Puntos de contacto

Puntos de contacto

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

Nuestro país está envuelto en tensiones políticas que atraviesan todo el espectro político. Disputas entre oficialismo y oposición, disputas internas en el oficialismo para definir la línea y los tiempos a seguir y tensiones en la oposición para ver quién se anota como el próximo candidatiable para las presidenciales del 2023.

Si bien la prensa hegemónica en nuestro país pretende hacernos creer que somos lo peor de este mundo, que no tenemos solución, que “los políticos” son todos iguales; la realidad es que los mismo hechos se dan en prácticamente todos los países del globo. Incluso las mismas disputas se podrían comparar con las que suceden a escala planetaria entre los diferentes bloques de poder.

Por poner un ejemplo de la región, en Perú, Castillo no hace lo que prometió y, tanto la derecha fijimorista y golpista, como muchos integrantes de Perú Libre (partido que llevó al poder al maestro rural), salen al cruce del mandatario para marcarle sus diferencias.

Si prefieren un ejemplo de otras latitudes, el mismísimo EEUU vive un enfrentamiento entre bloques de poder que ven de formas diferentes cómo debe relacionarse la potencia del norte con el resto del mundo. No hace falta irnos muy atrás en el tiempo para recordar a los seguidores republicanos de Trump tomando el Capitolio e intentando desconocer los resultados electorales (que el propio Trump se había encargado de deslegitimar, incluso antes de que sucedan).

A escala planetaria, se pueden ver las tensiones no sólo entre EEUU y sus aliados con el bloque que conforman China, Rusia y sus aliados, sino incluso a lo interno del bloque occidental. No toda la Unión Europea cree que el conflicto en Ucrania se resuelva de la misma manera, más allá de que se han acoplado (como lo hicieron históricamente) a los designios de Washington.

Un mundo plagado de incertidumbres

La prensa mundial analiza casi en su totalidad el conflicto en Ucrania como una jugada macabra de Putin, el gran dictador mundial. Tan alejado de la realidad es esta afirmación, que bastaría con repasar las intervenciones del mandatario ruso -desde hace al menos una década- para comprender la opereta.

En Ucrania se juega una partida decisiva para el futuro a largo plazo. Tal como sucedió en Siria en 2014, de la resultante de ese conflicto se determinará si EEUU y la OTAN pueden volver a subsumir al mundo entero a sus pies o si por el contrario se fortalece el camino hacia un mundo multipolar. Y por muy alejado que parezca, lo que allí suceda seguramente determinará muchas situaciones de nuestra vida política interna como país.

Lo analizábamos semanas atrás, junto con el analista Guadi Calvo, el golpe de Estado en Pakistán y el envalentonamiento del gobierno de Kirguistán en su postura anti-rusa, es la continuidad de la guerra de Ucrania.

El mismo Putin fue quien señaló hace poco más de una década que vivimos en un mundo donde la única regla que existe, es que no hay reglas. De Allí que vivamos un momento de gran incertidumbre, porque lo que realmente está en juego hoy, y de lo que pocos hablan, es la hegemonía, es el modelo político a seguir, es si EEUU y sus socios logran reimponerse y ordenar a sus anchas el mundo o si por el contrario se abren las puertas hacia otras formas.

De ganadores y perdedores

Pero como toda disputa, lo que hay de fondo son intereses. Y parece que nadie habla a ciencia cierta de los intereses de quiénes. En todos los casos mencionados las disputas de poder se dan principalmente entre los actores de la vida política de esas naciones y/o alianzas. Quienes prácticamente no aparecen mencionados son los verdaderos sectores de poder: las corporaciones, la banca, las exportadoras, las farmacéuticas, el sector financiero. Sectores que se enriquecieron a costa del mundo entero y que hoy no es se desesperan ante la posibilidad de que ello cambie.

