Viva la lucha del pueblo trabajador

Por Flor Luengo* y Nicolás Sampedro**

Bajo las reglas del sistema en el que vivimos (el sistema capitalista), el trabajo tienen relación directa con la ciudadanía y las formas de explotación ya naturalizadas. Es ese espacio común que comparten las personas durante determinada cantidad de horas y días a cambio de remuneración económica. Es un hábito cultural tan importante, que regula el gran ordenamiento de la vida de las personas. Dejando de lado una visión un tanto romántica del trabajo, se debería patear el tablero y ver qué subyace en estos enunciados impuestos desde occidente que establece determinadas maneras de comprender la vida en sociedad.

Es evidente que cada época produce las expresiones que le son adecuadas. Para Bauman, sin una valoración del esfuerzo, del trabajo organizado, de la disciplina, de la postergación del disfrute, no hubiera sido posible estructurar organizaciones como los grandes centros fabriles.

A lo largo de la historia, la masa trabajadora ha adquirido a través de la lucha, ciertos derechos para protegerse de la hostilidad del sistema. Disputa de sentidos, intereses y protagonismo político en la sociedad, el Movimiento Obrero Organizado comenzó a ser un factor de presión fundamental sobre algunas decisiones del Estado.

En nuestro país, con Perón en la secretaría de trabajo y luego en la presidencia les trabajadores argentines conquistaron el aguinaldo, vacaciones pagas, la seguridad laboral y la afiliación a sindicatos entre muchos otros derechos. A partir de ese momento, la estructura trabajadora se fortalecerá y será un factor clave en las decisiones que se tomen a nivel nacional.

El sindicato, como herramienta organizativa, se volverá un lugar donde se darán disputas internas permanentes, donde les trabajadores intercambiarán opiniones y miradas respecto de cómo conducir esos espacios para defender de la mejor manera los intereses de sus representades. La tarea será organizarse, disputar ideas y caminos a transitar, elegir a sus dirigentes. Para ello, la participación activa de les trabajadores en la vida sindical será fundamental para tener representantes genuinos que defiendan sus intereses.

En la actualidad, aunque no es nuevo, el ataque contra los sindicatos y sus dirigentes, se ha vuelto práctica común en los medios hegemónicos de comunicación y en el discurso oficial. El discurso de que los sindicatos son corruptos o que no representan se volvió cotidiano y algo casi naturalizado por un sector importante de la sociedad, pero no son las organizaciones, son sus representantes.

En un nivel macro, si se utilizara la misma lógica que la derecha, se podría decirse que toda la Argentina es corrupta ¿Les suena? El discurso de la corrupción ha sido una de las grandes líneas de acción del imperio y sus repetidores locales, para deslegitimar los procesos populares que se plantan ante sus intenciones de dominación y de saqueo. La corrupción es intrínseca al sistema capitalista, no es propiedad de tal o cual partido u organización.

Pero el pueblo argentino no es tonto, no se calla y esta semana sentenció las políticas de Cambiemos, altamente entregadoras de la soberanía nacional, vaciadora del Estado y recortadora serial de derechos ya conquistados. Por ello esta semana miles de personas se reunieron en un gran acto, de esos que suele generar el pueblo organizado cuando ven atacados sus derechos.

En Nuestra América, el discurso mediático de la corrupción, o de todos los males habidos y por haber, se concentran en Venezuela. País hermano que está sufriendo una agresión permanente, una guerra imperial declarada, que tuvo como reciente manifiesto un golpe de estado fallido, financiado y gestionado por el paternalismo estadounidense.

Pero no es sólo el gobierno bolivariano y revolucionario quien padece la embestida yanqui, gran parte Nuestra América se encuentra denunciando las mismas atrocidades hacia los sistemas democráticos regionales: la intervención extranjera en sus economías, en sus políticas internas, y en la toma de decisiones sobre la vida interna del país. Lo que pasa en un país determinado no está aislado, es parte de una estrategia regional.

En un momento crítico como el que está viviendo Argentina, Macri critica a quienes formaron parte del paro nacional denunciando las políticas implementadas por Cambiemos que generan hambre y miseria, añadiendo que deberían trabajar, como su equipo, para sacar a la Argentina adelante.

Cuando el índice de desempleo en el país trepa al 9,1 % y 400 mil nuevas personas son desocupadas. Quienes pudieron conservarlo -en estos tiempos de flexibilización de la vida cotidiana- tienen la necesidad de buscar otro porque la inflación del 47,6 %, no le permite llegar a fin de mes y lo que ganan no le alcanza para tener una vida digna y de calidad.

Hace unos años Zafaroni señalaba que el trabajo debería ser una actividad creadora, liberadora de las personas. En la era Macri, parecería ser sometimiento, flexibilización e incertidumbre. Sólo la organización vence al tiempo, sólo la organización de la sociedad puede ejercer presión sobre el destino de las personas, sólo una organización popular y plural que reconozca las diversas identidades y luche por el interés común puede convertir el proceso político en una salida transformadora para nuestro país.

El día de les trabajadores remite a una lucha histórica, de batallas culturales ganadas, del encuentro entre diferentes sectores oprimidas por el mismo sistema que les delega ocupar un lugar determinado y prefijado de antemano en la sociedad.

Desde La Marea, abrazamos a la masa trabajadora argentina: a quienes trabajan en la calle, en la esquina, en una olla popular, en un comercio, en una oficina o en una fábrica. Pero fundamentalmente abrazamos a quienes perdieron sus trabajos, a quienes no se conforman con lo que hay y lucharán con cualquiera de las herramientas políticas que tengan al alcance para transformar la realidad de nuestro pueblo para llevarles felicidad y alegría.

– – –

* Periodista, conductora del programa La Marea (Radio Futura FM 90.5), redactora de Revista Trinchera, editora del portal Luchelatinoamérica y colaboradora de Agencia Timón.

** Periodista especializado en temas internacionales, conductor del programa Marcha de Gigantes (AM 1390 Radio Universidad Nacional de La Plata), productor general del programa La Marea (FM 90.5 Radio Futura), redactor de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.

Deja un comentario