Cuba en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Cuba en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

TIEMPO DE LECTURA: 2 min.

Cuba obtuvo 15 medallas: 7 de Oro, 3 de Plata y 5 de Bronce.

Quedó entre los 15 primeros países del mundo (en donde no hay ningún otro país subdesarrollado, mucho menos bloqueado)

Quedó cuarto en el continente por detrás de los más grandes de la región: Estados Unidos, Canadá y Brasil, países que la superan por muchísimo en población y en economía

Quedó segundo de América Latina, solo por detrás de Brasil, país que tiene más de 212 millones de habitantes. Pero, ojo: con el mismo número de medallas de Oro.

Ocupó el primer lugar de los países hispanohablantes del mundo entero.

Fue el país de más medallas Olímpicas en el Boxeo.

Logró 15 medallas con solo 69 deportistas para un 21,7 %.

Quedó por encima de países desarrollados o en desarrollo como Hungría (15), Corea del Sur (16), Polonia (16), República Checa (17), Noruega (20) España (22), Suecia (23), Suiza (24), Dinamarca (25), Croacia (26), Bélgica (29), Bulgaria (30), Eslovenia (31), Turquía (35), Grecia (36), Israel (39), Qatar (41), Ucrania (44), Rumanía (46), Eslovaquia (50), Sudáfrica (52) y Portugal (56).

Quedó por encima de países de la región como Ecuador (38), Venezuela (46), Puerto Rico (63), Colombia (66), República Dominicana (68), Argentina (72), México (84). Los demás países de América Latina se fueron sin ninguna medalla, entre ellos Chile, Costa Rica y Panamá.

Sigue en primer lugar en América Latina en la tabla histórica de los Juegos Olímpicos, segundo del continente por detrás de EEUU y puesto 16 a nivel mundial.

Da igual si deseas despolitizarlo y pensar que esto es resultado de un ADN especial que tienen los cubanos, solo espero que te sientas orgulloso de lo que hemos logrado, bloqueados y echando p’alante.

Yo sin embargo sé que todo esto no hay otra forma de entenderlo sin mencionar el nombre de Fidel y la palabra REVOLUCIÓN.

Pedro Veláquez
Pedro Veláquez

Bloguero cubano de Sancti Spiritus, de la Universidad Marta Abreus de Las Villas.

Tokio 2021: la cita olímpica para la igualdad en el deporte

Tokio 2021: la cita olímpica para la igualdad en el deporte

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

POR EDUARD PAZ*

El pasado 23 de junio se festejó el Día Olímpico, fecha en la que fue fundado el Comité Olímpico Internacional (COI) en 1894. Desde entonces, ha tenido que trabajar y ser de ejemplo para la sociedad en muchos aspectos, siendo uno de los más importante, la búsqueda de la igualdad.

Indudable es el prestigio que da competir en unos Juegos Olímpicos y ser visto por cientos de millones de personas en todo el mundo. Por eso, siendo Tokio la próxima cita olímpica, se buscará abrir vías para que deportistas trans puedan competir en distintas disciplinas.

Si bien se dice que los planes del Comité Olímpico Internacional apuntan en esta línea, en el último tiempo estos han tratado de endurecer las directrices para les atletas trans antes de los Juegos Olímpicos de Tokio 2021.

Discrepancias entre los científicos

La problemática se origina en la participación de mujeres trans en competiciones femeninas debido a que en algunos casos la diferencia física es notable. La misma se ha visto reflejada en competiciones de lucha, levantamiento de pesas, natación o ciclismo, y así lo han denunciado varies deportistas.

Desde un principio, el COI buscó que el grupo de científicos que lo asesora emitiera una recomendación para reducir los niveles de testosterona en las personas de sexo biológico masculino que iban a participar en competiciones femenina, dado que la mayoría de las desigualdades deportivas se generaba en este punto.

