Magreb caliente: Argelia y Marruecos rompen relaciones diplomáticas

El 25 de agosto Argelia y el reino de Marruecos rompieron vínculos diplomáticos, generando un conflicto serio en la región norteafricana del Magreb. Viejos rivales históricos magrebíes, los gobiernos argelino y marroquí protagonizan una vez más otro capítulo de peleas geoestratégicas, y en el medio… el régimen sionista de Israel.

Argelia ha cortado sus relaciones diplomáticas con Marruecos, según declaró este martes 25 de agosto el ministro de Asuntos Exteriores, Ramtane Lamamra, en una rueda de prensa en la que acusó a su vecino de “actos hostiles”.Sin embargo, los consulados en cada país seguirán abiertos, añadió.

Hace semanas que el gobierno de Argelia, liderado por Abdelmadjid Tebboune, un hombre fuerte del ejército del país y además actual Ministro de Defensa también, que viene denunciando las actitudes hostiles del reino alawita de Marruecos, a quien acusó de hacer espionaje contra su país, con ayuda de Israel. Argelia culpó al rey de Marruecos, Mohamed VI, de utilizar el programa de espionaje Pegasus contra sus funcionarios, de apoyar a un grupo separatista y de incumplir los compromisos bilaterales, incluso en la disputa territorial del Sáhara Occidental.

Seguidores del reino alawita de Marruecos fomentando el nacionalismo contra Argelia y los saharauis en Rabat.

Los vínculos de Marruecos con Israel son de vieja data. De hecho, es uno de los pocos países de la Liga Árabe que mantiene relaciones con el sionismo, generando profundo malestar en Argelia, históricamente defensora de la causa tanto de los palestinos como de los saharauis del Frente Polisario (Frente Popular por la Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro).

Los conflictos entre ambas naciones magrebíes vienen de los tiempos de la descolonización. Ambas fueron colonias de Francia. Los marroquíes se independizaron en 1956, con una monarquía alawita sunita muy identificada con los intereses occidentales en tiempos de guerra fría. Argelia, luego de una heroica guerra de independencia entre 1954-1962, logra su liberación nacional bajo el mando del Frente de Liberación Nacional. Ya en 1963, surge una guerra entre las naciones vecinas en la frontera. Argelia, además, ha manifestado que el Sáhara Occidental debe independizarse y desde 1976, brinda apoyo a los rebeldes saharauis. De hecho, hay campos de refugiados en Argelia, como el de Tinduf, el más grande de ellos.

Los conflictos fronterizos continuaron más allá de los tiempos de guerra fría. Hubo una tregua en 1988, pero las fronteras entre ambas naciones se cerraron del todo desde 1994. Desde entonces, Marruecos lleva años diciendo que quiere que se reabra la frontera. Argelia ha dicho que debe permanecer cerrada por razones de seguridad.

Argelia también viene denunciando que Marruecos quieren instalar la agenda sionista de Israel en la Unión Africana. Rabat hace tiempo que milita la idea de que Israel sea nombrado “país observador” de la Unión Africana, generando malestar en muchas de las naciones africanas miembros. Argelia argumenta que eso es negar la causa palestina, una lucha histórica de África, y que se quiere boicotear a los saharauis, que buscan su independencia. De hecho, muchas naciones africanas reconocen a la llamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Frontera entre Argelia y Marruecos, cerradas desde 1994, tras años de conflictos.

Todo empeoró cuando en 2017 Marruecos logra ingresar como nación de membresía plena a la Unión Africana, con reservas argelinas al respecto. En diciembre de 2020 Estados Unidos y Marruecos acordaron apoyar a Israel en los asuntos africanos magrebíes, a cambio de que Washington reconozca la soberanía del reino alawita marroquí sobre el Sáhara Occidental. Argelia pegó el grito en el cielo y los saharauis reactivaron su lucha de liberación nacional.

Para socavar el apoyo argelino a los saharauis, Marruecos se apoyó en Israel. Los acuerdos comerciales y militares no tardaron en llegar. El Mossad se unió al temible Servicio de Asuntos Internos del Reino de Marruecos para coordinar acciones antiargelinas y antisaharauis.

Argelia aseguró tener pruebas de la cooperación de Marruecos con dos organizaciones que ha calificado como grupos terroristas, entre ellos el grupo MAK (Movimiento para la Autodeterminación de Cabilia), que busca la independencia de la región de Cabilia y que, según Argelia, estarían implicados en los incendios forestales que arrasaron los bosques y causaron la muerte de 90 personas, incluyendo 30 soldados.

Argelia retiró a su embajador el mes pasado, después de que un diplomático marroquí en Nueva York pidiera el derecho de autodeterminación para la población de la Cabilia.

Argelia ha cortado sus relaciones diplomáticas con Marruecos, según declaró este martes 25 de agosto el ministro de Asuntos Exteriores, Ramtane Lamamra, en una rueda de prensa en la que acusó a su vecino de “actos hostiles”.

El MAK, que tiene su sede en París, busca la independencia de la región de Cabilia, de mayoría bereber, motivo por el que ha sido acusado de fomentar el racismo y alimentar los sentimientos contra los árabes del norte en la región. Por su parte, está el grupo Rachad, un movimiento político que aboga por un cambio pacífico de régimen en el país. Entre sus fundadores hay antiguos integrantes del Frente Islámico de Salvación (FIS), de corte islamista y disuelto por las autoridades en 1992 tras el estallido de la terrible guerra civil argelina de 1992-2002 y que causó la muerte de más de 150.000 personas.

La victoria del presidente Tebboune en las elecciones de diciembre de 2019 estuvo marcada por una participación en mínimos históricos, en una muestra del rechazo popular a su figura, un mínimo que alcanzó un nuevo hito meses después en el referéndum constitucional impulsado por él, su principal proyecto político, en otro reflejo del malestar popular con las autoridades y la crisis económica en Argelia.

Marruecos argumenta que Tebboune busca excusas para salvarse de las protestas. Pero se sabe que el rey Mohamed VI busca desestabilizar Argelia para que no siga apoyando a los rebeldes saharauis. Se recalientan las fronteras y una vez más Argelia y Marruecos al borde de un conflicto como en los viejos tiempos.

Mauricio Piñero
Mauricio Piñero

Cuentan las crónicas que nació como el hijo de nadie. Luchando por la Patria Grande, como Internacionalista y antiimperialista. Tripero de alma y cuerpo, siempre junto a la patriada barrial. La historia descolonizada es mi pasión como docente de la Escuela Pública y de los barrios. Las noticias sobre los pueblos que luchan como forma de viajar hacia una verdadera justicia social global.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!