Pandemia, golpismo y Nuevo Orden Mundial

Pandemia, golpismo y Nuevo Orden Mundial

TIEMPO DE LECTURA: 3 min.

Con la prolongación del aislamiento, que tampoco existe ya en la práctica, el presidente Alberto Fernández anunció ciertas flexibilizaciones por provincias, gracias a que la curva de contagios no ha crecido. Sin embargo, el amesetamiento alto indica el inminente riesgo de contagios y muertes, producto de las movilizaciones anticuarentena y la apertura que Larreta en forma suicida hace en CABA.

Acuciados por el hambre y la recesión, millones salieron a trabajar a suerte y verdad, desafiando el riesgo viral; la hecatombe industrial y comercial arrastrada desde el régimen macrista y profundizada por el confinamiento necesitan oxigeno económico, aun a riesgo de un rebrote del Covid-19 en algunas provincias.

Asimismo, una multitud irresponsable sale a masificarse en reuniones de amigos y parientes sin cuidados sanitarios y sin importarles convertirse en nuevos vectores virales en sus zonas. La propaganda anticuarentena es de lo más irracional que existe

Las operaciones de prensa y propaganda negra de los multimedios hegemónicos del Grupo Clarín ya son escandalosas: golpismo explícito atacando a los Fernández y a sus asesores sanitarios y operadores  multiplicando sus fakes news; marchas conspiranoicas, que se tornaron virulentas y destituyentes; antivacunas y delirantes prostituyen las banderas argentinas tergiversando su significado con consignas antipopulares y antisanitarias. Sin embargo, la marcha peronista del 17 de octubre mostró que de decidirlo el gobierno puede copar las calles barriendo a los grupúsculos opositores.

Un núcleo duro destituyente crea múltiples focos de conflicto para el gobierno, sea con la Corte Suprema, la policía, los mercados, el Congreso o el campo. A como dé lugar, el canibalismo Pro intenta fortalecer un escenario de reemplazo anticipado del gobierno y trabaja 24/7 .Una serie de mini golpes blandos ocurren en cada esfera buscando minar la gobernabilidad y oscurecer el presente socio económico.

En el panorama continental Trump y Bolsonaro entierran a miles en fosas comunes cada día y no les importa en lo más mínimo, uno apostando fuerte por su reelección(aún incierta) para así verticalizar el eje de ultraderecha continental, y el otro para hacer de sidecar del iracundo Trump.

El triunfo del MAS en Bolivia posicionó un contra eje de corte progresista luego de la escalada de la derecha y vindicó a Evo Morales, a quien Alberto y otros presidentes salvaron de una ejecución segura en manos del sicariato de la presidenta de facto Jeanine Añez.

Esta aplastante victoria electoral de Luis Arce deja abierta la esperanza a la consolidación de un frente latinoamericano que contrarreste la gran oligarquía que agobia a la región.

El Nuevo Orden Mundial y su agenda plutócrata prepara nuevas sorpresas: nadie puede predecir las próximas jugadas, por eso es prioridad buscar información alternativa, tejer redes sociales de contención mutua entre los necesitados, posicionar nuestra autodeterminación y organización popular para enfrentar la hambruna y la próxima pandemia que pronosticó la OMS -que parece más un vocero críptico de las élites que un organismo de salud-.

La vacuna ya existe y llegará en pocos meses; la post pandemia será muy dura y el poder financiero intentará derribar al gobierno apoyado por los sicarios mediáticos y la oligarquía blanca. En este contexto la moderación se perfila socialdemócrata y no bastará para desactivar el golpe que está en proceso. Se necesitará un viraje de timón y Alberto tiene la decisión.

La Grieta es imposible de cerrar y no debería cerrarse por el bien del pueblo. No se puede transigir con el fascismo; o se lo desmonta o se sucumbe ante él. La neutralidad hoy es complicidad, también dentro del gobierno deberían entenderlo rápidamente. Estamos en la hora de decidir si tomamos partido con los movimientos populares latinoamericanos o sucumbimos bajo el neofascismo pseudo republicano. Son tiempos decisivos para nosotros y nuestras comunidades, y no habrá lugar para la hibridez.

Alejandro Ivanoff
Alejandro Ivanoff

Soy periodista de investigación desde hace 33 años. Actor, columnista gráfico y televisivo, productor y conductor radial, y estudiante de psicoanálisis. Me defino como un antifascista. Siempre busco generar contrainformación que sea verídica y construir resistencia a los multimedios hegemónicos.

