TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

La noticia se hizo visible a través de las cuentas de distintas organizaciones sociales como Pueblo Kayambi y Amnistía internacional.

La Confederación de Organizaciones Indígenas de Ecuador (Conaie) y la Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos (AODDHH), denunciaron este lunes la muerte de un manifestante tras una “fuerte represión” en el marco de las manifestaciones que tienen lugar desde hace una semana en todo el Ecuador.

Desde el pasado 13 de junio, indígenas, sindicalistas, ambientalistas, artistas, estudiantes y feministas llevan a cabo protestas diarias exigiendo la baja en los precios de los combustibles y la creación de más empleo por parte del gobierno de Guillermo Lasso.

Mediante un decreto de excepción, el gobierno nacional del país suramericano permitió -hasta el momento- 39 vulneraciones a los derechos humanos y 79 detenciones, según datos recabados por la AODDHH. Este lunes la situación tuvo un quiebre luego de conocerse la primera víctima fatal en medio de las manifestaciones, lo que pone aún mas tensa la situación.

La noticia se hizo visible a través de las cuentas de distintas organizaciones sociales. La Confederación del Pueblo Kayambi escribió en su cuenta de Twitter que “denuncia y rechaza la represión brutal de la Policia de Ecuador en el norte del país”.

A estas denuncias se sumó Amnistía Internacional, que a través de un comunicado expresó: “La lamentable decisión de Lasso Guillermo de reprimir las protestas está provocando una crisis de derechos humanos que recuerda a la de octubre de 2019. El presidente debe cesar la represión y atender las causas estructurales de las protestas”.

Ante esta situación, Lasso se eximió de culpas y argumentó mediante un video en redes sociales que “hemos tendido la mano, hemos llamado al diálogo, pero ellos no quieren la paz, ellos buscan el caos, quieren botar al presidente

La revuelta comenzó el lunes de la semana pasada cuando la Conaie convocó al llamado “Paro Nacional”, desde el cual se desprendieron distintas manifestaciones en el sur y en el norte del país. Ante estos hechos, la máxima autoridad ecuatoriana decretó el estado de excepción en las provincias de Pichincha, Imbabura y Cotopaxi. Luego se extendió a Chimborazo, Tungurahua y Pastaza.

Esta declaratoria se da con motivo de las actuaciones violentas que han alterado el orden público, provocando situaciones de violencia manifiesta que ponen en riesgo la seguridad de los ciudadanos y amenazan el correcto funcionamiento de los sectores estratégicos vitales para la economía del país, así como también la posibilidad de radicalización de las medidas por declaraciones públicas que llaman a la realización de protestas no pacíficas indefinidas”, señala el documento oficial.

De esta manera Lasso pretende protegerse del accionar que lleva adelante para “apaciguar” las protestas. Lejos de intentar hacer foco en los reclamos, el mandatario elije el camino de la represión, lo cual recuerda instantáneamente los hechos sucedidos en 2019 en Chile, cuando un estallido social de índole similar dejó un gran caudal de muertos debido a la represión del gobierno de Sebastián Piñera.

Más allá de entender que esta respuesta es típica de los gobiernos de derecha, es importante recalcar que el arremetimiento contra la población no es tolerable bajo ningún sentido y proveniente de ningún tipo de gobierno.

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!