Sonia Brito, diputada del MAS: “Los pobres pelean por Evo y los ricos por estos gobiernos del capitalismo y del proyecto norteamericano”

Trinchera dialogó con la diputada del Movimiento al Socialismo (MAS) al cumplirse una semana del golpe de Estado en Bolivia, situación que derivó en el gobierno de facto de Jeanine Áñez, que en 5 días de represión ya se cobró 24 vidas y cientos de heridos en diferentes puntos del país. Ante las «fuerzas equiparadas», el diálogo y elecciones con la presencia del presidente Evo Morales Ayma es la salida que vislumbran.

Sonia Brito, diputada del Movimiento al Socialismo

¿Cuál es la situación hoy? Llegaron imágenes de la masacre en Cochabamba, donde se contabilizaron por lo menos 8 muertos, además de cientos de heridos y detenidos por la represión policial y militar.

Tenemos que confirmar esas bajas y muchísimos heridos y detenidos en Cochabamba. En La Paz también hay muchos detenidos. Iniciaron una etapa mucho más dura, más radicalizada que la que inició este gobierno de transición. Sacaron un decreto en el que se indica que las FFAA no van a tener procesos penales posteriormente. Hay una cacería de brujas, una intervención no constitucional de las FFAA, que están saliendo a reprimir a los sectores sociales movilizados, están persiguiendo a los líderes y dirigentes.

Hay una especie de golpe de Estado en los gobiernos subnacionales, cambiando inconstitucionalmente a los gobernadores, alcaldes o autoridades del MAS y queriendo los grupos de la oposición subirse por la ventana. Los discursos de los ministros son cada vez más duros. Esta mañana salió un avión llevando a los médicos cubanos que estuvieron mucho tiempo en Bolivia haciendo una labor extraordinaria con los sectores populares. Intervino la embajada de Cuba pidiendo garantías y se los está sacando del país. Cosa que no se hizo con los grupos de choque, con los guarimberos que llegaron de Venezuela durante la etapa electoral y postelectoral. Ahora ya desaparecieron, ahora los discursos de la oposición y de los sectores urbanos de clase media acomodada es pedir paz, normalidad, cuando hay un pueblo sublevado que está en las áreas rurales, en los sectores populares. Eso se está invisibilizando.

Trágicamente nuestra palabra está totalmente silenciada en Bolivia. Los medios de comunicación no reproducen lo que hacemos. Ayer hicimos 3 conferencias de prensa y no sacaron ninguna de ellas. Hay amenaza a los periodistas. Este es un golpe de Estado como vimos en la época de las dictaduras. Es un golpe durísimo y muy bien planificado. Se ha organizado un discurso con el que se quiere convencer a la gente y justificar los crímenes que están habiendo. Se dice que ha habido grupos terroristas internacionales fomentados por Venezuela y Cuba, se ha apresado a venezolanos supuestamente armados, y se habla que el gobierno tenía relación con el narcotráfico. Se ha construido una historia de manera que justifique el grado de represión que están haciendo, han montado mucha de las cosas y eso sale a cada rato en los medios, de tal manera que la gente se vuelque y no quiera apoyar al MAS. Ese tipo de acción están siendo impulsadas desde el gobierno: una completa vulneración a los Derechos Humanos.

«Permiso para matar»
El decreto firmado por Jeanine Áñez que exime de responsabilidad penal los actos cometidos por las FFAA o la Policía

¿Cuá es la situación de los legisladores del MAS? Circuló en las redes que han lograron, después de confrontaciones con la policía, sesionar y elegir nuevos representantes para revertir este golpe de Estado.

Hay mucha presión sobre nosotros, pero a pesar de ello no nos han logrado amedrentar y hemos logrado reconstituir nuestras directivas, tanto de senadores como de diputados. Ahora, ya tenemos directivas, seguimos siendo la primera fuerza en la Asamblea Legislativa. Eso le hace temer al gobierno, saben que va a ser muy difícil que esta Asamblea apruebe las cosas insensatas que están planificando, como por ejemplo el darles impunidad a las FFAA para que puedan reprimir y vulnerar los Derechos Humanos.

Corre en pasillos la posibilidad de que podrían incluso cerrar el parlamento, porque en este momento nosotros somos una piedra en el zapato, una piedra que no sólo está en las calles, sino, que está en la constitución y que está peleando en ese marco, porque estamos trabajando en el marco de la constitución, no hay nada que se esté haciendo fuera de la legalidad. Y a eso lo temen, porque saben que han armado un golpe de Estado y que están intentando ratificarlo con, por ejemplo, lo que ha hecho el Tribunal Constitucional, que se basó en una sentencia que se dio cuando teníamos una constitución anterior para rectificar a Jeanine Áñez como supuesta presidenta constitucional.

Tenemos una iglesia que está totalmente empeñada en una mesa de diálogo. El presidente Evo Morales había pedido que haya un espacio de diálogo, de concertación, fundamentalmente para que no haya una masacre contra los movimientos sociales. Pero en esta mesa se ve una postura dura de la iglesia. Parece que el discurso de los DDHH, de la paz, servía sólo cuando Evo Morales estaba en el gobierno, pero ahora que tenemos en el gobierno a un grupo de personas absolutamente dictadoras con posturas duras contra el pueblo desarmado, hay un silencio cómplice. Hoy la iglesia sacó un pronunciamiento tibio, haciendo un llamado a la pacificación, reclamando por el excesivo uso de la fuerza, porque lo que están haciendo es tan evidente que no se pueden ocultar.


