La bestialidad capitalista nunca descansa

La bestialidad capitalista nunca descansa

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

La semana pasada hacíamos mención de las tramoyas que está realizando el gobierno de derecha que encabeza Sebastián Piñera en Chile. Todo un andamiaje puesto al servicio de seguir beneficiando a los ricos de siempre (y los nuevos), a costa del sufrimiento, el hambre y la desesperación del pueblo chileno.

Víctimas de la violencia uribista

Esta semana los laureles del Olimpo se los llevó Iván Duque Márquez, presidente de la República de Colombia y un fiel lacayo de su padrino político, el genocida Álvaro Uribe Vélez. Si bien el uso desmedido de la fuerza en el país sudamericano no es nueva, la brutalidad de las represiones y el asesinato de más de una treintena de personas se volvieron virales en las redes sociales.

Está claro que la viralización de los videos fue lo que motivó a que los medios masivos de comunicación tomaran el tema como noticia y que -posteriormente- por la notoriedad pública que tomó el caso, organismos o instituciones e incluso gobiernos de otros países se hicieran eco de lo que sucedía al norte de nuestra América del Sur.

Por lo demás, lo que se vio son actos criminales a los que nos tiene acostumbrado el gobierno colombiano en un país históricamente gobernado por la derecha (más o menos bestial según el presidente) y que sólo durante la administración de Álvaro Uribe Vélez tiene el lamentable récord de más de 6.400 casos de falsos positivos. Una marca registrada del uribismo.

Cabe recordar que desde la firma de los Acuerdos de Paz de La Habana (firmados en 2016), la matanza de líderes y lideresas sociales y de ex guerrilleros firmantes del acuerdo, no han cesado. Desde la firma de los acuerdos hasta la fecha las cifras de asesinatos son superiores a los mil, en tanto en lo que va del año ya se registran más de 50.

El punto es que para el uribismo y su lógica de exterminio, la única manera de solucionar el conflicto con las guerrillas o con la protesta social es exterminándolas. Pese a que los Acuerdos de Paz son un compromiso del Estado, para Duque y compañía es lo mismo que papel mojado.

Bukele y su particular forma de gobernar

Tal como ha sucedido con otras experiencias de derecha que llegaron al poder mediante los votos, el caso de Nayib Bukele en El Salvador termina siendo de manual. La última jugarreta del presidente milenial fue ordenar a sus congresistas que destituyeran a cinco magistrados titulares y cuatro suplentes de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema y al fiscal general por supuestas arbitrariedades, aunque todes saben que es porque eran un freno a su lógica autoritaria.

El caso fue tan escandaloso que hasta Bachellet y la propia Kamala Harris (entre otres) salieron al cruce de la medida adoptada por el empresario que es recordado por sacarse una selfie en su primera intervención ante la Asamblea General de Naciones Unidas, pero en pleno discurso.

El autoritarismo de la familia Bukele parece haberse consolidado luego de que resultara victorioso en las elecciones legislativas del pasado 28 de febrero. El presidente salvadoreño termina así de cerrar el círculo y de no dejar poder del Estado que no responda a sus delirios. En el “mientras tanto”, el hermano pueblo de El Salvador queda en la total indefensión ante los abusos de quien es sindicado como cómplice de las diferentes organizaciones criminales como la Mara Salvatrucha (MS-13) o la Mara Barrio 18.

Bukele y su gobierno están literalmente cavando el lecho de muerte no sólo de la democracia salvadoreña, sino además de esa república.

¿Dónde está Lichita?

El caso es que las derechas siempre se autocalifican como republicanas, como honestas o como defensoras de la democracia, pero en los papeles son todo lo contrario. Está claro que con el aparato estatal construido a sus anchas en tiempos de antaño, y con el apoyo de las grandes corporaciones mediáticas y la ayudita del imperio, muchas veces logran imponer sus ideas y formas de ver la realidad.

Otro ejemplo emblemático es el caso paraguayo donde recientemente la Fuerza de Tareas Conjunta (TPC) asesinó a dos niñas de nacionalidad argentina que estaban visitando a sus familiares en el país vecino. María Carmen Villalba y a Lilian Mariana Villalba (ambas de 11 años) fueron secuestradas en un operativo de este grupo de las Fuerzas Armadas Paraguayas y luego ejecutadas. Para el gobierno paraguayo eran guerrilleras del Ejército del Pueblo Paraguayo, pero en realidad eran solo niñas.

Al atroz asesinato de estas niñas debe sumarse la desaparición de su prima Carmen Elizabeth Oviedo Villalba (de 15 años). “Lichita fue herida e intentó huir junto a Anita, Laura y dos adolescentes más. Luego de unos días, Anita y las adolescentes lograron escapar, Laura fue detenida y Lichita desapareció el 30 de noviembre de 2020”. Hasta el día de hoy se desconoce su paradero.

La situación represiva en de parte del gobierno paraguayo no es nueva. Cabe recordar que el país vecino es uno de los más inequitativos en cuanto a la repartición de la tierra: grandes terratenientes propietarios (por usurpación) de gran cantidad de tierras productivas y con las fuerzas del Estado a su favor para “defenderlos” del peligroso pueblo paraguayo.

