Tackle a los estereotipos, ahora la guinda la tienen ellas

Tackle a los estereotipos, ahora la guinda la tienen ellas

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

POR EDUARD PAZ*

El mundo de la ovalada o el rugby como se lo conoce, es un espacio que hasta el día de hoy carga con ciertos estereotipos y aún muchos piensan que solo es para hombres. Incluso instituciones deportivas así lo dejan ver por medio de sus acciones, ya que son pocos lo que albergan este deporte en la categoría femenina.

Por eso es necesario hacer un desglose en todos los aspectos, tanto en números, en lo social y deportivo de lo que ha pasado en este último tiempo y lo que este deporte promete para un futuro en Argentina.

Al ser un deporte que por muchos años fue practicado por los hombres  a nivel competitivo, sea nivel semiprofesional o profesional, las diferencias parten desde esa estructura, llegando a notar, por consiguiente, lo mismo en la competencia, la práctica e incluso en la difusión, ya que se comenta, comunica y visibiliza poco por parte de los grandes medios de comunicación y los medios hegemónicos deportivos.

Números

A pesar de lo mencionado y la pandemia que vivimos, la evolución del rugby femenino este 2020 tuvo un crecimiento del 15% en todo el país, según el último informe oficial de la Unión Argentina de Rugby (U.A.R.)

Del 2019 se desprenden algunos números aportados por el área de desarrollo y competencia de dicha organización y muestran un  crecimiento de un 121% en los últimos 5 años. Teniendo hoy más de 6 mil rugbiers federadas: 6084 jugadoras son las que practican el rugby en el país.

Si bien los números en la Argentina son más que positivos, a nivel mundial con 9.1 millones de jugadores, el rugby tuvo un crecimiento del 28% desde 2017, es decir, que en tres años creció más de un cuarto del total, haciéndola una de las competencias con más jugadoras.

Entrando al juego

Lo que llama la atención y obviamente es una barrera,  es el formato en el que se juega, de siete o seven como se conoce, el más practicado en el país por las rugbiers. Solo el torneo de la Urba tiene la modalidad de diez.

Lo ideal sería que se juegue en el formato de 15 (oficial) y en el que juegan sus pares masculinos. Esto ayudaría a aumentar las competencias de gran manera. Pese a ello, se prevé que en un futuro cercano -en lo posible antes del 2025-, ya se pueda jugar en ese formato de manera competitiva en el país.

Por otra parte el año pasado las pumas tuvieron un total de 12 concentraciones que incluyeron a 33 jugadores, que nos representaron en los juegos panamericanos de Lima y terminaron quintas. En el seven Valentín Martínez salieron segundas, al igual que en el sudamericano de Asunción. Por último, dijeron presente en la fecha de Hong Kong del Circuito Mundial, alcanzando los cuartos de final por la copa de oro.

Por la pandemia se suspendieron las competencias, como el sudamericano, la clasificación para el Circuito Mundial 2021 (iba a ser en abril), el repechaje para los Juegos Olímpicos Tokio 2020 (su par masculino resultó campeón sudamericano y accedió a Tokio) y el certamen Valentín Martínez con fecha en noviembre.

Algo importante a destacar en este punto es que luego de varios años de lucha y desarrollo, se logró que en 2016 el rugby vuelva a los Juegos Olímpicos en la modalidad de seven. Por lo que una de las metas sería que Las Pumas puedan llegar a los próximo JJOO de Tokio.

Social

Al rugby se lo ve como un deporte de clase alta y machista en ciertos aspectos. Para cualquier jugador de este deporte, jugar en San Isidro, la capital del rugby a nivel nacional, es como tocar el cielo con las manos. Pero no sucede lo mismo con sus pares femeninas de manera competitiva, sino todo lo contrario. Las únicas deportistas que tienen el privilegio de jugar ahí son las de hockey.

Esto último lo menciona Bárbara Pichot, referente del rugby femenino, en una nota para la TV Pública. Algo en lo que también hacía hincapié es que la mayor cantidad de jugadoras en Argentina son de clase media baja y se encuentran, en su mayoría, en el interior del país. Esto demuestra o deja ver el lado conservador y machista que todavía se guarda en las clases altas del país y, especialmente, de Buenos Aires.

