TIEMPO DE LECTURA: 4 min.

Así lo sostuvo Orlando Carriqueo, warken de la Coordinadora del Parlamento Mapuche Tehuelche de Rio Negro, al confirmarse la cancelación del reconocimiento del volcán Lanín-Pijan Mawiza como “Sitio Natural Sagrado” del pueblo mapuche ¿Qué significan estas idas y vueltas? ¿Qué conflictos ponen en evidencia?

A principios del mes de agosto, la Administración de Parques Nacionales (APN) reconoció al volcán Lanín-Pijan Mawiza, a través de la resolución 484, como “Sitio Natural Sagrado” del Pueblo Mapuche y determinó la necesidad de avanzar en un plan de manejo conjunto e intercultural para dicho territorio. El reconocimiento generó una gran polémica y se pidió la renuncia del funcionario.

En este sentido, el director del área de Parques Nacionales, Lautaro Erratchú, declaró que “se reconocen a los lugares sagrados como un valor de conservación para las comunidades y para el Área Protegida, y en especial al Volcán Lanín como uno de ellos” y sostuvo que “las autoridades del Pueblo Mapuche han solicitado a esta Administración de Parques Nacionales el reconocimiento del Volcán Lanín (Pijan Mawiza) como Sitio Natural Sagrado“.

Sin embargo, las repercusiones fueron inmediatas y virulentas, dado que el gobernador de la provincia de Neuquén, Omar Gutiérrez, aseguró que el dominio de los recursos pertenece a la provincial y señaló que “la existencia de enclaves nacionales como es la Administración de Parques no autoriza a borrar la letra de la Constitución, pisoteando las facultades constitucionales de las provincias“.

En diálogo con Radio Trinchera, Orlando Carriqueo, warken de la Coordinadora del Parlamento Mapuche Tehuelche de Rio Negro, sostuvo que “el Pijan va a seguir siendo algo muy fuerte espiritualmente para nosotros, seguirá siendo sagrado. Lo del papel tendía mucho más a reconocer esa sociedad intercultural, pero vemos que hay ciertas discusiones que no están saldadas en Argentina y permiten retrocesos como esto“.

No se declara de un día para otro sitio sagrado algo que para las comunidades e integrantes del Pueblo Mapuche es muy importante, como lo es el Lanín o la meseta de Somuncura o entidades espirituales realmente fuertes, ya que mantienen el equilibrio de nuestro ambiente o la biodiversidad y lo que la rodea, qué parte de eso somos nosotros“, aseguró Carriqueo. 

Estos espacios sagrados son una construcción de las comunidades de la zona que viene hace más de un siglo y en la actualidad -en conjunto con Parques Nacionales- ayudan a proteger. Sin embargo, “el Gobierno desde una perspectiva centralista, sin conocer el territorio y negándose a discutir los términos de esa preexistencia y que es lo que implica conocer esa preexistencia en hitos como estos“, toma esa abrupta decisión, sostuvo Erratchú.

Asimismo, Carriqueo señaló que el reconocimiento mediante un papel “es más para la sociedad de afuera que para nosotros, ya que no necesitamos el papel. Buscaban brindar a la otra sociedad huinca reconocer el pijan, desde una entidad distinta“. En este sentido, la decisión de Parques Nacionales de corresponder al volcán Lanín como espacio “Sagrado Mapuche”, no significaba que el espacio iba a ser privado o cerrado a la comunidad, sino que todo lo contrario, habría sido parte de un camino de reconocimiento de esa interculturalidad que es necesaria asumir.

Con respecto al significado de lo sagrado y la importancia del reconocimiento estatal, el Antropólogo e investigador del CONICET, Hernán Schiaffini señala que “no se reduce a lo bueno, lo religioso o lo espiritual sino que forma parte -por lo general de manera acrítica y automatizada de nuestra propia cotidianidad. Lo sagrado suele ser delicado. A veces, peligroso. Requiere un tratamiento especial, en ocasiones solo ejecutado por especialistas. No puede ser tocado por cualquiera ni de cualquier manera y suele tener cierto grado de inviolabilidad. Como efecto produce pertenencias colectivas, límites, afueras y adentros“.

Schiaffini señala que “Pijan-Mawiza o Pillan Mawiza quiere decir, en lengua mapuche, “la montaña del pillan”. El pillan es un ser que forma parte del universo mapuche, una persona no humana que interviene en el orden natural de las cosas con funciones y roles específicos. Hay muchos seres de ese tipo en el mundo mapuche, se llaman Ngen y, al contrario de una interpretación simplificada del asunto, el pillan no es “malo”, ni demoníaco, sino que cumple un rol en el mantenimiento de cierto equilibrio. De ese equilibrio también forman parte los seres humanos (che), por eso se hacen ceremonias colectivas y ofrendas y el pillan está presente en las rogativas de esa región. Se trata ciertamente de un ser sagrado y si habita en el Lanín, claramente el Lanín es sagrado también“.

Pese a las declaraciones de la comunidad mapuche y tehuelche y el trabajo de Parques Nacionales por querer tomar acciones distintas en dichos territorios, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, decidió quitar al director Erratchú y esta semana designó al nuevo director de Administración de Parques Nacionales. Se trata de Federico Granato, un joven abogado de 32 años del Frente de Todos.

Además el gobierno Nacional mostró su apoyó a Gutiérrez, ya que aclararon que el volcán Lanín es un símbolo de identidad neuquina, forma parte del escudo, el himno y la bandera provincia. De esta manera la resolución presentada por el ex director fue anulada inmediatamente por el gobierno nacional.

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!