Massa acelera medidas para alcanzar la meta fiscal con el FMI

Massa acelera medidas para alcanzar la meta fiscal con el FMI

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

El ministro de Economía, Sergio Massa, confirmó la designación de Gabriel Rubinstein como su viceministro. Además, se anuncio un recorte en los gastos del Presupuesto Nacional en cinco ministerios. Desde CTERA se rechaza el ajuste en Educación.

La llegada del economista y consultor, Gabriel Rubinstein, comenzó con un recorte en los gastos del Presupuesto Nacional en áreas sensibles como Educación y Salud, además de ajustar en Transporte y Obras Públicas. La medida se dio a conocer por medio de la Decisión Administrativa 826/2022 publicada en el Boletín Oficial y en base a la reestructuración ministerial de comienzos de mes. 

Bajo las firmas del jefe de Gabinete, Juan Manzur y el titular de Economía, Sergio Massa, el recorte abarca a los Ministerios de Desarrollo Productivo, Educación, Salud, Transporte, Obras Públicas, por un total de $210 mil millones. Dichos recortes se alinean con el compromiso adoptado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) de achicar el déficit fiscal por la vía de recortes nominales del gasto, aumento de tarifas o menores subsidios a la Energía y Transporte. El decreto también establece que habrá un incremento del gasto en asistencia social y por servicios económicos de $82 mil millones.

En diálogo con Radio Trinchera secretario de prensa Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), Alejandro Demichelis, indicó que desde el gremio docente están muy preocupades por estos anuncios. “Tomaremos todas las medidas necesarias para ver de revertir este anuncio en la junta ejecutiva de CTERA“, resaltó.

Uno de los puntos recortados en Educación es el “Programa Conectar Igualdad”, tan importante para les maestres y estudiantes al brindar herramientas muy importantes y necesarias en estos tiempos, algo que se pudo observar durante el ASPO y que también afectará en la infraestructura. En este sentido, Demichelis recordó: “Venimos de cuatro años (2015-2019) donde la educación fue vapuleada y desfinanciada. Nos sacaron las paritarias docentes y no creció el presupuesto educativo. Borraron programas como orquestas y coros infantiles, hasta el mismo Conectar Igualdad y de los miles de jardines que prometieron no se hicieron ninguno“.

Veníamos mejorando de los cuatro años de Cambiemos y de la pandemia, recuperando la paritaria a nivel nacional. Se había avanzado en el planteo de un aumento en el presupuesto educativo, subirlo del 6% al 10% y el anuncio de ayer -la verdad- fue un cimbronazo. Porque la educación es una herramienta fundamental para la comunidad y sobre todo para los sectores más golpeados. Desinvertir en educación en estos momentos es algo negativo y contraproducente“, alegó el secretario de prensa de CTERA.

Además, Demichelis confirmó que evaluarán que medidas se tomarán en la junta ejecutiva de la CTERA, que integran gremios de todas las provincias. “Cuando asumió este Gobierno en ningún momento planteó este tipo de políticas públicas, al contrario, con sus más y menos recuperó muchas áreas en inversión y formación docente, entregar notebooks nuevamente y mejoras en edificios escolares, por eso la medida va a contramano de lo que se avanzó en este último año“, sostuvo el secretario.

Con respecto al ajuste en general el militante de CTERA explicó que “este ajuste en áreas tan sensibles es algo que viene planteando el FMI desde siempre. Por eso el macrismo se volvió a endeudarse, de la manera que hizo. Hoy estamos pagando las consecuencias y estas medidas apuntan a eso, a hacer buena letra ante los organismos internacionales“.

Sin embargo, Demichelis se mostró cauto y destacó que “siempre las medidas van y vienen, para eso están las organizaciones sociales; para contrarrestar, menguar y dar marcha atrás con estas decisiones. Vamos a ver que sucede porque es algo que recién se anunció ayer“. En este sentido, el secretario no descartó un encuentro con el Ministro, sobre todo por tener como antecedente que el Gobierno que siempre se mostró receptivo al diálogo y que mantuvo las paritarias abiertas, .

Cabe destacar que la mayoría de los recortes tienen relación con crédito vinculados a inversiones o gastos de capital en áreas sensibles como Educación y Salud, por transferencias a Provincias y Municipios (también en Educación y planes de vivienda), en tanto los gastos se incrementan para “asistencias sociales” y “económicas“. Según lo consignado por la Oficina de Presupuesto del Congreso Nacional (OPC), el grueso de los recortes afecta a las inversiones o gastos de capital.

Los recortes a las Provincias y Municipios son por un total de $49.721 millones, en especial el Programa de Fortalecimiento Edilicio de Jardines Maternales (-$15 mil millones y otros menos de cinco mil millones a Infraestructura y Equipamiento Escolar) y el Plan Argentina Hace (menos ocho mil millones).

Finalmente los recortes por Ministerios son: Desarrollo Productivo tiene un recorte de $70 mil millones; Educación $50 mil millones; Salud $10 mil millones; Transporte $10 mil millones; Obras Públicas $20 mil millones; en tanto en Asistencia Social y Asistencia por Servicios Económicos se aumentarán las partidas en $82 mil millones, de los cuales $45 mil millones son para “gastos de personal”.

Cancillería elevará protesta oficial a Bolivia por la muerte de abandono de un docente argentino

Cancillería elevará protesta oficial a Bolivia por la muerte de abandono de un docente argentino

TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

En carácter de “reclamar explicaciones y manifestar su profunda preocupación”, cancillería hará un reclamo legal por pedido del Gobierno de Salta, jurisdicción en la que vivía el docente fallecido.

La Cancillería argentina, a través de su embajada en La Paz, presentará este martes una protesta oficial ante el ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, por la muerte del docente Alejandro Benítez, luego de no haber sido atendido por profesionales de la salud y fallecer a causa de un accidente vial.

En carácter de “reclamar explicaciones y manifestar su profunda preocupación”, la cancillería hará un reclamo legal por pedido del Gobierno de Salta, jurisdicción a la que vivía el docente fallecido.

Los escasos datos que se conocen hasta el momento, relatan que la víctima resultó malherida luego de un accidente vial, y murió tras negársele atención médica en el hospital más cercano porque “no aceptaban pesos”.

La carta exigiría explicaciones y manifestaría la “profunda preocupación acerca de la situación del fallecimiento de un ciudadano argentino que estaba en una situación de riesgo de vida y no tuvo el tratamiento médico necesario, incumpliendo con el Convenio de Asistencia Recíproca firmado en 2019“.

Además, las fuentes explicaron que no fue posible intervenir antes del lamentable suceso, ya que la familia del damnificado se comunicó con el gobierno salteño cuando el docente argentino ya había perdido la vida.

