder el tiempo y fallarle en algo a les demás.

Luis Almagro y la OEA: “Hijos de… Washington”

Luis Almagro y la OEA: “Hijos de… Washington”

TIEMPO DE LECTURA: 12 min.

Una OEA cuya sede se encuentra precisamente en Washington, a pocas cuadras de la casa de gobierno estadounidense. Una dirección, que simbólicamente lleva a que las mentes esclavas sigan considerando, que nuestro continente es el patio trasero de Estados Unidos. Una OEA fundada el año 1948, que hereda el rol que desde su Primera Conferencia Internacional Americana, comenzó a tener este organismo regional, precisamente en Washington, D.C. Una Conferencia celebrada entre el 2 de octubre de 1889 al 19 de abril de 1890. Este primer encuentro se fundamentó en una idea primordial:fomentar las relaciones económicas entre los países americanos “con el objeto de discutir y recomendar a los respectivos Gobiernos, la adopción de un plan de arbitraje para el arreglo de los desacuerdos y cuestiones que puedan, en lo futuro, suscitarse entre ellos. Como también tratar de asuntos relacionados con el incremento del tráfico comercial y de los medios de comunicación directa entre dichos países; fomentar aquellas relaciones comerciales recíprocas, que sean provechosas para todos y asegurar mercados más amplios para los productos de cada uno de los referidos países”

No haré aquí una historia detallada de la OEA y los pasos dados, para ir conformando una Organización, que cada día fue supeditando su acción a los designios de Washington, no sólo en aspectos comerciales, sino que políticos. Una institución que se concreta como OEA durante la Novena Conferencia Internacional Americana, que reunió a 21 Estados en Bogotá, Colombia, el año 1948, en que se adoptó: la Carta de la Organización de los Estados Americanos, el Tratado Americano de Soluciones Pacíficas (“Pacto de Bogotá) y la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre. En la misma Conferencia, se aprobó el Convenio Económico de Bogotá, que se propuso fomentar la cooperación económica entre los Estados americanos, pero que nunca entró en vigor.

Esta Conferencia del año 1948 se realizó bajo el paraguas de control del llamado Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) firmado el año 1947, en el comienzo de la llamada Guerra Fría entre las superpotencias vencedoras de la segunda guerra mundial (Estados Unidos y la ex Unión Soviética). Un Tratado que mostraría su plena ineficacia y falsedad cuando Gran Bretaña entra en guerra con Argentina, por la defensa imperial de su posesión colonial en Las Malvinas el año 1982. Allí, Estados Unidos, aliado de Gran Bretaña impidió cualquier movimiento de las cancillerías de los gobiernos latinoamericanos – muchos de ellos bajo dictaduras militares pronorteamericanas – para ir en ayuda de Argentina, también sometida en ese momento a un gobierno manu militari.

La original relación esgrimida por la Unión Americana y sus Conferencias Internacionales Americanas, reunidas a intervalos, fueron reemplazadas el año 1970 por una nueva forma de establecer los vínculos en el continente, a través de los llamados períodos de sesiones de la Asamblea General de la OEA. Esto, al entrar en operaciones el Protocolo de Reformas a la Carta de la Organización de los Estados Americanos, adoptado en Buenos Aires ese año 1970.En general, sólo maquillajes para tratar de insuflar energía a una entidad, que ya mostraba señales de agotamiento y plena sujeción a los deseos y órdenes de Estados Unidos.

A la clara postura falsaria de la llamada defensa continental, frente a agresiones militares externas se suma la realidad de una relación económica con el imperialismo, que nunca ha sido provechosa para nuestros pueblos. Fundamentalmente, porque se han generado relaciones comerciales que favorecen, preferentemente, a las castas gobernantes vinculadas a grupos económicos transnacionales y grupos locales, que dan sustento político a los objetivos de dominio estadounidense, quien permanentemente ha evitado ya sea mediante imposiciones de sanciones, bloqueos, embargos y amenazas el que nuestros países puedan diversificar sus mercados con aquellos que Washington considera rivales globales. De esto hemos sido testigos, en los últimos años, con la intensificación del comercio con la República Popular China, la Federación Rusa y la República Islámica de Irán, entre otros, donde las amenazas – verbalizadas por el departamento de estado norteamericano – a los gobiernos latinoamericanos son parte del paisaje político, si se atreven a permitir la entrada de estos países en el continente.

