Nuevo monto para el Salario Mínimo

Nuevo monto para el Salario Mínimo

TIEMPO DE LECTURA: 2 min.

El gobierno anunció un aumento del Salario Mínimo, Vital y Móvil en cuatro tramos. Llegaría a los $47.850 en diciembre.

Luego de la reunión del Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario, el Gobierno Nacional anunció un aumento del 45% del Salario Mínimo, Vital y Móvil. El mismo tendrá una suba escalonada en cuatro cuotas: 18% en abril, 10% en junio, 10% en agosto y 7% en diciembre. 

De esta manera el salario aumentará progresivamente, por lo que será de $38.900 en abril, $42.200 en junio, $45.500 en agosto, para finalmente llegar a los $47.850 en diciembre.

De la reunión desarrollada en Casa Rosada participaron el presidente Alberto Fernández, el Ministro de Trabajo de la Nación, Claudio Moroni, junto a sectores sindicales y empresariales. El acuerdo contempla que por el contexto inflacionario, las partes pueden solicitar a partir de agosto un nuevo encuentro para su revisión.

Los 32 gremialistas y empresarios que integran el Consejo deliberaron durante más de dos horas para concluir con la votación del nuevo haber mínimo. La misma fue unánime, con 31 votos afirmativos y la abstención de CTA autónoma de Buenos Aires dirigida por Ricardo Peidro.

Durante el anuncio de la medida el presidente Alberto Fernández enfatizó que “esto que estamos logrando es un gran paso en el sentido que queríamos dar, ya que la recuperación de los ingresos es un tema central para nuestro gobierno“, a lo cual agregó que “la distribución del ingreso está en crisis en el mundo y nosotros queremos una mejor distribución, que se logra mejorando el salario real de la gente“.

La medida se tomó luego de que el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo informara que en febrero el índice de precios al consumidor registró un aumento del 4,7%, por lo que la inflación minorista acumuló una suba del 8,8% en el primer bimestre del año y del 52,3% en los últimos 12 meses. El sector que más aumentó fue el de alimentos y bebidas no alcohólicas, que tuvo una suba del 7,5%.

Bertola: “Argentina necesita destrabar los precios internos de los externos para que nos vaya bien”

Bertola: “Argentina necesita destrabar los precios internos de los externos para que nos vaya bien”

TIEMPO DE LECTURA: 2 min.

En diálogo con el programa 526 al Fondo, el Coordinador de Pesca Artesanal de la Nación, Carlos Bertola, analizó la situación del país, qué sucede con la inflación y los desafíos de la pesca artesanal.

En diálogo con el programa 526 al Fondo, el Coordinador de Pesca Artesanal de la Nación, Carlos Bertola, analizó la situación del país, qué sucede con la inflación y que sucede con la pesca artesanal. Sobre esta última afirmó que “está invisibilizada” pese a “que producimos alimentos de calidad con miles de toneladas de pescado que tiene más de 20 mil pescadores artesanales en todo el país”.

Además destacó que la “lógica de capitalismo” maneja el mercado de la pesca en Argentina y que no se explica cómo “al pescador se le paga un sábalo a 35/40 pesos el kilo y en la pescadería está $500”.  En la misma línea sostuvo que a los pescadores en las ferias en las que se podría vender a un precio bajo se le pide miles de cosas, por lo cual el sistema está hecho para que funcione en esa lógica y tiene como resultado que el mercado interior lo maneje el dólar. En tal sentido afirmó que “hasta que la Argentina no pueda destrabar los precios dolarizados internacionales de los precios internos va a ser difícil que nos vaya bien”.

Respecto al índice de inflación publicado recientemente por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) afirmó que está instalada la moda de que es un problema multicausal. En tal sentido señaló que “cuando no se quiere ir a fondo contra los sectores especuladores que se enriquecen con este tipo de maniobras los neoliberales dirán que el problema es la emisión monetaria, algunos dirán que es por la guerra“. Además remarcó que este índice de inflación no se explica por el conflicto entre Rusia y la OTAN en Ucrania porque tomó sólo tres días en su medición pero “si lo va a explicar el mes que viene y ahí sí hay que preocuparse“.

En tierra arrasada

En tierra arrasada

TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

Por Nasim Iusef Venturini*

“Lo actual es un complejo amasado con el barro de lo que fue y el fluido de lo que será.”