Les que apoyan la medida de les deportistas tran han argumentado durante mucho tiempo que las regulaciones actuales establecidas en 2015 han limitado el número de atletas que pueden participar en los juegos a nivel de élite y olímpico. Esto ha ayudado a nivelar las competencias.

¿Pero qué dice el reglamento actual? Básicamente, se permite a las mujeres trans competir en la medida en que pudieran “demostra que su nivel total de testosterona en suero ha estado por debajo de los 10 nanomoles/L durante al menos 12 meses”.

Les científiques consultades por el Comité Olímpico argumentan que reducir los niveles de testosterona permitidos hasta los 5 nanomoles por litro, brindará un compromiso razonable entre inclusión y equidad. Esto ayudaría de gran manera a que más deportistas trans puedan competir en los deportes de categoría femenina. Por otro parte, algunes científiques no estuvieron de acuerdo con los planteos y argumentaron que la supresión de testosterona para las mujeres trans tiene poco efecto en la reducción de la fuerza muscular, incluso después de un año de tratamiento.

Aquellos que se encuentran en contra de esta decisión han dicho que los niveles de testosterona femenina tienden a oscilar entre 0,12 y 1,79 nmol/l, mientras que los masculinos se encuentran típicamente entre 7,7 y 29,4 nmol/l.

Posicionamiento de les deportistas

Muchas personas defienden que deportistas transexuales no pueden competir en una categoría que no sea la de su sexo de nacimiento. Ven, en este sentido, una ventaja competitiva derivada de un físico diferente.
Pero en el deporte de hoy, no solo se es deportista por las cualidades físicas, sino que también se tienen en cuenta otros aspectos como la fortaleza mental, el talento y por tanto, el ingenio para responder a determinadas circunstancias, por nombrar algunas.

Martina Navratilova, ex-tenista y ganadora de 18 Grand Slams, calificó de “tramposa” la participación de mujeres trans en competiciones femeninas. Según ella, “son hombres que decidieron ser mujeres” y alegar su participación en torneos femeninos es “insano, tramposo e injusto para mujeres, que pasan a competir contra personas que, biológicamente, siguen siendo hombres”.

A su vez, Tamsyn Lewis, atleta australiana, señaló que “el aporte de testosterona hace que la estructura ósea sea diferente: tienen más fuerza en la parte superior del cuerpo, lo que genera más capacidad pulmonar y un corazón más grande”.

Las opresiones a deportistas trans son comunes cada vez que se discute al respecto, pero nadie habla de sus derechos, ni del esfuerzo que deben hacer para poder cometir. Sin ir más lejos, someterse a las regulaciones de testosterona para poder participar conlleva un gran dolor y obligarles a presentar estudios todos los meses, no hace más que seguir oprimiéndoles.

En este último tiempo el conflicto fue en aumento por la cercanía de Tokio 2021. Dos son los nombres que acaparan las miradas por la posibilidad de poder competir y también por su excelente nivel en sus respectivas disciplinas: Tiffany Abreu y Laurel Hubbard.

Tifanny Abreu, jugadora de voleibol que compitió como Rodrigo Abreu hasta 2012, podría formar parte del equipo femenino de Brasil en los Juegos Olímpicos si el DT de dicha selección la convoca. Por otro lado es más probable que Laurel Hubbard pueda competir en levantamiento de pesas, ya que depende de ella su presencia en Tokio

En un comunicado, el COI afirmó que “reconoce la complejidad de estas cuestiones, que plantean tensiones entre la inclusión, la equidad y la seguridad, y que también se preocupa por garantizar la igualdad de las mujeres y su empoderamiento en el deporte”. Luego de esto, se confirmó que el Comité ha parado las discusiones porque el tema es muy divisivo, y es probable que no haya un consenso final.

El proceso de decisión respecto de si mujeres trans van a poder competir en Tokio está siendo en estos momentos dirigido por la Comisión Médica y Científica del COI, con aportes de la Comisión de Atletas y la de la Mujer y el Deporte de dicho organismo. Llegar a una conclusión final será un trabajo arduo y en equipo.

