Golpe de Estado en Bolivia

Golpe de Estado en Bolivia

TIEMPO DE LECTURA: 7 min.

por luciano montefinale

“Sepan ustedes que la ‘Revolución Libertadora

 se hizo para que en este bendito país

 el hijo del barrendero muera barrendero”

Contraalmirante Arturo Rial (1955)

Cualquier similitud de esa frase –pronunciada en la Casa Rosada luego del golpe a Perón– con la actualidad de Bolivia no es mera coincidencia. Lo más similar entre estos dos eventos tristes de la historia de Nuestra América es el revanchismo y el odio de los golpistas.

Evo Morales Ayma en la casa donde nació

“Renuncio para que Mesa y Camacho no sigan persiguiendo, secuestrando y maltratando a mis ministros, dirigentes sindicales y a sus familiares”, fueron las palabras con las que Evo Morales Ayma anunció su renuncia y puso de manifiesto la situación crítica y a los responsables de la misma.

Ante el silencio de los organismos internacionales y de la autodenominada comunidad internacional y con el aval de la Organización de Estados Americanos (OEA), con la violencia desatada por la oligarquía santacruceña, encabezada por el presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, y el pedido de renuncia por parte de las Fuerzas Armadas, se perpetró un clásico golpe de Estado contra toda Bolivia. Y en pleno siglo xxi, aunque cueste creerlo.

Nada importa: fuese cual fuese el resultado del referéndum de febrero de 2016 o de las elecciones del pasado 20 de octubre, el plan de recuperación neocolonial de Bolivia se pondrían en marcha.

De esto da cuenta el accionar de la oposición política y de los diversos sectores cívico-empresariales de la derecha boliviana, con epicentro en Santa Cruz, que desde el día posterior a los comicios, con los resultados del escrutinio provisorio, comenzaron a instalar la idea de fraude convocando a una segunda vuelta.

Días después este discurso y sus interlocutores virarían a la exigencia de renuncia del presidente e incrementaría el vandalismo callejero con violencia inusitada, que tendría como puntos culmines el secuestro y la humillación a la alcaldesa de Vinto, Patricia Arce, el incendio a locales del MAS y a hogares de diferentes dirigentes oficialistas, la toma de los medios de comunicación estatales, el amotinamiento de la policía y el desligamiento de las Fuerzas Armadas a la lealtad al Capitán General de las FFAA, es decir, el presidente del Estado Plurinacional.

Cuando las FFAA le ‘recomiendan’ renunciar a un presidente electo, es un golpe de Estado en cualquier parte del mundo.

En el medio, la carta del gobierno fue apostar a la OEA para que auditara los resultados de las elecciones y que lo que resolviese dicho organismo sería vinculante. La oposición, ante esta maniobra de transparencia y búsqueda de apaciguar la violencia, siguió con su plan preestablecido de cambio de régimen.

El domingo 10 de noviembre el Ministerio de Colonias yanquis (OEA) publicó –tardíamente– el informe preliminar donde detectaba irregularidades en los comicios y recomendaba el llamado a nuevas elecciones. Ante esto y cumpliendo su palabra, el mandatario aimara decidió renovar a la totalidad de los vocales del Tribunal Supremo Electoral y convocar a nuevas elecciones generales. A pesar ceder ante las presiones para evitar un “derramamiento de sangre”y habiendo ganado las elecciones con el 47%–, la derecha recrudeció su accionar y Camacho proclamó la proscripción: “Evo Morales debe renunciar y también tienen que renunciar los senadores, los diputados y los miembros de los tribunales electorales y de Justicia”.

Horas más tarde, la presión llevaría al anuncio de renuncia del presidente, el vice Álvaro García Linera, y toda la línea de sucesión de poder que también se encontraba bajo amenaza.

A partir de allí comenzaría una cacería que despejaba toda duda –por si todavía quedaba alguna– de que lo que estaba ocurriendo era y es un golpe de Estado y la ruptura del orden constitucional. Sin orden judicial ni crimen cometido, detuvieron a la presidenta y al vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral, María Eugenia Choque Quispe y Antonio Costas, respectivamente.

