EL SHOCK ROOM ARGENTINO

EL SHOCK ROOM ARGENTINO

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

Por Nicolás Sampedro*

El martes de esta semana, el exjuez Carlos Rozanski declaró en el programa de Gustavo Sylvestre, que en la historia democrática no hay antecedentes de un momento judicial como este, donde hay gente presa por fotocopias. Lo cual lo llevó a decir que actualmente “no hay vigencia del estado de derecho

Rozanski continua su alegato sosteniendo que nada de lo que lleva adelante el modelo que encabeza Mauricio Macri, se podría sostener sin la complicidad del aparato judicial y los medios de comunicación.

En artículos anteriores se han arrojado algunos elementos y algunas características del momento histórico, de quienes nos gobiernan y de cómo llegaron al control del Estado, por los cuales -efectivamente- puede afirmarse que no hay estado de derecho en Argentina.

La oligarquía mafiosa argentina llega al poder luego de una clara operación en un marco de Guerra de 4ta Generación: La denuncia de Nisman por el memorándum de entendimiento con Irán (el manifiesto político), la muerte del Fisca (el mártir), el escenario callejero (la marcha del 18F) y la proyección política (la conformación de Cambiemos).

Está claro que esta operación no es propia de la mente brillante de algunos de los que hoy están en la función pública, ni mucho menos. La Operación Nisman tuvo repercusiones a escala global y respondía a intereses concretos en la disputa geopolítica de los EEUU y su cambio de posición respecto al país persa. Un viraje, además, en un momento de decadencia del imperio, que lejos de ser más benévolo (como ha sucedido históricamente), se vuelve más bestial.

Nada es casual, ni un error, ni nada que se le parezca. La mafiocracia financierista y oligarca que nos gobierna vino a hacer lo que está haciendo: a hacer ese viraje geopolítico hacia EEUU (para que recuperen su influencia sobre la región); vino a debilitar el mercado interno para que las grandes corporaciones multinacionales puedan, a posteriori, comprar por migajas la capacidad instalada ociosa que dejará el gobierno; vino a implantar al Fondo Monetario Internacional para que el pueblo argentino pague parte de la crisis internacional; vino a entregar nuestras Malvinas a los piratas británicos, a entregar la cordillera a la Barrick Gold, a entregar el litio del norte, a entregar el petróleo patagónico, a entregar el agua del Acuífero Guaraní. Esa es su finalidad, no otra.

En lo concreto, el experimento mafioso que vive Argentina, lejos de ser perdurable en el tiempo, tiene crecientes problemas para sostenerse. Incluso para llegar a las elecciones de 2019 con cierta tranquilidad. Las cuentas no cierran para gran parte de la población y el gobierno parece no estar dispuesto siquiera a juntarse a charlar con los opositores a charlar. Ni hablar de cambiar su matriz económica.

El nuevo acuerdo con el FMI y los posibles incrementos futuros que adelantaba Verbitsky esta semana, sólo tienen por objetivo calmar las aguas hasta después de la cumbre del G20 que se sesionará en Buenos Aires en noviembre. No es casual que en los últimos meses hayan pasado por nuestro país, tres altos cargos de las Fuerzas Armadas de los EEUU: el secretario de Defensa, general James Mattis; el jefe del Comando Sur, almirante Kurt Tidd, y el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Mark Milley.

Los poderes reales a escala planetaria, de los cuales gran parte hacen lobbie en EEUU, han venido aplicando desde los años 70, una política de shock ante situaciones de crisis. Hechos analizados por la periodista canadiense Naomi Klein en “La Doctrina del Shock” y recientemente en su último libro “Decir no, no basta”, donde analiza la llegada al poder de Donald Trump y su accionar desde entonces.

Maquiavelo aconsejaba al príncipe que “las injurias deben perpetrarse todas a la vez, a fin de que sintiéndolas menos ofendan menos”. Klein analiza cómo se implementaron las políticas neoliberales de Milton Fridman y sus Chicago Boys tras el golpe en Chile y las demás dictaduras en Nuestra América durante los 70; tras la invasión a Irak de 2003; tras el tsunami que arrasó Asia en 2004; tras el paso de Katrina por el propio EEUU en 2005. Estas mismas políticas fueron aplicadas tras los golpes a Mel Zelaya en Honduras (2009), a Fernando Lugo en Paraguay (2012), a Dilma Rousseff en Brasil (2016), y tras la llegada de Mauricio Macri en Argentina y Lenin Moreno en Ecuador. La cola del diablo siempre estuvo presente.

El reciente twitt del presidente argentino, citando dos frases del libro “Mi lucha” de Adolf Hitler, sumado a los halagos al genocida alemán del asesor estrella, Durán Barba, dan cuenta del costado fascista que se suma a la larga lista de hechos bochornosos descriptos, pero que dan cuenta de las dimensiones de lo que enfrenta el pueblo argentino: un grupo de mafiosos en el poder, que van como perros falderos tras las políticas diseñadas por Trump, Netanyahu y el FMI, y que están dispuestos a obedecer a sus amos, por más que ello implique el asesinato en masa ya sea mediante políticas de hambre o la represión ante el creciente descontento social.

El momento histórico requiere de cabeza fría, de mucha serenidad y de paciencia, lo cual no significa no luchar sino todo lo contrario. Hay que seguir organizándose, cuidarnos les unes a les otres, hermanarnos y solidarizarnos con cada agredide, pero fundamentalmente nunca dejar de luchar. La disputa contra este modelo hay que darla en todos los planos y el objetivo que persiguen estas líneas editoriales intenta realizar su aporte en ese camino. Las cartas están echadas sobre la mesa… Salir del shock room es tarea de todes…


* Periodista especializado en temas internacionales, conductor del programa Marcha de Gigantes (AM 1390 Radio UNLP), productor del programa Columna Vertebral (Radio Estación Sur - FM 91.7), columnista del programa La Marea (Radio Futura – FM 90.5) editor de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.
Lidia Fernández: “Estamos viviendo en una instancia de pérdida de derechos, a veces sin ni siquiera haber reformas legales”

Lidia Fernández: “Estamos viviendo en una instancia de pérdida de derechos, a veces sin ni siquiera haber reformas legales”

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.En un plenario de comisiones de Trabajo y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia en el Anexo de la Cámara de Diputadxs, se discutió acerca del proyecto de Ley de equidad de género e Igualdad de oportunidades en el mundo del trabajo, propuesto por la Alianza Cambiemos. Allí estuvieron mujeres de diferentes centrales sindicales manifestando su rechazo y desenmascarando el verdadero fin que busca el Poder Ejecutivo. Charlamos con Lidia Fernández, Secretaria de Género de la CTA de les Trabajadores – Región Capital al respecto de este proyecto de ley y la contrapropuesta presentada por quienes se oponen a esta reforma laboral encubierta.

unnamed (1).jpg
Lidia Fernández, Secretaria de Género de la CTA de los Trabajadores – Región Capital

*Entrevista realizada en el programa radial La Marea de Radio Futura FM 90.5

¿Cuáles son las características del proyecto de Cambiemos y por qué se afirma que es una reforma laboral encubierta?

– Lo importante es tener la caracterización general de cómo presentan todos los proyectos el gobierno actual de Cambiemos. Porque en realidad los encubre con un montón de objetivos que nadie puede decir que no, nadie puede decir que quiere asalariar, que queremos una igualdad de oportunidades, o un montón de situaciones que tienen que ver con la igualdad de género y que obviamente nadie oponerse. Ese es el inicio y el problema de muchas de las presentaciones.

En realidad, quienes denunciaron este proyecto encubierto son las centrales sindicales y las Secretarías de Género de esas centrales. Tanto CTA, como CGT, como CNCT o CTEP, estudiamos, vimos este proyecto y también se presentaron otros alternativos.

Lo que decimos es que las trampas están en lo siguiente: primero que en una supuesta defensa del cupo femenino, le brinda facultades extraordinarias a la Secretaría de Trabajo (que antes era el ministerio), para no homologar convenios colectivos y para poder intervenir sindicatos. Nosotras decimos que tenemos que avanzar por la igualdad de género pero eso no tiene que habilitar, en una situación donde hay una persecución sindical y política, sobre los sindicatos y las organizaciones, que la ley faculte las intervenciones sobre ellos.

“Nosotras decimos que tenemos que avanzar por la igualdad de género pero eso no tiene que habilitar, en una situación donde hay una persecución sindical y política, sobre los sindicatos y las organizaciones, que la ley faculte las intervenciones sobre ellos.”

Luego, que está redactado en forma binaria, con la modalidad patriarcal y que modifica y flexibiliza la ley de contrato de trabajo incorporando el teletrabajo bajo la supuesta idea de que la mujer trabaja en la casa a través de los servicios de call center, de teléfono, de computación e internet. Habilita todo un trabajo, que sería de inclusión -supuestamente-, pero que habilitan formas que no están contenidas con todas las regulaciones laborales que se requieren.

Y por último, es que, lo de la brecha salarial no se resuelve solamente con modificaciones legislativas sino que hay que sostener proyectos económicos que generen trabajo, que habiliten la integración en esos nuevos trabajos de la mujer y de todos los sectores con diversidad, y eso no está presente.

Recién mencionabas el tema de los cupos laborales acerca de la diversidad ¿Cómo sigue la situación del cupo laboral trans, que se conoce que no se estaría implementando ni tampoco sancionando a quienes no la implementan?

– No, no se está implementando y en este proyecto no se tiene en cuenta la diversidad. Por eso hablamos de una redacción binaria.

En el marco actual que se está discutiendo el presupuesto 2019, esta precarización laboral en general ¿Cómo afecta a las mujeres o personas LGTBI al ser sectores que sufren más la precarización?

– Lo que pasa es que en un marco de ajuste, de pérdida de empleo, obviamente a medida que se van perdiendo empleos los primeros que se ven afectados son los sectores más débiles, los sectores que se encuentran en negro, que es un 34% y dentro de ellos un 70% de mujeres y de los sectores de diversidad; entonces en cuanto más avance el ajuste y los despidos, se van perdiendo puestos laborales y eso a su vez, va empujando hacia afuera del mercado laboral, a los sectores más desprotegidos. ¿Qué quiénes son? Las mujeres y los sectores de la diversidad.

Recién hacías referencia al cuerpo de la ley y al estudio que realizaron desde las distintas centrales sindicales. ¿Existe –concretamente- una aplicación de la ley sin el tratamiento y sin el pase a las cámaras, como sucede con otros proyectos que ha presentado la Alianza Cambiemos?

– Lo que sucede es que las leyes que no se modifican y están pensadas en un marco de derechos y en un marco inclusivo, empiezan a estar como “semi vigentes”. No se han derogado o no se han reformado, pero empiezan a tener menos potencia, empiezan a perder presencia y se habilitan otras prácticas que no se corresponden a esas leyes. Entonces estamos viviendo en una instancia de pérdida de derechos, a veces sin ni siquiera haber reformas legales. Eso es un peligro grande que se está viendo en todos los sectores.