Las partes interesadas, junto con los expertos médicos, legales y de derechos humanos, también tendrán voz en el proceso. En este sentido, se busca alentar a las federaciones deportivas a crear políticas individuales sobre les atletas trans. Pero si el COI no toma la iniciativa, estos órganos rectores pueden no estar dispuestos a hacerlo.

Tokio es una incertidumbre no solo porque aún nadie sabe qué le depara al mundo luego de la pandemia, sino porque en caso de que la decisión sea positiva, tampoco se sabe cómo será el protocolo para la inclusión de deportistas no binaries. De cualquier manera, estamos frente a una discusión histórica, que podría culminar en un avance gigante hacia la igualdad.


* Sureño instalado en la ciudad de las diagonales. Fiel pensante de que lo político y 
lo deportivo van de la mano. Apasionado y siempre al servicio de la comunicación del
pueblo y su deporte. 
Con el fútbol de suplente, el deporte olímpico y la igualdad van de titulares

Con el fútbol de suplente, el deporte olímpico y la igualdad van de titulares

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

EDUARD PAZ*

Son más las dudas que las certezas con respecto al fútbol y el deporte olímpico en el país, por lo que cada noticia o frase especulativa que se conoce de algún dirigente deportivo e incluso del mismo Presidente, son tomadas rápidamente por los grandes medios de comunicación como algo legítimo.

Alberto Fernández brindó una entrevista a un medio deportivo y a partir de ella se desprendieron varios temas importantes con respecto al deporte y cómo podrían tratarse en el presente y en un futuro próximo.

Uno de los temas más importantes que tocó el mandatario fue la crítica hacia los dirigentes del fútbol argentino, por no mantener un formato de juego y estar en constante cambio, algo que complejiza mucho el trabajo de aquellos clubes que se encuentran en las zonas de ascensos y descensos.

Otra de las cosas sobre las que se habló fue la vuelta del fútbol masculino profesional y la idea de poder llevarlo a las provincias del norte. Ante esto, el Presidente fue bien claro: falta mucho para que vuelva el fútbol. La única posibilidad que se baraja es que vuelvan los entrenamientos con sus respectivos protocolos en los clubes de la Primera División. 

San Lorenzo y Racing había recibido propuestas para ir a entrenarse a Jujuy, pero el jefe de Estado fue categórico al respecto: “el riesgo también es llevar el virus; me pueden hacer un test hoy y dar negativo, me lo pueden repetir mañana y dar negativo, y puede ser que pasado mañana dé positivo, que tenga el virus y no sea detectado”.

Es claro el mensaje del Presidente con respecto al fútbol: pese a simbolizar un emblema en la cultura nacional, este tiene que esperar, porque hoy lo importante es resguardar la salud de les argentines. En otro nivel de importancia está la igualdad en materia de género en el deporte y la voluntad por ayudar con su preparación a les representantes de la Argentina a nivel olímpico.

Que las prácticas femeninas tengan la misma importancia y valoración que las masculinas y que las mujeres puedan acceder a cargos o lugares de poder en las instituciones deportivas es una deuda a saldar. En este sentido, Alberto aseguró que “hay una idea para que mejore la situación del deporte de las mujeres”. “En verdad necesitamos cambiar la cabeza de una sociedad que todavía no se acostumbra a la igualdad entre el hombre y la mujer”, añadió.

En este sentido, se ha observado a partir de la creación de una Dirección de Género dependiente de la Secretaría de Deportes de la Nación, la intención del Gobierno nacional de disputar el statu quo dentro del deporte. Porque la idea de cambio podrá instalarse en la sociedad cuando las federaciones e instituciones se capaciten en género, modifiquen sus estatutos e integren a mujeres y diversidades en las mesas de decisión. 

