El reclamo argentino por Malvinas tuvo un amplio apoyo en la ONU

El reclamo argentino por Malvinas tuvo un amplio apoyo en la ONU

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

En el debate general sobre temas de descolonización, de la Comisión de Política Especial y Descolonización, Argentina contó con un fuerte respaldo internacional para que el Reino Unido reanude los tratados bilaterales para resolver la disputa de soberanía en el Atlántico Sur.

En la primera sesión del debate general conjunto sobre temas de descolonización de la Comisión de Política Especial y Descolonización de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), Argentina obtuvo un amplio apoyo internacional, ante un nuevo reclamo para que el Reino Unido se siente a la mesa de negociación para resolver la disputa por la soberanía por las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes.

Según informó la Cancillería argentina, la Representante Permanente ante las Naciones Unidas y embajadora, María del Carmen Squeff, reiteró la invitación al Reino Unido a resolver pacíficamente la disputa de conformidad con lo dispuesto por la Asamblea General. En su exposición subrayó que la negativa británica a reanudar las negociaciones “no encuentra fundamento en el derecho internacional”, ya que “en la cuestión de las Islas Malvinas nos encontramos con un territorio colonizado por el Reino Unido, sin que haya un pueblo sujeto a la subyugación, dominación o explotación colonial”.

Respecto de la cuarta comisión, la secretaría de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur informó Revista Trinchera que es importante dado que “trata los temas relativos a la descolonización, entre otras cuestiones, por eso es importante que se debate sobre estos temas de la Comisión, ya que Malvinas es un caso de descolonización pendiente de resolución según establece Naciones Unidas. Los 193 miembros de la Asamblea General pueden participar del debate de la Comisión sobre los casos en tratamiento”.

Por otra parte, Squeff destacó las “acciones unilaterales” que lleva adelante el Reino Unido en el área en disputa, que incluyen la “exploración y explotación ilegal de recursos renovables y no renovables” en el área y una “desproporcionada” presencia militar que resulta completamente injustificada “ya que todos los Gobiernos democráticos de la Argentina han reafirmado su decisión de resolver la controversia exclusivamente por medios pacíficos”.

En este sentido, desde la secretaría de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, indicaron a este medio que las medidas del Reino Unido “son acciones contrarias a la resolución 3.149 que establece la no realización de acciones unilaterales. La Argentina considera que tales acciones son las actividades de exploración y explotación de recursos naturales en torno a las islas, como las licencias de pesca y las licencias de exploración de recursos hidrocarburíferos en las aguas circundantes en el Atlántico Sur”. 

Desde la secretaría también señalaron que “es positivo que muchos países manifiesten su apoyo a nuestra Nación y/o soliciten la reanudación de las negociaciones entre la Argentina y el Reino Unido tal y como establecen las docenas de resoluciones aprobadas en la Asamblea General”. En este sentido, el embajador de Ecuador, intervino en nombre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), y recordó el “interés permanente” de los países de la región en que la Argentina y el Reino Unido “reanuden las negociaciones a fin de encontrar una solución pacífica y definitiva a la disputa”.

Asimismo, informó a su Presidencia Pro Tempore de la Comunidad sobre el mandato de los jefes de Estado y de Gobierno, que solicitara al Secretario General de la ONU la renovación de sus esfuerzos en el cumplimiento de la misión de buenos oficios sobre el tema. Además, destacó la permanente “actitud constructiva y disposición del Gobierno argentino para alcanzar, por la vía de las negociaciones, una solución pacífica y definitiva a esta anacrónica situación colonial en suelo americano”.

En nombre de Mercosur y países asociados, el representante de Uruguay, reiteró el apoyo del bloque a los derechos argentinos sobre las islas y destacó: “La manera de poner fin a la especial y particular situación colonial de las Islas es la solución pacífica y negociada de la controversia entre las dos partes”. Sin embargo, advirtió: “Resulta imprescindible que el Reino Unido ponga fin a la exploración y explotación de recursos naturales”, y reiteró el reconocimiento al “derecho que le asiste a la República Argentina de emprender acciones legales, con pleno respeto del Derecho Internacional, contra las actividades no autorizadas en dicha área”.

