Neopentecostales en Uruguay, el ejército de Dios

En Brasil se usa el término BBB para referirse a tres grupos de poder. Biblia para el poder religioso, Bala para los grupos armamentistas y defensores “gatillo fácil” y Buey para los grupos vinculados al agronegocio y los terratenientes. En Uruguay esta tríada parece haberse trenzado de manera oportuna en esta época que vivimos.

“Se requieren guerreros de élite para ser adiestrados en las más sofisticadas estrategias de ataque y defensa con el objetivo de destruir, aniquilar y pisotear a todo el poderío del enemigo” decía el aviso en redes sociales. Cualquiera pensará que es para alistarse en las fuerzas armadas, en un grupo de mercenarios o de alguno de índole bélico. Pues no. El aviso proviene de la ONG Beraca, promocionando su campamento Brak Resistencia 21.

 Uruguay, el país más laico de América Latina, donde el evangelismo fundamentalista crece en silencio como un rezo.

¿Quiénes son?

El Pastor Jorge Marquez, nació en Argentina en la provincia de San Juan. Es el fundador y mentor de la Iglesia “Misión Vida para las Naciones”, y también arquitecto. En 1991 se radicó en Uruguay. Su esposa, Marta Molina, es pastora de la misma iglesia. La misma administra los hogares Beraca; centros de rehabilitación ubicados en distintos puntos de Uruguay para ayudar en la recuperación de adictos a las drogas.

El yerno de Marquez es el diputado por el Partido Nacional y también Pastor, Alvaro Dastugue. El mismo reconoce que vive en los hogares Beraca mientras desarrolla sus tareas parlamentarias. Formó parte de la primera plana del sector de la ex senadora Verónica Alonso, que intentó ser precandidata a la presidencia, pero las encuestas arrojaban un escueto 2% y raudamente fue a ofrecerse para pasar a integrar filas en el sector del actual presidente Luis Lacalle Pou.

Fue rechazada de plano y decidió pasar a filas del otro precandidato en ese entonces y ahora senador, Juan Sartori.

Dastugue, un acérrimo enemigo de la ley de legalización de la marihuana, pasó a formar parte del sector de Sartori, el empresario que amasó 50 millones de dólares con el negocio de la marihuana.

El pastor diputado encabezó junto con el exdiputado Carlos Iafigliola, otro fundamentalista religioso, la campaña para derogar la ley 19.684 conocida como “Ley Trans”. Esta ley especifica la prohibición de cualquier tipo de discriminación que impida a las personas trans ejercer su derecho a la salud, así como crea guías de actuación y equipos multidisciplinarios para atender las necesidades de los integrantes de esta población en el aspecto sanitario.

Por otro lado, crea una comisión de reparación para las víctimas de violencia tanto física como emocional por parte de agentes del Estado, a raíz de su condición de transexual. El referéndum contó con menos de 10% de votos y el costo del mismo fue mayor que los costos que implica la implementación de la Ley Trans.

Brak Resistencia 21

Una publicidad en las redes sociales corrió como reguero de pólvora. El aviso convocaba a los jóvenes al campamento anual de Brak Resistencia 2021. La estética del aviso y de la página web remite a un ejército. Ropa camuflada, gorro militar, rostros pintados por debajo de los ojos. Jóvenes caídos cargados por otros jóvenes, explosiones y más.

El campamento se lleva a cabo cada año en el mes de enero desde 1999, en las instalaciones de “Monte Beraca”, un predio parquizado de 27 hectáreas ubicado en el quilómetro 21 de la Ruta 8. Allí conviven durante una semana más de 1.500 jóvenes de diferentes naciones, con el objetivo de enriquecer su vida espiritual participando de diversas actividades como plenarias, talleres, recitales, recreación y más.

El evento será entre el 9 y el 13 de febrero y debido a la pandemia no se podrá hacer presencial como todos los años. «De todas maneras vamos a tener invitados de España, de Puerto Rico, de Colombia, de Argentina, de aquí de Uruguay», dijo con respecto al campamento y contará con «un entrenamiento digital para todos aquellos que quieran alistarse en el ejército de Dios», según indica uno de los videos promocionales.

En el video se explica que hay dos formas de participar, una con un costo de 35 dólares y otra con un costo de 20. El primero es para ser «aspirante a soldado» y cuenta con «acceso total al entrenamiento, a las jornadas de capacitación, dinámica, talleres y charlas en vivo, viviendo plenamente el programa durante los cinco días». Con la segunda opción se puede «ser espectador» de algunas reuniones. «Alistate. Juntos, seremos la resistencia», concluye el mensaje, que puede verse a continuación

Participarán del evento: Seba de Montreal (EEUU), Tiel Arroyo (España), Ivan Vindas (Costa Rica), Miguel Arrazola (Colombia), Nadia Marquez (Argentina) y Davida Canas (Colombia). Entre los instructores del curso se encuentra un conocido pastor colombiano que responsabilizó a Bill Gates del coronavirus y que va en sintonía con el Pastor Márquez que cuando hace declaraciones sobre el Covid-habla de “plandemia”.

El pastor de la iglesia Misión Vida opina que con la pandemia “se está experimentando” acerca de “un gobierno comunista mundial” y señala que las vacunas son “para poder impedir los movimientos de las personas”.