El Ministerio de Turismo y Deporte haciendo su trabajo

La semana pasada varios medios empezaron a replicar que el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, había afirmado que los deportistas ya clasificados para los próximos juegos olímpicos y los que tuvieran posibilidades de acceder a Tokio 2021, podrían volver a entrenarse.  

Lammens, sin embargo, no había dado una fecha específica: su mensaje apuntaba a llevar tranquilidad a les atletas olímpiques, anunciando que el permiso se habilitaría en los próximos días. La circulación de la noticia en los medios, sin embargo, generó malestar porque los deportistas tardaron varios días en recibir el permiso. 

El ministro tuvo una actitud responsable al anunciar que los permisos se resolverían en algunos días y no confirmar una fecha apresurado. El proceso administrativo era complejo, porque las federaciones de las distintas disciplinas enviaron los protocolos correspondientes al ministerio, pero de ahí debían trasladarse a la órbita de Salud para ser inspeccionados. 

En este sentido, los medios hegemónicos de comunicación salieron a tildar de mentiroso a Lammens y no revisaron el error de difundir una noticia sin especificar que la medida no tenía una fecha precisa para cumplirse. Lo cierto es que desde el Ministerio se hizo un trabajo excelente y siempre se puso por delante el cuidado de la salud de les deportistas y el equipo que les rodea. 

Los permisos ya fueron habilitados por la Jefatura de Gabinete de la Nación, a cargo de Santiago Cafiero y oficialmente les deportistas de las diferentes disciplinas pueden comenzar a entrenarse en sus respectivas sedes, con el objetivo de llegar en las mejores condiciones a Tokio, pero cuidando su salud  y la de toda la población. 


* Sureño instalado en la ciudad de las diagonales. Fiel pensante de que lo político 
y lo deportivo van de la mano. Apasionado y siempre al servicio de la comunicación
del pueblo y su deporte.

El deporte, trinchera histórica en la lucha contra la discriminación

El deporte, trinchera histórica en la lucha contra la discriminación

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

POR EDUARD PAZ*

Luego del asesinato de George Floyd a manos del ex policía Derek Chauvin, se desencadenó una ola de protestas y marchas de antidiscriminación. El deporte no tardó en mostrarse como uno de los espacios más fuerte de lucha contra esto.

No es casualidad: a lo largo de la historia, el deporte ha sido una de las trincheras de la sociedad para poder expresar y protestar ante las injusticias que se presentaban en el mundo; ha sido utilizado en muchas ocasiones para plantar bandera a ello, al punto de ser herramienta fundamental para el cambio de un país y la sociedad.

Es importante hacer un repaso histórico de ciertos momentos en los que el deporte fue utilizado para contrarrestar la discriminación y a su vez dejar en evidencia a todos aquellos que han querido tener un trato diferente y perjudicial para con otras personas.

Merma y rupturas de la segregación en los JJ.OO.

En 1904, en Saint Louis, Estados Unidos, en paralelo a las Olimpiadas, se celebraron los juegos antropológicos: los supremacistas blancos estadounidenses obligaron a competir a aquellos que consideraban “seres primitivos”, como negros africanos, nativos americanos, patagones, sirios, o pigmeos.

Esas pruebas consistían en subir árboles o disparar arcos (lo cual después paradójicamente sería considerado deporte olímpico), incluso hacerles competir en deportes que no conocían solo por mera burla y entretenimiento.

Mientras que el objetivo de estos juegos era reafirmar una supuesta superioridad de los blancos angloamericanos, en las Olimpiadas de Saint Louis, un negro hijo de esclavos, conocido como George Poage, ganaba dos medallas de oro en atletismo.

Siguiendo por esta línea, un caso muy conocido o de los más célebres reveses al supremacismo blanco, es el del atleta afroamericano Jesse Owens, que tuvo un despliegue enorme en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936: cosechó cuatro medallas de oro con récord mundial incluido en atletismo.

