CLACSO: REFLEXIONES, PROVOCACIONES Y DESAFÍOS A FUTURO

Por Nicolás Sampedro

1083539243

Pese a la continuidad de las políticas neoliberales, la muerte, los despidos o la represión, entre muchas otras características del momento actual que vive la república Argentina, la semana que concluye dejó algunas reflexiones importantes de cara a lo que se avecina en el futuro próximo de este país.

Pese a los intentos mediáticos por denigrarlo o ningunearlo, el 1er Foro Internacional de Pensamiento Crítico significó un paréntesis para pensar el pasado reciente (y no tanto), el presente y el futuro de la vida política no sólo Argentina, sino del mundo entero, pero fundamentalmente del continente Nuestroamericano.

En términos conceptuales, los debates respecto de la decolonialidad o la creación de una nueva “epistemología del sur”, quizás hayan sido los más profundos. Comprender las raíces profundas de las que dispone el sistema capitalista es fundamental para poder operar contra él y acertar en las líneas de acción necesarias.

Boaventura De Sousa Santos señaló alguna de ellas:

  • La dominación moderna es capitalismo, colonialismo y patriarcado, y actúa en articulación. Las luchas están fragmentadas en contra de alguno de estas 3 formas de dominación;
  • No podemos dejar de tomar el poder, pero la primera medida una vez se llega a obtenerlo, es transformarlo. Hay que tomar el poder y transformarlo, para transformar al mundo;
  • La transformación de los próximos años no va a salir solamente de las instituciones. Al contrario, las instituciones tienen que ser descolonizadas, despatriarcalizadas, democratizadas, desmercantilizadas;
  • La distinción entre izquierda y derecha nunca fue tan importante;
  • Es necesaria una profunda autocrítica sobre los errores de gobierno en las últimas décadas. Chávez insistía con esto y señalaba que si no la hacemos nosotres, se la regalamos al enemigo;
  • No podemos olvidarnos de la Pachamama, de la Madre Tierra y del Buen Vivir de los pueblos originarios. Mariátegui sostenía que el pecado original en es que América Latina ha sido construida sin el indio y en contra del indio;
  • Necesitamos retomar y apropiarnos de un conocimiento de los resistentes, surgido de las luchas contra el capitalismo, contra el patriarcado y contra el colonialismo.

En el mismo sentido, el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, problematizó sobre los logros de las décadas progresistas en la región y los desafíos que se reabren a raíz de la llegada al poder de gobierno neoliberales, neocoloniales, o neofascistas.

En cuanto a los logros, remarcó: haber sacado a 72 millones de habitantes de la pobreza; el fortalecimiento de los sindicatos y de los múltiples movimientos sociales, nuevas formas de participación; la democratización creciente de las relaciones personales y un impulso a la gestión del cuerpo en la que cada mujer es y tiene que ser soberana sobre las decisiones de su cuerpo; nuevas formas de gobernabilidad; mayoría parlamentaria combinada con mayoría callejera; promover, inventar, un conjunto de articulaciones sociales contingentes: plurisectoriales, multiidentitarias y pluricivilizatorias; de distintas maneras, haber generado victorias culturales previas a llegar al gobierno; haber impulsado formas alternativas de gestión económica pos neoliberales; ampliar los bienes comunes estatales y sociales; nuevas formas de soberanía económica; y impulsar políticas de articulación y de soberanía continental (una internacional progresista).

En cuanto a los límites remarcó: la sostenibilidad del crecimiento y de la satisfacción económica; la debilidad de las transformaciones del sentido común; y ¿Cómo resolver la paradoja de que “no es posible un crecimiento económico que sea a la vez un decrecimiento ecológico”?.

Algunas reflexiones más: se vive un neoliberalismo zombi. Es fosilizado (recetas viejas que se repiten), es contradictorio y enfermizo (no propone, se basa en el rechazo emotivo de corto plazo) y sin norte (indefinición entre proteccionismo y globalización).

Ante estas reflexiones Linera sostiene que se vivirá una “corta noche de verano neoliberal”, motivo por el cual toca a las izquierdas: reconocer lo que se hizo bien, reconocer lo que se hizo mal y prepararse para volver al gobierno en los siguientes años en el continente; a lo cual agrega que es importante lo que suceda en otras partes del mundo en ese mismo camino.

Otra de las expositoras que arrojó algunas reflexiones interesantes fue la ex candidata a vicepresidenta de la República Federativa del Brasil, Manuela d´Ávila, que reflexionó sobre la crisis del capitalismo. Según analizó, el capitalismo ya no necesita de la democracia para salir de la crisis en la que está sumergido, de ahí que surjan figuras como Bolsonaro (se podría agregar a Trump y a varies más).