Dolores Etchevehere: “Del otro lado hay maniobras de una trama de poder muy fuerte”

Dolores Etchevehere: “Del otro lado hay maniobras de una trama de poder muy fuerte”

TIEMPO DE LECTURA: 7 min.
Dolores Etchevehere en el predio Casa Nueva sobre el que ayer la Justicia reconoció su propiedad  (Foto: Telam)

Dolores Etchevehere, hermana del exministro de Agroindustria del macrismo, Luis Miguel Etchevehere, valoró como un “primer logro” el fallo que frenó el desalojo del predio que litiga con su familia, pero advirtió que “del otro lado hay maniobras de una trama de poder muy fuerte” de protección judicial, política y mediática que, según denunció, no acata la medida y persiste en “actos intimidatorios”.

Además denunció que su hermano no acató la decisión del juez Raúl Flores que resolvió no hacer lugar al pedido de desalojo del predio en disputa en el marco de un juicio sucesorio en la localidad de Santa Elena, provincia de Entre Ríos.

 “Puso un candado en la tranquera que da a la ruta en una actitud amenazante; es otro signo de su violencia”, advirtió.

Por último reconstruyó también el proceso que la impulsó a reclamar judicialmente y comprometerse con el Proyecto Artigas -una iniciativa agroecológica de trabajo comunitario desarrollada en las tierras en disputa-, y reconoció que viene de una familia “patriarcal, con un verticalismo muy duro, entre los que mandan y los de abajo, y en el último escalón la mujer”.

“Hay maniobras de un poder muy fuerte, un poder constituido por parte de la Justicia, parte del sector político, parte del sector privado, de gente poderosa.”

DOLORES ETCHEVEHERE-

¿Cómo entendió la resolución de la Justicia que frenó el desalojo?

Lo entendemos como un primer logro, pero debemos ser muy prudentes… Del otro lado hay maniobras de un poder muy fuerte, un poder constituido por parte de la Justicia, parte del sector político, parte del sector privado, de gente poderosa. Hay una trama compleja del otro lado. Ahora insistimos en que no están acatando lo que resolvió el juez: los demandados siguen en un acto intimidatorio. Luego de la resolución del juez, Luis Miguel Etchevehere puso un candado en la tranquera que da a la ruta, en una actitud amenazante; es otro signo de su violencia.

“Vengo de una familia patriarcal, donde la mujer está en el último escalón” (Foto: Telam)

¿Qué siente cuando escucha “queremos ser ciudadanos, no queremos ser Venezuela” como parte de los argumentos de su hermano Luis Miguel?

¡Por favor, parecen loros, loros repetidores (risas)! Todo un discurso con un mismo hilo. Yo insisto: por qué no presentan pruebas en el expediente judicial que avalen sus dichos. El jueves fui objeto de un documento que plantaron los demandados que decía que yo había cedido y vendido todo. La persecución por parte de los medios fue dura, tremendo. Este mismo documento se lo llevaron al juez que lo leyó y, en su resolución, dijo que era nulo.

¿Por qué tomó la decisión de judicializar y, al mismo tiempo, articular con Juan Grabois, referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP)?

No fue una decisión de un día para el otro. Si tengo que tomar un punto de referencia o un disparador, fue cuando leí la encíclica “Laudato Si” del Papa Francisco. Allí hay un concepto sobre la cultura del descarte y me sentí muy identificada; no solamente sobre el descarte hacia las mujeres, sino además en lo que hace a la cultura del descarte a los que trabajan la tierra.

¿Ese fue el punto de inflexión?

No, yo hice un quiebre hace 11 años. Después siguieron años en un proceso muy largo. La encíclica fue mi inspiración para cambiar, y empecé a escuchar de manera más atenta a Juan Grabois, y a investigar sobre lo que hizo y hace. Es un abogado brillante y es cristiano. Yo soy profundamente cristiana y eso también me hace acercarme a él. Lo llamé, nos reunimos, le presenté todo mi caso. Son un grupo de abogados muy profesionales; trabajaron profundamente en las pruebas del caso familiar y sobre el hilo completo de la investigación. Leyeron, investigaron, comprobaron. Y después de todo ese camino Juan me dijo “bueno yo acepto representarte”. Al mismo tiempo le pedí que pensemos en un proceso productivo virtuoso para ayudar a los demás, con función social, es decir en total sintonía con el trabajo militante de Juan. Le reitero: la principal afinidad que tengo con Juan (Grabois) es que es cristiano.

¿Cuáles son las acusaciones que pesan sobre sus hermanos?

Estafa, lavado de dinero, fraude al fisco, vaciamiento de empresas. Lo nuevo son las denuncias por violencia económica y extorsión que están radicadas en Buenos Aires, en el juzgado de (Daniel) Rafecas y el fiscal (Federico) Delgado. 