¿Y dónde quedamos los pueblos? Siempre en el mismo lugar, el de espectadores de esa realidad. Desafortunadamente las corporaciones mediáticas blinda a los verdaderos enemigos de la humanidad, los gobiernos, excepto honrosas excepciones, no ponen en cuestión a esos poderes so pretexto de intentar resolver problemas (que esos mismos sectores de poder generan) y de llegar a acuerdos para que todos contribuyan a solucionar las penurias que pasan amplios sectores de nuestros pueblos.

La realidad histórica nos demuestra (y lo decíamos la semana pasada) que ellos (las oligarquías, las corporaciones multinacionales, el imperio y sus aliados) nunca nos van a aceptar. Siempre vamos a ser su materia prima descartable. Si esto es así ¿Por qué seguir perdiendo el tiempo?

Nicolás Sampedro
Nicolás Sampedro

Prefiero escuchar antes que hablar. Ser esquemático y metódico en el trabajo me ha dado algún resultado. Intento encontrar y compartir ideas y conceptos que hagan pensar. Me irritan las injusticias, perder el tiempo y fallarle en algo a les demás.

Desafíos 2021: la constancia del cambio permanente (Parte II)

Desafíos 2021: la constancia del cambio permanente (Parte II)

TIEMPO DE LECTURA: 7 min.

La reaparición de nacionalismos extremos son otro de los efectos y al mismo tiempo desafíos que enfrentar en este período pandémico aún y post pandémico cuando logremos derrotar la enfermedad. Desafío por encarar, al igual que las políticas de fragmentación que serán parte del panorama en amplias regiones del mundo: Siria, Irak, Libia, Sudamérica (Venezuela sometida a los ataques permanentes de Estados Unidos y el grupo de Lima). Como también el nacionalismo económico como campo de estudio, es decir aquel discurso político que defiende a las empresas locales y rechaza a los inmigrantes y los bienes importados, donde existe el peligro de mayor proteccionismo y guerras comerciales. La respuesta a la pregunta ¿Cómo saldremos de esta pandemia? No es fácil y las alternativas son variadas. ¿Más insulares, más tribales, más egoístas?

Algunos europeos ya están aplaudiendo los efectos del COVID 19. “La necesidad de fronteras está siendo reivindicada por la pandemia”, afirmó en una entrevista Laura Huhtasaari, miembro del Parlamento Europeo por el partido nacionalista-populista de Finlandia. “El globalismo se está derrumbando”. Esto trae como desafío la necesidad de trabajar por implementar o reimplementar instituciones de integración más allá de aspectos políticos, sino que también adicionen lo económico, cultural, lo científico entre otros aspectos. Tal necesidad fortalece las democracias, las obliga a profundizar los derechos sociales y económicos de la población, tomar más conciencia de sus propias necesidades y anhelos y con ello impulsar las luchas sociales. No es sólo retomar sino que refundar.

Trabajar por una verdadera humanidad

Esta es una línea de trabajo fundamental que posibilita los diálogos para la cooperación frente a los grandes centros de poder, nos permite avanzar hacia acuerdos regionales de beneficio para el territorio y no para beneficio exclusivo de las empresas transnacionales. Tal idea de trabajo nos obliga a evitar esa fragmentación regional, fortalece la solidaridad, impulsa la integración y va apoyando la creación de condiciones propicias para impulsar las transformaciones (y no sólo las interpretaciones) necesarias para lograr nuestra verdadera independencia. Avanzar hacia un mundo más justo y sostenible, tras esta tremenda prueba local, regional, nacional y global, que nos impuso esta pandemia, nos impele hacia la creación de un mundo más justo y sostenible.

Resulta un imperativo trabajar por políticas de acceso universal a Internet, bajo líneas potentes con uso de tecnología de primer nivel a bajo costo y sin restricciones ni censuras como se ha experimentado por medios de información alternativos. Este aislamiento social obligatorio, esta cuarentena impuesta ha demostrado que es posible llevar adelante tareas mucho más allá de las que suponíamos, de manera remota; lo que trae como desafío el poder desplegarlas con la protección social necesaria. Exigir la protección social para los sectores más desfavorecidos: salud, educación, alimentación, previsión.

