Islas Malvinas Argentinas: Algunos por qué de la disputa creada en la región

En el último tiempo de macrismo en Argentina, ha recrudecido el discurso de la “seguridad nacional” para acompañar la sed imperialista sobre Nuestra América. Las oligarquías locales amistadas con los intereses extranjeros no hacen más que saquear las riquezas, desestabilizar gobiernos así como intervenir las economías. ¿Por qué las Islas Malvinas son parte estratégica de ese plan?

Por Floren Luengo*

En este último tiempo en el gobierno argentino, el macrismo ha recrudecido su discurso sobre la “seguridad nacional” acompañando la sed imperial sobre Nuestra América. Las oligarquías locales alineadas con los intereses extranjeros no hacen más que saquear las riquezas y desestabilizar gobiernos, así como destruir las economías ¿Por qué las Islas Malvinas son parte estratégica de este plan?


Argentina reclama la soberanía de las Islas Malvinas desde 1833, año en que Reino Unido ocupa el archipiélago ilegítimamente. El 2 de Abril de 1982 la dictadura cívico-eclesiástica-militar (1976-1983) “intenta recuperarlas” por medio de una ocupación militar, cuya hazaña es contraatacada por el Reino Unido, apoyado por la OTAN, Estados Unidos y la dictadura de Pinochet en Chile. Se extiende durante dos meses y medio, y culmina el 14 de Junio del mismo año con la derrota de Argentina.

Si de estrategias se trata, los hechos se sustentan en que Estados Unidos e Inglaterra necesitan bases militares en el Atlántico Sur y para eso provocaron el conflicto. Estas bases no son sólo militares -aunque todas lo son en su esencia-, algunas funcionan como centros para la guerra mediática y la ciberguerra. Así es que se instala una base en 1985, con proyección a la Antártida y al continente Sudamericano.

La existencia de esta base militar, no se explica sólo como consecuencia de la guerra de 1982, sino que obedece a un plan estratégico de dominación de Estados Unidos sobre Nuestra América que fue recrudecido en los años 80.

Como parte de ese plan, a partir de 1980 el Norte quiere reconquistar su posición hegemónica frente al mundo. Transitando un proceso recesivo en sus economías, Estados Unidos y el Reino Unido adoptan políticas basadas en la reducción del gasto público y del papel primario del Estado, fortaleciendo al sector privado dirigido por las grandes empresas transnacionales y debilitando a las clases trabajadoras sindicalizadas. El resultado es someter al Sur a los dictados económicos y políticos del Norte.

Las políticas neoliberales tienen como sus principales exponentes a la Primera Ministra del Reino Unido, Margaret Tatcher (1979 -1990), y la administración de Ronald Reagan (1981– 1989) en los Estados Unidos. Para lograr imponer los ajustes en las economías de la región, se valen de herramientas políticas y económicas como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, exponentes fundamentales del período neoliberal que iniciaba.

Causas de “seguridad nacional”

Es sabido que las bases de EEUU son instaladas en zonas donde hay recursos naturales altamente estratégicos: agua, tierra fértil para producción de alimentos, minerales, hidrocarburos y/o biodiversidad. Por ello no resulta extraña la ubicación que han elegido para sus nuevas bases en Argentina.

En este marco, el Comando Sur celebra el acercamiento entre EE. UU. y Argentina cuando asume Mauricio Macri y solicita la inclusión de Argentina en el Programa de Asociación del Estado (de la Guardia Nacional) a principios de 2016. Así es que se instala una base en Misiones (controlando la Triple Frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay), región que contiene la 3° reserva de agua dulce más grande del mundo. En Ushuaia ocurre lo mismo en miras al agua congelada de la Antártida, otra gigantesca reserva de agua dulce. En Neuquén, donde instalaron la base de “asistencia humanitaria”, cerca del yacimiento argentino más grande de gas shale, Vaca Muerta, donde ya trabajan empresas como Exxon y Chevron.

En las Islas Malvinas, existe un yacimiento de petróleo de clase mundial en la cuenca marítima Sea Lion, al norte de las islas, cuya soberanía reclama Argentina. El petróleo de Sea Lion está a 20 días de la costa este de EEUU, 25 del norte europeo y 35 del Lejano Oriente. Las rutas comerciales de semejantes clientes atraviesan el Atlántico, elevando su estatus geopolítico y justificando las bases militares.

Leer “La importancia de la política económica en la relación entre Argentina y el Reino Unido”

Comando Sur. De ayuda mucho, de humanitaria poco.

El Comando Sur de los EEUU fue creado en junio de 1963 (posterior a la Segunda Guerra Mundial). Es un comando militar so pretexto de “resguardar la seguridad” del Canal de Panamá, planificar actividades y administrar el programa de asistencia militar en Nuestra América. Cabe resaltar que Estados Unidos tiene cerca de 800 bases militares a lo largo del mundo, de ellas más de 76 en nuestra región

Así comienzan las negociaciones y acuerdos con gobiernos locales, estimulando proyectos de acción cívica, ayuda humanitaria, equipamiento armamentístico, así como desestabilizaciones e intervenciones bajo la justificación de restaurar el “orden” en sociedades insurrectas a los intereses del imperio occidental. De ahí, la justificación de instaurar Golpes de Estado en la región.

Algunos de ellos son: Bolivia (1963), Brasil (1964), República Dominicana (1965), Chile (1973), Argentina (1976), Nicaragua (1980), El Salvador (1980), Panamá (1989), Haití (1991), Venezuela (2002), Haití (2004), Honduras (2009), Paraguay (2012), Brasil (2016) y Bolivia (2019).

De esta manera, es como actúa la fuerza de seguridad nacional de EEUU por sobre los territorios que no le pertenecen. Al leer noticias acerca de la “buena voluntad” del país del norte para cooperar, hay que prestar atención a los lugares estratégicos donde ofrecen ayudar, a qué gobiernos se está enfrentando, así como quiénes son sus aliados del momento. Hoy podes ser considerado un amigo, como Mauricio Macri desde que asumió y se convirtió en súbdito de los designios del hegemón occidental. El día de mañana, el mismo sistema financia y promueve un golpe de estado a gobierno que no seden, como sucedió con Juan Evo Morales Ayma.


* Periodista, conductora del programa La Marea (Radio Futura – FM 90.5), responsable de la sección Feminismos de Revista Trinchera, editora del portal Luchelatinoamérica y colaboradora de Agencia Timón.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Quiero suscribirme!
1
Más rápido y fácil
Hola
Si querés que te incluyamos en nuestras listas de difusión de publicaciones y promoción de entrevistas en vivo, envianos un mensaje para suscribirte y te llegará toda nuestra información.
¡Sumate a la Comunidad Trinchera!