A. Jauretche

Pasó el vendaval de la aventura neoliberal en nuestro país y los índices lejos están de reflejar la algarabía popular producto del cambio de gobierno.

Es que la crisis en la que nos sumergieron cuatro años de políticas neoliberales sigue manifestándose y lo que sentimos en lxs cuerpxs e historias colectivas y particulares en estos últimos meses de gestión neoliberal, toma otra dimensión a medida que se conocen los indicadores del descalabro.

En el mes de noviembre la inflación mensual fue de 4.3%, la acumulada en el año 48,3% y la interanual (noviembre 18/19) es de 52.1%. Los precios aumentan y los salarios perdieron sistemáticamente poder adquisitivo en los últimos cuatro años. Objetivo cumplido para la Alianza Cambiemos: pulverizar el salario de lxs trabajadores.

Cuando sucedió la irresponsabilidad post PASO, de permitir una devaluación brusca y en un día, este cronista advertía en artìculos anteriores, que el impacto más fuerte de dicho desmanejo se iba a percibir durante el último cuatrimestre y que recién a fin de año con las publicaciones de los índices correspondientes a esos meses, íbamos a poder afirmar con los números sobre la mesa que la política económica que propuso la Alianza Cambiemos fracasó: por el empobrecimiento general y por la incapacidad de generar un proceso de crecimiento sostenible que mejore la calidad de vidad de nuestra sociedad.

La recesión fue la regla de la Alianza Cambiemos y, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos, en el mes de octubre el índice de utilización de la capacidad instalada fue de 62,1%, menor al 64,8% registrado en el mes anterior.

Mucho se habló del impacto que tienen los programas de ajuste estructural en la incapacidad de generar empleo y reactivar la economía. El actual Ministro de Economía, Martín Guzmán, ya advertía hace unos años[1] sobre los programas de ajuste propuestos por el Fondo Monetario Internacional. Lejos de permitir la recuperación de una economía que acude al financiamiento por haber entrado en una crisis de cesación de pagos, las medidas de ajuste propuestas por el FMI -que priorizan el pago a los acreedores por sobre la preservación del empleo y la capacidad distributiva- profundizan la recesión en tanto asfixian a la economía.

El camino de la recuperación será difícil: cuatro años de neoliberalismo dejan tierra arrasada, en términos de pérdidas de empleo, una delicadísima situación social producto del destrato a las políticas sociales y un endeudamiento brutal que favoreció un esquema de especulación y valorización financiera que no generó beneficios para nuestro país.

El desafío es grande y las tensiones estructurales de una conducción soberana de la economía no tardarán en aparecer. Ante ello, recordemos que los momentos donde el salario de la masa trabajadora tuvo mayor poder adquisitivo fue durante gobiernos que intentaron políticas económicas soberanas y que, cuando se rifó la política a los designios del FMI, el hambre y la desocupación  se hicieron carne en nuestra sociedad.

[1] M. Guzmán: CUESTIONES DEFINITIVAS EN EL MARCO DE ANÁLISIS DE SOSTENIBILIDAD DE LA DEUDA DEL FMI UNA PROPUESTA. (2016) https://www.cigionline.org/sites/default/files/pb_no.77_web.pdf


* Lic en Economía, integrante del colectivo "Economía a pata", Co-conductor de “Promocionando la Salud” (Radio Futura – FM 90.5), responsable de la sección Economía de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Trinchera.
Es fácil decían…

Es fácil decían…

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

POR NASIM IUSEF VENTURINI*

“La inflación demuestra la incapacidad de un gobernante”, Macri dixit.

IPC septimbre 5.9%, IPC interanual 53.5%


La inflación de septiembre alcanzó el 5,9% y trepó al 53,5% interanual (sept 2018- sept 2019). En un contexto de tasas de interés positivas y salarios perdiendo poder adquisitivo sistemáticamente se ve quiénes son los ganadores de esta miseria planificada que instauró el macrismo.

El 16 de octubre se dió a conocer el dato de la inflación del mes de septiembre y, como todos los pronósticos lo anticiparon, superó el umbral del 5% mensual.

Sucede que la devaluación post PASO fue de tal magnitud (más del 20%) que el traslado a precios fue gradual y el mayor impacto se dió durante el mes de septiembre.