Con mucha indignación, formalizamos ante Cancillería el reclamo por incumplimiento al tratado internacional sobre Asistencia Médica y exigimos una pronta respuesta“, expresó a través de su cuenta de twitter el gobernador de Salta, Gustavo Saenz, a lo cual agregó: “Repudiamos la inaceptable e incomprensible falta de atención sanitaria y el abandono de persona que sufrió el salteño Alejandro Benítez por parte del Estado Plurinacional de Bolivia“.

Por último, Saenz afirmó: “Lamentamos profundamente lo ocurrido y la falta de reciprocidad con los argentinos,  toda mi solidaridad y acompañamiento a la familia y seres queridos, y sepan que no vamos a parar hasta que nos den una respuesta y se haga justicia“.

El hecho rompe con lo acordado el 19 de julio del 2019, cuando se firmó un acuerdo bilateral de solvencia sanitaria entre los ministros de salud de ambos países. En sus artículos 5 y 6 comprometían “la reciprocidad en materia de asistencia médica en casos de urgencia y emergencias que afecten a ciudadanos de una de las naciones que se encuentren en el territorio de la otra, independientemente de su status migratorio“.

Además, el reclamo explica que luego del accidente, se dio “una verdadera pesadilla para quienes acompañaban a Benítez, ya que tanto el camionero que colisionó la moto, como el personal de fuerzas de seguridad que intervino y del Centro Médico de Ivirgarzama, se negaron a trasladar al docente hasta un Centro Médico de mayor complejidad porque les exigieron pagar por anticipado y en dólares o pesos bolivianos los gastos de traslado de la ambulancia“.

Por su parte, el ex presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió disculpa en nombre del país este lunes, luego de brindar una clase magistral en la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Restará entonces que, desde las autoridades bolivianas, se den las respuestas y sanciones necesarias a quienes, de manera tan deshumanizada e incomprensible, antepusieron otros intereses para atender a Benítez y decidieron ser responsables de su deceso.

El Senado aprobó la ley de VIH

El Senado aprobó la ley de VIH

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

El dictamen finalizó pasadas las 22 horas y la normativa fue aprobada con 60 votos a favor y uno en contra. El jefe del bloque PRO, Humberto Schiavoni, no acompañó la sanción.

El Senado de la Nación aprobó en la noche del jueves el proyecto de Ley Integral de Respuesta a VIH, Hepatitis Virales, Tuberculosis, e Infecciones de Transmisión Sexual, presentado originalmente por la diputada Carolina Gaillard, del Frente De Todos. El dictamen finalizó pasadas las 22 horas cuando la normativa fue aprobada con 60 votos a favor y uno en contra. El jefe del bloque PRO, Humberto Schiavoni, no acompañó la sanción.

La iniciativa busca actualizar los beneficios para quienes padecen este tipo de enfermedades, y atacar y erradicar la problemática en torno a los prejuicios y situaciones de discriminación, que surgen al abordar el tratamiento de la enfermedad, pero también en otros espacios de socialización.

Para ello, uno de los pilares que establece el proyecto es la creación de un Observatorio Nacional sobre Estigma y Discriminación, donde se documenten y neutralicen todas las situaciones de vulnerabilidad hacia los pacientes. Además, se propone que las pruebas para detectar la enfermedad sean voluntarias, gratuitas, confidenciales y universales.

Por otro lado, el proyecto presenta un apartado jubilatorio de carácter excepcional para quienes transiten tanto la enfermedad de VIH como hepatitis B o C, el cual consiste en la posibilidad de percibir los aportes jubilatorios desde los 50 años de edad, siempre y cuando se acrediten un mínimo de 10 años de diagnostico de la enfermedad y al menos 20 de aportes tributarios.

Además, la ley promueve la capacitación, investigación, difusión de campañas masivas y la conformación de una Comisión Nacional de VIH, Hepatitis Virales, otras ITS y Tuberculosis. Todo esto será ejecutado por profesionales de distintas áreas como científicos, médicos y otros entendidos, a través del organismo público interministerial.

DERECHOS LABORALES PARA PERSONAS CON VIH, HEPATITIS, TUBERCULOSIS Y OTRAS ITS

El relación al plano laboral, la ley garantiza el derecho al trabajo y a la permanencia en el mismo sin discriminación, despidos, suspensiones, hostigamientos, reducciones salariales, violencia, ni violación de la confidencialidad. Se presume, salvo prueba en contrario, que el despido de personas con VIH, hepatitis virales, otras ITS y/o tuberculosis obedece a razones de discriminación.

También dispone que no sea condicionado el ingreso a fuentes laborales o a la promoción de puestos de trabajo por la realización de pruebas diagnósticas, y que las personas amparadas por la ley no sean objeto de pruebas diagnósticas de modo compulsivo.

Al mismo tiempo, la normativa establece la producción políticas de empleabilidad para personas con VIH, hepatitis virales, otras ITS y/o tuberculosis, impulsando el acceso universal, la asistencia integral y la no discriminación, y la inclusión en los programas de formación y capacitación del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

Gaston Melio, militante popular y referente de Autoconvocadxs en Defensa de los DDHH de las personas viviendo con VIH-SIDA (Addhes), dialogó con el programa “Doblan las Campanas“ en Radio Trinchera, y explicó las labores que llevan adelante en el día a día para el abordaje integral de la enfermedad.

“Estamos hace 22 años en la ciudad de La Plata, y recién hoy podemos llevar a cabo un régimen parecido a un operativo de salud en los barrios, hacemos testeos cada 15 días, vacunación, y organizamos semanalmente charlas sobre la concientización de las enfermedades de transmisión sexual”, explicó el referente de Addhes.

“Nuestro problema hoy es que nos cuesta poder trabajar con el sistema sanitario de atención primario de La Plata. Ellos no quieren trabajar con nosotros, según dicen lo abordan entre ellos, pero las estadísticas del VIH para mí no son reales, esa es mi inquietud. Sin embargo esos son los números oficiales, no queda otra que regirse en base a ellos”, desarrolló Melio.

Por otro lado, el militante popular de la ciudad de La Plata hizo hincapié sobre la importancia del testeo, y las armas que existen en el presente para tratar la enfermedad: “Hay que poder inculcar que la gente se haga el análisis si le corresponde, ya que si se sabe, la enfermedad se puede transitar con tranquilidad. Hoy es una pastilla por día, un checkeo cada 6 meses y algunos recaudos llevaderos, no es como en los 90 que se desconocía mucho”.