Durante la sesión también se pronunciaron Nicaragua, México, Guatemala, Perú, Brasil y Panamá, y todos se expresaron a favor de los legítimos derechos de la República Argentina en la disputa de soberanía en el Atlántico Sur. El respaldo de los otros Estados miembros en la denominada “Cuarta Comisión” fue en respuesta a la posición presentada en ese ámbito por la Argentina en relación a la disputa por la soberanía en el Atlántico Sur.

Al respecto, desde la secretaría mencionaron que “estos apoyos se enmarcan dentro de un accionar diplomático que este año ha visto hitos en la aprobación de la resolución del C-24 en junio y la intervención del presidente en la Asamblea General y ahora en las intervenciones de varios países en el debate de la Cuarta Comisión”.

Desde el Palacio San Martín, manifestaron en un comunicado oficial el “agradecimiento” del Gobierno argentino a “todos los miembros de la comunidad internacional que se han pronunciado y se pronunciarán a lo largo del debate de la Cuarta Comisión en respaldo a la reanudación de las negociaciones entre la Argentina y el Reino Unido como único modo de poner fin a la anacrónica situación colonial de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes”.

El debate sobre descolonización de la Cuarta Comisión continuará la semana próxima y se esperan más intervenciones de respaldo de los derechos argentinos y de la reanudación de las negociaciones entre la Argentina y el Reino Unido en relación con la cuestión Malvinas. “De todas formas, en junio de 2023 se sesionará el C-24 y tratará la Cuestión Malvinas. En ambos espacios se trata el tema de descolonización todos los años, entre ellos Malvinas es un caso pendiente”, resaltaron desde la secretaría.

RTA fue destacada por su “Código de Ética” por la ONU

RTA fue destacada por su “Código de Ética” por la ONU

TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

El relator de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, Francisco Cali Tzay, participó de las jornadas de capacitaciones de la iniciativa que implementará Radio y Televisión Argentina y mostró su deseo de que “pueda ser reproducido en otros países”.

El relator de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, Francisco Cali Tzay, participó en una de las primeras jornadas de capacitaciones sobre el Código de Ética, que implementará Radio y Televisión Argentina (RTA), en el marco de lo dispuesto por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. En este sentido, el relator calificó al código como un “ejemplo” y manifestó su deseó de que “pueda ser reproducido en otros países“.

El Código de Ética se aprobó por unanimidad el 7 de octubre pasado en el Directorio del organismo tras un proceso de reflexión, aportes y redacción en el que participaron un centenar de especialistas, organizaciones de la sociedad civil y trabajadores. Después de meses de trabajo en conjunto entre Radio y Televisión Argentina (RTA) y la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) publicaron “Los jueves a las 10”, un libro que recorre el proceso de redacción del primer código de ética de la televisión pública, que es de acceso libre y gratuito. 

Para profundizar sobre el tema y comprender la importancia del mismo, Revista Trinchera diálogo con la Doctora en comunicación, investigadora y directora de RTA, Cynthia Ottaviano, y señaló que “es un gran logro haber creado el primer Código de ética de la historia audiovisual argentina. Sobre todo, si se tiene en cuenta la peculiaridad que lo caracterizó desde el comienzo: se realizó en la televisión, para ser aplicada en ella, en un mundo de pantallas, pero hoy es texto, un compromiso escrito. Aún más, podría decirse que se trata de un contrato a ser cumplido, que, hasta aquí, nadie se había atrevido a concretar“.

Desde una perspectiva legal, como se señaló, el Código que se publica en la parte VI (pp. 287-295) implica el cumplimiento férreo del artículo 134 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (lsca), que obliga al Directorio de Radio y Televisión Argentina (RTA) a “promover la aprobación de un código de ética y establecer los mecanismos de control a efectos de verificar transgresiones a sus disposiciones“, destaca al respecto la introducción escrita por Ottaviano en el libro que relata el proceso de producción del código.

Con respecto al rol que cumple el acuerdo de ética, la directora de RTA señaló a este medio que “es entre quienes trabajamos en la televisión pública y las audiencias para mejorar la pantalla, para que la diversidad que hay en la Argentina esté en la televisión pública, para que tengamos un carácter federal, para que todos nos encontremos en esa casa que es la televisión“.