Para llevar a cabo esta política de sometimiento de la OEA a los dictados de Washington, se requiere contar con un secretario general que reúna ciertas características: Aparente progresismo en sus inicios políticos. Conversión ideológica al cabo de los años y vasallaje a las políticas de Washington cuando llegue la hora de la toma de decisiones contra los pueblos. Eso, de tal forma de favorecer la política imperial y beneficiar los grupos políticos y económicos, que dominan gran parte de nuestros países. Esto permitió por ejemplo, perseguir y finalmente expulsar a Cuba de la OEA el año 1962 decididos a dar “un ejemplo” a aquellos países que buscaran un camino propio dentro de un rebaño de gobiernos genuflexos. Así ha sido también con Venezuela, desde el triunfo del fallecido comandante Hugo Chávez Frías el año 1999 y que se extiende hasta el gobierno presidido con Nicolás Maduro, a pesar de que la nación sudamericana, en abril de 2017 inició oficialmente el proceso de retiro de la OEA. Una decisión según palabras del mandatario venezolano “que se ajusta de manera soberana a los postulados históricos y doctrinales de nuestro proceso independentista bolivariano”.

Un interesante artículo de Crismar Lujano y Sergio Martín Carrillo, permite entender como Washington maneja a la OEA para tener un títere obediente. “La OEA está actualmente integrada por 35 países. Decir que está dirigida por los Estados Unidos no resulta un brindis a la retórica antiimperialista. No hay más que ver su financiamiento para entender de modo claro a quién obedece y para quién trabaja. Estados Unidos financia el 80% del presupuesto del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, convertido en la principal punta de lanza contra Venezuela. Es la Secretaría General de la OEA la encargada de preparar el programa anual para la asignación de fondos, a cada eje temático de la institución. Es aquí donde se determina el poder de cada Estado sobre la Secretaría General, que se basa en cuotas ligadas a las asignaciones de cada uno de los miembros”. En los últimos años, Estados Unidos financia con el 52% el presupuesto de la OEA, que sirve para cubrir los 360 mil dólares anuales de paga a Almagro (duplicado el año 2017), mantener la residencia oficial, personal de servicio y el servicio de seguridad de este político que además, a la hora del retiro lo hará con el 100% de lo que era su remuneración. Queda claro, por tanto, al amo que besa la mano Almagro.

Almagro: el Sicario Político

Luis Leonardo Almagro Lemes representa, como nadie en la historia de la OEA, el papel del ciervo obediente, el Yanacona[1] rastrero. La viva imagen del Tío Tom, el esclavo que es feliz en su condición de hombre falto de libertad, que piensa que es parte de la familia imperial. El político que cree que los amos, al darle de migajas de su mesa lo hacen partícipe del festín global. Un criado que acepta el yugo complacido y acepta su destino infausto. Almagro es una rémora de Washington, sostenido políticamente, gracias a las presiones que la Casa Blanca ejerce sobre los gobiernos latinoamericanos, que logró reelegirlo, para seguir contando con en el secretario general más servil de la historia, que actúa como un lacayo y con el aura de la maldición de Malinche[2] que lo acompañará por siempre.

La OEA es una entidad a la baja y que hoy, después del triunfo del MAS en las elecciones generales en Bolivia ha dejado al descubierto el plan desestabilizador llevado a cabo por Washington, la ultraderecha boliviana junto a la OEA y el grupo de Lima, destinado a signar como fraudulentas los comicios de octubre del año 2019 y cuyo informe sobre supuestas irregularidades permitió dar un sostén documental, para lograr deponer a Evo Morales.Ha quedado demostrado, con el triunfo del MAS este 18 de octubre, que el único falso en toda esta situación resultó ser Almagro y su camarilla, que hoy debe rendir cuentas de su conducta golpista y de su papel de sicario político de Washington.