Si es un mecanismo que la Alianza Cambiemos la desarrolla para distintas áreas: caso educación…

– Exacto. Ley de niñez, el tema del sistema de promoción y protección de derechos. Hay un marco normativo que ha sido, toda la década anterior, de avance de derechos con las modificaciones que hubo y muchas veces no han sido modificadas, pero en la práctica no se están implementando.

Lidia ¿Qué nos podes contar del proyecto alternativo que presentaron desde el bloque de UC y el FPV-PJ?

– Lo que estamos proponiendo es de destacar porque es en un marco bastante grande de unidad entre todas las centrales y el FPV. Integra las mejores experiencias en materia de género y en integración e inclusión. Hay una mejora en las licencias, hay acciones para incorporar a las mujeres al trabajo, también hay sanciones a los empleadores pero sin habilitar estas intervenciones, por el cupo femenino, a los sindicatos; y trabaja mucho en el tema de los cuidados y de las guarderías. Decimos que uno de los principales factores de desigualdad de la mujer por sobre todo, es el cuidado parental. Y cuando hablamos de cuidado parental no hablamos solamente de niñez, sino también de personas mayores o de personas con enfermedad, que es un trabajo no remunerado que recae sistemáticamente y en su mayoría en la mujer.

Lidia como Secretaria de Género de la CTA ¿Cómo estás viviendo este Día Internacional por el Aborto Legal?

– Mirá, la lucha continua, no se bajaron los brazos. Vamos a seguir dando pelea, haciendo, trabajando. Sabemos que más temprano que tarde esa ley se va a aprobar. La campaña (por el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo) se juntó, ya se están armando estrategias. O sea, fue un golpe fuerte, pero que nos terminó fortaleciendo porque la cantidad de mujeres que se movilizaron, el ejemplo que dieron en las calles, la capacidad de persistencia y de resistencia aún sabiendo que era muy posible que no se aprobara (y se siguió estando en la calle), fue un gran ejemplo para seguir.

_______________

Escuchá la entrevista acá:

Alcira Argumedo: “No es casual que los tres momentos de predominio de políticas neoliberales (la dictadura militar, Cavallo y ahora), sean momentos de incremento de la deuda externa y de saqueos descomunales.”

Alcira Argumedo: “No es casual que los tres momentos de predominio de políticas neoliberales (la dictadura militar, Cavallo y ahora), sean momentos de incremento de la deuda externa y de saqueos descomunales.”

TIEMPO DE LECTURA: 11 min.Se ha dicho que la deuda es una soga al cuello. Esta metáfora cobra real sentido cuando millones de personas son condenadas a la miseria y a la muerte, desenlace inevitable de un plan de ajuste que se delinea bajo designios del Fondo Monetario Internacional.  Conversamos con Alcira Argumedo, docente, socióloga, investigadora del CONICET y diputada nacional mandato cumplido. Un claro análisis y recorrido por las implicancias de la deuda externa en la historia pasada y presente de nuestro país.

 

0000381337
Docente, socióloga, investigadora del CONICET y diputada nacional mandato cumplido

*Entrevista realizada en el programa radial La Marea de Radio Futura FM 90.5

Nos interesaría hacer un análisis histórico sociológico sobre el tema de la deuda externa y sobre los efectos que tiene sobre nuestro país y sobre los países periféricos.

– Creo que esto no fue casual, se inicia con la dictadura militar. Un presidente de los EEUU, (John Quincy) Adams decía que “a los pueblos se los domina por la espada o por la deuda”. ¿Y ellos qué hicieron? Con la espada hicieron la dictadura militar y ahí dejaron el huevo de la serpiente de la deuda.

Una deuda que además de ser absolutamente fraudulenta, porque no está registrado el ingreso de capitales, a lo cual se le sumó una estatización de la deuda privada de grupos económicos, entre otros el grupo Macri, Techint o el mismo JP Morgan se hizo pagar lo que eran a veces transferencias internas o verdaderas mentiras acerca de lo que eran las deudas de esas empresas, Cavallo la estatizó. Eso significó 25 mil millones de dólares más de deuda.

En cinco años, de 7600 o 7800 millones, que era lo que tenía, una deuda absolutamente manejable, se pasó a 47 mil millones de dólares. Esto en cinco años fue arrasador. A su vez, era un momento en que los bancos presionaban para que los países periféricos tomaran deuda porque se había producido un incremento de los precios del petróleo por parte de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), y eso había dado ganancias extraordinarias a los países petroleros, que en el proceso anterior habían nacionalizado sus yacimientos.

El petróleo incrementó en un 400% su valor, esto puso en crisis a los países centrales. A su vez, los países árabes productores de petróleo tenían una gran cantidad de petrodólares, que los invertían en bancos occidentales. Como los países centrales estaban en recesión, esos bancos occidentales no tenían demanda de créditos, pero a su vez tenían que pagar intereses a los depositantes de petrodólares, entonces fue (que se dio) esta presión a los países periféricos para que tomaran deuda, supuestamente a muy bajo interés.

El tema es que a partir de 1980, Ronald Reagan (presidente de EEUU) va a lanzar el llamado Proyecto Neoliberal Conservador, porque controlaba tecnologías de avanzada. Va a realizar grandes inversiones en EEUU y a su vez va a lanzar la llamada Guerra de Ganancias contra la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas). La Reserva Federal de EEUU incrementa las tasas de interés y esto hace estallar la deuda del “Tercer Mundo”. Esto para la Argentina fue catastrófico.

En éstos días, estuvimos viendo que compartiste en redes datos sobre Bolivia que creció un 4,7% y lo posiciona como la primera economía de Latinoamérica ¿Cómo se podría comparar lo lejos que estamos de eso?

La gran diferencia es que mientras Argentina privatizaba el petróleo y la nacionalización de YPF en realidad fue una Sociedad Anónima, que (el Estado) tenía la mayoría pero no era una empresa estatal, Evo Morales estatizó la empresa boliviana y además, mientras Argentina cobraba un 12% de regalías, Bolivia cobraba un 50%; mientras Bolivia se quedaba con el 80% de la renta petrolera, la Argentina no llegaba al 40%. Esto a los largo de 10/15 años, hizo la diferencia.

Volviendo al tema de la deuda, parafraseando a Fidel que decía que la deuda externa “es la soga al cuello de los pueblos”, como bien definiste hace un rato, hay un fallo de 2001 del Juez Ballesteros que plantea que la deuda es fraudulenta, ilegítima e ilegal, a raíz de una investigación de Alejandro Olmos. Además de no avanzar en este sentido, posteriormente tuvimos la lamentable situación con los Fondos Buitres ¿Cómo podría explicarse esta situación?

– Creo que en esto el gobierno de los Kirchner perdió una gran oportunidad histórica porque de ese dictamen del Juez Ballesteros, que había entrado en el 2002 al parlamento, no lo quisieron tratar. En eso fui muy crítica del gobierno Kirchner respecto del petróleo, porque ahí se demostraba que había 447 desfalcos en el tratamiento de la deuda. Esto es lo que demostraba Alejandro Olmos. Era un dictamen que no fue cuestionado, o sea que era un dictamen final.

“…en Ecuador, el presidente Rafael Correa, lo llamó al hijo de Alejandro Olmos (que es Alejandro Olmos Gaona) y analizaron la deuda. Cuando los bancos se enteraron que tenían registrados todos y cada uno de los desfalcos que habían cometido, fueron ellos los que les fueron a ofrecer pagar el 30% de la deuda, es decir, reconocer que la deuda era solo una tercera parte, pero la condición era que no dieran a conocer esos desfalcos.”

Por el contrario, en Ecuador, el presidente (Rafael Correa Delgado), lo llamó al hijo de Alejandro Olmos (que es Alejandro Olmos Gaona) y analizaron la deuda. Cuando los bancos se enteraron que tenían registrados todos y cada uno de los desfalcos que habían cometido, fueron ellos los que les fueron a ofrecer pagar el 30% de la deuda, es decir, reconocer que la deuda era solo una tercera parte, pero la condición era que no dieran a conocer esos desfalcos. Y lamentablemente aquí se perdió esa oportunidad porque si se hubiera hecho eso reducías dos tercios la deuda, los Fondos Buitres no hubieran podido presionar, se evidenciaba el desfalco que habían cometido muchos de los bancos como el JP Morgan o el Deutsche Bank (que fueron los que negociaban los Fondos Buitres) que en realidad era una deuda de ellos que se la habían pasado al Estado argentino. Ese fue un gran error, un terrible error del gobierno Kirchner, que tuvo la oportunidad.

En la situación actual en la que tenemos un tercer ciclo de endeudamiento, aparecen nuevamente los actores de siempre, ahí nombrabas a la JP Morgan u otros. Recién planteabas que hubo una oportunidad histórica en 2003 en la apertura de la salida de la crisis ¿Hoy tenemos de nuevo esa oportunidad histórica?

– Mirá, es más difícil porque es más difícil plantear que esta deuda es ilegítima o fraudulenta. Lo que pasa es que son negociados de los bancos. Acá te están diciendo que el problema de la crisis nos está afectando a todos, lo cual es una mentira terrible porque el JP Morgan y los fondos de inversión especulativos, que responden y son amigos del presidente del Banco Central (de la Nación Argentina), que es Luis Caputto, han tenido ganancias descomunales. Se han llevado 15 mil o 20 mil millones de dólares. Las petroleras de Juan José Aranguren (ex ministro de Energía y Minería) y compañía, el mismo ministro actual (Ing. Javier Iguacel), han tenido ganancias extraordinarias porque les han dolarizado las tarifas y los combustibles. Ellos pagan costos en pesos y cobran en dólares. A un dólar que ha subido de 20 a 40, un 100%.

Los grandes agronegocios y las exportadoras de granos también han tenido ganancias extraordinarias y se les permite que no liquiden los dólares inmediatamente en el país, sino que tienen 5 años para liquidarlos. Otras ganancias extraordinaria.

Las mineras: se les sacaron los impuestos y no se controla cual es la exportación. En el caso de minera La Alumbrera (Barrick Gold), hay un estudio de dos geólogos de la Universidad de Tucumán que demuestra que, analizando el barro de exportación, la empresa -a declaración jurada- dice que exporta tres metales, pero en el barro de exportación van 30 metales más. Los cálculos que sacaron estos investigadores del contrabando anual en el barro de exportación es de 5.500 millones de dólares por año. Sólo en minera La Alumbrera.

Si uno supone que la Barrick Gold no es más honesta que minera La Alumbrera hay, solamente en contrabando de las mineras -ya no te digo en retenciones- se está en 11 mil millones de dólares por año. Lo mismo si tomamos el contrabando de las cerealeras que debe ser otro tanto. Ésta es la magnitud del saqueo.

“No es casual que los tres momentos de predominio de políticas neoliberales (la dictadura militar, Cavallo y ahora), son momentos de incremento de la deuda externa y de saqueos descomunales.”