Igualmente, por estatuto, los clubes de rugby tienen que aceptar jugadoras a partir de los 6 años. Ahí comenzarán a jugar de forma mezclada con los hombres hasta los 13. Luego empiezan a competir junto a otras jugadoras pero son pocas las que siguen, ya sea por el costo de ir a dicho club, completar un equipo, que el club no las acompañe, entre otro cúmulo de cosas y trabas que tienen para poder llegar a jugar este deporte.

Ciertamente, son pocos los clubes que implementan este estatuto: de los 90 clubes que integran la URBA, solo doce tienen equipos de jugadoras. Esto demuestra la falta de consideración y concientización de dicha entidad para que todos los clubes tengan equipos femeninos en sus instituciones, y que además le den el mismo apoyo que a los masculinos en todos los aspectos.

Cabe destacar el rol de Letyzia Alcaraz, jugadora correntina y propulsora de este deporte, distinguida como una de las embajadoras de la World Rugby en el mundo. Además, Alcaraz ha recibido una beca destinada al trabajo en el liderazgo de la mujer dentro de la gestión del rugby.

Algo positivo de lo mencionado es que la World Rugby apoya y promueve a las mujeres líderes de todo el mundo en este deporte y la Argentina tiene a su representante en este aspecto.

Por último es necesario hacer énfasis en todo lo positivo y el crecimiento exponencial que se logró en este último tiempo. El mismo va acompañado en gran parte con los feminismos, dado que gracias a ellos y a sus luchas en lo social y lo deportivo, la mujer hoy tiene mucha más importancia, voz y  mayor igualdad dentro del deporte. No solamente en el rugby, sino en todos los deportes.

Este es el resultado de la iniciativa y persistencia de algunas mujeres que quisieron romper las barreras del género y los estereotipos en este deporte, entendiendo que en estos días existen formas diferentes de percibir los cuerpos de las mujeres deportistas, que trascienden el discurso femenino dominante; y ayudando significativamente a derrocar poco a poco los estereotipos y cánones que se tienen sobre ellas en el deporte argentino y mundial.


* Sureño instalado en la ciudad de las diagonales. Fiel pensante de que lo político y lo deportivo 
van de la mano. Apasionado y siempre al servicio de la comunicación del pueblo y su deporte.
No hay vacunas contra la desinformación: Hidroxicloroquina, la falsa cura del coronavirus

No hay vacunas contra la desinformación: Hidroxicloroquina, la falsa cura del coronavirus

TIEMPO DE LECTURA: 6 min.

POR SEGUNDO BLOOM*

Es complejo hablar de verdades en un contexto donde las teorías conspirativas brotan del suelo. Los movimientos anticuarentena viajan desde Michigan hasta la Plaza de Mayo y parece que para quienes militan contra el “nuevo orden mundial”, cuestionar la realidad ha ido incluso demasiado lejos. Pero existen cuestiones en las que uno no solo tiene que tener agallas para refutar una idea, sino que también debe tener bastante desconocimiento. Este es el caso de la medicina en épocas de coronavirus.

Durante los últimos meses, el debate sobre la hidroxicloroquina y la cloroquina, ha estado en auge en la mayoría de los medios del mundo. El mismo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que él hace uso de este fármaco, utilizado por médicos hace años para combatir el lupus y la artritis, junto a su análogo la cloroquina, que se utiliza contra la malaria o paludismo.

Durante el comunicado de prensa en la Casa Blanca, Trump dijo que ha escuchado “muchas cosas buenas” sobre estas drogas y su efecto contra el Covid-19, que “puede ser uno de los grandes cambios en la historia de la medicina”.  Basado en el asesoramiento del médico presidencial, se le permitió tomar hidroxicloroquina y zinc a diario. “Parece tener un impacto, y si no lo tiene, no te vas a enfermar y morir […] Llevo tomándolo una semana y media y aún sigo aquí”, finalizó. A causa de la insistencia del presidente estadounidense en el uso y recomendación de la hidroxicloroquina -como también lo hizo anteriormente con las inyecciones de desinfectante-, muchas instituciones científicas han salido a desmentir y concientizar sobre las consecuencias del uso de esta droga.

Fuente: Reuters

Luego de la problemática entre la utilización o no de los fármacos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio un comunicado donde el director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, anunció que van a detenerse los ensayos clínicos con hidroxicloroquina en pacientes con coronavirus por el riesgo de esta droga y recomendó no usarla en pacientes con Covid-19.