Por otra parte, en el programa “526 al fondo”, la activista por los derechos humanos de personas con VIH, Estela Carrizo, reflexionó sobre la importancia de la ley sancionada durante la noche del jueves. “Es una ley avanzada y única en el mundo, en tiempos donde la agenda del VIH esta caída. Es una reparación histórica para quienes padecemos la enfermedad, nos vamos a poder jubilar con 50 años y vamos a tener presupuesto para la prevención y la investigación de la cura”, comenzó a relatar la activista.

“Yo vivo con VIH hace 36 años, con los compañeros de Mar del Plata somos sobrevivientes de la pandemia. Argentina se destaca por la fuerte lucha en materia de derechos, y el triunfo de ayer es gracias a la comunidad que vive con VIH y peleó por sus derechos”, detalló Carrizo sobre la aprobación de la ley.

Finalmente, a pesar de todo lo logrado y la felicidad que esto supone para los pacientes, Estela aclaró que “todavía queda mucho trabajo por hacer: hay que hacer que la ley se promulgue y se cumpla en cada provincia”.

 

 

 

.

 

Denuncian despidos masivos en salud en CABA

Denuncian despidos masivos en salud en CABA

TIEMPO DE LECTURA: 2 min.

Les despides conforman que son 35 profesionales les que perdieron su fuente laboral. Sumades a les  anteriores la cifra se acerca a 100.

La conducción de la Agrupación de Trabajadores de los Hospitales de la Ciudad de Buenos Aires, reclamó al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodriguez Larreta, una “mesa de diálogo urgente” para solucionar el despido masivo de trabajadores de la salud.

La organización sindical explicó que son 35 los nuevos despidos de profesionales de la salud y que sumado a los anteriores con alrededor de 100 trabajadores, entre les cuales “muchas son mujeres, que son el único sostén de familia“.

Las y los trabajadores del Hospital Ramos Mejía denunciamos los nuevos despidos y la falta de personal de enfermería para la atención de pacientes en los servicios del nosocomio“, declaró Luis Ledesma, miembro de la organización.

Fueron todos compañeros y compañeras imprescindibles frente a la pandemia y hoy el gobierno de (Horacio Rodríguez) Larreta les paga con esta moneda y los deja en la calle, sin trabajo,  con decisiones políticas que forman parte de sus caprichos“, agregó Ledesma, a lo cual sentenció qué “no le interesa tener un mejor sistema de salud“.

Además, el también delegado del hospital Ramos Mejía, detalló que los despidos fueron 65 en el (Hospital) Durand, 35 en el Ramos Mejía, 8 en el Instituto Oftalmológico Pedro Lagleyze, 11 en el IREP (Instituto Rehabilitación Psicofisíca), y 4 en el Rivadavia.

Lamentablemente esos compañeros están quedando fuera del sistema laboral, más trabajadores que pasan a integrar la franja de la pobreza, gente que se quedará sin una obra social y una cobertura. El jefe de gobierno (Horacio) Rodríguez Larreta solo le interesan los negocios inmobiliarios y postularse a presidente, pero los dramas de la Caba no los soluciona“, enfatizó.

Por otro lado, el enfermero y delegado de ATE en el Hospital Durand/Elizalde, Hector Ortiz, había denunciado que la semana pasada se despidieron masivamente a 65 trabajadores del sector y aseguró que la indignación crece de manera acelerada.

Vivimos una pesadilla. Al jefe de gobierno porteño (Horacio Rodríguez Larreta) nada le duele ni lo conmueve. Ahora fueron por más de 65 trabajadores y trabajadoras de la salud y los han despedidos como lo peor. Fueron estos trabajadores y trabajadoras los que dejaron sus vidas en la pelea frente a la pandemia de coronavirus“, destacó Ortiz.

Luego de la escandalosa censura del lenguaje inclusivo, que recordó los recortes en educación, el jefe de Gobierno porteño continúa avasallando derechos en les trabajadores de los sectores más sensibles de la sociedad: salud y educación. La poca importancia que demuestra Rodríguez Larreta a la hora de mejorar y ampliar la cobertura de estas áreas tan importantes para el pueblo de la ciudad, sigue en la línea habitual de Cambiemos, que ya no se esfuerza demasiado por ocultar su manera de gobernar de cara a las elecciones 2023.

Varones trans: la salud, un privilegio de pocxs

Varones trans: la salud, un privilegio de pocxs

TIEMPO DE LECTURA: 2 min.

El 70% de lxs varones trans y personas no binaries dejaron de asistir al médico por temor a ser discrminadxs. 

Un informe que llevó a cabo la Fundación Huésped junto a la Asociación de Travestis, Transexuales, y Transgéneros de Argentina reveló que el 70% de lxs varones trans dejaron de asistir a consultas médicas por miedo a sufrir hechos de discriminación. 

De la investigación participaron 415 varones trans y personas no binaries. Siete de cada 10 manifestó haber dejado de hacer consultas por su salud sexual y reproductiva ante el temor de ser discrminadxs, rechazadxs, o estigmatizadxs por su identidad de género autopercibida. 

El estudio titulado: “Estado de salud y factores asociados en masculinidades trans y personas no binarias de Argentina (ESTHAR)”, también evidencio que el 66% de las masculinidades trans estuvo expuesta a situaciones de maltrato en las consultas. En este sentido, advirtieron sentirse más cómodxs en el sistema público por ser más inclusivo que los centros privados, pese a contar con cobertura médica. 

En relación a la vulnerabilidad social y familiar que atraviesa el colectivo, el 53,5% de quienes participaron de la investigación admitió que abandonó su hogar durante la adolescencia: mientras que el 48,5% lo hizo empujadx por hechos de discriminación, el 36% dejó su casa por cómo se sentía con su identidad. 

La coordinadora del área de Investigación Social y Participación Comunitaria de la Fundación Huésped, Inés Aristegui, informó que la situación de los varones trans es incluso peor que la de las mujeres trans. En esa línea, sostuvo: “Sabíamos que 4 de cada 10 mujeres trans evitaban asistir por miedo a ser discriminadas, pero ahora nos encontramos que en el grupo de masculinidades trans e identidades no binaries son 6 de cada 10. Es decir que estamos frente a una población que tiene aún menos contacto con el sistema de salud”. 

Asimismo, varones trans denuncian que, en gran parte, el personal de salud no está capacitado en diversidad sexual, lo que conlleva a malos tratos. La situación causa la segregación de este sector de la población que ante las agresiones no vuelven a las consultas. 

El acceso al derecho de la salud se ve obstaculizado por la falta de conocimiento y el incumplimiento de la Ley de Identidad de Género, no solo en lo que compete al respeto por parte del personal médico de la identidad autopercibida de lx paciente, sino también respecto a la gratuidad en la cobertura de los diferentes tratamientos, que van desde hormonas hasta cirugías de modificación corporal como lo son las mastectomías y las faloplastías.