Por la noche, el mismo Evo Morales denunció vía tuiter que “un oficial de la policía anunció públicamente que tiene instrucción de ejecutar una orden de aprehensión ilegal en contra de mi persona; asimismo, grupos violentos asaltaron mi domicilio”.

El racismo se impone al proceso de cambio

Si no hay crisis económica, sino más bien todo lo contrario, ni tampoco un incumplimiento del orden constitucional, ¿cómo se explica el descontento social?

Los hechos ocurridos durante la trágica jornada son el desenlace del plan orquestado por la recuperación neocolonial de un territorio, precisamente, descolonizado.

El litio, las relaciones comerciales con China y Rusia, la soberanía política, económica y del manejo de los hidrocarburos, por qué no, también, la liberación de Lula, la victoria de Alberto Fernández en Argentina y las manifestaciones en Chile, Ecuador, Honduras y Haití contra las políticas neoliberales, es decir, la geopolítica y la necesidad del imperio norteamericano por seguir sosteniendo su maquinaria capitalista a costa de los países del sur explican, en gran parte, el golpe de Estado sufrido por “el primer presidente boliviano que se parece a los bolivianos”, según las palabras del presidente electo argentino en el II Encuentro del Grupo de Puebla, otra piedra en el zapato de la desintegración regional promovida por la administración de la Casa Blanca y de las marionetas locales.

En un contexto regional desfavorable, Bolivia aceleró su crecimiento económico, lo que se evidencia en el aumento del 4,7% de su Producto Bruto Interno en 2018, en comparación con el 1,6% que en promedio hay en la región. Siguiendo con la comparación, mientras en Argentina estamos teniendo una inflación interanual (septiembre 2018 – septiembre 2019) de más del 55%, en Bolivia se registran subas de los precios en el orden del 3,5%. En tanto el desempleo ronda el 4,2%, siendo una marca histórica. En materia de ascenso social, se pasó de tener, en el 2005, el 38,2% de la población en la pobreza extrema al 15% en 2018, una reducción de más de la mitad.

En un mundo cuyas estructuras están crujiendo por la ruptura del unilateralismo norteamericano, Evo Morales y el presidente de China, Xi Jinping, firmaron en 2018 un acuerdo de asociación estratégica de cooperación financiera, comercial y de infraestructura, destacándose el Memorándum en el marco de la Franja de la Ruta de la Seda y la construcción de una planta para la industrialización del litio por parte de la empresa china Maison Engineering.

En el mismo sentido, se establecieron vínculos de inversiones en hidrocarburos, litio, energía nuclear y tecnología militar con la Federación de Rusia de Vladimir Putin, como también, convenios de venta y exploración firmados con la petrolera rusa Gazprom, la misma que comercializa el gas en gran parte de Europa y Medio Oriente.

Citando al politólogo Atilio Boron, “por más que se administre de modo ejemplar la economía como lo hizo el gobierno de Evo, se garantice crecimiento, redistribución, flujo de inversiones y se mejoren todos los indicadores macro y microeconómicos, la derecha y el imperialismo jamás van a aceptar a un gobierno que no se ponga al servicio de sus intereses”.

Al centro, Luis Fernando Camacho Vaca, en la Casa de Gobierno momentos antes del anuncio de renuncia, con la biblia y la bandera de Bolivia

Gobierno de facto y resistencia

En estos momentos hay un vacío de poder y la carrera por llenarlo será, como todos los sucesos de las últimas semanas, por lo menos antidemocrático. Como en todo golpe de Estado, la continuación al derrocamiento es de persecución, proscripción y profundización de la violencia. Quedará por ver cómo se reacomoda lo que quede de institucionalidad en este panorama de incertidumbre política.