La impericia del gobierno en el control de la inflación se evidencia en la dificultad de muchas y muchos de llegar a fin de mes, en la cotidianeidad de los y las comerciantes e industriales que no saben a qué precios vender, ya que, no saben cuánto les costarán los insumos y productos que procesan y venden.

El fuerte aumento de la canasta alimentaria mostrará en la próxima medición de pobreza del INDEC una realidad que no están pudiendo tapar: las políticas de liberalización de la economía no fueron lo virtuosas que se pensaba y sumergieron al país en la pobreza.

El estímulo de la bicicleta financiera aportó a la destrucción del entramado industrial, con un impacto aún mayor sobre las pequeñas y medianas empresas, que son las que más empleo generan en nuestra economía. Los niveles de desocupación por encima del 10% no se deben a que a los “mercados” no les gustaría la vuelta del “populismo”, sino que, son producto de las políticas económicas del macrismo.

Con un programa que fue inconsistente desde el principio, el plan económico consistió en cumplir a rajatabla todas las exigencias de los grupos económicos que llevaron a la Alianza Cambiemos a la Casa Rosada, sin evaluar o dimensionar que el desfinanciamiento del Estado vía la quita de retenciones y la liberalización de la tarifas de los servicios públicos iban a ser las causales de los problemas de competitividad y falta de dinamismo de la economía que atravesamos.

El asunto aquí es que la coordinación de la política económica brilló por su ausencia.

Los que se decían serios, chocaron la calesita hundiendo a la economía en una brutal recesión y condenando al hambre a muchas y muchos habitantes del suelo argentino.

El afluente de dólares producto del endeudamiento no generó empleo ni permitió enriquecer la cadena productiva para poder exportar productos de mayor valor agregado, al contrario, la economía se reprimarizó y el hecho de que hoy la balanza comercial sea positiva se explica por la brutal caída de las importaciones del sector industrial.

Es necesario aprender que están siendo las políticas económicas las que empobrecen a la población y que permiten el resurgimiento de discursos violentos y xenófobos tan presentes en la cotidianeidad que asustan.

La inflación no es una cuestión que se resuelve fácilmente, ni tampoco hay recetas como quiso proponer la Alianza Cambiemos. En nuestro país es un problema estructural que se relaciona con las particularidades de la estructura productiva, por lo tanto como todo problema complejo, requiere trabajo y compromiso por parte de los sectores formadores de precios para que de una vez por todas, en un país que produce alimentos, el acceso a la canasta básica no sea un lujo para algunos sectores y que podamos garantizar una alimentación digna para todas y todos.


* Lic. en Economía, integrante del colectivo "Economía a pata", Co-conductor de “Promocionando la Salud” (Radio Futura – FM 90.5), responsable de la sección Economía de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón. 
Se profundiza el plan de miseria

Se profundiza el plan de miseria

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

Por Nasim Iusef Venturini*

Las políticas económicas adoptadas por la Alianza Cambiemos y avaladas e impulsadas desde las usinas del FMI condujeron al escenario de miseria y desesperación que está padeciendo nuestro pueblo .


Las consecuencias de la restauración del experimento neoliberal en nuestro país son evidentes, y la miseria planificada sigue su curso.
El desempleo de la población económicamente activa a nivel nacional ascendió a 10.6%, en las grandes ciudades supera el 11% (Gran Buenos Aires 12.7%, Salta 12.7%, Gran Córdoba 13.1%, Mar del Plata 13.4%), y en el sector de mujeres jóvenes llega al 23.4%.

El descontrol financiero sigue evidenciando una timba, donde quienes pueden acceder llegan a ganar $80.000 en una hora (Rulo vip. Ámbito Financiero[1]), gracias a la brillante aplicación del cepo que sigue permitiendo la sangría de dólares del Central. Mientras tanto se prolifera el hambre y la desocupación.

La volatilidad del dólar se refleja con la inconsistencia de las políticas económicas impulsadas. Los voceros oficiales y los mentimedios se hartaron de adjudicar a la emisión de dinero, la causa central de la inflación. Habiendo congelado la emisión desde el minuto cero, la Alianza Cambiemos no logró controlar la escalada de precios, alimentando una dinámica de redistribución negativa del ingreso.

Ante la situación de crisis auto infringida, el Banco Central durante el día 18 de septiembre, decidió levantar la restricción de emisión cero y habilitar la impresión de billetes, rompiendo un punto más del acuerdo de endeudamiento con el FMI.