La búsqueda de la vacuna contra la Covid 19, en cuya carrera vemos a las grandes potencias: China, Estados Unidos, Rusia, Europa, pone en el tapete la exigencia de la libre circulación y acceso al conocimiento como un bien imprescindible. A la política de querer imponer una lógica de apropiación exclusiva del conocimiento, hay que oponer la cooperación, la difusión, el conocimiento general. Millones de investigadores, miles de centros de investigación (públicos y privados) comparten avances, estudios, revistas hasta ayer cerradas abren sus publicaciones, existe una corriente de pensamiento de amplitud inimaginable. La OMS, la UNESCO, centros de estudios económicos se abren y exigen abrir sus fuentes de conocimiento.

Esto es positivo, un tremendo desafío y hay que aprovecharlo, las leyes de transparencia hay que utilizarlas y dejar a la vera del camino a quienes pretenden imponer una lógica de apropiación, exclusiva y excluyente (tratando de extraer los mayores niveles de ganancia) ese tipo de conducta está siendo cuestionada y debe serlo como parte de nuestros desafíos globales. La democratización del conocimiento es un desafío ineludible, un derecho humano ya a estas alturas.  

Desafíos 2021: La Constancia del Cambio Permanente (Parte I)

La pandemia nos volvió a demostrar la importancia del Estado y de la industria nacional, en un tema tan estratégico como es la salud. En esto, y su decisión soberana de proceder a su propia fabricación de la vacuna contra el Covid 19, que permite superar la lógica del monopolio farmacéutico pone en primera línea a Irán“Desde la eclosión de la pandemia del nuevo coronavirus en el mundo hace 10 meses, los científicos persas se pusieron a trabajar en una vacuna, pese a que el país se encuentra bajo un régimen durísimo de sanciones estadounidenses. El pasado 13 de noviembre del 2020, el portavoz de la Organización para Alimentos y Medicinas de Irán, Kianush Yahanpur, destacó que ocho vacunas iraníes contra la COVID-19 se encuentran como candidatas en la lista de la Organización Mundial de la Salud”

Tengamos presente que el mercado de vacunas contra la gripe, que es el verdadero negocio, con valor de decenas de miles de millones de dólares al año, nos está sugiriendo que si la Covid-19, como la gripe, llegó para quedarse y va a requerir inyecciones de refuerzo anuales, entonces sí podría ser enormemente rentable para las empresas farmacéuticas, que hoy se han cuidado mucho de no aparecer beneficiándose en extremo, después de recibir aportes externos y de estados que han cubierto su trabajo, que ha permitido contar con una vacuna con más anticipación de lo esperado. Los datos que se manejan señalan, que en total, los gobiernos han proporcionado US$8.600 millones, según la empresa de análisis de datos científicos Airfinity. Las organizaciones sin fines de lucro han otorgado casi US$1.900 millones. Sólo US$3.400 millones provienen de la propia inversión de las empresas, y muchas de ellas dependen en gran medida de la financiación externa o de aportes como la Fundación Gates, Jack Ma de Alibaba entre otros.

En otra línea de desafíos, desde la necesaria mirada global que tenemos que asumir la crisis que vivimos y los desafíos que enfrentamos dejan claro que los vínculos con nuestra madre naturaleza con el medio ambiente en general y con nuestros congéneres no ha sido positiva y debe cambiar. Este año 2020 hemos atestiguado aún más (no es nuevo, pero ha quedado en evidencia global como nunca) que no podemos seguir manteniendo nuestra forma de vida ciega, sorda y muda, en un modelo de desarrollo suicida.  La enorme mayoría de la humanidad está en peligro cierto, más allá del tema pandémico sino por las pésimas condiciones sanitarias, su escaso acceso a la salud, las mínimas condiciones de supervivencia. Y, en esta realidad resulta suicida seguir sosteniendo las mismas tecnologías de producción que se basan en el uso intensivo de nuestros escasos recursos, el uso de pesticidas en la agricultura, de sustitución de cultivos variados por aquellos más rentables y dedicados a la exportación.

