¿Qué pasa con el caso Cristina vs. Google?

Cristina Fernandez de Kirchner y Google LLC se enfrascan en una batalla legal que puede marcar un antes y un después en la plataforma. ¿Cómo funciona el algoritmo de Google? ¿Por qué Cristina decide realizar esta denuncia? ¿Hay precedentes? ¿Cuales son nuestros derechos como usuaries? ¿Quién tiene las de perder?

El pasado 6 de agosto, la vicepresidenta Cristina Fernandez de Kirchner anunció a través de la red social Twitter que había realizado “una presentación judicial para solicitar una pericia informática urgente contra Google, que serviría como prueba de una demanda”. Este hecho se remonta a que en mayo de este año si une buscaba el nombre de la vicepresidenta en la plataforma, el primer resultado era el de Wikipedia en el que la descripción era “Ladrona de la Nación Argentina”.

La demanda fue aceptada por la justicia, por lo que el viernes 10 de agosto Cristina notificó a la empresa el fallo a favor, además de la resolución judicial que ordenó la pericia informática para determinar el alcance del daño perpetrado y que obliga a Google a conservar todos los datos asociados al nombre «Cristina Fernández de Kirchner» y «Cristina Kirchner» a partir del 17 de mayo de 2020 hasta el día en que se realice la pericia.

Google: Su algoritmo y las fuentes externas

Como cualquier otra empresa, la idea de Google es que une pase más tiempo en su plataforma sin irse a links externos que no sean de la compañía (como puede ser Google Maps en caso de buscar una dirección concreta, por ejemplo). Para que esto suceda se deben tener en cuenta varios factores para que los resultados de las búsquedas sean lo más precisos posibles. Estos factores pueden ser el tema a buscar, la cantidad de palabras utilizadas, las últimas búsquedas realizadas en base a ese tema, y la publicidad consumida por el usuario almacenada en el registro de Google.

Un dato no menor es este último, ya que también los resultados van a depender de la publicidad que consumimos, productos, redes sociales o hasta temas de los que hablamos con nuestro aparatos con micrófonos cercanos ya que Google toma registro de todas estas cosas TODO EL TIEMPO para que las busquedas terminen en su plataforma. El uso del registro de voz es una de las cosas que detalla en sus términos y condiciones de uso para evitar cualquier tipo de demandas o confusiones, y aunque se puede desactivar, no deja de ser peligroso para todes les usuaries el hecho de que esta empresa te escuche todo el tiempo.

A la hora de mostrar los resultados de la busqueda, Google los ordena utilizando su propio algoritmo llamado “PageRank”, que ayuda a determinar la relevancia o importancia de una pagina. A cada página web se le asigna un número en función del número de enlaces de otras páginas que la apuntan, el valor de esas páginas y otros criterios no públicos.

Aquí encontramos que páginas de la fundación Wikimedia (dueño de Wikipedia y Wikidata) califican dentro de las fuentes confiables de Google a la hora de mostrar los resultados de una búsqueda. De hecho, que Wikipedia sea uno de los primeros resultados a la hora de buscar cualquier tipo de información juega un papel más que importante en este caso.

Para tratar de explicarlo de la manera más simple, podríamos decir que Wikipedia es básicamente una enciclopedia mundial traducida a casi todos los idiomas y que se nutre de manera colaborativa. Que sea colaborativa hace que cualquier persona desde cualquier parte del mundo pueda editar sus artículos que, si bien deben pasar por una aprobación, esta aprobación puede tardar días, por lo que este artículo puede aparecer con la última edición realizada.

Wikipedia no solo se nutre de los artículos creados en su plataforma, sino que su base funciona de manera conjunta con Wikidata. Wikidata es una base de datos enfocada en elementos que cumple 3 funciones básicas: 

1 – Centralizar los enlaces interlingüísticos – enlaces entre artículos sobre el mismo tema en diferentes idiomas.

2 – Proporcionar un lugar central para la información de las fichas de todas las Wikipedias.

3 – Crear y actualizar listas de artículos basados en datos de Wikidata.

Como Wikipedia, Wikidata también es editado de forma colaborativa, por lo que también la edición de sus artículos pueden figurar de la como han sido realizadas antes de ser verificadas y aprobadas.

CFK, Google y los hechos concretos del caso

Si hay una realidad es que en este caso Google tiene las de perder. Si bien ninguno de los empleados de Google tipeó “Ladrona de la Nación Argentina” para referirse a la presidenta, millones de personas vieron esto reflejado en su búsqueda bajo el nombre de la vicepresidenta.

Que Google repita sus datos de Wikipedia, que basa sus conocimientos en Wikidata, también es una elección propia. Y si bien la traducción manipulada del término inglés “Vicepresident” se adulteró en su traducción a “Ladrona de la nación”, esto fue absorvido por Google causando el daño.

De hecho, lo más relevante del caso es que Google elige mostrar la información de Wikipedia y darle el lugar de privilegio a esta información, agregando esta descripción a su panel de conocimiento, lo que hizo que este resultado sea exhibido en su producto y no en una dirección externa. Esta es una decisión editorial y, por ende, es responsabilidad de Google. 

Datos del ultimo cambio realizado en Wikidata sobre Cristina Fernandez.