Por la pandemia disminuyeron las consultas por tuberculosis

Por la pandemia disminuyeron las consultas por tuberculosis

TIEMPO DE LECTURA: 2 min.

A raíz de la situación sanitaria por la expansión de coronavirus, en Argentina disminuyeron las consultas y tratamientos por tuberculosis. Especialistas alertan sobre el avance de la enfermedad. 

En el marco del Día Mundial de la lucha contra la Tuberculosis que se conmemoró el pasado 24 de marzo, especialistas alertaron sobre la suba de casos en Argentina y el impacto de esta enfermedad en la población joven. 

En este sentido, el infectólogo Pablo Scapelatto, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología, informó que en el último relevamiento que se realizó en 2019, antes de la pandemia por Covid-19, se registraron 668 muertes y 12.000 casos de personas infectadas. 

En la misma línea, el boletín epidemiológico que publicó el Ministerio de Salud de la Nación el año pasado remarcó que del total de los casos relevados, el 17% corresponde a niños, niñas y adolescentes, mientras que el 78% se diagnosticó en la población en un rango etario entre 20 y 44 años. 

En tanto, la tasa nacional por casos de tuberculosis se ubica en 27,81 por cada 100 mil habitantes. Si bien la enfermedad se ha propagado por todas las regiones del país, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires concentra el 61,09% de los casos que fueron detectados como positivos a lo largo y ancho de la Argentina. 

Sobre el avance de la enfermad, Scapelatto subrayó que a nivel mundial se producen anualmente un millón y medio de muertes por esta patología. En la misma línea, sostuvo: “Se tratan de muertes evitables porque la tuberculosis es una enfermedad que diagnosticada a tiempo y tratada adecuadamente puede ser perfectamente curada”.

Por su parte, Matías Scafati, jefe de la Unidad de Internación de Neumonología del Hospital Tornú, remarcó: “Lo que hemos visto con la tuberculosis, , es que su atención ha quedado relegada por la epidemia del COVID-19, porque prácticamente todos los servicios médicos nos hemos corrido de nuestras rutinas habituales para abocarnos exclusivamente a la pandemia”. 

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa de transmisión fundamentalmente respiratoria, que se contagia a través de las gotas que quedan suspendidas en el aire producto de la tos o un estornudo. Si bien la infección es más recurrente en los pulmones, puede afectar todo el organismo. 

Los síntomas persistentes son: tos, tos con expectoración, fiebre, decaimiento, perdida de peso y sudoración nocturna. Cuanto antes se diagnostique la tuberculosis, más rápido dejará de contagiar el o la paciente. Alrededor del 85% de los casos se curan con un tratamiento de seis meses, que en la Argentina es gratuito. 

Canto de Sirenas

Canto de Sirenas

TIEMPO DE LECTURA: 14 min.

Texto escrito en los días duros de la cuarentena del año pasado, algunos apartados siguen vigentes como deudas que arrastra el sistema para con los menos desde siempre.

Escuchando sin atención no nos dimos cuenta que las sirenas estaban entonando desde hace tiempo un canto fúnebre, un grito de auxilio y nosotros transitamos con los oídos tapados de miel para endulzar una melodía triste: en enero casi se desata una gran guerra cuando Estados Unidos decidió atacar a Irán; en febrero los incendios de Australia fueron tan grandes que las cenizas llegaban a Chile; en marzo el coronavirus (COVID-19) es declarado pandemia y casi el mundo entero, unos países antes y otros luego, entró en un largo período de cuarentena, de aislamiento social y obligatorio; en abril se desploma el precio del petróleo y lo que en un principio era una crisis ecológica devino en una crisis de salud, luego se transformó en una crisis política -entiendo que la salud es, también, una cuestión de política-, de ahí en crisis económica, y con la caída de los precios del petróleo la crisis es total.

Estábamos arriba del carro del progreso como forma de pensamiento, de las industrias como lugar de producción y del capitalismo como forma desregularizada de gobierno, que parecía prometer un crecimiento infinito, en un lugar donde los recursos son finitos y al ritmo actual no nos da ni da tiempo a la naturaleza de reponerlos[1]; las trompetas de la crisis estaban sonando hace mucho y nosotros, como especie, absortos en una razón que no razona, o que lo hace alejándonos de un algo esencial: nuestro habitar como una especie más en este planeta que llamamos hogar.

La razón que todo lo piensa, pensó en los bosques y vio que eran materias primas y con ello expulsó a las musas y fantasmas que allí habitaban; pensó los mares y amplió los límites del mundo para después comprimirlos y no vio a un Poseidón encolerizado, a una Escila y una Caribdis, a un Eolo que controlaba los vientos: vio allí que los mares tenían un límite, que los vientos y las tormentas eran explicables, que los monstruos marinos no son más que productos de la imaginación de tiempos antiguos y que el mar era -es- una fuente de recursos y de tránsito de mercancías. El grito de la razón es medible y cuantificable, y borró de un plumazo toda sacralidad y respeto por nuestro mundo, nos erigió en la especie que está por encima de todo y con ello olvidamos que somos una especie más en el orden natural de un hábitat compartido.

94129344_10218616638981762_6422470880693059584_o

Nos subimos como especie, como auriga, en el carro de la razón llevando luz a lugares en los que había sombra y dejando en la oscuridad lugares donde habían otras formas de claridad: mítica, religiosa, sacralidad, respeto por otras formas de ser y de habitar el mundo, formas que ligaban a nuestra especie con un ser/estar/habitar en un orden más respetuoso con la naturaleza. Y con ello no quiero decir que todo tiempo pasado fue mejor, pues siempre hubo barbarismos, injusticias, despotismo, pero nunca a la escala actual: que tiene la capacidad de borrar a la humanidad de un plumazo y no dejar siquiera el rastro de que una vez existimos y de que “fuimos capaces de imaginar la felicidad”[2]. Ya nos lo recordaba Esquilo cuando Prometeo canta su desdicha por haber entregado el fuego, “maestro de todas las artes”[3], a los hombres, y con ello la técnica: “puse en ellos -los humanos- ciegas esperanzas”[4]; pero por ciegas que hayan sido, las esperanzas estaban y están, y es justo estos momentos de crisis los que nos permiten cambiar el rumbo de los caballos del progreso y construir un orden social más justo, más equitativo y respetuoso con la naturaleza.