Después de un año de difusión y creación del Observatorio, Ottaviano anticipó en Revista Trinchera que “entrará en plena vigencia el próximo octubre, en el marco del 71° aniversario de esa señal pública“, y agregó: “Daremos otro paso histórico colectivo y lo pondremos en pleno funcionamiento“. Por el momento se llevan adelante las capacitaciones que están abiertas a todo el personal de la TV Pública y Trenque Lauquen, con énfasis en comunicadores, productores de toda jerarquía, periodistas, editores, camarógrafos y asistentes. 

El reconocimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha sido clave para profundizar la difusión de la labor en América Latina y más recientemente el reconocimiento del relator de ONU, para difundirlo a nivel mundial. En este sentido, la investigadora señaló: “Queremos generar una marea ética, que en todas las redacciones del país se debata qué es noticia y qué no, criterios de noticiabilidad, jerarquizaciones periodísticas, cómo erradicar las violencias, discriminaciones y discursos de odio“.

Cómo volver a las fuentes y rescatar nuestra profesión, el periodismo en clave emancipatoria y la ética, en clave comunitaria, en el marco de la política del encuentro para generar compromisos que profundicen las democracias“, concluyó la directora de RTA.

En lo referente a pueblos originarios, el código incorpora diversos artículos que promueven sus derechos culturales y comunicacionales en un marco de promoción de la interculturalidad. Además, declara la necesidad de una comunicación despatriarcal y desmercantilizada, y se propone la búsqueda de la verdad, la diversidad, la pluralidad y la interculturalidad.

El Comité de Descolonización de la ONU volverá a tratar el reclamo argentino por Malvinas

El Comité de Descolonización de la ONU volverá a tratar el reclamo argentino por Malvinas

TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

El gobierno argentino confirmó que el Comité de Descolonización de Naciones Unidas (ONU) volverá a poner sobre la mesa la cuestión Malvinas en su próxima reunión el 23 de junio. 

El gobierno argentino confirmó que el Comité de Descolonización de Naciones Unidas (ONU) volverá a tratar el reclamo soberano argentino por las Malvinas e islas del Atlántico Sur en su reunión del próximo 23 de junio. El país insistirá su reclamo de soberanía sobre el archipiélago usurpado por Gran Bretaña que, además, será acusada por sostener 11 de los 17 casos de colonialismo que aún existen en todo el mundo.

En la comitiva argentina que participará del encuentro estarán el canciller, Santiago Cafiero y el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Guillermo Carmona. En declaraciones reciente este último puntualizó que la “Argentina tiene que sostener con persistencia la reivindicación de soberanía. Frente a la reticencia británica tiene que haber persistencia argentina”.

En la reunión, Argentina pondrá en evidencia -una vez más- la situación que se vive en esa parte del territorio nacional usurpada y según Carmona, también se exigirá “no solamente que se retome el diálogo sino también las negociaciones, que por reticencia del gobierno británico quedaron congeladas poco antes de la Guerra, en febrero de 1982”.

La reunión del Comité de Descolonización tendrá en el blanco de la mira a los británicos en buena parte de la agenda dado que en la actualidad está acusado de ser el país con más colonias en todo el mundo. De los 17 casos que tratará la ONU, 11 corresponden a enclaves británicos: la colonia de Sahara Occidental y las islas del caribe Anguila, Bermuda, Caimán, Montserrat, Turcas y Caicos, e Islas Vírgenes Británicas.

Se les suman las islas Santa Elena, en el Atlántico; Pitcairn, en Oceanía; y Gibraltar, en la Península Ibérica; además de las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur, en territorio argentino. El resto de los casos corresponden a Estados Unidos (Islas Vírgenes estadounidenses, Guam y Samoa Americana), Francia (Nueva Caledonia y la Polinesia francesa) y a Nueva Zelanda (Tokelau).

Todos son casos pendientes de descolonización, por eso “es importante poner en evidencia lo que se vive en esta parte de la Argentina”, subrayó Carmona en declaraciones a la prensa. El funcionario puntualizó que hay expectativas de que en algún momento se reconozca la soberanía nacional del archipiélago por lo que indicó que es importante “seguir en la búsqueda de la oportunidad histórica para que se retomen las negociaciones”.