Acá te dicen “no hay que gastar más de lo que entra”. No, lo que sucede es que han sacado, brutalmente, ingresos del estado precisamente por estos ingresos. Te das cuenta que si se controlara el contrabando, se controlara que no sea precio dólar la producción de alimentos en el país, no hay crisis en la Argentina, y no hay necesidad de endeudarse. Pero no es casual que los tres momentos de predominio de políticas neoliberales (la dictadura militar, Cavallo y ahora), son momentos de incremento de la deuda externa y de saqueos descomunales.

¿Cuáles cree que serán las consecuencias de este nuevo incremento desmesurado de endeudamiento producto de las políticas del Fondo Monetario?

– Hay que tener en cuenta que en este proceso de 40 años desde la dictadura militar hasta acá, como consecuencia de la deuda se dio un proceso de destrucción del esquema productivo y de los recursos de la Argentina que ningún país que no haya sufrido de una guerra en su territorio, ha tenido un nivel de destrucción equivalente al de nuestro país.

En estos años perdimos el polo industrial ferroviario (todavía hay en China, locomotoras y vagones que les vendimos en los años 70), el polo industrial naviero, el polo industrial de aeronáutica (hace 30 o 40 años producíamos aviones), el polo petrolero -que no eran solamente los pozos, eran petroquímica Mosconi, la investigación y todo lo que significaron YPF y Gas del Estado-, se destruyó Fabricaciones Militares, se destruyó el sistema nacional de ferrocarriles, se destruyó la flota mercante y fluvial y se vendieron a precio vil las empresas del estado.

Por ejemplo Techint. Al señor Roca, María Julia Alsogaray y el padre del actual ministro Triaca, le entregaron Somisa, que estaba valuada en 3 mil millones de dólares y se la vendieron a 130, es decir a menos de un 5% de su valor. Esto mismo pasó con YPF y otras empresas.

Mientras tanto en términos sociales, antes de la dictadura, el 90% de los trabajadores estaban en blanco y con derechos sociales, hoy tenés el 46%. Es decir, la mitad de los trabajadores cayeron a trabajos en negro y precarizados. Teníamos un 3% de desocupación y ahora te dicen que es un 10%. Pero el problema es que la desocupación se mide por la persona que no tiene trabajo pero buscó trabajo. Si vos no tenés trabajo pero no buscaste sos inactivo, pero no sos desocupado. Es una situación mucho peor. Si juntás los inactivos en condición de trabajar más los desocupados, estás rondando el 20%. Del 3 al 20%. Y pasaste de un 6% de pobreza a más de un 35% y casi rondando un 40%. Esto es verdaderamente catastrófico.

Ni hablar el sistema educativo público que había dado 3 Premios Nobel en ciencia antes de la dictadura militar y ahora está en un proceso de deterioro que puede observarse fácilmente.

El tratamiento de la deuda después de esto, que ya es raspar el tarro de lo que está quedando en la Argentina, después de la magnitud de este saqueo, el tema fundamental es si el análisis de la corrupción va a ir hasta sus raíces. Es decir, hasta sus raíces en la dictadura militar, con una auditoría de la deuda para ver quienes han sido favorecidos y por esta cosa de “cosa juzgada irrita” que permite abrir las condenas que se hayan realizado a sectores. Entonces vamos a ver cómo baila el Presidente de la Nación y su familia.

Ahí hablabas de algunos elementos muy claros: toma de deuda, una crisis política clara, una crisis social en crecida, la crisis económica a la que hacíamos referencia, fuga, inflación ¿Qué desenlace tiene esto?

– Tendiendo a catastrófico porque evidentemente estos entraron a saquear al Estado con la deuda porque estaban ligados al sector financiero, con la energía porque estaban ligados a la Shell y otras petroleras, y así sucesivamente. El tema es que actuaron como empresarios y no como dirigentes de un país. Vieron los negocios que se podían hacer y los hicieron a ultranza, incluyendo el Grupo Macri en las autopistas, en el Correo Argentino, en el Flaybondi, en Avianca y toda esta cosa de los vuelos Low Cost, que es otra gran estafa.

Si acá no se nacionaliza el sistema financiero, el comercio exterior y los puertos para impedir que sigan este contrabando y esta especulación financiera, no hay posibilidad de salida de la Argentina.

Esto va a una crisis muy grande. La gran interrogante es si la oposición va a poder armar una opción creíble. Ahora, a partir de una opción creíble, las medidas tienen que ser drásticas. Si acá no se nacionaliza el sistema financiero, el comercio exterior y los puertos para impedir que sigan este contrabando y esta especulación financiera, no hay posibilidad de salida de la Argentina.

A su vez esto supone un análisis de la deuda, hacer una auditoría para que sepan que sabemos que son unos ladrones, se verá cómo se reestructura ello, y me parece que acá hay que hacer un lanzamiento de dos áreas de industrias públicas: la industria ferroviaria para la reconstrucción del sistema ferroviario e incluso seguir hasta América Latina, y por otra parte, la industria naviera para la reconstitución de la industria naval de la flota mercante y fluvial, como dos elementos de dinamización porque son dos áreas multiplicadoras: el tipo de desarrollo de estas industrias generan demanda en una cadena de industrias que te permiten la revitalización.

Hacer un paréntesis sobre la deuda, que va a haber que reestructurarla porque es un afano a mano armada, recomponer la economía y la ocupación y después volvemos a hablar de la deuda.

Mi pregunta se corre un poco del tema ¿Cómo ves el rol político de la mujer en Argentina y en Latinoamérica, siendo que siempre nos ha costado ocupar ese tipo de espacios? Partiendo de la base que has ocupado dos mandatos como diputada nacional ¿Cómo ha sido tu experiencia? ¿Cómo ves la situación actual?

– Creo que hay un factor que es muy importante, porque siempre el avance en el papel de la mujer suele ir acompañado, poco antes o poco después, de un avance de las reivindicaciones sociales y populares. Esto ya pasó en el momento después de la Segunda Guerra Mundial, que tenías la revolución del tercer mundo, 80% de la población mundial con los procesos de liberación nacional, de descolonización, los gobienos populares, etc. y es el momento en que hay un avance del papel de la mujer; en el 49 se le otorga el voto, es cuando Simón de Beauvoir saca “El segundo sexo”.

Los años 60 fueron un segundo momento de avance femenino. Y ahora la paradoja es que hay un avance de las reivindicaciones femeninas en el país frente a un momento muy crítico de los sectores populares en el país. Yo espero que esto sea un anuncio por la magnitud que ha tomado el movimiento femenino en la Argentina, que me pareció muy importante que el 8 de marzo el documento señalaba que el movimiento de reivindicación femenina se insertaba en el movimiento de reivindicación popular en una gama de reivindicaciones. Creo que es un avance y tal vez un muy buen anuncio de mejores tiempos.

______

Escuchá la entrevista acá:

TODAVÍA ESTAMOS A TIEMPO

TODAVÍA ESTAMOS A TIEMPO

TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

Por Nicolás Sampedro*

Macri, orígenes e instalación de una dictadura mafiosa” es el título del último libro publicado por el Doctor de Estado en Economía Jorge Beinstein, en el que hace un repaso del árbol genealógico de la familia presidencial.

Este analista e investigador persigue los rastros de la familia hasta dar con el surgimiento del clan, allá por los tiempos de Mussolini. Digamos que la empresa familiar la monta Antonio Macri, un calabrés conocido como “Zzi ´ntoni”, aquel que quedó registrado en la historia de la mafia italiana como el capobastone o jefe de la ´Ndragheta, la estructura mafiosa más importante de Calabria, producto del tráfico de cocaína colombiana.

La llegada de Franco Macri a la Argentina en 1949, su posterior unión matrimonial con Alicia Blanco Villegas (miembro de una de las familias oligárquicas tradicionales de la Provincia de Buenos Aires), el ingreso de la familia al club de la patria contratista y el gran salto que dieron en la dictadura haciendo negocios con los altos mandos (Franco Macri y el Almirante Massera compartieron pertenencia en la logia mafiosa italiana P2), son algunos de los hechos que según explica Beinstein, colocan a Maurizio como el jefe natural del clan familia; el capobastone de la ´ndrina.

La historia del clan Macri, es la que explicaría (según el autor) el derrotero contrarevolucionario de medidas antipopulares que nos están llevando vertiginosamente hacia un callejón sin salida: hiperdevaluación, reducción de impuestos a las exportaciones, suba de tasas de interés y de las tarifas, la apertura de importaciones y la liberalización del mercado (lo cual explica el incremento de la inflación), la contracción de los salarios reales, el achicamiento del mercado interno, el incremento del déficit fiscal, la creciente desocupación y la fuga de capitales. Un gran saqueo concentrador de ingresos, sistemáticamente enviados al exterior.

Todo esto combinado con un explicito avance sobre las subjetividades y los derechos conquistados, dan cuenta del plan operativo ejercido en poco más de dos años y medio de gestión Cambiemos. El deterioro sobre la educación y la salud pública, los intentos de reinstalar la teoría de los dos demonios, la persecución a los sindicatos que se plantan y luchan, la persecución judicial a opositores políticos (fundamentalmente a Cristina Fernández de Kirchner y quienes fueron parte de su gobierno). Políticas de un mundo tenebroso, protegido por jueces, políticos, burocracias sindicales, periodistas y comerciantes que ejercen su influencia sobre grandes sectores de nuestro pueblo, y más aun sobre los sectores medios.

Pero el caso argentino no está aislado de lo que sucede en toda Nuestra América. Un territorio que EEUU considera su patio trasero y que pretende reacomodar a sus intereses en la disputa geopolítica a nivel global. Situación que pueden llevar a la práctica de la mano de las lumpenburguesías globales dominantes (burguesías degradadas), con el permanente incremento de una perspectiva militarista que los vuelve cada vez más irracionales (producto de la degradación del sistema capitalista).

Este avance hacia la dictadura mafiosa se sostiene sobre tres pilares: la corrupción de dirigentes, la represión de la protesta social y política, y el bombardeo mediático. Operaciones de resultados inciertos a la hora de abrir la heladera y ver, que mes a mes, se le puede meter menos comida; que ya es prácticamente insostenible el costo de los servicios públicos, que cada vez hay más desempleo, y que la semilla del odio crecer al mismo tiempo que los niveles de conflictividad social.

Origen y auge de las lumpenburguesías latinoamericanas

Jorge Beinstein
https://beinstein.lahaine.org/origen-y-auge-de-las-lumpenburguesias-latinoamericanas/

Ollas no, dicen los que siembran miedo, pero los sectores populares se siguen organizando y no dejaran de avanzar en procesos de unidad que posibiliten poner un freno a ésta situación compleja de solucionar, si vemos el cuadro completo y no sólo los escenarios locales.

