Sed de vida

El agua, siendo tan básica y esencial, se ve amenazada por el hombre. Decisiones poco meditadas arrasan con la vida de los ecosistemas y del pueblo en varios puntos de nuestro país, pero con un denominador común: la ambición mercantilista.

El agua que corre por los ríos y arroyos tienen un curso de vida único, indiferente a cuestiones no ambientales hasta que el hombre llegó a intervenirla. A lo largo de los años se establecieron regulaciones en la región con el objetivo de garantizar agua salubre a la población entera. Sin embargo, falencias aparecen en ellas cuando los grandes poderosos tiran los hilos para encaminar el curso de sus vidas hacia un bien propio e individual.

En las provincias vecinas de Neuquén y Mendoza se dieron situaciones diferentes, pero con un eje que las une: la amenaza al agua.

Neuquén

Fuente: RNMA

El 3 de junio pasado, el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, aprobó la construcción de una represa en el río Nahueve. La intención es trazar un canal de cuatro kilómetros para derivar 18m3/s de agua hacia una central hidroeléctrica.

¿Qué hay detrás del proyecto? Cuatro kilómetros de tierra arrasada y un río sumamente afectado. Las consecuencias afectan tanto al ambiente como a la población, la construcción de la represa significaría la destrucción de chacras y el traslado de sus habitantes. Además, de esta manera, quedan afectadas las producciones locales de frutas, pasturas, huertas, ganados y apicultura.

Dato no menor es que la provincia viene atravesando la crítica situación de la reducción del caudal de sus ríos a causa de la sequía y el uso descontrolado del agua. De esta forma, se encuentran en riesgo la provisión de agua en las localidades, el microclima de la zona y la vegetación. No está garantizado el caudal mínimo para que un ecosistema funcione.

Además, impactará contra el valor arqueológico del Cementerio Ancestral Caripil, el cual se exige hace tiempo que sea declarado y protegido como patrimonio cultural. Desde el primer momento en el que el proyecto comenzó a circular en las voces de vecines, asambleas en defensa del agua de Chos Malal, Andacollo, Tricao Malal, Huinganco y Las Ovejas rechazaron el proyecto rotundamente.

Por parte del gobierno y la empresa constructora generan de todo menos tranquilidad. No se presentaron estudios sobre impactos ambientales de las vertientes, arroyos y demás fuentes de agua natural de la zona. A pesar de que tendrán un impacto negativo en la calidad de agua del rio, afectando directamente a la salud humana.

Los efectos de la construcción de la represa y la poca información del proyecto ha levantando alertas en toda la región, también teniendo en cuenta que la provincia se encuentra en una emergencia hídrica ambiental hace tres años, y lo estará por unos dos más como estipula la Ley que lo avala. La medida fue aprobada en el 2017, y establece que el gobierno, los organismos competentes y los municipios deben adoptar medidas para conservar la calidad del agua. También busca asegurar que las empresas que funcionen cerca de fuentes de agua tienen que cumplir estrictamente con normas ambientales.

Hoy en día, bajo el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), las estrategias de lucha son más invisibilizadas que nunca, pero no significa que el pueblo no siga luchando por sus convicciones.

Mendoza

Fuente: Martin Osimani

A pocos kilómetros del río neuquino Nahueve la discusión sobre la contaminación del agua de los ríos vuelve a rebrotar. La ley 7.722 buscó ser modificada a finales del año pasado para ampliar la impunidad sobre el uso de químicos en mineras que destruyen ecosistemas y vidas.

La ley regula la actividad minera en la provincia desde el 2007. El gobernador actual, Rodolfo Suárez, prometió en campaña política una modificación, y no tardo en cumplir. El principal conflicto que plantea la modificación es permitir el uso de cianuro y ácido sulfúrico, de esta forma se afecta directamente al ambiente, específicamente al agua, llegando a la población de manera contaminada.

Las manifestaciones no tardaron en tomar las calles, vecines y organizaciones alzaron su voz dejando en stand by la modificación. El gobernador Suarez anunció la convocatoria de un amplio debate sobre la minería, pese a eso acusó a sectores sociales, políticos y ambientales de “sembrar el miedo” contra el proyecto a base de mentiras.

Hace unos días, el 28 de julio, el gobierno provincial aprobó un proyecto que consiste en la creación del consejo “Económico, Social y Ambiental de Mendoza” que cumpliría el rol de ser una entidad consultiva. Según declara el artículo 2 del proyecto el consejo “es un órgano colegiado de carácter consultivo de los Poderes Ejecutivo y Legislativo y de participación para el debate, diseño, planificación e implementación de políticas públicas en materia económica, ambiental y social”. No obstante, el consejo está integrado en mayor proporción por el sector empresarial y sólo un 3% por trabajadores estatales. Creando un escenario perfecto para que las condiciones se le den al lobby minero y al uso del cianuro. Las organizaciones sociales y ambientales están atentas y levantando la voz después de meses de “paz”.

Justicia ambiental y social

También, ese 28 de julio, se cumplieron 10 años de que la Asamblea General de Naciones Unidas reconocía explícitamente el Derecho Humano al Agua y al Saneamiento. El derecho implica el derecho de todas las personas a disponer de agua suficiente, salubre, aceptable, y asequible para el uso personal y doméstico.

Esta resolución derivó de la iniciativa del Estado Plurinacional de Bolivia, con la presentación de un proyecto que contó con el apoyo de otros 33 estados, entre ellos, Argentina. El país boliviano tiene precedentes con respecto a la lucha por el bien común: la denominada “Guerra del Agua” en Cochabamba, en donde se luchó contra la privatización de ésta.

Este suceso histórico abrió muchas discusiones en torno al tema en toda Nuestra América. La visión mercantilista del agua, que permite el aprovechamiento excesivo y su contaminación, fue y es debatida porque afecta directamente a la salud de las personas y a la vida de los ambientes. Lógicas de un neoliberalismo salvaje que sólo busca ampliar sus horizontes, enfocado exclusivamente en el rendimiento económico, deja en la marginalidad el bienestar del pueblo.

Son luchas que dejan entrever la importancia de algo tan básico como el agua y de lo esencial que es para el correcto funcionamiento de la vida. Hay que discutir las lógicas que nos rodean y que, sin darnos cuenta, definen la salud de la población entera.

Los pueblos tienen sed de vida.


Fuentes:
https://rnma.org.ar/2020/08/03/el-agua-debe-correr-libre-por-los-rios/
https://www.anred.org/2020/08/03/vienen-por-la-7722-el-villano-de-turno-ataca/
https://www.lacapitalmdp.com/a-10-anos-del-derecho-humano-al-agua-y-saneamiento/


Agustina Flores
Agustina Flores

Soy hija de los vientos patagónicos. Compañera (in)esperada de la militancia para la liberación. Entusiasta del puño y la letra. Lo personal es político, el periodismo también.

1 pensamiento sobre “Sed de vida

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!