Cuatro años sin Santiago

Cuatro años sin Santiago

TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

Eran tiempos de régimen macrista en Argentina. La ola represiva estaba a flor de piel bajo las huestes del magnate ignorante Macri y la pistolera Patricia Bullrich. En el sur de Argentina, la lucha histórica de los pueblos originarios por sus tierras ancestrales. Las multinacionales de siempre saqueando y con sus guardias pretorianas cazando militantes. La gendarmería como fuerza de escuadrón de la muerte. El joven artesano Santiago Maldonado desapareció durante una violenta represión llevada a cabo por parte de esa gendarmería en el noroeste de Chubut el 1° de agosto de 2017, y su cuerpo sin vida fue hallado luego de 78 días.

Santiago Maldonado participaba en una protesta que la comunidad mapuche del Pu Lof de Cushamen realizaba cerca de la localidad de Esquel con un corte de la Ruta 40 que se había levantado el día anterior, en el marco de un conflicto de tierras que esa comunidad mantenía con el grupo empresarial de Luciano Benetton, amigo del presidente Macri.

Ese día, la gendarmería realizó un operativo represivo para desalojar la ruta pero además ingresó al predio del Pu Lof con el pretexto de la figura de flagrancia para perseguir a los manifestantes hasta las orillas del río Chubut, y en medio de ese accionar Santiago desapareció.

Esa misma tarde comenzó el reclamo de aparición con vida del joven de ideas anarquistas Santiago. El caso se transformó en una crisis profunda para el régimen de Macri y amenazó con cargarse a su ministra de Seguridad Patricia Bullrich. Sin embargo, una combinación de avanzada represiva con pacto político-judicial-mediático logró instalar una enorme mentira, sostenida con recursos públicos, se terminaba imponiendo en la agenda. El poder sentenciaba que “Maldonado se ahogó y la gendarmería no tuvo nada que ver”.

La militancia del campo popular acompañó a los Maldonado en su reclamo, que identificaba a la gestión de Cambiemos como ejecutora de crímenes atroces y se movilizaba en las calles. Se salió a reclamar la aparición de Santiago. La Plaza de Mayo se llenó varias veces de decenas de miles de personas que escucharon a su hermano Sergio Maldonado en su reclamo de verdad y justicia. El gobierno de Macri se vio cuestionado hasta por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y la noticia se desparramaba por el mundo a través de la BBC Mundo y otras agencias de Europa.

El cuerpo sin vida del joven artesano fue encontrado el 17 de octubre de 2017, en las gélidas aguas de ese río, en un lugar donde la familia denuncia que “se rastrilló tres veces antes” sin que se hubieran producido hallazgos.

La represión que la gendarmería ejecutó sobre los integrantes del Pu Lof fue ordenada por las autoridades del Ministerio de Seguridad, que por esos días encabezaba por Patricia Bullrich, hoy titular de Propuesta Republicana (PRO).

La actual titular de esa cartera, Sabina Frederic, denunció ante la justicia penal al ex jefe de Gabinete de esa cartera durante la gestión del régimen macrista, Pablo Noceti; al ex director de gendarmería, Gerardo Otero, y al ex subdirector de la fuerza, Ernesto Robino, por supuestos delitos cometidos durante el operativo de despeje de la Ruta Nacional 40.

Todavía la familia Maldonado exige justicia y la militancia del campo popular acompaña ese grito. No quedará impune el régimen macrista. ¡Santiago Maldonado, siempre presente!

Un año sin Santiago: fue el Estado

Un año sin Santiago: fue el Estado

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

Por Nazareno Santucho Re (*)

0004782179

Santiago Maldonado desapareció el primero de agosto del año pasado a orillas del Río Chubut. Se encontraba exigiendo la libertad del Lonko Facundo Jones Huala junto a la Pu Lof en Resistencia de Cushamen, cuando la Gendarmería Nacional, dirigida por el Ministerio de Seguridad de la Nación, reprimió de manera salvaje e ilegal el corte de ruta que estaban realizando.

