Golpe en Bolivia: La Fiscalía pidió 15 años de cárcel para Jeanine Áñez

Golpe en Bolivia: La Fiscalía pidió 15 años de cárcel para Jeanine Áñez

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

Está detenida hace 15 meses por sedición, conspiración y terrorismo. En la causa “Golpe de Estado II” es acusada por asumir ilegalmente la presidencia al violar el reglamento del Senado. En el juicio se analiza también la conducta de varios exjefes militares y policiales.

Pese a los reiterados pedidos de su defensa para suspender el proceso, el juicio penal contra la expresidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, se reanudó este lunes 6 de junio y la Fiscalía resolvió pedir 15 años de cárcel por el caso “Golpe de Estado II”, en el que se juzga si asumió ilegalmente la presidencia del país vulnerando el reglamento del Senado y que lo que debía hacer después de la renuncia del entonces presidente Morales, el vicepresidente García Linera y presidentes de la Cámara de Senadores y de Diputados, era convocar a una sesión y elegir nuevas directivas. A juicio del oficialista MAS, la presidencia debió recaer sobre un legislador de su espacio y no en Áñez.

La ex mandataria de facto de 54 años pidió estar presente en la sala judicial, sin embargo el juzgado anticorrupción de La Paz rechazó el pedido y retomó la audiencia mediante videoconferencia desde el penal de mujeres de Miraflores, en el que está recluida desde marzo de 2021. Al respecto, Añez consiguió dilatar una vez más el juicio alegando un malestar en la espalda y el Tribunal Primero de Sentencia de La Paz determinó un receso hasta este martes a las 14 horas. 

El fiscal Omar Mejillones detalló todas las acciones de Áñez entre el 11 y 12 de noviembre de 2019, y al final de su alocución pidió “que se aplique la pena privativa de 15 años de prisión en el penal de Obrajes porque se ha probado la existencia del concurso real de delitos de dos tipos penales, además del pago de costas al Estado“. En cambio, Áñez alega que no debe ser sometida a estos juicios sino a un juicio de responsabilidades o de privilegio como ex presidenta.

Mejillones relató, junto con videos de medios de comunicación, que Áñez conocía todo el procedimiento legislativo para convocar a sesión: leer la renuncia de la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, primero, y luego leer las renuncias de los dos primeros mandatarios, Evo Morales y Álvaro García Linera. El fiscal también resaltó: “Al no haber instalado la sesión, no podía proclamarse como presidenta de esa instancia legislativa y por tanto, no podía convocar a una sesión de Asamblea“.

Además, Mejillones indicó que al no tener en cuenta a todas las bancadas legislativas presentes, especialmente la del MAS que era la principal, no se podía ignorar su ausencia, dado que los parlamentarios son representantes de la población. Por lo tanto, el fiscal concluyó que Áñez violó los derechos de 11 millones de bolivianos de estar presentes en esa sesión, de acuerdo al diario El Deber.

Por su parte los abogados de Áñez argumentaron que antes de esta instancia judicial, el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) debió responder al recurso presentado por la ex presidenta de facto en el que solicitó que se manifestara sobre la inconstitucionalidad de los delitos que se le atribuyen en esta causa: incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes. Argumentaron que el TCP no se pronunció sobre ese pedido y, por ende, el juicio podría no retomarse hasta que haya una decisión. 

Con esta solicitud, Áñez y su defensa pretendían frenar la reanudación del juicio, que fue suspendido a principios de mayo, dado que los abogados de la ex mandataria presentaron la demanda de inconstitucionalidad ante el tribunal. Sin embargo, en este caso no prosperó y el juicio se reinstaló, una decisión que el abogado Alaín de Canedo calificó de “ilegal y arbitraria” y aseguró que “cuando se agoten todas las instancias internas que señalan nuestro procedimiento se va a recurrir a instancias internacionales“.

Pese a los posicionamientos el juicio tuvo una nueva suspensión, ya que Áñez tuvo un repentino malestar y abandonó la instancia que sigue desde el penal de Miraflores en el que cumple condena. En este sentido el presidente del tribunal informó al asesor jurídico de la cárcel: “Por intermedio de usted, al personal de Miraflores estamos disponiendo efectuar un receso hasta el día de mañana a horas 14, para que la señora Áñez pueda conectarse y puedan ustedes continuar con la revisión médica de la misma“. 

Finalmente, este martes, la defensa de la ex senadora tendrá una hora para poder presentar sus alegatos y plantear los argumentos para liberar de culpa y cargo a su defendida. Por pedido de la defensa, los miembros del tribunal (presidido por el juez Germán Ramos) irán a los penales de Miraflores y de San Pedro para escuchar a Áñez y los ex mandos militares Flavio Arce y Pastor Mendieta, respectivamente, quienes también están siendo juzgados por el caso “Golpe de Estado II”.

Áñez está detenida desde marzo del año pasado, inicialmente por el caso Golpe de Estado I, por acusaciones de terrorismo, sedición y conspiración que sirvieron para mantenerla recluida durante seis meses. Luego se abrió la causa llamada Golpe de Estado II que amplió esa detención por un tiempo similar. El juicio comenzó a principios de abril, tras un par de aplazamientos debido a las supuestas crisis de salud que presentó la expresidenta de facto o algunos recursos que planteó su defensa por observaciones a los procedimientos jurídicos.

A desalambrar y a organizar

A desalambrar y a organizar

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

Distintas fueron las reacciones de los países del continente ante la negativa de Washington de convocar a Cuba, Venezuela y Nicaragua a la próxima Cumbre de las Américas. EEUU y una encerrona compleja de resolver.

En un artículo recientemente publicado por el analista Jorge Majfud, el autor utiliza el concepto “síndrome de Hiroshima” para referirse a la condescendencia que tienen muchos gobiernos de la región con el victimario histórico del barrio: EEUU.

Al menos para quien suscribe, un concepto tragicómico pero que de alguna manera explica la actitud lacaya de sectores de cada uno de nuestros países que rinden pleitesías al imperio del norte cada vez que pueden, pese a que éste es el mayor saqueador, represor y violador de derechos humanos del mundo.

Majfud define a este síndrome señalando que producto de la impunidad norteamericana, la cual afirma es la madre de todas las corrupciones, ha reforzado este flagelo por el cual “todos los años los japoneses le piden perdón a Washington por las bombas atómicas que le arrojaron sobre ciudades llenas de inocentes”.

Si bien el autor hace referencia a la falta de voluntad política de los gobiernos nuestroamericanos para exigir reparaciones históricas por los daños acaecidos por el imperio del norte, vale también para explicar (en parte) la actitud vasalla de algunos gobiernos.

Algo está cambiando

Lo cierto es que desde hace al menos dos décadas, la influencia de EEUU sobre nuestro continente ha ido cambiando. Ese poder omnipresente y universal del que se vanagloriaba el gigante del norte, ya no es lo que era. Países como Rusia y China lo han puesto en crisis, ayudados por errores grotescos oficiados por quienes se creyeron y se siguen creyendo, los guardianes de la libertad y la democracia.