“Mis hermanos tomaron de facto la administración de la sucesión, a través de una firma mía falsificada” (Foto: Telam)

Los episodios de Santa Elena coincidieron con la aparición de un libro que revela conflictos de similares características en la familia Macri…

Es pura y total coincidencia. No tengo nada que ver con ese libro, no tengo ni idea. Yo no soy una estratega rusa.

¿Cómo funcionó la dinámica familiar que terminó en este conflicto?

Lo típico de una familia patriarcal. Un verticalismo muy duro, muy marcado, los que mandan siempre y los de abajo. Y en el último escalón, la mujer; nunca considerada como para participar de las actividades que ellos, los hombres, realizaban, que estaban relacionadas con la administración y el poder.

¿Cree que existe un componente de la cultura machista en el conflicto judicial?

Eso es algo obvio. Sin dudas. Todo lo que se refiera a una mujer es el descarte para ellos. Dijeron “murió papá, somos cuatro hermanos, tres varones y una mujer, listo a esta la corremos”. Yo he sido una mercancía para ellos, la posibilidad de acceder a más y más dinero: tomaron de facto la administración de la sucesión, a través de una firma mía falsificada. Ese fue el primer paso de ellos, falsificación de documentos. Yo seguí adelante, soy periodista y muy rigurosa: cada denuncia con sus respectivas pruebas. Investigué a fondo, me presenté ante la Justicia a través de muchos años y cuando empezaba el momento del trabajo de los jueces todo siempre se planchaba en el tiempo, se dilataba o detenía. Mis hermanos nunca pisaron los Tribunales de Justicia, nunca. Si bien fueron llamados a indagatoria, siempre las respuestas eran “que estoy en China, que estoy en Japón, que estoy con (Mauricio) Macri, que estoy a más 500 kilómetros”. Fueron citados muchas veces y nunca se presentaron.

¿Hay protección judicial y mediática en Entre Ríos?

Sí, en Entre Ríos y también a nivel nacional a través de los medios hegemónicos de comunicación. Yo veía que medios como Clarín, La Nación, Canal 13, difundían sus crónicas y silenciaban todo. Pero soy una mujer muy positiva y digo “si un camino se cierra, tomo el de al lado y transito igual”: comencé a relacionarme y a transmitir por radios comunitarias, pequeños medios de comunicación.

¿Cómo evalúa la reacción de un grupo de productores agropecuarios frente a la tranquera de su casa en las horas previas a la resolución judicial?

Atacan a una mujer; apuntan con tractores, jinetes y camionetas a una mujer para echarla, para sacarla y quitarle sus derechos. Para tratar de vulnerabilizar sus derechos. Y no conformes con los tractores, los jinetes y las camionetas, vienen al frente de mi casa y me dicen ‘tiene un salvoconducto señora para salir de la provincia’ como diciéndome ´te damos la seguridad de que no te molemos a palos… que no te pase algo´. Es algo inédito.

“Justicia, verdad y reparación”, los tres pilares del Proyecto Artigas, según Dolores Etchevehere

Dolores Etchevehere, la hermana del exministro de Agroindustria del macrismo, Luis Miguel Etchevehere, defendió los objetivos del Proyecto Artigas, la iniciativa agroecológica que atraviesa la disputa por la herencia de su familia y el uso del predio en litigio en la localidad de Santa Elena, provincia de Entre Ríos.

“El Proyecto Artigas tiene tres pilares fundamentales que son justicia, verdad y reparación. Arranca con el caso Etchevehere, pero buscamos extenderlo con una convocatoria a los sectores despojados y humildes, a las mujeres que son oprimidas o silenciadas y a todos aquellos y aquellas que consideren que sus derechos fueron vulnerados”, señaló Dolores en una entrevista con Télam.

Integrado por campesinos sin tierra, militantes, técnicos y organizaciones ambientalistas, el Proyecto Artigas se propone “trabajar la tierra respetando la naturaleza, sin envenenarla”, puntualizó Etchevehere.

¿Cuáles son las metas y objetivos del Proyecto Artigas?

Nuestros objetivos son producir alimentos sanos y transitar este camino que va a ser muy arduo para lograr el objetivo de la soberanía alimentaria. Yo insisto: no puede ser que en un país como Argentina, en un mismo pueblo, en una misma ciudad, en ese mismo país, haya un chico que no coma y otro chiquito que sí. Que un niño no tenga un techo y otro sí. Eso está mal, muy mal y no puede ocurrir. Por eso nosotros tenemos como objetivo producir alimentos a precios justos, en el que también haya ganancia con las ventas. Hay que abrir el plano, abrir las oportunidades; tenemos un país maravilloso, con espacio para todos.

Artículo publicado originalmente en Agencia Telam

Marcelo Cena
Marcelo Cena

Trabajador de Prensa en diversos medios. Militante de la vida Peronista. No soy neutral.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!