Esto respondía y dejaba en jaque a las extendidas teorías pseudocientíficas que se desprendían de la “superioridad aria” y se extendían por toda Europa y Norteamérica. En la casa de Hitler, en pleno apogeo del nacionalsocialismo, un negro dejaba con la boca abierta a todos.

En estos juegos, la Alemania nazi trató de mostrarse como un país a respetar por la comunidad internacional, por lo que intentaron rebajar el racismo en los periódicos y buscaron eliminar los carteles discriminatorios de la Villa Olímpica. Lo irónico fue que la inauguración se encontró llena de prohibiciones y panfletos, con instrucciones de no dejar entrar “a los perros y a los judíos”.

Así como Jesse Owens, la estrella de los Juegos, no recibió el saludo del Führer, tampoco lo recibió de el presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt, ya que felicitar a un negro suponía arriesgar el voto blanco racista del sur estadounidense en un año electoral.

Las Olimpiadas de Berlín fueron una de las peores competencias para aquellos que no eran locales. Pero eso no era todo, Gretel Bergman, compatriota alemana y poseedora del récord de salto en alto, fue excluida del equipo antes de los Juegos por el solo hecho de tener un origen judío.

Pero el caso con más impacto y que muchos recuerdan fue el de los Juegos de México 68, cuando Tommie Smith y John Carlos realizaron el saludo del “Black Power” arriba del podio como señal de protesta por la discriminación contra las personas afroamericanas en Estados Unidos. Luego de eso fueron, alejados de la competencia y discriminados por los medios de comunicación en su país.

Deportistas contra la discriminación

Un deportista que siempre se mostró en contra de la segregación, fue Cassius Clay, ganador del oro en los pesos semipesados de los Juegos de Roma 60. Pese a convertirse en uno de los máximos deportistas de la historia yanqui, en Louisville, su ciudad natal, se negaron a servirle un plato de comida en un restaurante por ser negro.

Luego de eso, arrojó la medalla al Río Ohio, se convirtió al islam y cambió su nombre a Muhammad Alí. También se negó a participar en la Guerra de Vietnam, decisión por la que le quitaron sus títulos y lo suspendieron, aunque no le quitaron su reconocimiento como uno de los mejores boxeadores de la historia.

El tenis también fue un lugar de protesta: el afroamericano Arthur Ashe, durante se transformaría, en las décadas del 60 y 70, en un símbolo de la lucha contra la discriminación contra los negros y los portadores de VIH, enfermedad que padecía. Se expresó en contra de las políticas del Apartheid en Sudáfrica y tuvo una gran conciencia social.

Por el lado del rugby, Nelson Mandela se convirtió en un ícono en la lucha contra la segregación. Siendo presidente de Sudáfrica y con el mundial de 1995 disputándose en su país, Mandela utilizó el rugby para promover ideas que ayudaron a dejar atrás el Apartheid tras más de 40 años de segregación.

En EEUU, el jugador de fútbol americano Colin Kaepernick, fue apartado del los San Francisco 49ers en 2016, luego de negarse a ponerse de pie durante la entonación del himno previo a un juego, para visibilizar los asesinatos a personas afroamericanas en manos de la policía. Ningún club quiso contratarlo después de eso porque afirmaban que perderían dinero. Durante todo ese año, varios jugadores se hincaron durante la entonación del himno nacional en señal de respaldo a Colin.

Argentina no está exenta de estos hechos porque la discriminación y sexismo, no distingue nacionalidad. Uno de los casos recientes fue el de Gustavo Fernández, estrella mundial de tenis adaptado, actual N 1° del ranking ITF (Federación Internacional de Tenis) en esta modalidad, quien pese a sus logros y méritos como deportista, no fue tenido en cuenta en la terna para el Olimpia de Oro del 2019. Fernández fue el deportista con más logros durante ese año, incluso se convirtió en el primer argentino de la historia en coronar un torneo de Wimbledon.