Un informe de la misión de observadores de la OEA en las elecciones del año 2019, que al cabo de un año de sufrimiento del pueblo boliviano ha mostrado que lo fraudulento en aquellas elecciones fue precisamente ese informe oficial, que tenía el encargo de la Casa Blanca de lograr, a como diera lugar, la salida de Evo Morales y el MAS del gobierno. La labor de Almagro usando para ello a la OEA sirvió para ejecutar un golpe cívico-militar, que durante un año violó los derechos humanos en Bolivia. Obligó a exiliarse a gran parte de la dirigencia del MAS, comenzó el desmantelamiento de las conquistas sociales logradas en 14 años de gobierno masista, catalizando un proceso de desmantelamiento del estado boliviano. Una OEA golpista, que tiene que responder hoy ante el mundo y con la cabeza del converso Almagro, rodando, como fruto necesario de la búsqueda de responsables. La guillotina espera la cabeza de Almagro el Sicario, como purificación inicial de un organismo que exuda pestilencia.

Hoy, incluso Almagro, el hijo de…Washington, ha saludado el triunfo de Luis Arce en Bolivia como si nada hubiese pasado. Hoy, la propia OEA avala una elección donde triunfaron los mismos que fueron perseguidos, humillados mediante una política de terror acusándolos de terroristas, de falsificar las boletas de votación. “La elección del candidato del partido Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, como nuevo presidente de Bolivia fue “transparente”, y su victoria “contundente “que  le otorga “una gran legitimidad” a su gobierno entrante, afirmó el miércoles la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) en un informe preliminar sobre los comicios del domingo 18 de octubre.Conclusiones obligadas para tratar de lavar las manos de una misión de observación electoral que se manchó las manos de sangre el año 2019 al apoyar la instalación de la dictadura de Jeanine Añez, Arturo Murillo, Luis Fernando Camacho   y la tropa de ultraderecha que se apoderó del país.

El 12 de septiembre de este 2020 denunciamos el papel desestabilizador de Almagro y de apoyo a la dictadura de Añez al criticar las movilizaciones sociales contra Añez y su pésimo manejo sanitario, económico y político del país, con acusaciones de corrupción y tráfico de drogas. El propio Almagro desnudó su apoyo irrestricto a los ayer golpistas, afirmando que “los cortes de ruta – que se vivieron durante unas semanas para exigir elecciones -representan actos bajos al pretender obtener réditos políticos del sufrimiento del pueblo ante el Covid 19. Es inmoral e indigno” sostuvo este activista de las políticas estadounidenses en la región, quien durante el golpe y la posterior represión contra los militantes y adherentes del MAS, no levantó su voz de condena. Sostuve que resultaba hipócrita condenar las movilizaciones de la población contra Añez y no las muertes propiciadas por los golpistas. Condenaba a quienes exigen democracia y enmudecía, frente a la corrupción galopante de Añez y los suyos.

Washington, la Unión Europea, el Grupo de Lima, los ayer críticos del MAS, se han tenido que tragar sus sueños de ver destruido al progresismo boliviano y han tenido que saludar la victoria arrolladora del partido que durante tres lustros gobernó Bolivia. De hecho, han tenido que reconocer que su política desestabilizadora ha sido un fracaso, haciendo realidad la máxima masista respecto a que “volveremos y seremos millones”. Efectivamente, han sido millones los que votaron por el MAS y una política, que durante 14 años generó un crecimiento económico formidable, que permitió sacar a parte importante de la población boliviana de la pobreza, dignificar el papel político de los indígenas bolivianos. Recuperar las riquezas naturales

Luis Almagro y su pandilla ejecutiva de la OEA, aquellos que llevaron a cabo el plan de desestabilización del gobierno boliviano e impidieron su triunfo claro en octubre del año 2019, deben responder penal y políticamente. La renuncia de Almagro al cargo de secretario general de la OEA debe ser lo primero a exigir y luego encabezar un juicio político, que debería ser llevado al interior de ese organismo regional. Todo ello, para luego reemplazar a este ministerio de colonias, por una organización democrática donde Estados unidos no participe, donde sea los países latinoamericanos los que lleven adelante una política regional soberana y fuera del tutelaje de aquellos que aún tienen como ADN la idea de la Doctrina Monroe y el destino manifiesto como política. Una OEA limpia de la basura servil y de potencias hegemónica debe tender la mano a Cuba, Venezuela, apoyar la reconstrucción de Bolivia y abrirse al mundo.