Al respecto el secretario sostuvo que “Argentina tiene que seguir con su política de sumar apoyos internacionales”, ya que “los países que han logrado resolver este tipo de casos de colonialismo son los que conjugaron su fortalezas internas con el aprovechamiento de condiciones internacionales favorables”.

En este marco, desde que se inició el proceso del Brexit, que implicó la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, la Argentina podrá trabajar para que esa nueva realidad internacional juegue a su favor en cuando a la soberanía de las islas. En este sentido, la idea es contrarrestar el efecto del Global Britain, la nueva política de Londres para fortalecer sus posiciones tras el Brexit y que implica aumentar la presencia militar en enclaves y zonas de influencia.

Al respecto, Carmona señaló que “esa política imperialista intenta ser resucitada por el conservadurismo británico de Boris Johnson”. En paralelo, sostuvo que la Argentina también considera que ante el conflicto en Ucrania se ha puesto de manera muy potente el principio de integridad territorial como uno de los ejes del reclamo nacional.

Por otra parte, el funcionario remarcó que uno de los ejemplos del giro que dio la Argentina en su política de reclamo territorial se evidenció en la última Cumbre de las Américas, ya que el presidente Alberto Fernández aclaró que en el logo del encuentro no estaban presentes las Islas Malvinas. Carmona enfatizó que “lo que vale sobre todo es que el Presidente haya hecho notar que las Malvinas son argentinas”, algo que se dejó de hacer durante el gobierno de Mauricio Macri y Juntos por el Cambio.

En el mundo también pasaron cosas

En el mundo también pasaron cosas

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

A mediados de septiembre, el presidente francés Emmanuel Macron se desayunaba que ya no vendería a Australia una docena de submarinos de producción gala dado que el país de los canguros había firmado un tratado de cooperación militar con sus socios británicos y norteamericanos.

Lejos de significar un enojo por la pérdida de una venta de más de 90 mil millones de dólares, este acontecimiento marcaba que Francia ya no era considerado un actor de relevancia en la estrategia de Estados Unidos.

El hecho es que la alianza anglosajona da cuenta de que Europa, casi en su conjunto, ya no es un actor de relevancia para la estrategia global del, hasta ahora, hegemón mundial. Y decimos casi porque solo Alemania está contemplada a priori como uno de los posibles países que se acoplen a la llamada alianza de espionaje “Cinco Ojos” (The Five Eyes). Una organización explícitamente llamada al espionaje masivo de las comunicaciones internacionales.

La nueva alianza entre Australia, Gran Bretaña y EEUU (AUKUS por sus siglas en inglés) está llamando a la contención de China en la región indopacífica. Europa pasa a un segundo plano y el grupo de países del grupo llamado Quad (EEUU y Gran Bretaña secundados por Australia, India y Japón) se eleva al podio ¿para preparar una futura guerra contra el gigante asiático?.

Más allá del malestar galo y las expresiones de solidaridad del bloque europeo, es claro que Bruselas quedó fuera de jugada. Creyeron que lamiendo la bota de Washington lograrían revertir la quebrantada relación luego del paso de Trump, pero lejos de que esto suceda, los gringos los dejaron pagando. Impusieron a la Unión Europea frenar los acuerdos comerciales con China y les pagaron bajándoles el precio.

Si se mira esta jugada desde un mapamundi, los países secundantes de la alianza Quad (Japón, Australia y la India) forman una especie de “V” que marca el triángulo de contención sobre el indopacífico, lugar estratégico al que EEUU parece direccionar muchos de sus cañones.

Si se continúa una línea imaginaria desde la India hasta Gran Bretaña, lo resultante es que gran parte del territorio oriental a ella parece la parte europea sacrificable para la estrategia de contención de los anglosajones. ¿Será por ello que tanto Francia como Borrell insistían en la necesidad de crear un ejército europeo propio? Pese a las declaraciones, ¿se animará el bloque a romper con Estados Unidos ante semejante burla?

Pero la traza de este bloque no solo está asociado a la UE. ¿Cuántos golpes de Estado hubo en los últimos meses en África? ¿Es mera casualidad que estos hechos se dieran luego de la retirada de EEUU de Afganistán y de estar dando muestras de no querer seguir entrampado en guerras eternas? ¿Serán la República Popular Democrática de Corea y Taiwán las fichas predilectas del nuevo bloque anglosajón?