Otro caso es el de Facundo Imhoff, jugador de voley en el Club Bolívar, uno de los grandes de la Liga nacional. Facundo hizo púbico que es homosexual y ha mostrado su apoyo a los movimientos LGBTIQ+. También ha expresado lo difícil que es abrirse en estos aspectos en el deporte argentino, por ser un ambiente muy xenófobo y machista.

Por último, tenemos a Mía Fedra, la primera tenista trans profesional de la Argentina. Si bien en 2012 la Asociación Argentina de Tenis le cambió su carnet de jugador por el de jugadora, Mía afirma que siempre en los encuentros le dicen que no es lo mismo, que tiene más fuerza, lo que deja entrever que en términos de géneros, aún hay muchas discusiones que dar.

Si bien la lista es inmensa y hay muchos otros casos más en el deporte actual que acompañan las protestas en contra de la segregación, es necesario destacar el rol que cumple el deporte, un espacio donde se ven representados miles y que si se lo trabaja de manera correcta, puede contribuir y concientizar en la sociedad enormemente.


* Sureño instalado en la ciudad de las diagonales. Fiel pensante de que lo político y lo deportivo 
van de la mano. Apasionado y siempre al servicio de la comunicación del pueblo y su deporte.
Tackle a los estereotipos, ahora la guinda la tienen ellas

Tackle a los estereotipos, ahora la guinda la tienen ellas

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

POR EDUARD PAZ*

El mundo de la ovalada o el rugby como se lo conoce, es un espacio que hasta el día de hoy carga con ciertos estereotipos y aún muchos piensan que solo es para hombres. Incluso instituciones deportivas así lo dejan ver por medio de sus acciones, ya que son pocos lo que albergan este deporte en la categoría femenina.

Por eso es necesario hacer un desglose en todos los aspectos, tanto en números, en lo social y deportivo de lo que ha pasado en este último tiempo y lo que este deporte promete para un futuro en Argentina.

Al ser un deporte que por muchos años fue practicado por los hombres  a nivel competitivo, sea nivel semiprofesional o profesional, las diferencias parten desde esa estructura, llegando a notar, por consiguiente, lo mismo en la competencia, la práctica e incluso en la difusión, ya que se comenta, comunica y visibiliza poco por parte de los grandes medios de comunicación y los medios hegemónicos deportivos.

Números

A pesar de lo mencionado y la pandemia que vivimos, la evolución del rugby femenino este 2020 tuvo un crecimiento del 15% en todo el país, según el último informe oficial de la Unión Argentina de Rugby (U.A.R.)

Del 2019 se desprenden algunos números aportados por el área de desarrollo y competencia de dicha organización y muestran un  crecimiento de un 121% en los últimos 5 años. Teniendo hoy más de 6 mil rugbiers federadas: 6084 jugadoras son las que practican el rugby en el país.

Si bien los números en la Argentina son más que positivos, a nivel mundial con 9.1 millones de jugadores, el rugby tuvo un crecimiento del 28% desde 2017, es decir, que en tres años creció más de un cuarto del total, haciéndola una de las competencias con más jugadoras.

Entrando al juego

Lo que llama la atención y obviamente es una barrera,  es el formato en el que se juega, de siete o seven como se conoce, el más practicado en el país por las rugbiers. Solo el torneo de la Urba tiene la modalidad de diez.

Lo ideal sería que se juegue en el formato de 15 (oficial) y en el que juegan sus pares masculinos. Esto ayudaría a aumentar las competencias de gran manera. Pese a ello, se prevé que en un futuro cercano -en lo posible antes del 2025-, ya se pueda jugar en ese formato de manera competitiva en el país.

Por otra parte el año pasado las pumas tuvieron un total de 12 concentraciones que incluyeron a 33 jugadores, que nos representaron en los juegos panamericanos de Lima y terminaron quintas. En el seven Valentín Martínez salieron segundas, al igual que en el sudamericano de Asunción. Por último, dijeron presente en la fecha de Hong Kong del Circuito Mundial, alcanzando los cuartos de final por la copa de oro.