Sin ir más lejos, y es algo que ya hemos analizado en estas líneas editoriales, la guerra que se vive en Ucrania es parte de una multiplicidad de iniciativas lanzadas por los norteamericanos para intentar revertir su debacle. Si lo lograrán o no, dependerá de múltiples factores que no se analizarán en estas líneas.

El pasado reciente

En este marco, lo concreto es que Nuestra América fue históricamente la reserva estratégica del imperio norteamericano (hecho que también se ha analizado en oportunidades anteriores), pero ese control sobre nuestro continente se vio interrumpido a inicios de siglo con la llegada de gobiernos populares que pusieron en tensión el dominio norteamericano. Lula y Dilma, Chávez, Fidel, Néstor y Cristina, Correa, Evo, Ortega, Mujica, Lugo, Zelaya y tantes otres, trabajaron en pos de la unidad continental y de mayores grados de independencia y soberanía.

Con sus más y sus menos estos compañeros y compañeras hicieron un camino común para dejar de depender de los dictados del norte, más allá de que en cada uno de nuestros países continuaron las operaciones y desestabilizaciones de parte de sectores de la oposición política, de los medios hegemónicos de (in)comunicación y de aparatos judiciales totalmente cooptados por el adoctrinamiento gringo.

La Cumbre de las Américas y sus repercusiones

Está claro que la situación actual, avanzada neoliberal y pandemia mediante, no es la misma que en aquel gran primer momento de tiempo nuestroamericano. Pero lo cierto es que paulatinamente empiezan a aparecer señales de que esa senda puede retomarse para dar continuidad al proyecto que comenzaran Bolívar, San Martín, Artigas y tantes otres.

Recientemente el gobierno de los EEUU amagó con no invitar a Cuba, Venezuela y Nicaragua a la próxima Cumbre de las Américas. Este evento paradójicamente lleva un nombre que tranquilamente podría haber sido utilizado por Bolívar para organizar un cónclave en pos de librarnos del yugo español (hoy norteamericano y de sus corporaciones multinacionales).

La cuestión es que ante la exclusión de estos tres países del ALBA-TCP, las reacciones no se hicieron esperar: AMLO, durante su reciente gira por Centroamérica, salió al cruce y dijo que no asistiría si había exclusiones. A posteriori se sumaron Bolivia, Antigua y Barbuda, Honduras y Argentina, que si bien no negó su participación sí manifestó su descontento ante tamaña desvergüenza.

Ante la posición diplomática de varios gobiernos del continente, desde la Casa Blanca salieron a intentar bajarle la espuma al asunto argumentando que aún no estaban definidas las incitaciones finales ¡Patrañas! Ante la reacción a las exclusiones se vieron ante la siguiente encerrona:

EEUU tiene elecciones de medio término en noviembre de este año. Los republicanos (según las encuestas) tienen muchas chances de sacarle el control de ambas cámaras a los “demócratas” y Biden no acierta una sola de todas las políticas lanzadas para recuperar su imagen dentro del país.

Si invita a Cuba, Venezuela y Nicaragua mostraría una suerte de debilidad ante países que eligieron defender su soberanía ante cualquier presión, y los republicanos, sobre todo en Florida (estado electoral clave) podrían hacerse un festín. De excluir a estos países, México, Bolivia, el Caricom en pleno y vaya une a saber qué otro país más, podrían no asistir al evento, lo cual daría muestras de la clara pérdida de influencia de los EEUU en el continente.

Cuestiones paralelas

A este escenario hay que agregarle la cada vez más importante inversión no occidental, sobre todo china y rusa, en muchos países de la región. Inversiones que, si bien no son tan importantes como en otras partes del mapa, tienen la particularidad de no tener contraprestaciones leoninas como las norteamericanas, lo cual las hacen más atractivas para los gobiernos del continente.

Como si fuera poco, este año hay elecciones en dos países claves del sur del continente: Brasil y Colombia. En ambos hay muchas posibilidades de que ganen proyectos populares que, con sus limitaciones y las complejas situaciones internas, serían un revés importante en la influencia norteamericana.

Como si fuese poco, recientemente mandataries de alto vuelo nuestroamericano como Cristina Fernández de Kirchner y Luis Ignacio Lula Da Silva realizaron discursos que marcan un camino y orientan los esfuerzos para retomar la senda de la unidad continental y el trabajo para retomar márgenes mayores de autonomía respecto de las directrices del norte.

CFK planteando la necesidad de readecuar las estructuras institucionales de los estados nacionales ante la falta de herramientas para controlar a los sectores de poder reales (los privados de varias índoles), y Lula hablando no sólo de recuperar las experiencias integracionistas como el Mercosur, UNASUR, la CELAC y los BRICS; sino proponiendo la creación de una nueva moneda (el SUR) para dejar de depender del patrón dólar (impuesto a punta de fusil y bombardeos por Washington).

Qué hará EEUU ¿priorizará el escenario doméstico para intentar no perder por paliza en las elecciones de medio término o su imagen a nivel internacional como mandamás de las Américas?

Qué harán los gobiernos de la región ¿Seguirán manifestando su síndrome de Hiroshima o tomarán el camino iniciado por Bolívar y San Martín, luego retomado por Chávez, Fidel y otres mandataries?

Por lo pronto, más allá de lo que hagan nuestros gobiernos, nuestra tarea como puebles es hacer caso a la canción: ¡A desalambrar!… ¡y A organizar!

Nicolás Sampedro
Nicolás Sampedro

Prefiero escuchar antes que hablar. Ser esquemático y metódico en el trabajo me ha dado algún resultado. Intento encontrar y compartir ideas y conceptos que hagan pensar. Me irritan las injusticias, perder el tiempo y fallarle en algo a les demás.

Argentina reforzó su alianza estratégica con Bolivia y se aseguró el suministro de gas para el invierno

Argentina reforzó su alianza estratégica con Bolivia y se aseguró el suministro de gas para el invierno

TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

El país vecino garantizará el envío diario de aproximadamente 14 millones de metros cúbicos de gas natural, con posibilidad de agregar volúmenes adicionales en invierno en función de la disponibilidad. 

En busca de asegurar el suministro de gas para pasar el invierno, el gobierno argentino reforzó su alianza estratégica con Bolivia. De acuerdo al convenio pactado por los presidentes de ambas naciones, el país vecino garantizará el envío diarios de unos 14 millones de metros cúbicos de gas natural (cuatro millones más que hasta ahora), con posibilidad de agregar volúmenes adicionales en invierno “en función de la disponibilidad”.

En este sentido si Brasil no dispone de su parte del suministro boliviano, Argentina tendrá prioridad para adquirirlo a un valor de mercado conveniente. El presidente argentino Alberto Fernández y su par boliviano Luis Arce, acordaron el intercambio de investigaciones y experiencias en torno al litio, un mineral estratégico para la transformación de la matriz energética.