El canciller de México Maximiliano Reyes, en la intervención del país azteca este miércoles 21 de octubre en la Asamblea General de la OEA no se guardó palabra alguna para cantarles las claras a Almagro y a una organización,que debe terminar en el basurero de la historia. Reyes sostuvo que las elecciones presidenciales en Bolivia, en octubre del año 2019 mostró una secretaría general liderada por Almagro que “utilizó de manera facciosa a la misión de observación electoral, para denunciar prematuramente un supuesto fraude en Bolivia que nunca existió. Esta conducta generó inestabilidad, violencia y desorden constitucional en Bolivia y creó un entorno internacional de confrontación. Almagro con esta acción lo que logró es deslegitimar las misiones de observación electoral”.

La conclusión del canciller mexicano fue demoledora “sugiero al secretario general de la OEA que se someta a un proceso de reflexión y autocrítica, para determinar si aún cuenta con la autoridad moral necesaria para encabezar el organismo”. Reyes señaló, además que las elecciones generales del domingo 18 de octubre en Bolivia fueron “un ejemplo de democracia para todo el mundo y una lección histórica “que el pueblo boliviano ha dado al secretario general de la OEA y a su misión de observación electoral”. El Frente Amplio uruguayo terminó de ponerle la lápida a su ex militante al señalar, por medio de alguno de sus legisladores que “Hace un año Almagro desde la OEA acusaba: “Hubo un golpe en Bolivia, y ocurrió con el fraude electoral”. Almagro incendió el país. Este domingo 18 de octubre del 2020 las urnas volvieron a hablar […] Almagro es el fraude”

Por su parte el grupo de Puebla, conformado por ex presidentes latinoamericanos (Dilma Rousseff, Ernesto Samper, Fernando Lugo, Evo Morales entre otros) y figuras políticas del continente exigió la renuncia del secretario general de la OEA bajo la acusación de “desestabilizar la democracia en Bolivia”. Para este grupo de reflexión y con influencia política “Es claro que el liderazgo regional del secretario general de la OEA, Luis Almagro, resulta seriamente cuestionado. El papel que jugó en la desestabilización democrática de Bolivia y las relaciones excluyentes que mantiene con otros países del área lo inhabilitan para seguir ejerciendo el papel de mediación y facilitación democráticas, que debería desempeñar al frente de tan importante cargo”.

Para este grupo la salida de Almagro no sólo ayudaría a descomprimir en algo la difícil situación que atraviesa este ministerio de colonias, sino que también ayudará a recuperar la paz en la región. Lo único que me causa algo de ruido, en esta declaración del Grupo de Puebla, es que el Senador chileno y ex canciller, que forma parte de este grupo de reflexión, José Miguel Insulza, fue también secretario general de la OEA (antecesor de Almagro) y un hombre que también sirvió con fidelidad a las políticas de presión contra países como Cuba, Venezuela y la propia Bolivia de Evo Morales.Con relación a Luis Almagro Lo sensato sería que renunciara y respondiera de sus actos golpistas pues tiene las manos machadas de sangre en Bolivia como también en Venezuela. Hoy, el continente entero debe alzar la voz de condena a un organismo que avala la intervención imperial, que sirve como organismo golpista y que no sólo debe ser disuelto, sino que nos obliga a buscar nuevas alternativas de coordinación regional, donde se excluya a Washington y a todos sus hijos.