Por la pandemia se suspendieron las competencias, como el sudamericano, la clasificación para el Circuito Mundial 2021 (iba a ser en abril), el repechaje para los Juegos Olímpicos Tokio 2020 (su par masculino resultó campeón sudamericano y accedió a Tokio) y el certamen Valentín Martínez con fecha en noviembre.

Algo importante a destacar en este punto es que luego de varios años de lucha y desarrollo, se logró que en 2016 el rugby vuelva a los Juegos Olímpicos en la modalidad de seven. Por lo que una de las metas sería que Las Pumas puedan llegar a los próximo JJOO de Tokio.

Social

Al rugby se lo ve como un deporte de clase alta y machista en ciertos aspectos. Para cualquier jugador de este deporte, jugar en San Isidro, la capital del rugby a nivel nacional, es como tocar el cielo con las manos. Pero no sucede lo mismo con sus pares femeninas de manera competitiva, sino todo lo contrario. Las únicas deportistas que tienen el privilegio de jugar ahí son las de hockey.

Esto último lo menciona Bárbara Pichot, referente del rugby femenino, en una nota para la TV Pública. Algo en lo que también hacía hincapié es que la mayor cantidad de jugadoras en Argentina son de clase media baja y se encuentran, en su mayoría, en el interior del país. Esto demuestra o deja ver el lado conservador y machista que todavía se guarda en las clases altas del país y, especialmente, de Buenos Aires.

Igualmente, por estatuto, los clubes de rugby tienen que aceptar jugadoras a partir de los 6 años. Ahí comenzarán a jugar de forma mezclada con los hombres hasta los 13. Luego empiezan a competir junto a otras jugadoras pero son pocas las que siguen, ya sea por el costo de ir a dicho club, completar un equipo, que el club no las acompañe, entre otro cúmulo de cosas y trabas que tienen para poder llegar a jugar este deporte.

Ciertamente, son pocos los clubes que implementan este estatuto: de los 90 clubes que integran la URBA, solo doce tienen equipos de jugadoras. Esto demuestra la falta de consideración y concientización de dicha entidad para que todos los clubes tengan equipos femeninos en sus instituciones, y que además le den el mismo apoyo que a los masculinos en todos los aspectos.

Cabe destacar el rol de Letyzia Alcaraz, jugadora correntina y propulsora de este deporte, distinguida como una de las embajadoras de la World Rugby en el mundo. Además, Alcaraz ha recibido una beca destinada al trabajo en el liderazgo de la mujer dentro de la gestión del rugby.

Algo positivo de lo mencionado es que la World Rugby apoya y promueve a las mujeres líderes de todo el mundo en este deporte y la Argentina tiene a su representante en este aspecto.

Por último es necesario hacer énfasis en todo lo positivo y el crecimiento exponencial que se logró en este último tiempo. El mismo va acompañado en gran parte con los feminismos, dado que gracias a ellos y a sus luchas en lo social y lo deportivo, la mujer hoy tiene mucha más importancia, voz y  mayor igualdad dentro del deporte. No solamente en el rugby, sino en todos los deportes.

Este es el resultado de la iniciativa y persistencia de algunas mujeres que quisieron romper las barreras del género y los estereotipos en este deporte, entendiendo que en estos días existen formas diferentes de percibir los cuerpos de las mujeres deportistas, que trascienden el discurso femenino dominante; y ayudando significativamente a derrocar poco a poco los estereotipos y cánones que se tienen sobre ellas en el deporte argentino y mundial.


* Sureño instalado en la ciudad de las diagonales. Fiel pensante de que lo político y lo deportivo 
van de la mano. Apasionado y siempre al servicio de la comunicación del pueblo y su deporte.
¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!