En 2012 el presidente ruso, Vladimir Putin, aseguró en una conferencia que el mundo en el que vivimos solo tiene una regla: que no hay reglas. Y si tenemos en cuenta esta afirmación entenderemos que no sólo es necesaria, sino una obligación histórica, dejar las mezquindades de lado y aportar a cada escenario de lucha, dedicar día y noche a la construcción de esa larga y ancha avenida, que es la unidad del campo popular, para intentar sortear esta situación de la manera menos dolorosa y traumática posible.

Es sabido que en un escenario como el de 2001, las muertes las pone el pueblo. Por lo tanto es necesario, y una obligación, asumir ésta responsabilidad y realizar aportes concretos para afrontar este delicado y complejo momento.

La pregunta es: ¿Estamos a la altura de este desafío histórico?


* Periodista especializado en temas internacionales, conductor del programa Marcha de Gigantes (AM 1390 Radio UNLP), productor del programa Columna Vertebral (Radio Estación Sur - FM 91.7), columnista del programa La Marea (Radio Futura – FM 90.5) editor de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.
Jorge Beinstein: La realidad nos está acorralando hacia una revolución popular de gran envergadura

Jorge Beinstein: La realidad nos está acorralando hacia una revolución popular de gran envergadura

TIEMPO DE LECTURA: 19 min.Para Jorge Beinstein, Doctor de Estado en Ciencias Económicas, especialista en prospectiva económica y geopolítica, la crisis que atraviesa nuestro país era previsible ante la llegada de un gobierno con un presidente orgánicamente mafioso.

Una entrevista necesaria para comprender las ”turbulencias” que instauró la alianza Cambiemos (PRO-UCR), cómo se llegó de un país desendeudado al default técnico en dos años y medio, las variantes del último tiempo en el plano geopolítico, la estrategia imperial para Nuestra América y el escenario político local que resiste a la tercera noche neoliberal.


Jorge-Beinstein
Profesor Emérito de la Universidad Nacional de La Plata y Director del Centro Internacional de Información Estratégica y Prospectiva

Venimos de semanas turbulentas en materia económica en el país y, hace un mes, escribiste una nota al respecto que lleva por título ‘Dos tendencias convergentes. En ruta hacia la implosión económica y la explosión social’. Te pido analices lo que sucedió.

No casualmente traje un libro que saqué hace unos meses y se llama ‘Macri. Orígenes e instalación de una dictadura mafiosa’, donde reúno un conjunto de artículos de antes de la asunción de Macri. A esta situación se la veía venir. Primero por la manera en la que Macri llegó al gobierno, mediante un golpe blando, aunque con la confusión electoral parecía que no, después nos dimos cuenta que efectivamente era así. Hay pruebas de todo tipo. Las primeras medidas económicas que se adivinaban antes de que asuma era una gigantesca transferencia de ingresos que terminó provocando un agujero fiscal fenomenal y, por otro lado, una contracción del consumo. Ese agujero fiscal lo cubrieron con deuda entrando en una vorágine de endeudamiento.

”En este momento, la Argentina está en un default técnico, no está anunciado el default pero no hay cómo pagar la deuda”

Si uno analiza cuándo empezó la carrera de la deuda en la Argentina, con la dictadura militar en el ’76, entiende que se tardó un cuarto de siglo en llegar al default. Estos tipos llegaron al default en dos años y medio. Un récord, un mérito de Macri. La situación actual se veía venir porque la deuda creció exponencialmente durante todo 2016 y 2017 y eso se tenía que terminar en algún momento. La discusión que yo tenía con colegas era si se terminaba a comienzos o a finales de 2018 ya que, la posibilidad de endeudarse más, estaba saturada. En este momento, la Argentina está en un default técnico, o sea, no está anunciado el default pero no hay cómo pagar la deuda. Lo que se veía venir era que, por un lado, se produciría una muy rápida reducción del mercado interno, que en un país como la Argentina, con organizaciones sindicales y sociales, eso podía ser viable que se produjera a lo largo de diez años, pero en tan poco tiempo era evidente que iba a provocar reacciones sociales y estas van in crescendo. Las movilizaciones son cada vez más grandes. Incluso algunas empezaron a ser no sólo más grandes sino, también, más radicalizadas: lo que pasó en diciembre con el tema previsional. Los chicos llaman a eso ‘la intifada’. Por otro lado, la ida hacia el default –aunque todavía no esté proclamado públicamente- va a llevar a una catástrofe económica, a un derrumbe de la economía. Esto es lo que se visualiza estas semanas que pasaron. Que se derrumbaba era evidente, pero lo de estas semanas era el final.

La disparada del dólar quiere decir que no hay dólares para poner, los famosos cincuenta mil millones de dólares que tiene como reserva el Banco Central son falsos. Cualquier economista que haya cursado dos o tres materias en la facultad sabe que una cosa es el patrimonio bruto del Banco Central y otra es el neto. Tenes que deducir lo que es endeudamiento, obligaciones, etc. Es decir que el patrimonio real que tiene el Banco Central es menos de la mitad que esa cifra, con la cual tiene que afrontar deudas de todo tipo y donde la economía argentina en su conjunto tiene que enfrentar deudas en dólares públicas y privadas que son muy grandes. Entonces el default se veía venir, la pregunta era cuándo iba a ocurrir. Creo que piensan en corto plazo. Son extremadamente hábiles para el corto plazo pero carecen de visión de mediano y largo plazo. Es la mentalidad de la llamada timba financiera. Para eso son muy vivos, siempre hay que tener una mano en el bolsillo, otra en la billetera y otra atrás, porque nunca sabes por dónde te la van a dar. Para eso son hábiles pero los revienta el largo plazo. Se habla en estos días que va a haber anuncios, pero los anuncios que ellos pueden pensar son en el sentido de cómo van a ajustar.

Ese es uno de los planteos del FMI, quien hoy maneja la economía argentina. Mencionas cómo llega Macri al poder y hay una situación que es la Guerra de Cuarta Generación y cómo el caso Nisman funcionó como una especie de operación mediático/judicial para generar las condiciones para que hoy esté gobernando Macri. Lo interesante en esta ecuación es que lo que están haciendo es lo que venían a hacer, no es que se están equivocando sino que venían efectivamente a saquear. Cómo ves a la Argentina en el marco continental y global, con esta disputa entre Rusia y China con los norteamericanos, la guerra económica, financiera, pero en la que Estados Unidos tiene como resguardo en términos de saqueo a Nuestra América, su reserva de biodiversidad, de materias primas, mano de obra barata.

Hay que enfocarlo desde varios lados. Por un lado está el cambio en la configuración geopolítica global. Estados Unidos ha perdido la guerra de Eurasia, la mayor aventura militar de toda la historia norteamericana desatada antes que se derrumbe la Unión Soviética. Lanzan una guerra larga, fíjate cuánto está durando la guerra de Afganistán, es la más larga en la que estuvo Estados Unidos. Esa guerra la perdieron. Afganistán es un pantano, Irak hoy en día es pro-iraní, fueron derrotados en Siria, hasta se dio en medio de todo eso que el ejército israelí, que nunca había sido derrotado, fue vencido en Líbano por el Hezbollah, o sea, una catástrofe para ellos. Entonces no les queda en Asia más que replegarse y negociar el repliegue. Para lo cual se hacen los guapos, Trump amenaza a los coreanos o hacen lo de Ucrania. Ellos ahí perdieron y, por eso, se repliegan a su retaguardia estratégica, patrio trasero, como se le quiera llamar. Eso se manifestó incluso antes de que asuma Trump. Obama empezó toda una ofensiva sobre América Latina: el golpe en Honduras, lo que ocurrió en Brasil y que ahora culmina con la proscripción de Lula, el acoso a Correa hasta que al final lo acorralaron y tuvo que meter a un candidato que era un traidor evidente, Lenín Moreno, y lo de acá que fue una cosa parecida, a Argentina hay que verla dentro de ese conjunto.

”Por primera vez en la historia a nivel mundial, un tipo que es un mafioso orgánico, Macri, es presidente de la República”

Los norteamericanos libraron una Guerra de Cuarta Generación (G4G) en la región con instrumentos nuevos: el apoderamiento de los sistemas judiciales y el terrible control mediático. Ese es uno de los aspectos: la ofensiva norteamericana. El otro es que esta ofensiva no se dio sobre la nada, no es que se les ocurrió ‘vamos a hacer una ofensiva a ver qué grupos sociales reclutamos para esto’. Hay burguesías muy corruptas en la región, muy degeneradas. El caso argentino salta a la vista, por primera vez -no solamente en la historia argentina sino a nivel mundial- un tipo que es un mafioso orgánico, Macri, es presidente de la República. Además, hay un fenómeno universal que se le suele llamar neofascismo o nueva derecha: Polonia, Letonia, Brasil o en Caracas donde quieren matar a todo tipo que tenga la piel un poquito más oscura. Es una mezcla de racismo y clasismo. Eso se vio en la Argentina con la ofensiva político-mediática en el 2008, cuando salieron masas reaccionarias a la calle. Yo, por un tema generacional, era muy chico cuando fue el golpe del ‘55, soy nacido en un barrio popular de Buenos Aires, Villa Soldati, y vi lo que le pasó a mi familia y la agresión terrible que era el ‘negros de mierda, vayan a trabajar’. Lo mismo de ahora pero que, comparado, lo de hoy es mucho mayor, aunque allí fue mucho más cruento por el bombardeo y los fusilamientos, pero el odio y el racismo de esos grupos neofascistas son comparables con cosas que he visto en São Paulo o en Caracas. Entonces, hay que juntar todas esas cosas: el neofascismo de clases medias, la podredumbre rapiñera de las burguesías locales y el tema geopolítico, es decir, que los Estados Unidos se han re-lanzado a conquistar la región.

esta 3
Jorge Beinstein en el programa Marcha de Gigantes que se emite los sábados a las 17 por Radio Universidad de La Plata AM 1390

En la nota planteó un concepto que es ‘economía de baja intensidad’, ¿podría explicarlo?

Economía de baja intensidad quiere decir una economía funcionando a un ritmo mucho menor. Supongamos que ahora hubo una mega devaluación que va a producir una compresión brutal del mercado interno, la desocupación se va a ir al doble y la indigencia también. Una economía funcionando más lentamente, sin crecimiento. Se dice que este año la economía puede caer un 3 o 4%. Las cifras que hay ahora con las comparaciones interanuales, dan una caída del PBI del 5%. En este momento sobran las importaciones, hay un balance comercial negativo, pero con una economía muy contraída lo que vas a tener es un balance comercial positivo, se va a importar menos y no porque haya más o menos liberalismo importador, sino porque el consumo interno se va a achicar. Ahí tenes un elemento de equilibrio posible. Es lo que está pidiendo el Fondo Monetario Internacional, hacer un overshooting, todo ese tipo de cosas técnicas, pero que detrás de todo de eso hay una violenta compresión del mercado interno. A partir de ahí les van a empezar a sobrar dólares, pero para pagar deuda, que es infinita.