Es importante no perder de vista que, a pesar de que la crisis derivada de esta pandemia será muy nociva para nuestra región, muchos de los factores que frenan su avance a esta nueva etapa son de carácter estructural y previos a la crisis del COVID-19. No nos nuble la vista la pandemia cuando nuestras necesidades de cambios medulares son anteriores. Un desafío transversal que debe ser el norte de nuestra visión de defensa de lo humano, de nuestra condición de seres humanos por encima del capital es incentivar y apoyar alternativas de vida saludables, alimentación, prevención en salud. Y en el plano laboral, la realidad de una población lanzada a su suerte, una enorme masa poblacional sin recursos para satisfacer sus mínimas necesidades nos impele a preguntarnos si parte de la lucha está en garantizar o avanzar hacia el ingreso universal, no se supervivencia sino de vida justa y digna.

Existe la necesidad de avanzar en un trabajo riguroso de análisis, diagnóstico y propuestas. Ser certeros en aquello que realizamos, responsables. Ser certeros implica ser consecuentes, con un análisis científico de la realidad. El voluntarismo está alejado del trabajo con rigor, que en el plano de las ideas implica estudiar, analizar, visualizar, decir, sostener, denunciar y llevar adelante esa idea que nos refiere que la teoría es gris pero el árbol de la vida es inmensamente verde.

Hago mía las palabras de la investigadora argentina Anabel Martin al sostener que “Encarar el camino de la transformación requiere, sin embargo, reconocer las enormes tensiones que se generarán. Es de esperar una disputa muy fuerte entre los defensores de lo establecido, de los sistemas de privilegios actuales, y los que promuevan transformaciones. Las voces de los grupos de poder, de hecho, ya están trabajando a tiempo completo, movilizadas ante las más pequeñas señales de cambio, para defender el statu quo” Y en ese escenario nuestra posición debe estar muy clara, firme y decidida. Los desafíos del año 2021 refieren que lo único inmutable es el cambio permanente y esa mutación no puede ser sólo la de un virus, como se está experimentando en Europa, sino que de pensamiento, de acción transformadora, de modificar las condiciones de vida que no satisfacen las necesidades de gran parte de la humanidad. Tenemos mucho trabajo.

Artículo publicado originalmente en segundopaso.es

Pablo Jofré Leal
Pablo Jofré Leal

Periodista y escritor chileno. Analista internacional, Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. especialista en temas de Latinoamérica, Oriente Medio y el Magreb. Es colaborador de varias cadenas de noticias internacionales. Creador de revista digital www.politicaycultura.cl

¿Marcha opositora en La Plata?

¿Marcha opositora en La Plata?

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.
Una multitud de personas con diferentes consignas se reunieron en Plaza Moreno de la ciudad de La Plata.

El feriado del 12 de octubre (Día de la Diversidad Cultural o el Día que comenzó la Resistencia Indígena) tuvo lugar en Plaza Moreno, La Plata, a eso de las 16 horas, una concentración opositora al Gobierno nacional que quedó diluida en una multipicidad de reclamos que, sin consigna clara, se propuso juntar la mayor cantidad de personas. La oposición al gobierno de Alberto Fernández no tiene un horizonte colmado de propuestas. Por el contrario, todo lo que hace el gobierno está mal y ese es el reclamo.

Se concentraron allí personas antivacunas, antisistema, antigobierno, antibarbijo, seguidores de Anonymus en contra del maltrato animal, grupos que estaban desde antes reunidos tomando mate, familias que paseaban con sus hijos e hijas, trabajadores de la economía informal y muchos bocinazos de autos cuyos dueños ondeaban banderas de Argentina, entre otros.