Artículo publicado originalmente en segundopaso.es


  1. Yanacona: Dícese de aquel indígena que en la conquista española del sur del continente estaba al servicio del conquistador como siervo personal en condición de desnaturalizado. El vocablo ha llegado a ser, con el paso del tiempo, un adjetivo que se vincula y relaciona con el antivalor de la traición. El Yanacona es calificado, por la tradición cultural, como aquel indio que en lugar de luchar por la libertad de sus pares aborígenes, colaboró con los españoles bajo la conquista. http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/110411/vidal_a.pdf?sequence=3&isAllowed=y
  1. Maldición de Malinche: Hernán Cortés arribó a las costas del actual México, en 1519 y dirigió su expedición hacia Tenochtitlán, la capital de los mexicas o tenochcas (que los españoles llamaron aztecas). Fueron recibidos por el Huey Tlatoani (soberano) Moctezuma II, quien luego fue tomado prisionero y muerto mientras los españoles se apoderaban de la ciudad donde hoy se levanta la capital mexicana. Para lograr su objetivo Cortés contó con la valiosa ayuda de otros grupos indígenas que habían sido sometidos por los mexicas y también por Malineli Tenepatl, más conocida como Malinche o doña Marina (su nombre castellano). Esta mujer cumplió múltiples roles: traductora, informante, amante y madre de hijos mestizos. Así, al servir al enemigo, su figura quedó asociada con la traición a su pueblo y con ello una maldición a quien sigue esos pasos. http://www.humanas.unlpam.edu.ar/wordpress/puhal/la-maldicion-de-malinche/
Pablo Jofré Leal
Pablo Jofré Leal

Periodista y escritor chileno. Analista internacional, Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. especialista en temas de Latinoamérica, Oriente Medio y el Magreb. Es colaborador de varias cadenas de noticias internacionales. Creador de revista digital www.politicaycultura.cl

¿Termina la corta noche neoliberal en Nuestra América? Parte II

¿Termina la corta noche neoliberal en Nuestra América? Parte II

TIEMPO DE LECTURA: 7 min.

Por Nicolás Sampedro*

Desde hace bastante tiempo, se viene alertando en este tipo de artículos, sobre las iniciativas del imperio por caotizar para saquear en mejores condiciones, en los intentos de (ante la imposibilidad de dominar) despedazar los Estados, debilitarlos y romper los lasos sociales de las naciones que iniciaron procesos antiimperialistas, sea en la parte del mundo que sea. Esa reflexión a gran escala del Dr de Estado en Economía y asesor de diversos gobiernos nuestroamericanos, Jorge Beinstein, que hablaba de la “ilusión del Metacontrol del Caos”[1].

Beinstein señala en ese artículo que la lógica imperial es la de caotizar las regiones/naciones del mundo que no controla, fomentando las divisiones ya sean políticas, étnicas, religiosas o del tinte que fueren. Divisiones que llevan a la ruptura de los lazos sociales, al enfrentamiento, la guerra civil. Ejemplo de ello fueron casos como el de Libia, Afganistán, Irak, Ucrania, Georgia o Yugoslavia. Si bien tuvieron características diferentes todos tuvieron como fin la descomposición del Estado como ente ordenador de la sociedad y de la ruptura de los lasos sociales. Motivos que permitieron a corporaciones transnacionales hacer cuantiosos negocios, ya sea en la reconstrucción de esas naciones, quedándose con la explotación sus bienes comunes o directamente controlando esos Estados (debilitados) por gobiernos títeres.

También hemos señalado que desde 2011 cuando comenzó el conflicto en Siria, la figura de Vladimir Putin y de su Rusia post soviética había marcado un punto de inflexión en la historia al poner en claro que los EEUU ya no podrían hacer lo que quisieran. Es que luego de la caída del Muro de Berlín y de la URSS la potencia dominante y hegemónica a escala planetaria fueron los norteamericanos y la influencia del complejo industrial militar y farmacéutico, los sectores especulativos como Wall Street y la banca internacional. Siria fue el escenario de freno y la aparición a escala militar de una Rusia recompuesta y con armamentos muy superiores y avanzados que los ya caducos norteamericanos.

Algo similar sucedió con la China de Xi Jinping. Durante décadas el país asiático trabajó desde las sombras o en segundo plano, intentando que no les obstaculizaran su desarrollo. Si bien esta información no era desconocida para los norteamericanos, las continuas disputas que comenzaron a aflorar entre la administración de Obama y el gobierno de Xi, fueron desplazando al gobierno asiático a tejer una alianza cada vez más fuerte con el zar Vladi Putin[2].