Entonces, la idea es una economía que funciona muy lentamente, sin crecimiento o con crecimiento anémico que, en realidad, sería la versión subdesarrollada de lo que está empezando a pasar en los países llamados de alto desarrollo. En el 2013 hubo una conferencia de Larry Summers, uno de los gurúes del establishment financiero global y del FMI, donde lanza la teoría del estancamiento secular, que dice que Estados Unidos, Europa o Japón no van a crecer nada o muy poco. Es lo que está pasando: Estados Unidos está creciendo a un 2%, Europa dando vueltas alrededor del 1% y Japón entre el 1 y 0%. Después está la discusión de por qué eso está sucediendo y qué proyecta hacia el futuro.

”México también está demostrando que la Guerra de Cuarta Generación fracasa”

La versión del subdesarrollo es la economía de baja intensidad, sin crecimiento equilibrada pero a un nivel muy bajo, con alto nivel de represión, con una desintegración social muy grande. Hacia eso van estos tipos. Más allá de lo que dicen entre ellos o para afuera, van hacia eso. Un anticipo, no respecto al bajo crecimiento pero sí al tipo de sociedad que eso configura, sería México. Por razones profesionales se me dio la casualidad de ir a una conferencia para un grupo chico en Buenos Aires, que dio un asesor del Departamento de Estado de Estados Unidos, fui a ver qué decía el tipo y los que estaban, todos tipos neoliberales, detestables, se quedaron sorprendidos porque el asesor dijo que el paradigma es México. Un desastre social. Es decir, ese sería el punto máximo de la Guerra de Cuarta Generación. Pero México también está demostrando que la G4G fracasa, porque vos podes desintegrar y desintegrar pero hay reservas culturales muy profundas. Yo estuve allá hace unos meses, antes de la elección de López Obrador. Estuve primero en un pueblito, Zacatecas, y después en DF. Pocos días antes de las elecciones, en Zacatecas, me hizo recordar a mi infancia cuando había elecciones y preguntabas cómo habían salido las cosas, por ejemplo, en Morón, y te decían que había ganado el peronismo con el 80%; y lo que vi con López Obrador allí era que lo votaba todo el pueblo. Eso son reservas culturales. Es decir, hubo un renacimiento cultural en el sentido profundo del término, que se expresa en cantidad inmensa de organizaciones sociales, de teatros, de murgas, políticas, hay todo un fermento social que es un recreación cultural con la cual se están enfrentando estos tipos.

Una de las cosas que abarcas en la nota tiene que ver con cómo se va recrudeciendo el descontento, lo cual genera mayores niveles de movilización. En relación a lo que decís, cómo puede ser el desenlace de esta situación, teniendo en cuenta que institucionalmente hay algunas expresiones de intento de revertir pero hasta ahora no queda más que en la retórica. ¿Puede desenlazar en algo parecido a lo de Perú con Kuczynski, lo ves más que sea por una salida callejera de presión popular?

En primer lugar, el tema de las organizaciones sociales en Argentina excede a los sindicatos. Hay una cultura de organización social. Incluso lo que está llenando ahora las calles no son los sindicatos sino los grupos -por decir- A, B, C, etc, o el movimiento de mujeres que exige que un sector de la sociedad tenga derecho a decidir sobre su cuerpo, el derecho al aborto. Esto indica que hay una proliferación de organizaciones sociales que exceden al marco sindical. Lo otro es que hay países que tienen una gran tradición de organizaciones sociales como Bolivia, considerando que ellos tienen el sindicato minero que fue importante en un época, después la minería se fue al demonio, y muchas de las cosas que han ocurrido en Bolivia se explica por esa proliferación de organizaciones sociales. Cosa que organizaciones políticas tradicionales de izquierda no entendían el fenómeno porque decían ‘nosotros queremos organizar, encuadrar, y cada cinco hay un jefe’. Bueno, eso es muy vital.

Volviendo al desenlace acá, creo que esto no es un 2001. Desde el punto de vista del juego de poder, en 2001 tenías que de la Rúa había perdido las elecciones de medio término, o sea, era minoría en el Parlamento y no tenía su control. La gente salió a las calles y el tipo quedó hackeado, hubiera necesitado hacer el Estado de Sitio realmente. Incluso intentó primerear al Parlamento hablando con algunos jefes militares que le dijeron que no, que ya les había pasado que los usen de preservativo una vez, la segunda vez dijeron que no. No lo pudo hacer y finalmente lo derrocó el Parlamento. La diferencia es que, en primer lugar, no hay esa situación parlamentaria que tenía de la Rúa. Hasta ahora hay un control del Parlamento por el macrismo y el opoficialismo: Frente Renovador, sanguchitos, Pichetto, aparece Duhalde que fracasó en el 2002 porque quería una dictadura civil (ya se veía en la foto de Mussolini y decía ‘este soy yo’). Es un viejito pero hay otros. Está Massa, Felipe Solá y toda una serie de tipos que se están ofreciendo para hacer lo que ellos llaman una transición, que sería con mucho pragmatismo porque son tipos muy vivos -vivos como ellos no hay-, que harían que la gente se trague la píldora del Fondo Monetario para ir con algún circo. Cuando vos veas a estos tipos pregúntales qué hacemos con el Fondo Monetario. No responde ninguno, desde Felipe Solá hasta Duhalde que dijo directamente que el Fondo Monetario es el que da la salida.

En realidad, se parece al 2001 en eso de que hay gente que intenta hacer aún más de lo mismo, la transición. Duhalde era eso y fracasó. Sacó del bolsillo a uno que no conocía nadie, porque a los conocidos no los votaba nadie: De La Sota o Reuteman que, como de costumbre, renunció. Y bueno, fue con uno que no conocía nadie y se equivocó terriblemente porque el tipo, una vez que se instaló, le dio un codazo a Duhalde y se inauguró todo un proceso nuevo en la Argentina. La primera diferencia es que hay una situación parlamentaria que no está aclarada. En segundo lugar, que esta gente a diferencia de de la Rúa, construyó, en dos años y medio, un muy buen aparato represivo. Es decir, si uno piensa qué tienen los norteamericanos de manejo directo, a través de tipos a los que les daban cursos en otras épocas, es el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Seguridad, donde hay agentes norteamericanos pero, sobre todo, hay israelíes que están instalados ahí y armaron una policía militar, Gendarmería, Prefectura, sector de la Policía y hasta quieren rapiñar un sector mismo de las Fuerzas Armadas tradicionales. Eso no existía antes y existe ahora. Todavía no ha operado, hay que ver cómo puede operar eso.

Lo otro es que, en estos años, hubo una concentración económica muy fuerte en sectores parasitarios que son terriblemente concentrados y que disponen de esa Policía Militar y del apoyo de los Estados Unidos, lo cual hace más rígida la cosa. También es cierto que la movilización popular es mucho más grande que la que había en los meses anteriores a 2001. Estamos en una situación tal de que ellos están en condiciones de tapar la salida, lo cual quiere decir que si lo llegan a hacer, la salida va a ser mucho más explosiva de lo que fue en 2001 porque, por ahora, las movilizaciones populares son pacíficas; a la violencia, más bien, la arman los infiltrados de la policía. Además son los mismos cinco, seis encapuchados de siempre y que algún día les va a ir mal porque van a recibir una paliza. Es cierto, también, que cuando fue el tema previsional no eran los encapuchados, eran chicos organizados que estaban indignados por lo que pasaba y acorralaron a las fuerzas represivas. Eso a ellos les llamó mucho la atención, hay una nota que sacó el diario La Nación sobre ese tema y estaban alarmados por eso.

¿Esta pasividad de la que hablabas tiene que ver con el blindaje mediático?

Le taparon durante estos dos años y medio muchas cosas y, antes de este tiempo, los medios eran, más bien, factores de desestabilización. Destapaban cualquier cosa o si no existía lo inventaban. Tuvieron eficacia, pero reitero que la eficacia no se hizo sobre la nada, había una base social muy reaccionaria, exacerbada por la fragmentación social que había en la Argentina. Se apoyaron en algo real, no fue un invento total. Y ahora, se siguen apoyando en esos sectores sociales, los de la movilización por el flan del otro día, que son fascistas, son tipos que odian al que está abajo, al pobre, al indefenso. Usan ese sistema mediático pero ves el nivel de movilizaciones que hay y cómo la gente está cambiando de opinión -muchos de los que lo votaron inclusive-, demuestra que el bloqueo mediático puede bombardear a la gente pero hasta que se enfrenta con la realidad, que el de clase media no puede cargar gasolina. El otro día se viralizó que Caputo fue a un restaurante y un empresario, que dice que tenía ciento veinte empleados y seguramente debe haber votado a Macri, lo empezó a insultar.

Los medios de comunicación son relativamente eficaces. Mencionaba a López Obrador y ganó las elecciones con todos los medios en contra. En Brasil, cuando Lula ganaba las elecciones era contra los medios de comunicación. Incluso, cuando ganó Lula en un diario importante salió un título muy graciosos: ‘Fue derrotada la opinión pública. Ganó el pueblo’. ¿Van a convencer a la gente de que los precios se están disparando y que eso está bien? O, como dijo Vidal: ‘esto es un parto’. En un parto hay de todo, podes parir un monstruo también, con tres ojos y ocho orejas. Entonces son eficaces en cierto punto. Diría de enfrentar medios de comunicación y cultura, la gente produce cultura como puede, se organizan en un barrio y a eso los medios de comunicación no te lo pueden destruir así no más. Además, esos medios funcionan con una ideología cortoplacista, creen que te ponen tres colores y vos vas a reaccionar de cierta manera. El ser humano no es así.

”No saben hasta dónde les va a responder el sistema represivo si hay una rebelión popular”

Después está el sistema represivo que, hasta ahora, lo utilizaron para movilizaciones pequeñas o cuando se desconcentran las movilizaciones, no han enfrentado cincuenta mil personas, y cuando tuvieron que enfrentar una cosa grande retrocedieron, que fue lo de diciembre. La eficacia de un sistema represivo se prueba en un largo período, estos todavía no han hecho nada. Cuando acá fueron usados los militares convencionales para hacer la represión sangrienta que hicieron, no es que de un día para otro los largaron al ruedo, esos tipos venían ya masacrando gente hacía muchas décadas: el Golpe del ‘30, la masacre de la Patagonia con un ejército fundado, realmente, por Julio Argentino Roca, que masacró pueblos originarios, un tipo sanguinario. Bueno, usaron a esos y no los estaban probando a ver qué pasaba. Aquí es lo mismo y ellos no saben hasta dónde les va a responder el sistema represivo si hay una rebelión popular.

En la nota explica la coyuntura política pero todavía no había ocurrido la Operación Gloria, la operación de los cuadernos que, desde mi punto de vista, está preparando el terreno para un encarcelamiento de Cristina y una posterior proscripción. ¿Cuál es tu opinión al respecto y si esto puede llegar a acelerar la salida de Macri?