Asimismo el ministro de Hidrocarburos y Energías de Bolivia, Franklin Molina Ortiz destacó que “esta declaración importante de nuestros presidentes, sin duda está relacionada a buscar mecanismos de inversiones, tanto en la zona de Vaca Muerta como en zonas no tradicionales de nuestro país“. Además explicó que la estatal YPF “es una empresa que tiene inversiones en Bolivia y en las cuales se han convenido, discutido y analizado algunos aspectos para que se realicen inversiones mutuas“.

En tanto el presidente de YPFB, Armin Dorgate, anticipó el interés de la empresa estatal boliviana para invertir en Vaca Muerta y enfatizó en que actualmente tienen “interés de poder producir crudo, poder exportarlo a Bolivia y refinarlo en nuestro país” a lo cual añadió que “es muy importante poder lograr esta integración energética entre Bolivia y Argentina“.

El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania tuvo un fuerte impacto en la política energética global y para Molina Ortiz, conlleva un efecto negativo pero también un efecto positivo para la región. “El efecto negativo es la subida de las materias primas. No nos olvidemos que muchas de las materias primas que se importan están ligadas de alguna manera a este problema. También los costos logísticos han subido bastante, lo cual tiene un efecto negativo en los proyectos, porque lógicamente se incrementan estos costos de transporte y se incrementan los tiempos en los cuales se suministran los bienes de capital“, resaltó.

Asimismo el ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Argentina, Daniel Filmus, y el ministerio de Hidrocarburos y Energías de Bolivia rubricaron un memorándum de entendimiento. Molina Ortiz señaló la importancia estratégica del intercambio de experiencias en materia de litio, así como la posibilidad de desarrollar mecanismos de asociación estratégica en ambos países. Cabe destacar que Argentina y Bolivia cuentan con grandes reservas de este mineral, considerado un elemento estratégico para la llamada transición energética. “Faculta no solamente el intercambio de experiencias, sino posibilitar la investigación y promover todos estos desarrollos tecnológicos que se están suscitando en ambos países” destacó el ministro boliviano.

Finalmente, respecto a la amenaza permanente de las grandes potencias que necesitan quedarse con el litio boliviano, Molina Ortiz destacó que “el litio es un recurso estratégico y así lo han manifestado también Estados Unidos y Europa. No se puede negar que hay una geopolítica de la energía, mucho más ahora que la transición energética ha avanzado y que los países están buscando fuentes alternativas de almacenamiento“.

Argentina y Bolivia avanzan en acuerdos para la explotación de litio

Argentina y Bolivia avanzan en acuerdos para la explotación de litio

TIEMPO DE LECTURA: 2 min.

Los ministros de Tecnología, Ciencia e Innovación de Argentina y de Hidrocarburos y Energías del Estado Plurinacional de Bolivia, firmaron un memorándum de entendimiento para el desarrollo conjunto de la cadena de valor de litio. 

En el marco del encuentro entre el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, y el mandatario boliviano, Luis Arce, que tuvo lugar el pasado 7 de abril en Casa Rosada, ambos países concretaron un memorándum de entendimiento que tiene como finalidad avanzar en proyectos de cooperación para el desarrollo de la cadena de valor de litio.   

La firma estuvo a cargo del ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus, y del ministro de Hidrocarburos y Energías del Estado Plurinacional de Bolivia, Franklin Molina Ortiz. En este sentido, los Estados aspiran a desarrollar investigaciones científico-tecnológicas en el área de recursos evaporítcos y litio e intercambiar conocimientos sobre la temática.

Dicho acuerdo bilateral es de gran importancia estratégica para el desarrollo científico y tecnológico de ambas naciones latinoamericanas, puesto que el litio es un mineral de alta demanda global que se utiliza para la electromovilidad y la transición energética.

En un comunicado de prensa emitido por la cartera de la que es titular el ministro Filmus, destacaron que el acuerdo busca coordinar esfuerzos para promover el intercambio y transferencia de conocimientos científicos y tecnológicos de acuerdo a las prioridades y áreas de interés común determinadas en las políticas de cada Estado.

Asimismo, desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación adelantaron que, a partir del referido consenso, se potenciarán los recursos científicos y tecnológicos a fin de proporcionar un mayor desarrollo e independencia en la materia. Además, agregaron que se impulsará la participación en el desarrollo de programas y proyectos tecnológicos, socioeconómicos, procesos científicos, educativos y de investigación en dicha área.

En pos de consolidar el acuerdo y establecer los primeros lineamientos, les representantes de ambos países acordaron llevar adelante una reunión técnica en Argentina entre la empresa de investigación y desarrollo para la industria energética Argenitina, Y-TEC y Yacimientos de Litio Boliviano. De la misma también participarán organismos argentinos y bolivianos especializados en la materia.

Argentina, Bolivia y Chile conforman el “triángulo e litio”: poseen dentro de su territorio extensos salares que contienen las más altas reservas, a nivel global, de este mineral. En ese sentido, los gobiernos no solo buscan posicionarse como exportadores de materia prima de baja industrialización, sino que también proyectan generar mayor valor agregado a dicho recurso natural.

Argentina emprende negociaciones para la compra de gas natural

Argentina emprende negociaciones para la compra de gas natural

TIEMPO DE LECTURA: 2 min.

A raíz de la crisis energética, producto de la guerra entre Ucrania y Rusia, el Estado argentino gestiona negociaciones con Bolivia y Brasil para aumentar el volumen de compra de gas para hacer frente a la temporada invernal.

La guerra entre Rusia y Ucrania generó una crisis energética a nivel global, por la cual el presidente, Alberto Fernández, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, se realizan gestiones para aumentar los volúmenes de compra de gas natural de cara al invierno que se aproxima. 

El mandatario argentino se reunirá en el país con su par boliviano, Luis Arce, con el objetivo de conciliar un acuerdo sobre los precios y volúmenes que el país vecino podría venderle a la Argentina para afrontar la fuerte demanda ante las bajas temperaturas.

Al respecto, el canciller argentino, Santiago Cafiero, informó que “los presidentes de Argentina y de Bolivia decidieron encabezar ellos mismos la negociación por la provisión de gas para el invierno porque lleva meses trabada y representa un recurso estratégico y esencial para nuestro país“. 

Por su parte, el Ministro de Economía junto con el embajador argentino ante Brasil, Daneil Scioli, encabezaron las negociaciones luego de acceder a informes privados y técnicos que alertaban sobre los problemas energéticos que se aproximan. 

En ese sentido, durante su estadía en Francia -a donde viajó para prorrogar el pago de vencimientos con el Club de París-, Guzmán mantuvo una reunión con el titular de Minas y Energía brasileño, Bento Albuquerque, con quien discutió la posibilidad de que libere hasta dos millones de metros cúbicos diarios del gas que le compra a Bolivia, para que ese país aumente sus ventas a la Argentina..

En la misma, línea Scioli le habría solicitado al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, que autorice dicha operación ya que el país tropical es el principal comprador de gas a Bolivia. En ese sentido, el ministro Guzmán viajará el próximo viernes para reunirse con su par carioca e intentar concretar las negociaciones. 