Otro antecedente histórico de la lucha contra la imposición de gobiernos títeres es el ocurrido en el año 2002 en Venezuela, donde el golpe contra el gobierno de Hugo Chávez Frías duró apenas 48 horas debido a la presión popular.

Habrá que esperar los modos de resistencia que encuentre el pueblo boliviano para no permitir que el terrorismo de Estado se concrete bajo un gobierno de facto.

Tuit de Evo Morales en la noche del 10 de noviembre: “Los humildes, los pobres que amamos la Patria vamos a continuar con esta lucha

“La historia es nuestra y la hacen los pueblos”

“La historia es nuestra y la hacen los pueblos”

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

Por Miranda Cerdá Campano*

A 46 años del Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, resulta aleccionador volver sobre la intervención norteamericana en el continente y entender que muchos de los adherentes a la dictadura y el proyecto político de Augusto Pinochet y sus amigos de Washington, hoy pertenecen al gobierno de Sebastián Piñera.

Septiembre con S de Salvador

Después del triunfo de la Revolución Cubana, América Latina y el Caribe se convirtieron en un campo de batalla política y militar entre el imperialismo yanqui, aliado a las derechas locales, y las resistencias populares. El de Chile fue un caso emblemático. Allí la izquierda tenía una rica tradición de lucha, contaba con un movimiento obrero combativo y había tenido éxito en los últimos procesos electorales.

El 4 de septiembre de 1970, Salvador Allende alcanzó la primera mayoría en las elecciones generales celebradas en Chile. La vía chilena al socialismo legó múltiples hitos para la historia. El programa de Allende propuso la construcción de una economía estatal planificada que se concretó en actos como la nacionalización del cobre y la expropiación o compra de acciones que le permitieron un control del 80 por ciento de las industrias y algunos bancos. La ansiada reforma agraria posibilitó la expropiación de unos 4400 predios y se ampliaron derechos sustanciales en salud y educación.

Como se ha demostrado por los propios documentos desclasificados de la CIA, la agencia operaba en contra de la candidatura de Allende desde 1964 y en las elecciones de septiembre del ‘70, canalizaron 350 mil dólares para la campaña del derechista Jorge Alessandri, además de invertir cerca de un millón para manipular el resultado electoral. El 24 de octubre, el pleno del Congreso, de acuerdo con la Constitución, debía elegir entre las dos mayorías más altas.

El presidente yanqui por aquel entonces, Richard Nixon, ordenó evitar que el socialismo asumiera la presidencia y la CIA concibió dos posibles planes. El primero consistía en que el Congreso eligiera a Alessandri y este renunciara para convocar a nuevas elecciones donde toda la derecha apoyaría a Eduardo Frei, hombre de confianza de Washington. Pero el plan fracasó porque Allende y Tomic habían acordado previamente que uno reconocería la victoria del otro si la diferencia superaba los 5 mil sufragios y así fue. El segundo plan contemplaba crear un clima de inestabilidad política para propiciar una intervención militar y la anulación de las elecciones. Encargado por la CIA, el general Roberto Viaux debía secuestrar y ocultar a René Schneider, general constitucionalista y jefe del ejército, pero este se defendió, fue herido y falleció dos días después, el 25 de octubre. El día anterior, Allende fue electo por el Congreso con 195 votos a favor.

La experiencia de tres años de gobierno de la Unidad Popular sacudió a propios y ajenos. El proceso, vital para la historia latinoamericana, incluso contó con una visita de lujo: Fidel Castro llegó en noviembre de 1971 a Chile y permaneció allí 23 días para conocer de primera mano el socialismo conquistado a través de las urnas.

Allende fue un socialista sin renuncias, un antiimperialista sin concesiones y conmovió América Latina, dejando sentadas las bases de aquellos cimientos forjados a principios de siglo. Las experiencias de Venezuela con Hugo Chávez, de Ecuador con Rafael Correa y de Bolivia con Evo Morales, donde se recuperaron los recursos naturales, tienen en el gobierno de Allende, un luminoso precedente en la nacionalización de la gran minería del cobre en manos de oligopolios yanquis, en la nacionalización de la banca y la expropiación de los principales conglomerados industriales.