Ellos también dudan porque podrían, incluso antes de que sea Cristina senadora, meterla presa. Por lo que me ha dicho gente que sabe de estas cosas y lo que uno intuye, ellos dudaban en meterla presa porque armarían un lío terrible, les sería peor. No sé si armaban un 17 de Octubre, pero algo impredecible seguro. Si la meten presa, ¿cómo va a reaccionar la gente? Por ahí esa es la chispa que les desata todo el desastre. Incluso la Argentina no es Brasil. Allá las movilizaciones son más chicas en relación a la masa de población. En Argentina tenes una ciudad con periferia gigantesca, que es casi la mitad del país, y tenes dos o tres ciudades muy grandes como Rosario o Córdoba que si se te empiezan a mover no tenes cómo controlarlo.

Hay un doble objetivo, si pueden anularla políticamente con meterla presa -como se hizo con Lula en Brasil-, lo harán; y lo otro supone que haciendo un hostigamiento permanente alientan al opoficialismo, que hacen un juego doble con tipos descarados como Pichetto o sinvergüenzas que se creen pícaros como Felipe Solá, que está jugando a que la proscriban a Cristina y él, defendiendo a Cristina proscripta, ser quien encabece. Hay algunos, más pícaros que él, que están deseando que efectivamente sea presidente porque hace falta el de la Rúa. También tenes sectores políticos absolutamente corruptos y podridos que tampoco piensan en ningún plazo. A mi parecer, un tipo como Pichetto es un tipo que está en el cortísimo plazo, que tiene un lío con el hijo que no sé qué embrollo hizo en el ANSES y que, en esa locura, él se cree que puede ser presidente. No se sabe cuánto puede durar ese tipo como presidente.

”Hay un liderazgo opositor muy fuerte que es Cristina”

Hay un tipo que está vinculado a la iglesia, no es una gran luminaria pero dice que hay dos cosas muy fuertes: por un lado, el macrismo; y, por el otro, el kirchnerismo, o sea Cristina, y ese es un fenómeno de liderazgos explosivo. Está esa cosa tonta de decir que tiene el 40% y es su techo, y las encuestas demuestran que ya rompió el techo. Además, Perón siempre tenía el 40 hasta que vino una avalancha terrible y no lo pudo parar más nadie. Con el 40 alcanza para hackear cualquier tentativa política. Hay un liderazgo opositor muy fuerte que es Cristina, más allá que ella quiera ser presidenta o no, esa es una cuestión aparte. La gente se refugia, por la gente digo el pueblo, los pobres, los estudiantes, se refugian en lo que aparece como un liderazgo ante esto. Y es ella.

Trascendió hace poco más de un mes, en una entrevista con Joao Stedile, referente del MST, donde dijo que cuando volvamos hay que hacer un proceso constituyente. En Argentina hay algunos sectores que se están animando a plantearlo pero diría que, sin lugar a dudas, Venezuela y Bolivia -por lo menos- marcaron que ese era uno de los caminos dentro de lo institucional para cambiarles la regla de juego definitivamente. ¿Lo ves factible?

No sólo factible, sino que imprescindible -con o sin constituyente- lo siguiente: una democratización de los medios de comunicación, para realizar las medidas que habría que tomar para salir de este desastre. Tampoco podes hacer nada si no hay una democratización del Poder Judicial, porque si vos, a partir de mañana, decís ‘les ponemos una tasa del 40%’ viene el juez y te dice que esto es inconstitucional y no sirve para nada. Entonces, para eso, hay que tener un poder político muy grande, un gran apoyo del pueblo. Por eso, hay una doble cuestión. Por un lado hay medidas imprescindibles, incluso antes de pensar las medidas económicas, como democratizar los medios de comunicación de verdad, democratizar el sistema judicial y con eso le estás cortando los pies. Ahora bien, para hacer eso, necesitas tener millones de personas respaldandote y en las calles, y para eso hay que tomar inmediatamente medidas económicas. Hay que levantar los salarios reales. Te van a decir el argumento de siempre: las pymes -que las están liquidando pero en ese momento te las tirarían por la cabeza-.

Es muy simple, para decir una barbaridad: duplicamos los salarios y das tasas de interés al 5% para las pymes, porque los costos financieros son decisivos. Vas a tener más demanda, los obreros contentos y vos vas a seguir vendiendo. Para eso necesitas el control del sistema financiero. Está todo enredado: el sistema financiero, los medios de comunicación, los jueces. A eso lo resolvió Alejandro Magno hace mucho tiempo, viendo cómo desatar un nudo, sacó la espada y lo cortó a la mitad. Entonces, lo que hay que hacer acá son grandes movilizaciones populares, un gobierno realmente popular con la audacia para hacer lo que Cristina y Néstor no pudieron hacer porque no tenían fuerza, y no tenían fuerza porque no podían juntar dos millones de tipos en la calle, y no lo podían juntar porque los tenían acorralados. Eso es el arte de la conducción y del poder, cómo hacer eso yo no los puedo aconsejar porque no estoy en eso. Pero la cosa sale por ahí, tomando medidas muy enérgicas respecto al sector financiero, al consumo, o sea salarios, jubilaciones, etc, e inmediatamente controlar los precios, porque si sube la demanda los supermercados te van a triplicar los precios. Ahí tenes que controlar en serio, no con las bravuconadas que hacía Moreno. Hay antecedentes de ese control en la Argentina, en los dos primeros gobiernos de Perón hicieron eso. En definitiva, son medidas económicas, pero también medidas respecto a los medios de comunicación y el sistema judicial. Es decir, una transformación, una revolución popular de gran envergadura. La realidad nos está acorralando hacia ese lugar.

Héctor Amichetti: “Ya lo vivimos en el 2001: con las políticas económicas que aplicaron se autodestruyeron y esto pareciera ser que va por el mismo camino”

Héctor Amichetti: “Ya lo vivimos en el 2001: con las políticas económicas que aplicaron se autodestruyeron y esto pareciera ser que va por el mismo camino”

TIEMPO DE LECTURA: 7 min.Entrevista al Secretario General de la Federación Gráfica Bonaerense y miembro de la Corriente Federal de Trabajadores, Héctor Amichetti.

*Entrevista realizada en el programa radial La Marea de Radio Futura FM 90.5

Hector-Amichetti.jpg 

Héctor, en la editorial del programa sosteníamos que el gobierno de Macri vino a destruir el Estado. Que no están cometiendo errores, sino que todo lo que hacen está pensado como un negocio propio o de sus amigos… ¿Compartís esta afirmación?

– Totalmente. Es el viejo proyecto oligárquico que apoya la idea de que el mercado es el que tiene que definir la política, y en éstos tiempos, más exacerbado que nunca, porque el sector financiero tiene un rol preponderante.

Lo que se ha hecho en los últimos años ha sido prácticamente brutal. El endeudamiento que sufre hoy el país y la perspectiva de que el gobierno puede salir de ésta situación solamente con ajuste, es realmente un hecho criminal para la nación.

En este contexto todo indica que septiembre va a ser un mes caliente en las calles. Hace algunos días presentaron el Frente Sindical para el Modelo Nacional, incluso se reunieron con la Federación de Municipios ¿Cómo está el proceso de unidad para frenar el desguace del Estado?

 – Nosotros como Corriente Federal (de Trabajadores) habíamos fijado postura prácticamente desde el principio de que este gobierno iba a llevar al país a una situación de quiebra.

Hoy el frente gremial tiene esta perspectiva es mucho más amplia porque ha sido golpeado muy fuertemente, aún en aquellas organizaciones gremiales que pensaron que podía haber algún margen dentro de éste proyecto, como para subsistir. Hay una situación de amplitud dentro de este frente sindical que hemos constituido: tiene mucho peso en las regionales de CGT de todas las provincias porque la crisis se está viviendo en casi todo el país.

Vamos a ir a un gran plenario de regionales el día 20 (de septiembre) en Ferro, y vamos -activamente- a unir fuerzas con sectores -como fue ayer- como los municipios, que están peleando contra la quita del Fondo Sojero; vamos a tener reuniones con las CTA´s la semana que viene; vamos a tratar de coordinar con todos los sectores para que la lucha que hoy se está dando (continua, todos los días, sector por sector), tenga un punto de confluencia y podamos, de alguna manera, ponerle un freno a este avance de la política del gobierno.

Para el 24 (de septiembre) está planteado lo que es el paro nacional, obviamente con instancias de movilización y demás. Además de ello, te quería consultar cómo están viendo los esquemas de confluencia -como decías- en los marcos de unidad y por otro lado, ¿cómo lees estos intentos de resolución política de espaldas a los reclamos populares? Esto que vemos en algunos personajes, tanto en el senado como en diputados (algunos de los que llamamos “de la vieja política”), planteando soluciones para ésta crisis.

Nosotros vemos que la prioridad es la unidad de todos los sectores afectados por ésta política. Unificar la lucha social que se da en los trabajadores, en los movimientos sociales, en la universidad, con expresiones multitudinarias como fue la última marcha. Se da inclusive en cada uno de las situaciones puntuales que tienen las distintas regiones: hemos visto esta semana, prácticamente una pueblada en Moreno, otra en Berisso por el Astillero Río Santiago. Indudablemente hay una preocupación muy grande y ha crecido el frente de las PyMEs y los pequeños productores, por la destrucción que están haciendo de la industria, de las economías regionales. Es decir, el gran esfuerzo en éste momento es que entendamos de que cada uno de los sectores perjudicados tienen que confrontar con un proyecto en común. Cada uno de  los afectados está afectado por un mismo proyecto oligárquico, entonces la unidad se tiene que dar desde allí.

“hay alguna dirigencia política sobrevuela la situación, se manifiesta como opositora pero tiende puentes para darle una salida a este proyecto, una salida más prolija, ordenada; y esos dirigentes están muy alejados de la problemática de todos los días.”

Y creemos que ése debe ser el ordenador político. Como vos decís, hay alguna dirigencia política sobrevuela la situación, se manifiesta como opositora pero tiende puentes para darle una salida a este proyecto, una salida más prolija, ordenada; y esos dirigentes están muy alejados de la problemática de todos los días. Por lo tanto, nosotros entendemos que desde esa unidad de los sectores nacionales, tenemos que contribuir a ordenar el posicionamiento de una alternativa política (hacia adelante) con propuestas, en lo que como Corriente (Federal de Trabajadores), humildemente, hemos tirado “los 27 puntos”, pero indudablemente debemos desarrollarlas entre todos, y qué proyecto de país queremos y en este momento qué posición planteamos frente a una necesidad de medidas de urgencia, porque lo que estamos viviendo ahora requiere dos tramos: uno que es una política de urgencia, y otro que es retomar un camino de proyecto nacional que permita defender la soberanía y un desarrollo autónomo, que es lo que hoy está siendo atacado absolutamente por este gobierno.

Con respecto a la reducción de ministerios y sobre todo con la agenda de ajuste que propone el FMI (que al menos algunos puntos los plantea Dujovne en la conferencia que da después de la del Presidente Mauricio Macri, hace algunos planteos) ¿Este nivel de desguace de los ministerios, que nos parece increíble porque no encontramos antecedentes, además de generar un nivel de ajuste en el Estado, lo ven como un nivel de justificación de los 10 mil puestos de trabajo que plantean algunos de los papers del FMI?

