Fernández Sancha: “No queremos vivir del subsidio, queremos que nos generen trabajo”

Joaquín Fernández Sancha (dirigente de la CNCT)

Dialogamos con el dirigente de la CNCT, Joaquín Fernández Sancha, acerca del primer Foro Federal de la Economía Cooperativa, Autogestiva y Popular, que reunió a más de tres mil trabajadores y trabajadoras del sector para debatir ejes en común y delinear una agenda propia.


Se desarrolló el Primer Foro de Cooperativas Federal ¿de qué se trató?

El sábado pasado hicimos la primera actividad que fue el foro que nació a partir de varias organizaciones, la gran mayoría representan a cooperativas del trabajo del país, la CNCT, un gran sector de la CTEP, la CTA, el gremio Gráfico, Curtidores, organizaciones que nuclean a fábricas recuperadas. Un abanico muy grande por eso le pusimos Foro de la Economía Cooperativa Popular y Autogestiva porque a veces es difícil cuando se habla de economía social, de economía popular, se diferencian, pero para nosotros la lucha es una sola que es generar trabajo digno y una organización sin patrón, que son las cooperativas de trabajo. Después hay movimientos como la CTEP que son más amplios y nuclean no solamente cooperativas, sino otro tipo de organizaciones. Nosotros en la CNCT si nos dedicamos específicamente a las cooperativas de trabajo.

Hay una situación que se está dando en La Plata, y supongo en muchos municipios, que es que la organización de las cooperativas que había avanzado quedaron prácticamente sin tareas y empezaron a fungir casi como un plan social. Sos parte de una cooperativa pero lo único que haces es cobrar pero no te dan tareas ¿está ocurriendo esto? ¿que plantean al respecto?

Eso ocurrió a partir de que el gobierno de Cambiemos. Antes había fuentes como la CNCT y otras organizaciones también, trabajábamos en la co-gestión de programas sociales y esos programas eran a partir de cooperativas.

El programa más grande era el Argentina Trabaja, en el cual estaba el sector de las cooperativas y una contraprestación que hacían mediante convenios con el gobierno nacional y municipios. Se hacían desde viviendas, hasta refacciones urbanas en algunos barrios y así gran cantidad de trabajo que tenían que ver con la construcción la gran mayoría, con el mejoramiento habitacional, otros programas como la fabricación de guardapolvos, textiles, distintos programas donde una parte del sueldo se cobraba a través de la tarjeta y otra parte se cobraba con materiales, con insumos, con ropa para los que trabajaban, un programa más amplio.

En otros casos se armaron polos productivos como en La Matanza, en Ezeiza, en Tigre, que se empezaron a producir productos que se vendían, se comercializaban. Cuando asume el gobierno de Macri, ellos empiezan a quitar la posibilidad que sea a través de cooperativas, sino que sean beneficiarios cada individuo y cobre de esa tarjeta. En primera instancia sigue haciendo alguna tarea, después se fue tendiendo a cerrar cooperativas a través del INAES y  por otro lado se ha llegado a un lugar, en este último año, donde ya no pueden trabajar, no hay una contraprestación, sino estudiar, además de perseguir y dar de baja. Se genera la partida de emergencia social, el salario complementario, que ya directamente no trabajas, no tiene monotributo, ni un tipo de seguro ni contraprestación. Esto pasa por una política de Estado donde se desarman las cooperativas.

En el caso de La Plata, es parecido y ya viene con una política de hace mucho tiempo. En la gestión anterior ya era conflictivo el tema de la cantidad de cooperativistas que había laburando y prestando algún servicio, pero no había muchos empleados municipales sino había muchas cooperativas, entonces se generaba controversia. Cuando asume Garro lo que hace es empeorar la situación. Esas personas asociadas a cooperativas terminaron en un bache legal en el que les dicen cooperativistas pero no tienen una cooperativa de base.

Después están los compañeros de distintos movimientos sociales que si reclaman por un convenio laboral y siguen usando la cooperativa, se la sigue contratando más allá del conflicto que pueda haber, pero intentan seguir generando trabajo. En el caso de los que están sueltos en las delegaciones municipales, en realidad son empleados en negro porque no tienen monotributo social, generan un gasto público de mil millones de pesos entre el reciclado y eso. Hemos pedido informes en estos últimos tres años y medio, porque no está claro dónde van esos fondos y cómo se gestionan y cómo se organizan a esos trabajadores.


Los trabajadores y trabajadoras cooperativistas son sin duda parte del movimiento obrero y ustedes están discutiendo en el foro con sectores que representan a trabajadores formales ¿cómo es la relación entre estas dos lógicas?

La relación con respecto al sector del movimiento obrero, costó algunos años. En el menemismo sobretodo, en la década de los noventa la figura de cooperativa muchas veces fue la de tercearizar. El caso más actual, que es el de Mariano Ferreyra, ellos reclamaban porque se usaban cooperativas en negocios en ese momento con la Unión Ferroviaria para tercearizar el trabajo, no contratar empleados de la empresa del ferrocarril.

Pasó que a muchos sectores del movimiento obrero les costaba ver a las cooperativas como hermanos de clase, como hermanos trabajadores y que estábamos en la misma relación. A partir de distintas luchas, a partir de las fábricas recuperadas, por distintos procesos, hubo muchos casos.

