Arde la interna de Juntos por el Cambio

Las PASO parecen resultar un dolor de cabeza para Juntos por el Cambio. Las internas entre macristas y radicales se notan en casi todos lados. Pases de factura, amenazas de ruptura, ataques en las redes y hasta peligrosos “carpetazos” en puerta. Todo gira en torno a Larreta y Manes, los niños mimados del establishment.

La interna en Juntos por el Cambio está tornándose muy caliente. Los macristas que giran en torno a Horacio Rodríguez Larreta ven en el neurólogo Facundo Manes casi como una especie de “Caballo de Troya”, que hace arder la Troya opositora. Los que defienden a Manes, estrictamente los de la UCR, ven en el científico una esperanza de revivir al partido con el objetivo de disputarle poder a Propuesta Republicana (PRO). Por otro lado, Mauricio Macri fue escondido y se ve en problemas con el caso de Bolivia, mientras hay precandidatos lamentables como el ajustador serial Ricardo López Murphy y la negacionista y antipatriota Sabrina Ajmechet.

La disputa en la provincia de Buenos Aires entre Diego Santilli y Facundo Manes se ha hecho nacional. Desde el macrismo-larretista se lo ataca y se trata de erosionarlo. Hasta la descolocada Lilita Carrió se encarga de desprestigiar a Manes, convirtiéndose en una hoplita de Larreta y Vidal contra la UCR. Esta guerra se ha hecho nacional y ha envalentonado a la UCR. Recordemos que la coalición tendrá PASO reales en 17 provincias, pero la pelea en la provincia de Buenos Aires nuevamente se convirtió en Troya o Numancia. En el PRO le apuntaron los cañones a Manes y el radicalismo salió en bloque a defenderlo. No fue algo aleatorio. Está acordado entre las figuras del centenario partido que sellaron un acuerdo. A Manes se lo defiende porque, básicamente, se convirtió en el eje central de la estrategia real de la UCR.

Manes pertenece a esa clase media radical antiperonista clásica. Sus ideas son liberales de entrada, creen en el republicanismo al estilo de Estados Unidos y desde las ciencias es un claro sociobiologicista. Sus discursos de la neurociencia sólo hacen más que legitimar la idea de que casi todas las conductas humanas están ligadas a la biología, a los genes, a lo que haga el cerebro. La sociobiología es una tendencia ideológica socialdarwinista del decenio de 1980, que salió de la mano del entomólogo derechista Edward Wilson, y que fue apoyado por Ronald Reagan y Margaret Thatcher. La sociobiología legitima las desigualdades sociales, la meritocracia burguesa y hasta el sexismo. Eso es Manes, que se escuda en el conservadurismo político de la UCR, que hace tiempo que es sociobiologicista y derechista. Cuando los criticaron porque había personajes poco deseados en su lista, él salió a decir que “no puedo importar noruegos”. Esto no es más que un racismo disfrazado, que ve a los blanquitos escandinavos como “superiores” a los “sudacas”. Esto es sociobiología política pura, que cree que los políticos del Sur son naturalmente cleptómanos y que los del Norte son “civilizados y puros”.

Por eso no extraña que gente como Gerardo Morales salga a defenderlo. Los macristas-larretistas mandan a Carrió a embarrar la cancha y piden bajar la tensión, a la vez. Y todo esto mientras circula un borrador de buenas prácticas para la campaña que trata de reubicar a Vidal en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), luego de su ostracismo bonaerense.

Santilli es la apuesta del macrismo en la provincia de Buenos Aires contra Facundo Manes.

Todo comenzó porque Manes hizo referencia al uso de fondos públicos de CABA para financiar la campaña de Santilli en la provincia de Buenos Aires. El postulante dijo que no iba a contestar “chicanas” pero atrás salió Carrió a señalar como “mentiroso” al candidato radical. Esto puso en marcha el pacto radical que entiende que atrás de esto está Larreta. Y el encargado de hacerlo esta vez fue el jujeño derechista Morales.

“Horacio Rodríguez Larreta es el único responsable de la campaña para desprestigiar a Facundo Manes”, soltó el gobernador de Jujuy. “Si hubiera ingresado a la política por el PRO no habría problema. Creo que deberían parar con esta campaña de ataque a Facundo”, agregó.

El senador radical derechista Luis Naidenoff dijo a los medios que Manes “es un activo muy importante en la provincia de Buenos Aires y eso generó un ruido muy importante en el PRO que está redefiniendo sus liderazgos. En ese escenario algunos dirigentes apuestan a la herramienta del agravio que no se condice con la responsabilidad que asumió Manes en ser candidato en la provincia de Buenos Aires”. Para el senador radical, lo que se esconde en los ataques del PRO al neurocientífico es “un temor fundado en que Manes se puede imponer en la provincia. Y si lo siguen atacando lo seguiremos defendiendo”.