A su vez luego de las PASO, se dispuso el congelamiento del precio de las naftas por 90 días, que no duró, y el día 19 de septiembre se habilitó el aumento de las mismas por un 4%, con promesas de aumentos futuros. Presionando aún más las subas de precios en los meses venideros.. Lo que está fallando es el modelo económico.

El 15 de septiembre el Ministro de Hacienda presentó en Diputados el proyecto de Ley de Presupuesto para 2020, con una dudosa proyección macroeconómica[2], un ajuste real en varios sectores sensibles y un aumento de los servicios de deuda que demuestra cuál es la prioridad. Pagar las deudas, sin importar que ello asfixie la economía, profundizando la recesión, el desempleo, la pérdida de derechos y la dignidad.

Tomando algunos números del Proyecto de Ley de Presupuesto, observamos cuál es la prioridad. El aumento del presupuesto general respecto al año pasado es de 49.7% que si le restamos la inflación interanual actual del 54.5%, observamos que sólo los servicios de deuda aumentaron en términos reales (por encima de la inflación), quedando el resto de los rubros seleccionados con grandes rebajas respecto al año anterior.

El plan de miseria avanza y es inminente la necesidad de que la economía vuelva a generar empleo para recuperar la capacidad productiva, para restablecer derechos y devolver la dignidad que estos años de neoliberalismo nos han arrebatado.

Las recetas  de liberalización cambiaria y tarifaria que aplicó la Alianza Cambiemos, no lograron los milagros que proponían en campaña y los problemas estructurales de nuestra economía se profundizaron.

A menos de tres meses de la finalización del mandato, la economía sigue en una profunda recesión, la fuga de divisas no se frena ni con el cepo actualmente impuesto. La industria se encuentra en niveles muy bajos de utilización de capacidad instalada (UCII julio 2019 58.7%[3]) y el endeudamiento en dólares ha alcanzando máximos históricos.

En economía no hay recetas mágicas, y nuestra realidad nos invita a dimensionar cuáles son los problemas estructurales, sin sesgos ideológicos (la derecha es quien más sesgos y cegueras ideológicas padece), y poniendo en agenda que la crisis actual es producto de las políticas de liberalización de la economía, podemos afirmar que sólo generan hambre y miseria.

Nuevamente el experimento neoliberal deja a la Argentina con un endeudamiento brutal que atenta contra toda posibilidad de soberanía económica. Quienes son responsables de este descalabro deberán ser juzgados, no solo repudiados, ya que el daño sobre el tejido social es, en muchos casos, irreversible.


* Lic en Economía, integrante del colectivo "Economía a pata", Co-conductor de “Promocionando la Salud” (Radio Futura – FM 90.5), responsable de la sección Economía de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Trinchera.

Bibliografía:
[1] https://www.ambito.com/rulo-vip-como-ganar-mas-80000-la-bolsa-menos-una-hora-n5055527
[2] https://www.ambito.com/presupuesto-2020-inflacion-del-34-dolar-promedio-67-y-crecimiento-del-1-n5053966
[3] https://www.indec.gob.ar/uploads/informesdeprensa/capacidad_09_192842E46CC6.pdf

Hablemos de destrucción, parches, reacomodos y otras yerbas

Hablemos de destrucción, parches, reacomodos y otras yerbas

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

Desde la llegada de la Alianza Cambiemos al gobierno nacional la destrucción de puestos de trabajo, la timba financiera y el aumento de los niveles de pobreza e indigencia ha sido una constante. Luego de las PASO parece que muches se avivaron que Argentina va rumbo al precipicio.


Los números arrojados por el INDEC en la última semana dan escalofríos: según el organismo agosto arrojó un 4% de inflación, alcanzando un acumulado en 2019 del 30% y una medición interanual que supera el 54%.[1]

Por su parte la Encuesta Permanente de Hogares que brinda el mismo organismo, señala que en el primer trimestre del año aumentaron las personas que tienen empleo pero que aún así se encuentran por debajo de la línea de la pobreza, pasando de 17,3 % a 24,5% de la población urbana. Según el informe este incremento del 7,2% equivale a 1.225.000 nuevos pobres con empleo, elevando la cifra a unas 4.530.000 personas.