La herencia de Pinochet y las derechas en América Latina

La visita de Fidel acrecentó la voracidad golpista de Washington. El 11 de septiembre de 1973, Salvador Allende, el líder de esa revolución pacífica resistió hasta la muerte el asedio imperialista. Su proyecto no logró ser comprendido cabalmente por los mismos partidos que conformaban la Unidad Popular y su soledad intelectual fue siendo cada vez más patente en un escenario donde la polarización de la sociedad era vertiginosa, y su lógico final se anunciaba como epílogo inevitable de un país dividido por el odio y la intolerancia. A pesar de su inteligencia y experiencia, y aunque fue advertido por amigos del proceso, Allende no pudo admitir la posibilidad de una ruptura por la vía militar. Su ciega confianza en las instituciones y en la ética política le imposibilitaron pensar que las Fuerzas Armadas traicionarían sus funciones.

Durante el golpe de Estado, Augusto Pinochet ocupó el puesto de mando número uno e impartió desde allí las órdenes. Su dictadura dejó más de 44 mil víctimas, entre ellas 3216 muertos de los cuales 1185 fueron detenidos desaparecidos y 33 mil detenidos y torturados. Pinochet eliminó el sistema de seguridad social, impuso un Plan Laboral cuyo propósito fue despolitizar a los sindicatos y eliminar la correa de trasmisión entre negociación colectiva y distribución del ingreso; devolvió el control del sector forestal y la pesca a las empresas del sector privado, lo que significó, en varios casos, la expulsión de comunidades rurales e indígenas, la degradación y erosión de suelos, la disminución de los cauces de agua y la contaminación a gran escala; privatizó la salud y la educación y desnacionalizó el cobre, renunciando a la soberanía sobre los recursos naturales; y traspasó los derechos de las hectáreas recuperadas por los mapuches a dominios privados.

La reducción al mínimo del rol del Estado, la represión a estudiantes, docentes, organizaciones sociales y pueblos indígenas que mantienen la lucha por sus tierras, la libertad empresarial a ultranza merced de la desregulación y el gasto social prácticamente nulo, son algunas de las medidas que hoy, a 46 años del golpe, continúan implementándose en consonancia con los designios de Washington.

Las dictaduras del Cono Sur abrieron un abismo de sangre en las sociedades latinoamericanas de fines del siglo pasado, pero se proyectan aún en nuestro tiempo. Regímenes perversos, como el de Alberto Fujimori y administraciones como las de Carlos Andrés Pérez en Venezuela o Álvaro Uribe en Colombia fueron el preámbulo de gobiernos repudiables como los de Jair Bolsonaro, Piñera o Iván Duque.

A casi medio siglo de la gran jornada que iniciara Chile de la mano de Salvador Allende, es importante no bajar la guardia ante tan perverso e incorregible enemigo, cualesquiera sean sus gestos, retóricas o personajes que lo representen. Aquellos que pisan la Casa Blanca en busca de apoyo diplomático, blindaje mediático, dinero o armas para derrocar a sus gobiernos, jamás tendrán un lugar en la historia viva de sus tierras. “El león es sanguinario en toda generación”, cantaba Violeta Parra y está claro: el imperio no cambia.


*Periodista especializada en Sudamérica, redactora de Revista Trinchera y columnista del programa Marcha de Gigantes (AM 1390 Radio Universidad Nacional de La Plata) y colaboradora de Agencia Timón
Hay que crear muchos Vitnam

Hay que crear muchos Vitnam

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

por Nicolás Sampedro*

Porque es la naturaleza del imperialismo la que bestializa a los hombres, la que la convierte en fiera sedienta de sangre, que están dispuestas a degollar, asesinar; a destruir hasta la última imagen de un revolucionario, de un partidario de un régimen que haya caído bajo su bota o que luche por su libertad[1]
Ernesto Che Guevara

Tal como se señalaba la semana pasada, este 28 de junio se conmemoraron 10 años del primero de una importante lista de Golpes de Estado perpetrados en Nuestra América en ese período de tiempo[2].