De aprobarse la operación para que Bolivia aumente su venta de gas a Argentina, el Estado Nacional podría reducir la compra de gas natural licuado (GNL) que es trasportada en barco, lo que encarece su precio dado que es cuatro veces mas costoso que el gas provisto por Bolivia.

Por otro lado, la Secretaría de Energía estima que en la temporada invernal (de mayo a septiembre) el gas nacional representará 73% de la demanda con 17.995 MMm3, y que se importarán 2.142 MMm3 de Bolivia, que cubrirían el 9%.

Macri, el asesino, imputado y golpista varado

Macri, el asesino, imputado y golpista varado

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

A Macri, líder Propuesta Republicana (PRO), las cosas se le va complicando. ¿Puede ser Bolivia la Croacia del ex presidente argentino, tal como lo señalara de forma irónica el polémico escritor Jorge “Turco” Asís? El comandante de la Policía Boliviana, Jhonny Aguilera, confirmó este miércoles el hallazgo de parte del material bélico que, de acuerdo con denuncias de ambos países, el expresidente argentino Mauricio Macri envió para apoyar al Gobierno de la expresidenta de facto Jeanine Áñez en noviembre de 2019, cuando se acababa de concretar el golpe de Estado contra Evo Morales.

Aguilera explicó en conferencia de prensa que la Policía de Bolivia lo encontró en sus depósitos y sin ningún tipo de documentación que valide su entrega o uso.

Varios de estos pertrechos son municiones, granadas tipo béisbol, granadas de fragmentación, gases pimienta y otros que forman parte de los elementos recibidos de Argentina sin que hubiera respaldo documental“, afirmó sin precisar las cantidades de cada uno de esos elementos.

Una vez encontrado el material bélico, agregó, ahora lo que procede es reconstruir qué funcionarios acudieron al aeropuerto de La Paz para recibirlo, lo que ocurrió el 11 de noviembre, es decir, un día después del golpe.

Luis Arce y Alberto Fernández refuerzan lazos de amistad entre Bolivia y Argentina.

Dicen los que saben, que por menos el ex presidente Carlos Menem fue enjuiciado por los casos de venta de armas al Ecuador y a Croacia. Macri podría enfrentar ese destino. Bolivia, para Macri, remite a la equiparación de Croacia para Carlos Menem (debe separarse el caso de Croacia o Bosnia con el de Ecuador). La transferencia sombría de armamento hacia Croacia, en 1993, derivó en siete meses de prisión de Menem, en 2001, en la Quinta de Gostanián.

El pasado jueves 7 de julio, el canciller boliviano, Rogelio Mayta, dio a conocer una carta en la que el entonces comandante Jorge González Terceros Lara, hoy procesado por el delito de sedición, le agradece al embajador argentino Normando Álvarez García “la colaboración prestada” a la institución armada, “en el marco del apoyo internacional” entre ambos países, “debido a la situación conflictiva que vive Bolivia”.

La misiva está fechada el 13 de noviembre de 2019, tres días después del golpe, y reporta el envío de material bélico consistente en cartuchos, gases lacrimógenos y granadas. La duda que se abre es por qué si el cargamento era supuestamente para custodiar la Embajada de Argentina, como han argumentado los exfuncionarios macristas, lo agradecen los militares bolivianos.

Se trató de una colaboración decidida por el gobierno del entonces presidente Mauricio Macri con la represión militar y policial que sufrieron quienes defendían el orden institucional en su país“, afirmó.

Los principales exfuncionarios implicados son Macri y los exministros de Seguridad, Patricia Bullrich; Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, y Defensa, Oscar Aguad, y el exembajador Normando Álvarez García, quienes han ofrecido versiones contradictorias. 

Alberto Fernández pidió disculpas al pueblo de Bolivia en el acto patrio del 9 de julio pasado. El presidente boliviano Luis Arce agradeció al gobernante argentino por esta actitud y pidió que se siga a fondo con la investigación. De hecho, la Justicia de Bolivia podría ordenar extradiciones, interrogatorios y operaciones fiscales a los exfuncionarios argentinos involucrados en esta operación.

Macri apoyó el golpe de Estado en Bolivia en 2019 y fue cómplice de la represión del régimen dictatorial contra el pueblo del país hermano.

Esas decisiones las tomarán los fiscales que conocen de la investigación y los jueces que ejercen el control jurisdiccional. Legalmente existe esa posibilidad“, comentó Mayta.

Mientras tanto, en Argentina el Gobierno ya denunció penalmente a Macri por los presuntos delitos de contrabando agravado y tráfico ilícito de armas de fuego y municiones.El ministerio de Seguridad, la Agencia Federal e Inteligencia, la fiscalía especializada en armas y la Aduana también están llevando a cabo investigaciones internas que podrían derivar en nuevas causas penales.

Por otra parte, Macri sigue sumando problemas. Lo imputaron por sus reuniones con jueces en la Quinta de Olivos. Así lo decidió el 14 de julio pasado la fiscal federal Alejandra Mángano, tras aceptar la ampliación de la denuncia presentada por los diputados kirchneristas Rodolfo Tailhade, Leopoldo Moreau y Eduardo Valdés. Investigan si el ex presidente intentó influir sobre la Justicia en causas contra ex funcionarios.

Los denunciantes plantearon que los 18 encuentros fueron parte de un “mecanismo sistemático de manipulación política de causas penales” y tuvieron lugar “en fechas previas y cercanas a la resolución de casos que tramitaban ante la Cámara Federal de Casación Penal”. En esa línea, la fiscal requirió que se solicite a la Secretaría General de la Presidencia que, a través de Casa Militar, informe los nombres del personal administrativo que cumplió funciones en la Secretaría Privada de Presidencia los días y horarios en los que se produjeron los encuentros detallados en las denuncias y se recabe información de contacto para su posterior citación a declaración testimonial.Lo mismo para el personal administrativo que estuvo en funciones en protocolo o secretaría privada en la Quinta Presidencial de Olivos.

En la causa también se investiga el accionar del juez Mariano Borinsky, integrante de la Cámara Federal de Casación Penal, quien en su momento declaró que sus visitas a la quinta presidencial fueron para realizar actividades deportivas, como fútbol, paddle y tenis. También recordó que concurrió a residencia como presidente de la Comisión de Reforma del Código Penal para reunirse con funcionarios del Poder Ejecutivo.

El avance de la investigación contra Macri también impacta en forma directa sobre alguna de las causas más resonantes que lo implican. Y es que podría tener consecuencias sobre la causa de espionaje ilegal que se tramita en Comodoro Py y tiene como acusado a Macri.