En realidad, el problema es que la interna en la provincia de Buenos Aires lo que hace es esconder la verdadera madre de las batallas: la jefatura de Juntos por el Cambio.En el radicalismo entiende que Larreta jugó fuerte de cara al 2023 y esa es la pelea que piensan dar. El radicalismo, parece, no quiere ser más el furgón de cola de los macristas de CABA.

Por eso Morales, desde su feudo de Jujuy, aparece como más osado. Morales apuntó contra el jefe de gobierno porteño y lo acusó de creerse “dueño de Juntos por el Cambio” e ironizó con que “se puso el traje de presidente antes de serlo”. “Yo creo que Rodríguez Larreta debería revisar su lógica de construcción política porque por este camino vamos a debilitar y a poner en riesgo a Juntos por el Cambio”, agregó el gobernador en los medios.

Asimismo, argumentó que el “origen” del conflicto radica en la decisión de María Eugenia Vidal de “desertar” a la ciudad de Buenos Aires. “Vidal es candidata en CABA y tiene que andar contestando sobre la Provincia. Esto también tiene que ver con esta lógica de Larreta que cree que el electorado es ingenuo”, disparó.“Eso es lo que genera un vacío. Vidal debería estar dando la batalla en Provincia de Buenos Aires y defendiendo su gestión. Si ella estuviera allí tal vez estaría más alineado JxC”, continuó. También acusó al jefe de gobierno porteño de haberse “metido bastante” en el cierre de listas del radicalismo en todo el país “para debilitarlo”. “La responsabilidad del clima confrontativo dentro de Juntos por el Cambio tiene un solo responsable, es Rodríguez Larreta”, arremetió.

Morales incluso llegó más lejos y dejó un escenario de ruptura si esto no afloja. Y los macristas más recalcitrantes tampoco se quedan atrás. Fue el macrista Cristian Ritondo el que salió al cruce. “Facundo, decís que llegás para sacar lo mejor del potencial argentino pero solo sembrás desconfianza y dudas en tu propio espacio. No caigas en las peores costumbres de la vieja política si querés renovación. El Frente de Todos ya no necesita más candidatos”, fue la réplica del ex ministro de Seguridad bonaerense de Vidal. Y advirtió: “Si esto sigue así, cuando se profundiza este camino, lo que hace es llevar a la ruptura, esperemos que esto no se dé”. Para Morales, este tipo de ataques solo puede ser parte de “una concepción que se cree dueña del poder y de las decisiones”. A modo de ejemplo, señaló que ya “lo han hecho con Patricia Bullrich, le pasaron el cepillo en la Ciudad”.

En el medio de todo este lodo opositor, sale Carrió a ensuciar más. “Manes está mintiendo. En Juntos por el Cambio tenemos una regla que es no mentirnos. Podemos tener discusiones pero todos tenemos amistad política. Este señor miente descaradamente”, aseguró Carrió al ser entrevistada en Radio Rivadavia.Cabe recordar que un mes atrás Carrió anunció que se bajaba de la campaña tras la postulación de Manes por la UCR. Carrió venía adelantando que no veía con buenos ojos una postulación de Manes, a quien considera demasiado lejano al espacio opositor. “Habiendo fracasado en el intento de unidad, renuncio a cualquier candidatura. La Argentina no puede partirse y Juntos por el Cambio no puede convertirse en una guerra de posiciones políticas. Nacimos de una estrategia que se selló en forma personal con Mauricio Macri y luego en la Convención de Gualeguaychú con toda la UCR. Quiera Dios que la Argentina no se parta y se fragmente”, había advertido.

Pero lo peor de la oposición son las posturas de algunas de sus precandidaturas. La precandidata de Juntos por el Cambio Sabrina Ajmechet recibió fuertes cuestionamientos por su justificación de la represión desatada en “La noche de los lápices” durante la última dictadura militar. La niña mimada de Patricia Bullrich ha recibido críticas por estos dichos y los organismos de derechos humanos repudiaron sus dichos. Además, Ajmechet tuvo posturas polémicas con la Guerra de Malvinas. Ajmechet ocupa el séptimo lugar en la lista que encabeza María Eugenia Vidal en la Ciudad y entre otras cosas dijo que “las Malvinas no existen. Las Falkland Islands son de los kelpers”. “La creencia en que Las Malvinas son argentinas es irracional, es sentimental. Los datos históricos no ayudan a creer eso”, escribió en 2015. Desde el radicalismo, el senador por Tierra del Fuego Pablo Daniel Blanco le pidió a Ajmechet que “se retracte”. Horas martes, la historiadora, que también está acusada de plagio, se vio obligada a publicar un pedido de disculpas poco sincero.