En la misma línea cabe señalar que según un informe realizado por el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) la pérdida de poder adquisitivo del salario cayó un 8,4% interanual en agosto. Número que en el acumulado desde noviembre de 2015 hasta la fecha representa un derrumbe del 18,4%[2].

Según el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) y tomando como referencia el salario mínimo expresado en dólares, Argentina pasó del 1ro al 9no puesto. El salario se pulverizó, perdió un 60% y pasó de ser en noviembre de 2015 en U$D 589 dólares, a en agosto de 2019, ser de U$D 221[3].

A la apabullante pérdida de salario frente a la inflación se le debe sumar la estrepitosa cifra de más de 240 mil puestos de trabajo registrados que se perdieron en el último año. “Si a los 4.530.000 se agregan las personas desocupadas y se suman sus familias, en especial si cuentan con niños menores de 14 años donde alcanza al 49,6% y además los inactivos pobres (como adolescentes y jubilados y pensionados), la pobreza urbana total suma casi 14 millones[4].

Un dato más: Según el informe técnico de julio del INDEC, el uso de la capacidad instalada de la industria registró su peor marca de la serie histórica: en el promedio de los 12 grandes sectores fabriles apenas llegó a 58,7%, apenas por encima del 56,6% de ese mismo mes pero de 2002[5].

Para completar el trágico panorama argentino habría que agregar: la reforma laboral de hecho[6] (desregulación laboral por sector) se debe sumar la apertura indiscriminada de importaciones[7], la disparada del dólar y la famosa bicicleta financiera[8].

Números macro tras los cuales hay nombres y apellidos, hay familias, hay amigues y compañeres. Debería dar vergüenza a quienes vociferaban pululando por los medios de comunicación sosteniendo que no se trataba de una situación sistemática y planificada de parte del macrismo, sino de impericia o de dificultades por la “herencia recibida”.

Pese a que en casi todos los medios de comunicación se hable de números, estadísticas y más números, y poco y nada se aborden las dificultades sectoriales, la semana que termina dejó al menos a un par de sindicatos exigiendo la reapertura de paritarias o la revisión salarial ante el cimbronazo causado intencionalmente por el enojo del presidente ante el resultado electoral. Neumáticos (SUNTA)[9] y Satsaid[10] exigen la reapertura de paritarias al tiempo que Petroleros (FASiPeGyBio[11] y SPP[12], y trabajadores de Siderar (Techint)[13] alertan sobre suspensiones y más despidos.

A todo esto el gobierno especula con otorgar un bono de 5 mil pesos como compensación. Bono que incluso desde los sectores empresariales (incluidas las PyMEs) señalan que muchos no podrán afrontar. “Acá hay que entender que el 80 por ciento de la producción es pyme y la mayoría no va a poder hacerlo, además no corresponde el anuncio” sostuvo en declaraciones a la prensa José Urtubey, vocal del Consejo Directivo de la UIA. En el mismo sentido fueron las declaraciones de Daniel Funes de Rioja, uno de los vicepresidetes de la entidad, quien sostuvo que la medida podría derivar en despidos masivos o cierre de empresas[14].

La crisis programada por el macrismo es tan grande que hasta los empresarios están tambaleando. Obviamente hay unos pocos que se llenaron los bolsillos: fundamentalmente las energéticas[15] y los bancos[16].

Mientras los señores de saco y corbata se llenaban los bolsillos a costa del padecimiento del pueblo trabajador, sólo en el último año más de 1.300 panaderías cerraban sus puertas y dejaban a más de 80 mil empleados en la calle[17], y según Secretario gremial de Cicop en Provincia de Buenos Aires, Pablo Maciel, los hospitales tenían que realizar “trueques” para abastecerse ante la falta de insumos que generó la crisis[18].

Plenario Nacional de Regionales de la CGT

Las PASO demostraron que el pueblo argentino puso su esperanza en la dupla de les Fernández. El aplastante resultado demostró que una gran mayoría de les argentines le soltó la mano al gobierno y como señaló el dirigente de SMATA, Ricardo Pignanelli: “no hay más tiempo para especular… la Patria necesita un sacrificio de todos los argentinos, en la construcción de una comunidad organizada que no cambie su camino cada cuatro u ocho años[19].

Creo que las políticas de Estado, por primera vez en la historia, van a tener que tener un compromiso de todos los dirigentes, actividad por actividad, para elaborar en conjunto con las empresas y el Estado, algo que sea un equilibrio y que sea duradero. Porque si no nos va a pasar lo que ya nos pasó”, sostuvo el dirigente del SMATA.