Macri tiene un porvenir complejo. Juntos por el Cambio ya es como que adquiere autonomía. Sus delfines Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal mueven fichas y ponen nerviosos a los “halcones” del PRO. “No es la primera vez que no estoy de acuerdo con Mauricio”, dijo Vidal en TN. Mientras tanto, las internas en la oposición son reñidas y quedan soldados caídos, como el caso del primo de Mauricio, Jorge Macri, a quien le pusieron un freno en las luchas por el poder en la provincia de Buenos Aires. Macri está varado. Y el establishment parece que eligió a los “moderados” de Juntos por el Cambio. Macri se sacrifica para estar en cada cumbre ultraderechista que haya en el mundo, reafirmando su condición de perrito faldero de Estados Unidos, esta vez, atacando a la Revolución Cubana.

Pero Macri debe dar respuesta ante la justicia por apoyar al golpe de Estado en Bolivia y por ser cómplice de la represión contra el pueblo hermano. La historia, en todo caso, no lo está absolviendo.

Mauricio Piñero
Mauricio Piñero

Cuentan las crónicas que nació como el hijo de nadie. Luchando por la Patria Grande, como Internacionalista y antiimperialista. Tripero de alma y cuerpo, siempre junto a la patriada barrial. La historia descolonizada es mi pasión como docente de la Escuela Pública y de los barrios. Las noticias sobre los pueblos que luchan como forma de viajar hacia una verdadera justicia social global.

La primera guerra por el litio

La primera guerra por el litio

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

Los días que precedieron a las elecciones del 20 de octubre del 2019 en el Estado Plurinacional de Bolivia estuvieron impregnados de caos y confusión. Para aquellos que entienden los procesos y la historia de Nuestra América, era claro que se estaba llevando a cabo un golpe de Estado. Sin embargo, no estaba claro quiénes se encontraban detrás de las maniobras de la derecha cipaya boliviana. A más de un año de lo ocurrido, y con el MAS nuevamente en el poder, las aguas finalmente comenzaron a aclararse.

Mark Curtis y Matt Kenard, un historiador y un periodista del Reino Unido, creadores del medio Declassified Uk, tuvieron acceso a documentos desclasificados del Ministerio de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña. En los mismos, se puede ver claramente no solo la influencia que tuvieron en el golpe, sino también el papel protagónico del país liderado por Boris Johnson a la hora de orquestar la desestabilización de un gobierno democráticamente electo.

Una vez exiliado en México, Evo Morales nombró al litio como la principal causa de lo ocurrido. Un dato no menor es que Bolivia es uno de los mayores reservorios del mundo de este mineral clave para el desarrollo de nuevas tecnologías, como baterías para autos eléctricos y celulares, por lo que, en el marco del agotamiento de las reservas mundiales de combustibles fósiles, se transformará paulatinamente en un bien cada vez más trascendente y estratégico.

Conferencia de prensa de Evo Morales una vez exiliado en México

En los documentos encontrados por los investigadores británicos radicados en Sudáfrica, se puede dar cuenta de las intenciones del Reino Unido de apoderarse del litio boliviano. De hecho, el gobierno de Johnson manifestó en distintos comunicados que las baterías de litio son prioridad para la estrategia industrial del país, agregando que el 54% de las reservas mundiales se encuentran en Sudamérica, en el llamado “triángulo” del litio conformado por Chile, Argentina y Bolivia.

El imperio británico siempre tuvo como estrategia hacerse con los recursos del país vecino, un primer abordaje consistió en intentar convencer “por las buenas” al gobierno boliviano de incluirlos en la explotación del litio, mientras en las sombras preparaba el terreno para el golpe. Precisamente, en uno de los documentos desclasificados detallan que “el Reino Unido tiene como objetivo tener una industria de baterías próspera y sostenible, lo que se traduciría en una oportunidad de £ 2.7 mil millones … y nuestras asociaciones bilaterales son esenciales para garantizar esto“.

Un dato más que relevante a la hora de evidenciar las intenciones del imperialismo británico es el desembolso de más de £ 4.500 en la organización de un evento de ciberseguridad para instituciones financieras en La Paz. El mismo fue coordinado por la Bolsa de Valores de Bolivia y por la empresa Darktrace, creada por el servicio de seguridad nacional británico, el MI5 (servicio de inteligencia). Lo que da muestras de que no alcanza con expulsar a diplomáticos yankees como lo hizo Evo en el 2009, ya que los soldados del imperio siempre aparecen de una manera u otra.

Darktrace tiene en su staff a Alan Wade, un ex veterano de 35 años de la CIA y ex director de información; a Marcus Fowler, un ex marine veterano de 15 años en la misma organización, donde trabajó como director de “amenazas estratégicas”. Al evento en cuestión asistieron 150 ejecutivos  y altos funcionarios del sector financiero boliviano, donde, en un claro intento de neutralizar a la banca boliviana, se les informó que la City Londinense (uno de los centros financieros más importantes del mundo) solo negociaría con aquellos que utilicen los servicios de la empresa británica.

A partir del 2017, la Embajada de Gran Bretaña en La Paz tuvo un rol clave y, una vez consumado el golpe, la actividad se volcó hacia el bastión de la oposición en Santa Cruz. En su afán de ganarse el visto bueno del gobierno de Morales en este año, el RU envió expertos a la empresa nacional de yacimientos de litio bolivianos para evaluar una posible explotación. Sin embargo, en febrero del 2019 el gobierno autorizó un proyecto de 2.300 millones de dólares de la empresa china TBEA Group que se centraría en los salares Coipasa y Pastos Grandes.

En el transcurso del 2019, la Embajada Británica cofinanció distintos proyectos junto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), uno para “optimizar la exploración y producción de litio en Bolivia (en los salares antes mencionados) utilizando tecnología británica” y otro donde la empresa de Oxford Satellite Aplications Catapult utilizó satélites para cartografiar las reservas de litio. Lo llamativo de este es que además de implicar una inversión de 33 mil dólares por parte del BID, el mismo fue distribuido por la entidad financiera una vez instalado el golpe.

La etapa final del plan británico consistió en financiar con £ 8 mil para formar una alianza con organizaciones de la sociedad civil con la que coordinaron una operación de observación ciudadana de las elecciones del 2019, que consistió en una encuesta sobre las intenciones de voto. La información resultante de las encuestas fue de vital importancia para la confección del informe que la Organización de los Estados Americanos utilizó para poner en cuestión la legalidad del proceso electoral. Sin dudas, la principal excusa que utilizó la derecha boliviana para llevar adelante un proceso que buscó, lisa y llanamente, aniquilar a su oposición.

Finalmente, con Jeanine Áñez al poder, la Embajada Británica organizó un seminario junto con la empresa Watchman UK, dirigida por Christopher Goodwin-Hudson, veterano de nueve años del ejército y ex director de seguridad de la banca de inversión y valores Goldman Sachs; y por Gabriel Carter, miembro de Special Forces Club en Knightsbridge, un club exclusivo para veteranos de inteligencia y fuerzas especiales de alto nivel. La compañía opera principalmente en África y se especializa en manipular poblaciones para llevarlas a participar en proyectos contrarios a sus intereses.