La palabra, por momentos virulenta, era intermediada por el partido libertario y cedida, según ellos, a bioquímicos que explicaban que la vacuna era un invento para controlarnos y que no tenía fundamentos científicos para una enfermedad que no existe. También había médicos que estaban en contra del barbijo y que decían que “respiramos dióxiodo de carbono y éste es más letal que el COVID – 19”. Otras personas arengaban en contra del nuevo orden mundial y luego se decían librepensadores y terminaban con arengas de una Argentina libre de corrupción.
Algunos afrimaban que la cura era el dióxido de cloro; otros pedían juicio político a Cristina Fernández y a Alberto Fernández por traición a la Patria porque “ni en tiempos de Macri la destrucción de la sociedad y de la economía fue tan grande”. En resumen, un despifalrro de energía, de palabras y de combustible para estos librepensadores que creen saber más que la OMS, que piensan que la economía se soluciona con más empréstitos y que el reclamo político no es más que la convicción de que todo lo que haga el peronismo siempre estará mal.

Duver Arboleda
Duver Arboleda

Vengo de la tierra del café y de la ciudad de las montañas. Soy un proyecto de contador de historias y de periodista cultural, para lo que uso la fotografía, el vídeo y, sobretodo, la palabra. Escribo y “foteo” porque le apuesto a una sociedad justa. Mi lema: para todos todo.

¿Qué puede aprender A. Fernández de Matrix?

¿Qué puede aprender A. Fernández de Matrix?

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

La verdad y la realidad parecen conceptos cada vez más inabordables, complejos y confusos. ¿Y si al final todes tomamos la pastilla azul de Morpheo? ¿Acaso Fernando Iglesias discutiendo con una cuenta fake de Twitter no es surrealista? ¿Nadie vió a Leuco Jr quejándose de un retweet del presidente? ¿No se refregaron, incrédulos, los ojos al leer el comunicado escrito y publicado por la tiktoker devenida en presidenta del PRO? ¿Qué pasó con la oligarquía que sabía tener intelectuales de la talla de Leopoldo Lugones? ¿No merece nuestro Neo un agente Smith?

El Covid-19 no sólo funcionó como catalizador de procesos sociales que se encontraban latentes en la sociedad, sino que también puso al desnudo una oposición acéfala y despojada de un relato creíble. ¡Ojo! No es la idea minimizar o subestimar el poder de daño que tienen gracias al enorme aparato mediático a su alcance. Sin embargo, el comunicado emitido por Juntos por el Cambio ante el asesinato de Fabián Gutiérrez es un punto de quiebre.

Hay que tener en cuenta varias aristas que se desprenden de lo sucedido el fin de semana. En primer lugar, se mostraron claramente las divisiones que se venían evidenciando con el paso del tiempo. Ya desde el año pasado, después de las PASO, cuando la derrota era inminente y la imagen del “hijo boludo” de Franco estaba más devaluada que la moneda de Ruanda, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal buscaron distanciarse llegando incluso a cerrar sus campañas en lugares diferentes.

Esas diferencias fueron mutando con el paso del tiempo: ahora en la oposición se ven dos posiciones claras. Por un lado, aquellos que tienen la responsabilidad de gobernar o tienen aspiraciones políticas, como es el caso de Larreta y Vidal; y por otro, aquellos que son sólo oposición, o tienen la espalda suficiente como para bancar la parada, como Patricia Bullrich, el ex gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo.

La principal diferencia entre los dos es en el cómo hacen política. El “ala blanda” busca evitar la confrontación directa, mostrarse dialoguistas, al tiempo que operan en las sombras. En cambio, el “ala dura” con Miauri a la cabeza, va con los tapones de punta y no tiene ningún tipo de problema en llamar a romper la cuarentena, proponer el modelo londinense de “inmunidad de rebaño” en donde se busca la inmunidad invitando a las personas que se contagien (spoiler alert: no funcionó y ya hay 286 mil muertes) y ahora tratar literalmente a Cristina de asesina a la primera de cambio. ¿Será la señora Bisman la community manager y nadie nos dijo nada? ¿Toman dimensión en el gobierno nacional de la impronta claramente golpista?