Por su parte Carlos Minucci, secretario General de la Asociación del Personal Superior de Empresas de Energía (APSEE), sostuvo en que el futuro de la CGT deberá ser en unidad y que habrá que trabajar mucho para incorporar expresiones como las CTA de Hugo Yasky y Pablo Micheli.

Alberto Fernández y Cristina cambiaron el eje político y después se sumó todo el sindicalismo atrás de eso… El movimiento obrero va a ser la columna vertebral del próximo gobierno por eso Macri nos considera una amenaza. Y si gana Macri vamos a ser la resistencia más fuerte que no va a poder borrar fácilmente[20], sostuvo Minucci.

Más allá de la esperanza popular que puedan generar la llegada de Alberto y Cristina Fernández a la conducción de la nación, cabe preguntarse ¿Quién va a pagar la monumental deuda que dejará el experimento oligárquico macrista? Porque tanto Alberto como Cristina han manifestado que no sería a costa de más sufrimiento del pueblo argentino.

¿Se revisará la deuda externa como afirmó Cristina en Santa Cruz o en Misiones[21]? ¿Será suficiente el gran acuerdo social que propone Alberto Fernández para reactivar la economía o se deberán hacer cambios profundos para que, como señalaba Pinganelli, esta situación no se vuelva a repetir cada 4 años? El tiempo lo dirá. Lo que sí queda claro es que el Movimiento Obrero Organizado y las Organizaciones Sociales deberán tener un rol preponderante para que las presiones internas y externas al país no tuerzan el camino.


Bibliografía:
[1] https://www.perfil.com/noticias/economia/la-inflacion-de-agosto-fue-del-4-por-ciento-segun-el-indec.phtml
[2] https://mundogremial.com/se-registro-una-inflacion-de-43-en-agosto-casi-el-doble-que-en-julio/
[3] http://sindicalfederal.com.ar/2019/09/11/poder-adquisitivo-del-salario-se-desplomo-un-184-desde-que-asumio-macri/
[4] https://gestionsindical.com/crecio-la-pobreza-entre-los-que-tienen-empleo-ya-afecta-a-45-millones-de-trabajadores/
[5] https://drive.google.com/file/d/1tTsa-YQH0Gr1-M4Vo3uCdfrs3yZQwzyG/view
[6] https://revistatrinchera.com/2019/07/29/hector-recalde-los-jueces-no-tienen-que-representar-al-poder-ejecutivo-nacional-esa-es-la-verdad-desnuca-de-macri/
[7] https://mundoempresarial.com.ar/noticia/2946/pymes-reclaman-un-zapatazo-antes-de-que-cierre-la-ultima-fabrica-de-calzado
[8] https://www.youtube.com/watch?v=1RGBaVyCB-w
[9] https://mundogremial.com/gremio-del-neumatico-lanzo-un-paro-por-reapertura-de-paritarias/
[10] https://mundogremial.com/satsaid-movilizo-en-todo-el-pais-para-exigir-la-aplicacion-de-la-revision-salarial/
[11] https://mundogremial.com/petroleros-exigen-la-continuidad-laboral-de-cientos-de-trabajadores-suspendidos-en-la-rama-de-biocombustible/
[12] https://gestionsindical.com/ni-vaca-muerta-se-salva-con-el-macrismo-ya-son-1-000-los-petroleros-suspendidos/
[13] https://mundogremial.com/trabajadores-de-siderar-denuncian-despidos-y-suspensiones/
[14] http://www.infogremiales.com.ar/noticia.php?n=59614
[15] https://www.pagina12.com.ar/168305-ganadores-del-modelo-macrista
[16] https://infocielo.com/nota/107749/los-ganadores-en-medio-de-la-crisis-bancos-obtienen-3-000-millones-por-dia-en-intereses-de-leliqs/
[17] http://www.infogremiales.com.ar/noticia.php?n=59609
[18] https://gestionsindical.com/video-gestion-vidal-denuncian-que-realizan-trueque-entre-los-hospitales-para-abastecerse-de-los-insumos-que-faltan/
[19] http://enfoquesindical.org/pignanelli-gran-equivocacion-dirigentes-movimiento-obrero-fue-pelearse-cristina
[20] http://enfoquesindical.org/carlos-minucci-cgt-se-va-unir-va-estar-mucho-tiempo-unida-si-no-nos-equivocamos
[21] https://www.youtube.com/watch?v=mGMNVkFApzU

Sube todo menos los salarios

Sube todo menos los salarios

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

Por Nasim Iusef Venturini*

La inflación de agosto fue de 4%

La inflación no iba a ser un problema en nuestro gobierno, decía Macri allá por 2015. El problema ahora es el hambre, la desocupación y el endeudamiento.