Nuevamente mirando el mapa, esa línea paralela entre Australia, India y Gran Bretaña podría significar la intención de las potencias anglosajonas (sobre todo EEUU) de recuperar terreno en los continentes africano y nuestroamericano. Lo hemos analizado en otras oportunidades: tanto China como Rusia han comenzado a jugar cada vez más fuerte tanto en África como en Medio Oriente y en Nuestra América y el Caribe, y la supervivencia de EEUU como potencia global depende del control sobre todo de nuestro continente.

¿Será por ello que los gringos enviaron al títere Lacalle Pou y al hijo del secretario del dictador paraguayo Alfredo Stroessner a despotricar contra Cuba, Nicaragua y Venezuela a la VI Cumbre de la CELAC? Allí los norteamericanos también sufrieron algunos reveces: Nicolás Maduro participó presencialmente del encuentro en México pese a las presiones para que no lo hiciera, la declaración final del encuentro abogó directa o indirectamente por el fin del Bloqueo contra Cuba y las sanciones unilaterales a ésta, a Venezuela y a Nicaragua; además de contar con la participación de Xi Jimping por invitación de Andrés Manuel López Obrador.

Entre tanto, en la CELAC y en la ONU (porque aunque en Argentina no se haya hablado mucho del tema sucedieron ambas Cumbres) Venezuela continuó denunciando la guerra multidimensional que EEUU lleva adelante contra la nación bolivariana.

En cuanto a la CELAC, las novedades no solo estuvieron marcadas por el faltazo de Duque (que mientras tanto se juntaba con el mandamás del Comando Sur que visitó Colombia) y Bolsonaro, por los desplantes de Uruguay y Paraguay contra Cuba, Nicaragua y Venezuela, los reveces cubano y venezolano contra éstos, sino también por el intríngulis entre la Nicaragua Sandinista y el papelón argentino.

Nicaragua se despachó contra nuestro país, calificando al gobierno de Alberto Fernández como peón del imperialismo norteamericano, en tanto el ahora ex Canciller, Felipe Solá, se anotició en pleno viaje, en su escala en El Salvador, que ya no era el responsable de la Cancillería Argentina y, molesto por el hecho, decidió volverse.

Mientras tanto en la ONU, Alberto tiró una de cal y otra de arena: por un lado, volvió a ratificar el trabajo argentino contra el “terrorismo” (agenda gringa si las hay) al tiempo que hizo un llamado a la República Islámica de Irán para que coopere en el esclarecimiento de lo sucedido en la AMIA. Por el otro, se despachó contra el FMI al hablar de “deudicidio”, abriendo la puerta a que efectivamente se consolide una investigación sobre el escandaloso endeudamiento otorgado por la entidad durante la presidencia de Macri. Además, nuevamente instó a la ONU a que haga los esfuerzos necesario para que Gran Bretaña se vuelva a sentar a la mesa de debate respecto a la ocupación en Malvinas.

Claramente lo que el pueblo argentino se juega en las elecciones de noviembre no es solamente el partido doméstico, también está en juego el lugar que tenga nuestro país en las aspiraciones de integración regional y de reformulación de las relaciones internacionales, apostando por el multilateralismo y la solidaridad en detrimento de las aspiraciones norteamericanas de continuar siendo el mandamás del mundo.

En el cortísimo plazo, el gobierno argentino tiene el desafío histórico de recomponer la esperanza en un pueblo que hace algunas semanas le dijo con contundencia “por acá no”, al mismo tiempo que continúa las conversaciones con el FMI y reevalua sus orientaciones geopolíticas para poder aportar en la reconstitución de una Patria Grande unida, donde ningún país del continente lo vete calificándolo de peón del imperio.

A mediano y largo plazo, las discusiones se vuelven más complejas, y coincidiendo con los interrogantes planteados por el profesor en geopolítica Adolfo Koutoudjian, lo que Argentina debe evaluar es si efectivamente tiene una visión geopolítica concreta o si se van tapando parches a medida que aparecen los agujeros. El futuro de nuestro pueblo dependerá de hacia dónde vaya la respuesta.

