TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

El Presidente argentino se mostró inquebrantable ante la posibilidad de mejoras en las relaciones bilaterales sin poner sobre la mesa la soberanía de las islas.

Este lunes y en el marco de la reunión por el G7, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, mantuvo un encuentro con el primer ministro británico, Boris Johnson, en el cual remarcó la necesidad de negociar la soberanía de las Islas Malvinas.

A pesar de que ambos mandatarios dialogaron sobre la posibilidad de establecer una economía bilateral entre ambos países, el Presidente fue claro con Johnson: sin reorganización soberana en Malvinas no se hará ningún acuerdo político de otra índole con el Reino Unido.

La cita oficial del G7 (a la que Fernández fue invitado personalmente por el primer ministro alemán, Olaf Scholz), comenzó este sábado en Munich, Alemania; mientras que la reunión alterna celebrada este lunes entre Fernandez y Johnson fue solicitada por el Reino Unido.

Johnson me agradeció la participación en el G7 y escuchó las particularidades de la posición argentina sobre Ucrania. Pero en un momento le dije: ‘Quiero ser honesto con usted, es difícil que nos podamos sentar a hablar de otros temas sin sentarnos a hablar de Malvinas”, relató el mandatario argentino sobre lo tratado en el encuentro.

El encuentro comenzó con el debate sobre la situación bélica en Ucrania entre la OTAN y Rusia. En este sentido, los máximos dirigentes encontraron posiciones opuestas: Fernández sostuvo que es necesario encontrar la paz mediante las negociaciones, en tanto Johnson visibilizó su enfático apoyo a Ucrania, dentro del cual, según explicó, desea que se prepare de la mejor manera posible en términos militares para ganar la guerra.

“Apoyar la marioneta que en realidad estoy usando” sería lo que habría expuesto Johnson, ya que, como se mencionó anteriormente, el conflicto es en Ucrania, pero no únicamente entre Ucrania y Rusia.

La delicada situación diplomática que tensó durante 8 años la paz entre Ucrania y Rusia fue fogueada por los pesos pesados de la OTAN, entre los que se encuentra Reino Unido. Luego del estallido de la guerra, la organización occidental apoyó la defensa (y el ataque) del país comandado por Volodomir Zelensy, con el objetivo de avivar la guerra.

A pesar de que la ayuda no termina de ser la correspondiente a la altura de un rival como Rusia, desde el plano verbal, occidente apoya fehacientemente el desarrollo del conflicto armado con el objetivo de ganar terreno en la dualidad política e ideológica mundial, por lo que la declaración de Johnson es totalmente lógica.

Luego del debate sobre el conflicto, el primer ministro británico insinuó sobre los productos de producción primaria que Argentina podría negociar con el Reino Unido, a lo que Fernández respondió positivamente sobre la posibilidad de proveerlos, pero con el requisito inamovible de re discutir la soberanía por las Islas Malvinas antes de realizar cualquier otro negocio.

Sobre este punto, Johnson se escudo en la decisión de los habitantes de las islas de elegir pertenecer a la corona británica, como si fuese la única cuestión de fondo o si no existieran otros términos a negociar.

 “El Primer Ministro se mostró firme en que su soberanía no está en entredicho. El Primer Ministro enfatizó que los habitantes de las Islas Malvinas, como todas las personas, tienen derecho a la libre determinación“, explicó a través de un comunicado oficial el gobierno del Reino Unido.

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!