Éstos fueron los más visibles por el método que tuvieron que implementar: Golpes parlamentarios, judiciales y fundamentalmente mediáticos. Pero no los únicos, recuérdese que ya en 2008 Evo Morales había vivido el intento secesionista de la Medialuna Blanca, como se conoció a los departamentos de Beni, Tarija, Pando y Santa Cruz de la Sierra[5].

Honduras era el experimento en la nueva estrategia de “Golpes Blandos”, como se los conoció en un primer momento. La detención y deportación en pijamas de Mel Zelaya serían una muestra de la suerte que correrían Fernando Lugo en Paraguay[3] (2012) y Dilma Rousseff en Brasil[4] (2016).

Por su parte en 2010 la Revolución Ciudadana de Ecuador, vivían el magnicidio fallido hacia Rafael Correa, quien estuvo a punto de ser asesinado, de no ser por el despliegue del Ejército y la Policía de Policías Especiales que los rescataron del Hospital de la Policía donde se encontraba resguardado de los agentes policiales sublevados[6]. Recuérdese que la gravedad del hecho movilizó al entonces Secretario General de la UNASUR, Néstor Kirchner a convocar una reunión de emergencia en Buenos Aires[7].

Foto: teleSUR

En 2012 nuevamente fue Bolivia, esta vez con una huelga policial similar a la que realizaran dos años antes en Ecuador. El levantamiento de los uniformados fue resuelto rápidamente por el gobierno, pero marcaba una tendencia golpista de nuevo tipo. La CIA, la NED y la USAID se volvían actores claves en todos estos escenarios.

Como lo señala Andrés Mora Ramírez, en un artículo publicado en esa fecha, y citando un trabajo de Jean-Guy Allard y Eva Gollinger, “en 2010,  los prepuestos de la USAID y la NED aumentaron en un 12%, lo que representaba unos 2.2 mil millones de dólares para su trabajo en América Latina. De esa cifra, se destinaron 450 millones de dólares “para el trabajo de subversión directa en la región, clasificada bajo lo que Washington llama la promoción de la democracia[8].

Los gobiernos populares de la región empezaban a experimentar, por enésima vez, las maniobras del imperio norteamericano para debilitar la fuerza del bloque regional que se venía gestando después de que en 2005 se le dijera no al ALCA en Mar del Plata[9] y de que un año después surgiera la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América.[10]

Podría sumarse a esta lista, los innumerables electorales en distintos países de la región. Los más escandalosos sin dudas llevarían nuevamente hacia tierras centroamericanas con los casos de Honduras (en 2017)[11] y el actual proceso electoral en Guatemala del cual piden su nulidad por las denuncias de fraude[12].

Fuente: Hispan Tv

Lo mismo se podría señalar sobre el proceso desestabilizador que vivió la Nicaragua sandinista de Daniel Ortega en 2018[13] cuando sectores financiados desde los EEUU pusieron al país en un estado muy delicado, con muertes innecesarias y millonarios gasto en pérdidas materiales[14], producto del vandalismo que los medios hegemónicos presentaban como protestas pacíficas.

Ni hablar de lo ocurrido con Lula en Brasil durante el proceso electoral del año pasado. Son muchos los analistas que señalan que el verdadero motivo por el cual se encarcela al ex presidente estaba ligado a sus posibilidades de volver a ganar la presidencia del país carioca[15].

Una continuidad de golpes -o intentonas-, con mayores o menores grados de efectividad, que tuvieron y tienen por finalidad poner a la región a merced de los intereses norteamericanos y de las grandes multinacionales que se dedican a saquear y rapiñar los bienes comunes de estos pueblos.