Facundo Manes es la estrella de la UCR en la provincia de Buenos Aires y a nivel nacional.

Las presiones y críticas llegaron hasta el multimedio antiperonista La Nación +, donde el ultraderechista Eduardo Feinmann criticó en su programa de TV a la precandidata Ajmechet. La amadrinada por Patricia Bullrich no sólo sugirió que las Islas Malvinas “no son argentinas” sino que cargó contra el judaísmo y hasta estudiantes del Carlos Pellegrini.Si bien los tuits de la candidata a diputada nacional por la Ciudad de Buenas Aires datan del 2012, su adhesión al colonialismo británico se volvió viral en la red social del pajarito luego del cierre de listas. Aunque borró algunas de sus publicaciones, muchas fueron replicadas y, como era de esperarse, repudiadas. Tanto que el conductor de El Noticiero llevó su rechazo a la pantalla de la señal televisiva de La Nación +.

«No voy a dejar de hablar de esta señora y de estos tuits que son repudiables», arrancó Eduardo Feinmann. «Es candidata en la lista con María Eugenia Vidal y compañía. En Juntos por el Cambio hay un revuelo… Creo que en estos momentos están tomando alguna decisión sobre la candidatura de esta señora», aseguró Feinmann muy indignado.

“Dijo que ‘es imposible imaginar una versión de la bandera argentina más fea que la que tiene a las Malvinas en el medio’. Perdón, señora Ajmechet, pero en Malvinas murieron más de 600 y pico argentinos que dieron la vida por la patria”, lamentó el periodista. “Hay un comunicado escrito por la comisión de familiares caídos en Malvinas que repudian los dichos de la señora Ajmechet”, completó.

Como era de esperarse, Bullrich salió a defender a Ajmechet. “De ninguna manera le voy a pedir la renuncia”, afirmó la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, sobre la posibilidad de que su delfín baje la postulación. En una defensa cerrada a favor de la precandidata porteña, Bullrich criticó al “patrullaje ideológico” que puso en circulación esas publicaciones en la red social. “Los tuits son todos en un sentido irónico”, justificó para intentar cerrar los cuestionamientos que crecieron hasta convertirse en un pedido de renuncia elevado por centenares de referentes de la educación, la cultura y la política. Así actúan las basuras antipatria.

Y para terminar con esto, hay que repudiar lo dicho por López Murphy. En camino a las elecciones 2021, el ajustador serial López Murphy, precandidato a diputado nacional por CABA, comenzó a dar discursos televisivos tras el cierre de listas del sábado pasado y negó ayer la cifra de desaparecidos durante la última dictadura cívico militar. El economista ultra liberal, quien aludió los dichos del impresentable gorila de Darío Lopérfido en enero pasado sobre la cifra “se arregló en una mesa” dijo en una entrevista en vivo: «No hay 30 mil desaparecidos. Ahí yo creo lo que dijo Graciela Fernández Meijide y lo que dijo Darío Lopérfido, lo que está en los documentos oficiales. Yo no creo en ese número, creo que el número oficial es el que corresponde a documentos emanados de la Procuración, del ministerio de Justicia, de la Conadep. No hay secretos ahí”.

El ex ministro de Economía de Fernando De la Rúa en el 2001 forma parte de la interna de Juntos por el Cambios, contra Vidal, sostuvo que el número “se originó para llamar la atención de los europeos, en el proceso del terrible conflicto interno que vivimos”. López Murphy mencionó frente al periodista Luis Novaresio: “Yo no discuto el número, yo sé cómo se originó ese número. Ese número fue artificialmente inflado. Si son 30.000 o 7000 es una tragedia igual, es una barbaridad”.Y continuó: “Lo que yo siempre dije es que tenía que haber una ley pareja para los que sufrieron la agresión terrorista. Por ejemplo, los soldados conscriptos que defendieron en Formosa valientemente el regimiento ante el ataque de las fuerzas subversivas”.

Y así son los negacionistas. Eso es Juntos por el Cambio. No importan los matices. Hay ajustadores, racistas, antipatria, sociobiologicistas y negacionistas. Un asco. “Son lo mismo”, dicen desde el Frente de Todxs. La derecha quiere volver, pero tiene que pasar sus internas, que están muy calientes.

Mauricio Piñero
Mauricio Piñero

Cuentan las crónicas que nació como el hijo de nadie. Luchando por la Patria Grande, como Internacionalista y antiimperialista. Tripero de alma y cuerpo, siempre junto a la patriada barrial. La historia descolonizada es mi pasión como docente de la Escuela Pública y de los barrios. Las noticias sobre los pueblos que luchan como forma de viajar hacia una verdadera justicia social global.

1 pensamiento sobre “Arde la interna de Juntos por el Cambio

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!