Fuerte denuncia de AMLO

Por otra parte es por demás sabido que la llegada de Andrés Manuel López Obrador a México significó un duro revés para los EEUU. Con AMLO los norteamericanos perdían a un país lacayo, al narcoestado que habían construido durante más de tres décadas y era obvio que la administración Biden no se iba a quedar de brazos cruzados viendo como este presidente ponía de pie al país azteca.

Fieles a su lógica intervencionista, los norteamericanos continuaron financiando y patrocinando no sólo a las estructuras del narcotráfico (controladas por la DEA), sino a las cientos de ONG´s que se dicen “pro-democracia” o a los partidos tradicionales como el PRI o el PAN. De eso dio cuenta el presidente mexicano en su habitual mañanera.

“Nuestro amo juega al esclavo”

En tanto mientras todo esto sucedía, en estos días también tenía lugar un encuentro de distintos referentes de la derecha continental en Miami (EEUU). Organizado por el Instituto Interamericano para la Democracia (IID), el pasado miércoles 5 de mayo se llevó adelante el foro “Defensa de la Democracia en las Américas” que contó con la participación de figuritas como Mauricio Macri (Argentina), Lenin Moreno (Ecuador), Andrés Pastrana (Colombia), Luis Guillermo Solís (Costa Rica), Osvaldo Hurtado (Ecuador) y el tristemente célebre Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro.

El programa del encuentro tuvo títulos rimbombantes como “Agresión a la Democracia en las Américas”, “Dictaduras en las Américas”, “Democracia y dictaduras de crimen organizado” o “Defensa de la Democracia” y cerró con un panel con los presidentes y ex presidentes. Incluso el actual mandatario ecuatoriano (al menos por unos días más) se dio el lujo de decir que a él le hubiese gustado tener “un mejor pueblo”.

Es evidente que el imperio y los gobiernos de derecha serviles a los intereses del norte, están nerviosos por el gran nivel de movilización popular que comienza a verse -nuevamente- en muchas regiones de Nuestra América. Utilizarán todos sus recursos y más para intentar acallar a los pueblos que reclaman sus derechos y denuncian los atropellos de cada uno de esos gobiernos y del imperio.

La derecha, el imperio y su bestialidad nunca descansa.

Nicolás Sampedro
Nicolás Sampedro

Prefiero escuchar antes que hablar. Ser esquemático y metódico en el trabajo me ha dado algún resultado. Intento encontrar y compartir ideas y conceptos que hagan pensar. Me irritan las injusticias, perder el tiempo y fallarle en algo a les demás.

Ojos bien abiertos

Ojos bien abiertos

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

A lo largo de los años y en muchas reflexiones como esta hemos dejado claro que el imperio no descansa nunca. Todo el tiempo está viendo cómo sostenerse y qué fichas mover para no perder terreno, o para conquistar otros. Porque su lógica es de dominación, la política imperial no es otra cosa que conquistar, masacrar y saquear.

En varias oportunidades se ha planteado la preocupación de ver que en muchos espacios (incluidos muchos medios compañeros) se suele hacerse una lectura liviana o superflua de lo que ocurre en otras partes del mundo. Lo alertamos en su momento y lo volvemos a señalar: es una ingenuidad creer que lo que ocurre o ha ocurrido en otras partes del mundo no pueda suceder en nuestro país.

En reflexiones anteriores se señalaba que el imperio norteamericano estaba intentando avanzar en la palestinización de Nuestra América. Quizás haya sido una lectura errónea, al menos parcialmente. Quizás haya que mirar un poco más arriba en el mapa y ver lo que sucede en las fronteras rusas, particularmente en Ucrania.

Bannon: de Europa a Nuestra América

Esto no es invento alocado, sino que tiene que ver con que el mismo asesor norteamericano que viajó a territorio de europeo para “arreglar” lo que sucedía en Ucrania, es el mismo que por ejemplo asesoró a Bolsonaro en su carrera presidencial. Obviamente se está hablando de Steve Bannon.

Este es socio del buitre Paul Singer, es quien además visitó en reiteradas oportunidades la Argentina y asesora a muchos de los gobierno de derecha. La estrategia imperial parece estar cambiando hacia la radicalización de las derechas continentales para no perder influencia. Algo relacionado con esto analiza el sociólogo argentino (radicado en Venezuela), Marco Teruggi.

Las andanzas de Bannon en el continente, entre otres las ha analizado el médico sanitarista y político argentino, Jorge Rachid. El analista señaló recientemente que Banno fue enviado a Europa a “fortalecer el Brexit”. Esto se dio en un contexto donde EEUU buscaba condicionar a la UE, presionaba a la OTAN, se iba del tratado nuclear con Irán, desconocía el Acuerdo de París, entre otras andanadas.