Tener la necesidad de salir a buscar rédito político de una muerte en tiempo récord muestra debilidad y la carencia de una línea discursiva clara, aspecto fundamental a la hora de desplegar política. Nunca está bueno que el adversario vea que estamos sangrando y menos que perciba falta de unidad y cohesión. El hecho de que Bullrich sacara el comunicado cuando todavía estaban discutiendo si era realmente el momento para salir a hablar, muestra al ala dura desesperada. No sólo fue firmada por pocos integrantes, sino que provocó la intervención del partido por parte del ala de Vidal. Si bien no se discute la ruptura del espacio, sí se pone en cuestión el liderazgo que lleva adelante la Pato. A partir de ahora, se conformó una mesa directiva en donde participarán representantes de cada bloque para así limitar el poder de la presidenta del partido.

Lo aberrante del comunicado es que se tardaron horas en descontar el móvil político en el asesinato. Al poco tiempo, apresaron a cuatro sospechosos; uno de ellos se declaró culpable y luego encontraron el cuerpo en la casa de otro de ellos. Además mintieron al nombrar a Gutiérrez como testigo protegido en la infame causa de los cuadernos, sin ningún reparo tergiversaron lo que él dijo en su declaración. Su aporte fue, cuanto mucho, intrascendente. Lo peor de esto, es que hacía un tiempo Fabián se había comunicado con Gustavo Sylvestre para comentarle los aprietes que había recibido para que declarara en contra de CFK; maniobra que solían aplicar el falso abogado, Marcelo D’alessio, y el fiscal, Carlos Stornelli (al día de hoy cumpliendo funciones). Finalmente todas las pruebas llevarían a pensar que se trató de un crimen ligado a extorsiones por la orientación sexual del ex secretario de Cristina.

Del lado verde de la grieta no todo parece estar funcionando lo suficientemente aceitado como el contexto lo exige. Y sí, se pecará de criticón ante un gobierno que debe enfrentar una pandemia con un aparato estatal destruido, pero al peronismo siempre hay que exigirle el máximo y sin tapujos. Lo más importante sea tal vez encontrar la manera de no desgastar con tanta exposición al presidente, sobre todo cuando dentro del gabinete hay funcionarios más que capaces para salir a discutir con los medios. En palabras de Aníbal Fernández : “Pidan la pelota, loco, dale. Ayuden un poco al Presidente que está haciendo un esfuerzo muy grande y no le saca el culo a la jeringa”.

El gobierno nacional debería potenciar el aspecto comunicacional de la gestión, principalmente porque dispone de la TV pública, la Radio Racional y de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual para poner en disputa la visión de la realidad que proponen desde el stablishment financiero-parasitario. Tal vez, en el último ejemplo esté la clave para poder entrar verdaderamente en la lucha por la construcción de una hegemonía nacional y popular. ¿Qué mejor que la democratización de la palabra, que cientos de radios comunitarias colmando las bandas sonoras, o canales de televisión cooperativos copando las pantallas de les argentines? El cielo es el límite si se tiene la voluntad política.

La clave, dicho explícitamente, está en crear un relato de realidad que sea tan creíble como el que venden del otro lado. La realidad en la Matrix se ve en el mundo “real” como un lenguaje alfa numérico y solo puede interferir en ella aquel que comprende el código y puede utilizarlo a su favor. @alferdez debería aprender de Neo y formar una red de medios comunitarios para ejercer el dominio de nuestro entorno y cercar, de una vez por todas, a nuestro agente Smith.

Nicolás De La Iglesia
Nicolás De La Iglesia

Existencialista. La cuestión del “ser” le parece inabordable. El humor es su bálsamo, la tabla con la que surfea la ola de mierda que puede ser la realidad. Hace poco se dio cuenta que siempre fue peronista.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!