En estos momentos, justo cuando creíamos que el sistema moderno y las instituciones que de ella emanan estaban en crisis de legitimidad, nos damos cuenta que no, que es justo esta pandemia la que está poniendo en escena de nuevo a las instituciones modernas: la escuela se reinventa, el sistema de salud se fortalece, los políticos -algunos- toman medidas, y la política se sube al pedestal de las soluciones. Y esperemos que esta vez sea con intenciones transformadoras de realidades sociales más que injustas y que asumamos responsabilidades colectivas a problemas globales, pero sin dejar de lado que hay responsables mayores: no todos hemos consumido y explotado por igual. Los que más tienen más deben pagar, y no solo los millonarios individuales y las grandes multinacionales de manufactura, sino las naciones imperialistas que son las que más han socavado los cimientos de las libertades de los pueblos y naciones pequeñas, y sobre-explotado los recursos naturales del mundo entero en un banquete pantagruélico en el que las mayorías han quedado afuera y la maximización de las ganancias es para unos pocos.

¿Salud e igualdad?

El cine, como las demás artes, apela a su tiempo, y desde allí lanza críticas. Películas como La Isla, Los Recolectores, Los sustitutos, Gattaca, Elysium, son solo algunas distopías –que como toda distopía, habla más de su tiempo que de un futuro; el futuro es ahora- que tratan el tema de la salud: cuerpos modificados genéticamente para ser perfectos, clones criados y creados para ser reservorios de órganos para sus millonarios dueños, venta de órganos a cuotas, lugares creados en los que toda enfermedad e infelicidad son inexistentes, de nuevo, para una parte de la personas, mientras para la otra -sumida en la pobreza- la explotación laboral y la enfermedad son el pan de cada día. No hace falta preguntar si esas películas hablan del futuro, y eso tomando solo la salud como tema y dejando afuera las súper-ciudades, los totalitarismos, las crisis ecológicas.

No hace falta preguntarse si esta crisis de salud es igual para todos porque la respuesta es no. Lo que es igual es la posibilidad de infectarse, nada más, pero tampoco nada menos. Pues cómo va a ser igual que haya un foco de infección en una comunidad cuya dieta no llega a cumplir los requerimientos básicos del día a día, donde el hacinamiento está a la orden del día y por ende el aislamiento social es difícil, donde los habitantes están en contacto con focos de infección en su cotidianidad porque son los que habitan los cordones de miseria que deja la ciudad, son los que viven en medio de -y de- los desechos de las ciudades.

Mientras tanto, los que viven otra realidad ahora se sienten -sentimos- amenazados y ven la fragilidad del sistema de salud, y gritan desde sus redes sociales, y los medios de comunicación comienzan a pedir soluciones para lo que muchos vienen gritando desde hace mucho tiempo: la necesidad de un sistema de salud estatal fortalecido con políticas públicas y con justicia social. Es harto evidente que los ricos no nos van a dar soluciones a problemas que para ellos son, pareciera, un problema de clase: pues como recuerda la BBC[5], ellos hasta en épocas de pandemia solo buscan su bienestar, y si su bienestar es comprar pruebas -ya de por sí escasas- para realizar a sus empleados para entrar a sus barrios, lo van a hacer, de hecho: -lamentable, muy lamentable- lo hicieron.

Quizá lo que quieren recrear es esa aspiración mitológica de llegar y habitar un mundo en el que no haya enfermedad y todo sea felicidad, quizá busquen la posibilidad de hacer de sus lugares de residencia sus propios Campos Eliseos, esos en los que la dicha es eterna, los campos son verdes y florecidos y el sol acaricia; dejando para nosotros, los menos, ese temido Tártaro donde el sufrimiento es eterno. Sufrimiento es: la falta de vivienda digna, la falta de trabajo, de salud, de alimentos, la falta de justicia que brilla por su ausencia, se dice en otra distopía.

Lo que sí es nuevo es la atención que los gobiernos le están dando a un problema de salud que han convertido en un problema de seguridad policial y de control social. Si el problema para el sistema fueran las muertes ya habrían solucionado el hambre, la falta de agua potable y un sinfín de enfermedades curables. Pero lo nuevo está en el enfoque que se le ha dado a esta situación y que nos ha estallado en la cara: esta vez el problema no afecta solo a las capas socialmente relegadas. He aquí por qué el sistema le está dando la importancia que precisa, si es que afecta a todos: ricos, clase media y pobres. Entonces las demandas son atendidas, las políticas son desplegadas y los políticos toman medidas urgentes, no sea que el tinglado se les venga abajo y el costo político sea grande: te recortan libertades pero es por tu bien, para salvar tu vida, y la búsqueda de una solución es desesperada.

Somos una sociedad hedonista que vive pensando que los logros son técnicos y no sociales: celebramos que hemos llegado a la luna, pero no nos preocupamos por no llegar con un plato de comida a cada mesa. Solucionar la hambruna, la migración forzada, entre otras injusticias, sería más económico que mantener el orden injusto que hoy impera. Pero, al parecer, eso no da votos, ni crea una burbuja de presión desde las clases medias y ricas que, a través de las redes sociales y los medios de comunicación, ejercen presión para que los gobiernos tomen medidas urgentes.

Quizá esto demuestre que la democracia liberal no es la mejor forma de gobierno, pues, si nos atenemos a la definición de Mill: la mayor cantidad de bienestar para la mayor cantidad de personas queda corta en nuestro tiempo histórico, donde las masas más humildes, las mayorías, están condenadas y confinadas a vivir entre los desechos de las ciudades y en condiciones sociales escandalosas. Quizá todo esto nos permita transformar nuestra democracia en una democracia inclusiva y generosa con las mayorías. Porque éste sistema de producción y de gobierno está haciendo agua y le está pasando como a Dédalo, que por no escuchar voló cerca del sol y se le quemaron las alas cayendo al vacío. En este caso el fuego recién empieza y lo podemos apagar.

Globalización, miseria y crisis

Los videos musicales nos muestran comunas/barriadas/villas miseria coloridas y alegres, pero nos alejan del drama y las historias de violencia y tragedia a la que han estado sometidos sus habitantes. Muestran, en definitiva, que el pobre es feliz. Esto no es más que una fachada del sistema de producción que oculta las consecuencias reales de un orden injusto: la consigna parece ser -en algunos programas de tele, vídeo clips y películas- que el pobre es más que pobre: es un pobre feliz.

De los beneficios de la globalización no se ve ninguno: por lo menos las mayorías no vemos ninguno. En cambio, sus consecuencias las padecemos todos.