Según Rachid, “Bannon instaló una escuela de formación de cuadros en Italia que se llama “Movement”. Fue a fortalecer una alianza de los partidos de derecha, desde Le Pen en Francia hasta el premier de Hungría, fortalecer a la derecha nazi en Austria, fortalecer al gobierno de derecha de Rumania y a consolidar la operación en Ucrania[1].

Esto se dio en paralelo a una América Latina donde surgía Grupo de Lima; donde EEUU ya se había reactivado de su 4ta Flota (que depende del Comando Sur); donde la Unasur estaba siendo desmantelada por los gobierno de derecha, al tiempo que le daban la espalda a la CELAC; donde ya habían sucedido Golpes de Estado “blandos”, o la reaparición de golpes a la vieja usanza como en Bolivia. Detrás de estas maniobras -según Rachid- hay dos piezas claves del imperio: Steve Bannon y Eliot Abrams.

Brasil como laboratorio

Estas afirmaciones no distan en mucho de las vertidas por el colega uruguayo Aram Aharonian. Este afirma que Brasil está siendo el laboratorio mundial de la ultraderecha. No sólo por las intenciones de Bolsonaro de “armar al pueblo” para “combatir al comunismo“, sino por la delirante y peligrosa línea que va tomando su gobierno, el aumento del poder dentro del gabinete presidencial y en distintos ministerios de parte de las FFAA[2], o la sumisión brasileña -casi pornográfica- con la política exterior norteamericana.

Para darse una idea, recientemente las FFAA brasileñas presentaron modificaciones al Libro Blanco de la Defensa. Entre sus cambios se encuentra la afirmación de que América del Sur ya no es un territorio donde no puedan existir tensiones y conflictos bélicos. A buen entendedor pocas palabras. De hecho el propio Lula alertó sobre esta situación. El ex mandatario y líder popular sostuvo que “es alarmante darse cuenta de que las viejas teorías sobre las rivalidades con los vecinos están siendo revividas y que nuestras Fuerzas Armadas pueden ser utilizadas para acciones incompatibles con los principios constitucionales de no intervención y autodeterminación de los pueblos“.

En relación a lo anterior si bien el escenario que cualquiera podría aventurar es un enfrentamiento con Venezuela, donde Brasil serviría como soporte de una invasión de EEUU -en complicidad con Colombia y posiblemente algún aliado más-, no se puede descartar un conflicto con la Guyana Francesa (o sea Francia). Este escenario del que pocos hablan puede tener a los galos “jodiéndole la vida” a los norteamericanos en la Amazonía como una especie de pase de facturas.

Como se ha visto, Argentina no está exenta de incremento de los niveles de violencia de parte de una derecha cada vez más desbocada: el documento firmado por los presidentes de los partidos opositores que conforman el Cambiemos, donde se daba a entender que el oficialismo tenía algo que ver en el asesinato de Fabián Gutiérrez; los actos de odio expresados en la manifestación opositora el 9 de julio; las amenazas a la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini; o el retwitt del diputado cambiemita Fernándo Iglesias; todas expresiones que fomentan aún más el odio en un sector de la sociedad.

Volviendo a Rachid, Steve Bannon, que es aliado y socio de Paul Singer y que está enemistado con el megaespeculador de George Soros, es quien fomenta estas directrices de odio. De echo afirma que en la marcha cambiemita del 9 de julio “apareció un cartel que decía Soros o Perón”. Según afirma el analista, Bannon y la Embajada le declararon la guerra al gobierno de Alberto Fernández y utilizarán todo lo que esté a su alcance para esmerilar su gobierno.

En medio de estas situaciones, se dieron dos hechos a los que también hay que prestarles atención: la fake news respecto de Venezuela y la postura del gobierno argentino en relación al informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachellet; y la fugaz visita del ex presidente Mauricio Macri a Paraguay, donde visitó a su amigo Horacio Cartes (sindicado como uno de los mayores lavadores de dólares del narcotráfico según la propia DEA norteamericana, y con pedido de captura en Brasil por lavado de activos con el Banco Basa) y al actual Presidente, Abdó Benítez.

¿Se animarán?

¿Se animarán los EEUU a caotizar la región al mejor estilo Ucrania? ¿Bannon logrará articular a la derecha y extrema derecha del continente como parece haber hecho en Europa? ¿Quién ganaría y quién perdería en un escenario de ese calibre? Algunas preguntas que surgen de los hechos antes mencionado, pero que no tienen una única respuesta posible. Pero, vale recordar que un imperio en decadencia, lejos de retirarse de manera ordenada -y sin chistar-, se bestializa y puede ser mucho más peligroso. Precisamente por eso es que hay que tener los ojos bien abiertos.


Referencias:
[1] https://www.youtube.com/watch?time_continue=200&v=EArT1N6AzLY&feature=emb_title
[2] https://www.alainet.org/es/articulo/207502

Nicolás Sampedro
Nicolás Sampedro

Prefiero escuchar antes que hablar. Ser esquemático y metódico en el trabajo me ha dado algún resultado. Intento encontrar y compartir ideas y conceptos que hagan pensar. Me irritan las injusticias, perder el tiempo y fallarle en algo a les demás.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!