Nicolás Sampedro
Nicolás Sampedro

Prefiero escuchar antes que hablar. Ser esquemático y metódico en el trabajo me ha dado algún resultado. Intento encontrar y compartir ideas y conceptos que hagan pensar. Me irritan las injusticias, perder el tiempo y fallarle en algo a les demás.

Luis “Lacayo” Pou, el fusible provocador de la Casa Blanca

Luis “Lacayo” Pou, el fusible provocador de la Casa Blanca

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

El raid de Lacalle Pou se inició en la Expo Prado. Allí lo esperaban los directivos de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), el embajador de Israel y varios dirigentes y militantes del Partido Nacional. Se mostró complaciente con el sector agropecuario, sector en el que su partido es bastión y que, además, gobierna 15 de 19 departamentos.

Durante la VI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), Lacalle Pou confrontó con Cuba, Venezuela y Nicaragua al afirmar que en estos países no se respetaban los derechos humanos. La puesta en escena de Lacalle Pou logró su cometido: ser tendencia en redes sociales, aparecer en varios medios de comunicación latinoamericanos y mundiales, y enviar un mensaje claro a los Estados Unidos, “estoy con ustedes”.

A su coro se sumo Mario Abdo, presidente de Paraguay, que justamente estuvo reunido con Lacalle Pou y el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) el estdaodunidense Claver-Carone días antes de la cumbre. A su vez, el cabecilla del BID declaró que “Uruguay es uno de los laboratorios de reinversión para América Latina”:

¿Sorprenden las declaraciones de Lacalle Pou en la CELAC? Para nada. En su asunción como presidente, Lacalle no invitó a los mandatarios de los países a los que confrontó en la CELAC y cada vez que puede dice que Cuba y Venezuela son una dictadura.

La jugada de Lacalle demuestra tres cosas. Primero, lo deja en evidencia por la planificación de su disputa, incluso citando un fragmento de la canción de la gusanera de Miami “Patria y vida”.

Luis Lacalle Pou en Twitter: “Con Mario Vargas Llosa e @IvanDuque en Buenos Aires durante la conferencia de la FIL… “

La segunda, le puede volver como búmeran. Uruguay no se caracteriza por ser un país con grandes tragedias ni violaciones a los derechos humanos como sucedieron en las manifestaciones de Chile y Colombia, pero bastó con abrir las puertas de la cárcel para descubrir que a un presidario lo tuvieron secuestrado dentro de la misma por casi 50 días y los resultados son escalofriantes, al estilo de campo de concentración.

La tercera, demuestra la hipocresía y la doble vara con la que se maneja Lacalle Pou. Silencio ante lo que ocurre en China porque es nuestro primer socio comercial y lleva una gran relación con Iván Duque de Colombia y con Mario Abdo de Paraguay, quienes, obviamente, no se caracterizan por ser paladines de los derechos humanos y la democracia.

EN MEMES: Las redes rebautizan como LACAYO al presidente de Uruguay | Cuba  Si
EN MEMES: Las redes rebautizan como LACAYO al presidente de Uruguay | Cuba Si

Este miércoles 22 dio su discurso en la 76ª Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU). Desde Cancillería se afirmó que “el discurso es un gran secreto del Presidente” y desde el diario oficialista El País, que “las palabras del Presidente no iban a pasar desapercibidas.”

Bueno, todo lo contrario. Fue un discurso anodino, sin ningún tipo de profundidad y que pasará a la historia sin pena ni gloria. Volvió a reiterar lo de los derechos humanos sin nombrar a ningún país en específico, pero se entiende que va en la tónica de confrontación contra Venezuela, Cuba y Nicaragua.

¿Quizá también se refería a Israel por sus ataques a Palestina, a Arabia Saudita, a Qatar por su vejación a los trabajadores que están construyendo los estadios para el Mundial de Fútbol de 2022, al magnicidio de Haití o solo a los gobiernos que no le son afines ideológicamente?

CEO de la B’nai B’rith tras encuentro con Lacalle en NY: “Fue una excelente reunión” – Información – 20/09/2021 – EL PAÍS Uruguay

Se reunió con el CEO de la organización judía B’nai B’rith, Dan Mariaschin, quien comentó desde Nueva York a El País, que la reunión con el presidente Lacalle Pou “fue excelente”. “Cubrimos varios temas en los que compartimos interés, incluida la situación en el Medio Oriente. Hablamos de votar en las Naciones Unidas sobre temas relacionados con los problemas de Oriente Medio”, comentó, agregando que compartieron la preocupación por las amenazas del terrorismo a nivel mundial, pero también especialmente en América Latina.

