TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

Esta frase fue pintada en edificios públicos de la ciudad de Rosario, en búsqueda de respuestas por parte de las autoridades provinciales y nacionales para los ciudadanos que sufren los incendios del Delta del Paraná y graves problemas relacionados al tráfico de drogas.

Los incendios en el Delta del río Paraná son moneda corriente en la actualidad hace años. Las respuestas por parte de los gobiernos provincial y nacional nunca abarcaron el foco del problema, lo que terminó por impacientar a la población, que este miércoles copó las calles en señal de protesta.

Si bien es cierto que las agrupaciones ambientales luchan hace tiempo por buscar una solución al conflicto, este miércoles la movilización tuvo una condición atípica: se sumaron distintos vecinos autoconvocados, que le aportaron masividad al reclamo.

Así lo describió este jueves Julia Vélez, integrante de la Multisectorial Humedales Rosario, en comunicación con Radio Trinchera: “La situación fue realmente emocionante, si bien había presencia de partidos políticos, esta forma de lucha transcendió la cuestión partidaria, y eran muchos más los vecinos que asistieron sin pertenecer a ninguna organización, simplemente como vecinos , expresándose con carteles, con sus hijos. Fue muy potente, y a su vez se vivió de manera tranquila”.

Las agrupaciones ambientales El Paraná No se Toca y Multisectorial Humedales junto a les vecines autoconovcades, participaron este miércoles de la masiva protesta frente al Monumento Nacional a la Bandera y bajo la consigna “Basta de quemas, basta de humo, basta de violencia”, para reclamar una acción real de los gobiernos con el objetivo de que cesen los incendios en las islas del Paraná y los conflictos de balaceras en la ciudad de Rosario.

En torno a la inacción estatal, la integrante del grupo ambientalista sostuvo que a nivel municipal, provincial y nacional no hay respuestas concretas: “El intendente se pone de querellante como si fuese un vecino común; el gobierno provincial se concentra en las pintadas y cambia al ministro de Seguridad para encontrar a quiénes las hicieron; y desde el ejecutivo nacional nada. Así estamos hace dos años y medio, abandonados totalmente”, sentenció.

Según Vélez, la atípica convocatoria fue producto de un hartazgo social: “Estamos en una ciudad que está totalmente abandonada, todos los días tenemos balaceras como algo normalizado. Junto con esto, se produjo un hartazgo que terminó de decantar con unas pintadas que aparecieron entre el lunes y el martes, entre las que se destaca una frase muy contundente: ‘Plomo y humo, el negocio de matar’. La gente estalló y dio paso a un ‘Rosariazo’, diría yo, porque hubo más de 10 mil personas en el monumento”.

La situación ambiental ya cumple dos años, con focos de incendio que se repiten en los mismos lugares y llenan la ciudad de humo. Se siguen incendiando espacios verdes, se arruinan la fauna y la flora, junto con el agua y la calidad de vida de los ciudadanos de la región.

Este fin de semana, particularmente, el humo fue descomunal, y en consecuencia, la reacción de los ciudadanos no fue menor: “El fin de semana que pasó fue muy complejo porque hubo mucho humo. Se vio en el aire durante el día, y produjo muchas afecciones a nivel respiratorio y alérgico”, desarrolló la ambientalista, para dar a entender la magnitud de la situación que derivó en tal protesta.

Por otro lado, Vélez destacó la influencia de la Universidad Nacional de Rosario en la convocatoria a movilizar: “La Universidad Nacional de Rosario abrió el lunes un teléfono para recibir consultas de los ciudadanos, y a través del rector dispuso que todos los alumnos y el personal docente y no docente pudiera retirarse de las facultades para asistir a la marcha”.

En cuanto a las acciones a emplear, la ambientalista dividió los problemas en dos: la incógnita de los actores, y la complicidad del poder ejecutivo ante la falta de decisión política.

Por un lado, entonces, Vélez explicó que “dar con los nombres de quienes conspiran para quemar estas tierras es muy complicado; se sabe quiénes son los dueños, pero no se los puede culpar en concreto por la acción, porque están en desuso, y por eso es muy fácil que sigan adelante con estas acciones.”

Por el otro, la ambientalista sostuvo que “si hubiese voluntad política se podría dar con los culpables, pero no solo no la hay, sino que además el Ministerio de Ambiente de Nación presentó un proyecto de Ley de Humedales que no proteje el territorio; por el contrario, allana el camino para que el proyecto económico del país se desarrolle a costillas de los humedales”. “Esto se vive como la peor traición, entendiendo que viene de un gobierno que dice ser popular y se jacta de dar derechos”, redondeó.

Para finalizar, la integrante de la multisectorial detalló cómo seguirá el calendario para las organizaciones, que preparan el corte del puente Rosario – Victoria para el próximo fin de semana de agosto, además de una movilización federal masiva para el 3 y 4 de septiembre.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!