Nosotros no tenemos ninguna duda de que el objetivo que se persigue es ese. Fundamentalmente generar un estado de dependencia absoluta y total del país; de que las decisiones políticas y económicas ya no se toman dentro del país. De hecho esta semana hemos visto que todo está atado a la decisión del Fondo Monetario (Internacional) y no hay ni siquiera el prejuicio de demostrar abiertamente que se habla con el presidente de los EEUU (Donald Trump) para que contribuya a que se le de ese respaldo económico.

Hoy, el principal problema económico ya es el endeudamiento externo. Con ese argumento central de que el problema es el déficit interno, que es una falsedad total, porque es otro el problema: es el desequilibro del comercio que se ve agravado producto de que en el país -indudablemente- han destruido la capacidad productiva, la industria. Bueno, ahora van a usar ese viejo argumento (que viene del ´55 en adelante) de que el problema es “el déficit fiscal y que en función de eso hay que minimizar el rol del Estado lo más posible”, y de esa manera poner al país de rodillas.

En la medida que ellos destruyen y debilitan, por supuesto desde el dominio que se ejerce desde el sector financiero y del sector de las grandes corporaciones, que hoy tienen la posibilidad concreta de quedarse con lo poco que queda de las empresas nacionales; deliberadamente el dólar ha sido llevado a un valor que no es producto de la casualidad. Fueron llevando al país a esta situación y por eso decimos que es una situación de extrema dependencia que han generado y que la única manera de salir es precisamente teniendo un gran frente nacional, de todos los sectores perjudicados que son hoy una inmensa mayoría.

Diría que hay más de un 80% de los argentinos que son afectados de una u otra manera por este proyecto de entrega. Por lo tanto, me parece que ahí hay que tener claridad: el problema del déficit fiscal no se resolverá jamás, porque si uno toma qué es el déficit, con la deuda que han contraído y la cantidad en pesos de los intereses de deuda, ya prácticamente para lo único que vamos a recaudar es para pagar deuda.

“A mí me parece que es irreversible que haya un proceso de unidad de los sectores nacionales, ahí tiene que haber amplitud, no puede haber sectarismos, pero es la única manera de empezar a revertir la gravedad de esta situación.”

Creo que si hay sectores que aún no han comprendido eso, evidentemente, tienen una gran confusión. A mí me parece que es irreversible que haya un proceso de unidad de los sectores nacionales, ahí tiene que haber amplitud, no puede haber sectarismos, pero es la única manera de empezar a revertir la gravedad de esta situación.

Por último, ¿Crees que en estas condiciones se llega a las elecciones de 2019 o este la situación explota antes?

Creo que hay una gran crisis económica a lo que ahora se suma una crisis de características políticas. Nosotros siempre hemos entendido que la gobernabilidad y la estabilidad de un gobierno, al que llaman democrático pero que deja mucho que desear en sus características democráticas, el responsable es precisamente el propio gobierno, por lo tanto nosotros queremos que llegue al final de su mandato. Pero indudablemente con las políticas que está aplicando, el mismo gobierno está complicando ese cronograma. Por lo tanto está en duda de que puedan llegar y lo veo más volcado hacia la búsqueda de una transición, de alguna salida política intermedia, que a afianzar el propio gobierno. Lo que remarco siempre es que la inestabilidad la genera con sus políticas el propio gobierno y en general la inmensa mayoría del pueblo que, después de haber vivido etapas de tanta inestabilidad, los gobiernos democráticos tranquilamente con sus mandato. Pero ya lo vivimos en el 2001: con las políticas económicas que aplicaron se autodestruyeron y esto pareciera ser que va por el mismo camino.

_____________

Escuchá la entrevista acá:

Héctor Bernardo: “Quieren impedir que se vuelvan a transformar estos países en países con gobiernos populares”

Héctor Bernardo: “Quieren impedir que se vuelvan a transformar estos países en países con gobiernos populares”

TIEMPO DE LECTURA: 7 min.El pasado 6 de septiembre el candidato presidencial ultraderechista, Jair Bolsonaro, fue apuñalado en un acto de campaña. Héctor Bernardo, analista político y periodista del Diario Contexto, nos hace una lectura de lo que está sucediendo en Brasil y los paralelismos que se tejen con el papel del poder mediático y judicial acá en Argentina.

*Entrevista realizada en el programa radial La Marea de Radio Futura FM 90.5

¿Qué  análisis haces de este evento, de la puñalada que recibe un candidato de ultra derecha, Jair Bolsonaro, en un acto de campaña? Algo bastante fuerte, inusual.

– Si, hay varios puntos para señalar. El primero es que, si bien es un hecho inusual como vos decías, lamentablemente es un hecho más que se suma a la ausencia de democracia y de estado de derecho en Brasil. Ya lo que pasa en Brasil, respecto de la política, no nos sorprende en ningún sentido. Si bien muchas veces son cuestiones novedosas y poco previsibles no son sorpresivas, en el sentido de que Brasil vive hace dos años un estado parlamentario con un presidente que no solo traicionó a la presidenta electa siendo él el vicepresidente, sino que además dio un giro de 180º con el programa que la gente había votado para que se aplique. La gente votó que siga adelante el programa llevado por el PT y Temer dio un giro de 180º con ese programa. No solo eso: se asesinó a una concejal, Marielle Franco, que denunciaba la intervención militar de Rio. Recordemos que Rio de Janeiro está intervenida militarmente, otro hecho que afecta a la democracia de Brasil.

Además de eso el candidato con mayor intención de voto es condenado sin pruebas, se le prohíbe hacer campaña a pesar de no tener condena firme. La ley indica que solo se le puede prohibir ser candidato y hacer campaña en caso de tener condena firme. La ONU dice que le tiene que reconocer sus derechos como candidato para que pueda ejercer, para que pueda participar de los debates, hacer campaña y dar entrevistas. El  Estado Brasileño y la justicia o el poder judicial en realidad, le niegan ese derecho, le impiden dar entrevistas, le cercenan la voz. Ayer mismo se supo de una nueva medida, tomada especialmente por el grupo de acciones monopólico Radio Globo, pero en general para todas las encuestadoras/compañías, no se va a poder poner más cuanta intensión de voto tiene Lula a pesar de que hasta el martes todavía tiene posibilidades de ser candidato. El martes en la última instancia deben definir si Lula ya no es más candidato y pasa a ser candidato a presidente por el PT, Fernando Haddad.

En este contexto en el que quien va segundo en las encuestas, Jair Bolsonaro, es un reivindicador de la dictadura, un hombre que cuando voto en el impeachment a favor de destituir a Dilma Rousseff, dedico su voto al torturador de Dilma mientras estuvo secuestrada. Ese hombre que dice que si gana va eliminar el Ministerio de Cultura, que ha tenido innumerables comentarios racistas, xenófobos y misóginos, ese hombre que propone que va a sacar una ley que todos los brasileros puedan andar armados, y que de esa manera dice el que se va a solucionar el tema de la inseguridad, con que cualquier brasileño pueda andar con un arma en la mano. Ese hombre que le dijo a una diputada del PT que lo acusaba por ser un defensor de la dictadura diciéndole que a muchas compañeros los habían asesinado, a otros torturado y mujeres  las habían violado, Bolsonaro le responde “yo a usted no la violaría porque usted es fea”. Ese hombre va segundo en las encuestas con cerca de un 20% de intención de voto y es quien ayer aparentemente ha recibido esta puñalada, este ataque confuso que es una afrenta más a la democracia brasileña y a toda la región.

Se nos hace muy difícil no emplear un paralelismo con nuestro país cuando nombras por ejemplo las relaciones del poder judicial, de los grupos mediáticos, la sobredeterminación de las elecciones como lo que sucedió ayer. Nos parece un escenario para sobredeterminar las elecciones en Brasil. Además de plantear si lo ves de la misma manera esta relación tan similar con la Argentina, incluso también la situación acá de también la principal candidata opositora del macrismo como es Cristina Fernández de Kirchner y un proceso de persecución por parte de un sector del poder judicial.

Si, ese proceso que lo vemos en Brasil, que lo vemos en Argentina, que lo estamos viendo también en Ecuador y en parte con sus matices en Paraguay contra Fernando Lugo, en Ecuador Rafael Correa, en Argentina contra Cristina Fernández de Kirchner, en Brasil contra Lula, es un calco, una matriz que evidentemente ni siquiera fue pensada en la región pero que si ha comenzado a aplicarse firmemente. Un proceso que muchos autores denominan como lawfare, que es esta guerra judicial o a través de la justicia contra los líderes populares. Prefiero, y lo he contado en varios artículos que he escrito al respecto, denominarlo como el brazo mediático y judicial de la derecha que se extiende para atacar hoy a los procesos populares. Sabemos que el poder de la derecha, el poder económico concentrado, es como un pulpo que tiene innumerable cantidad de tentáculos. En este caso ha desenvuelto, no solo el de la justicia, como dicen muchos autores que dicen que se utiliza la justicia para perseguir a los líderes populares.

Primero, antes que la justicia está la condena mediática, que es la que ha construido en la Argentina el grupo Clarín generando un sentido común respecto del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, un gobierno que recuperó innumerables derechos para los trabajadores y que generó una mejor condición de vida que hoy por hoy es avasallada por el gobierno de Macri. Sobre ese gobierno se construyó una imagen de que era un gobierno corrupto, de que toda la estructura estaba hecha para llevar adelante esta organización de corrupción y que obviamente la líder de ese grupo de corruptos era Cristina. Se machacó con eso, con todos los cañones mediáticos que tiene el grupo Clarín, con todos los mercenarios al servicio del grupo Clarín. Como un emblema de eso es Jorge Lanata con esos informes infames que hizo que después fueron desmentidos uno tras otro, pero en medios que no tienen la repercusión que tiene un domingo a la noche la pantalla central del Grupo Clarín como es Canal 13, que después se replica en cada uno de sus noticieros y sus diarios.

“Han construido un sentido común donde primero está la condena mediática, que se construye y se transforma en condena social.”

Han construido un sentido común donde primero está la condena mediática, que se construye y se transforma en condena social. Seguramente muchos de ustedes se cruzaran por la calle gente que está convencida, a pesar de no haber visto nunca una prueba, que Cristina es una persona deshonesta y corrupta, y sobre esa construcción mediática y social viene el avance del poder judicial, que responde obviamente a estos mismos intereses como es el caso en Argentina del juez Bonadío, y el caso en Brasil del juez Sergio Moro. También se planta sobre la construcción de sentido común que ha hecho la red O Globo sobre el PT y obviamente, al igual que en Argentina, sobre el líder del PT que es Luis Ignacio Lula Da Silva. Una vez que la red O Globo hizo la autopista, el carro del poder judicial puede circular con rapidez avanzando sobre los derechos de los líderes populares y encarcelarlos, como en el caso de Lula, sin una sola prueba. El fallo del juez Moro es un fallo vergonzoso en el que señala que no tienen pruebas, lo dice claramente: “no tengo la pruebas pero tengo la convicción de que Lula cometió el delito del que se le acusa”. Todos sabemos, es parte del acervo hoy cultural que tenemos, que a nadie lo pueden condenar porque alguien que tiene la convicción de que se cometió un delito, sino que tienen que comprobar que ese delito fue cometido. Sin embargo Lula está preso por la convicción de un juez, por la complicidad de gran parte del poder judicial, por la decisión de los poderes fácticos de Brasil, por la decisión del departamento de Estado norteamericano.