Otro de los hechos menos conocidos es que la perjudicada no sólo fue Cristina. De hecho, si durante esos días de mayo se buscaba al Gobernador de la Provincia de Buenos Aires Axel Kiccilof, el mismo aparecía como “enano comunista”, y el expresidente Amado Boudou como “parásito argentino”.

Que Cristina inicie acciones legales contra Google y no contra Wikimedia también es relevante. Sin el artículo de Wikipedia y la información de Wikidata no se habrían dado estos resultados, pero la diferencia es que los productos de Wikimedia son editados constantemente por muches usuaries, por lo que este hecho no es responsabilidad directa de la empresa. En cambio, la decisión de Google de priorizar estos datos es deliberada.

La pobre defensa de Google y antecedentes similares

El CEO de Google, Larry Page, repitió durante muchos años que el buscador de Google era solo “un lugar de paso hacia, donde el buscador trataba de redirigir a los creadores de contenido de la manera más rápida posible”. Esta concepción ya no es la misma, ya que como hemos aclarado anteriormente, al día de hoy Google trata de que les usuaries pasen más tiempo en su motor de búsqueda. De hecho, un estudio realizado en el año 2019 comprobó que el 50% de las búsquedas realizadas no terminaban en ningún click a enlaces externos. Las búsquedas realizadas en Google terminaban en Google, hecho que se conoce como “las búsquedas sin clicks”.

Estas búsquedas sin clicks no son nuevas. Desde 2015, por ejemplo, si uno busca “te fuiste a la b” en el motor de búsqueda, este te muestra la ubicación del estadio Monumental. Lo mismo con “ex-club” y la Bombonera, cosa que sigue pasando si uno realiza la búsqueda en Google Maps.
Google no puede defender esa postura de repetición ya que eso serviría en casos como el de Belen Rodriguez en 2014, donde la modelo intentó iniciar cargos tanto contra Google como contra Yahoo! porque su nombre aparecía asociado a paginas pornograficas, haciendo responsables a los motores de búsqueda. En ese caso, se consideró que como el contenido es de un sitio externo, no se podía hacer responsable a los buscadores, ya que sólo muestran resultados de contenido guardado en otros sitios en base a si contienen palabras que coinciden con las de una búsqueda.

En el caso de CFK, la fuente es Wikidata. Y como indica su “PageRank”, Google se nutre del contenido de esa base de datos comunitaria para múltiples resultados, así como de Oxford Languages para definiciones de palabras, Weather.com para el clima, y tantas otras paginas que funcionan como fuentes “confiables”.

Los resultados arrojados por Google Maps al buscar «te fuiste a la B» muestran como funciona el algoritmo del motor de búsqueda y como este afecta a otros productos de la empresa.

Así como hay casos que no prosperaron, hay casos que sí. La promulgación del “derecho al olvido” en el 2014 impulsada por la Unión Europea ha sido de gran ayuda para esto. En la misma, se aclaraba que Google debe atender a las peticiones de les usuaries que soliciten el borrado de contenidos que les afectan negativamente. 

Según los tribunales, Google es responsable de almacenar, indexar y por lo tanto procesar la información, por lo que es responsable del contenido que aparece en el buscador.

El “derecho al olvido” ha sido de gran ayuda en muchos casos. Sin ir más lejos, la semana pasada la justicia argentina aplicó este fallo por primera vez, siendo la conductora y productora argentina Natalia Denegri quien consiguió que se dictamine este fallo.

La Cámara Nacional en lo Civil confirmó la aplicación, por primera vez en la Argentina, del «derecho al olvido», a favor de la productora argentina Natalia Denegri, en su demanda contra la compañía Google, que deberá quitar de su buscador todas las referencias al pasado mediático de la mujer, según informó su abogado, Martín Leguizamón.

Este hecho será de gran importancia para muchos casos de acá en adelante, sobre todo teniendo en cuenta las múltiples denuncias de distintas modelos por la asociación a paginas pornograficas. Hasta da a pensar que el caso de Belen Rodriguez con esta nueva disposición podría haber tenido otro tipo de desenlace.

Los antecedentes viejos(y no tanto) de cómo funciona Google, demuestran que con el fin de acaparar todo, la empresa llegó a un punto en el que no controla muchos de sus resultados. El funcionamiento de sus algoritmos en este momento demuestra que una búsqueda con las palabras adecuadas puede alentar a la aparición de muchas fake news, por lo que esperamos que este caso tenga el desenlace que se merece para que la protección de los datos de les usuaries sea la prioridad.


Fuentes:
https://searchengineland.com/now-more-50-of-google-searches-end-without-a-click-to-other-content-study-finds-320574
https://www.lanacion.com.ar/tecnologia/europa-reconoce-el-derecho-al-olvido-en-internet-nid1690239/
https://www.telam.com.ar/notas/202008/499161-cristina-kirchner-google-denuncia-difamacion-pericia-informatica.html
https://www.telam.com.ar/notas/202008/501561-natalia-denegri-fallo–google.html

Jonatan "Chino" Pérez
Jonatan «Chino» Pérez

De humor ácido, bastante particular. Una enciclopedia de datos poco interesantes. Un poco friki, un poco otaku, y muy colgado. Me dicen «Chino» desde siempre, y no se porqué pero me queda mejor que mi nombre. Un intento de productor de la gloriosa No Se Mancha, columnista en Columna Vertebral, y escritor de la Trinchera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!