El acercamiento de China y Rusia forjaría y profundizaría una relación que potencialmente será difícil de frenar. La Organización de Cooperación de Shangai primero, los bloques regionales asiáticos, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras[3], la creación del BRICS[4], una alianza diplomática que impidió a EEUU seguir haciendo todo lo que quería con el Consejo de Seguridad de la ONU, y una alianza que paulatinamente comenzó a meterse en Nuestra América. Acuerdos de cooperación en diferentes áreas con Venezuela, con Bolivia, con Cuba, Nicaragua, Panamá, Argentina, Brasil, Chile, entre otros.

La prepotencia imperial y la aparición de otro bloque de poder -real- llevaron a la paulatina pérdida de influencia norteamericana, que hoy arrastra incluso a Europa a no seguirle los pasos de la misma manera que antaño. Ante tal situación, el imperio sabe que sólo controlando su reserva estratégica podrán sobrevivir o tener chances de seguir siendo hegemón (o al menos uno de los grandes actores de la geopolítica mundial). Para lograr este cometido deben sí o sí recuperar su influencia sobre Nuestra América: la mayor reserva de minerales, hidrocarburos, biodiversidad y también mano de obra barata.

Estos hechos y elementos son centrales y explican gran parte de lo que hoy sucede en la región. Pero las experiencias populares en las últimas décadas han dado un nuevo capital político, social y económico a muchos pueblos de la región. Chávez y Maduro, Evo, Lula y Dilma, Correa, los Castro, les Kirchner, incluso Lugo o Mujica. Todes desde distintas ópticas dieron a sus pueblos la esperanza de otra América posible. Eso fue visto por los pueblos no sólo de todo el continente, sino del mundo entero.

Si actualmente la región se enfrenta a desafíos históricos es por todo lo antes mencionado. Los casos de Chile, Honduras y Haití son la máxima expresión de hartazgo popular a las políticas neoliberales. Si bien en la prensa parece sólo importar lo que acontece en el país trasandino, las hermanas naciones centroamericanas están de igual manera: en llamas. Algo similar pero de menor virulencia se da en los casos de Perú y Guatemala.

Por otro lado están los casos de Ecuador y Brasil, dos sociedades que conocieron gobiernos populares recientemente y que se encuentran luchando por sostener sus conquistas. Si bien con distintos niveles de intensidad, en ambos casos con serios cuestionamientos a sus gobiernos. El de Moreno por haber traicionado los ideales de la Revolución Ciudadana que encabezaba Rafael Correoa y la posterior persecución a sus antigües compañeres de militancias e implementación de políticas neoliberales. En el caso brasileño, de un pueblo que viene luchando desde el golpe a Dilma, que luchó contra la persecución a Lula y que hoy lucha para no retroceder en sus conquistas.

El caso boliviano es el más reciente y complejo. Bajo el argumento de un fraude electoral[5] que no existe, está en proceso un golpe de estado perpetrado por la derecha en complicidad de las FFAA, la policía, algunos sectores evangélicos y católicos, el ministerio de colonias gringo (la OEA de Almagro) y los gobiernos de los EEUU y sus lacayos.

Cabe traer al análisis e invitar a les lectores a poner en cuestión sobre algunas reflexiones de distintes analistas e investigadores:

  1. Atilio Borón hacía una rápida reflexión en los primeros días del golpe donde señala que: la derecha y el imperio nunca aceptarán un gobierno que no se ponga a su servicio; hay mucho investigadore y periodista que están formados para detectar las señales que emanan los manuales golpistas del imperio, que echan a andar horas y horas de desprestigio hacia líderes populares, lo que en la jerga se llama “character assasination”; que luego de esa etapa se construye la idea del “cambio” o de “salir del régimen o de la dictadura” y “liberar” al pueblo; el rol de las “fuerzas de seguridad” que desde la Guerra Fría vienen siendo formadas directa o indirectamente por los EEUU y sus instituciones; por último que la confianza en las FFAA y la policía llevó a intentar apaciguar y evitar los enfrentamientos de una derecha desbocada, no confrontar llevó a que se envalentonen aún más y vayan por todo[6].