La acumulación de riqueza mediante la circulación de mercancías a escala planetaria se la quedan unos pocos. Los beneficios del turismo salvaje son para aquellos que se pueden dar el lujo de “vivir una experiencia” y se llenan los bolsillos con la industria hotelera. La homogenización cultural se nota en la poca incorporación de prácticas/cosmogonías/lenguas vernáculas a producciones culturales locales, en la lógica cultural de hoy: todo es reductible a formas que garantizan el éxito y la venta afuera pero que nos hace más desconocidos hacia adentro.

La pérdida ha sido muy grande, la globalización a sentado las bases para “planchar” las formas de narrar nuestro ser/habitar/ver. Es válido pensar si todo producto de un lugar es de verdad de ese lugar, o si responde a las exigencias de las lógicas estéticas y de producción que gobiernan el mercado. Los estados nacionales negocian a la baja, la “cultura” es algo que se vende, que se compra y que se cuenta como experiencia; para eso están las redes sociales. No reconocemos la pluralidad hacia dentro de nuestras naciones, lo que consecuentemente lleva a una pérdida de identidad de un nosotros desconocido: hablamos de nuestros pueblos nativos para vender sus estéticas como algo exótico, pero no incorporamos sus cosmogonías y sus relaciones con la naturaleza a nuestras formas de ver el mundo, porque, de nuevo, no entran en el campo de la razón y la técnica: se puede vivir la experiencia Maya desde el turismo, pero no desde la grandeza de una cultura que hace parte del ethos de un ser centro americano.

Para entablar un diálogo con el mundo en forma de iguales deberíamos, primero, conocernos hacia adentro, reconocernos en la diferencia, y desde esa diferencia entrar en diálogo de iguales con el resto del mundo. Pero es ahí donde fallan nuestros gobiernos: para ellos la cultura no es un valor que genere riqueza, no es un commoditie que se pueda vender y se pague en dólares.

De la crisis de salud que devino en crisis casi total, y cuyas consecuencias no podemos aventurar -y sería irresponsable, además, arrojar profecías sobre lo que vendrá-, es poco lo que se pueda decir que no se haya dicho ya. En nuestros tiempos, los Tiresias parecen estar más aventurados en pensar que esta crisis es el final del capitalismo; Zizek, en que la sociedad que surgirá va a ser una sociedad de mayor control policial sobre la población; Byung-Chul Han, en que las cosas no van a cambiar y que el capitalismo se va a recomponer y que todo volverá a ser como antes, etc., pero en el que, en definitiva, o recomponemos el rumbo de este barco que se está hundiendo, o el barco se recompondrá sin nosotros. “No tenemos otro mundo al que podernos mudar”, y contradiciendo al cine y la publicidad: no parece que haya alguien externo que venga en nuestro auxilio.

Las trompetas del apocalipsis parecen estar entonando un canto fúnebre de fin del mundo, pero entonan una melodía de cambio, ya que volver a la normalidad es la peor de las pandemias. Necesitamos cambios profundos que nos permitan incorporar a nuestra esencia otras formas de producir, de estar, de habitar el mundo, pues este sistema que parecía estable no lo es y estaba -está aun- sostenido por una forma de producción y acumulación capitalista con el petróleo y la explotación de trabajadores y naturaleza como caballo de tiro de una forma social injusta.

Cambiar el sistema es una apuesta sobre el sistema mismo. Este nos hace creer que las soluciones no requieren esfuerzos y que siempre vendrá alguien a salvarnos, o eso es lo que vende la publicidad: adelgaza comprando esto y usándolo mientras ves televisión, en reposo, sin esfuerzo alguno; cuando algo apremia siempre hay un superhéroe que nos salvará; todo es consumir y nada de trabajo para llevar adelante soluciones reales que dejen aprendizajes y establezcan otro orden, en este caso uno más justo. Sin embargo, el barco ahora se está hundiendo y no parece que haya alguien externo que venga en nuestro auxilio: solo nosotros somos, como colectivo, los que podemos salvarnos a nosotros mismos. Los héroes son colectivos.

Hormigas de ciudad

Se ha hecho viral el aplauso que se le da al personal de salud, y no es que piense que no es merecido, es justo aplaudirlos. Pero también es justo aplaudir a un montón de héroes que escapan al censor -creo, establecido por los medios de comunicación y los usuarios de redes sociales que dicen quién es merecedor y quién no- que dicta a quién hay que reconocer. Nadie ha salido a aplaudir a los profesores que hacen milagros para mantener las clases de manera virtual y sostienen el sistema educativo, nadie ha salido a aplaudir a los recolectores de residuos que evitan que se acumulen en nuestras casas, a los kiosqueros de barrio que hacen que no tengamos que ir muy lejos a comprar provisiones, a los choferes que hacen que el mundo siga andando, a los cooperativistas que barren la veredas, cortan el pasto, levantan las hojas coloridas del otoño, juntan la mugre de las calles; que hacen, en definitiva, el trabajo que otros no harían. Para todos ellos y muchos otros, no hay aplausos. Ellos: ¿son héroes de segunda? No, no y no: son las hormigas de ciudad, son los que la hacen funcionar, los que la limpian, la construyen, la mueven. Además del personal de salud, ¿a quién aplaudirás hoy?

Conclusión:

La sociedad actual es como un Narciso, ese que cayó al agua y se ahogó en la contemplación de sí mismo enamorado de su reflejo, pues era hermoso. Nosotros, como sociedad, estamos en caída, creyendo que nuestro reflejo, fundamentado desde la razón y la técnica, es hermoso. Pero esta pandemia nos está mostrando que el reflejo es espantoso y que tememos asomarnos a ver: incendios temibles, destrucción de la Amazonía, envenenamiento de los mares y ríos, hambrunas, pandemias, extinción en masa de la especies, pérdida de biodiversidad… No, nuestro reflejo no es hermoso, y sin embargo estamos cayendo obnubilados por una imagen de superioridad, y cegados por unos medios de comunicación y una academia y una forma de habitar y ser en el mundo al servicio del capital y del hambre voraz de acumulación de unos pocos. Ese es, creo, el reflejo, por lo menos el que veo. Pesimista, sí, pero creo que “los únicos interesados en cambiar el mundo son los pesimistas, porque los optimistas están encantados con lo que hay”[6].

Quizá como civilización -acudiendo a orientalismos- estemos viendo aquello que Buda vio después de una vida alejado de todo lo que le hiciera daño: la muerte, la vejez, la enfermedad. Y estemos ahora por empezar a ver al mendigo feliz, y comprender con ello que podemos vivir con menos, sin tantos atavíos superfluos creados por el gran mercado y vendidos y promocionados por la publicidad que aprovechando nuestro deseo explota nuestra debilidad y nos crea necesidades innecesarias. Empezar a ver que podemos transformar este mundo en uno más justo, en que las quijotadas son necesarias, en que otro mundo no solo es posible, sino necesario.

