LiberArte: el arte de liberar fascistas y su reunión en Uruguay

LiberArte: el arte de liberar fascistas y su reunión en Uruguay

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

LiberArte suena a obra de teatro adolescente o a algún centro cultural venido a menos. Pero no, es el nombre del evento que eligieron los libertarios de ultraderecha del Río de la Plata para reunirse en Uruguay. No es ninguna de las dos cosas nombradas al principio o quizá una mezcla de las dos.

El evento se realizó el sábado 12 de noviembre de 14 a 23 horas. El costo fue de 550 pesos uruguayos (14 dólares aproximadamente. La gráfica del evento anunciaba la presencia de libertarios de ultraderecha argentinos y algunas figuras uruguayas.

Los mismos participantes lo calificaban de “un evento liberal sin precedentes”. Pero lo que pareció ser el lollapalooza de los protofascistas repetidores de la palabra libertad, fue más bien un encuentro de adolescentes rabiosos en un local de poca monta en el centro montevideano, con una participación que no alcanzó las 200 personas.

Los panelistas fueron bastante variados, desde periodistas a youtubers, Karina Mariani periodista argentina; Federico Leicht periodista y escritor uruguayo devenido en provocador de las redes sociales; Fernando Doti abogado uruguayo crítico del actual gobierno de derechas de Lacalle “por no girar hacia la libertad” y Rodolfo Fattoruso, el único (quizá junto con Carlos Maslatón) que tienen una trayectoria hecha.

Fattoruso, entre otras cosas, es periodista, escritor, fue asesor de los dos ex presidentes de la República por el Partido Colorado -Julio María Sanguinetti y Jorge Batlle- e incluso ofició de portavoz del Círculo Militar entre 2006 y 2007.

En la segunda parte del evento se presentaron los autocalificados como influencers Emanuel Dannan, cantante, conductor de un programa de radio y el abogado Francisco Oneto, conocido en las redes como “el abogado nivel Dios” por sus argumentaciones sumamente rebuscadas y técnicas para defender lo indefendible.

Detectaron un vínculo entre Brenda Uliarte y 'El Presto', el influencer que  amenazó a Cristina

Completó la nómina de jóvenes libertarios de ultraderecha Eduardo Miguel Prestofelippo, más conocido como El Presto, otro influencer, quizá el más polémico. En 2020 fue denunciado por la primera dama argentina Fabiola Yáñez a raíz de tres videos publicados durante ese año. Previo a su entrada al juicio en febrero de 2022, El Presto organizó una murga con sus seguidores en las puertas del tribunal; que dictó una sentencia de treinta días de prisión domiciliaria

Estuvo involucrado en el intento de magnicidio a la vicepresidenta Cristina Fernandez de Kirchner. Fuentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria dieron a conocer audios y mensajes dando cuenta de una relación íntima que El Presto mantenía con Brenda Uliarte, detenida y procesada por ser la presunta instigadora y partícipe del hecho e integrante de la banda de “Los Copitos”.

En setiembre de 2020, Prestofelippo escribió en Twitter, refiriéndose a Cristina Fernández de Kirchner: “Vos no vas a salir viva de este estallido social. Te queda poco tiempo”. Inmediatamente después del hecho, Prestofelippo publicó en su perfil de Instagram un video aludiendo a que el fallido magnicidio había sido una «puesta en escena».

Lo que reúne a estos personajes es un profundo anticomunismo. Instigan a sus seguidores con el miedo del comunismo y el marxismo cultural, que ya no existe y es viejo pero que está en todos lados. Vaya razonamiento.

Son antifeministas y contrarios a la diversidad sexual, su estandarte es otro invento como el marxismo cultural, en este caso “la ideología de género”.  Portan una prédica antisindicalista de las más rancias. Son también antiestatistas,

Audio: Maslatón, Milei, un mendocino de por medio y un cruce de amenazas -  Noticias de Mendoza - Memo
Carlos Maslatón y Javier Milei

En el caso de los argentinos son antiperonistas al hueso y forman parte del armado que apoya a Javier Milei como candidato a la presidencia de Argentina. Son liberales en lo económico y conservadores en lo social. Arengadores de odio, segregación y discriminación, varios de ellos negacionistas de la dictadura y los desaparecidos.

Por último y con una pequeña separación coloco a Carlos Maslatón. Un liberal de la primera hora. Se define como capitalista manchesteriano. Tuvo su pasaje por la política y luego se dedicó al mundo financiero. Por más que sea liberal no comparte todos los puntos con los anteriores. No es un instigador de las redes ni es antiperonista e incluso reconoce logros del peronismo a lo largo de la historia del vecino país.