Es evidente que el programa económico de la Alianza Cambiemos fracasó y la herencia que dejará a la próxima gestión es realmente pesada. Con los buitres volando sobre los bonos soberanos, el FMI con oficina en el Banco Central y niveles de endeudamiento, desocupación y hambre, que rememoran momentos trágicos de nuestra historia.

Asumieron planteando que iban a bajar la inflación, que iban a generar millones de puestos de trabajo y que no se iban a perder los derechos… nada de eso sucedió.

El día 12 de septiembre el INDEC publicó el dato de la inflación de agosto, arrojando una suba mensual de 4% y una inflación interanual (agosto 2018 – agosto 2019) del 54.5%. La tasa de desempleo llegó al 10,1%, impactando en mayor medida, sobre mujeres de entre 14 y 29 años, que superó el 23%. El poder adquisitivo del salario, se pulverizó.

La inflación, definida como el aumento generalizado de los precios, tiene un origen multicausal, donde intervienen los “precios básicos”. Estos son el tipo de cambio, las tarifas y los salarios (recomiendo la nota “Destruir mitos de la inflación”[1] de Claudio Scaletta), donde claramente los dos primeros aumentaron de manera desmedida frente a los salarios que perdieron sistemáticamente poder adquisitivo.

Lejos quedó la meta de inflación propuesta a fines del año pasado donde para todo este año proyectaban una inflación de 34.8% y hoy con los datos de agosto acumula un 30% y se espera que en el mes de septiembre supere los 4.5% dado el traslado de la devaluación de agosto.

Esto es lisa y llanamente producto de la política económica que se implementó desde diciembre del 2015, que lejos de resolver un problema estructural como lo es la inflación en nuestro país, se profundizó la transferencia de recursos de los sectores trabajadores a los sectores más concentrados de la economía.

Aquí en un contexto donde se profundiza el hambre, hablar de estos números nos obliga a hacer el ejercicio de pensar que cuando los precios de los alimentos suben, el impacto que tiene sobre los sectores de menores ingresos es mayor. Y aún mayor en un contexto de generalización del desempleo y el empleo precario.

La variación interanual de la inflación entre junio de 2018 a 2019 fue de 55,8%, siendo superior a los salarios por varios puntos porcentuales. Sobre el total de los salarios la inflación fue 15,8% mayor. Con mayor impacto sobre el sector no registrado (33.9%).

La dinámica que sucede cuando los salarios aumentan por debajo de la inflación se evidencia en la cantidad de gente que no llega a parar la olla, que se endeuda para comprar lo básico y que encima no consigue trabajo en una economía cada vez más devastada por el programa neoliberal de la Alianza Cambiemos. El empobrecimiento es parte del programa.

Los niveles de creación de empleo en nuestro país, con una industria funcionando al 58,7% ( índice de la Utilización de la Capacidad Instalada, INDEC: julio 2019[2]) realmente son bajos, y todavía no están los datos del descalabro que sucedió post PASO, donde se está investigando seriamente las políticas del Banco Central del día 12 de agosto, donde se produjo una devaluación de 23% en un solo día. Generando incertidumbre y un perjuicio sobre la economía real de las personas de magnitudes preocupantes, sin contar que quienes tenían esa información obtuvieron jugosas ganancias.

El ajuste sobre salud, educación, ciencia y tecnología y sobre el apoyo a las Pyme (que son las que generan más del 60% del empleo), es parte del programa económico neoliberal, que es el empobrecimiento sistematizado, mientras se hipoteca el futuro de la mano de un modelo de endeudamiento brutal y financiarización que no genera más que miseria y exclusión.

En un país donde producimos alimentos, donde seguimos teniendo la posibilidad de educarnos y donde tenemos hermosas y riquísimas experiencias de lucha, dignidad y construcción, pensar que todo está perdido es un error.