El primer caso es el del gremio gráfico que nuclea a muchas cooperativas gráficas que el sindicato contiene. Lo conduce el gringo Amichetti de la Corriente Federal, que es un compañero que ayudó muchísimo a que en la relación entre movimiento obrero y cooperativas, nos hayan reconocido como trabajadores, muchas instancias gremiales también.

En el caso de la UOM pasó lo mismo con muchas metalúrgicas que fueron quebrando, generaron conflicto y se cooperativizaron, estuvo el gremio ahí formando cooperativas, formando parte del movimiento cooperativo. Lo mismo con los curtidores, son gremios que trabajan a la par con las cooperativas y el apoyo más grande que nosotros recibimos siempre fue en el caso de la CTA de los Trabajadores que conduce Hugo Yasky, que hace años nos reconoció la figura del cooperativa como un compañero del gremio y en muchos casos la CNCT no orgánicamente forma parte de la CTA, pero si muchas federaciones nuestras sectoriales y territoriales en las provincias tienen una doble afiliación: la CNCT con su cooperativa y con su condición de trabajador en la CTA, así que compartimos muchas experiencias y luchas juntos.

Ustedes están planteando para esta convocatoria al foro la necesidad de un programa en unidad que contemple de manera integral al sector cooperativo ¿qué es lo que están planteando? y desde los equipos técnicos que ustedes tienen ¿hasta a donde han llegado en la elaboración de leyes y marcos jurídicos?

Esto te lo digo por la CNCT, después en este espacio de unidad están surgiendo otras cuestiones nuevas, estamos unificando criterios también. Pudimos elevar un documento que lo hicimos un mes antes de este foro que fue el sábado, convocando a la actividad y tenemos algunos puntos de acuerdo.

Analizando la nueva etapa que se viene, nosotros convocamos al foro y creemos que el Frente de Todos, el frente que encabeza Alberto Fernández y Cristina Kirchner, es la herramienta que nos serviría a nosotros para recuperar el trabajo digno y recuperar la industria que está paralizada, el mercado interno que está dejando de existir y que a las cooperativas de todos los sectores y todos los rubros del punto del país nos está afectando, obviamente como a cualquier pyme, cualquier trabajador y cualquier ciudadano de la Argentina.

En ese programa creemos que tenemos que formar parte del proyecto político y económico. La reactivación económica se tiene que dar a través de las cooperativas, como cuando Néstor Kirchner asumió en el 2003 que empezaron un montón de programas entre el Estado y las cooperativas, e hicieron que el movimiento haya crecido tanto como hasta hoy. Nos parece que tiene que ser algo similar, que las cooperativas son una alternativa de rápida recuperación del aparato productivo y en eso estamos planteando algunas cuestiones concretas para esta nueva etapa, algunas de corto plazo y algunas de mediano plazo.

Estructuralmente, lo que decimos es que no queremos seguir formando parte del Ministerio de Desarrollo Social, que la política asistencial de planes, de alimentos, sean el principal eje para trabajar con nosotros porque no somos eso, necesitamos formar parte de esquemas que tengan que ver con el trabajo, con la producción.

Parte de la porción que el Estado basa en distintos rubros, en insumos sea a través de las cooperativas. En muchos casos, son un ejemplo, por eso sobrevivimos también a estos años tan duros de neoliberalismo tan crudo, tiene que ser una política fácil de reactivar. No queremos vivir del subsidio, queremos que nos generen trabajo porque el Estado gasta plata en obra pública, en gasto de vestimenta para todo el personal de los distintos ministerios y ámbitos nacionales y provinciales. Representamos compañeros de la construcción, de lo gráfico, de lo textil, de lo gastronómico.

En un montón de espacios hay cooperativas de trabajo que se tienen que tener en cuenta como también creemos que se tiene que tener en cuenta las economías regionales de cada provincia que cuando Macri asumió dijo que iba a trabajar con ellas y sabrán cómo están.


¿Que significaría para el movimiento cooperativo tanto el triunfo del Frente de Todos cómo el triunfo de Juntos por el Cambio?

Ninguna de las dos victorias va a hacer que todo cambie rápidamente, obviamente creemos que el Frente de Todos tiene que ganar, pero eso no quiere decir que todo va a ser tan fácil. Me parece que tenemos que estar todos, tenemos que luchar para que haya políticas para nuestro sector porque se va a ir con un juego de intereses que es muy fuerte y a partir del 10 de diciembre esto tiene que mejorar.

Hay que estar a la altura de las circunstancias y si el gobierno de Macri vuelve a ganar, estaremos en las calles resistiendo y luchando, buscando la vuelta para que las cooperativas estén abiertas. La verdad es que sería muy trágico para todos nosotros. Llegamos con el último suspiro, estas actividades como el foro nos permiten volver a organizarnos mejor, a pensar pero siempre en lo positivo, en hacer fuerza para que nuestros compañeros discutan en cada cooperativa por qué hay que votar a Alberto y a Cristina, a Axel y a Verónica Magario en la provincia, y en la ciudad de La Plata estamos apoyando a la lista de Victoria Tolosa Paz. Creemos que son  las mejores fórmulas, con las que nos sentimos representados y que mejor defienden nuestro trabajo. De acá en más hacer fuerza para que esto cambie y si no cambia estaremos en las calles resistiendo y luchando como lo hicimos toda la vida.

Deja un comentario