El 22 de mayo la revista médica británica The Lancet publicó el mayor estudio sobre el uso de hidroxicloroquina, donde se hicieron análisis a 96.000 pacientes en 671 hospitales de todo el mundo. El trabajo se realizó en grupos que recibieron una medicación con hidroxicloroquina o cloroquina y se los comparó con otros grupos hospitalizados que no pasaron por este tratamiento.

El resultado concluyó que estos fármacos -o sus complementos- no son eficientes para combatir el Covid-19, e incluso pueden conducir a la aparición de problemas cardíacos graves. “Este es el primer estudio a gran escala que encuentra pruebas estadísticamente sólidas de que el tratamiento con cloroquina o hidroxicloroquina no beneficia a los pacientes con Covid-19”, publicaron.

No solo no ayuda, sino que empeora gravemente el riesgo de vida en los hospitales. Según la revista, de los medicados con alguna de las dos drogas, uno de cada seis pacientes había muerto. Cuando el tratamiento se combina con un macrólido, la tasa de mortalidad aumenta aún más: esto es uno de cada cinco en el caso de la cloroquina y casi uno de cada cuatro en el de la hidroxicloroquina. Es decir que, si la tasa de mortalidad normalmente es del 9.3%, al utilizarse estos medicamentos -sumado a demás factores médicos del paciente- la tasa podría aumentarse hasta en un 13,4%. “Sugerimos que estos fármacos no deben utilizarse como tratamiento para Covid-19 fuera de los ensayos clínicos” explicó el autor del estudio Mandeep Mehra, director ejecutivo del Centro de Enfermedades Cardíacas Avanzadas del Hospital Brigham and Women’s en Boston.

Además de las consecuencias negativas que la propaganda a favor de la hidroxicloroquina provoca y la imposibilidad de una campaña de salud pública homogénea, la avalancha de consumidores ha desabastecido los mercados y las empresas comenzaron a acumular los medicamentos a puertas cerradas, empujando al gobierno estadounidense a emitir restricciones de emergencia para la compra. Pero ninguna medida puede contra consumidores convencidos de que la salvación está al alcance de sus billeteras. Este accionar irresponsable ha llevado a la escasez de ambas drogas generando problemas graves para las personas que dependen de su uso en tratamientos ajenos al coronavirus.

Orden, progreso, libertad y verdades individuales

Ni los más rigurosos estudios médicos, ni las muchas precauciones de organismos internacionales pueden resguardarnos de las inquebrantables convicciones construidas sobre la desinformación y su inevitable esparcimiento. Esto es aún más preocupante cuando las ideas tienen consecuencias directas en la vida de las personas.

Luego de que Trump habilitara por medio de la FDA, organismo regulador de medicamentos en ese país, el uso de cloroquina e hidroxicloroquina y la producción en cantidad de la droga, algunos mandatarios afines a sus ideas replicaron las mismas medidas.

En Latinoamérica, el Ministerio de Salud de Brasil habilitó un protocolo sin aval de los médicos, donde permite la aplicación de cloroquina e hidroxicloroquina, solo con la condición de que el paciente sepa que puede morir o tener efectos colaterales graves. Jair Bolsonaro comentó al respecto vía Twitter: “Todavía no existe comprobación científica, pero está siendo usada con controles en el mundo. Estamos en Guerra. Peor que ser derrotado es sentir vergüenza de no haber luchado”. Luego de esto, el presidente brasileño informó que hace uso del fármaco como medida preventiva: “En mi caso particular, por mi historial de atleta, en el caso que fuera contaminado por el virus, no tendría que preocuparme, no sentiría nada, o como mucho, sería afectado por una gripecita o resfriadito

El peligro del discurso negacionista de la ciencia es más que evidente y desemboca tristemente en programas políticos que no hacen más que perjudicar la salud de los ciudadanos. En el caso de Brasil, el 17 de abril Bolsonaro destituyó a su ministro de Salud, Luiz Mandetta, y luego de tan solo 28 días en el cargo, el proclamado nuevo Ministro Nelson Teich, tuvo que renunciar por las presiones del presidente para habilitar la prescripción de la cloroquina a nivel nacional.

Ex Ministro de Salud, Nelson Teich. Fuente: NA

Por otro lado, la OMS dejó de recibir financiamiento de Estados Unidos a causa de las acusaciones de Donald Trump sobre la tendencia “Pro-China” del organismo internacional. Incluso, en los últimos días, llegó a tildar al Covid-19 como “el virus chino”, culpando a ese país por la lenta solución del problema y el contagio masivo en Estados Unidos, que ya cuenta con alrededor de 1.883.656 casos y más 108 mil muertes, siendo el país con más casos a nivel mundial, seguido por Brasil con casi 615 mil contagiados y más de 34 mil muertes.