Perdón por tanto pesimismo y gracias por leerme.

Artículo publicado originalmente en MiLugarSinNombre


[1] https://www.lavanguardia.com/natural/20170802/43270260867/humanidad-agota-recursos-un-ano-tierra.html

[2] http://www.cubadebate.cu/temas/cultura-temas/2010/02/21/gabriel-garcia-marquez-una-frase-de-domingo/#.XrGLDKhKiUk

[3] Esquilo. Prometeo encadenado.

[4] Esquilo. Prometeo encadenado. Verso 250.

[5] https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-52316908

[6] José Saramago

Duver Arboleda
Duver Arboleda

Vengo de la tierra del café y de la ciudad de las montañas. Soy un proyecto de contador de historias y de periodista cultural, para lo que uso la fotografía, el vídeo y, sobretodo, la palabra. Escribo y «foteo» porque le apuesto a una sociedad justa. Mi lema: para todos todo.

Colombia: Ojo con la Reforma a la Salud

Colombia: Ojo con la Reforma a la Salud

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

El Gobierno colombiano presentó el pasado 15 de abril una serie de proyectos al Congreso, entre sus propuesta el Ejecutivo radicó la reforma tributaria, a la cual denominaron “Ley de Solidaridad Sostenible”.

Dicho proyecto, al ser socializado por el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, prendió las alarmas en todos los sectores políticos y sociales del país, pues en medio del tercer pico de la pandemia y el más agresivo, el Ejecutivo busca recaudar aproximadamente 23 billones de pesos para estabilizar las finanzas públicas, con un texto que pone toda la carga impositiva sobre las clases media y baja.

En el documento, el gobierno de Iván Duque buscaba aumentar el IVA al 19% para productos de la canasta básica familiar, tales como los huevos, la leche, el pan, los servicios fúnebres, los servicios públicos, la gasolina y hasta poner a declarar renta a personas naturales con ingresos de $1.600.000 (unos 428 dólares al mes). En fin, una serie de medidas tan regresivas que hasta su propio partido político le criticó y le pidió cambios.

Como era de esperarse, en un país donde según los últimos registros publicados por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) la pobreza es de aproximadamente el 42% de la población -alrededor de 21 millones de habitantes- y la cifra de desempleo con respecto al mismo período del año anterior es del 14,2%, el nefasto texto derivó en un motivo más para que las movilizaciones que estaban programadas por los sindicatos para el 28 de abril, se convirtieran en un paro nacional indefinido.

Con todos estos ingredientes, la crisis social estalló y en el 28A salieron a las calles las centrales obreras, los grupos sociales, la academia, los jóvenes, los dirigentes políticos y una gran cantidad de ciudadanos y ciudadanas a exigir al presidente que retire la reforma. Una reforma que de por sí ya había nacido muerta, pues todos los partidos políticos, tanto los de la coalición de gobierno como los independientes y de la oposición, anunciaron al mismo tiempo en el Legislativo que votarían de forma negativa, debido al impacto que generaría en la ya maltratada clase media y en los más pobres del país.

Aún cuando el presidente Iván Duque tenía todos los escenarios en contra y sabía que su reforma no tenía cómo prosperar, el mandatario no retiró el texto y generó varios días de movilizaciones, las cuales reprimió con el escuadrón antidisturbios y hasta con las fuerzas militares. A la fecha de redacción de este artículo, el 2 de Mayo, y pese a haber retirado la reforma tributaria este mismo día, la represión y las violaciones a los derechos humanos de los manifestantes por parte de la fuerza pública se siguieron dando, tal como lo evidenció José Miguel Vivanco de la ONG Human Rights Watch en su cuenta de Twitter, donde manifestó que han podido confirmar 6 muertos relacionados con las protestas.

Mientras escribo en mi estudio en la ciudad de Medellín, me quedan varios interrogantes: ¿Por qué el presidente, sabiendo que no tenía mayorías para aprobar una reforma tributaria, no retiró el texto antes? ¿Por qué esperar 4 ó 5 días para retirar un proyecto de Ley que la academia y todos los sectores habían pedido rechazar? ¿Por qué esperar a que la indignación, el desespero y el hambre de los ciudadanos derivaran en desmanes, muertos y represión? Sencillamente, ¿por qué esperar varios días para algo que sabía que debía hacer?

No quiero parecer un hombre que cree en teorías conspirativas, o un tipo que desconfía de la buena fe de su gobierno, pero sí me genera inquietud que mientras el pueblo estaba rechazando en las calles este terrible proyecto de reforma tributaria, en el Congreso avanza otro proyecto de Ley, el 010 de 2020, la Reforma a la Salud.

Así es, mientras la gente en las calles manifestaba el hambre y la rabia por las acciones indolentes de su gobierno, en el Legislativo avanza una reforma que, entre otros aspectos, busca -de cara a otras emergencias sanitarias- entregar el manejo de la salud de los colombianos a las EPS. Una delicada reforma neoliberal que sugiere entregar a los privados los servicios de salud de todos los ciudadanos y ciudadanas del país, un proyecto de ley que busca entregar la salud pública a las multinacionales.

Vamos a ver en qué termina todo esto, lo que sí parece claro es que el gobierno colombiano usó la reforma tributaria como la cortina de humo o el caballo de Troya perfecto para entretener al país mientras la reforma a la salud, mientras la Ley 010 sumado a la ya aprobada Ley 100, privatiza el derecho a la salud de las y los colombianos.

Esto es Iván Duque jugando a la serie House Of Cards.

Daniel Castro
Daniel Castro

Colombiano, economista en formación, activista por la paz, dirigente político.

El abandono estatal es insalubre

El abandono estatal es insalubre

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

Sí, volvemos a escribir sobre Chubut porque el abandono a les trabajadores estatales, que llevan casi cuatro años de lucha, presenta nuevos episodios, con un nuevo escenario pandémico y con les mismes actores y actrices de siempre.

La toma de deuda de los últimos años para la construcción de hospitales, escuelas y otras obras públicas, que siguen sin materializarse, llevó a que se desinvirtiera cada vez más en los organismos estatales y sueldos de les trabajadores.

Con la llegada de Mariano Arcioni a la cabeza de la provincia, la única “solución” a la deuda que se planteó fue la de seguir desfinanciando al sector estatal y plantear como única alternativa la instalación de proyectos mineros en Chubut.

El pago escalonado de sueldos tenía fecha de expiración para finales de noviembre del 2018, sin embargo, van dos años y contando. De aumentos de sueldos y aguinaldos ni hablemos. Menos de inversión en infraestructura y programas como el Transporte Estudiantil Gratuito (TEG).