Tras la reunión con Mariaschin, Lacalle Pou, comunicó personalmente al embajador israelí en Montevideo, Yoed Magen, que el país no asistirá a la conferencia de Naciones Unidas, conocida como Durban IV. La primera conferencia de Durban, celebrada del 31 de agosto al 8 de septiembre de 2001, estuvo marcada por profundas divisiones sobre los temas del antisemitismo, el colonialismo y la esclavitud y Estados Unidos y varios países europeos siguieron los pasos de Israel, no participando de ella. Uruguay será el primer país de la región que no asistirá.

La agenda del presidente continuó con una reunión con el enviado especial de Estados Unidos para el cambio climático, John Kerry y luego una bilateral con el presidente de Colombia, Iván Duque, con quien tiene una relación personal desde hace largo tiempo.

Además de estas reuniones, en Nueva York Lacalle se reunió con directivos de 30 fondos de inversión “para vender a Uruguay” (Lacalle Pou dixit), como si el país fuera un producto.

El camino de Lacalle Pou es claro: dinamitar el Mercosur, plantear pleitos en la CELAC y defender a la OEA, alinearse con los gobiernos afines al Departamento de Estado de EEUU y, a la interna, liberalizar a Uruguay a través de Tratados de Libre Comercio (TLC), desmantelar el Estado, quizá de manera no tan brutal como otrora lo hiciera su padre Luis Alberto Lacalle Herrera.

Artículo publicado originalmente en Periferia

Nicolás Centurión
Nicolás Centurión

Como dice un rapero: «por amor y por vicio… se convirtió en mi oficio.» La palabra se milita. Junto café con palabras para subsistir en este paréntesis, desde la periferia.

¡Pobre México! ¡Tan lejos de Dios y tan cerca de los EEUU!

¡Pobre México! ¡Tan lejos de Dios y tan cerca de los EEUU!

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

Por Nicolás Sampedro*

Desde su llegada al ejecutivo mexicano, y previamente en la campaña electoral, el presidente Andrés Manuel López Obrador utilizó dos ejes. Uno que históricamente había sido patrimonio de la cultura política del país azteca y otro un factor común de las décadas del PRIAN: la no injerencia en asuntos de otros países y el combate a la corrupción.

Desde que AMLO se hizo cargo del ejecutivo mexicano, no han parado de lloverle agresiones de los que habían gobernado el país hasta ese momento, al igual que presiones externas (fundamentalmente gringas) para que no cambie la política exterior del país, precisamente porque Andrés Manuel prometía la no injerencia en asuntos de otros países.

Ha pasado un año y medio y las complicaciones no han cesado. Desde las operaciones mediáticas, las atrocidades que siguen cometiendo los carteles del narcotráfico, las presiones de Trump, las dificultades para cambiar décadas de políticas neoliberales y la aparición de una pandemia que dejó pedaleando a más de une.

ALERTA: ¿Nuevo Golpe?

Hace algunas semanas el presidente mexicano presentó un documento donde se detallaba un plan de la oposición que contaba con dos grandes momentos: ganar la mayoría parlamentaria en las elecciones de 2021, y sacar a AMLO del palacio presidencial en 2022 mediante revocación de mandato.

Es que la política de no injerencia, no sólo era una tradición mexicana. Hoy día cobra primordial relevancia ante la bestial cruzada contra Venezuela, que tiene a los EEUU de Donald Trump y compañía como principales agresores.

También en semanas recientes, el gobierno de los EEUU sancionó unilateralmente a personas y empresas mexicanas por participar de un programa de intercambio de alimentos por petróleo con la República Bolivariana de Venezuela. La propia Reuters había publicado que el FBI y otros organismos gringos estaban operando desde las sombras para tal fin.