La importancia que le dio Maslaton a esta charla la graficó en su tuiter personal: “Sí, hoy hablo aquí en Montevideo. Pero no sé de qué ni la hora. Estoy en el bus de Colonia Express. Llego y pregunto de qué quieren hablar y procedo. Puede ser de muchas cosas, pero lo que cuenta es el gusto de la audiencia.”

Las pocas intervenciones que se divulgaron son simplemente una repetición de lo que expresan día a día por redes estos personajes. Sus dardos van dirigidos hacia un Estado opresor que todo lo controla y no permite la libertad. La libertad entendida para ellos es la individual, la de hago lo que quiero sin importar el de al lado y si tengo que vender mis órganos para subsistir, qué viva el mercado de órganos, como se le ocurrió a Javier Milei.

Un pin del partido Libertario local (Gustavo Gavotti)

Si bien llaman la atención estos movimientos libertarios y aparentan tener formación, basta con escarbar un poco la superficie y se encuentra un discurso de barricada muy llamativo, pero con escasa consistencia conceptual, señala el medio derechiosta argentino Infobae.

Están en contra del globalismo, algunos son negadores del cambio climático; George Soros posa sus garras por detrás de cualquier organización que no sea de su agrado. Para ellos, los gobiernos de izquierda por más livianos y socialdemócratas que sean, son la reencarnación del Unión Soviética y un regenerado Stalin doblemente vil. Y los gobiernos de derechas son demasiados blandos y laxos con sus políticas liberales.

Son grandes repetidores de frases de Milton Friedman, Friedrich Von Hayek, Ludwig Von Mises, Murray Rothbard, pero su praxis está más a la altura del escritor devenido en propagandista Mario Vargas Llosa.

Ojo, tampoco hay que subestimarlos, porque si algo han sabido hacer las ultraderechas europeas y latinoamericanas últimamente, con prolífico financiamiento, es construir programas, discursos, plataformas y un sentido de pertenencia dado hacia un enemigo en común a  pesar de las fronteras y la distancia.

Allí tenemos el ejemplo de lo que sucederá en México este 17 de noviembre, en los días previos al 20 de noviembre, fecha en la que se conmemora y celebra el inicio de la Revolución Mexicana. donde la ultraderecha internacional se congregará en la Conferencia Política de Acción Conservadora (CPAC), un evento con actores de la talla de Lech Wallesa, Steve Bannon y poniendo a Javier Milei como estrella en este lollapalooza del fascismo.

Milei ya es diputado, en Europa hay gobiernos de esta calaña y aunque en Uruguay todo llegue tarde, las cosas llegan. ¿Alguien está poniendo las barbas en remojo?

Artículo publicado originalmente en Periferia

Nicolás Centurión
Nicolás Centurión

Como dice un rapero: “por amor y por vicio…se convirtió en mi oficio.” La palabra se milita. Junto café con palabras para subsistir en este paréntesis, desde la periferia.

El huevo de la serpiente amarilla

El huevo de la serpiente amarilla

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

2020: El pseudoanarquismo sale a la cancha

Con consignas antivacunas, antipolítica y antipopulistas, negando la pandemia y organizando marchas al obelisco, los anticuarentena libertarios crearon la caja de resonancia mediática que necesitaban. Con ideas de propiedad privada y antiperonismo, vociferan sus discursos violentos y desopilantes, buscando galvanizar las variantes liberales clásicas, minarquistas, conservadoras y anarcocapitalistas; y aunque rechazan ser etiquetados como derecha, aquí hay pruebas que lo demuestran.

Este movimiento libertario no es anarquista, aunque se lo clasifique como tal. Sus ideas son procapitalistas, privatizantes, defensoras del libre mercado y la propiedad privada, y sobre todo anticomunistas, en las antípodas del anarquismo histórico, que está basado en el colectivismo, la revolución, la autogestión, la antijerarquía y lo antiestatal. Bakunin y Proudhon se están revolcando en sus tumbas al ver cómo se ha usurpado el término libertario.

Los libertarios tienen tentáculos diversos y se financian con centros de pensamientos y propaganda ideológica a través de poderosas ONG y fundaciones, que inyectan millones de dólares para formar dirigentes liberales que influyan en el poder público y político; entre ellas están en el país RELIAL, Red por la libertad, Federalismo y Libertad, y están articuladas con otras redes mayores Ayn Rand Center, Cadal, Fundación Nauman, Atlas, Instituto Acton y otras doscientas más.

Estas organizaciones invitan y financian a Lilita Carrió, Marcos Aguinis, Javier Milei, José Luis Espert, Rosendo Fraga, Domingo Cavallo, Mauricio Macri, Patricia Bullrich, Daniel Santoro, Laura Alonso, entre otros; macristas y libertarios son auspiciados por las mismas fundaciones: “pájaros de un mismo plumaje se juntan.”