Estos sucesos marcan lo que el analista político francés Thierry Meyssan llamó la “primera guerra del litio”, un evento que debe ser mirado en detalle porque, en un contexto en donde el agua dulce comenzó a cotizar en Wallstreet, este tipo de maniobras por parte del imperialismo se harán cada vez más frecuentes. Claramente, a más de 200 años del genocidio de los pueblos nativos de Nuestra América, los responsables cambiaron las formas pero no el objetivo: arrasar con los recursos naturales de nuestra tierra.

Es necesario que, ante la precipitación del cambio climático, los distintos gobiernos nacionales comiencen a cuestionar las lógicas de producción que depredan nuestros suelos, acaban con la biodiversidad y tienen como principales víctimas a los pueblos originarios y a los sectores populares. Para lograr esto, es imprescindible que se comience a cuestionar la matriz extractivista en la que el yugo imperialista ha hundido a toda la región, y comenzar a trazar planes reales que se orienten hacia el desarrollo de energías renovables, hacia una verdadera industialización y hacia un manejo sustentable de la tierra.

Nicolás De La Iglesia
Nicolás De La Iglesia

Existencialista. La cuestión del «ser» me parece inabordable. El humor es mi bálsamo, la tabla con que surfeo la ola de mierda que puede ser la realidad. Hace poco me dí cuenta que siempre fui peronista.

El MAS y un triunfo arrollador

El MAS y un triunfo arrollador

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

A pesar de la intervención desvergonzada de la OEA, del Departamento de Estado norteamericano, de una ultraderecha sometida a las órdenes de fuerzas externas, el MAS y su binomio, conformado por Luis Arce Cataroa como presidente y David Choquehuanca a la vicepresidencia, lograron una victoria furibunda e indiscutible en las elecciones a la que fueron convocados 7.3 millones de bolivianos.

El 53% de los votos y la diferencia de 20 puntos porcentuales sobre Carlos Mesa Gisbert (31,2%) y de 40 sobre Luis Fernando Camacho (14,1%), son cifras extraordinarias, que representan aire fresco para la lucha de los pueblos. Con esto se confirma, tal como se sostuvo en alguna otra oportunidad, que en la elección de 2019nhubo una operación destinada a impedir el triunfo del MAS. Esto, por supuesto, avalado por los gobiernos derechistas latinoamericanos, y el silencio cómplice de los organismos internacionales.

El triunfo de este 18 de octubre le permite al pueblo boliviano volver a Palacio Quemado y además controlar las dos cámaras del Parlamento. Una victoria que traerá consigo un tremendo impacto regional e internacional, que da nuevos aires al progresismo en América Latina y que recupera la democracia para Bolivia y su pueblo, que sabiamente vuelve a confiar en aquellos que lo dignificaron, que le dijeron no al racismo, al saqueo, al sometimiento a Washington y a la corrupción.

Mientras más postergaba la derecha golpista la convocatoria a elecciones, con una estrategia política errada del gobierno de facto presidido por Jeanine Añez, más se debilitaban sus opciones. Esto, ante la política supremacista, racista, de corte fascista, de insulto al pueblo indígena a sus símbolos y a su cultura. En ese contexto, la sociedad boliviana tuvo más tiempo para comparar la dictadura con lo que había sido un proceso revolucionario, que durante 14 años le cambio la cara y el organismo entero a Bolivia; una revolución que nacionalizó los recursos naturales, que llevó a los indígenas a ocupar Palacio Quemado y decirle al mundo que Bolivia existía, que tenía una dignidad que necesitaba aflorar tras cientos de años de sometimiento y abusos.

El ministro de Gobierno de la dictadura, el empresario Arturo Murillo, estuvo durante la noche del domingo largas horas presionando a los medios de comunicación, al Tribunal Supremo Electoral y a las encuestadoras para que no dieran a conocer lo que ya se sabía hace algunas horas, pero que demoró en visibilizarse: el triunfo del MAS era inobjetable y por una mayoría abrumadora. Una dura derrota para el imperio y los gobiernos derechistas latinoamericanos coordinados por Almagro.

El resultado del recuento fue claro y planeadamente postergado. El propio ex presidente Evo Morales, en una conferencia de prensa dada en Argentina, sostuvo: “Las empresas encuestadoras se niegan a publicar el resultado en boca de urna. Se sospecha que algo están ocultando”. Por su parte, Sebastián Michel, vocero del MAS, señaló que existía una estrategia del gobierno de facto para lograr que no se entregara información y así generar un clima de violencia con el objetivo final de anular las elecciones. La enorme amplitud de cifras entre Arce y Mesa ha hecho imposible llevar a cabo lo que el departamento de estado norteamericano, junto a la OEA, habían planeado junto al ultraderechista ministro de Gobierno, Arturo Murillo.

La parte más difícil viene ahora para recuperar una vida trastornada por una dictadura que ha violado los derechos humanos en todos los ámbitos en que pueden ser violados: sanitarios, integridad física, acceso al trabajo, a la educación, derechos cívicos y políticos. Ahora viene justicia por los muertos, por los humillados, y sanar las heridas propiciadas por un gobierno de facto que cometió atropello a los derechos de millones de bolivianos y bolivianas.

En un interesante análisis de Mario Rodríguez, periodista y educador popular boliviano con especialidad en interculturalidad, los resultados de estas elecciones el 18 de octubre “han sido una victoria en el territorio del enemigo, en un campo conservador donde se aglutinó lo más fascista que puede tener la política, articulado en los sectores más retrógrados que puede tener un país”. Se trata de un triunfo sobre el dinero, el poder mediático, los poderes hegemónicos. Dicho marco permite evidenciar que se trata de una victoria del pueblo boliviano, que supera la conformación partidaria y sumerge a la sociedad en la búsqueda de su futuro.

En segundo lugar, para el análisis interno de lo que ha sido una fortaleza en el masismo, se conformó el sujeto de lo plurinacional, con un abanico amplio de posibilidades, que hay que fortalecer. Un triunfo que se da contra viento y marea, que permite pensar en transformaciones profundas. Un tercer elemento es que se necesita una profunda reflexión y una crítica respecto a lo que fueron los gobiernos del MAS para recomponer elementos que fueron erosionados y que necesitan ser reconstituidos en la capacidad de participación popular. Y en cuarto lugar este triunfo es un tremendo impulso para las luchas populares en Latinoamérica..

Claramente este es un laurel obtenido por el MAS, una conquista enorme, que representa la justeza de tres lustros de un gobierno transformador en Bolivia, que caló hondo, que a la hora de la comparación le ganó por cientos de miles de votos a esa derecha recalcitrante. Una derrota del fascismo que le va a doler a la derecha, al Grupo de Lima, y al converso Luis Almagro, que deberá responder de esta derrota ante sus amos estadounidenses, que gastó cientos de millones de dólares para tratar de consolidar un gobierno de facto y darle posibilidades a la derecha boliviana. Almagro ha fracasando estrepitosamente en esta misión que los visibiliza como lo que son: oportunistas, racistas, soberbios y escasos de visión para calar en plenitud el pensamiento y los anhelos de un pueblo que aprendió a defender su dignidad.