Parece que ante la fracasada invasión a Venezuela bajo la “Operación Gedeón”, el gobierno de Trump y los factores de poder norteamericanos volvieron a arremeter con más sanciones y aumento en el bloqueo contra la patria de Bolívar. Los intentos desesperados no hacen más que ratificar que el gobierno de Maduro (al igual que el del mandarín Xi) serán factores claves en la carrera hacia la reelección del magnate de peluquín[1].

Andrés Manuel en números

Pero, siempre hay un pero… Pese a las dificultades, las complicaciones y los palos en la rueda de la oposición mexicana, la figura de AMLO aún cuenta con una aceptación más que considerable.

Recientemente el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG), publicó los resultados de la primera encuesta realizada en territorio mexicano. AMLO tiene una imagen positiva del 55,3% y casi dobla el porcentaje de quienes no ven con buenos ojos al presidente de la “Cuarta Transformación”.

Como si fuese poco, entre los 2 principales partidos de oposición (PRI y PAN) apenas cuentan con una intención de voto de poco más del 16%, en tanto Morena supera el 25%. Es evidente que décadas de corrupción y de gobierno neoliberales han quedados marcados a fuego en la memoria viva del pueblo mexicano, y que pese a las múltiples agresiones, AMLO aún tiene mucho apoyo.

Aunque la pandemia del COVID-19 ha impactado en gran medida en las economías de las familias mexicanas (casi un 80% de les encuestades), “4 de cada 10 mexicanos cree que el país vive un momento de transformación profunda y 6 de cada 10 se muestran a favor de la intervención del Estado para reducir las injusticias sociales”.

Evidentemente son muchos los respaldos con los que cuenta Andrés Manuel López Obrador, pero como se puede observar, los poderes fácticos y el imperio, continúan lanzando ataques para erosionar la figura de AMLO y el proceso político que él encabeza.

Los desafíos

La Cuarta Transformación tiene por delante más de la mitad del mandato, y sus conductores tendrán que utilizar el arte de la cintura política para sortear las piedras en el camino que seguirán poniendo tanto desde la oposición, como desde su vecino del norte.

En relación a esto último, habrá que estar atentes a cómo se posicione el país en el Consejo de Seguridad de la ONU, dado que en breve asumirá como miembro no permanente. De igual manera habrá que observar de cerca cómo será su relación con EEUU (de cuasi dependencia económica), con China y Rusia (como dos actores claves en el mundo que se viene), además de evaluar la recomposición de una relación histórica que el país azteca ha tenido con Nuestra América.

Allá por 2018 cuando el mundo se enteraba que por fin les mexicanes habían podido dar el batacazo contra la corruptela del PRIAN, en distintos puntos de Nuestra América celebrábamos esa victoria como propia; porque era un signo de esperanza ante el reflujo conservador neoliberal que aún azota a la región. Sin duda era (y es) una esperanza en esa recomposición de las fuerzas progresistas y revolucionarias del continente, de ese proceso que habían iniciado Fidel, Chávez, Evo, Correa, Lula, Kirchner, entre otres.

¿Actor clave o de reparto?

México puede ser un actor clave en el nuevo panorama regional. Para ello será determinante la relación que pueda establecer con toda Nuestra América, y particularmente con la Argentina de Todes que encabezan Alberto y Cristina Fernández, fundamentalmente en ese rol de mediador ante las agresiones entre vecines o con los gringos.

Este desafío estratégico en términos regionales se tendrá que dar, necesariamente, mientras hacia lo interno hace las transformaciones prometidas y los cambios necesarios para sacar a México del pozo en el que está metido.

Mientras avanza en esos dos caminos, tendrá que burlar los obstáculos que vayan dejando, tanto desde la oposición como desde la Casa Blanca, porque Washington al parecer está trabajando en dos estrategias en paralelo: por un lado la del intento de golpe interno, mientras por el otro, presiona desde sus oficinas y entidades para intentar alinearlo a la persecución económica y financiera contra Venezuela.

El dicho popular dice: ¡Pobre México! ¡Tan lejos de Dios y tan cerca de los EEUU!


* Prefiero escuchar antes que hablar. Ser esquemático y metódico en el trabajo me ha dado algún 
resultado. Intento encontrar y compartir ideas y conceptos que hagan pensar. Me irritan las
injusticias, perder el tiempo y fallarle en algo a les demás.

Referencias:
[1] https://www.alainet.org/es/articulo/207496

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!