“Recordemos que tanto el juez Sergio Moro como el juez Claudio Bonadío, tienen un vínculo estrecho con el departamento de Estado norteamericano y con las respectivas embajadas de Estados Unidos en la Argentina y en Brasil.”

Recordemos que tanto el juez Sergio Moro como el juez Claudio Bonadío, tienen un vínculo estrecho con el departamento de Estado norteamericano y con las respectivas embajadas de Estados Unidos en la Argentina y en Brasil. Es una estructura que se ha hecho para tratar de evitar que los líderes populares puedan recomponer y el poder popular valga la redundancia, ponerse al frente de los movimientos sociales, de los sectores descontentos con las políticas de Macri, con las políticas de Temer, con las políticas que ahora está implementando Lenin Moreno en Ecuador. Quieren impedir que se vuelvan a transformar estos países en países con gobiernos populares que reivindiquen su soberanía y que no estén al servicio del imperialismo.

No tengamos duda que los pueblos se están levantando, se están organizando. Lamentablemente están persiguiendo a nuestros grandes referentes como son Cristina y Lula en Brasil, pero los pueblos se materializan en un símbolo que muchas veces se representa con una persona, pero si ese símbolo es arrestado, no se quedan de brazos cruzados y siguen construyendo el camino para la liberación.

Escuchá la entrevista acá:

A 50 años de tu querida presencia ¡la lucha continúa!

A 50 años de tu querida presencia ¡la lucha continúa!

TIEMPO DE LECTURA: 7 min.

Por: Rodrigo Ruiz Peña

Después de medio siglo de la caída del Che en la Higuera, Vallegrande, miles de personas y movimientos sociales se han congregado en Bolivia para rendir homenaje al guerrillero heroico. Este encuentro mundial nos deja desafíos y análisis que van más allá del evento, y deben responder a la disputa histórica que hoy se libra entre los pueblos y las fuerzas imperialistas de la antipatria.

 

22366275_1926727634234449_3017946893330409536_n.jpg
Peregrinación en Vallegrande, Bolivia a 50 años de la muerte del Che

 

Mucho se ha dicho sobre el error que cometió el Che al armar la guerrilla en Bolivia. Su campaña en el país ha sido tomada por muchos como un fracaso. Quizás la falta de sentido del momento histórico y una lectura muy restringida de los tiempos que toman los procesos revolucionarios, son el resultado de esos análisis simplistas que califican la muerte del Che, como la derrota de su lucha y de su proyecto revolucionario de emancipación para Nuestra América y el mundo.

Los procesos históricos toman su tiempo, y la guerra por nuestra segunda y definitiva independencia aún no ha terminado. Podrán haberse perdido batallas, pero no hay duda de que la lucha continúa. Que podrían decir hoy los denostadores de la causa del Che, cuando tan solo 50 años después, en Bolivia se vive un proceso revolucionario con un indígena a la cabeza, y con los sectores más humildes y otrora más vulnerados como actores fundamentales de este proceso.

No es casualidad que el Che, a contramano del marxismo purista y eurocéntrico, hubiese dicho ya en ese tiempo, que serían las grandes masas de indios y campesinos sin tierra quienes harían la revolución. Por supuesto esto le valió las críticas de la izquierda burguesa que nunca comprendió (por odio de clase) que el sujeto revolucionario de estas tierras es el indígena campesino.

En ese sentido el Che fue un estudioso crítico del marxismo, que entendió que las categorías marxistas sirven como herramientas para analizar, pero que no se puede aplicar a rajatabla en nuestra América las recetas europeas.

Este error que siguen cometiendo ciertos sectores anacrónicos y deshistorizados de la izquierda en nuestro continente, ha dificultado la unidad de los que luchan. Gracias a las mezquindades políticas disfrazadas de purismos, se ha imposibilitado una izquierda continental unida, a diferencia de la derecha que con mucha consciencia de clase tiene un bloque sólido en el continente y en el mundo y avanza con fuerza para destruir lo logrado en la última década.

Sobre esta unidad el Che hizo hincapié. Para el comandante la discusión entre maoístas y leninistas era estéril en la medida en la que ésta enfrentaba entre si a compañeros con un enemigo común y debilitaba al frente popular. Él sabía, como Martí y Bolívar que la unidad es la única forma de vencer a un enemigo tan poderoso como el imperialismo.

Con esa claridad, Ernesto Guevara de la Serna vino a Bolivia por varias razones que han sido discutidas en muchos casos con un simplismo supino, pero que 50 años más tarde la historia se va encargando de reivindicar. Entre esas razones habrá pesado la experiencia de aquel joven médico que en 1953 llegó a una Bolivia que atravesaba una revolución que el imperialismo yanqui se encargaría de destruir apoyado en el servil entreguismo de Víctor Paz.

Como se puede ver en las anotaciones del diario de aquel primer viaje a Bolivia, el joven Ernesto ya tenía gran capacidad de lectura y análisis político. Respecto a los conflictos internos del partido de gobierno de la revolución evaluó: “El MNR es un conglomerado en el que se notan tres tendencias más o menos netas: la derecha que está representada por Siles Zuazo, el vicepresidente y héroe de la revolución; el centro por Paz Estenssoro, más resbaladizo aunque probablemente tan derechista como el primero; y la izquierda por Lechín, que es la cabeza visible de un movimiento de reivindicación serio”

El Che desde esta primer visita sintió el sufrimiento del pueblo boliviano, pero también pudo vivenciar su potencial revolucionario. Por esto sabía que había que continuar la siembra revolucionaria que ya existía en estos suelos. Es común escuchar entre los detractores, que el Che vino imponer una ideología y que el pueblo boliviano no lo apoyó. Sin embargo este desconocimiento mal intencionado de la historia cae por su propio peso.

Bolivia ya luchaba por su liberación antes de la llegada del Che. Pretender que esto no fue así es desconocer deliberadamente la masacre a los mineros de Sora Sora el 28 de octubre del 64, el enfrentamiento de mineros con la fuerzas militares el 16 de mayo de 1965, y el bombardeo de la fuerza aérea entre el 19 y 22 de septiembre del 65 en Catavi y Siglo XX.

Todos estos hechos trágicos respondían a la decisión de EEUU de aplicar el código Davenport, que era el instrumento más eficaz para entregar el control del sector petrolero a la GulfOilCompany. Para esto, René Barrientos, dictador boliviano y agente de la CIA era el instrumento perfecto.

En ese contexto de dictadura militar e injerencia imperialista, no es casual que los mineros bolivianos expresaran su solidaridad con el movimiento guerrillero y durante una asamblea en la mina decidieran aportar con una jornada laboral e insumos a la guerrilla. No es casual tampoco que la madrugada del 24 de junio del 67 ya con la guerrilla en plena acción, los centros mineros congregados alrededor de Llallagua sufrieran una masacre que sería conocida como la masacre de San Juan.

La persecución a los mineros por parte de Barrientos respondía al mandato yanqui de erradicar cualquier atisbo de surgimiento de la izquierda. Para esto, los norteamericanos realizaron entrenamientos especiales en contrainsurgencia, enseñando los más viles métodos de tortura y exterminio a las fuerzas armadas bolivianas. De esos entrenamientos surgió la fuerza represiva conocida como rangers que tanto terror generó en el país.

Con todo este apoyo de la CIA, las fuerzas armadas pudieron capturar y matar el cuerpo de un hombre llamado Ernesto Guevara. Lo que no sabían era que el Che era más grande que un cuerpo y que en cada lucha por la liberación de cualquier pueblo en cualquier lugar del mundo volvería a nacer. Por qué será que el Che tiene esa peligrosa costumbre de seguir naciendo? decía en su poema “El nacedor” Eduardo Galeano.

El Che nos dejó un ejemplo a seguir y un “hombre nuevo” a construir. Ese hombre al que Nietzsche llamaba super hombre y sobre el que tantos otros han teorizado y filosofado, pero que solo el Che ha sabido habitar. Ese hombre que pronunciaba a cabalidad la “palabra verdadera”, un término de Paulo Freire que se resume en decir lo que se piensa y hacer lo que se dice.

En este sentido, ningún homenaje será suficiente si no se acompaña de un compromiso total a nuestro tiempo histórico, donde la lucha por la liberación de los pueblos no puede encontrarnos con divisiones mezquinas y personalistas. La consigna debe ser unidad, unidad y unidad, si queremos hacer frente a este imperialismo al que el  Che advirtió que no se le podía confiar ni tantito así.

La siembra de Ñacahuasú ha dado sus frutos, pero el enemigo sigue vivo y determinado en avanzar. El imperialismo vive su mayor crisis sistémica y está en su fase de decadencia, por tanto sus manotazos de ahogado pueden ser devastadores para el planeta entero.

Nuestra América ha demostrado en la última década que existe una alternativa a las políticas de ajuste neoliberal, y que nuestros pueblos tienen la dignidad suficiente para exigir soberanía. Chávez nos mostró un camino y el sueño de una Patria Grande para todos dejó de ser una simple utopía para pasar a ser inexorable decreto del destino nuestroamericano.

Sin embargo estos procesos han tenido sus más grandes dificultades en la batalla cultural e ideológica. Vale decir que la construcción de nuevas subjetividades, es decir de ese “hombre nuevo” no ha dado los resultados que quisiéramos. En todos los países con gobiernos progresistas se ha tenido éxito sacando a grandes cantidades de personas de la pobreza, pero la falencia en la batalla cultural ha generado que muchas de esas personas hayan votado en contra de estos gobiernos, como es el caso de Argentina, Brasil, y también Bolivia como pudimos ver en el último referéndum.

Con nuestro continente en disputa y en un contexto de guerra de cuarta generación donde los medios de comunicación hegemónicos son los nuevos ejércitos de ocupación, las trincheras han cambiado pero la lucha es la misma y el enemigo también.

Para rendir tributo al heroico combatiente, no basta con grandilocuencias y homenajes de colores. Es la organización y la unidad de los pueblos que luchan por su emancipación la clave del mayor honor que podamos rendirle al Che. Con nuestros errores y aciertos, pero con la convicción de que la única lucha que se pierde es la que se abandona, podemos aseverar que si el presente es de lucha, el futuro es nuestro. Hasta la victoria siempre.

22308810_1926727720901107_6988452154972239991_n.jpg

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!