Para el triunfador de estas elecciones, Luis Arce Catacora, el desafío es claro: “Hemos recuperado la democracia y la esperanza, como también estamos recuperando la certidumbre para beneficiar a la pequeña, mediana, gran empresa, al sector público y a las familias bolivianas. Gobernaré para todos los bolivianos y trabajaré para reencaminar, sobre todo, la estabilidad económica del país”. Luis Arce agradeció la confianza del pueblo boliviano, de los militantes del MAS, de la comunidad internacional y de los observadores que llegaron para supervigilar las elecciones.

El MAS logró una victoria inapelable, a pesar del Covid 19, las amenazas del gobierno y los intentos de impedir que se votara. El MAS arrasó en las grandes ciudades y en el mundo rural. No hubo lugar en Bolivia, donde el mundo masista no haya logrado hacer morder el polvo de la derrota a Carlos Mesa, Luis Fernando Camacho y los suyos. El MAS triunfó a pesar de la labor de desestabilización de la OEA, definida como el Ministerio de Colonias de Estados Unidos. El MAS triunfó a pesar de fuerzas poderosas en su contra, porque la marcha justa no tiene freno posible.

El MAS triunfó porque el pueblo sabio de Bolivia entendió, que a pesar de todas las críticas se le podían hacer, hizo un trabajo que tenía como centro a los más postergados de Bolivia, por la defensa de sus derechos y la construcción de aquellos negados; a los que por cientos de años fueron humillados, denigrados y que con el MAS comenzaron a andar con su marcha de gigantes. No hay freno posible cuando un pueblo defiende lo suyo.

Artículo publicado originalmente en http://www.segundopaso.es

Pablo Jofré Leal
Pablo Jofré Leal

Periodista y escritor chileno. Analista internacional, Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. especialista en temas de Latinoamérica, Oriente Medio y el Magreb. Es colaborador de varias cadenas de noticias internacionales. Creador de revista digital www.politicaycultura.cl

Bolivia vuelve al redil imperial

Bolivia vuelve al redil imperial

TIEMPO DE LECTURA: 8 min.

POR PABLO JOFRÉ LEAL*

El objetivo de aquellos que administran hoy a Bolivia resulta evidente: restaurar plenamente el proyecto neoliberal, a través del apoyo que le está brindando Estados Unidos, con sus organizaciones gubernamentales, en temas sociales y de combate a las drogas. También es importante mencionar el trabajo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y los préstamos (en este caso la aprobación de 327 millones de dólares durante el mes de abril) que suelen hipotecar el futuro de las naciones exigiendo ajustes estructurales, privatización de las empresas públicas, y jibarizar el tamaño del Estado, entre otras demandas. Tal idea lleva aparejada favorecer a los grupos económicos bolivianos y transnacionales -financieros, comerciales, terratenientes- y al mismo tiempo, otorgar franquicias favorables a las empresas extranjeras vinculadas, fundamentalmente, a la industria petrolera y minera, que vuelven a convertir a Bolivia en un botín de guerra.

El gobierno de facto de Jeanine Añez ha dado un giro en 180º en todos los aspectos que el gobierno del MAS había efectuado en casi 14 años de mandato: política energética, protección social, educación y política exterior, yendo en dirección opuesta a la de esa mirada que se tenía, más volcada a Sudamérica, con relaciones plenas con Venezuela, Cuba, Nicaragua y potencias extranjeras rivales de Washington, entre otras. Hoy, el panorama es distinto y lo seguirá siendo, a menos que en las próximas elecciones presidenciales quien triunfe decida otro camino o un retorno a aquella senda que parece haberle dado estabilidad a Bolivia.

Estas postergadas elecciones están teniendo un camino sinuoso, que deja al descubierto el deseo del gobierno de facto de no abandonar el poder. El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de la nación altiplánica, Salvador Romero, informó que las elecciones se realizarán el 6 de septiembre próximo, decisión que contó con el inmediato rechazo del gobierno y los poderes fácticos en Bolivia. Recordemos que estos comicios ya habían sufrido dos cambios: el 22 de enero, fecha establecida constitucionalmente para llevar a cabo las elecciones presidenciales tras la renuncia del ex presidente Evo Morales, la presidenta de facto, en un acto absolutamente ilegal, se autoprorrogó el mandato hasta el 3 de mayo. Y ese día Añez volvió a aplazar– sin definir fecha – los comicios, tomando como excusa la pandemia por el Covid-19. Fue en ese escenario, que el TSE estableció el 6 de septiembre como día para llevar a cabo este ejercicio electoral.

Sin embargo, a estas alturas, esa fecha tampoco parece definitiva, considerando que seguramente el TSE sufrirá presiones para modificar su decisión, sobre todo porque el gobierno de Añez, y el circulo político y militar que la rodea, han dado claras señales que no desean dejar el poder. Para fortalecer esa posición de continuidad del actual gobierno, pueden darse varias excusas: primero, apelar a la gravedad de la pandemia y los efectos sanitarios y económicos que la enfermedad trae aparejada; y segundo, recusar a alguno de los candidatos, bajo la modalidad de presentar acusaciones vinculadas a la administración anterior porque, Luis Arce, candidato a la presidencia, por ejemplo, fue parte de los gobiernos del MAS. Para quien desea perpetuarse autocráticamente todas las artimañas son posibles.

El gobierno de Añez ha dado muestras que lo suyo es la ambición por el poder, incluso violando todas las promesas efectuadas cuando juro como presidenta interina, sin quorum en la Cámara Baja y menos aún en la primera línea sucesoria establecida por la constitución. Añez está a la cabeza del ejecutivo pero no gobierna, eso lo hace una casta de políticos y empresarios, que han decidido saquear al país y volver a situarlo en la esfera de influencia de Washington, incluso si ello significa mostrar la peor cara de la corrupción. Un comentario publicado por The New York Times aseguraba que Añez, quien lleva tres meses en el cargo, “ha mostrado ser una figura sedienta de poder que busca permanecer en la presidencia más allá de lo acordado y usa métodos peligrosos para la institucionalidad del país”. Mientras, el diario británico Financial Times publicó un editorial, en el que considera la candidatura de Añez como una amenaza al futuro democrático del país por lo demostrado en estos meses de gestión.

Esta conducta depredadora es parte del ADN de este interinato a la fuerza. No en balde Añez y los suyos, en estos escasos 8 meses de gobierno, ya tienen, al menos, 35 acusaciones por actos de corrupción en los más diversos ámbitos: nepotismo, abuso de confianza, sobornos, pago de facturas sobrevaloradas en adquisiciones médicas. Las denuncias respecto a los negociados y la corrupción galopante en importantes empresas estatales bolivianas dan luces de que al país se le están poniendo ruedas, pero no para avanzar al desarrollo y el beneficio social, sino para que sea más fácil llevarse, metafóricamente, estas empresas a las oficinas y casas de los grupos que hoy dominan en el país sudamericano. Ambiciones por tener un trozo de la tajada estatal que significa el litio, las telecomunicaciones, el petróleo y gas, la aviación, la electricidad, y todo aquello que resulta altamente ventajoso para los privados en materia de réditos a corto plazo.