Luego de varios meses de aislamiento social en el mundo y las espeluznantes cifras de muertes de aquellos desfavorecidos abandonados por sus gobiernos, resulta increíble para algunos escuchar discursos que defienden la pasividad del virus y el desprestigio a la ciencia con alternativas para nada verificadas. Las actividades en muchos países continúan sin siquiera inmutarse y parece que algunos tienden a asimilar la pandemia y los fallecidos como algo cotidiano. Incluso, algunos fervientes militantes de “la libertad” defienden la inexistencia del virus. Pero las diferencias entre quienes niegan porque no saben dónde mirar y quienes lo hace porque no quieren ver, parece no ser demasiado grande. Solo queda mantener el oído atento a lo que se escucha, verificar lo que se lee de manera crítica y confiar en los profesionales comprometidos a salvar las vidas y no tanto así, a quienes solo pretenden salvarse en las elecciones venideras.


* Criado en la llanura del grano de maíz y de soja. Transeúnte (des)esperado del mundo 
y militante de la mochila contra la valija. Estudiante de Comunicación Social y de Psicología
en la UNLP. Incorregible devoto de las verdades relativas.
 

Referencias:
Comunicado OMS: https://twitter.com/WHO/status/1264943375557353472?s=20
Investigación The Lancet:
https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)31180-6/fulltext

Violencia policial: la otra pandemia

Violencia policial: la otra pandemia

TIEMPO DE LECTURA: 5 min.

POR JUAN MARTÍN PALERMO*

La brutal golpiza a una familia de la comunidad Qom en Chaco fue el detonante de una serie de casos donde la policía ejerció violencia de manera feroz. El asesinato de Luis Armando Espinoza en Tucumán, las sospechosas muertes en comisarías de San Luis y el asesinato de Hugo Coronel en Santiago del Estero, son los últimos casos que evidencian que se requiere de manera urgente un cambio estructural en las fuerzas de seguridad.

Un grupo de policías, sin orden de allanamiento y en horas de la madrugada, entró de manera violenta en una vivienda habitada por una familia de la comunidad Qom en Fontana, provincia de Chaco. Les torturaron, humillaron y atacaron con golpes de puño, palos y patadas en la cabeza. Detuvieron a dos varones y dos mujeres -menores de edad-, a quienes luego abusaron sexualmente y rociaron con alcohol, amenazándolas con prenderlas fuego.

En los días siguientes, los policías seguían con sus funciones normalmente y hasta volvieron a caminar por el barrio donde habita la familia que fue agredida. Luego de la viralización de las filmaciones del hecho y del fuerte repudio por parte de la sociedad, fueron apartados de sus cargos, pero siguen en libertad.

Este hecho racista no es aislado. Desde el comienzo de la cuarentena se conocieron episodios de violencia policial contra integrantes de las comunidades indígenas, como el ataque con balas de plomo contra la comunidad Washek a principios de abril y las denuncias de malos tratos contra los habitantes del barrio Toba, en el marco del control de cumplimiento del aislamiento obligatorio.

La ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo, repudió el ataque de las fuerzas policiales.

A una semana de haber desaparecido, apareció el cuerpo del obrero rural Luis Armando Espinoza el pasado 23 de mayo. Lo último que se sabía de él, era que había sido golpeado, junto con su hermano, por efectivos policiales en un “operativo de control” de la cuarentena. Lo encontraron en un barranco en la provincia de Catamarca, envuelto en plástico. Durante la autopsia, se encontró un proyectil de pistola 9 milímetros en el omóplato izquierdo. La extracción de la bala sirvió para dar cuenta de quién había efectuado el disparo que terminaría con la vida de Espinoza: el oficial José Morales.

Además de Morales, se encuentran procesados y detenidos el subcomisario Rubén Montenegro, los sargentos René Ardiles y Víctor Salinas, los cabos Claudio Zelaya y Miriam González, el agente Esteban Rojas González, el vigía ciudadano de la comuna Sergio Santillán, además de otro civil, que sería hermano de uno de los efectivos.

Gladys Herrera, la mamá del trabajador rural, agregó que “de la forma en que actuaron, con total frialdad, es seguro que ya estaban acostumbrados a la violencia y a la impunidad. Ahora tocaron fondo y merecen no salir nunca de la cárcel”. A su vez, pidió ayuda a través de redes sociales debido a que Espinoza era el único sostén económico de la familia.