Pero en éstas últimas dos décadas, sin pensarlo demasiado, la República Bolivariana de Venezuela ha sido (por lejos) la más agredida. Desde la llegada del comandante Hugo Chávez al gobierno, las intentonas golpistas no pararon. Comenzando con el fallido golpe de estado y posterior paro petrolero de 2002[16], pasando por los boicots y otras agresiones gringas hasta el paso a la inmortalidad del gigante de Sabaneta.

Foto: teleSUR

El imperio pensó que sería más sencillo derrotar a la Revolución Bolivariana con Chávez muerto y según la visión de varios analistas esto los llevó a preparar, financiar y poner en práctica su asesinato[17].

Luego de ello vinieron el desconocimiento de Nicolás Maduro como presidente, las guarimbas de 2014 y 2017; el magnicidio fallido en 2018[18] que buscaba sacar del medio no sólo al presidente sino a muchos ministros y la cúpula militar; el ingreso de la supuesta “ayuda humanitaria” desde Cúcuta (Colombia)[19]; las sanciones unilaterales y el bloqueo comercial norteamericano; hasta llegar a la intentona de este año con Juan Guaidó con la “operación Libertad”[20].

Sumado a esto habría que anexar la innumerable cantidad de operaciones del Comando Sur de los EEUU que se han denunciado. Fundamentalmente las operaciones “Masterstroke[21]Venezuela Freedom 2[22] que develara la colega argentina, Stella Calloni.

Lo más reciente es el plan que estaban amasando Trump, Netanyahu, Duque y otros lacayos del imperio. Operación desarticulada que fue denunciada recientemente por el viceministro de comunicaciones venezolano Jorge Rodríguez[23], y que involucraba a agentes israelíes que debían asesinar a Maduro, a Diosdado Cabello y otros referentesm para luego autoproclamar como presidente al ex ministro de defensa de Chávez, Raúl Isaias Baduel, detenido desde 2009 por cargos de alta traición. [24]

Fuente: teleSUR

La bestialidad del imperio ha ido in crescendo en la región y en el lapso de esta década y media ha logrado torcer –momentáneamente- la vara para su lado. Pero lo que comenzó con Chávez en 1998 fue el inicio de una época de cambios que no se circunscribe a nombres propios. Es un proceso que sigue más vivo que nunca pese a que estén en el gobierno de muchos países, lacayos que responden a los intereses gringos.

Si a este escenario se le suma el triunfo de AMLO en México, la victoria de Nito Cortizo en Panamá, la permanencia de Evo en Bolivia, de Ortega en Nicaragua y de Díaz Canel en Cuba, y agregamos el ingreso de Rusia y China en este escenario geopolítico en disputa, la realidad es que los gringos la tienen bastante complicada.

Por último agregar las dificultades que atraviesa el Brasil de Bolsonaro (con un impeachment que suena cada vez más fuerte)[25]; un Paraguay donde comienza a resquebrajarse el bipartidismo de Blancos y Colorados[26]; un Perú envuelto en hechos de corrupción cada vez más escandalosa[27]; un Lenin Moreno que perdió cinco miembros de su gabinete en una semana[28]; el creciente descontento en Guatemala[29], Honduras[30] o Haití[31];  y fundamentalmente que en Argentina la fórmula Fernández-Fernández cobra cada vez más fuerza. Podría señalarse que pese a los nubarrones que hoy atraviesan la región, como señaló García Linera en el encuentro de CLACSO del año pasado, “tenemos un neoliberalismo fallido de corto aliento y un mundo incierto. Se ha agotado el combustible neoliberal, este es un neolberalismo zombie[32].

Parafraseando al Che, en Nuestra América tenemos la tarea titánica de ¡crear muchos Vietnam! Y la Argentina será bisagra en este proceso de refundación de lo nuestroamericano como una opción viable en el camino de la construcción de una Nuestra América libre, justa, soberana.