  2. Rita Segato en su intervención en el congreso de CLACSO realizado en Argentina en 2018 señaló que se venía cocinando la caotización del continente. Explícitamente señaló que se pretendía hacer en Nuestra América lo que pocos años antes había sucedido en Medio Oriente. A partir de la construcción de fundamentalismos religiosos gestar estructuras paramilitares que sean capaces de desestabilizar países para luego saquearlos[7].

  3. Desde hace algún tiempo el analista francés Thierry Meyssan viene alertando sobre los planes de desestabilización del imperio, fundamentalmente en la región de la Cuenca Caribe[8], un lugar estratégico no sólo por estar Venezuela (la mayor reserva de petróleo[9] del mundo), sino por ser uno de los lugares del mundo porque donde mayor caudal comercial circula. De igual manera pone de manifiesto algunas tesituras que habla incluso de la caotización de algunas zonas del planeta y la división en 2 grandes regiones: las gobernables y las ingobernables[10].

Si bien se podría estar todo el día hablando de teorías y dando ejemplo de cómo estas terminan o no llevándose a la práctica, lo cierto es lo que queda claro es que nada de lo que suceda en Nuestra América se puede desligar de la disputa de intereses a escala global y de la importancia estratégica que tiene este continente para el imperio norteamericano. Si esto no se comienza a estudiar con mayor profundidad el rol de las ONG´s y de las iglesias financiadas por el imperio para erosionar no sólo a los movimientos populares, sino a los gobierno; si no se colocan los prismas antiimperialista, antipatriarcal y anticolonial, estaremos nuevamente cometiendo errores que la historia no perdonará.

Tal como señalaba recientemente la compañera Stella Calloni, lo que estamos viviendo en la región es el cimbronazo de un imperio en franco retroceso que sólo busca continuar siendo quien nos oprima y está dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de lograrlo. Cuando los imperios caen, muy por el contrario a lo que se piensa, suelen ser aún más bestiales que lo que eran.

Nuestra América claramente está en una entre dos modelos: uno de opresión y saqueo que tiene a los EEUU como principal promotor, pero que cuenta con súbditos locales; y otro de liberación y promoción del bien común, encarnado por muchos gobiernos populares, progresistas y/o revolucionarios.

Nada está dicho aún y como decía el Comandante Eterno, Hugo Chávez, hay que ser “irrenunciablemente optimista”. Sólo la voluntad de lucha de los pueblos será la que defina qué sucederá o no en el futuro. La pregunta que vuelve a repetirse es: ¿Terminará la corta noche neoliberal en Nuestra América?

Por lo pronto ¡RODILLA EN TIERRA!


* Periodista, conductor de Marcha de Gigantes (Radio UNLP - AM 1390), productor de Columna Vertebral (Radio Estación Sur - FM 91.7), columnista La Marea (Radio Futura – FM 90.5) y Mirada Crítica (Realpolitik), responsable de la sección Sindical de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.

Bibliografía:
[1] https://beinstein.lahaine.org/b2-img/beinstein_militarismo.pdf
[2] https://www.jornada.com.mx/2019/11/10/opinion/010o1pol
[3] https://www.telesurtv.net/opinion/China-y-la-nueva-diplomacia-financiera-20161008-0027.html
[4] https://actualidad.rt.com/actualidad/333727-brics-declaracion-brasilia-puntos-clave?fbclid=IwAR3i7zxwgnPYzG_MY9KByGiijJ1i_j8zFRHNYz6vD0cI2NhLUkTAIGj2fPU
[5] http://www.enorsai.com.ar/politica/28708-escandalo–no-hubo-fraude-en-bolivia-dos-contundentes-informes-internacionales-lo-prueban.html?fbclid=IwAR2o-HEry5r7mAYl1JnOr1dliHDFSX0L3dAfmdsT18C9nhsmv9AfHkIvNF4
[6] http://atilioboron.com.ar/el-golpe-en-bolivia-cinco-lecciones/
[7] https://www.youtube.com/watch?v=e_b7TC1Jbto
[8] https://www.voltairenet.org/article204642.html
[9] https://www.voltairenet.org/article205996.html
[10] https://www.voltairenet.org/article197482.html

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!