En la provincia de San Luis, Florencia Magali Morales fue “encontrada muerta” en un calabozo de una comisaría de Santa Rosa de Conlara. En un principio, la causa era investigada como “suicidio”, pero la insistencia de la familia y de sus abogados sobre las irregularidades en la investigación y algunas declaraciones de testigos, fueron fundamentales para que se cambie la carátula a “averiguación de muerte”.

Santiago Calderón, abogado de la familia de Florencia Morales, agregó: “Hay testigos que estaban en esa comisaría que dicen que se escuchaban gritos, que pedía auxilio, que pedía un médico. Tantos eran los gritos de Magali que los vecinos de la comisaría se acercaban a ver lo que estaba pasando”.

A su vez, las contradicciones en el discurso construido por la policía permiten dudar aún más sobre la verosimilitud del hecho. En primer lugar, dijeron que había sido detenida porque circulaba a contramano en su bicicleta violando el artículo 205 sobre el aislamiento y que, por la finalización del número de su DNI, no podía salir ese día de su casa. Después, los uniformados señalaron que ella se presentó en la comisaría porque allí había un policía conocido y quería pedirle una tarjeta de débito para que pudiera retirar dinero del banco.  

Otro caso similar ocurrió el 24 de abril en Villa Mercedes (San Luis), donde encontraron ahorcado, también en un calabozo y también en apariencia por violar el artículo 205 en el marco del aislamiento obligatorio, a Franco Gastón Maranguello, de 16 años. Fue detenido en la puerta de su casa, supuestamente por violar la cuarentena, y dos horas después, cuando su madre se presentó a buscarlo en sede policial, le comunicaron que supuestamente se había suicidado. Queda en manos de la justicia investigar estos hechos y no garantizar la impunidad policial.

Ante estos hechos de público conocimiento, el PRO emitió un comunicado repudiando el crecimiento de la violencia institucional. Los precursores de la doctrina Chocobar, los que asesinaron a Rafael Nahuel y Santiago Maldonado, los que criminalizaron la pobreza y los pueblos originarios, y que a su vez, empoderaron a las fuerzas de seguridad, son los que ahora a raíz de un oportunismo político se posicionan “en contra” de este tipo de violencia estatal.

Comunicado PRO

Con el pretexto del aislamiento social, preventivo y obligatorio, la violencia policial, lejos de cesar, aumentó de manera exponencial. La gravedad de estos hechos pone en el eje de la discusión el rol de las fuerzas de seguridad. La violencia y la impunidad que llevan adelante se tolera cada vez menos y no sólo en Argentina, sino que también en otras partes del mundo como Estados Unidos con la creciente ola de protestas y en Chile con el estallido social de octubre del año pasado.

Se requiere de manera urgente una democratización de las fuerzas de seguridad, que cuestione el comportamiento actual y profundice en romper con el problema estructural que se apoderó de los diferentes aparatos represivos del Estado. Como afirma Alberto Fernández, esa sigue siendo la deuda de la democracia.


* Nació en Mendoza hace algunos años y ahora reside en la ciudad de las diagonales.
Piensa que las  tareas fundamentales del periodismo son denunciar las injusticias, ir en contra de
la opresión y luchar por la justicia social y la liberación de los pueblos. Le gusta viajar,
ama tomar vino en la montaña y es hincha de Boca. Defiende con el cuerpo la universidad pública.

Fuentes:
https://www.cels.org.ar/web/2020/06/chaco-violencia-policial-y-discriminacion-contra-comunidades-indigenas/
https://explicitoonline.com/muertes-en-comisarias-de-san-luis-hallan-ahorcado-a-otro-joven-bajo-custodia-policial/
https://www.pagina12.com.ar/269801-atroz-abuso-policial-en-chaco-contra-la-comunidad-qom
https://www.pagina12.com.ar/269912-brutal-ataque-policial-con-torturas-y-abuso-sexual-a-cuatro-
https://www.pagina12.com.ar/267571-aparecio-el-cuerpo-sin-vida-de-luis-armando-espinoza-tras-un
https://www.pagina12.com.ar/269487-fue-identificado-el-policia-tucumano-que-asesino-a-luis-arma
https://www.pagina12.com.ar/267804-pacto-policial-para-esconder-el-asesinato-de-luis-espinoza

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Difusiones Trinchera
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!