* Periodista especializado en temas internacionales, conductor del programa Marcha de Gigantes (AM 1390 Radio Universidad Nacional de La Plata), productor general del programa La Marea (FM 90.5 Radio Futura), redactor de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.

Bibliografía
[1] https://www.marxists.org/espanol/guevara/04_67.htm
[2] https://www.hispantv.com/noticias/honduras/431963/represion-protestas-golpe-estado-zelaya
[3] https://www.youtube.com/watch?v=Le9dCChwZWU
[4] https://www.telesurtv.net/news/Dilma-Rousseff-decision-del-Senado-es-un-golpe-de-Estado-20160511-0033.html
[5] https://www.jornada.com.mx/2008/09/11/index.php?section=mundo&article=036n1mun
[6] https://www.youtube.com/watch?v=0n5bvuakWAU
[7] http://www.albatv.org/UNASUR-condena-el-intento-de-Golpe.html
[8] https://www.alainet.org/es/active/55954p
[9] https://www.youtube.com/watch?v=8aDWdFdiqUA
Discurso Chávez: https://www.youtube.com/watch?v=sM_U1xkRmKw
Discurso Kirchner: https://www.youtube.com/watch?v=BjIZmsJashM
[10] https://www.youtube.com/watch?v=DK8buJNZKUU
[11] http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/12/18/fraude-electoral-en-honduras-el-grito-silencioso/
[12] https://www.alainet.org/es/articulo/200604
[13] http://www.granma.cu/mundo/2018-08-16/lo-que-deja-el-intento-de-golpe-de-estado-en-nicaragua-16-08-2018-20-08-18
[14] https://www.hispantv.com/noticias/nicaragua/396718/crisis-economia-administracion-sandinista
[15] https://www.telesurtv.net/news/lula-da-silva-detencion-curitiba-contexto-social-elecciones-20180407-0017.html
[16] https://www.telesurtv.net/news/Venezuela-conmemora-15-anos-de-la-derrota-del-sabotaje-petrolero-20171215-0055.html
[17] https://www.youtube.com/watch?v=-N1c802XYU8
[18] http://misionverdad.com/la-guerra-en-venezuela/intento-de-magnicidio-contra-el-presidente-nicolas-maduro
[19] http://misionverdad.com/opinion/farsa-robo-y-caos-en-cucuta-todo-empezo-en-el-venezuela-aid-live
[20] https://www.telesurtv.net/news/venezuela-cronologia-intento-golpe-de-estado-oposicion-eeuu-20190430-0031.html
[21] http://www.cubadebate.cu/opinion/2018/05/15/el-golpe-maestro-de-estados-unidos-contra-venezuela/#.XRecMOhKhPY
[22] https://www.voltairenet.org/article191879.html
[23] http://misionverdad.com/La-Guerra-en-Venezuela/las-cinco-primeras-claves-de-la-desmontada-operacion-vuelvan-caras
[24] https://www.youtube.com/watch?v=ODSmn-8s2PU
[25] https://www.telesurtv.net/opinion/Impeachment-o-renuncia-Crisis-permanente-en-el-gobierno-brasileno-20190523-0032.html
[26] https://www.celag.org/paraguay-bipartidismo-en-crisis/
[27] https://www.celag.org/peru-descifrando-enigma-crecimiento-economico-pobreza/
[28] http://www.resumenlatinoamericano.org/2019/06/27/ecuador-el-gabinete-de-gobierno-de-lenin-moreno-sufre-cinco-bajas-en-una-semana/
[29] http://www.resumenlatinoamericano.org/2019/06/18/guatemala-indigenas-y-campesinos-no-aceptan-resultados-electorales-2019/
[30] https://www.telesurtv.net/news/protestas-cierre-centros-educativos-honduras-20190626-0019.html
[31] http://www.resumenlatinoamericano.org/2019/06/29/haiti-la-cruz-de-tres-puntas-que-pesa-sobre-un-pueblo-heroico/
[32] https://www.pagina12.com.ar/156724-este-es-un-neoliberalismo-zombie

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!