El gobierno de Añez, ha negociado la vuelta de la Oficina de Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) y ha autorizado la vuelta de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés), que representa la punta de lanza no militar de los procesos, ya sea para desestabilizar de gobiernos considerados enemigos de Washington, o apuntalar a políticos, periodistas, funcionarios de gobierno, en la idea de controlar la vida de las sociedades donde trabaja. A la par de esta reinstalación de oficinas clásicas de las administraciones estadounidenses, destinadas a garantizar sus intereses, se han generado decisiones que van en la línea de concretar el aislamiento de todos aquellos gobiernos contrarios a Washington.

En las últimas semanas en Bolivia, la USAID, junto a la denominada Fundación Nacional para la Democracia, que a través de millonarios presupuestos promueve, en todo el mundo, las iniciativas del congreso estadounidense, comenzaron a trabajar en el programa, ya clásico en las intervenciones estadounidenses en el mundo, denominado “promoción de la democracia”. Es tan profunda la injerencia estadounidense en Bolivia que el consejero político principal de Añez es el agente de la CIA Erick Foronda. Como afirma el analista Ernesto Eterno “nunca antes la CIA había gobernado un país desde la misma silla presidencial como ahora, incluso perdiendo hasta las formas más elementales, en su larga historia de injerencia y crimen en Bolivia”.

La presencia e influjo estadounidense resulta escandalosamente evidente. El gobierno de Añez, a poco de tomar el control del país, rompió relaciones diplomáticas y expulsó a funcionarios y ciudadanos de Venezuela y Cuba, para posteriormente entrar en una etapa, que ha significado también romper relaciones con Nicaragua y la República Islámica de Irán. En el plano económico su dependencia se evidenció al solicitar el mencionado préstamo al FMI, cuya trazabilidad ha sido imposible de seguir: no existe información sobre en qué se gastará, en qué sectores se va a invertir o si simplemente se transformará en una de esas herramientas para financiar la corrupción y el saqueo de las empresas públicas a través de procesos de privatización, que bien conocemos en Latinoamérica.

Ya a fines de noviembre del año 2019, recién asumida en su cargo de facto, la Sra. Jeaninne Añez señaló que Bolivia tendría un giro radical en las posiciones que su país estaba llevando a cabo en materia internacional. LA prioridad estuvo en reestablecer relaciones diplomáticas plenas con Estados Unidos ya que, según la canciller Karen Longaric, “ese deterioro ha afectado a la imagen de Bolivia pero sobre todo ha afectado a nuestros intereses económicos y comerciales”. Además, Bolivia comenzó a estrechar contactos con el régimen sionista y el gobierno de Jair Bolsonaro en Brasil, desconociendo de paso al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, saliendo del ALBA e ingresando al desestabilizador y desprestigiado Grupo de Lima. Tuvo serios roces diplomáticos con España y México a partir de la persecución política al ex presidente Evo Morales, que implicó la vigilancia de las embajadas de estos dos países, incluso con expulsión de funcionarios diplomáticos de ambos países.

En siete meses de mandato, la Sra. Añez ha tomado medidas absolutamente contrarias a su promesa respecto a la transitoriedad de su estadía en el palacio de gobierno. Sostuvo que no se iba a presentar a las elecciones y no lo ha hecho. Sostuvo que el gobierno era de transición y ya ven, se mantiene con apoyo de la derecha boliviana y Estados Unidos (1). Ha retomado relaciones plenas con Estados Unidos. Ha estrechado lazos con el sionismo solicitando ayuda para combatir a los movimientos de izquierda (ya que son favorables a Palestina) (2). Rompió relaciones con Venezuela y Cuba, expulsando cooperantes (3). Se está trabajando por el retorno de la DEA, lo que se traduce en conversaciones tenidas con altos mandos de ese departamento que, según los críticos del gobierno de Añez, van encaminándose a lograr impunidad para familiares de la presidenta involucrados en narcotráfico (4).

El pasado 4 de junio, en un paso más de distanciamiento de aquellos países que mantuvieron relaciones cordiales con el anterior gobierno boliviano presidio por Evo Morales, la actualpresidenta de facto, Jeanine Añez anunció el cierre de las embajadas en Nicaragua e Irán. El argumento esgrimido por la Sra. Añez fue que con ese cierre se podrían destinar fondos para la lucha contra el coronavirus; dijo no tener “nada contra estos países y pueblos, nobles y hermanos, que respetamos y son amigos”. Con la República Islámica de Irán, la administración del ex presidente Morales había firmado una decena de acuerdos en áreas como salud, defensa, investigación, minería y cooperación industrial.  Es incuestionable que las órdenes vinieron desde Washington.

Resulta innegable, más allá de las palabras de buena crianza de Añez, que el Palacio Quemado está recibiendo fuertes presiones desde Washington y está desarrollando una política exterior en dirección totalmente opuesta a la que se llevó durante casi 14 años en los gobiernos del MAS. Se trata de un retorno de Bolivia al rebaño dócil que maneja el pastor estadounidense y no sería extraño constatar que las promesas de llevar al país altiplánico “nuevamente por el camino de la democracia” comiencen a chocar con los intereses económicos internos y externos. Volver al redil estadounidense y a lo que ello implica puede llevar a Bolivia a un conflicto social de gran envergadura.


* Periodista y escritor chileno. Analista internacional, Master en Relaciones 
Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en temas
principalmente de Latinoamérica, Oriente Medio y el Magreb. Es colaborador
de varias cadenas de noticias internacionales. Creador de revista digital
www.politicaycultura.cl

Referencias
1. https://www.infobae.com/america/eeuu/2019/12/17/donald-trump-declaro-su-apoyo-a-jeanine-anez-en-bolivia-en-su-mision-de-asegurar-una-transicion-democratica-pacifica-a-traves-de-elecciones-libres/

2. https://www.hispantv.com/noticias/bolivia/443916/anez-israel-combatir-izquierda

3. https://www.dw.com/es/bolivia-rompe-relaciones-con-venezuela-y-se-retira-de-la-alianza-bolivariana-alba/a-51271927, https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-51243162

4. https://tercerainformacion.es/articulo/internacional/2019/11/16/estados-unidos-propone-el-retorno-de-la-dea-a-bolivia-para-fortalecer-sus-relaciones. El 16 octubre 2017 fueron apresados en Brasil los narcotraficantes bolivianos Fabio Adhemar Andrade Lima Lobo y Carlos Andrés Añez Dorado, en el estado brasileño de Mato Grosso. De acuerdo con el reporte policial transportaban 480 kilos de cocaína en estado puro, en el avión que piloteaban.Fabio Lobo es hijo de un ex miembro del Cartel de Cali. ¿Y quién es el narco Carlos Áñez? nada menos que el sobrino de Jeanine Áñez, en aquel momento senadora por unidad democrática.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!