Por otro lado, pero íntimamente relacionado, sobre todo en la reciente elección en Brasil, se refirió a las redes sociales. D´Ávila, citando a una historiadora norteamericana, sostiene que los espacios de socialización que conocemos históricamente, se han conformado junto con la sociedad desde la revolución francesa y que ese modelo se está agotando. Es así que desde los sectores progresistas y de izquierda se comete el error de leer a las redes sociales como meros medios de comunicación y no como una especie de asambleas popular permanentes donde las personas debaten cotidianamente sobre impresiones, ideas, acontecimientos, valores, emociones y demás percepciones de sus realidades.

Para finalizar, la ex candidata puso sobre la mesa una valoración que retoma algunas de las cosas señaladas por otres autores, la lucha contra el capitalismo, es también contra el racismo y contra el patriarcado. A su entender (a lo cual este espacio adhiere) el momento que vive hoy el mundo, es de crisis civilizatoria, por lo cual el campo popular no puede privarse de esas banderas de luchas. De ahí la importancia de la unidad y la movilización. No es momento de hegemonismos ni de falsos protagonismos.

Por último interesa a este espacio realizar algunas apreciaciones respecto del discurso de Cristina Fernández de Kirchner. Sin dudas un discurso multidireccional en el cual no sólo le habló a les convencides, sino también a quienes hay que convencer, y arrojó algunas definiciones provocadoras -algunes dirán desacertadas-. Lo interesante es el debate que se abre a raíz de su exposición.

Por un lado señaló que la dicotomía izquierda-derecha es antigua, que hay que pensar nuevas categorías. Señaló que ella prefiere el término “pueblo”. Si bien no son pocos les que señalan que esa diferenciación hoy es más vigente que nunca, quizás haya que comprenderla en el contexto argentino, donde un sector del peronismo -espacio al que hay que cautivar para conformar una mayoría que pueda triunfar en las elecciones- es quien menos se reconoce en esa dicotomía. No por nada el peronismo históricamente fue muy heterogéneo. También fue Linera quien señaló que históricamente las revoluciones no surgieron reconociéndose socialista, fue el proceso lo que las llevó a adoptar esa definición. Si es acertada o no esa estrategia discursiva, sólo el tiempo lo dirá.

Por otro lado habló de la necesidad de construir unidad popular para enfrentar al macrismo. Quizás lo más polémico del discurso haya sido la utilización del ejemplo de los pañuelos verdes y celestes para poner sobre la mesa los marcos de unidad. Claramente éste fue un mensaje ambiguo, a nuestro entender, le hablaba a las organizaciones, partidos e instituciones, fundamentalmente a les seguidores del Papa Francisco que están en contra del aborto.

Quizás quien mejor expreso esta ambigüedad haya sido María Pía López en un reciente artículo publicado en Página 12, donde señala que una cosa es la libertad de culto y la opción de rezar o no, otra muy distinta es lo que simboliza el pañuelo celeste, que es directamente el desconocimiento del derecho de las mujeres y los cuerpos gestantes a decidir sobre sus cuerpos. Sin dudas el feminismo tiene que ser parte de las líneas de acción. Pero es claro que no es lo mismo el pañuelo celeste y la negativa acérrima al aborto en palabras de una compañera o un compañero de las barriadas populares, que en boca de Laje, Feimman o Monseñor Aguer. Lo que sin lugar a dudas sería un error es leer el discurso de CFK literalmente.

Por último, y quizás sea una de las cosas más interesante que arrojó de cara a lo que podría suceder por elecciones, el análisis y la afirmación de de la necesidad de cambiar los marcos institucionales que rijan al país.

Analizó la conformación y configuración de las instituciones estatales, de los marcos jurídicos que datan de la Revolución Francesa y siguen vigentes hasta la actualidad. Remarcó la importancia de esta transformación porque la sociedad se transformó, los avances tecnológicos y científicos se transformaron, y una de las cosas que queda como rémora del pasado son precisamente los marcos jurídicos y la forma de comprender al Estado. Esto significa lisa y llanamente un proceso constituyente.

En relación con esta idea de reformulación de los marcos teóricos, legales, institucionales y de las formas de hacer política, la antropóloga feminista argentina, Rita Segasto, remarcaba que se debe hacer un análisis en profundidad al respecto: hay que pensar los caminos de la política, reformular las formas de comprenderla, desde donde se hace, para reorientar el camino histórico hacia un tiempo más feliz. Y ese pensar, esa creación de lo nuevo, tiene que estar por fuera de las lógicas y de las estructuras que hemos considerado hasta nuestros días, y en esa empresa, el movimiento feminista argentino tiene que tomar nota para reinventarnos y reinventar las formas de hacer política la vida en sociedad.

Ésta ha sido sólo una selección de algunos de los conceptos más interesantes volcados en el Foro de CLACSO. Sin lugar a dudas deja mucho para pensar, pero fundamentalmente mucho para discutir y para hacer. Un año parece mucho, pero ante los desafíos que implicará este proceso argentino -y las consecuencias que tendrá para la región- en un abrir y cerrar de ojos nos toparemos con la cruda realidad.

Deja un comentario