Ojalá que la experiencia que dejó la Alianza Cambiemos, pueda hacernos dimensionar, dialogar y construir una realidad más digna para vivir. Donde de una vez por todas podamos ver que estas políticas económicas que se aplicaron, generan esto que estamos viviendo, miseria, hambre, desesperación, pérdida de derechos y una exacerbación de la violencia institucional que avala la violencia a las otredades, todo legitimado desde el discurso oficial. 


* Lic en Economía, integrante del colectivo "Economía a pata", Co-conductor de “Promocionando la Salud” (Radio Futura – FM 90.5), responsable de la sección Economía de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.

Bibliografía:
[1] https://www.pagina12.com.ar/217527-destruir-mitos-de-la-inflacion
[2] https://www.indec.gob.ar/uploads/informesdeprensa/capacidad_09_192842E46CC6.pdf

La inflación en 6 meses llegó 22,4%

La inflación en 6 meses llegó 22,4%

TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

Por Nasim Iusef Venturini*

Infografía: Cronista Comercial

La inflación en Argentina es un tema recurrente e histórico. Sus causas se encuentran en la génesis de los procesos productivos de nuestra economía y en los desarrollos históricos de los distintos sectores que la conforman.

La Alianza Cambiemos, asumió con la promesa de poder bajarla y que no sería un problema en dicha gestión. Lejos de esa prepotencia, la realidad mostró que la inflación se duplicó al ritmo de una destrucción del tejido industrial y social, con más impacto en las zonas de alta concentración de industria, mano de obra intensiva y concentración poblacional.

En 2018, con la Ley de Presupuesto para el 2019, el Gobierno estimaba una inflación anual del 23% que lejos de ser creíble, esa cifra mostraba una vez más la inconsistencia entre lo presupuestado y la realidad.

Llega el mes de julio y con los datos del Índice de Precios al Consumidor- IPC (inflación) publicados por el INDEC, se puede observar que en 6 meses la inflación a nivel nacional alcanza el 22,4% (22,1 % en región Gran Buenos Aires), por lo tanto el balance sería que en tres años y medio la gestión de la Alianza Cambiemos no pudo/no supo/no quiso combatirla.

La inflación, que afecta el poder adquisitivo de todas y todos, especialmente aquellos que cobran ingresos fijos que en nuestro país y en la región son muchos, y que representa a grandes sectores de la población en situación de pobreza y con derechos vulnerados. Un Estado que desinvierte en las escuelas y centros de salud para colocar esas partidas en sofisticar las Fuerzas de Seguridad, aceitadas para reprimir.

En lo que va del año, los sectores que más aumentaron en la Región Gran Buenos Aires (clasificación del INDEC) son Educación (30,7%), Comunicaciones (28,9%), Alimentos y Bebidas no alcohólicas (24,6%) y Vivienda, agua, electricidad y otros servicios (23,6%).

Estos sectores tienen mucha incidencia sobre la demanda global, en los cuales los impactos de los aumentos de precios repercuten directamente sobre el poder adquisitivo de toda la población. En especial sobre aquellos sectores que destinan todos sus ingresos a la satisfacción de sus necesidades básicas: jubiladoxs, trabajadores de la economía popular y de sueldos medios/bajos.

Fuente: Elaboración propia en base a datos de INDEC.

El mes de junio registró fuertes aumentos en los rubros de Comunicaciones (7.9%), Equipamiento y mantenimiento del hogar (3,3%), Recreación y Cultura (3,2%), Bebidas alcohólicas y tabaco (2,9%), Salud (2,7%) y Vivienda, agua, electricidad y otros servicios (2,6%). Estos rubros tuvieron un aumento mayor al Nivel General de aumento para junio que fue de 2,6% en la Región Gran Buenos Aires.

Fuente: Elaboración propia en base a datos de INDEC.

Que la inflación siga sin bajar tiene que ver con las políticas económicas implementadas por el macrismo, que profundizaron el endeudamiento. Un claro mensaje a la reprimarización de la economía, destruyendo empleo genuino y expandiendo la miseria, favoreciendo a la especulación financiera por sobre la creación de empleo y la distribución.


* Lic en Economía, integrante del colectivo "Economía a pata", Co-conductor de “Promocionando la Salud” (Radio Futura - FM 90.5), Redactor de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.
¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!