TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

En el marco de los festejos por el Día de la Militancia, el discurso que la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, en el estadio Diego Armando Maradona, se centró en estos los tres grandes ejes.

En el marco del acto por el Día de la Militancia, que recuerda el regreso de Juan Domingo Perón a Argentina luego de vivir en el exilio, la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, reflexionó durante 50 minutos frente a las miles de personas que colmaron el estadio Diego Armando Maradona, de la Ciudad de La Plata. La mandataria analizó distintos temas de la coyuntura política del país y la región, que son necesarios de combatir.

Juan Domingo Perón, líder del Partido Justicialista y fundador del movimiento popular más grande de Nuestra América, fue derrocado del gobierno el 16 de septiembre de 1955 tras el accionar criminalista, anti democrática y golpista de un sector de las fuerzas armadas, que realizaron actos violentos en distintos puntos del país durante una semana. Obviamente, se recuerda y destaca entre los demás el bombardeo a la Plaza de Mayo.

El presidente que había llegado al poder mediante el voto popular en 1946 fue derrocado mediante la fuerza y obligado a exiliarse del país, sumado a la proscripción del movimiento que lideraba, situación en la que se encontraría hasta el 17 de noviembre de 1972, cuando la dictadura gobernante le autorizó a regresar al país.

Fernández de Kirchner fue la única oradora y volcó algunas reflexiones importantes. Uno de ellos la desmitificación del discurso que varios medios instalaron respecto de que el peronismo gobierna desde hace 70 años y es culpable de la totalidad de la crítica situación económica, social y política que vive el país. Perón gobernó 10 años y fue proscripto -a igual que su partido- durante los siguientes 17 años. Posteriormente, la historia fue escrita por gobierno de facto (el último), el radicalismo, un peronista liberal como el de Carlos Menem, la Alianza y finalmente por el Kirchnerismo, único modelo que se asemeja al proceso iniciado por Perón, bajo los lineamiento de independencia económico, soberanía política y justicia social.

La vicepresidenta destacó el golpe de Estado que tuvo lugar en noviembre y diciembre de 2019 en el Estado Plurinacional de Bolivia, influenciado, según Fernández de Kirchner, luego de que el presidente Evo Morales cambiase la constitución y permitiera que los integrantes del Poder Judicial sean electos por el voto popular, único poder no democrático en Argentina. Según afirmó es el instrumento golpista del momento actual y reemplazo la fuerza de las armas. “Cuando Evo irrumpió este instrumento, tuvieron que volver a ir por el lado de las armas“.

Según la vicepresidenta, la proscripción es parte de la faceta golpista actual. Pero esta está cumplimentada hecho como el acontecido el 1 de septiembre cuando Fernando Sabag Montiel intentó asesinarla de dos disparos en las inmediaciones de su casa. Según afirmó, en ese hecho se rompió el pacto democrático consensuado desde el regreso a la democracia.

El pedido recurrente de los militantes allí presentes fue el “Cristina presidenta”, a lo cual la mandataria respondió citando a propio Perón al afirmar que “Todo en su medida y armoniosamente“. Si bien no esclarece ninguna decisión respecto de las elecciones del 2023.

La seguridad fue otro de los ejes centrales de su discurso, en el cual Fernández de Kirchner pidió no sectorizar la discusión y aseguró que es necesaria dar una discusión de fondo que permita dar una respuesta seria: “Es un debe de la democracia que ningún partido puso solucionar”, afirmó. Además, invitó a echar por tierra la discusión “berreta” entre “mano dura” o “garantismo”.

Una sociedad con menos pobreza y desigualdad es una sociedad con más seguridad, según la dos veces presidenta. Para ello, según Fernández de Kirchner, se debe proteger los recursos estratégicos que tiene el país, los cuales “deben ser abarcados con una gran decisión política” para proveerlos al mundo de una manera estratégica y sin perder control sobre ellos. Ejemplos hay muchos pero la vicepresidenta mencionó entre otros al litio o los yacimientos petrolífero de Vaca Muerta, que “hoy todos los analistas postulan como el futuro de Argentina, pero alguien debió estar en el pasado para repatriar YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales) y tener con que trabajar el recurso“.  

Sin bien Cristina Fernández Kirchner no abrió la hendija, que haya dejado entrever sus posibles intenciones de cara a las elecciones del año entrante, dejó en claro cuáles son las condiciones en las que hay que planificar la política Argentina y en qué dirección habría que construir para demostrar al pueblo argentino que siguen existiendo esperanzas en mejorar sus condiciones de vida.

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!