La ‘Primavera Árabe’ llega nuevamente a Siria

por luciano montefinale

El gobierno de Turquía comenzó los ataques en territorio sirio, que denominó ‘Operación Fuente de Paz’ y está destinado, según el presidente Recep Tayyip Erdogan, a acabar con los terroristas de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) para establecer una zona segura en la frontera entre ambos países.

Los interrogantes comienzan cuando recordamos que hace sólo algunas semanas se reunieron en Ankara los presidentes de Rusia, Irán y Turquía para encontrar solución a la situación siria; cuando observamos que la invasión se da inmediatamente después de la retirada de tropas estadounidenses de la zona controlada por los kurdos sirios, que conllevó a una alianza entre esta población y el gobierno de Bashar al-Ásad, que movilizó sus tropas al norte del país; o cuando se pone de relieve el histórico anhelo expansionista de lo que fuera el Imperio Otomano.

¿Qué pasó en el medio? ¿Qué hay detrás del belicismo del gobierno turco y sus aliados? ¿Cómo puede escalar este conflicto? Para ver detrás de la retórica pacifista sustentada con ejércitos y misiles, Trinchera habló con Galeb Moussa, periodista y analista internacional.

Galeb Ahmad Moussa, periodista y analista internacional

¿Cómo se puede entender el ataque lanzado por las Fuerzas Armadas turcas y el llamado Ejército Nacional Sirio contra las Fuerzas Democráticas Sirias?

El escenario que se vive en la actualidad, tanto en Siria como en otros países del Levante, fue creado y montado desde que Estados Unidos decidió invadir Irak y Afganistán en 2003. Un progresivo plan para fragmentarlos en islotes sectarios, o sea, regidos por la religión de la población de cada uno de esos países.

También llegamos hasta este entonces después de pasar por la Primavera Árabe que, en realidad, no fue ninguna primavera, sino que, fue un invierno y que dura hasta la fecha. El preludio de Egipto, Túnez, Libia tenía como corolario la invasión a Siria.

Al comienzo Turquía era aliada de la coalición entre Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Israel, Jordania y el Líbano gobernado por Saad Hariri, que permitió el ingreso de los primeros terroristas a través de las fronteras para desestabilizar el gobierno de Bashar al-Ásad.

Con el desarrollo de las acciones en el campo de batalla y las alianzas que se formaron luego entre Siria, Rusia, la República Islámica de Irán y la resistencia islámica del Hezbolá se repelió esa invasión que yo llamaba de ‘llave en mano’, porque se encargaron de contratar mercenarios y terroristas para librar una guerra por otros, para que los otros no tengan pérdidas en vidas ni pagar ningún costo político por esos soldados que podrían caer en combate.

En este escenario, Turquía tiene una particular posición. Su ambición de ser parte de la comunidad europea cayó por tierra hace muchísimo tiempo, porque los europeos lo ven como un estado belicista, peligroso y con un estigma que trae desde que fue el Imperio Otomano. Turquía nunca cambió su esencia más allá de la revolución de Mustafá Atatürk, que convirtió ese Imperio Otomano, claramente islámico, en una nación laica. Luego de su declive, de su derrota en la Primera Guerra Mundial y del Acuerdo Sykes-Picot, llamativamente Turquía no pierde territorio ni es fragmentado, como sí lo es el Golfo Pérsico o la Península Arábiga y los países del Levante. Además, los vencedores, Gran Bretaña y Francia, le regalan a Turquía dos provincias de Siria.

Turquía siempre tuvo esa ambición de aspirar a más territorio del lado sirio. Esta avanzada, que dicen es contra una fracción de la nación kurda que habita en Siria, es una fachada para ingresar a territorio soberano sirio y continuar la invasión iniciada de 2011. Esta vez, quizás, con el auxilio de la OTAN puedan concretar el trabajo que no pudieron hacer los mercenarios contratados en su momento. Ese es el panorama que se presenta hoy en esta zona del mundo.

¿Qué el rol juegan Estados Unidos y Rusia en las relaciones con los diferentes países involucrados?

El juego de Rusia es un poco confuso para algunos, pero la estrategia de Putin es hablar con todo el mundo, es relacionarse diplomáticamente con todo el mundo y tener una influencia que no pudo tener la Unión Soviética, o al menos con la libertad que no tuvo la Unión Soviética debido a sus rígidos posicionamientos después de la Segunda Guerra Mundial.

A mí también me gustaría que me expliquen por qué Putin habla de Siria con Netanyahu, siendo un aliado de Siria en la defensa del país árabe; por qué colabora con Turquía, cuando éste le derribó un avión y le mató un piloto; y por qué Putin hace todas estas jugadas teniendo como aliado coyuntural a la República Islámica de Irán, a la resistencia islámica de Hezbolá, que son enemigos declarados de Israel y no simpatizantes con Turquía. Hay información encontrada de que Trump no desea que Turquía ingrese a territorio sirio; sin embargo, provee de logística a Turquía para que lleve adelante la acción.

Lo que se puede llegar a comprender, es que ya no podemos hablar de una guerra informal, de una guerra contra el terrorismo, y que esto puede derivar en una declaración de guerra formal entre Turquía y Siria con consecuencias impredecibles.

«Situación militar en Siria al 20 de octubre de 2019»

¿Cómo se puede entender la situación de los kurdos en todo esto?

Los kurdos son la excusa en este entuerto. Siempre han tenido distintas posiciones de acuerdo al país en donde están asentados. Los kurdos iraníes jamás han pensado siquiera en tener autonomía dentro del territorio persa, en Irak dominan el sector norte y tienen su autonomía, en Siria lo mismo y en Turquía pretenden formar un estado kurdo. Un estado kurdo que sería muy poderoso y un enclave estratégico para quien pueda tener el ascendente sobre esta nación kurda de aproximadamente 30 millones de personas. Pero, por ejemplo, los kurdos de Siria son sirios, tienen nacionalidad siria, los kurdos iraníes son iraníes y los iraquíes lo mismo. Ahora, en Siria los kurdos se han visto abandonados por Estados Unidos y necesariamente tienen que acudir al gobierno central de Damasco para que los defienda, por lo que incluso dejan de lado la autonomía de la región para entregarla al ejército árabe-sirio.

¿Qué se puede esperar de este escenario?

De acá en adelante las opciones están abiertas, no se va a crear un estado kurdo en la región, es imposible, lo que sí puede ocurrir es lo que dije anteriormente de una declaración formal de guerra por parte de Turquía a Siria, o la inversa, y que esto permita la intervención de la OTAN como aliado de Turquía y terminar la faena que no pudieron terminar los terroristas contratados en su momento. El ejército sirio ya llegó a la zona kurda, hay combates con las fuerzas turcas, hay levantamientos de voces por parte de países de Europa y de los propios Estados Unidos que le piden frenar a Turquía su avance. Ahora, nunca vamos a saber si lo dicen con sinceridad o solamente es una pantalla para quedar bien ante el mundo. Ya hay demasiada experiencia de que lo que dicen con la boca, lo borran con las acciones.

Deja un comentario