"Les va a ser muy difícil tener que seguir disparando contra sus padres, contra su familia, contra su comunidad"


El presidente Evo Morales ha dicho que volvería a Bolivia a encabezar la lucha en caso que se lo solicitara el pueblo. ¿Cómo ve esta posibilidad de cara a una posible resolución del golpe, entendiendo que el gobierno que se decía ser de transición ya ha tomado medidas que contradicen esa postura?

Es un gobierno que está tocando temas estructurales. Lo que más preocupa al MAS es el de la economía. Una economía que costó tanto constituir y que tiene el país de mayor crecimiento económico de la región. Ahora hay un pánico de la gente que está sacando su dinero de los bancos, lo que puede generar una crisis económica con graves consecuencias.

El presidente Evo Morales es una de las pocas personas que podría pacificar en este momento al país, si es que lograra venir, pero nosotros sabemos que hay un plan de no permitir su presencia. En realidad, hay un plan para matarlo, eso es lo que intentaron hacer cuando estaba en el Chapare. Ya no nos parece casual ese accidente del helicóptero días antes a su dimisión. De todos modos, nos preocupa que pueda venir por el grado de represión y la falta de respeto a la constitución, a las leyes y a los DDHH.

No obstante, ellos saben que Evo podría pacificar a la gente que está enardecida, a los sectores populares que están siendo vilmente reprimidos. Nosotros también estamos cuidándonos. Con estas entrevistas que damos, ellos dicen que hacemos una campaña internacional del comunismo. Hay amenazas permanentes contra nuestra seguridad e integridad. Nos quieren acallar, amedrentar, meter miedo, han cometido acciones horrorosas como la de quemar viviendas de dirigentes y autoridades, de humillar, echarle pintura, cortarle el cabello a las autoridades y sus trenzas a mujeres en una movilización, una característica tradicional de la mujer aimara, quechua. Les cortaron las trenzas para maltratar y humillar a las mujeres de una forma racista, machista y colonial.

Víctimas de la represión en Sacaba – Cochabamba
Foto: David Flores

Han llegado videos que hablan de la no homogeneidad de las FFAA respecto de lo que está sucediendo, ¿eso es así?

En el ejército la gran mayoría de los soldados son personas que vienen de los sectores populares, sus madres son mujeres de pollera, y tener que salir a reprimir a sus familiares es muy grave. Entonces, hay sectores que están reclamando disconformes, algunos han dicho que aunque les den de baja no van a disparar. Esta información también se está acallando, han hecho una campaña muy fuerte para mostrar lo que ocurría hace diez días atrás. No nos olvidemos que la policía fue la que se amotina y la que abre las puertas a la entrada de este grupo reaccionario. Incluso en la policía hay sectores que están muy afectados. El ejército tiene gente de extracción popular y les va a ser muy difícil tener que seguir disparando contra sus padres, contra su familia, contra su comunidad.


"Nuestras fuerzas están equiparadas y una salida electoral con la presencia nuevamente de Evo como candidato sería lo mejor"


¿Cuál vislumbra que puede ser la salida a esta situación, teniendo en cuenta que ya han pasado por situaciones de mucha violencia como lo sucedido durante la Guerra del Agua?

Ahora hay una situación que ha cambiado en relación a la Guerra del Agua y de otras luchas durante el gobierno neoliberal de Sánchez de Lozada. Ahora los sectores urbanos han sido muy permeados por una campaña mediática sostenida durante muchísimos años y muy bien organizada, que ha calado muy profundo en estos sectores urbanos y por la cual han salido a las calles en contra del gobierno de Evo Morales. Es la gente de clase media, de los sectores urbanos, incluso muchos sectores que se beneficiaron de las políticas de distribución de las riquezas que hizo nuestro gobierno, pero que tienen el afán por querer ser de la burguesía.

Estos sectores de clase media tienen un rostro muy visible para los medios de comunicación. Como el día de hoy que salen a movilizarse, pero contra el fraude, contra el dictador, contra el tirano, que es la forma en la que hablan de nuestro presidente. Esa es la dificultad. En el 2000 teníamos un gobierno debilitado y movimientos sociales mucho más fortalecidos. Los sectores urbanos estaban apoyando los movimientos sociales. Ahora se plegó una lucha de clases muy clara. Los pobres pelean por Evo y los ricos y las clases medias a las que se les lavó la cabeza pelean por estos gobiernos del capitalismo y del proyecto norteamericano.

Hay un empate catastrófico. Por un lado, tenemos fuerzas sociales conscientes, comprometidas con este proceso y, por el otro, tenemos toda la institucionalidad del Estado, los medios de comunicación y los sectores urbanos en contra. Si no hay un espacio de diálogo donde se llegue a acordar los claros y estas diferencias se arreglen en el marco de la constitución y las leyes no va a ser posible una salida. Prácticamente nuestras fuerzas están equiparadas y una salida electoral con la presencia nuevamente de Evo como candidato sería lo mejor. Estamos absolutamente seguros que volveríamos a ganar y eso lo que ellos quieren evitar. Entonces vemos cómo están queriendo acallar, inhabilitar la voz del MAS, usando tanta violencia y tanta brutalidad en la represión. Para nosotros será importante la palabra del presidente Evo en cuánto a las líneas que se vayan a seguir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!