Espert y Milei: ¡Qué par de pájaros los dos!

Las cabezas visibles libertarias en el país son los economistas José Luis Espert y Javier Milei. Ambos, con aspiraciones presidenciales y legislativas, con vistas al 2021, multiplican sus apariciones televisivas, visibilizando sus ideas reaccionarias. Espert dice: “Vamos a bajar la imputabilidad a los 14 años, necesitamos más cárceles”, “Si llego a la presidencia, las mujeres no tendrán ningún derecho” “Van a tener que ensuciarse las manos, hablar con peronistas, kirchneristas, como yo me ensucio con la mugre a veces”, “Si no quieren prostituirse un poco, no se metan en política”, “La lucha por la igualdad de géneros es un curro”, “Las Malvinas no son argentinas”, entre otras frases cavernarias.

Milei, el aliado de Espert, desfila por los medios con su verborrea guaranga y agresiva, y declaraciones incendiarias, tales como: “Menem fue el mejor presidente de la historia y Cavallo el mejor ministro”, “Argentina es un país inviable con destino africano”, “Máximo Kirchner tendría que ir a una salita especial”, “La justicia social es una farsa”, “Los zurdos son el club de las porongas cortas”, “Con el culo ajeno somos todos putos”, “Voy a ir con mis amigos a dinamitar el Banco Central, no lo quiero ni de museo”, “Zurdos hijos de puta, tiemblen”. Milei tiene, además, denuncias en San José de Metán por discriminación y violencia de género hacia una periodista y hacia una moza.

Incubando el próximo arquetipo social

Los principales propagandistas de odio clasista son dos provocadores que en estas últimas marchas consiguieron su tiempo de fama. Lilia Adela Bolúkalo Lemoine, alias Lady Lemon o Generala Ancap, es una youtuber cosplaying, actriz y ex candidata de Espert. Sus disfraces, culto a la estética y el modelaje, y sus books semieróticos arrastran miles de seguidores en las redes sociales y desde allí difunde su perfil blanco, ario y rebelde, junto a sus ideas anticomunistas y conspiranoicas. Se hizo famosa por arrojar un huevo al móvil de C5N en la movilización del 17A. Lilia se burló de la muerte de Santiago Maldonado y declaró: “Hay demasiada izquierda en la Argentina, hay que limpiar la Constitución. Si hubiera prestado servicios sexuales, con mi aspecto entrepreneur, sería millonaria.”

Otro pregonero de la ultraderecha es Eduardo Miguel Presto Felippo, “El Presto”, periodista e influencer con miles de seguidores y director del portal Data 24, y que amenazó de muerte a Cristina. Sus videos son machistas, antifeministas y racistas, y ha esbozado frases como “Che, inútil, Alberto Fernández, ya sabés que te vas a ir escupiendo sangre”, “El kirchnerismo es una enfermedad mental”, “Haga patria, mate un chorro” o “Las mujeres aborteras son estúpidas e histéricas”.

Digno de un psicoanálisis es el discurso de todos ellos, de corte sexista, patriarcal y misógino. Los líderes libertarios tienen un grave problema con el género.

Engendrando dictadores desde el talk-show

La bandera de Gadsen, utilizada por estos libertarios, tiene el color amarillo del patrón oro, que simboliza la autoridad material del dinero y las leyes de oferta y demanda, y tiene una víbora adentro. Aunque la llamada bandera Gadsen Flag significó originalmente otra cosa, como el patriotismo, ahora representa la serpiente fascista que se incuba dentro del huevo libertario. Las marchas opositoras del odio van creando el nuevo arquetipo por el cual claman los antipolítica, la encarnación de dictadores al estilo Trump o Bolsonaro, pero más fashion: republicanos ultraliberales dispuestos a todo lo peor y “haciéndonos reír”.

Es tarea popular destruir al huevo neofascista antes de que nazca el engendro. Hay que abortarlo aquí y ahora, y no bastará esperar elecciones cada dos años. Miles de jóvenes, hastiados del bipartidismo, son el caldo de cultivo. Detrás del estilo burlesco libertario, hay un espíritu autoritario lleno de odio, y como el payaso de la película It, quieren materializar un nuevo monstruo en la política, asesino y fantoche, por si nos faltaban sorpresas en este 2020.

Alejandro Ivanoff
Alejandro Ivanoff

Soy periodista de investigación desde hace 33 años. Actor, columnista gráfico y televisivo, productor y conductor radial, y estudiante de psicoanálisis. Me defino como un antifascista. Siempre busco generar contrainformación que sea verídica y construir resistencia a los multimedios hegemónicos.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!