Arrázola es conocido en Colombia como el «Pastor del No», por su apoyo al «No» en el plebiscito por la paz en Colombia. En marzo de 2017, fue denunciado por la Fundación para la Libertad de Prensa de Colombia por amenazar de muerte a un periodista que lo investigaba. «Dale gracias a Dios que soy nacido nuevo», porque «hace rato estuvieras en la Ciénaga de la Virgen, metido ahí», dijo en un sermón. «Te mando a Nigeria», agregó, y refiriéndose a su guardaespaldas, afirmó: «ese sí te acaba, te mata ese man».

Ante la carga de lenguaje y simbología bélica que reviste este campamento es que legisladores de la bancada frenteamplista requirió un pedido de informes. El Pastor Marquez contestó esto: «Denunciamos los pervertidos y mezquinos objetivos de orden político ateos y antirreligiosos que motivan esta acometida contra nuestra fe. No es novedad alguna que el Partido Comunista persiga la religión como lo ha hecho históricamente y lo hace en todo el mundo.

No ignoramos los mártires cristianos en la URSS como tampoco ignoramos los que hoy son perseguidos y asesinados por el régimen comunista chino y otros sistemas antirreligiosos».

Biblia, Buey y Bala

En Brasil se usa el término BBB para referirse a tres grupos de poder. Biblia para el poder religioso, Bala para los grupos armamentistas y defensores “gatillo fácil” y Buey para los grupos vinculados al agronegocio y los terratenientes.

En Uruguay esta tríada parece haberse trenzado de manera oportuna en esta época que vivimos. Los tres grupos de poder han cuajado en este gobierno donde tienen representación directa y claro está, forman parte de las directrices de este país.

La Bala encastra perfecto en el partido militar de extrema derecha Cabildo Abierto. Nostálgicos de la dictadura, defensores del “gatillo fácil” y la mano dura. Claro está que Cabildo Abierto no tiene el monopolio de los amantes de la pólvora porque propuestas como Vivir Sin Miedo y Mano dura y plomo, provienen de tiendas del Partido Nacional y Partido Colorado respectivamente.

El Buey lo podemos encontrar claramente en la Asociación Rural del Uruguay. Histórica institución del conservadurismo y afín a los golpes de Estado. En los últimos años cada enero se realiza el acto de los autoconvocados del campo “Un Solo Uruguay”. Otro grupo que se escuda en los pequeños y medianos productores para llevar adelante demandas de los grandes terratenientes.

Este tridente concluye con la Biblia. En el país más ateo de latinoamérica y con una iglesia católica diezmada, aunque siempre en las esferas más altas del poder, es que han crecido exponencialmente las iglesias evangelistas o neopentecostales.

Este es un fenómeno continental, que como todo lo que sucede en Uruguay con respecto a los demás países, llega con delay. Desde los documentos de Santa Fe en los años 80, diagramados por la administración de George Bush padre, es que los estos grupos religiosos han ganado terreno.

De esto es justamente de lo que se valen y por qué han superado otras religiones en cantidad de fieles y poder. Tienen un gran despliegue territorial, allí donde la iglesia católica, las izquierdas o la teología de la liberación dejaron de pisar el barro, allí es donde los neopentecostales han avanzado.

El pastor brasileño Edir Macedo, habla de un “plan de poder” orientado a conquistar espacios de la sociedad y la política.Este modelo ha tenido influencia en América Latina, en términos de la entrada de los pastores evangélicos en la política entendida como un llamado de Dios y en la agenda de oposición al aborto y los derechos para las minorías sexuales, y como resistencia al “terror rojo”, un factor unificador de estos grupos, según relata Ariel Goldstein en su libro “Poder evangélico. Cómo los grupos religiosos están copando la política en América.”

Tienen grandes líneas de inversión donde le extraen a sus fieles todo lo que pueden en materia de dinero, el conocido “diezmo”. Sumado a esto se inmiscuyen en la política y de allí también obtienen grandes beneficios. Han cooptado la televisión y las radios. Viejos teatros y cines hoy son nuevas catedrales del fanatismo.

El neopentecostalismo profesa su “teología de la prosperidad”. Principios individualistas, de superación, asocia la prosperidad económica a la presencia de Dios y lo opuesto a la presencia del Diablo y promueve el emprendedurismo. Una teología que amalgama perfectamente con el neoliberalismo, dando como resultado individuos con una subjetividad totalmente funcional y reproductora del sistema capitalista.

Es posible que esta descripción se ajuste a varios países de la región, con algunos matices. Por eso es importante la perspectiva continental para comprender la magnitud de estos procesos en su amplitud y profundidad.

El fenómeno del evangelismo fundamentalista en la política no es patrimonio exclusivo de las derechas conservadoras, sino que ha permeado también en el progresismo. Aquí en Uruguay el reelecto Intendente del departamento de Salto hizo bendecir su despacho por dos pastores evangelistas.

Parece ser que estas iglesias no tienen techo ni freno, la frase de la ex senadora nacionalista Verónica Alonso da cuenta de los tiempos que vivimos, cuando casi en tono de amenaza dijo: “si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?»

Artículo publicado originalmente en estrategia.la

Nicolás Centurión
Nicolás Centurión

Como dice un rapero: «por amor y por vicio… se convirtió en mi oficio.» La palabra se milita. Junto café con palabras para subsistir en este paréntesis, desde la periferia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!