TIEMPO DE LECTURA: 2 min.

Se estima que en diez años esta industria genere uno 10 mil puestos de trabajo e ingresos de hasta 50 millones de dólares.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció en conjunto con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías kulfas, la promulgación de la ley de Cannabis Medicinal y Cáñamo industrial. El hecho se dio en un acto en el Salón Mujeres Argentinas del Bicentenario de la Casa de Gobierno.

Esta ley permite y promueve tanto la venta de semillas como las etapas de cosecha, producción y mercantilización de la planta de marihuana y su derivado, el cáñamo. El objetivo es establecer un marco regulatorio que legalice el análisis y producción de esta planta con fines medicinales, terapéuticos o de investigación científica.

Se prevé que la construcción de esta industria generará alrededor de 10 mil puestos de trabajo en los próximos 10 años e ingresos por unos 500 millones de dólares en ventas en el mercado interno, y unos 50 millones de dólares en exportaciones.

Estamos poniendo en marcha una ley que fue el resultado de un gran consenso. Detrás de esta ley va a haber una industria que produzca, que dé trabajo, que traiga dólares, pero fundamentalmente que sane”, explicó Fernández durante el acto, a lo cual agregó: “Empezamos a escuchar a unas madres que con el cannabis hacían aceite, que hacían a sus hijos la vida más llevadera”.

La ley de Cannabis y Cáñamo Industrial abre una nueva ventana de producción en Argentina, lo cual no es nada nuevo en un país que tiene como industria principal la cosecha.

Durante los 212 años como nación independiente, la principal fuente de ingresos del país ha sido a través de la explotación de suelos. Actualmente la utilización de productos que destruyen la tierra (agroquímicos) y generan enfermedades para asegurar un supuesto mejor rendimiento y mayores niveles de rentabilidad (riqueza) para las empresas, está puesto en discusión. No es algo nuevo si se repasa la historia de la Argentina.

Este nuevo mercado es una buena oportunidad para regular la producción y la logística a implementar y así poder asegurar tanto el cuidado del ambiente y los ingresos de capital al país, como la redistribución de estos para que valgan la pena los recursos y el tiempo y que el negocio no lo hagan sólo unos pocos.

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!