TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

Este sábado 7 de octubre el mundo se despertó con la noticia de que el HAMAS, junto a la Yihad Islámica Palestina, han atacado objetivos en el sur de Israel y que por primera vez desde 1948 los combatientes de la resistencia palestina se han infiltrado en territorio del Estado de Israel desde la Franja de Gaza. No faltaron los lacayos del imperialismo y del sionismo que brindaron su “solidaridad” hacia el Estado de Israel, mientras el premier sionista Benjamín Netanyahu expresó que “está en guerra”.

Los combatientes de HAMAS han emprendido la operación llamada “Tormenta de Al-Aqsa”, después de haber advertido al régimen sionista por sus crímenes. Ante la arremetida palestina, el ejército israelí ha declarado el “estado de alerta de guerra” y activado su sistema antimisiles “Cúpula de Hierro” (con ayuda de Estados Unidos) en un intento por enfrentar la lluvia de misiles de la Resistencia Palestina. HAMAS afirmó que 53 soldados y colonos israelíes han sido capturados por los combatientes palestinos tras infiltrarse por tierra, aire y mar en algunos asentamientos israelíes.

La prensa occidental y sionista presenta al Estado de Israel como la “víctima”. Pero la realidad es otra. En los últimos meses, el régimen sionista de Israel ha intensificado sus ataques contra pueblos y ciudades palestinas en todos los territorios ocupados, matando a decenas de palestinos y arrestando a muchos otros. Más de 200 palestinos han sido asesinados en lo que va de año 2023, y la mayoría de estas muertes se han registrado en Cisjordania. De igual forma, los colonos israelíes han aumentado los actos de profanación de las santidades palestinas, en particular la Mezquita Al-Aqsa, situada en Al-Quds (Jerusalén). Esto ocurre mientras el culto de los no musulmanes en el recinto de la Mezquita Al-Aqsa está prohibido, según un acuerdo entre el régimen israelí y el Gobierno jordano (el custodio oficial del lugar sagrado), tras la ocupación ilegal israelí del este de Al-Quds en 1967.

El mundo se puso en alerta. Estados Unidos y la Unión Europea se pusieron del lado de los sionistas. Siria, Irán, el Hizbollah, los grupos de los Hermanos Musulmanes, partidarios shiítas de Irak, Bahréin y Yemen, y diversos movimientos políticos revolucionarios del mundo apoyaron a la Resistencia Palestina. Arabia Saudí y Turquía pidieron un cese y que HAMAS e Israel se sienten a negociar.

Por su parte, el primer ministro israelí, Netanyahu, se encuentra en una difícil situación interna apoyado solo por su coalición de extrema derecha y ultraortodoxos, la más de derecha de la historia, pero enfrentando masivas movilizaciones en las principales ciudades de Israel contra su intento de modificar la justicia para sumar todo el poder detrás del Ejecutivo y coronar definitivamente un estado judío que expulse a la población árabe. Hace tan solo 10 días, al cumplirse 23 años de la intifada palestina, Israel bombardeó con drones, helicópteros y tanques distintos puestos de vigilancia y otras instalaciones palestinas en la Franja de Gaza al borde de la frontera.

Pero la Resistencia Palestina no se quedó atrás. Hubo lanzamiento de 150 cohetes hacia Tel Aviv en respuesta al bombardeo de la torre residencial es el mayor bombardeo en la historia de la Resistencia Palestina, superando el récord anterior de 130 cohetes en un solo bombardeo el 11 de mayo de 2021. En total, el movimiento palestino HAMAS ha anunciado el lanzamiento de más de 7000 cohetes contra los objetivos israelíes en los territorios ocupados. El canal catarí Al Jazeera, citando a un portavoz de HAMAS, ha anunciado del lanzamiento de más de 7000 cohetes desde la Franja de Gaza contra las posiciones del régimen israelí en los territorios ocupados.

El número de muertos por la gran operación militar palestina contra el régimen israelí ya supera los 250, según medios israelíes. El número de muertos por el ataque en múltiples frentes del HAMAS contra Israel se eleva a más de 250 y al menos 1500 heridos, muchas de ellos de gravedad, según recogen los medios israelíes. Se prevé que el número de muertos aumente. A su vez, el número de palestinos muertos en la Franja de Gaza, tras los ataques israelíes, ha llegado a 232, con más de 1700 heridos.

La respuesta de los sionistas será infernal. Los sionistas quieren borrar del mapa a los palestinos. Los imperialistas y sus seguidores se expresaron por Israel, pero nunca lo hacen cuando el sionismo asesina todos los días al pueblo palestino. Se viene una escalada militar tremenda contra el pueblo palestino, que no le queda otra que unirse y resistir. Los gobiernos filoyanquis del mundo que apoyan a Israel no condenan los permanentes asesinatos que comete el Estado dirigido por Netanyahu. Solo en 2023 fueron asesinados 204 palestinos, incluidos 37 menores. Bajo el régimen genocida de Netanyahu y la extrema derecha religiosa sionista, estos crímenes se han incrementado, no solo en los territorios ocupados de Gaza y Cisjordania, sino también contra los árabes que viven en el mismo Estado de Israel y son tratados como ciudadanos de segunda. Y es esta situación de opresión colonial que recrea una y otra vez la resistencia palestina desde hace más de siete décadas. Palestina arde y desde 1948 por la creación del sionismo, el perro guardián del imperialismo del Medio Oriente.

Mauricio Piñero

Cuentan las crónicas que nació como el hijo de nadie. Luchando por la Patria Grande, como Internacionalista y antiimperialista. Tripero de alma y cuerpo, siempre junto a la patriada barrial. La historia descolonizada es mi pasión como docente de la Escuela Pública y de los barrios. Las noticias sobre los pueblos que luchan como forma de viajar hacia una verdadera justicia social global.

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!