La represión y el desalojo duraron sólo siete minutos. Siete minutos sobre los que hay testimonios incongruentes, contradictorios e incompletos. Siete minutos en los que se sabe que Santiago huyó de las balas y postas, hacia las orillas del Río Chubut. Siete minutos sobre los que algunas imágenes borrosas, muestran a Santiago, con su campera celeste, corriendo. Siete minutos y después… nada.

Durante 78 días Santiago Maldonado fue un desaparecido en democracia. Su rostro y su nombre inundaron calles y avenidas, vidrieras, murales, banderas y paisajes. Un país en vilo se movilizó ante la amenaza de viejos fantasmas, que se creían desterrados, gracias a la persistencia de la Memoria.

¿Dónde está Santiago? Fue la pregunta que asomó hasta los oídos del más distraído y atormentó a los más impunes. Fueron 78 días de búsqueda incansable de Verdad en estado de resistencia. Porque durante 78 días, la brutal hegemonía de un gobierno preparado para una guerra, desplegó la más compleja red de desinformación y manipulación que nuestro país recuerde desde la vuelta a la democracia. Decenas de operadores al servicio de la Alianza Cambiemos tejieron, día tras día, diversas artimañas informativas: desprestigiaron a las organizaciones que desde el primer minuto buscaron a Santiago; estigmatizaron hasta el hartazgo al pueblo Mapuche; hostigaron sin cesar a la familia Maldonado, que con la prepotencia de la historia puso el pecho en los momentos más difíciles.

Los motivos de la desaparición se fueron desplazando de a poco con el correr de los días. Lo que comenzó -como siempre- con una averiguación de paradero, fue mutando con cada pequeña certeza que llegaba, fue dirigiéndose agónicamente hacia un terreno que nunca pareció del todo lejano: la desaparición forzada.

Lo sostenemos: fue desaparición forzada y fue en una represión; fue la Gendarmería comandada por la Ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich. Y los sostenemos, porque queremos Justicia, porque el responsable fue y es el Estado.

Porque las pruebas así lo demuestran: Santiago no quiso cruzar un río helado y tormentoso lejos de su casa porque sí. No estaba en su sofá tranquilo, al resguardo de la historia y del tiempo inestable del sur. Santiago estaba protestando, estaba defendiendo la tierra y la libertad cuando un inmenso operativo de Gendarmería Nacional comenzó a reprimir.

La historia nos enseña que nada se comprende fuera de un contexto; sin el marco que explique -y a veces justifica- el accionar de las personas: una autopsia no nos dice cuántos efectivos participaron del operativo, un microscopio no establece si el uso de la fuerza fue irracional o desmedido, en una placa de petri no se hallan los componentes de la violencia institucional, tan homogénea con el poder judicial, mediático, económico… y hoy, más que nunca, estatal.

Y porque es una lección que aprendimos, siempre contextualizamos. Porque desde diciembre de 2015 crecieron exponencialmente los casos de gatillo fácil a lo largo y ancho del país, la represión de la protesta social se volvió moneda corriente, y sobre las organizaciones políticas y los sectores populares recae un amplio aparato de estigmatización. Porque las redes de trata y complicidad siguen tejiendo su entramado capilar en todo el país, al resguardo de la ley y el orden. Porque cada día hay un nuevo genocida suelto, mientras las cárceles se llenan de presxs políticxs. Porque desde Campo de Mayo -hace unos días- el Presidente Mauricio Macri anunció el uso (inconstitucional) de las Fuerzas Armadas en materia de seguridad interna -nuevamente-; presagio de un pasado que alerta.

Porque fueron 30.000. Porque a Miguel Brú lo mató la policía. Por Darío y Maxi, por Rafael Nahuel, por Facundo Ferreyra, por Emilia Uscamayta Curi y por Johana Ramallo. Por Santiago Maldonado.

Porque fue el Estado, fue la Gendarmería, fue Patricia Bullrich y fue Mauricio Macri. Por eso exigimos Memoria, Verdad, Respeto y Justicia.

 

(*) Editorial del programa Ayllu en Movimiento del 1/8/18, por FM Radio Andina 92.9

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!