Crónica de una semana más de lucha

El COVID-19 encontró a la provincia en las peores condiciones y cuando el Estado debería estar más presente ante la emergencia sociosanitaria, más lejos se encuentra.

Con 8.051 casos, 3.810 personas recuperadas y 110 muertes en la provincia que van en aumento día a día, les trabajadores de la salud se encuentran enfrentando al COVID-19 desamparades. Sin apoyo estatal, los establecimientos médicos intentan no derrumbarse para poder tratar a las personas infectadas.

“Hay trabajadoras que se han desmayado en la guardia del hospital porque no habían comido en días, muchas fueron desalojadas en su departamento por no poder sostener el alquiler; incluso, hay parte del personal que no puede pagar el colectivo o cargar nafta en el coche para ir a trabajar” comentó Andrea Leonett, delegada del Sindicato de Salud Pública SiSaP, para La Poderosa.

Luego de semanas de exigir respuestas, depositaron el sueldo correspondiente al mes de julio solo para el sector de salud; el resto de les trabajadores estatales siguen esperándolo. Pero eso no fue suficiente y no cumple con ninguno de los reclamos que se manifiestan. Se exige por parte de les trabajadores el pago de salarios y aguinaldos atrasados, de todos los meses, para todo el sector estatal. Además, se pide al gobierno hacerse cargo de las condiciones precarias en las que se encuentran los hospitales de la provincia y la falta de insumos necesarios para enfrentar la emergencia sanitaria. También, es necesario mencionar el incumplimiento de las paritarias, el estado de quiebra de la obra social y las amenazas al sistema jubilatorio.

Foto tomada afuera de Casa de Gobierno / Fuente: ADNSUR

Les trabajadores estatales decidieron comenzar una vigilia el pasado lunes 5 en la Casa de Gobierno. Además, por parte de Salud, se decidió realizar un paro de 120 horas, desde ese mismo lunes hasta el viernes 9 inclusive, y comenzar un acampe en el Ministerio de Salud.

Junto a esa medida se presentó una nota al presidente de la Legislatura Provincial y a diputades de los distintos bloques, solicitando que se convoque urgentemente a una sesión especial presencial para tratar el proyecto de ley que presentaron con respecto a la deuda.

Allí se plantea la suspensión del pago de la deuda para que el Estado garantice salud, educación y seguridad alimentaria, pagando en tiempo y forma el sueldo a les trabajadores; una reforma tributaria con el objetivo de obtener ingresos que hoy están fuera de la recaudación, como el impuesto inmobiliario rural y a actividades como la pesca, el aluminio y el petróleo; y que se soliciten informes correspondientes a los ingresos propios de la provincia.

La nota finaliza denunciando: “No hay salida posible en la megaminería. Reiteramos que no es no. No a la megaminería. Sí a que la crisis (responsabilidad del gobierno) la paguen los que siempre han ganado a costa del pueblo trabajador”.

La primera respuesta al comienzo de esta semana de manifestaciones fue la del ministro de Salud, Fabián Puratich, para Télam, en donde se mostró descontento con las medidas acatadas y las calificó como “terribles en un contexto de pandemia” en el que la provincia está “al borde de la cantidad de camas de atención disponibles”.

Acampe afuera del Ministerio de Salud / Fuente: SiSaP

El martes 6, la jornada comenzó con cortes de ruta por parte de las fuerzas de seguridad: en la Ruta 7 estaba infantería y en la Ruta 25 gendarmería y Policía de la Provincia junto con el ministro de Seguridad, Federico Massoni. También se decretó asueto administrativo, por lo que la Casa de Gobierno y el Ministerio de Salud se encontraban prácticamente vacíos.

Como si el sabotaje a las manifestaciones fuera poco, el gobierno recurrió a la represión. En la puerta de Casa de Gobierno, efectivos policiales golpearon al Secretario General del Sindicato de Salud Pública SiSaP, Carlos Sepúlveda.

El acampe continuó en el Ministerio de Salud tal como se había previsto: hasta que no pasaran 120 horas no se iban a ir y hasta que no se entablara una conversación y se resolvieran los reclamos, las diferentes medidas de fuerza se darían por tiempo indeterminado.

El jueves 8, trabajadores de la salud que estaban acampando en el Ministerio se dirigieron al Cine Teatro de Rawson en donde estaban el ministro Puratich y el Intendente de Rawson Dámian Biss por una conferencia enmarcada en el Plan Detectar, que llegó a la provincia por el gran aumento de casos. La conversación con el ministro no fue para nada resolutiva ya que éste se limitó a irse sin dar respuestas.

El viernes 9, se esperaba finalizar la semana con la reunión en la Secretaría de Trabajo a la que el SiSaP había sido citado, sin embargo, tuvo que suspenderse por estar cerrado el edificio por tareas de desinfección por posibles contactos estrechos por COVID-19.

El acampe se levantó, pero la lucha persistirá hasta que reciban soluciones concretas a la desidia que viven les trabajadores desde hace años.

“A partir de la próxima semana veremos con qué acciones seguimos adelante. Esto puede cambiar minuto a minuto”, comentó Noelia Domenez, delegada General del SiSaP.

¿Qué significa ser trabajador esencial?

Con casi 300 casos diarios de nuevos positivos de COVID-19 y con la ocupación casi completa de las camas de los hospitales de la provincia, les trabajadores de la salud deben estar preparades para afrontar la situación de la mejor manera. La situación es otra.

Plantear por un lado que la salud debe ser prioritaria y por el otro deberle a los trabajadores dos meses de sueldo, no cumplir con las paritarias y ni siquiera mantener a los establecimientos en condiciones para recibir pacientes, es sumamente contradictorio.

Se pide responsabilidad y que les trabajadores vuelvan a los hospitales, pero sin comer, sin poder transportarse con cuidados, sin poder pagar las cuentas, sin tener obra social en medio de una emergencia sanitaria mundial.

Además, los reclamos se comunican con soluciones. Como mencionamos previamente, se presentaron proyectos para aminorar la gran deuda causante de todos los problemas, pero al parecer el lobby minero no se rinde tan fácil.

Todo parece claro cuando se ordena de esta manera, las cuentas cierran. Ahora le toca al gobernador Mariano Arcioni y a les ministres hacerse cargo de les 63 mil trabajadores estatales que no solo deben preocuparse por el COVID-19, sino también por comer.


Agustina Flores
Agustina Flores

Soy hija de los vientos patagónicos. Compañera (in)esperada de la militancia para la liberación. Entusiasta del puño y la letra. Lo personal es político, el periodismo también.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!